EL CHANTAJE DE LOS ESTALLIDOS SOCIALES. Salvador Flores LLamas


Alberto Anaya

Alberto Anaya (Photo credit: Wikipedia)

English: Marcelo Ebrard in 2010.

English: Marcelo Ebrard in 2010. (Photo credit: Wikipedia)

A c e n t o

El chantaje de los estallidos sociales

SALVADOR  FLORES LLAMAS

Primero exigieron recuento de votos; se les concedió en mayor número de las casillas pedidas. Como no alteró el resultado de la elección hubo más exigencias, hasta presentar una granja de animalitos para “demostrar” que el PRI compró 5 millones de votos; lo que sólo ellos dicen y carece de valor jurídico.

Ahora Jesús Zambrano, presidente aparente del PRD, amagó con estallidos sociales, si el Tribunal Electoral declara presidente electo a Peña Nieto, como ocurrirá. Luego se arrepintió, pero recogió la estafeta del chantaje Alberto Anaya, sedicente presidente (más bien dueño) del PT, quien sigue incondicionalmente a López Obrador porque le asegura el registro de su negocio (el partido).

Enseguida Ricardo Monreal salió con que, si el tribunal les falla, acudirán a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde lograron ubicar a Emilio Álvarez Icaza de secretario general, y esperan les haga el caldo gordo

De plano ya se pasaron de tueste y más si realizan plantones, marchas y demás algaradas; lo que sería una abierta subversión del orden contra la gobernabilidad y estabilidad social que reclamamos los mexicanos.

Es de esperar que el nuevo gobierno federal les ponga un freno, y no ocurra que también a Peña Nieto traten de minimizarlo, injuriarlo y desconocerlo, como a Felipe Calderón, y le frenen por la fuerza las reformas estructurales que sigue esperando el país.

Negociar con ellos es imposible: lo dijo muy claro el mesías tropical: el único acuerdo posible es anular la elección; o sea cumplirle su capricho y de plano entregarle la presidencia, que le negó el voto mayoritario de los mexicanos.

El PRI tiene elementos duchos y colmilludos para enfrentar la situación, sin andar con medias tintas,

Empieza la desbandada en torno a López

Menos mal que la gente sensata de la izquierda ya empezó a alejarse de López Obrador; el empresario Alfonso Romo, que se dedicó a acercarle a sus congéneres, ni asoma la nariz y muchos más doblaron la hoja y le dieron la espalda a quien sólo ambiciona el poder, sin que le importe el país ni sus habitantes,

En las mismas filas perredistas hay grietas: Graco Ramírez y Arturo Núñez, gobernadores electos de Morelos y Tabasco, pintaron su raya y lo irán haciendo diputados y senadores, pues el Peje los quiere incondicionales, que le sigan dando mesadas, como antes, y ya no están dispuestos a ello.

El propio Marcelo Ebrard empezará a deslindarse en enero, cuando haya entregado el gobierno del DF y dejado encarrilado a su sucesor Miguel Ángel Mancera, a ver si logra que no lo atenacen los Bejaranos y Padiernas, incondicionales del Peje y amos mayoritarios de la política capitalina.

Ebrard planea iniciar su campaña presidencial para el 2018, como acordó con Andrés Manuel, al cederle la candidatura presidencial de la izquierda. Pero habrá enfrentamiento, pues López no cumple las promesas y no cejará de volver a aspirar a ocupar Los Pinos.

Ambos se desgastarán, pero se sabe que Marcelo delineó ya su estrategia para esta emergencia y no desistirá de su empeño.

Pendientes de Ebrard en el DF

Aunque Marcelo no está en un lecho de rosas por tanto pendiente que dejará en el gobierno citadino, desde una deuda elevadísima por tantas obras que realizó, unas valiosas, otras menos, de contentillo y aun por negocio.

Hay protestas de policías, bomberos, empleados del Metro y del sistema educativo por despidos injustificados, faltas de pago y arbitrariedades; hay descontento en muchas delegaciones, porque los delegados vaciaron las arcas en sus bolsillos y para apoyar sus candidaturas y las de sus sucesores.

Dependencias que no hayan cómo tapar desfalcos; Mondragón y Kalb desea seguir en Protección y Vialidad, y no verse en tal tesitura.

Contra lo que parece, Ebrard deja a una ciudadanía agraviada por marchas y nudos de tránsito, por obras emprendidas sin ton ni son, de las que no se anunciaba a los automovilistas y por permitir a alborotadores afines a su proyecto político tomar la ciudad de rehén.

Que el PRD haya refrendado su triunfo en la capital no niega todos esos agravios. Lo que ocurrió es que hubo compras masivas de votos, acarreos y todas las mañas que el Peje atribuye al PRI en la elección presidencial, pues también ellos son expertos en la materia.

El Dr. Mancera heredará una bomba de tiempo. Ya ahora las tribus del PRD, con Bejarano y Padierna a la cabeza y “líderes sociales”, exigen numerosos e importantes cargos en su gabinete, y se requerirán negociaciones hábiles para que no le frustren sus programas.

Como se dice comúnmente: se sacó la rifa del tigre. ¡Al tiempo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: