MOSAICO, 31–III–011


Esta foto de AM, tomada de Internet

Martínez Campos, 31/III/011

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 31 de Marzo.- “ESTE ES EL danzón que le gustó al Ratón, vamos a bailarlo con el corazón”, decía más o menos la composición dedicada al gran boxeador de la época, Raúl “Ratón Macías”. La única pelea de box directa que presencié, fue precisamente en La Plaza México, hará cincuenta y seis años, cuando El Ratón peleó, y ganó, contra y a un competidor norteamericano cuyo nombre no viene a mi memoria. Ese mismo años me aficioné, en la misma Plaza México, a presenciar las corridas de toros. Luego llegué a comprender que en mi mente (y en mi emotividad juvenil) hice una combinación curiosa, porque luego de las corridas, me iba a refugiar a un restaurante, frente a la plaza, pero para admirar a una atractiva artista que tocaba en un conjunto musical, y a lo mejor más que ver matar al pobre animalito, me llamaba la atención el porte de la muchacha (je, je). Mi afición por la fiesta brava duró un año, aunque me quedé con el gusto por los pasosdoble taurinos, y mi afición al box duró lo mismo, aun cuando a veces veo los peleas de El Canelo y, la mera verdad, siempre deseo que gane el mexicano. ¡AY SEÑOR!, A veces dan ganas de tirar la toalla (lenguaje boxístico, creo) o de indultar al toro (lenguaje taurino, creo), porque ya no sentimos lo duro sino lo tipido (qué diría el toro si hablara, o qué dirá el boxeador perdidoso) en esta convulsión universal. Y dan ganas, siempre se puede, de fugarse en el mundo del espectáculo, a través de la pantalla o sumergirse, noblemente pero como fuga, en la literatura, en el arte, en el pasado, en lo que para los creadores y los aficionados de verdad, no es fuga, sino admirable realización. PERO NO, NO se puede: ni máiz paloma, diría el dicho. Siempre hay de dónde agarrarse y qué mejor manera de hacerlo, que desde la palabra hecha vida, es decir desde el ideal “encarnado”, no sólo predicado, sino vivido. Lo que pasa es de que instrumentamos la palabra, la volvimos ideología, consigna y slogan publicitario, en lugar de llevarla a la vida diaria, la de todos los días, pues, en la familia y en la sociedad. Me hizo pensar en eso, lo que dijo el padrecito el otro día, durante una misa de cuerpo presente y fíjese que me admiró ¡nunca lo hubiera creído!, porque habló con el Evangelio en la mano (es metáfora), en referencia a una lectura bíblica. ESTO FRENTE AL féretro con los restos mortales de Salvador Rueda García, Chava Rueda, durante la misa de cuerpo presente. Chava fue de esos luchadores que nacen del mero pueblo. Su ideología era de izquierda, del tiempo en que los liderazgos de izquierda eran considerados con autoridad, aún dentro del esquema ideológico de una de las partes del mundo bipolar de la guerra fría. Antes los liderazgos de Valentín Campa, Demetrio Vallejo y muchos otros líderes genuinos. Y luego don Heberto Castillo y desde el lado liberal dentro del sistema, Cuahtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo que supieron romper con su partido de origen y luego mover y motivar multitudes en torno a ideales y utopías justicieras. Algo, y mucho, quedó. La semilla quedó sembrada y no la coparán las grillas de la politiquería actual, aún dentro de las llamadas izquierdas, en muchos casos pobladas de arribistas y grillos que buscan sólo posiciones y se olvidan de dónde salieron. Algunos ciertamente luchadores, es fácil detectarlos. Otros simplemente, izquierdistas perfumados, es fácil detectarlos. VUELVO A LO de Chava Rueda, promotor de organismos de servicio a la comunidad, como Emergencia Radio Auxilio Voluntario y servidor así, desde el aquí, y el ahora, del ser humano concreto, sufriente. Cierto, hace años le hizo la autoridad municipal un homenaje al otorgarle una presea; pero a raíz de su enfermedad que lo llevó a la muerte, un grupo de amigos gestionó en Cuba la posibilidad de atenderlo allá en una institución de prestigio internacional. Era cosa solamente de recabar para los gastos de traslado. Menos de cincuenta mil pesos de entonces. Se organizó una colecta, mediante cuenta de banco, y no hubo respuesta, ni aún a petición directa, a personas de relevancia social, que se quedaron calladas.

EN LA MISA de cuerpo presente, el oficiante padre Jesús Alcázar Fuentes comentó la lectura bíblica y puso de relieve, la importancia evangélica de servir al prójimo, aunque no se recen mil rosarios o a veces aun cuando no se vaya a misa. Todo es importante, desde luego, pero la prioridad es el servicio: La Palabra hecha vida (no sólo letra ,ni texto ni rito, podría decirse). El servidor de la sociedad Chava Rueda, fue luego objeto de un homenaje, desde el Teatro del Pueblo donde se colocó su féretro, ante sus compañeros de todos los cuerpos de auxilio de La Piedad. Con su primera esposa ,procreó a sus hijos Salvador Rueda Avila y Francisco Rueda Avila, fallecidos y a María Elena, Rocío y Alma. Con Juanita Ríos, a Zeus, Stalin y Gabriela. MUY SABIO, Y necesario además, tomar a la familia como base para cambiar las cosas. La familia, con su responsabilidad, pero también sujeta a una y mil presiones del dinero.Pero también sujeta a las presiones (efectos demostración, les dicen) de tanto menjurje que se anuncia en la tele. Pero la misma tele “nos dice”, en positivo, que el mundo conocido por nosotros, los jóvenes de antes, los viejos de ahora, ya no existe. Y aun cuando parezca megalomanía, quien se preocupa y ocupa por el desastre ambiental global y lo expresa y hace lo que puede, está sumado al gran movimiento de regeneración del mundo (del planeta), sea potentado, o modesto ciudadano. QUE DON MIGUEL descanse en paz. O expresado a lo cristiano, ¡Gracias por su resurrección!. Vaya esto con mi afecto, para Martita Rodríguez, sus hermanas y hermanos, su mamá y demás familiares

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com). Fotos de Silviano



Anuncios