La Piedad, cascada en el canal del desagüe de la Presa Cinco de Oros


La presita, ahora asolvada, probablemente se rehabilite, sea para hacer un paseo urbano, sea para controlar posibles inundaciones en el centro de la ciudad

La presita, ahora asolvada, probablemente se rehabilite, sea para hacer un paseo urbano, sea para controlar posibles inundaciones en el centro de la ciudad

La Piedad, Arroyo Cinco de Oros rumbo al Lerma


Se ve cuando salía de la presa del mismo nombre, para cruzar la ciudad, en su larguísimo viaje hacia el Pacífico

Se ve cuando salía de la presa del mismo nombre, para cruzar la ciudad, en su larguísimo viaje hacia el Pacífico

La Piedad, Arroyo Cinco de Oros


Cascadas efímeras tras de un aguacero y abajo, un rincón boscoso de los  pocos que se ven, en la zona

Cascadas efímeras tras de un aguacero y abajo, un rincón boscoso de los pocos que se ven, en la zona

Zen y la Crisis de la Cultura Occidental. L. Boff


(Artículo de Leonardo Boff. Tomado de Servicios Koinonía, Columna Semanal de Leonardo Boff)

Zen y la crisis de la cultura occidental
2009-09-11
________________________________________
Vengo insistiendo desde hace tiempo en que por detrás de la crisis actual económico-financiera actual hay una crisis de paradigma civilizatorio. ¿De qué civilización? Se trata obviamente de la civilización occidental, que a partir del siglo XVI fue mundializada por el proyecto de colonización de los nuevos mundos.
Este tipo de civilización se estructura en la voluntad de poder-dominación del sujeto personal y colectivo sobre los otros, los pueblos y la naturaleza. Su arma mayor es una forma de racionalidad, la instrumental-analítica, que compartimenta la realidad para conocerla mejor y así someterla más fácilmente. Después de quinientos años de ejercicio de esta racionalidad, con los innegables beneficios que ha traído y que encontró en la economía política capitalista su más cabal realización, estamos constatando el alto precio que nos ha hecho pagar: el calentamiento global, inducido en gran parte por el industrialismo sin límites, y la amenaza de una catástrofe previsible ecológica y humanitaria.
Estimo que todos los esfuerzos que se hagan dentro de este paradigma para mejorar la situación serán insuficientes. Serán siempre más de lo mismo. Tenemos que cambiar para no perecer. Es el momento de inspirarnos en otras civilizaciones que ensayaron un modo más benevolente de habitar el planeta. Lo que fue bueno ayer, puede valer también para hoy.
Tomo como una de las referencias posibles el zenbudismo. Primero, porque ha influenciado todo el Oriente. Nacido en la India, pasó a China y llegó a Japón. Después, porque ha penetrado ampliamente en estratos importantes de Occidente y de todo el mundo. El Zen no es una religión. Es una sabiduría, una manera de relacionarse con todas las cosas de tal forma que se busca siempre la justa medida, la superación de los dualismos y la sintonía con el Todo.
Lo primero que hace el budismo zen es destronar al ser humano de su pretendida centralidad, especialmente del yo, núcleo básico del individualismo occidental. Él nunca está separado de la naturaleza, es parte del Todo. En seguida, procura una razón más alta que está más allá de la razón convencional. Se niega a tratar la realidad con conceptos y fórmulas. Se concentra con la mayor atención posible en la experiencia directa de la realidad tal como la encuentra.
«¿Qué es el zen?» preguntó un discípulo al maestro. Y éste respondió: «las cosas cotidianas; cuando tienes hambre, comes, cuando tienes sueño, duermes». «¿Pero no hacen eso mismo todos los seres humanos normales?» -atajó el discípulo. «Sí» ―respondió el maestro― «los seres humanos normales cuando comen piensan en otra cosa, cuando duermen, no pegan ojo porque están llenos de preocupaciones». ¿Qué significa esta respuesta? Significa que debemos ser totalmente uno en el acto de comer y totalmente entregados al acto de dormir. Como ya decía la mística cristiana Santa Teresa: «cuando gallinas, gallinas, cuando ayuno, ayuno». Esta es la actitud zen. Empieza por hacer con la máxima atención las cosas más cotidianas como respirar, andar y limpiar un plato. Entonces ya no hay dualidad: estás todo tú en todo lo que haces. Por eso, obedece a la lógica secreta de la realidad sin la pretensión de interferir en ella. Acogerla con el máximo de atención nos hace integrados porque no nos distraemos con representaciones y palabras.
Esta actitud le ha faltado al Occidente globalizado. Estamos siempre imponiendo nuestra lógica a la lógica de las cosas. Queremos dominar. Y llega un momento en que ellas se rebelan, como estamos constatando actualmente. Si queremos que la naturaleza nos sea útil, debemos obedecerla.
No dejaremos de producir y de hacer ciencia, pero lo haremos con la máxima conciencia y en sintonía con el ritmo de la naturaleza. Orientales, occidentales, cristianos y budistas pueden usar el zen de la misma forma que peces grandes y pequeños pueden morar en el mismo océano. Es otra forma de vivir que puede enriquecer nuestra cultura en crisis.

Leonardo Boff

La Piedad, bello paraje, en el Arroyo Cinco de Oro


La cortina de la presa se vuelve cascada, como se ve en la foto, cuando llueve fuerte

La cortina de la presa se vuelve cascada, como se ve en la foto, cuando llueve fuerte

MOSAICO, 10–IX–09


Martínez Campos, 10/IX/09
GUIA
MOSAICO
Silviano Martínez Campos
LA PIEDAD, 10 de Septiembre.- BAN KI-MOON, EL secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), deveras es superactivo, anda por todos lados desparramando el mensaje, conforme a su misión, que le hemos dado “nosotros los pueblos…”, como empieza la Carta. Es pues, un mensajero. Se le vio acompañando al Presidente Felipe Calderón en Valle Dorado, tras la gran inundación. Llegó a México en días de una debacle tanto económica, ambiental, de relaciones, en días nublados en sentido físico y también metafórico, a fin de asistir a una conferencia sobre desarme, auspiciada por el máximo foro mundial. ESTOS DIAS NUBLADOS incluyen una de las facetas de la multicrisis, la económica. A esa crisis ninguna entidad escapa, ni mucho menos los municipios. El alcalde piedadense Ricardo Guzmán Romero me dijo ayer que, desde luego, la crisis ha repercutido aquí. Hay una afectación seria ya que los ingresos previstos no son los mismos, ni los propios del municipio ni los provenientes de la Federación y del Estado de Michoacán. Desde luego, eso se ha venido compensando con el fondo de estabilización, dijo, pero ahora eso es insuficiente. Así es de que “esto nos obliga a tomar medidas de reducción del gasto, pero también a eliminar algunas obras que no son prioritarias”. Se disminuirán gastos considerados menos necesarios para disponer de ahorros, como gastos en viáticos, en representación, combustibles y otros. Además, dice que propondrá próximamente al Cabildo la reducción en diez por ciento del salario de funcionarios de primer nivel, con lo que se ahorrarán diez millones de pesos. Los salarios del personal de base, de confianza y sindicalizado, son intocables, aunque de común acuerdo con el sindicato, se ha acordado no trabajar horas extras ni salarios dobles sábados y domingos. El sueldo del alcalde, es el mismo del presidente anterior, dice Guzmán, pero a partir de enero del 2008, “somos de los muy pocos municipios que pagamos impuestos”, y consecuentemente el ingreso real en relación con el gobierno anterior, es 25 por ciento menos. Total, unos 52 mil pesos al mes para el alcalde. El sueldo de un regidor, es de 22 mil pesos aproximadamente y el de un funcionario medio, de entre 20 mil y 30 mil pesos. Decía don Ricardo que habrá algunas obras afectadas, pero las grandes, como el Libramiento Norte, no queda pospuesta, sino arranca este mes de septiembre, según le ha informado la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y por parte de la empresa constructora. Lo que está pendiente por resolver, es el recurso de 39.8 millones de pesos autorizado por la Cámara de Diputados, para caminos rurales y hasta el momento no han entregado ni un solo centavo, dice el alcalde piedadense. Espero que no lo echen abajo, explica, y sigue a ese propósito gestionando ante diversos funcionarios. MUCHOS PROGRAMAS GUBERNAMENTALES son cuestionados por asistenciales. Asunto siempre debatible, pero mientras no se reorganice la sociedad, el Estado, ahora sí que a fondo, las cosas también podrán funcionar poco a poco. Y peor es nada, como es programa de empleo temporal, que se puso en marcha, aquí, para beneficio, ahora, para la comunidad de Ticuítaco. En el acto respectivo formal de inicio, acompañaron al alcalde Guzmán su esposa Carmen López, el subdelegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Gerardo Castillo Maciel, la síndico Bertha Lóperz Aceves, la contadora Tania Bustos García coordinadora del programa de empleo temporal, José Chávez, coordinador estatal del Programa Habitan y José Gilberto Solís Espinoza, en nombre de los beneficiarios, allí presentes. VIVIMOS TIEMPOS APOCALIPTICOS, no en el sentido de que se nos vayan a caer las estrellas encima, sino en que le encontramos los límites al vivir .La crisis general nos está haciendo ver a muchos que un sacudimiento general ha comenzado, un nuevo mundo empieza, y ese deberá renovarse también por obra nuestra, pero en el plano social en el que nos desenvolvemos. Los estudiosos de la Biblia, hacen referencia a que la apocalíptica es un género literario al que recurrieron durante decenios y siglos los hombres de la cultura judeo-cristiana para sacudir conciencias en torno al mal funcionamiento del mundo y al anuncio de que las cosas podían mejorar. Entre los cristianos quedó nuestro Apocalipsis, al que muchos vemos con temor tomándolo al pie de la letra, en lugar de acogernos a su mensaje esperanzador y liberador. A mi modo de ver, todo apocalíptico es mensajero “del más allá”, de las dimensiones profundas del ser. Lo que quiero decir, y espero no enfadar a mi posible lector, es que lo malo de todo esto es cuando se confunden los planos y en lugar de pasar uno su mensaje, en canciones, letras o peroratas, quiere trastocar las cosas y hasta secuestra aviones conmocionando a todo mundo, más que si se cayera una estrella (¡!). MANTENGO MI CONVICCION, desde hace muchos años, de que hoy por hoy el instrumento global adecuado para una transición hacia un planeta unido en paz y en justicia, es la ONU. Desde luego dentro de ella “nosotros los pueblos”, ahora también conformados por multitud de organizaciones civiles que proliferan como hongos (ONGs), y si están al servicio de la vida y la justicia, mejor. De momento, habrá de hacerse caso al mensajero y a todo su equipo y a “nosotros los pueblos” para que se facilite el parto del mundo nuevo, como lo anuncia, en el caso de nuestra cultura, el Apocalipsis que no necesita secuestrar aviones para darse a entender por un corazón abierto. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

La Piedad, Arroyo Cinco de Oros, a su paso por la presita del mismo nombre


Permaneció seco casi durante tres meses, pero cuando el último aguacero, se formó una cascada en la cortina de la presita asolvada

Permaneció seco casi durante tres meses, pero cuando el último aguacero, se formó una cascada en la cortina de la presita asolvada