AHORA SI, AMLO ES UN PELIGRO. Manuel Castilla Ramírez


Toma de Protesta de Andrés Manuel López Obrado...

Toma de Protesta de Andrés Manuel López Obrador como Presidente Legítimo de México (Photo credit: Wikipedia)

(Proporcionado por Salvador Flores LLamas)

AHORA SI, AMLO ES UN PELIGRO

Manuel Castilla Ramírez

Para fundamentar la afirmación  que sirve de título a  este comentario, precisa hacer un breve repaso de los 12 años recientes  en la conflictiva vida política de Andrés Manuel López Obrador.

Las frustradas ambiciones políticas  de AMLO  para alcanzar la Presidencia de la República se iniciaron el año 2000 cuando, bajo  la protección de su “padre político” Cuauhtémoc Cárdenas, en ese entonces poderoso líder moral del PRD, llegó a Jefe de Gobierno del Distrito Federal a través de  sus tantas violaciones  a las leyes de las instituciones nacionales a las que el político de Macuspana acostumbra mandar al diablo.

Su misma postulación  como candidato del PRD a Jefe de Gobierno del Distrito Federal fue impugnada por su propio compañero Pablo Gómez porque no cubría el requisito de residencia en el Distrito Federal y en  su credencial de elector tenía como domicilio la ciudad de Villahermosa, Tabasco; impugnación que también hizo el PRI ante al Instituto Electoral del Distrito Federal.

En apretada votación los consejeros del IEDE, por un voto de diferencia aprobaron su registro. El consejero del voto de diferencia nos reveló, “como secreto de confesión”, que su voto  fue porque las huestes lopezobradoristas, que hábilmente había manejado en otras ocasiones como arma de presión el conflictivo macuspense, amenazaban con secuestrar las instalaciones  del IEDF.

En las elecciones del 2 julio de 2000 el triunfo de AMLO era impugnable y esa fue la intención de Santiago Creel, candidato perdedor postulado por el PAN,  pero por órdenes de Vicente Fox, candidato triunfante a la Presidencia de la República, dio marcha atrás con la promesa de que sería Secretario de Gobernación en el nuevo gobierno.

Posiblemente otro motivo para “dejar vivo” al impugnable “electo” Jefe de Gobierno del Distrito Federal  fue el miedo a que el experto  agitador  tabasqueño volviera a tomar el Zócalo, como lo hizo años atrás en tiempos del regente Manuel Camacho Solís, que le entregó hartos billetes grandes para que desocupe el Zócalo.

Ya en el poder como Jefe de Gobierno del Distrito Federal le tomó la medida  al Presidente Fox, como quedó  evidenciado cuando el contumaz violador de nuestras leyes desacató fallos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y fue desaforado por la Cámara de Diputados; pero Fix, en vez de ordenar al Procurador General de la República ejercer acción penal, virtualmente hizo renunciar al titular de la PGR.

Los cinco años que ejerció el cargo de Jefe de Gobierno del DF los aprovechó AMLO para realizar – contra lo prescrito por el Código Electoral y con cargo al presupuesto del DF – hábil precampaña,  en busca de la candidatura presidencial del PRD  que también pretendía su “padre político” Cuauhtémoc Cárdenas.

Lo que sigue es historia reciente:

Andrés Manuel López Obrador realizó agresiva campaña, incluida la famosa frase de “cállate, chachalaca” contra el Presidente Fox y violentos ataques al sector empresarial  que motivaron la respuesta de la COPARMEX advirtiendo que López Obrador es un peligro para México.

En las elecciones de julio de 2006 el candidato presidencial del PAN, Felipe Calderón Hinojosa, venció a López Obrador por escasa ventaja de 0.56 puntos,  lo que motivó que el candidato perdedor impugnara las elecciones ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación,  pero en ninguna línea del documento pidió la invalidación y/o anulación  de los comicios, sino únicamente un nuevo cómputo “voto por voto y casilla por casilla”.

El TEPJF accedió a la verificación parcial de los paquetes electorales, pero no en la totalidad  como pretendían los abogados de AMLO  y finalmente el máximo tribunal electoral declaró Presidente Electo a Felipe Calderón.

Andrés Manuel López Obrador nunca aceptó su derrota ni acató, como debió hacerlo, el fallo inapelable del TEPJF.

El 20 de noviembre de 2006, en multitudinario mitin en el Zócalo, se autoproclamó “presidente legítimo”, se colocó una banda presidencial postiza con el águila de frente, y a partir de entonces comenzó a recorrer todo el país para organizar lo que a partir del 2 de octubre de 2011 registró públicamente, ante notario, como Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), que hábilmente anexó al PRD, PT  y Movimiento Ciudadano (nuevo nombre que Dante Delgado puso a Convergencia, por imposición de AMLO) para aprovechar los spots televisivos que el IFE  obsequia a los partidos políticos en las campañas electorales.

Para ser candidato presidencial esta vez, AMLO tuvo que someter a Marcelo Ebrard, como en 2006 hizo con Cuauhtémoc Cárdenas. Esto quiere decir que  el conflictivo político tabasqueño lleva 12 años en campaña por la Presidencia, sin lograr su objetivo. ¿Lo intentará nuevamente en el año 2018 ?

Podemos decir, con preocupación, que ahora sí AMLO es un peligro para México porque. no obstante haber perdido en las elecciones  del domingo 1 de julio de 2012, con más de 3.5 millones de votos, demandó ante el TEPJF la invalidación de los comicios.

Para alimentar su soberbia  ha envenenado la mente de muchos  de sus seguidores, entre ellos buena parte de los jóvenes del “#YoSoy132” que marchan por las calles con gritos de “Anulen la elección”, “Fraude”,  al tiempo que en una llamada Convención Nacional efectuada en San Salvador Atenco, en la que participaron  miembros del SME y del Frente para la Defensa de la Tierra y otras agrupaciones acordaron diversas acciones para impedir la toma de posesión de Enrique Peña Nieto como Presidente de la República.

Los títeres de AMLO – no se puede llamarles de otra manera a los participantes en esa “Convención Nacional” – acordaron realizar marchas, bloqueos y tomas de medios de comunicación  que supuestamente se oponen a López Obrador.

Esos acuerdos incluyen: marcha del Zócalo  a Los Pinos el 11 de agosto; el 1 de septiembre ocupación de plazas en todo el país y marcha del TEPJF a la Cámara de Diputados; el 6 de septiembre; toma de medios de comunicación en el Distrito Federal y casetas de peaje en carreteras de todo el país; el 15 y 16 de septiembre plantones  en plazas públicas para dar el grito “Viva México, sin Peña”; 22 de septiembre, segunda Convención Nacional.

El TEPJF  tiene de plazo el 6 de septiembre para dar su fallo inapelable sobre las impugnaciones al proceso electoral y, en su caso, declarar como Presidente Electo a quien la mayoría de los mexicanos eligieron en las urnas el 1 de julio.

A nuestro juicio, el TEPJF debiera acelerar los trabajos de revisión de las impugnaciones y no esperar el último día del plazo fijado por la ley,  para desactivar el clima de agitación  antes de que  ésta se salga de control.

En el momento de que el máximo tribunal emita su fallo inapelable, éste DEBE acatarse y quienes no lo hagan quedan fuera de la ley.

castillar27@hotmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: