AMLO SALIÓ GANANDO. Salvador Flores LLamas


30px|Español Imagen de Graco Ramirez, político...

30px|Español Imagen de Graco Ramirez, político mexicano. 30px|English Image of Graco Ramirez, mexican politician. (Photo credit: Wikipedia)

Alberto Anaya

Alberto Anaya (Photo credit: Wikipedia)

A c e n t

Amlo salió ganando

SALVADOR  FLORES LLAMAS

López Obrador cree que salió ganando política y económicamente al separarse del PRD para fundar su partido.

Se libró de la nomenklatura perredista de los Chuchos, que le imponen candidatos y controlan el subsidio partidista, aunque él los incrementa, por ser quien les hace ganar más puestos de elección y de todo tipo político.

En adelante él decidirá absolutamente todo lo de su partido, con su estilo democrático tan peculiar: pide a sus fans en los mítines que alcen la mano para aprobar sus propuestas, y logra unanimidades.

Además ya no se sentirá obligado a cederle la candidatura de la izquierda a Ebrard en 2018, porque era con base en el PRD y los otros partiditos (PT y Movimiento Ciudadano) de los que también se desligó.

A él lo postulará su nuevo partido Morena, del que será dueño absoluto, y ya veremos si el IFE o aun el Tribunal Electoral le niegan el registro.

¿Por qué no emular a Elba Esther con Nueva Alianza¸ al Niño Verde con el PVEM, que manejan sus partidos como negocios y venden caro su amor al PRI o al PAN? Que no diga que de esa agua no beberá, si importan más la conveniencia política y monetaria.

El será el candidato presidencial natural de Morena en 2018 y dispondrá de las demás candidaturas, pues será de nuevo el motor para ganar carretadas de votos y no faltará gente que crea sus nuevas mentiras, como ahora las de que era un candidato amoroso y que respetaría el cómputo electoral.

En eso ni los Chuchos ni Marcelo, con su padrino Camacho Solís, podrán superarlo y –quizá- hasta le rueguen les admita unírsele; pero eso sería de acuerdo a las condiciones que él imponga.

Casi es seguro además que PT y Movimiento Ciudadano (que cambió su nombre de Convergencia para agradarle) también le pidan los acepte de nuevo como aliados, porque sin él no van a ninguna parte, pues a Alberto Anaya y Dante Delgado, sus dueños respectivos, la gente ni los conoce y carecen de liderazgo político.

Todo indica, pues, que Andrés Manuel acertó en su cálculo político y económico. Vivillo desde chiquillo, como es.

En lo económico, además de ser el dueño del subsidio que el IFE entregue a Morena, habrá diputados y senadores que seguirán tributándole, quizá no tantos como antes, y aun gobernadores.

Gabino Cué, por ejemplo, sabe que si no lo hace, le mueve a la APPO y a los maestros de la sección 32, que le paran Oaxaca, capital y estado, como ya lo han hecho.

Su paisano Arturo Núñez, quien ganó en Tabasco, aceptó en apariencia el acuerdo del PRD, pero sí asistió al mitin dominical del Zócalo y al declarar dejó entrever que se entenderá con él, pues sabe que tiene la mano pesada

¿Quién dice que no procederán de igual manera Graco Ramírez en Morelos; Miguel Mancera en el DF¸ Ángel Aguirre en Guerrero y demás?

Saben que tiene forma y estilo para atornillarlos, al cabo qué les cuentan algunos contratitos para Austeridad Republicana u Honestidad Valiente o para la parentela del Peje.

Todo eso merece ser tomado en cuenta por el PRI, si es que negoció con él, pues es proverbial que él no suele cumplir sus compromisos.

+++++

A c e n t o

¿Qué y con quién negoció el Peje?

SALVADOR  FLORES LLAMAS

Más que temer que se divida la izquierda con la salida de López Obrador del PRD para formar su partido político, Manuel Camacho Solís y Alejandro Encinas deberían decirnos qué y con quién negoció el caudillo ese paso, porque él no da paso sin huarache, aunque en apariencia se deje llevar por sus impulsos.

La izquierda ya estaba fracturada; sólo parecía unida; pero todos sabemos que desde tiempo ha la escindió el afán de Andrés Manuel de jalar por su lado.

Los Chuchos deberían estar de plácemes, pero no lo están, porque se les va el principal aglutinador de votos, con los que su partido gana muchos diputados, senadores y otros cargos políticos y mejores subsidios (elegantemente llamados prerrogativas económicas) con que les va de maravilla.

Y les ha permitido, por ejemplo, a los jesuses (Zambrano y Ortega) colocar a sus esposas de diputadas, y al segundo hasta de senadora; además de medrar como dirigentes partidistas y por otros conceptos.

Pero ahora el Peje les redujo su capacidad de maniobra: influencias políticas y dividendos pecuniarios.

López concluyó que, más que ayudarle, le pesaban más PT, PRD y Movimiento Ciudadano, pues él aglutinó la mayoría de los 16 millones de votos que logró la izquierda el 1 de julio y aquéllos se le cuelgan, aparte de que el PRD le es muy respondón.

Más vale solo que mal acompañado, fue su cálculo, y se la jugará solo. Así no repartirá ganancias con los Chuchos, ni regalará votos y candidatos a PT y MC con que sus líderes Alberto Anaya y Dante Delgado viven como millonarios, mudos e incondicionales, pero a sus costillas.

Dada la idiosincrasia política nacional no sería raro que Andrés haya negociado con priístas de élite, cercanos a Peña Nieto, o con él mismo.

Recuérdese que en 1988 cuando la izquierda, liderada por Cuauhtémoc Cárdenas, clamó fraude electoral porque a Manuel Bartlett, secretario de Gobernación, se le cayó el sistema; a la chita callando Cuauhtémoc negoció con el propio Salinas de Gortari, su“odiado contrincante”.

El jueves siguiente al domingo de la elección se reunieron en la casa de Manuel Aguilera Gómez: Cárdenas depuso su actitud rijosa a cambio del registro del PRD,que le permitió seguir en la brega política, ganar la jefatura de gobierno del DF en 1997 y lanzarse dos veces más como candidato presidencial hasta que Amlo le arrebató la candidatura y el partido, si no quién sabe por cuántos años más habríamos tenido que soportarlo.

El Hijo del Tata quiso guardar en secreto esa negociación, pero Porfirio Muñoz Ledo, su gran aliado, la dio a conocer cuando Cuauhtémoc se negó a cederle la candidatura presidencial del PRD, como habían pactado.

Si Andrés Manuel prometió que este domingo 9 daría a conocer la estrategia de resistencia civil contra Peña Nieto; a la mera hora sólo anunció su separación del PRD y demás partidos incondicionales, y dejó para después la estrategia anunciada; la que puede quedarse en veremos y será el termómetro para corroborar si hubo negociación política.

La extrañeza o temor de Encinas y de Camacho Solís por la división de la izquierda, puede ser más bien para despistar que hubo negociación. Alejandro es muy cercano al Peje y Manuel es experto en ese arte político y fue negociador non de Salinas de Gortari en el 88 con Cuauhtémoc.

+++++

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: