Qué reclamar al capitalismo neoliberal en crisis. Leonardo Boff


Português: O sociólogo belga François Houtart.

Português: O sociólogo belga François Houtart. (Photo credit: Wikipedia)

Qué reclamar al capitalismo neoliberal en crisis

2012-08-10


La crisis del neoliberalismo ha alcanzado el corazón de los países  centrales que se arrogaban el derecho de conducir no solo los procesos  económico-financieros sino también el propio curso de la historia  humana. Es la crisis de la ideología política del estado mínimo y de las privatizaciones de los bienes públicos, pero también del modo de  producción capitalista exacerbado en extremo por una concentración de  poder como nunca antes se había visto en la historia. Estimamos que esta crisis tiene carácter sistémico y terminal.

El genio del capitalismo siempre ha encontrado salidas para su propósito de acumulación ilimitada. Para eso ha usado todos los medios, inclusive la guerra. Ganaba destruyendo y ganaba reconstruyendo. La crisis de 1929 se resolvió no por la vía de la economía sino por la vía de la Segunda Guerra Mundial. Ese recurso parece ahora impracticable, pues las guerras son tan destructivas que podrían exterminar la vida humana y gran parte de la biosfera. Pero no estamos seguros de que, en su insania, el capitalismo no use este medio.

Esta vez surgen dos límites insuperables, lo que justifica decir que el  capitalismo está concluyendo su papel histórico. El primero es el mundo lleno, es decir que el capitalismo ha ocupado todos los espacios para su  expansión a nivel planetario. El otro, verdaderamente insuperable son  los límites del planeta Tierra. Sus bienes y servicios son  limitados y muchos no renovables. En la última generación quemamos más  recursos energéticos que en todas las generaciones anteriores, nos  asegura el analista italiano Luigi Soja. ¿Qué haremos cuando estos  alcancen un punto crítico o simplemente se agoten? La escasez de agua  potable puede poner a la humanidad frente a la destrucción de millones  de vidas.

Las regulaciones y los controles propuestos hasta ahora han sido  simplemente ignorados. La Comisión de la Naciones Unidas para la Crisis  Financiera y Monetaria Internacional, cuyo coordinador era el premio  Nobel de Economía Joseph Stiglitz (llamada Comisión Stiglitz) realizó un gran esfuerzo desde enero de 2009 para presentar reformas  intrasistémicas de cuño keynesiano.

En ella se proponía una reforma de los organismos financieros  internacionales (FMI, Banco Mundial) y de la OMC (Organización Mundial  del Comercio). Se preveía la creación de un Consejo de Coordinación  Económica global del mismo nivel que el Consejo de Seguridad, la  constitución de un sistema de reservas globales para contrapesar la  hegemonía del dólar como moneda de referencia, la institución de una  fiscalización internacional, la abolición de los paraísos fiscales y del secreto bancario y, por último, una reforma de las agencias de  certificación. Todo fue rechazado. La ONU aceptó solamente la  constitución permanente de un Grupo de Expertos de Prevención de las  Crisis, al que nadie da importancia, porque lo que realmente cuenta son  las bolsas y la especulación financiera.

Esta constatación decepcionante nos convence de que la lógica de este  sistema hegemónico puede hacer que el planeta no sea ya amigable para  nosotros, y llevarnos a catástrofes socio-ecológicas muy graves, hasta  el punto de amenazar nuestra civilización y la especie humana. Lo cierto es que este tipo de capitalismo, que en la Río+20 se revistió de verde  con el objetivo de poner precio a todos los bienes y servicios naturales y comunes de la humanidad, no tiene condiciones a medio ni a largo  plazo para garantizar su hegemonía. Otra forma de habitar el planeta  Tierra y de utilizar sus bienes y servicios deberá surgir.

El gran desafío es cómo procesar la transición rumbo a un mundo  postcapitalista liberal, entendido como un sistema social que esté  orientado por el Bien Común de la Humanidad y de la Tierra, que sustente toda la vida y que exprese una relación nueva de pertenencia y de  sinergia con la naturaleza y con la Tierra.

Es necesario producir, pero respetando el alcance y los límites de cada  ecosistema, no meramente para acumular sino para atender, de forma  suficiente y decente, las demandas humanas. Es importante también cuidar de todas las formas de vida y buscar el equilibrio social, sin dejar de pensar en las futuras generaciones que tienen derecho a una Tierra  preservada y habitable.

No cabe en este espacio lanzar alternativas en curso. Nos atenemos a lo  que es posible intrasistémicamente, ya que no hay como salir de él a  corto plazo.

Asistimos al hecho de que América Latina y Brasil, en la división  internacional del trabajo, están condenados a exportar lo que se extrae  de sus minas y commodities, bienes naturales como alimentos,  granos y carnes. Para hacer frente a este tipo de imposición deberíamos  seguir los pasos ya sugeridos por varios analistas, especialmente por un gran amigo de Brasil, François Houtart, en su reciente libro con otros  colaboradores: Un paradigma poscapitalista: el Bien Común de la Humanidad (Panamá 2012).

En primer lugar, dentro del sistema luchar por normas ecológicas y regulaciones internacionales que cuiden lo más posible los bienes y  servicios naturales importados de nuestros países; que traten de su  utilización de forma socialmente responsable y ecológicamente correcta.  La soya es para alimentar primero a la gente, y solo después a los  animales.

En segundo lugar, cuidar nuestra autonomía, rechazando el  neocolonialismo de los países del Centro que nos mantienen, como antaño, en la Periferia, subalternos, agregados y meros suplentes de lo que les falta en bienes naturales. Antes, debemos cuidar de incorporar  tecnologías que den valor añadido a nuestros productos, crear  innovaciones tecnológicas y orientar la economía, primero, hacia el  mercado interno y, luego, al externo.

En tercer lugar, exigir a los países importadores que contaminen lo  menos posible sus ambientes y que contribuyan financieramente al cuidado y a la regeneración ecológica de los ecosistemas de donde importan los  bienes naturales, especialmente de la región amazónica y del cerrado.

Se trata de reformas y todavía no de revoluciones. Pero ayudan a crear  las bases para proponer un paradigma distinto que no sea la prolongación del actual, perverso y decadente.

Leonardo Boff


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: