ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. RÉGIMEN SINDICAL, MONEDA DE CAMBIO; REFORMA LABORAL CAPUT; EL TIEMPO JUEGA CONTRA LA REFORMA; TRABAJO SUCIO A FELIPE


JUE 20-09-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: RÉGIMEN SINDICAL, MONEDA DE CAMBIO

ØQuedarán intocables los grandes  sindicatos

ØAcusa PRD de posible madruguete PRI-PAN

La reforma laboral no como la inició Felipe  Calderón, según lo hemos dicho en este espacio, pero igual: con cambios nada gratos para los trabajadores, pero sí ventajosos para las dirigencias de las grandes centrales sindicales de todos los signos políticos.

El apartado de la trasparencia y democracia sindical es la principal moneda de cambio para que las bancadas del PRI y el PAN voten a favor de la iniciativa preferente enviada por el presidente de la república.

La bancada de la izquierda, encabezada por el PRD, mantendrá formalmente su oposición al dictamen, aunque sus apéndices sindicalistas, como la dirigencia de la Unión Nacional de Trabajadores saldrán beneficiada.

No se tocará el régimen de la vida de los sindicatos: ni la prueba del recuento para definir al sindicato que deba quedarse con la titularidad del contrato colectivo, ni la calificación de la inexistencia de una huelga, ni la elección de la directiva sindical.

Tampoco la obligación de dictaminar anualmente los resultados de la administración del patrimonio sindical por un auditor externo en sindicatos mayores de 150 miembros, ni que se considere como información pública la relacionada con registros sindicales, contratos colectivos y reglamentos interiores.

Nada que afecte a los eternos líderes de las grandes corporaciones sindicales, como la Confederación de Trabajadores  de México, los sindicatos magisterial, petrolero, minero, electricistas, de filiación priísta, y los gremios aglutinados en la Unión Nacional de Trabajadores, afiliados al PRD.

Hasta ayer no se sabía con certeza la suerte que correrían las nuevas condiciones de acceso al mercado laboral, como los contratos a prueba, de capacitación inicial y temporales, así como la eliminación del llamado escalafón ciego y la multihabilidad obligatoria.

Igualmente la limitación de la generación de salarios vencidos por despido injustificado a un año, aunque no hay desacuerdos en los temas de trabajo decente, condiciones para grupos vulnerables y protección de derechos, particularmente la prohibición del acoso u hostigamiento sexual, certificados de ingravidez, licencia de paternidad, empleados domésticos, jornaleros agrícolas, la obligación de los patrones a afiliarse al Infonacot, para que los trabajadores en la economía subterránea tengan acceso a créditos, y el trabajo en minas.

La Comisión del Trabajo de la Cámara de Diputados sigue en sesión permanente, reuniendo las posiciones de los distintos grupos parlamentarios. Hoy viernes deberá tener ya el documento previo con los consensos, aunque obviamente primarán los del PRI y el PAN, ante lo cual Silvano Aureoles, jefe de la bancada perredista, mostró ayer su malestar y denunció el riesgo de un albazo de panistas y priístas, dejando entrever un acuerdo entre los presidentes de la república, saliente y electo.

La posición priísta la reiteró ayer mismo el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, entrevistado por periodistas en la Cumbre de la Comunicación. El PRI, dijo, está a favor de dicha iniciativa, pero con cambios. “Seguramente vamos a tener que hacer cambios a la luz de lo que han manifestado varios dirigentes del movimiento obrero y las observaciones que hemos recibido de las organizaciones empresariales”, aseguró.

Pero Aureoles Conejo llamó a conferencia de prensa para advertir del riesgo de un “madruguete” de PRI-PAN, fundamentado en percepciones producidas por las actitudes tanto de la Comisión legislativa el Trabajo, presidida por el líder priísta de la CTM, en la participan perredistas, así como por el divorcio se dio entre la izquierda y el PRI de Manlio Fabio Beltrones.

El líder perredista acusó de que los priístas, muchos de los cuales están en desacuerdo con la iniciativa de Calderón, a la hora de votar lo harán a favor de ella, siguiendo la línea, a decir del ex candidato a la gubernatura de Michoacán, tirada por el presidente electo Enrique Peña Nieto.

Hoy viernes habrá más novedades del proceso de dictaminación de la iniciativa laboral, pero nosotros nos volveremos a ver el lunes venidero, cuando ya falten seis días para que el dictamen sea aprobado por el pleno de la Cámara de Diputados.

Habrá que ver cómo reaccionan los movimientos populares cuando sepan que la Ley Federal del Trabajo fue derogada y los líderes sindicales fueron los más favorecidos con las negociaciones en el poder legislativo.

A desfondo: Tristes, mediocres, sin alzar el vuelo continúan las sesiones de la LXII Legislatura. Esta semana se notó la ausencia del presidente de la mesa directiva, Jesús Murillo Karam, quien debe de andar acompañando al presidente electo en su recorrido por Sudamérica. Pero los diputados parecen borregos sin pastor. Ayer, lo más relevante fue la aprobación de un punto de acuerdo para solicitar a la PGR investigar a fondo, y hasta las últimas consecuencias, el ataque perpetrado por policías federales en contra de diplomáticos estadounidenses, en Tres Marías, el pasado 24 de agosto. ¿Cree usted que la señora Marisela Morales Ibáñez no ha investigado el asunto?  Lo tiene superinvestigado. Sólo que no dará a conocer los resultados porque le apoya la ley. Lo que el pleno legislativo debió de haber solicitado es que la abogada general le informe qué fue realmente lo que estuvo detrás de la balacera contra los agentes diplomáticos.  Pero mejor veremos y diremos.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++++++

MIE 19-09-

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: REFORMA LABORAL, CAPUT

ØRechazo de priístas e izquierdistas

ØSerá la 498 iniciativa abortada

La iniciativa del presidente Felipe Calderón para cambiar de tajo las reglas de las relaciones obrero patronales, a favor de estos últimos, entró ayer en zona de absoluto riesgo, si no es que de crack.

Priístas y perredistas aclararon que no la aprobarán en los términos en que viene redactada.

Asuntos como los modelos de contratación, salarios, derecho de huelga, minas, tercerización, trasparencia y democracia sindical son, entre otros, las piedras de choque. Calderón pretende acabar con los derechos laborales consagrados en el artículo 123 de la Constitución Política mexicana.

Fuentes cercanas al líder de la bancada priísta, Manlio Fabio Beltrones, dijeron a Análisis a Fondo que es muy posible que se dé una coincidencia inédita con los legisladores de la izquierda, pues la reforma que pretende Calderón es irresponsable y contradictoria con la ley fundamental, que en el caso de las relaciones obrero patronales es tan vigente como cuando fue ratificada poco más de cuatro décadas.

Voceros del PRD, por su parte, estuvieron de acuerdo en que es viable la alianza con el PRI para votar en contra de las aspiraciones del panista.

La iniciativa calderonista, no obstante que tiene carácter de preferente, podría no ser ni siquiera dictaminada por la Comisión legislativa del trabajo, y por tanto, como lo manda la ley, ser votada negativamente en el pleno, con lo que pasaría a dormir el sueño de los justos, junto con las 497 iniciativas de reforma laboral presentadas en el congreso entre 1997 y el presente año.

Silvano Aureoles Conejo, líder de la bancada del Partido de la Revolución Democrática, dejó clara la posición de ese partido: La iniciativa de reforma a la ley del trabajo “no transita” tal como lo pretende el presidente Felipe Calderón para favorecer, a costa de los trabajadores, al sector patronal.

Ayer miércoles se efectuaron innumerables reuniones entre diputados y senadores y un foro convocado por la Unión Nacional de Trabajadores, en el Salón Verde de San Lázaro, denominado Qué reforma laboral queremos, en los que la coincidencia fue: No a la reforma a la Ley Federal del Trabajo para privilegiar a los patrones, a costa de la eliminación de lo derechos de los trabajadores, con el pretexto de aumentar la productividad y mejorar la competitividad de la economía mexicana, que ambas no se mejorarán por decreto, sino por decisiones de políticas públicas que sólo dependen del gobierno, como el clima de inseguridad pública que padecen desde hace seis años los factores de la producción.

Es más las bancadas del PRI y del PRD consideran que presentar una reforma tan importante en estos tiempos, fin de sexenio, y con la característica de iniciativa preferente es una provocación. No es una reforma menor. A los legisladores les parece inclusive irresponsable que Calderón haya enviado al inicio del periodo, en el marco del cambio de administración, y pida que se dictamine como iniciativa preferente.

La fracción parlamentaria del PRI tiene las manos atadas por sus poderosas centrales sindicales como el sindicato de trabajadores petroleros, el de los mineros y la Confederación de Trabajadores de México. La Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos lanzó el trascendido de que ayer ya estaba consensado el rechazo a la pretensión de Calderón. La bancada priísta, liderada por Beltrones, no puede “traicionar” al movimiento obrero que forma parte del sector de trabajadores que apoyó al ahora presidente electo Enrique Peña Nieto.

Y como decíamos ayer, lo que pretende Calderón, aparte de borrar de la Constitución el artículo 123, que rige al mundo obrero patronal, es dejarle un carbón encendido en las manos a su sucesor, quien tendría que enfrentar, en este caso sí, un conflicto social de proporciones mayúsculas, liderado por los sindicatos del PRI y los de la izquierdista UNT.

La postura de los sindicatos, es, así, el punto de encuentro entre priístas e izquierdistas. Los sindicatos obviamente no van a aceptar la destrucción de sus derechos y, por lo mismo, su postura es de rechazo absoluto.

A partir de hoy le quedan menos de 10 días a la Comisión legislativa del Trabajo, presidida por el líder cetemista, Carlos Humberto Aceves el Olmo, para que presentar el dictamen del proyecto de reformas de Calderón. Pero a reserva de que Vicente Fox haga un milagrito como el de Josefina Vázquez Mota, la reforma laboral no pasará para enojo de Calderón y de los patrones de billete grande.

A desfondo: Sólo para su información, el Índice de Percepción de la Corrupción ubica a México en la posición 100 con una calificación de 3.0, lo que significa una mayor percepción de corrupción con un cambio nominal de una décima, lo que de acuerdo con Transparencia Internacional no representa un cambio estadísticamente significativo. En comparación con otros países del continente americano, México se ubica en la posición 20 de 32 países evaluados por el índice. Si se compara con los países que integran el G20, México se ubica en la posición 16 de 19 países evaluados (la Unión Europea no es considerada en bloque para el IPC) con resultados similares a los de Indonesia y Argentina. Por debajo de estos países sólo Rusia presenta mayor percepción de corrupción en el G20. Si se le compara con Brasil, India, China y Rusia, el llamado grupo BRIC, México ocuparía la cuarta posición, sólo seguido de Rusia. En América Latina el país mejor ubicado en el IPC es Chile en la posición  22 a nivel global y una calificación de 7.2, lo que le ubica casi 80 lugares por encima de México. Entre los países OCDE, México ocupa la posición 34 de 34 países evaluados.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++

MAR 18-09-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: EL TIEMPO JUEGA CONTRA LA REFORMA

·      Las razones  neoliberales de Felipe Calderón

·      La ley actual contra los intereses patronales

Si la mayoría de los diputados de la LXII Legislatura llegase a aprobar la iniciativa preferente de reforma laboral, iniciada por el presidente Felipe Calderón como uno de los últimos y desesperados estertores de su sexenio, los trabajadores perderían los derechos que en el papel les garantiza la Constitución Política.

Sobre todo en los sexenios neoliberales, hablando de la relación obrero patronal, la Constitución, las leyes y los reglamentos no son cumplidos por los patrones, y menos por los gobiernos. Inclusive los gobiernos de izquierda, y particularmente el del Distrito Federal, mantienen a sus trabajadores en la más completa inseguridad e indefensión. Un trabajador, burócrata, no firma contrato de trabajo, no tiene acceso a la seguridad social, no se le pagan vacaciones y cobra sus salarios con recibo de honorarios; no hacen carrera ni antigüedad.

Gobierno y empresarios violentan cada día la ley en todos sus aspectos. Y usted no me dejará mentir. Pero la ventaja es que todos los derechos que deberían ser derechos están por escrito en la Constitución y en la vigente Ley Federal del Trabajo.

De aprobar los diputados de la LXII Legislatura, el gobierno y las empresas particulares pagarían a sus trabajadores por hora; los trabajadores tendrían que pagar su seguro de vida, de atención médica, de vacaciones, de jubilación. Y podrían ser despedidos sin ningún miramiento, alegando carencia de capacidad o cualquier pretexto, exactamente como ocurre en sistemas económicos como el de Estados Unidos.

Claro que la historia de las relaciones obrero patronales nunca ha estado, en la práctica, regida por la ley, como ocurre en todos los asuntos de la vida de los mexicanos. La Constitución Política, creada por las clases dominantes a través de los políticos, es tan confusa que los gobernantes la interpretan a su arbitrio, de acuerdo con sus intereses de clase, siempre anteponiendo los de las clases dominantes.

En defensa de la iniciativa de Calderón, los gurúes de la Secretaría del Trabajo intentan echar en el basurero la actual ley, que aunque es poco respetada es de avanzada en lo que se refiere a los derechos de las partes. Fíje su atención en las consideraciones del Ejecutivo para impulsar las reformas, según un documento de la Secretaría del Trabajo que circula para tratar de convencer de las bondades de la reforma calderonista.

“Las condiciones de hoy son diferentes a las de hace más de 40 años. Sin embargo…

“La Ley Federal del Trabajo vigente sigue siendo la de 1970.

“La realidad ha rebasado el contenido de las normas jurídicas. Sus efectos negativos se ven en los siguientes ejemplos:

“Favorece la estabilidad en el empleo, pero la rigidez en la contratación y movilidad del trabajo desalientan la creación de nuevas fuentes de trabajo formal.

“No promueve la productividad (se premia a la antigüedad y no al trabajador que aporte más y se capacite).

“La Ley ha quedado rezagada respecto a los avances en transparencia y democracia en materia sindical.

“El anacronismo de sus disposiciones provoca dilación en la impartición de la justicia laboral.

“No impone sanciones significativas que inhiban su incumplimiento.

“Se ha abusado de la figura de huelga, desvirtuando su propósito”.

Algún lector podría asegurar que Calderón y sus defensores tienen razón. Y sí la tienen desde el punto de vista de los empresarios.

Pero aún le quedan 11 días al Congreso para decidir.

Obviamente que hay indicadores que juegan en contra de la aprobación de la iniciativa, como el hecho de que todas las fracciones partidistas, menos el PAN, cuestionan seriamente el contenido de la iniciativa, como se vio el lunes durante la comparecencia de la secretaria del Trabajo, y que reseñamos en la entrega publicada ayer martes. En segundo lugar, el tiempo juega también en contra. El que la Comisión del Trabajo dictamine la iniciativa en menos de 10 días podría representar un enorme costo para la Cámara. Y la más importante: que piensa el presidente electo de la reforma propuesta por Calderón, sobre todo porque será Enrique Peña Nieto quien cargue con los costos políticos, Ya los trabajadores anuncian protestas, manifestaciones y una serie de acciones de resistencia contra el pase de la iniciativa. Qué pasará. No lo sé.

El líder de la fracción parlamentaria del PRI, Manlio Fabio Beltrones, entrevistado ayer por reporteros, aseguró que tanto el gobierno con su iniciativa, como los partidos políticos representados por sus grupos parlamentarios han expresado lo que piensan de la iniciativa y lo que quieren de una reforma laboral: (ojo) “que gire sobre los principios de constitucionalidad, legalidad, respeto a los derechos de los trabajadores, pero también de la modernidad, para conseguir la creación de más empleos dignos y seguros”.

Esto que se dice fácilmente, pero se tiene que construir en un dictamen, y muy de prisa, demasiada presión del tiempo La ruta del dictamen la inició ya la Comisión legislativa del Trabajo,  después de la comparecencia de la Secretaria Vélez Juárez, y de escuchar a todos los grupos parlamentarios.

Pero mejor veremos y diremos…

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++++++

LUN 17-09-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: TRABAJO SUCIO A FELIPE

·      ¿Conoce a Evangelina Vélez, secretaria del Trabajo?

·      No pudo defender la reforma laboral de Calderón

Desde la oscuridad del primer equipo presidencial a punto de fenecer, Rosalinda Vélez Juárez, bonita bateadora emergente en la secretaría del trabajo y previsión social, fue ayer a la cámara a intentar defender a Felipe Calderón.

Ante los integrantes de la Comisión del Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados, encargados de dictaminar el proyecto de ley laboral, la señora intentó explicar las sinrazones de su jefe para iniciar reformas librecambistas a la Ley Federal del Trabajo.

Ayer lunes, los integrantes de la Comisión legislativa del trabajo citaron a la señora Vélez Juárez en un gran salón del complejo de San Lázaro en lo que se denominó “Reunión Ordinaria y Comparecencia de la secretaria Rosalinda, etc, etc”. La señora secretaria prologó la sesión de preguntas sin repuesta con la lectura de un resumen de las consideraciones del ejecutivo incluidas en el documento de la iniciativa. Jamás presentó un juicio personal sobre el asunto.

Los diputados encargados de estudiar y elaborar el dictamen que votará el pleno, antes de que se clausure septiembre, le preguntaron a la funcionaria qué “(d) ijo Calderón”, o más bien qué quiso decir. Los de la izquierda obviamente le plantearon interrogantes, fundamentadas con datos y cifras de instituciones oficiales como el Banco Interamericano de Desarrollo en torno a la falsedad de los fundamentos de Calderón, sobre todo el sofisma de que, si no se aprueba la reforma, se atentará contra la productividad del aparato de la economía, cuando lo que menos creció –es más, cayó – durante el sexenio del michoacano fue la productividad de la economía.

La verdad es que la productividad de la economía mexicana nunca ha mejorado. Al contrario, históricamente ha venido deteriorándose en comparación con la de los principales socios comerciales de México. La industria mexicana, por ejemplo, a no ser por la producción automotriz con un amplio mercado en Estados Unidos, sector financiado principalmente con inversiones estadounidenses, no levanta. El agropecuario está muerto. Nos salva de nuevo el petróleo.

Pero no es mediante el abatimiento de los costos laborales como se va a, ya no aumentar la productividad, sacar a flote la economía y el empleo, ni la propuesta de ley laboral será la panacea, porque una ley se decreta en México sólo para ser violada. Además lo que propone Calderón con la iniciativa es inclusive más retrogrado que la legislación laboral de la república de Chile – la más ortodoxamente librecambista neoliberal del subcontinente -, que siempre ha sido un paradigma para los gobiernos neoliberales de México.

Y no es broma. La verdad es que Vélez Juárez evadió todas las cuestiones importantes planteadas por los integrantes de la Comisión legislativa del Trabajo. Los diputados panistas francamente no tuvieron argumentos de peso para defenderla. Lo menos de que adoleció la joven y bella funcionaria fue de ingenuidad y candidez. Fue, como vestal griega, enviada al matadero por el Saliente.

La mayoría de los miembros de la comisión, de la izquierda y del PRI, como viejos lobos de la práctica legislativa, destrozaron la iniciativa de Calderón como la más reaccionaria y derechista de la historia, no obstante que la funcionaria alegó que el  contenido de la propuesta recogía propuestas de cuatro centenares de iniciativas que estaban archivadas en los estantes del Congreso.

Una de las más incisivas críticas de la iniciativa fue la diputada del Movimiento Ciudadano,  Luisa María Alcalá Luján, bello retoño de Bertitha Luján, ex contralora del Gobierno del Distrito Federal, y quien llegó a la ciudad procedente de Chihuahua hace ya una treintena de años, como dirigente del socialcristiano Frente Auténtico del Trabajo, una emanación de la Juventud Obrera Católica.

No hubo en realidad mucha tela de donde cortar al escuchar y mirar la comparecencia de Vélez Juárez. Dos frentes. De un lado, un grupo de avezados y bien informados legisladores. Del otro, una mujer convencida de Felipe Calderón, pero que no tuvo arrestos, ni argumentos, ni mucho menos cifras duras, para convencer de que la histórica Ley Federal del Trabajo tiene que ser cancelada para crear otra a medida del absolutismo del poder del dinero.

Los diputados de la Comisión del Trabajo y Previsión Social sólo disponen de apenas dos semanas naturales para elaborar el dictamen. Por ley, como la iniciativa es de las llamadas preferentes, tienen que haberla aprobado, para que pase al Senado, a más tardar el próximo 30 de este mes de septiembre. Rechazada, la iniciativa entraría a dormir el sueño de tantas y tantas iniciativas sobre el mismo tema, que no han funcionado.

Y priístas e izquierdistas estaban ayer dispuestos a que la iniciativa no pasase. Además, si se trata de reactivar la economía y frenar el galopante desempleo que generó la fallida política laboral de Calderón, lo menos que importan son las reformas estructurales, que ni la economía ni el empleo se reactivan por decreto. Ya lo advirtió hace unos días el empresariado: las nuevas inversiones están condicionadas a que en el país haya una seguridad pública plena y otro de los grandes logros de Calderón es la violencia, la muerte y las por lo menos cien mil ejecuciones por la guerra del narco. En fin que todo parece una simulación; simulación de Caderón y simulación de los diputados. Lo que menos importa es la situación de los trabajadores.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: