ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. NO MÁS NEOLIBERALISMO, POR PIEDAD; LUZ, VOZ EN REBELDÍA; PEMEX, S. A. DE C. V. ; DOS CARBONES AL ROJO


MIE 10-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: NO MÁS NEOLIBERALISMO, POR PIEDAD

  • · ¡Ya sufrimos 30 años de salvajismo económico!
  • · Y ¡detenga la matazón, don Enrique, por vida suya!

Los mexicanos ya han padecido pacientemente, con la cerviz en el suelo, tres décadas – ¡30 años! – de salvajismo económico sólo creador de pobreza y de un puñado de muy ricos, y de políticas fallidas en todos los asuntos de su vida. Hoy, el país está sembrado de cadáveres con el pretexto de acabar con unas bandas criminales que están más fuertes que al principio, a pesar de que el señor Calderón se ufane de haber aniquilado a un “Lazca cuyo cadáver no aparece por ninguna morgue o cementerio.

Primero fue con aquella fallida “renovación moral” de Miguel de la Madrid, que comenzó con el desmantelamiento del Estado bajo el pretexto de hacer productivas y competitivas las empresas paraestatales; luego con la fallida apertura y globalización de la economía nacional de Carlos Salinas; después, con el gobierno de la sinrazón de Ernesto Zedillo, para rematar con 12 años de desgobiernos: el inútil del irresponsable y boquiflojo Vicente Fox, y ahora el de las mentiras – como esa de que los marinos mataron al tal “Lazca”, pero se fugó ya enfríado – del cínico de Felipe Calderón.

Para no irnos muy atrás en el pasado, el señor de Michoacán está terminando su periodo de seis años, eternos años, con una economía que apenas da para que los dueños del gran capital lo hagan más grande, pero cuyo manto no da para cubrir a los… qué le gusta… 50 millones de personas económicamente activas, y ya no hablemos de los 50 millones que ya no la hicieron ni la harán, como si fueran ciudadanos olvidados de Somalia, en donde el mejor destino de un recién nacido es la muerte prematura.

De engaño en engaño se pasó el señor Calderón desde que se puso la banda tricolor en el pecho, entrando al Congreso por la puerta trasera. Prometió mucho y ni siquiera les cumplió plenamente a quienes financiaron su campaña electoral, menos a una población dividida a la mitad. Fue presidente “aiga sido como aiga sido”, pero no fue el presidente del empleo, como se presentó, y está dejando una estela de muerte que clama venganza al cielo, aunque él dice que los muertos los están poniendo los ex militares de élite de la fatídica formación paramilitar de los Zetas.

Sangre, muerte, dolor, lágrimas, son los grandes frutos de un gobierno que erró el camino y alimentó una economía de puras promesas y puras vergüenzas. Diabólica herencia que el señor Calderón le deja a su sucesor, el ahora presidente electo Enrique Peña Nieto.

Calderón fue, sin embargo, otro eslabón de la dinastía de los gobiernos neoliberales apoderados de La Silla desde que José López Portillo se autodenominó “el último presidente de la revolución”. 30 años de involución en todos los terrenos, porque ni siquiera los empresarios mexicanos de las medianas y pequeñas industrias gozaron de los enormes beneficios que engordaron las cuentas bancarias de los tiburones, sobre todo de los corporativos telefónicos, panaderos, cementeros o de los monopolios de los medios masivos de comunicación, y ya no digamos de las empresas de capitales extranjeros, entre ellas los grandes usureros bancarios, que generaron enormes ganancias depositadas en sus matrices allende el Atlántico.

Al señor Calderón le falló hasta la – ¿podrá llamársele estrategia? – tarea de apuntalar el modelo neoliberal. Ya ni hablar del abandono del sector agropecuario y de la industria nacional. Sólo provocó el malestar general, no sólo entre las legiones de trabajadores que tienen trabajo pero en condiciones excesivamente precarias, ni entre los millones de subocupados en la economía subterránea, ni entre las legiones de desempleados. El malestar se anidó también entre las clases medias de medianos y pequeños industriales y comerciantes.

Enrique Peña Nieto, quien por cierto pisó ayer la ciudad de Berlín en su gira de una semana por Europa, no puede más que comenzar a pintar su raya ante los gobiernos que le precedieron, tanto los de su partido, aquel viejo PRI que olvidó su origen de clase y empezó a aplicar políticas antirrevolucionarias, que le prepararon el camino a los dos gobiernos albicelestes, que ni siquiera intentaron aplicar los principios de los padres fundadores del PAN, que pregonaban el solidarismo y la búsqueda del bien común.

Los mexicanos son muy resistentes a las adversidades, pero cualquiera se cansa de mal comer, mal vestirse, mal curarse, mal vivir. La economía nacional ya no aguanta otro sexenio con remedios neoliberales caducos, que ya ni los chicos de Chicago, o los yupies de Manchester, o los apatridas del Fondo Monetario Internacional tienen cara de recomendarles a los gobiernos del mundo. Bueno, que ya ni el gobierno derechista de la república de Chile aplica. Y eso que la política salvajemente capitalista del dictador Augusto Pinochet embelesó a empresarios y gobiernos mexicanos.

Peña Nieto tiene que pintar su raya entre su proclamado nuevo PRI y el fallido neoliberalismo practicado con resultados devastadores por los gobiernos de los últimos cinco sexenios prianistas, de aquel corrupto PRI del “último presidente de la revolución” a los devastadores del panismo. Los mexicanos, señor Peña Nieto, ya no quieren más de lo mismo, porque en su inmensa mayoría -¿le gusta unas tres cuartas partes de la población? – se debate de incertidumbre a incertidumbre, de desesperanza a desesperanza. Y no hay derecho. Y de ribete a la precariedad, échele el titipuchal de muertos colaterales de una guerra sin sentido que sólo es avalada por el señor Calderón y sus paniaguados y el halconaje del imperio. Y la ansiedad en la que se vive –digo, se subsiste – en ciudades y pueblos en los que nadie sabe cuándo va a tronar la siguiente balacera.

Los mexicanos – incluyendo los empresarios medianos y pequeños – han pagado muy caro el asalto a Los Pinos de seis presidentes cuyo objetivo fue instaurar en México un capitalismo salvaje con piel de oveja, “enamorando” al electorado con falsas promesas.

Señor Peña Nieto. Este escribidor lo que menos quiere es que usted sea el sexto presidente de esta nefasta dinastía de neoliberales que no quedó bien ni con dios ni con el diablo.

El neoliberalismo de aquella nefasta señora Thatcher, de los reaganomics de Ronald, de los Bush, de los Chicago Boys, fue un auténtico fracaso en Inglaterra, en la Europa de los fascistas de todos los gorros, en el mismo corazón del imperio. Todas aquellas economías neoliberales están ahora en bancarrota.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++

MAR 09-10-12 FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: LUZ, VOZ EN REBELDÍA

  • · La mujer que cuestionó a la Santa Sede
  • · Longoria Gama, su papel en el Concilio

El colega Antonio Bertrán retrató, en magistral entrevista en el diario Reforma del domingo 7 de octubre, la señorial presencia de Luz Longoria Gama (88), quien al lado de su esposo, el ingeniero José Álvarez Icaza Manero, fue la voz libertaria de las familias y las mujeres en el Concilio Vaticano II, y que la semana pasada fue invitada, no por la Curia Romana sino por la organización Cordinamento Teologhe Italiane, a celebrar en la otrora llamada Santa Roma el cincuentenario de la inauguración de aquella magna reunión de obispos, olvidada ahora por la estructura clerical católica.

Bertrán retrata, con una prosa periodística digna del periodismo de a deveras, que trasciende los 140 caracteres de ese “periodismo” de copia y pega del Tuíter o del Feisbuc, la presencia femenina de Luz, que no siendo teóloga, habla con toda la autoridad que le da la experiencia, la vida, ante teólogos y teólogas que la escuchan con atención porque es voz de quienes no tienen voz: las familias y las mujeres fieles y no fieles a la iglesia católica y miembros de la sociedad “secularizada.”

La entrevista la publicó Reforma justo horas después de que Luz Longoria Gama, viuda del gran Pepe, participara en el congreso internacional Las teólogas releen el Vaticano II para celebrar el cincuentenario del inicio del concilio Vaticano II (11 de octubre de 1962) sino para recordarle a los altos dignatarios del colegio cardenalicio, y a los obispos, que se han olvidado de aquel aggiornamento inspirado por Juan XXIII, que pudo haber salvado la estructura clerical del derrumbe, ante una sociedad cada vez más atea, porque no encuentra respuesta a sus profundas interrogantes terrenales y espirituales en la boca de los clérigos.

Luz fue invitada por la organización del congreso internacional conmemorativo para hablar en representación de las católicas mexicanas y latinoamericanas, que vaya que lo es porque ha sido la única mujer del subcontinente, que sigue mereciendo el nombre de Continente de la Esperanza, que alzó su voz en aquel Concilio convocado por Juan XXII. La voz de Luz resonó en el romano Pontificio Ateneo de San Anselmo, donde sesionaron los teólogos y las teólogas, la semana pasada, entre el 4 y 6 de octubre.

Registra el entrevistador que Luz le confió que, más que ofrecer una ponencia, lo que haría sería (y así lo hizo) presentar los resultados de un sondeo entre religiosas y laicas mexicanas de diversos estratos sociales, en el que se preguntaba: ¿cómo has visto el caminar de la Iglesia en estos 50 años; cuáles han sido sus avances y retrocesos? Luz les habló a los teólogos y teólogas particularmente de asuntos escandalizantes al interior de la estructura clerical: el celibato de los sacerdotes, el sacerdocio femenino y el aborto, entre otros asuntos que abordaron los obispos en aquel Concilio que conmocionó al mundo, porque prometía cambios radicales en la relación de una de las grandes religiones del mundo precisamente con el mundo mundano.

Luz le dijo a Bertrán: “Muchas han dicho que hay que insistir en quitar el celibato sacerdotal para evitar afectos torcidos y desviaciones sexuales. Y abrir el sacerdocio a las mujeres. Si una religiosa es teológicamente preparada y virtuosa, por qué no puede ser sacerdote. Así se resolvería la falta de vocaciones”.

“No estoy de acuerdo con el aborto, confió Luz, pero si no se pueden tener más hijos es mejor evitar la concepción, y así queríamos expresarlo entonces”, en aquellas prolongadas sesiones del Concilio ahora recordado por los movimientos católicos que impulsan que Roma retome aquel camino de diálogo y apertura, promovido por juan XXII y avalado por Paulo VI, sucesor de Juan El Bueno.

Ex auditora laica en el Concilio, con la misma voz rotunda que usó hace medio siglo, Luz le dijo al reportero una advertencia para los clérigos que ya no recuerdan los principios de cambio acordados por los obispos en el Vaticano II: que estudien aquellos documentos y, sobre todo, que “aterricen” los discursos “muy teóricos y muy grandes” que ella escuchó aquellos padres conciliares hace 50 años para redimir a la iglesia y ponerla del lado de los pobres.

A sus 88 años, Luz Longoria Gama sigue siendo una voz que clama en el desierto de la iglesia que ella ama, a pesar de las traiciones de los clérigos con los ciudadanos de un mundo en el que reinan la desigualdad, la exclusión, la injusticia de quienes lo tienen todo sobre quienes no disponen más que de su fuerza de trabajo. Hace 50 años, ante el “sacro” Colegio Cardenalicio, en sesión solemne en el Vaticano, Luz les advirtió a los clérigos que “Los hijos no son fruto de la concupiscencia sino del amor… Con mucho respeto les digo que cuando sus madres los concibieron lo hicieron por amor, no por concupiscencia”.

Longoria suelta una verdad. Medio siglo después del Concilio, que en palabras de Juan XXIII era un abrir la ventana para que entrara aire fresco en la Iglesia, el machismo y misoginia de la jerarquía católica no han cambiado. “La participación de la mujer es una cuestión que ha fallado mucho… Dentro de la Iglesia la mujer está peor que afuera”.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++

LUN 08-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: PEMEX, S. A. DE C. V.

  • · Hacia la apertura de la empresa al capital privado
  • · El privado no será ninguna garantía de eficiencia

El presidente electo, Enrique Peña Nieto, está embelesado con Petrobras (Petróleo Brasileño, S. A.), una de las petroleras más exitosas del mundo, en la cual el gobierno federal, de corte “izquierdista”, tiene primacía por ser dueño del 50 por ciento más una acción del capital con derecho a voto.

En Petrobras, el Gobierno Federal brasileño, en su condición de accionista mayoritario, tiene el derecho de designar a la mayoría de los miembros del Directorio. Los accionistas minoritarios tienen derecho a elegir por lo menos un miembro, siempre y cuando los derechos de voto múltiples no les den más de uno. Los accionistas preferidos pueden elegir un miembro del Directorio si, en conjunto, representan un mínimo del 10% de la participación de los accionistas, sin contar al accionista mayoritario.

Petróleo Brasileiro S.A. es una sociedad de economía mixta, bajo control del Gobierno Nacional y sus actividades se rigen por la libre competencia con otras empresas, de acuerdo con las condiciones del mercado. Directamente o por medio de sus subsidiarias, asociada o no con terceros, ejerce en el país o fuera del territorio nacional, cualquiera de sus actividades integrantes de su objeto social. Puede constituir subsidiarias, así como también asociarse, mayoritariamente y/o minoritariamente, con otras empresas.

Petrobras y sus subsidiarias pueden adquirir acciones o cuotas de otras sociedades; participar en sociedades de fin específico, así como también asociarse con empresas brasileñas y extranjeras, y formar con ellas consorcios, en la condición o no de empresa líder, teniendo por finalidad expandir actividades, reunir tecnologías y ampliar inversiones aplicadas a las actividades vinculadas a su objeto.

Ese es el modelo que entusiasma a Peña Nieto, quien, como lo aseguró el domingo en Colima el presidente nacional del PRI, Pedro Joaquín Coldwell, tiene preparada ya una iniciativa de reformas a la Constitución para permitir las inversiones privadas en la exploración y explotación de petróleo, en virtud, según dijo el líder priísta, de que Petróleos Mexicanos (Pemex) no tiene la experiencia ni los recursos para explorar yacimientos en aguas profundas, por lo que es pertinente que empresas extranjeras inviertan para explotar los recursos energéticos.

Peña Nieto se ha comprometido con una reforma energética: “No se trata de suspender el carácter nacional de nuestra industria petrolera o eléctrica, sino de apoyarlas con el concurso de otros modelos de negocio, para colocar nuestra riqueza petrolera al servicio del país”, aclaró Joaquín Coldwell.

El argumento para incrementar la participación privada en la petrolera – que está ya privatizada en todas sus divisiones – es que, entre otras cuestiones, se requieren nuevas refinerías con mayor productividad, para evitar la dependencia de la importación de gasolinas y para incorporar a la economía reservas de recursos no convencionales, como el gas, que se encuentra en depósitos en el norte del país y en la costa del Golfo de México, y que no son explotadas.

Otro argumento para la reforma energética de Peña Nieto es que, con mayor apertura al capital privado nacional y extranjero, Pemex podría concentrar sus esfuerzos en desarrollar los proyectos en donde es competitiva a escala mundial, como la perforación en aguas someras y en franjas terrestres, y conceder a petroleras privadas la actividad de explotación de hidrocarburos en aguas profundas, para lo cual Pemex no tiene experiencia.

El nuevo gobierno busca que la actual empresa paraestatal pueda asociarse con compañías que han demostrado su experiencia en este tipo de proyectos a escala mundial, y que han desarrollado tecnologías que permiten optimizar los resultados de estos proyectos. “Con esto se buscaría que Pemex maximice sus resultados, como es el mandato popular”, de acuerdo con el líder priísta.

La lenta privatización de Pemex se inició más o menos a principios de los años 90. El escribidor dio la primicia, en el diario especializado El Financiero, de la partición de Pemex en cuatro grandes corporaciones. Poco después de aquella nota principal, se expidió la nueva Ley Orgánica de Petróleos Mexicanos y Organismos Subsidiarios, mediante la cual Petróleos Mexicanos comenzó a operar por conducto de un corporativo y cuatro organismos subsidiarios: Pemex Exploración y Producción; Pemex Refinación; Pemex Gas y Petroquímica Básica y Pemex Petroquímica, que permitieron la operación de capital particular en sus activos.

Actualmente es común ver capital privado en las empresas del corporativo de Pemex: OIC en Pemex Exploración y Producción, OIC en Pemex Refinación, OIC en Pemex Gas y Petroquímica Básica, OIC en Pemex Petroquímica, OIC en PMI Comercio Internacional, OIC en III Servicios y OIC en Compañía Mexicana de Exploraciones, todas bajo. Todas con carácter de sociedades anónimas. La mayoría con capital privado.

Así que nadie tiene por qué rasgarse las vestiduras ante la tirada de Peña Nieto de imitar a Petrobras, empresa que es manejada por un gobierno de corte progresista como el de Partido de los Trabajadores, inaugurado por el expresidente Luiz Lula da Silva y heredado a la actual presidenta, Dilma Rousseff.

Petróleos Mexicanos lleva ya un largo camino hacia la privatización y sería ganancia para los autodenominados izquierdistas que en la nueva Pemex, el gobierno federal conservara el 50 por ciento más una acción del capital con derecho a voto.

Esta es la tendencia mundial. La mayoría de los gobiernos de izquierda han tenido que sucumbir al neocapitalismo, que surge de los estertores del capitalismo clásico.

Claro que es un sofisma asegurar que es necesario privatizar para hacer más productiva y competitiva a la empresa petrolera. La privatización no es garantía de productividad y competitividad. Tenemos el ejemplo de Teléfonos de México. Podríamos decir que era más productiva y competitiva cuando estaba en manos del Estado. Ahora, en manos de Carlos Slim es una empresa muy ineficiente y sus usuarios pueden corroborarlo.

El problema de una empresa no es la propiedad. Puede ser del gobierno o de particulares. Lo que la hace productiva y competitiva es la eficiencia en el manejo de su administración.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

+++++

DOM 07-10-12

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: DOS CARBONES AL ROJO

  • · PRI y PRD: Autonomía sindical, intocable
  • · ¿Trasparencia y rendición de cuentas?

Tan trascendente como las reformas a la Ley Federal del Trabajo es el dictamen senatorial de las reformas a la Ley General de Contabilidad Gubernamental – que podría acabar con la corrupción en el gobierno -, ambas presentadas como iniciativas preferentes por el presidente Felipe Calderón.

La primera ha provocado la ira de los trabajadores, sobre todo de los sindicatos de la perredista Unión Nacional de Trabajadores (UNT), y el soterrado malestar de las bases sindicales oficialistas. La segunda, la de la trasparencia en el manejo del erario, ha transitado en el más absoluto sigilo del Senado a San Lázaro pero, si no estuviéramos en México, atacaría la corrupción que se enseñorea en las oficialías mayores del aparato burocrático federal y de los estados de la federación.

En la Cámara de Senadores, las posiciones parecieran ser irreductibles, ante la inminente discusión del dictamen laboral enviado para su revisión por la Cámara de Diputados y que está ya en manos de la Comisión del Trabajo de esa cámara.

De dientes para afuera, las fracciones parlamentarias del Senado dicen que están dispuestas a aprobarlo, pero difieren en asuntos muy sensibles como la autonomía sindical. Y además tienen que enfrentar la insatisfacción de las cúpulas empresariales, las cuales piden enmiendas al tema de las contrataciones y de la tercerización empresarial. Los diputados les concedieron mucho, en detrimento de los trabajadores, pero los dueños del dinero son insaciables; quieren todo.

Los senadores del Revolucionario Institucional – entre los que destacan los líderes de los más poderosos gremios sindicales como Carlos Romero Deschamps, de los petroleros; Joel Ayala Almeida, de los burócratas; el de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Armando Neyra, y el de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC), Isaías González -, tienen definida su postura: la transparencia sindical no se toca porque ésta ya existe, dicen. (Los petroleros, por ejemplo, acaban, la semana pasada, de “votar” unánimemente por la reelección de Romero Deschamps). A este grupo se agrega la senadora Mónica Tzasna Arriola Gordillo, del Partido Nueva Alianza, franquicia del ultrapoderoso sindicato de maestros que dirige su madre, la profesora Elba Esther Gordillo.

El senador del PRI y dirigente sindical de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) en el Estado de México, Armando Neyra, expuso que en varias legislaciones se ha discutido una reforma laboral. Existen, dijo, distintas visiones y propuestas de los grupos parlamentarios y con ello un buen número de foros con académicos, miembros del sector empresarial y obrero y no se ha llegado a una coincidencia.

El PAN, por su parte, en voz del senador Javier Lozano, insiste en que las cuotas sindicales de los trabajadores sean voluntarias y el PRD se opone a que el Estado intervenga en la vida interna gremial.

El pleno senatorial logró el acuerdo para la definición del calendario de actividades que deberá cumplir la comisión. La revisora del dictamen anunció la organización, en los próximos días, de encuentros con representantes de los sectores empresarial, académico, sindical y gubernamental, para escuchar sus posiciones.

Pero los 30 días de que dispone el Senado para ratificar el dictamen de los diputados siguen trascurriendo y la reforma iniciada por el señor Calderón, con el apoyo del presidente electo, Enrique Peña Nieto, corre el riesgo de sufrir modificaciones, tanto en lo que toca al tópico de las contrataciones como en el del famoso outsoursing, y regrese a Cámara de Diputados para quedarse en los archivos de San Lázaro, pues las iniciativas preferentes no están reglamentadas para seguir adelante luego de cumplidos los plazos.

Los diputados tienen también otro carbón encendido en sus manos: las reformas a la Ley General de Contabilidad Gubernamental, que supuestamente fortalecerían la función de fiscalización de la Cámara de Diputados; obligarían a fiscalizar las fianzas públicas inclusive del sexenio de Calderón, y modernizarían la relación entre poderes.

El diputado Beltrones Rivera, líder de la mayoría, está seguro de que estas reformas serán aprobadas en San Lázaro. Pero observadores y analistas están seguros, por su lado, de que con ley o sin ella, la trasparencia y la rendición de cuentas no se le dan al mexicano. Y menos a los políticos. Y menos a Calderón, que fue quien inició las reformas.

Ojalá que Manlio Fabio tuviera la razón, cuando afirma que la discusión y eventual aprobación de las reformas y adiciones a la Ley General de Contabilidad Gubernamental permitirán avanzar en la construcción de la democracia fiscalizada que demandan los mexicanos, como lo dijo textualmente.

La reforma que presentó, por la vía de la iniciativa preferente, el Ejecutivo Federal, aprobada en días pasados por la Cámara de Senadores, contribuirá a la armonización de las finanzas públicas, el acceso ciudadano a la información financiera y la sanción de las prácticas de corrupción, y además fortalecerá la función de fiscalización de la Auditoría Superior de la Federación y de las instancias de transparencia, así como de la Cámara de Diputados, Manlio Fabio dicet. Tan seguro está, cuando en infinidad de periodos legislativos los diputados han comprobado graves irregularidades, manejos turbios de la cuenta pública y el Ejecutivo se hace como que la virgen le hablara…

Pero mejor veremos y diremos.

analisisafondo@cablevision.net.mx


Francisco Gómez Maza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: