LECTURA POLÍTICA. 28-IX-012


LECTURA POLÍTICA. 28-IX-012

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. NUEVO MODELO DE PAÍS; TRUNCA REFORMA LABORAL


JUE 27-09-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: NUEVO MODELO DE PAÍS

·      Nueva Ley Federal de. Trabajo

·      Lejos de la justicia, cerca de EU

El dictamen de las reformas a la Ley Federal del Trabajo será subido hoy al pleno de los diputados por un Comisión legislativa del Trabajo y Previsión Social a modo.

Durante su sesión de ayer, diputados priístas y panistas, como ha ocurrido siempre en la práctica legislativa mexicana, fueron desechando, una a una, las reservas presentadas por el Frente Progresista y por Nueva Alianza, sin discusión ni posibilidad de réplica.

La mayoría de las 261 reservas planteadas por las fracciones parlamentarias para ser revisadas y votadas en el seno de la Comisión fueron, luego de que el dictamen fue aprobado el miércoles en lo general por la mayoría oficialista, desechadas ipso facto, “como ha ocurrido siempre”, afirmó una colega reportera con años de experiencia en la cobertura informativa de las actividades del Congreso.

El propio presidente de la Comisión, el líder obrero Carlos Aceves del Olmo, le comentó a este escribidor que, como iba el avance del desahogo de las reservas a la iniciativa calderonista, a eso de la hora de la comida, el dictamen estaría cocinado en el trascurso de la jornada para ser entregado hoy viernes a la Mesa Directiva encabezada por el priísta Jesús Murillo Karam, para su discusión y aprobación en las próximas horas.

Mientras tanto, grupos de representaciones sindicales de la Unión Nacional de Trabajadores, de filiación seudo izquierdista, se desgañitaban a las afueras del palacio legislativo de San Lázaro como voces clamantes en el desierto, protestando por el enfoque neocapitalista  de la reforma a la Ley Federal del Trabajo presentada por el saliente presidente Felipe Calderón y avalada por el presidente electo Enrique Peña Nieto y sus respectivas agrupaciones político electorales representadas en el poder legislativo.

Pasado el medio día de ayer, “sólo una reserva hemos ganado; la referida a la igualdad sustantiva entre trabajadoras y trabajadores”, comentó el representante del PRD en la Comisión del Trabajo,  Martí Batres Guadarrama, pero “tiro por viaje”todas las demás (el PRD presentó 96 inconformidades en igual número de artículos de la reforma), fueron rechazadas sin oportunidad de discutirlas, tanto que tuvo que pedir un moción de orden para advertir  a los comisionados del PRI y del PAN así como al presidente Aceves del Olmo que dieran por lo menos la posibilidad de discusión antes de la votación para aprobar o desechar las reservas. Por supuesto que la solicitud del legislador perredista ni siquiera fue escuchada.

Por lo que pudo constatarse durante las actividades legislativas de ayer, la reforma laboral pasará a como de lugar, pese a la oposición de la izquierda, y a las manifestaciones callejeras de grupos de trabajadores de la UNAM, del Sindicato Mexicano de Electricista, de los telefonistas entre otros Vaya. Ni siquiera las reservas presentadas por el partido de Nueva Alianza, brazo político del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación liderado por la profesora Elba Esther Gordillo, fueron tomadas en cuenta.

Así pasó la jornada de la víspera, mientras en el salón de plenos una fila de oradores de todos los partidos desfilaba por la tribuna sin provocar el interés de los reporteros, cuya atención estaba pendiente de la Comisión del Trabajo y Previsión Social que estaba sesionando en el llamado Salón de Protocolos del complejo legislativo de San Lázaro.

Ayer decíamos que sin la creación del seguro de desempleo, la ley laboral no tendrá ni siquiera los efectos de privilegiar a las empresas a fin de que amplíen sus inversiones en una planta industrial realmente productiva y competitiva. Sin seguro de desempleo se incrementará la pobreza y por tanto se enflacará el mercado interno porque millones de trabajadores no dispondrán de ninguna capacidad para consumir bienes y servicios.

Manlio Fabio Beltrones, el líder de la mayoría priísta, aseguró que el seguro de desempleo no va pegado a la ley del trabajo, sino en la del seguro social. Tiene razón, pero nadie puede negar que el buen éxito de cualquier nueva modalidad de relaciones obrero patronales depende de que los trabajadores tengan la certidumbre de que, si son despedidos por la empresa para la que trabajan, no morirán de hambre ellos y  familia.

El escribidor, reportero de toda la vida, creía que ya había perdido la capacidad de asombro ante la violencia, la sangre, la muerte, incluso su propia muerte. Sin embargo, al testificar los procedimientos legislativos para aprobar a como de lugar la iniciativa de reformas a la ley del trabajo, tuvo que reconocer que estaba asombrado no obstante de tener conciencia de que todos los grandes asuntos de políticas públicas se deciden en las cúpulas del poder. Hoy viernes será el día clave, las reformas comenzarán a ser “debatidas” en el pleno y probablemente el lunes venidero amaneceremos con un nuevo modelo de país, más lejos de la justicia, pero más cerca del modelo calvinista de nuestros vecinos del norte. Pero mejor veremos y diremos el lunes venidero porque este escribidor también tiene que descansar haciendo adobes.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza
++++++++

MIE 26-09-12

FRANCSCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: TRUNCA REFORMA LABORAL

·      La Comisión legislativa de Trabajo, hecha bolas

·      La clave del“éxito”, un olvidado seguro de desempleo

Las reformas a la Ley Federal del Trabajo serán aprobadas por los partidos Revolucionario Institucional y su satélite, el Verde, y por el de Acción Nacional. Los partidos del Frente Progresista (PRD, PT y Movimiento Ciudadano) votarán contra ellas, y con justa razón. Nueva Alianza, de la maestra Elba Esther, comprometió su abstención en lo general porque la presidencia de la Comisión no tomó en cuenta sus propuestas. Pero las reformas quedarán truncas… aunque los mayores beneficios serían para las empresas empleadoras. El gran ausente es la creación de un seguro de desempleo, condición si la cual los trabajadores quedarán a merced del estado emocional de los patrones.

PRI y PAN están de acuerdo en reducir los costos de contratación y despido laboral, y este nuevo mandato legal pondrá a los trabajadores en una situación comprometedora si, en los próximos años no se les otorga el seguro de desempleo, que debería ser incluido en la reforma que esta misma semana tendrán que aprobar los diputados de la LXII Legislatura.

Una planta laboral desprotegida generará una demanda nacional de bajos ingresos promedio, lo que empobrecerá al país en el mediano y largo plazos. Y de esta situación es muy posible que no estén conscientes, hoy jueves 27 de septiembre, los legisladores priístas y los panistas. Sin establecer el seguro de desempleo, la reforma a laboral caminará totalmente amputada y servirá para maldita sea la cosa pensando en el bienestar de la fuerza de trabajo, de los trabajadores y sus familias.

El único partido que tiene claridad de esta perversidad de los contratos por hora es el PRD, a sabiendas de que las contrataciones por hora permitirían despidos de trabajadores sin mayor trámite. Y el gran cambio de la legislación en litigio y en lo que hay un total e inconsciente consenso en la diputación priísta y panista, es en los “contratos por hora”.

Contratar por hora al trabajador permitiría, como sucede en otros países que hay adoptado esta legislación, despedirlo sin mayor trámite, tal vez pagando un mes adicional de trabajo y nada más.

Adicionalmente, con un contrato por hora se acaba la lealtad del trabajador hacia la empresa; la camiseta del patrón jamás se la volverá a poner el empleado, que siempre estará disponible a aceptar cualquier otra oferta de empleo, en base a la capacitación adquirida en la empresa para la que trabaja por horas, de mayores atractivos económicos.

Hay que ver también que las empresas contratarán por hora a los trabajadores mientras tengan un mercado estable para su productos, pero en momentos de crisis, de depresión económica, de caída del mercado, no sólo no contratarán sino que decidirán despidos masivos a diestra y siniestra y sin ninguna liquidación o finiquito como debería de ocurrir con la ley que está en vigencia hasta ahora. Y los despedidos quedarán en el arroyo y sin calzones.

Se puede argumentar, desde los partidos políticos, desde las empresas privadas y desde el poder gubernamental, que no es nada fácil establecer el seguro de desempleo porque todo el mundo está pensando en él  a partir del presupuesto de egresos de la federación.  De acuerdo con algunos cálculos, crear un seguro de desempleo, digamos que decente, equivale al 80 por ciento de los ingresos del trabajador y costaría unos 160 mil millones de pesos, de los que el erario no dispone porque tiene un enorme déficit en la recaudación fiscal

Para ello, tendría que votarse una radical reforma fiscal a fin de ampliar la base gravable, combatir la evasión y elusión fiscales, y obtener los recursos necesarios para la protección de los trabajadores bajo la nueva ley del trabajo, que en honor a la verdad está diseñada para beneficiar sólo a las empresas con el sofisma de mejorar la productividad de la economía y su competitividad en los mercados del exterior.

Sin una reforma fiscal integral simple y sencillamente no habrá cómo financiar esos 160 mil millones de pesos para asegurarles a los trabajadores desempleados un ingreso mínimo para satisfacer sus necesidades mínimas. Se argumenta, sin embargo, que la carga de la creación de ese seguro tiene que soportarla el gobierno federal, pero cabe la pregunta de si no se puede incluir en los beneficios del Seguro Social, al que supuestamente cotizan el gobierno, los patrones y los trabajadores. El presupuesto federal podría estar encasillado en las prestaciones del seguro.

Y otras preguntas, por cierto. Quién se hará cargo del servicio médico de un trabajador despedido, qué contabilidad de los años trabajados para tener derecho a una jubilación, por mencionar sólo dos asuntos. Aquí quedan las interrogantes

En base a estas reflexiones, el escribidor puede advertir que, sin seguro de desempleo legislado en la nueva ley del trabajo, toda la ley “valdrá madres”.Esta es la expresión verdadera. Valdrá madres. Habría que conminar al presidente electo, Enrique Peña Nieto, quien lo prometió en su campaña electoral, que va a pasar si no lo instaura de inmediato. La nueva ley laboral se revertirá contra los trabajadores y contra él, porque los afectados lo verán con recelo.

Concluyo con los amigos de Tendencias: La reforma laboral y, sobre todo los contratos por hora, son un arma de dos filos si no van acompañados de un seguro de desempleo equivalente al 80% de los ingresos reportados.

Al momento de concluir este análisis, la Comisión del Trabajo estaba en un receso, pero fuentes cercanas al debate aseguraron que el dictamen estará votado para ser entregado mañana a la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados a fin de ponerla a consideración del pleno. Veremos y diremos.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. MAGAZINE, 28-IX-012


  • Análisis a Fondo Espacio de información, análisis y discusión… Forces and threats to Mexico’s economic recovery‏

Luto en las letras

Rinden homenaje de cuerpo presente al escritor Miguel Capistrán
00:02:33
Agregado el 27/09/2012
SEP
28

Forces and threats to Mexico’s economic recovery

Remarks by Manuel Sánchez
Member of the Governing Board of the Bank of Mexico
at the The United States – Mexico Chamber of Commerce
New York, N.Y.
SEP
28

Chiapas en Rebeldia: ¡Basta de REDD+ y de economía verde!

El mecanismo de REDD+ incentiva la destrucción de la biodiversidad. El mecanismo de REDD+ no soluciona de raíz el problema del cambio climático. En el mecanismo de REDD+ Las emisiones de carbono “capturadas” no son cuantificables con exactitud, ni permanentes.
SEP
28

Molinos de viento: OULET, OUTSOURCING, TRATA

Roberto Rodríguez Baños
(AMI) Calderón afirma en la ONU que deja un México más fuerte, justo y próspero, precisamente cuando sus sicarios legislativos cierran la venta, a precios de outlet en el paraíso del outsourcing, de los derechos de los trabajadores a la clase patronal; ¿alguien diría que esto no es comercio de seres humanos o trata, si prefiere el barbarismo?
Y en el contrapunto, mientras los lectores de boletines lo defienden, el secretario general del Sindicato de Trabajadores de la I
SEP
28

Luto en las letras:

Imprimir
SEP
28

Comisión del Trabajo decreta receso por malestar de Aceves del Olmo

Mensaje Político
tamaño fuente
Sus compañeros legisladores y de partido, así como el diputado Tomás Torres Mercado, del PVEM, lo acompañaron al servicio médico de la Cámara de Diputados, donde de manera preliminar se reporta una baja de presión debido a la falta de alimentos y al estrés al que ha estado sometido.Foto: Archivo
Share
La Comisión del Trabajo y Previsión Social de la Cámara de Diputados decretó un receso debido a que su presidente, Carlos Aceves y del Olmo, del PRI, se sint
SEP
27

Entresemana: ¿Es caja de ahorros la Sagarpa?

Moisés Sánchez Limón
En su momento, Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, igual que sus amigos, cuates y compadres en funciones de secretarios de despacho, integrantes del gabinetazo, han presumido de ahorros significativos en las dependencias a su cargo, como si regatear el gasto del presupuesto fuera una hazaña.
SEP
27

Mercados: Trabajadores opinan sobre la reforma laboral

Trabajadores opinan sobre la reforma laboral; Walmart lanza segunda edición de ‘Las horas contadas’ – México
Jueves, 27 de Septiembre de 2012
LO MÁS IMPORTANTE DEL DÍA
* Avanzan reformas de Calderón
Las iniciativas preferentes del Presidente Felipe Calderón avanzaron ayer en el Congreso de la Unión
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201209271428_REF_81618576
* Trabajadores opinan sobre la reforma laboral
La reforma laboral que se discute en el Congreso también ha
SEP
27

ACTA PÚBLICA: SÓLO ES UN CUENTO

Claudia Rodríguez
En aquél círculo de conocidos más que de amistad, había algo que todos intentaban evitar y una de sus más grandes preocupaciones era el jamás instalarse ahí; no obstante que la mayoría de sus acciones –casi todas reglas no escritas dentro de su ambiente social y económico–, tarde o temprano a la gran mayoría hasta allá los conducía, pero tampoco les era difícil salir de ahí.
SEP
27

Utopía: Recomendación contra la censura

Eduardo Ibarra Aguirre
La Comisión Nacional de los Derechos Humanos emitió, el pasado 1 de agosto, la recomendación 35/2012, dirigida a Alejandro Poiré en tanto que titular de la Secretaría de Gobernación, dependencia responsable de fijar los criterios para la asignación de la publicidad del “gobierno del presidente de la república”, como reza el eslogan sexenal.
SEP
27

ANÁLISIS A FONDO: NUEVO MODELO DE PAÍS

FRANCISCO GÓMEZ MAZA
·       Nueva Ley Federal de. Trabajo
·       Lejos de la justicia, cerca de EU
El dictamen de las reformas a la Ley Federal del Trabajo será subido hoy al pleno de los diputados por un Comisión legislativa del Trabajo y Previsión Social a modo.

Francisco Gómez Maza

¿Qué tipo de Iglesia tiene salvación?. Leonardo Boff


¿Qué tipo de Iglesia tiene salvación?. Leonardo Boff.

¿Qué tipo de Iglesia tiene salvación?. Leonardo Boff


¿Qué tipo de Iglesia tiene salvación?

2012-09-28


El centro de la predicación de Jesús no fue la Iglesia sino el Reino de Dios: una utopía de revolución/reconciliación total de toda la creación. Es tan cierto esto que los evangelios, a excepción del de san Mateo, nunca hablan de Iglesia sino siempre de Reino. Con el rechazo a la persona y al mensaje de Jesús, el Reino no vino y en su lugar surgió la Iglesia como comunidad de los que dan testimonio de la resurrección de Jesús y guardan su legado intentando vivirlo en la historia.

Desde su inicio se estableció una bifurcación: el grueso de los fieles asumió el cristianismo como camino espiritual, en diálogo con la cultura ambiente. Y otro grupo, mucho menor, aceptó asumir, bajo control del Emperador, la conducción moral del Imperio romano en franca decadencia. Copió las estructuras jurídico-políticas imperiales para la organización de la comunidad de fe. Ese grupo, la jerarquía, se estructuró alrededor de la categoría «poder sagrado» (sacra potestas). Fue un camino de altísimo riesgo, porque si hay una cosa que Cristo siempre rechazó fue el poder. Para él, el poder en sus tres expresiones, como aparece en las tentaciones en el desierto –el profético, el religioso y el político–, cuando no es servicio sino dominación pertenece a la esfera de lo diabólico. Sin embargo este fue el camino recorrido por la Iglesia-institución jerárquica bajo la forma de una monarquía absolutista que rechaza hacer partícipes de ese poder a los laicos, la gran mayoría de los fieles. Ella nos llega hasta nuestros días en un contexto de gravísima crisis de confiabilidad.

Ocurre que cuando predomina el poder, se ahuyenta el amor. Efectivamente, el estilo de organización de la Iglesia jerárquica es burocrático, formal y a veces inflexible.  En ella todo se cobra, nada se olvida y nunca se perdona. Prácticamente no hay espacio para la misericordia y para una verdadera comprensión de los divorciados y de los homoafectivos. La imposición del celibato a los sacerdotes, el enraizado antifeminismo, la desconfianza de todo lo que tiene que ver con sexualidad y placer, el culto a la personalidad del papa y su pretensión de ser la única Iglesia verdadera y la «única guardiana establecida por Dios de la eterna, universal e inmutable ley natural», que así, en palabras de Benedicto XVI, «asume una función directiva sobre toda la humanidad». El entonces cardenal Ratzinger todavía en el año 2000 repitió en el documento Dominus Jesusla doctrina medieval de que «fuera de la Iglesia no hay salvación» y que los de afuera «corren grave riesgo de perderse». Este tipo de Iglesia seguramente no tiene salvación. Lentamente pierde sostenibilidad en todo el mundo.

¿Cuál sería la Iglesia digna de salvación? Aquella que humildemente vuelve a la figura del Jesús histórico, obrero simple y profético, Hijo encarnado, imbuido de una misión divina de anunciar que Dios está ahí con su gracia y misericordia para todos; una Iglesia que reconoce a las demás Iglesias como expresiones diferentes de la herencia sagrada de Jesús; que se abre al diálogo con todas las demás religiones y caminos espirituales viendo ahí  la acción del Espíritu que llega siempre antes que el misionero; que está dispuesta a aprender de toda la sabiduría acumulada de la humanidad; que renuncia a todo poder y espectacularización de la fe para que no sea mera fachada de una vitalidad inexistente; que se presenta como «abogada y defensora» de los oprimidos de cualquier clase, dispuesta a sufrir persecuciones y martirios a semejanza de su fundador; que en ella el papa tuviese el valor de renunciar a la pretensión de poder jurídico sobre todos y fuese señal de referencia y de unidad de la Propuesta Cristiana con la misión pastoral de fortalecer a todos en la fe, en la esperanza y en el amor.

Esta Iglesia está en el ámbito de nuestras posibilidades. Basta imbuirnos del espíritu del Nazareno. Entonces sería verdaderamente la Iglesia de los humanos, de Jesús, de Dios, la comprobación de que la utopía de Jesús del Reino es verdadera. Sería un espacio de realización del Reino de los liberados al cual estamos convocados todos.

Leonardo Boff

+++++++

(Los dos artículos de Boff)

[Noten que van dos artículos,
uno de ellos más amplio que el semanal habitual.
Em português, em baixo, a coluna semanal habitual].

¿Qué tipo de Iglesia tiene salvación?

2012-09-28

El centro de la predicación de Jesús no fue la Iglesia sino el Reino de Dios: una utopía de revolución/reconciliación total de toda la  creación. Es tan cierto esto que los evangelios, a excepción del de san  Mateo, nunca hablan de Iglesia sino siempre de Reino. Con el rechazo a  la persona y al mensaje de Jesús, el Reino no vino y en su lugar surgió  la Iglesia como comunidad de los que dan testimonio de la resurrección  de Jesús y guardan su legado intentando vivirlo en la historia.

Desde su inicio se estableció una bifurcación: el grueso de los fieles  asumió el cristianismo como camino espiritual, en diálogo con la cultura ambiente. Y otro grupo, mucho menor, aceptó asumir, bajo control del  Emperador, la conducción moral del Imperio romano en franca decadencia.  Copió las estructuras jurídico-políticas imperiales para la organización de la comunidad de fe. Ese grupo, la jerarquía, se estructuró alrededor de la categoría «poder sagrado» (sacra potestas). Fue un camino  de altísimo riesgo, porque si hay una cosa que Cristo siempre rechazó  fue el poder. Para él, el poder en sus tres expresiones, como aparece en las tentaciones en el desierto –el profético, el religioso y el  político–, cuando no es servicio sino dominación pertenece a la esfera  de lo diabólico. Sin embargo este fue el camino recorrido por la  Iglesia-institución jerárquica bajo la forma de una monarquía  absolutista que rechaza hacer partícipes de ese poder a los laicos, la  gran mayoría de los fieles. Ella nos llega hasta nuestros días en un  contexto de gravísima crisis de confiabilidad.

Ocurre que cuando predomina el poder, se ahuyenta el amor.  Efectivamente, el estilo de organización de la Iglesia jerárquica es  burocrático, formal y a veces inflexible.  En ella todo se cobra, nada  se olvida y nunca se perdona. Prácticamente no hay espacio para la  misericordia y para una verdadera comprensión de los divorciados y de  los homoafectivos. La imposición del celibato a los sacerdotes, el  enraizado antifeminismo, la desconfianza de todo lo que tiene que ver  con sexualidad y placer, el culto a la personalidad del papa y su  pretensión de ser la única Iglesia verdadera y la «única guardiana  establecida por Dios de la eterna, universal e inmutable ley natural», que así, en palabras de Benedicto XVI, «asume una función directiva  sobre toda la humanidad». El entonces cardenal Ratzinger todavía en el  año 2000 repitió en el documento Dominus Jesus la doctrina  medieval de que «fuera de la Iglesia no hay salvación» y que los de  afuera «corren grave riesgo de perderse». Este tipo de Iglesia  seguramente no tiene salvación. Lentamente pierde sostenibilidad en todo el mundo.

¿Cuál sería la Iglesia digna de salvación? Aquella que humildemente  vuelve a la figura del Jesús histórico, obrero simple y profético, Hijo  encarnado, imbuido de una misión divina de anunciar que Dios está ahí  con su gracia y misericordia para todos; una Iglesia que reconoce a las  demás Iglesias como expresiones diferentes de la herencia sagrada de  Jesús; que se abre al diálogo con todas las demás religiones y caminos  espirituales viendo ahí  la acción del Espíritu que llega siempre antes  que el misionero; que está dispuesta a aprender de toda la sabiduría  acumulada de la humanidad; que renuncia a todo poder y  espectacularización de la fe para que no sea mera fachada de una  vitalidad inexistente; que se presenta como «abogada y defensora» de los oprimidos de cualquier clase, dispuesta a sufrir persecuciones y  martirios a semejanza de su fundador; que en ella el papa tuviese el  valor de renunciar a la pretensión de poder jurídico sobre todos y fuese señal de referencia y de unidad de la Propuesta Cristiana con la misión pastoral de fortalecer a todos en la fe, en la esperanza y en el amor.

Esta Iglesia está en el ámbito de nuestras posibilidades. Basta  imbuirnos del espíritu del Nazareno. Entonces sería verdaderamente la  Iglesia de los humanos, de Jesús, de Dios, la comprobación de que la  utopía de Jesús del Reino es verdadera. Sería un espacio de realización  del Reino de los liberados al cual estamos convocados todos.


¿Qué tipo de Iglesia en crisis y degeneración?

La Iglesia católica jerárquica está inmersa en una grave crisis de autoridad, de credibilidad yde liderazgo, debido a varios escándalos financieros, pero de manera criminal por causa de lospedófilos: curas, obispos y un cardenal.

Crisis de autoridad, de credibilidad y de liderazgo de la Iglesia institucional

Tales hechos han socavado la autoridad eclesiástica que se ha visto profundamente golpeada por los distintos intentos de negar, disimular y, finalmente, ocultar actos criminales referentes a la pedofilia de los curas, hasta el punto de que un tribunal de justicia de Oregón (Estados Unidos), a pesar de la inmunidad jurídica del Estado Vaticano, pretendía llevar a los tribunales a autoridades eclesiásticas romanas, eventualmente hasta al entonces cardenal Joseph Ratzinger, por negarse a aplicar sanciones contra el padre Lawrence Murphy que entre 1950-1975 había abusado sexualmente de doscientos jóvenes sordos. Y particularmente por su carta de 2001 enviada a los obispos, impidiéndoles, bajo duras penas canónicas, denunciar a los pedófilos a la justicia civil. Esta actitud fue considerada como complicidad en el crimen e intento de encubrimiento, lo que configura un delito.

Tales actitudes antiéticas han erosionado la credibilidad de la institución. ¿Cómo puede pretender ser «especialista en derechos humanos» y «madre y maestra de la verdad y de la moral» si, por obras y omisiones, niega abiertamente lo que predica?

La crisis es también de liderazgo pues Benedicto XVI ha cometido varios errores de gobierno referentes a los evangélicos, a los musulmanes, a los judíos, a las mujeres, y al espíritu del Vaticano II al hacer concesiones a los seguidores del obispo cismático Lefebvre como la reintroducción de la misa en latín y la oración por la conversión de los judíos infieles y, en general, por causa de su enfrentamiento obsesivo contra la modernidad, vista negativamente como decadencia y fuente de todo tipo de errores, especialmente, del relativismo. Éste es obstinadamente condenado pero, curiosamente, a partir de la misma perspectiva, sólo que a la inversa: la de un riguroso absolutismo. No es una estrategia inteligente combatir un error con otro error, sólo que a partir del polo opuesto.

Las consecuencias se están mostrando desastrosas. Veamos por ejemplo a la Iglesia católica alemana, considerada como muy sólida: solamente en 2010 se desvincularon de la institución 250 mil fieles, el doble que en 2009 (Hans Küng ¿Tiene salvación la Iglesia?,2012, 20). Esta emigración interna se está dando en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos e Irlanda, donde el caso de los pedófilos ha alcanzado niveles epidémicos. En Brasil, entre otros motivos, la desmoralización de la institución vaticana ha ayudado a que las cifras de católicos hayan disminuido drásticamente. El censo del IBGE muestra que entre 2000 y 2010 la parcela católica cayó del 73,6% al 64,6%. En la diócesis de Río, dirigida durante 30 años por un arzobispo autoritario y a veces despótico como don Eugênio Salles, el número de católicos llegó al número históricamente más bajo de todos, sólo un 45,8%.

Esta crisis de la institución jerárquica católica ha puesto a la luz la estructura de poder y la forma como se organiza la dirección de la comunidad de los fieles. Se caracteriza por ser una monarquía absoluta, teniendo el papa, su Jefe, «poder ordinario, supremo, pleno, inmediato y universal» (canon 313), aumentado todavía con el atributo de la infalibilidad en asuntos de fe y de moral. En manos de la jerarquía se concentra el monopolio del poder y de la verdad, con señales claras de patriarcalismo, tradicionalismo, clericalismo, animosidad hacia el sexo y las mujeres. Se ha gestado lo que Hans Küng denomina «el sistema romano» cuyo eje articulador es la figura del papa con «plenitud de poder» (plenitudo potestatis) jurídico, único y exclusivo sobre toda la comunidad y sobre cada uno de los fieles.

El aumento del espíritu crítico, el acceso más fácil a los documentos históricos, la resistencia de los católicos más lúcidos a aceptar las razones altamente ideologizadas de la institución en su afán por autolegitimarse, invocando su origen divino y reclamando la voluntad de su fundador Jesús, han hecho que muchas personas se hayan alejado de este tipo de Iglesia o se hayan quedado totalmente indiferentes a ella. El mantenimiento de los fieles en la ignorancia y la estrategia de infundir miedo, como mostró el notable historiador Jean Delumeau (El miedo en Occidente, 1987), que fueron factores decisivos para la conversión de pueblos enteros en el pasado, hoy son inaceptables y sencillamente condenables.

Concretamente la comunidad cristiana está divida en dos cuerpos: el cuerpo clerical (del papa al diácono) que detenta de forma exclusiva el poder de mando, de la palabra, de la doctrina y de los instrumentos de salvación y el cuerpo laical, constituido por los fieles laicos, hombres y mujeres, sin ningún poder de decisión, a quienes corresponde oír, obedecer y ejecutar las determinaciones que vienen de arriba. Esto no es una caricatura, sino la descripción de lo que efectivamente ocurre y es sancionado por el derecho canónico.

A la jerarquía todo, al laico nada: testimonio de dos papas

Nada mejor que el testimonio de dos papas para explicitar esta división teológicamente problemática: Gregorio XVI (1831-1846): «Nadie puede desconocer que la Iglesia es una sociedad desigual en la cual Dios destinó a unos como gobernantes y a otros como servidores; éstos son los laicos, aquéllos son los clérigos». Pío X (1835-1914) es todavía más rígido: «Solamente el colegio de los pastores tiene el derecho y la autoridad de dirigir y gobernar; la masa no tiene ningún derecho a no ser el de dejarse gobernar, cual rebaño obediente que sigue a su pastor». Estas expresiones, que están a años luz del mensaje de Jesús, nunca han sido contradichas, y teóricamente siguen manteniendo su validez práctica.

El cuerpo laical, a su vez, también se ha organizado en movimientos y comunidades, tanto dentro del cuerpo clerical, como al margen. En ellos funciona el principio de comunión y de participación igualitaria, el poder es circular y rotativo, los servicios están distribuidos entre los miembros según sus capacidades y habilidades; todos participan, todos toman la palabra y se decide colectivamente sobre los caminos de la comunidad. El centro lo ocupa la Escritura, leída y comentada comunitariamente y aplicada a las situaciones concretas. No se opone a la Iglesia-institución jerárquica papal y hasta se alegra cuando alguien de la jerarquía participa de la vida de las comunidades. Pero hay que subrayar que sigue otra lógica, no paralela, sino diferente. Sin embargo no deja de sufrir con la división, pues la mayoría intuye que esa división no corresponde al sueño de Jesús de que “todos sean hermanos y hermanas y que nadie quiera ser llamado padre o maestro, porque uno solo es el Maestro, Cristo” (Mt 23,9-10). Esto resulta permanentemente negado.

¿Cuál de los dos tipos de Iglesia está en crisis y en franca degeneración en los días actuales? La Iglesia institución monárquico-absolutista, cuyas razones no consiguen convencer a los fieles ni se sostienen delante del sentido común ni ante el sentido del derecho y de la justicia que se han impuesto en la reflexión de los últimos siglos, no sin influencia del cristianismo. Este tipo de Iglesia no es ni progresista ni tradicionalista; es simplemente medieval, tributaria del iluminismo de los reyes absolutos por la gracia de Dios.

Las cosas no caen ya preparadas del cielo, ni salen de la manga de la túnica de Jesús. Se han ido constituyendo históricamente en un proceso lento pero persistente de acumulación de poder, hasta alcanzar el grado absoluto, igualado al poder de Dios (el Papa como representante de Dios). Aquí se cumple bien la perspicaz observación de Hobbes: «el poder no puede garantizarse si no es buscando más y más poder» hasta llegar a su forma suprema y divina. Esto fue lo que ha ocurrido con el poder de los papas romanos y la jerarquía católica. Esta forma concentradísima de poder ya constituyó el nudo de la crisis en el pasado y en la actualidad lo hace de forma más grave todavía.

En el próximo artículo estudiaremos con cierto detalle cómo se ha llegado a la actual monarquía absolutista y centralizadora de la Iglesia-institución.


¿Que tipo de Igreja tem salvação?

O centro da pregação de Jesus não foi a Igreja, mas o Reino de Deus: uma utopia de total revolução/reconciliação de toda a criação. Tanto é verdade que os evangelhos, à exceção de São Mateus, nunca falam de Igreja mas sempre de Reino. Com  a rejeição da mensagem e da pessoa de Jesus, o Reino não veio e em seu lugar surgiu a Igreja como comunidade dos que testemunham a ressurreição de Jesus e  guardam seu legado tentando vive-lo na história.

Desde o início se estabeleceu uma bifurcação: o grosso dos fiéis assumiu o cristianismo como caminho espiritual, em diálogo com a cultura-ambiente. E outro grupo, bem menor, aceitou assumir, sob o controle do Imperador, a condução moral do império romano em franca decadência. Copiou as estruturasjurídico-políticas imperiais para a organização da comunidade de fé. Esse grupo, a hierarquia, se estruturou ao redor da categoria “poder sagrado” (sacra potestas). Foi um caminho de altíssimo risco, porque se há uma coisa que Cristo sempre rejeitou foi o poder. Para ele, o poder em suas três expressões como aparece nas tentações no deserto —o profético, o religioso e o político— quando não é serviço, mas dominação,   pertence à esfera do diabólico. Mas foi o caminho trilhado pela Igreja-instituição hierárquica sob a forma de uma monarquia absolutista que recusa a participação desse poder aos leigos, a grande maioria dos fiéis. Ela  nos chega até os dias de hoje num contexto de gravíssima crise de confiabilidade.
Ocorre que quando predomina o poder, se afungenta o amor. Efetivamente, o estilo de organização da Igreja hierárquica é burocrático, formal e não raro inflexível. Nela tudo se cobra, nada se esquece e nunca se perdoa. Praticamente não há espaço para a misericórdia e para uma verdadeira compreensão dos divorciados e  dos homoafetivos. A imposição do celibato aos padres, o enraizado antifeminismo, a desconfiança sobre tudo que tem a ver com sexualidade e prazer, o culto à personalidade do Papa e sua pretensão de ser a única Igreja verdadeira e a “única guardiã estabelecida por Deus da eterna, universal e imutável lei natural” e assim, nas palavras de Bento XVI “assume uma função diretiva sobre toda a humanidade”. O então Cardeal Ratzinger ainda em 2000 repetiu no documento Dominus Jesus a doutrina medieval de que “fora da Igreja não há salvação” e os de fora “correm grave risco de perdição”.
Este tipo de Igreja, seguramente, não tem salvação. Lentamente perde sustentabilidade em todo o mundo. Qual seria a Igreja, digna de salvação? Éaquela que humildemente volta à figura do Jesus histórico, operário simples e profético, Filho encarnado, imbuído de uma missão divina de anunciar que Deus está ai com sua graça e misericórdia para todos; uma Igreja que reconhece as demais igrejas como expressões diferentes da herança sagrada de Jesus; que se abre ao diálogo com todas as demais religiões e caminhos espirituais vendo aí a ação do Espírito que chega sempre antes do missionário; que está disposta a aprender de toda sabedoria acumulada da humanidade; que renuncia a todo o poder e espetacularização da fé para que não seja mera fachada de uma vitalidade inexistente; que se apresenta como “advogada e defensora” dos oprimidos de qualquer espécie, disposta a sofrer perseguições e martírios à semelhança de seu fundador; que o Papa tivesse a coragem de renunciar à pretensão de poder jurídico sobre todos e fosse sinal de referência e de unidade da Proposta Cristã com a missão pastoral de fortalecer a todos na fé, na esperança e no amor.
Esta Igreja está no âmbito de nossas possibilidades. Basta imbuirmo-nos do espírito do Nazareno. Então seria, verdadeiramente, a Igreja dos humanos, de Jesus, de Deus, uma comprovação de que a utopia de Jesus,  do Reino, é verdadeira. Ela seria um espaço de realização  do Reino dos libertos ao qual todos são convocados.