ANÁLISIS A FONDO, 18-X-012. J. Francisco Gómez Maza


Análisis a Fondo

Análisis a Fondo


Molinos de viento: LA INFORMACIÓN ESCONDIDA Posted: 17 Oct 2012 10:09 PM PDT

Roberto Rodríguez Baños
(AMI) La crisis del Grupo Prisa amenaza la existencia del diario El País. Obama pone a Romney en su lugar. Peña en fiebre de ofertas sexenales. La corrupción del llamado gabinete de seguridad parece sólo comparable a la vileza de sus procedimientos, otra vez exhibidos en Michoacán donde Ulises Cruz reencarna en Fausto Vallejo.
Los medios difunden como si fuera una información fuera de serie que, oficialmente a partir de ahora, La Habana permite el tránsito internacional de sus ciudadanos en las mismas condiciones que el resto del mundo. Casi nadie, en cambio, presta atención al fallo judicial contra un desestabilizador extranjero en Caubas que, irresponsablemente, gastó en alcohol el dinero que debía entregar a sus colaboradores locales y acabó por ocasionar la muerte de dos de ellos.
Iroel Sánchez publica en http://lapupilainsomne.wordpress.com/2012/10/15/sentenciado-carromero-el-pais-se-condena-solo/ un breve texto a propósito de la condena de Ángel Carromero Barrios, el alcohólico efebo de Azanar y Aguirre, madurito pero efebo, condenado a cuatro años de cárcel por el homicidio imprudencial de Oswaldo Payá, el contrarrevolucionario que había ido a subsidiar, y otra persona. Aquí lo tiene usted tres de los cinco elocuentes párrafos:
Inmediatamente después de conocerse la sentencia, el cotidiano madrileño publicó una nota de su colaboradora en la isla Yoani Sánchez ,que dice no tener acceso a internet pero cita la nota publicada en la red por el sitio Cubadebate, al que en franca violación del libro de estilo de El País denomina “versión digital del diario del régimen, Granma“. Para colmo, El País -como si quisiera que sus lectores comprueben por sí mismos el disparate de Sánchez- enlaza la versión digital de Granma en www.granma.cubaweb.cu cinco palabras después del enlace al que es también “portal oficialista Cubadebate” en www.cubadebate.cu.
En un acto que quizá tenga que ver más con la telepatía que con el periodismo, Yoani Sánchez reconoce que no estuvo en el juicio, al que sí accedieron numerosos periodistas cubanos y extranjeros, pero a pesar de ello y supuestamente sin acceder a internet cita en su despacho declaraciones del político español en el proceso que no publicó la prensa cubana.
El diario del Grupo Prisa, por estos días envuelto en un escandaloso conflicto laboral en el que intenta reducir el treinta por ciento de su plantilla periodística, se da el lujo de pagar una colaboradora en Cuba que refrita agencias -diciendo que no lee internet- sin acceder al lugar de los hechos. ¿Qué pensarán de esto los 128 periodistas que irán a la calle, racionalizados bajo el mismo paradigma del “capitalismo sui géneris” que la señora pide para la isla desde las páginas de El País? Como si necesitaran brindar un ejemplo práctico a quienes los acusan de mala gestión, los directivos de Prisa y El País acaban de asesinar la poca credibilidad que les iba quedando.
Condena el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo a España a indemnizar con 24 mil euros, equivalentes a 400 mil pesos, al periodista vasco, Martxelo Otamendi Egiguren, cuya querella tras haber sido torturado, vejado y agredido en 2003 durante el gobierno de José María Aznar, durante una diligencia para clausurar Egunkaria, el único diario vasco escrito íntegramente en euskera, y a cuyos directivos se abrió un proceso, finalmente archivado en 2010, por supuesta pertenencia a la ETA.
Las mujeres otomíes vuelven a sus lugares de origen días y a veces horas antes de parir para hacerlo ahí y fortalecer su identidad y pertenencia étnica, dice  Alicia Vargas Ayala, directora del Centro Interdisciplinario de Desarrollo Social, Cides, en la serie Periodistas de Capital 21, el telecanal del GDF.  Alejandrina Gisselle Guzmán Salazar, hija de Joaquín Guzmán, a quien el cártel judicial llama El Chapo, es detenida por la burocracia migratoria al  tratar de entrar clandestinamente a EU, para dar a luz ahí y tener la doble nacionalidad. La clase media. rrb@red-ami.com

ESCRIBIR UNA NUEVA PÁGINA EN LA RELACIÓN MÉXICO-FRANCIA, PLANTEAN PEÑA Y HOLLANDE Posted: 17 Oct 2012 09:50 PM PDT

·        Acuerdan establecer un Consejo Franco-Mexicano de Alto Nivel que coadyuve al relanzamiento de la relación entre ambas naciones.
·        El gobierno que habré de encabezar será respetuoso de la decisión que tome la Suprema Corte de Justicia en el caso de la señora Florence Cassez, dijo Peña Nieto.
·        Pidió la cooperación del gobierno francés para encontrar un diseño propio en la creación de una Gendarmería Nacional en México.
·        Invitó al Presidente francés a visitar México en 2014, con motivo de los 50 años de la visita del General Charles De Gaulle al país, durante la Presidencia de Adolfo López Mateos.
París, Francia, 17 de octubre de 2012.- El Presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, y el mandatario de Francia, Francois Hollande, coincidieron en proponer el relanzamiento de la relación entre ambas naciones en todos los ámbitos, que permita incrementar la cooperación mutua y que redunde en mayores beneficios para ambos pueblos.
En un mensaje conjunto que Hollande y Peña ofrecieron a los medios, el Presidente electo de México dijo que en la reunión que sostuvo con el mandatario francés se plantearon diversos temas encaminados a alcanzar el objetivo de relanzar la relación bilateral.
Para ello, entre otros asuntos, acordaron el establecimiento de un Consejo Franco-Mexicano de Alto Nivel, integrado por funcionarios públicos y miembros del sector privado, que permita explorar las ventanas de oportunidad para fortalecer la plataforma económica y de hermandad entre los dos países.
“Queremos realmente hacer ambos gobiernos, una contribución importante a que la relación entre los dos países sea buena, fructífera, y logre beneficios importantes para sus pueblos, a partir de un mayor intercambio en los negocios, en el ámbito comercial, cultural y educativo”, manifestó Peña Nieto.
Informó que en el diálogo con el Presidente francés, le solicitó la cooperación de su gobierno para encontrar un diseño propio en la creación en México de una Gendarmería Nacional, como lo ha postulado entre las acciones para combatir la inseguridad pública, y que tenga como referencia a la que históricamente ha existido en Francia.
La Gendarmería Nacional permitiría incrementar la presencia territorial y la capacidad del Estado mexicano, para que en conjunto con las policías locales, tal y como opera en Francia, se lleve a cabo el combate a la delincuencia en pequeñas ciudades y comunidades medianas.
Para alcanzar este objetivo, el Presidente de Francia ha ofrecido toda la colaboración y cooperación necesaria, precisó Peña Nieto.
El Presidente electo de México dio a conocer que formuló una invitación a Francois Hollande para visitar México en 2014, con motivo de los 50 años que se cumplirán de la visita que realizó en 1964 al país el general Charles De Gaulle, cuando el Presidente de México era Adolfo López Mateos, la cual ha sido aceptada por el mandatario galo.
En el diálogo, Peña Nieto expresó a Hollande que el tema de la señora Florence Cassez, que contribuyó al empantanamiento de la relación entre ambas naciones, hoy se encuentra bajo el ámbito del Poder Judicial mexicano “y el gobierno que habré de encabezar será absoluta y estrictamente respetuoso de la decisión que, apegada a derecho, tome la Suprema Corte de Justicia de la Nación”.
Además, pidió que ese tema no sea el que marque la relación entre México y Francia, pues “son muchos los motivos que deben permitir mejores relaciones de hermandad entre ambas naciones”.
Sobre ello, Francois Hollande agradeció la franqueza con que desde el inicio del diálogo el Presidente electo de México abordó el tema de la señora Cassez.
Mencionó que los principios de independencia de la justicia evocados por Peña Nieto, son los mismos que se aplican en Francia.
Nos remitiremos a la decisión que tome la Suprema Corte de México, y esa manera de ver las cosas acerca a nuestros dos países y hace que sea posible escribir una nueva página de las relaciones franco-mexicanas, destacó el mandatario francés.
Peña Nieto y su esposa, Angélica Rivera de Peña, acudieron al Palacio del Elíseo a una comida ofrecida por el Presidente francés  y su compañera, Valerie Trierweiler. Antes, el Presidente electo  fue recibido, en una ceremonia protocolaria que se dedica a los Jefes de Estado, en la que la Guardia Republicana forma una valla para la recepción.
Peña Nieto estuvo acompañado además por el Coordinador General para la Transición Gubernamental, Luis Videgaray Caso; el Vicecoordinador de Asuntos Internacionales, Emilio Lozoya Austin; y el Coordinador de Comunicación Social del Presidente electo, David López Gutiérrez.

ANALISIS A FONDO: CONFIANZA DE QUE HABRÁ REFORMA Posted: 17 Oct 2012 08:35 PM PDT

FRANCISCO GÓMEZ MAZA
·       Que sí habrá dictamen
·       Veremos y diremos…
De ocho días disponen las comisiones unidas del trabajo y estudios legislativos para tener listas las modificaciones al dictamen de las reformas a la ley federal del trabajo, pero  se prevé que no les será nada fácil la tarea por las diferencias de opinión entre, por una parte, los senadores de la izquierda y de la derecha y, por la otra, los de la bancada priista.
El mismo líder del Partido de Acción Nacional, Ernesto Cordero, reconoció ayer que espera que la votación sea muy apretada. Hasta el momento, los partidos que se manifiestan por cambiar en el dictamen el apartado de democracia y trasparencia sindicales tienen una ligera ventaja de cuatro votos sobre el PRI y el Verde, peo habrá que esperar como se da el debate al interior de las comisiones.
Los panistas dicen impulsar que no se apruebe una reforma laboral “trunca o mocha”, e insisten en que se incorpore el capítulo de democracia sindical y de transparencia, que venía en la iniciativa preferente enviada el primero de septiembre por el presidente Calderón, pero que los diputados quitaron con el apoyo del petista Adolfo Orive Alba y el abandono del pleno de un grupo de perredistas que reciben línea de Andrés Manuel López Obrador.
Los panistas, obviamente, tratan de sacar “la mejor reforma laboral posible para México”, lo que obviamente quiere decir la mejor reforma laboral en beneficio de los empresarios con el pretexto de incrementar la productividad y la competitividad de la economía mexicana, aunque hasta el economista de primer año sabe que la economía nunca será más productiva ni más competitiva mientras el mercado exterior no repunte.
El senador priísta Ernesto Gándara, presidente de la comisión del trabajo, informó ayer, luego de concluir la primera sesión de las comisiones unidas del trabajo, que el margen para tener revisado y aprobado cuando mucho el próximo 26 de octubre. Los miembros de las comisiones confían en estar en tiempo, para hacer los cambios y mandar el dictamen para que lo aprueben los diputados.
El jefe de la fracción parlamentaria del PRI, Emilio Gamboa, ha dicho que los priístas están de acuerdo con la minuta de la Cámara de Diputados, pero también que la iniciativa preferente -en este caso- no abarca toda una reforma integral de lo laboral, y de la misma ley del trabajo. La agenda debe continuar después de que se concluya esta etapa legal- legislativa -31 de octubre-. Pero hay temas pendientes, no abordados en la reforma de marras, como el del salario, el del seguro de desempleo, la seguridad social universal, asuntos que el propio presidente electo abordó durante su campaña.
Silvano Aureoles Conejo, líder de la bancada perredista en la Cámara de Diputados, por su parte, se refirió a la eventual desaparición de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos, por lo raquítico de estos niveles. La desaparición de esa comisión es una vieja demanda del PRD. Por cierto, la bancada perredista ya presentó una iniciativa para desaparecer esa comisión.
A desfondo: El ingeniero Cuauhtemoc Cárdenas apoyó el plan de Peña Nieto de permitir la inversión privada, pero ojo.  Nadie se vaya con la finta. El hijo del expropiador de la industria petrolero, el general Lázaro Cárdenas del Rio, sólo se refiere a participación privada en la petroquímica. No a los procesos de exploración y explotación del hidrocarburo, aunque para ser honestos Pemex no tiene capacidad para extraer petróleo de aguas profundas. Por cierto, el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados destacó que las reservas de petróleo ligero podrían incrementarse entre 40 y 130 por ciento, al entrar en explotación los yacimientos encontrados en aguas profundas del Golfo de México. Del yacimiento detectado en el Cinturón Plegado Perdido, frente a las costas de Tamaulipas, puede conseguirse hasta 10 mil barriles diarios, de acuerdo con Petróleos Mexicanos (Pemex).En realidad sería rentable para Pemex explotar el petróleo encontrado en aguas profundas, dado  que los precios actuales de 103.7 dólares por barril para la mezcla mexicana de exportación, y 108.8 para el petróleo ligero, justifican los costos de exploración. Pemex podría desarrollar por su cuenta, el área Cinturón Plegado Perdido, contratar proveedores de servicios con experiencia en aguas profundas o utilizar los contratos integrales, a fin de atraer socios que pudieran coinvertir en la paraestatal. La Suprema Corte amparó al ciudadanomazahuaHugo Sánchez Ramírez, quien estaba sentenciado por secuestro. Los ministros consideraron que en el proceso penal al que estuvo sujeto fue víctima de diversas violaciones constitucionales. Sus juzgadores cometieron violaciones a la legalidad, al debido proceso, a la presunción de inocencia y a la defensa adecuada. Las violaciones, de acuerdo con los ministros, se ejemplifican con la obtención ilícita de material probatorio, como las placas fotográficas a partir de las cuales se verificó la identificación del quejoso. Los ministros le concedieron el amparo liso y llano, lo que quiere decir libertad inmediata, siempre y cuando no esté sujeto a otra causa.

Juego de ojos Goodbye, Punch Posted: 17 Oct 2012 07:18 PM PDT

Miguel Ángel Sánchez de Armas
A Carlos Ramírez, por su maestría en ciencia política.
Hago un paréntesis en mi anunciado receso académico para hablar de Punch Sulzberger, el peculiar editor y propietario del altivo New York Times que falleció hace unos días.
Su nombre completo era Arthur Ochs Sulzberger. Durante 34 años estuvo al frente del diario que su abuelo compró en 1896, y lo llevó del linotipo a la computadora y de la presencia regional a la influencia internacional.
Llama la atención que Punch desde joven parecía destinado a la gris existencia de un joven rico, no muy inteligente, apocado, heredero de la fortuna familiar y lejos de las prendas del periodista. En 1955 fue a las carreras de autos de Le Mans. Uno de los pilotos perdió el control y su bólido invadió las tribunas, con un saldo de 82 muertos. Punch, no sabemos si triste, horrorizado o al borde
de un infarto, se retiró del circuito… y no se le ocurrió hablar a su periódico para pasar la nota.
Era tímido, ensimismado y no se sentía a gusto entre las ruidosas, vanidosas y frecuentemente fatuas personalidades de los reporteros y articulistas que se saben miembros de un gran periódico. Ilustra su carácter lo que le dijo a su hermana Ruth cuando asumió la presidencia de la empresa, posición en la que nadie le daba muchas esperanzas: “He tomado mi primera decisión ejecutiva: ¡no voy a vomitar!” Durante las siguientes décadas, sin embargo, fue responsable de la modernización y expansión del rotativo. Invirtió en nuevas tecnologías, enfrentó con aplomo terribles conflictos con el sindicato, promovió secciones que en su momento parecían disparates antiperiodísticos pero que resultaron fábricas de dinero pronto imitadas.
Uno de los rasgos de su carácter era que no por ser el dueño quería que lo obedecieran… pero insistía en ser escuchado. Contrató a los profesionales más capaces y les dio toda la libertad que exige esta profesión, con los riesgos políticos y sociales del caso. Asistía regularmente a la junta editorial de primera plana pero sólo escuchaba y tomaba nota. Cuando deseaba hablar con el director editorial u otro funcionario, pedía una cita y aguardaba a ser recibido.
Pero lo que quiero resaltar de este personaje es un episodio que lo separó de la mediocridad anunciada: la publicación de un expediente ultra secreto que pasó al imaginario popular como “los papeles (documentos) del Pentágono”.
Debemos a su determinación, valentía y claridad de su responsabilidad como editor el que esos documentos hayan salido a luz pública. De alguna manera Punch Sulzberger hizo el mundo un poco más seguro cuando derrotó la soberbia pretoriana del Pentágono y la Casa Blanca.
¿Qué fueron -son- los “Documentos del Pentágono”? Se trata de un expediente de siete mil páginas en 47 volúmenes oficialmente titulado Historia del Proceso Estadounidense de Toma de Decisiones de Política sobre Vietnam: 1945 – 1967. Fue comisionado en 1967 por Robert S. McNamara, secretario de la Defensa de Kennedy, en un esfuerzo por sacar a luz y comprender los orígenes del involucramiento norteamericano en Vietnam.
McNamara era un muchacho prodigio de Harvard que había sido presidente de la Ford Corporation antes de que Kennedy lo hiciera Secretario de la Defensa.
Era especialista en control estadístico y no creía en –ni respetaba- lo impredecible. El suyo era el reino de lo cuantificable y lo medible. Así, reunió un equipo de brillantes académicos de todas las disciplinas para desentrañar las causas de un conflicto que desde sus comienzos parecía destinado a ser el Waterloo norteamericano en el sudeste asiático.
Uno de los expertos se llamaba Daniel Ellsberg. Cuando conoció la totalidad del estudio pensó de que era su deber hacer público ese testimonio de décadas de mentiras, errores, decepciones y carnicerías del gobierno de su país. momento parecían disparates antiperiodísticos pero que resultaron fábricas de
dinero pronto imitadas.
Uno de los rasgos de su carácter era que no por ser el dueño quería que lo obedecieran… pero insistía en ser escuchado. Contrató a los profesionales más capaces y les dio toda la libertad que exige esta profesión, con los riesgos políticos y sociales del caso. Asistía regularmente a la junta editorial de primera plana pero sólo escuchaba y tomaba nota. Cuando deseaba hablar con el director editorial u otro funcionario, pedía una cita y aguardaba a ser recibido.
Pero lo que quiero resaltar de este personaje es un episodio que lo separó de la mediocridad anunciada: la publicación de un expediente ultra secreto que pasó al imaginario popular como “los papeles (documentos) del Pentágono”.
Debemos a su determinación, valentía y claridad de su responsabilidad como editor el que esos documentos hayan salido a luz pública. De alguna manera Punch Sulzberger hizo el mundo un poco más seguro cuando derrotó la soberbia pretoriana del Pentágono y la Casa Blanca.
¿Qué fueron -son- los “Documentos del Pentágono”? Se trata de un expediente de siete mil páginas en 47 volúmenes oficialmente titulado Historia del Proceso Estadounidense de Toma de Decisiones de Política sobre Vietnam: 1945 – 1967. Fue comisionado en 1967 por Robert S. McNamara, secretario de la Defensa de Kennedy, en un esfuerzo por sacar a luz y comprender los orígenes del involucramiento norteamericano en Vietnam.
McNamara era un muchacho prodigio de Harvard que había sido presidente de la Ford Corporation antes de que Kennedy lo hiciera Secretario de la Defensa.
Era especialista en control estadístico y no creía en –ni respetaba- lo impredecible.
El suyo era el reino de lo cuantificable y lo medible. Así, reunió un equipo de brillantes académicos de todas las disciplinas para desentrañar las causas de un conflicto que desde sus comienzos parecía destinado a ser el Waterloo norteamericano en el sudeste asiático.
Uno de los expertos se llamaba Daniel Ellsberg. Cuando conoció la totalidad del estudio pensó de que era su deber hacer público ese testimonio de décadas de mentiras, errores, decepciones y carnicerías del gobierno de su país.
A finales de marzo de 1971, entregó una copia a un periodista del New York Times a quien había conocido en Vietnam.
Así comenzó la publicación del expediente del Departamento de la Defensa.
La primera entrega apareció el domingo 13 de junio de 1971, bajo un encabezado calculado para ser lo menos provocador posible: “Archivo Vietnam: un estudio del Pentágono documenta 3 décadas de creciente compromiso de los EU”, con pase a seis planas completas de información. William Manchester la calificaría como “la más extraordinaria filtración de documentos secretos en la historia de los gobiernos”.
Aunque con el tiempo el valor estratégico de ese fichero fue puesto en duda, su filtración cimbró a la administración y ocasionó que por primera vez en la historia de Estados Unidos el gobierno pidiera a un Juez Federal una orden de embargo precautorio de información contra un diario por consideraciones de “seguridad nacional”, el martes 15 de junio de 1971.
Durante 17 días -del domingo 13 al miércoles 30 de junio de 1971- el futuro de las relaciones entre la prensa y el Estado se mantuvo en la incertidumbre. Por la tarde de esta última fecha la Suprema Corte de Justicia desestimó, en votación de 6 a 3, los alegatos del gobierno de que la publicación del expediente fuera perjudicial para la seguridad nacional del país, declaró injustificado el embargo
precautorio y autorizó al Times a reanudar la serie. Esta decisión sería pivotal para el equilibrio futuro entre la legítima necesidad del gobierno de recurrir al secreto en tiempos de guerra y la legítima necesidad de la comunidad de enterarse de las acciones de su gobierno.
Punch Sulzberger no permitió al Consejo de Administración intervenir en la decisión de publicar o no, y despidió a quien había sido su abogado durante 23 años cuando éste rehusó defender en los tribunales el derecho del diario a divulgar documentos secretos que los editores juzgaban de claro interés público.
(Al mismo tiempo, en el Washington Post los periodistas libraron una batalla campal para convencer a los abogados y a los administradores de que tenían la obligación de dar a conocer esos materiales a la ciudadanía.)
Durante aquellos 17 días de junio el diario se enfrentó al gobierno de su país en un ríspido proceso legal. Éste se empeñaba en demostrar que en tiempos de guerra la libertad de expresión es una amenaza a la seguridad nacional y por lo tanto a las libertades fundamentales, y aquéllos en que precisamente la libertad de expresión es la que fortalece a la nación, particularmente cuando se trata de una guerra no declarada.
Lo que los documentos del Pentágono no lograron inicialmente, Nixon y sus estrategas sí: los medios nacionales se agruparon como uno en defensa del Times y el expediente sobre Vietnam se hizo noticia nacional. Los más influyentes diarios encabezaron la defensa y pronto entraron al verdadero fondo del asunto: la relación de los medios con el gobierno y el papel que juegan en una sociedad democrática.
El caso de los “documentos del Pentágono” fue un hito en la historia de la libertad de prensa estadounidense y causa importante para entender qué fue lo que hizo posible que dos años más tarde el Washington Post se mantuviera firme en una empresa periodística tan aparentemente fútil como fue en sus inicios Watergate.
La Suprema Corte concedió que la publicación de los documentos podría causar serio daño a la política exterior e interior de la nación, pero una mayoría de los jueces consideró que era más dañina la censura previa.
El voto de 6 a favor y 3 en contra estableció jurisprudencia que acota seriamente la capacidad del Presidente y de los altos funcionarios del gobierno para impedir la divulgación de informaciones potencialmente perjudiciales a la seguridad nacional.
Los votos en contra consideraron, en términos generales, que la Primera Enmienda no puede ser absoluta y que bajo determinadas circunstancias el gobierno está en su derecho para mantener fuera del conocimiento de la opinión pública informaciones relativas a la política exterior y a conflictos bélicos.
Las familia propietaria del diario, los Sulzberger históricamente se ha visto a sí misma como depositaria de un bien público. Entre sus integrantes hay el consenso de que la familia se reserva la última palabra en asuntos concernientes al papel del diario en la defensa de las libertades ciudadanas. Incluso hoy
mantienen el compromiso de nunca vender las acciones con calidad de voto fuera de la familia, para jamás perder el control de la compañía.
En el Times estaban convencidos de que no sólo el periódico, sino el país, perderían estabilidad y continuidad si la familia abdicaba del derecho a tomar decisiones contrarias al mercado. ¿Qué sucedería -se preguntaban- si al frente de la compañía estuviera un administrador que considerara que su principal responsabilidad era con los accionistas y no con la comunidad? ¿O un director más preocupado en quedar bien con el Presidente que con los lectores? ¿Cómo se habría alterado la historia si la decisión de publicar el expediente del Pentágono hubiese recaído en un administrador profesional y no en Punch?
Las respuestas son evidentes para el periodista. Me parece que Arthur Ochs Sulzberger, el sencillo y apocado heredero, nos dio un ejemplo que ojalá otros editores, en otras latitudes, siguieran. Le decimos, pues, “goodbye, Punch!”
Profesor – investigador en el Departamento de Ciencias
Sociales de la UPAEP Puebla.
17/10/12
Tuit: @sanchezdearmas
Si desea recibir Juego de ojos en su correo, envíe un mensaje a: juegodeojos@gmail.com

Mercados: Reforma laboral tiene redacción confusa, señala IMEFPosted: 17 Oct 2012 07:00 PM PDT

Logra BMV nuevo récord; Cementera de Slim provocará baja en precio de materiales de construcción – México
Miércoles, 17 de Octubre de 2012
LO MÁS IMPORTANTE DEL DÍA
* Cementera de Slim provocará baja en precio de materiales de construcción
        La nueva cementera de Carlos Slim y Antonio del Valle, que surgirá de su grupo Elementia, incidirá en una baja en el precio del material para la construcción debido a la mayor competencia, coincidieron analistas
* Calderón anuncia nuevo esquema de facturación en cobro de luz
        Cierto de que las tarifas de luz por consumo doméstico incomodan y molestan a la gente, el Presidente Felipe Calderón se comprometió esta tarde a eliminar los “brincos” excesivos e inexplicables que aparecen en los recibos de la Comisión Federal de Electricidad.
* SHCP publica Ley antilavado
        El País cuenta de manera oficial con la Ley federal para la prevención e identificación de operaciones con recursos de procedencia ilícita, pues la Secretaría de Hacienda presentó hoy el decreto a través del Diario Oficial de la Federación
* Pronósticos quiere cambiar de imagen tras escándalo por fraude
        Pronósticos para la Asistencia Pública cambió su imagen institucional con la intención de reposicionar al organismo descentralizado de Gobierno, a unos meses de que Grupo REFORMA reveló la existencia de un presunto fraude millonario en la compañía.
* Las 10 profesiones adictas al café
        Un estudio reciente, realizado por Dunkin Donuts, reveló 10 oficios que por costumbre o necesidad son los que más café consumen.
* Síguenos en Twitter
        La información más relevante sobre finanzas, empresas y más en la sección de Economía de Terra Mexico
MERCADOS
* Dólar al menudeo cierra en 12.93 pesos
* WS cierre: con ligera alza
* Bolsa Mexicana hila tercera jornada en máximos históricos
* Spot cierre: finaliza en 12.78 unidades
* Mdo. dinero cierre: suben a niveles máximos
* Sube crudo WTI tres centavos a 92.12 dólares
EMPRESAS
* Walmart dará 18 mil empleos por temporada navideña
* Rolls-Royce evalúa instalar una fábrica en Sonora
* Cemex lanzará oferta pública en la Bolsa colombiana
ECONOMÍA
* Niveles máximos de la BMV demuestran estabilidad económica
* “España cada vez más cerca de salir de la crisis”, Montoro
* Grecia permite la venta de alimentos caducados a un precio más barato
* Reforma laboral tiene redacción confusa, señala IMEF
MIS FINANZAS
* Burger King regalará hamburguesas por triunfo de la Selección de futbol
* Profeco recomienda evitar endeudarse para pagar una deuda
* Kidzania abrirá 11 unidades en el mundo para 2014
* Tarjetas de crédito con diseños originales

PEÑA NIETO Y LA VUELTA AL PASADO Posted: 17 Oct 2012 06:53 PM PDT

(*) Opinión del especialista en asuntos de transparencia y libertad de expresión e investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Ernesto Villanueva
México. D. F., a 17 de octubre de 2012
En semanas pasadas apunté en este espacio la pertinencia y oportunidad de que Enrique Peña Nieto privilegiara la transparencia como una iniciativa inicial. Hoy, el texto de su proyecto de iniciativa contiene una serie de pasos dirigidos a mutilar los avances que se han alcanzado. Veamos por qué.
Primero. Es natural que la transparencia venda, y bien, de cara a la opinión pública y de la sociedad política. Todo mundo coincide en el qué. Lo más importante, empero, es el cómo. El proyecto de iniciativa de EPN en la materia carece de un hilo conductor sólido entre la exposición de motivos y el contenido de la propuesta de reforma. Dice defender el federalismo para justificar el centralismo. Resalta el lugar común y la retórica sobre los argumentos técnico-jurídicos. Propone modificar el artículo 6º constitucional, estableciendo de entrada en su apartado b): “El Estado contará con un organismo especializado e imparcial, responsable de garantizar el cumplimiento del derecho al acceso a la información pública y la protección de datos personales…”. Los asesores de EPN no saben diferenciar los conceptos de órgano y organismo. El primero generalmente tiene mayores espacios de independencia, mientras que el segundo existe en función de una secretaría que coordina un sector. Al mismo tiempo, la propuesta echa por la borda a los órganos garantes previstos en el constitucionalismo local.
Agrega que: “El organismo garante tiene competencia para conocer de los asuntos relacionados con el acceso a la información pública y la protección de datos personales de cualquier autoridad, entidad, órgano u organismo que forme parte de alguno de los Poderes de la Unión, salvo aquellos que correspondan a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, en cuyo caso resolverá un comité integrado por tres ministros. También conocerá de los recursos que interpongan los particulares respecto de las decisiones de los organismos especializados de los estados y el Distrito Federal, y podrá revisar cualquier otra resolución de esos organismos en los términos que establezca la ley”.
Esta propuesta admite varias lecturas, todas ellas ajenas al interés público: a) Control político sobre lo que es público y aquello que no lo es. No hay mejora alguna del sistema actual; antes bien, genera tres instancias posibles para ejercer el derecho a saber, recurso de revisión de órganos garantes de las entidades federativas o de los Poderes de la Unión, recurso ante el IFAI y el amparo. Se garantiza que, en el mejor de los casos, para el acceso a la información se pase de 90 días promedio a 120, lo que constriñe el derecho a saber; b) No hay justificación que permita un mínimo de razonabilidad en el proyecto porque se propone un sistema idéntico de diseño institucional que el que se busca reemplazar. ¿Cómo se puede argumentar que trasladando la decisión de qué es público y qué no lo es de la periferia al centro es mejor per se? Por sentido común, una reforma debe implicar pasar de A a B, no de A a A.
Segundo. El proyecto propone eliminar el principio de definitividad que se encuentra en la ley federal, en disposiciones constitucionales y en el criterio reiterado de la SCJN, aunque disfraza mal su propósito: “Las resoluciones del organismo garante son vinculatorias, definitivas e inatacables. De manera excepcional, el consejero jurídico del gobierno o los presidentes de la Cámara de Senadores o la Cámara de Diputados, o los titulares de los órganos constitucionales autónomos podrán interponer recurso de revisión ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación cuando exista una alta probabilidad de daño directo y trascendente a la seguridad nacional”.
Esa redacción deja en la indefensión a la sociedad, por las razones siguientes: elimina la definitividad al establecer el principio y al mismo tiempo sus excepciones. Hoy no hay excepción alguna. E introduce conceptos jurídicos indeterminados, como “seguridad nacional”, “alta probabilidad”, etcétera. Lo anterior significa que el derecho a saber esté sujeto a una interpretación casuística. Se pretende que el artículo 6º constitucional establezca: “El organismo garante se integra por siete comisionados, quienes serán nombrados por el Ejecutivo federal. La Cámara de Senadores podrá objetar dichos nombramientos por mayoría…”.
La propuesta no tiene asideros doctrinales que la justifiquen, toda vez que: a) Lo que hace es trasladar el poder de decisión del derecho a saber de la periferia al centro, sin garantía alguna; b) Se propone consolidar la injerencia del presidente de la República a costa de la influencia de los gobiernos locales. Esa búsqueda de recuperar espacios del presidente, en este caso, lastima el derecho a saber de los gobernados, y c) La conformación del “organismo” garante con siete comisionados en lugar de cinco, como está actualmente conformado, no tiene explicación, justificación o defensa de idoneidad en la exposición de motivos, aparte de que la cantidad jamás ha sido sinónimo de calidad.
Tercero. No hay duda de que el camino a la transparencia tiene grandes oportunidades de mejora, pero no es con un salto al pasado como se pueden aprovechar. En el nivel primario de la ciencia se encuentra lo que se denomina “ocurrencia”, que el diccionario de la RAE define como “idea inesperada, pensamiento, dicho agudo u original que ocurre a la imaginación”; y es eso lo que presenta EPN como primicia de su tónica de gobierno: recuperar espacios perdidos, en este caso a costa del derecho a saber.
Mi propuesta de contenido es, por el contrario, la siguiente: a) No generar más pasos burocráticos entre la solicitud de información pública y el acceso a la misma; b) Garantizar independencia real del órgano que resuelve; c) Asegurar especialidad y conocimiento de quienes integren ese órgano; d) Mantener la amigabilidad del derecho de acceso a la información, y e) Mantener el principio de definitividad en sus actuales términos. Es por lo anterior que insisto en que el IFAI debe transformarse en un tribunal especializado (como los tribunales agrarios) que mantenga la bi-instancialidad del recurso de impugnación, para evitar que la transparencia se convierta en una apariencia.
Los mecanismos de acceso, estabilidad, promoción y sanción deberían retomarse de los observados por el propio Poder Judicial de la Federación. O, en todo caso, otórguese esta atribución al PJF con jueces de derecho, especializados, independientes, que retomen el principio de amigabilidad del derecho. Sería gravísimo que ese proyecto se apruebe en sus términos porque antepone la ventaja política sobre las instituciones, el afán de poder de EPN sobre el derecho a saber que se ha ganado en México con todo y sus limitaciones.
E-mail: evillanueva99@yahoo.com Twitter: @evillanuevamx Blogger: ernestovillanueva.blogspot.com

SCJN resuelve liberar a Hugo SánchezPosted: 17 Oct 2012 06:46 PM PDT

  • Amparo por delito injustamente imputado
El día de hoy la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación otorgó un amparo a Hugo Sánchez Ramírez, joven mazahua injustamente detenido desde hace cinco años por el delito de secuestro. Con esta decisión, los cinco ministros de la Primera Sala decretaron su libertad inmediata por ese proceso.
Durante la sesión pública de la mencionada sala, la ministra y los ministros discutieron el caso de Hugo y ante las pruebas aportadas por su defensa, decidieron con cuatro votos a favor y uno en contra, otorgar el amparo por el delito de secuestro.
En la misma sesión fue votado el amparo relativo a la injusta condena por el delito de portación ilegal de arma de fuego de uso exclusivo del  Ejército, Armada y Fuerza Aérea Nacional. El proyecto de la sentencia de este proceso, bajo la ponencia del ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia, proponía no otorgarle a Hugo el amparo. Los otros tres ministros y la ministra votaron en contra de dicho proyecto, pues al menos tres de ellos consideraron que a Hugo debía otorgársele el amparo. Al no obtener una votación a favor del proyecto del ministro Ortiz, el amparo de Hugo será turnado nuevamente a otro ministro de la Primera Sala quien deberá de proyectar una nueva sentencia.
Hugo podrá recuperar su libertad en algunas horas tan pronto concluya el trámite por el cual se establezca que ha compurgado en exceso la totalidad de la condena por el delito de portación ilegal de armas, mismo caso que sigue en proceso ante la Primera Sala de la SCJN, con la finalidad de que la inocencia plena de Hugo sea reconocida por el máximo tribunal de la Nación..
Los familiares de Hugo y los abogados del Centro Prodh están realizando las gestiones para agilizar dicho trámite ante el Centro Preventivo y de Readaptación Social “Santiaguito” a fin de que Hugo pueda salir a la brevedad posible.
De su lado, la Corte emitió un comunicado donde informa respecto al caso de Hugo que “debido a que durante el proceso penal al que estuvo sujeto, fue víctima de diversas violaciones constitucionales, entre ellas, de legalidad, debido proceso, presunción de inocencia y defensa adecuada. Ejemplifica lo anterior la obtención ilícita de material probatorio, como son las placas fotográficas a partir de las cuales se verificó la identificación del quejoso.
En su comunicado, la SCJN “Por lo anterior, se le concedió el amparo liso y llano a fin de que sea puesto en inmediata libertad, siempre y cuando no esté sujeto a otra causa”.

Viajes de los mandatarios al exteriorPosted: 17 Oct 2012 06:32 PM PDT

Ningún país que desee crecer lo hace solo

ACTA PÚBLICA: QUÉ PENA CON LA FAMILIA Posted: 17 Oct 2012 06:21 PM PDT

Claudia Rodríguez
Minimizar la violencia fue siempre la premisa del señor Felipe Calderón en el extranjero una vez que se inició la “guerra contra el narcotráfico”, a la vez que la inseguridad llegó a un sinfín de lugares de nuestro país y los muertos se empezaron a contar por miles –pero sin nombre.
Sin puntualizar fechas, más sin temor a equivocarme; es fácil evocar el cómo Calderón trataba en cada uno de sus discursos diarios, hacernos partícipes a todos los mexicanos de esta lucha contra el crimen organizado.  Más allá de nuestras fronteras,  Calderón tampoco perdía oportunidad para citar su estrategia contra el crimen, exaltando sus aciertos y minimizando la violencia cruenta que ahora mismo vivimos en el país.
Recordemos cómo hasta algunos medios de comunicación signaron con las instancias federales no dar ya más el “parte de guerra diario” y sólo para citar un ejemplo, evoquemos cuando en la Cumbre Mundial de Viajes y Turismo en mayo del año pasado, el periodista Peter Greeberg quien le preguntó a Calderón en específico sobre la imagen de México en el mundo por problemas de violencia; él contestó así: “Déjeme le cuento, yo vi miles, miles de sping breakers en México divirtiéndose y tengo entendido que los únicos shots que recibieron  eran de tequila, a muchos de ellos y nada pasó, me han contado eso gente de confianza” –¿Los vio o le contaron?  En fin.
No obstante  el cambio de estafeta en la administración federal hasta ahora indica que no habrá vuelta de tuerca para promocionar a México en cuestión de inversiones pese al terror criminal que se vive.
Enrique Peña Nieto, presidente electo de México ahora por su gira en Europa, en su visita a Londres, Inglaterra, tocó puntual el tema de las consecuencias derivadas por la lucha contra el crimen, y al igual que Calderón, minimizó el asunto frente a inversionistas que ya operan o México o tienen el interés:  “Prestaré atención especial al fenómeno, porque lamentablemente se ha agravado en algunas partes de nuestro país, si bien la imagen y la proyección que hoy se da en el exterior es quizá peor de la que realmente se vive, que no por ello deja de ser importante y un tema entre los más sensibles y prioritarios para los mexicanos”
¿Nos espera más de lo mismo en cuanto al incremento de la inseguridad en el país?
Calderón y  Peña Nieto en el extranjero, han perdido la perspectiva de que el crimen está inserto en su propio círculo al no reconocer que hasta ahora han sido asesinados más de 30 alcaldes de todos los partidos políticos, así como algunos diputados.
No atinó a puntualizar cuál es este síndrome de muchos mexicanos de esconder la basura “de casa” estando en países del primer mundo, pero me suena a: ¡Qué pena con la familia!
Acta Divina…Al terminar su agenda de trabajo esta semana en Londres, el presidente electo Enrique Peña Nieto envió por twitter el siguiente mensaje: “Tuve reuniones con@David_Cameron, @nick_clegg
, Fiona Woolf y empresarios del Reino Unido”.

Niños de la callePosted: 17 Oct 2012 12:14 PM PDT

Abrirán cajas negras de deudas estatales: Coronel. Graco pasó lista a la cofradía del poder: Macías. Primera víctima de la narcopolítica: Miguel Ángel Granados ChapPosted: 17 Oct 2012 12:09 PM PDT

Forum en Línea 252
                              Del 16 al 31 de octubre de 2012
Abrirán cajas negras de deudas estatales
* La bandera de transparencia de Peña * Develar lo que ocultan estados más endeudados * No hay forma de conocer el monto real * Gobernados por el PRI, la mayoría * Destacan Coahuila, Quintana Roo, Nuevo León, Nayarit, Chihuahua, Veracruz y Zacatecas
Juan Manuel Coronel / Luces del Siglo
La alerta roja que se encendió en diversos estados donde se reportan “deudas ocultas” por más de 200 mil millones de pesos, no sólo tiene en quiebra los sistemas financieros estatales sino que es tema de preocupación en el equipo de transición del presidente electo, Enrique Peña Nieto, desde donde se ha considerado inclusive la posibilidad de constituir un Fobaproa para rescatar a cuando menos una decena de entidades federativas, mayoritariamente priístas, que empeñaron hasta el 75 por ciento de sus ingresos para pago de los empréstitos durante los próximos 30 años.
A finales de 2010, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), así como las calificadoras internacionales alertaron sobre los primeros focos rojos que se encendieron en diversas entidades cuyas deudas se habían disparado monumentalmente, sin pasar por la autorización de los respectivos congresos estatales.
En respuesta a estas anomalías, la SHCP inició una investigación que descubrió el caso emblemático de endeudamiento por 36 mil millones de pesos del exgobernador de Coahuila y entonces presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Humberto Moreira, de cuyo gobierno se comprobó haber falsificado documentación oficial para aspirar al crédito. Por dichos delitos, algunos funcionarios públicos de su administración andan prófugos de la justicia y el propio paradero de Moreira se desconoce.
El asunto fue capitalizado políticamente por el presidente Felipe Calderón Hinojosa, quien envió al Congreso de la Unión la iniciativa de la Ley General de Contabilidad Gubernamental, con la intención de poner un alto al abuso de los recursos públicos por parte de gobernadores y alcaldes, obligándolos a revelar la entrega de concesiones y a esclarecer las deudas que pactan.
La semana pasada, la iniciativa finalmente fue aprobada por el Congreso de la Unión. El 26 de septiembre, en el Senado la bancada panista subió a tribuna para exigir que se abran las “cajas negras” de los estados para poder saber dónde fueron a parar tantos recursos si en las entidades no se ven obras que justifiquen los millonarios endeudamientos.
En tribuna, la senadora del Partido Acción Nacional (PAN) Laura Angélica Rojas pidió a los estados que legislen para mejorar las reglas de contratación de deuda pública, a fin de garantizar transparencia. “Los estados no están obligados por ley a hacer público el monto total de su deuda. Fue gracias a un acuerdo de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, por lo que nos enteramos, apenas el año pasado, de los montos reales de ésta, pero no sabemos cómo se utiliza”, reseñó.
El priísta José Francisco Yunes, presidente de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, admitió que ha existido endeudamiento en muchas entidades pero el gobierno federal no se queda atrás y resulta irresponsable al tratar de favorecer a alguien.
En respuesta, el senador perredista por Oaxaca, Ángel Benjamín Robles aseguró que la solución a la opacidad debe venir desde el ámbito de los estados, porque ellos han ocasionado el problema y la deuda.
“Para que el federalismo funcione, las entidades deben comprometerse a mantener un manejo correcto de las finanzas, así como de la administración pública en que son competentes”, concluyó.
Con sólo tres votos en contra, la iniciativa prosperó pese a que Dolores Padierna, vicecoordinadora de los senadores del Partido de la Revolución Democrática (PRD), presentó una moción suspensiva con el argumento de que no existe la ley reglamentaria para procesar la iniciativa, pero la votación mayoritaria del PRI, PAN y Verde Ecologista la desechó.
En el salón de sesiones estuvo presente el senador Félix González Canto, exgobernador de Quintana Roo quien en seis años disparó la deuda estatal de mil 300 millones de pesos, en 2005, a más de 25 mil millones de pesos al concluir su administración en 2011. Ni siquiera se dio por aludido y alzó el dedo para aprobar una ley que persigue acabar con la opacidad con que los gobiernos de los estados se manejan para contraer deuda pública que deberán pagar los ciudadanos.
La Ley General de Contabilidad Gubernamental dio como plazo límite hasta el 31 de diciembre de 2013 para cumplir a cabalidad con lo estipulado en esta nueva ley.
Campeones en opacidad
Los estados más endeudados, con los problemas financieros más serios, son también los que más denuncias tienen en su contra por carecer de transparencia y rendición de cuentas en el ejercicio de su presupuesto.
Claridad y Participación Ciudadana asegura que el endeudamiento en las entidades se logró gracias a que en gobiernos como el de Coahuila, Quintana Roo y Nuevo León, se caracterizan por una notable sombra respecto al uso de sus recursos presupuestales.
La organización civil realizó a principios de año una gira nacional para dar a conocer las deudas de todos los estados y su conclusión es que las leyes estatales de transparencia son, en estos casos, letra muerta o inexistente. Además, el que generalmente los gobiernos ejerzan un férreo control sobre sus congresos, amplia el compás de opacidad, no existe fiscalización alguna sobre el gasto, ni tampoco posibilidad de hurgar en las cuentas de los distintos proyectos y programas.
Por eso, el presidente electo busca sacudirse de la sombra de casi 10 gobernadores del PRI que endeudaron a sus entidades de forma exorbitante en menos de 12 años y, presumiblemente, usaron el dinero para las campañas de sus candidatos. En su agenda de iniciativas inmediatas, se prepara una para garantizar el derecho a la información gubernamental y la transparencia.
Su propuesta busca modificar 10 artículos de la Constitución para dar al Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) mayores facultades para investigar a todos los niveles de gobierno, así como hacer que sus resoluciones sean vinculatorias, es decir, que deriven en consecuencias administrativas o penales contra los funcionarios que resulten responsables.
No olvidemos que en México el tema de la transparencia es la bandera de cada gobierno que inicia. Lo fue para los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, y ahora será para Peña Nieto.
Con las modificaciones al órgano de transparencia, los primeros en pasar por el banquillo serán los de su propio partido. En los estados más endeudados continúan las averiguaciones para poder esclarecer el destino final de los recursos de miles de empréstitos que impunemente se solicitaron en las administraciones priístas.
En la lista de estados más endeudados se encuentra en primer lugar Coahuila, Quintana Roo, Nuevo León, Nayarit, Chihuahua, Veracruz y Zacatecas. Estos estados han utilizado todo recurso legal para ocultar la información y el monto real de sus deudas que, en su mayoría, triplican sus participaciones federales y los han dejado sin capacidad de pagar nóminas y servicios.
La clasificación de información como reservada y exclusiva en el gobierno es la primera inequidad del derecho de acceso a la información en las  entidades del país, asegura Eugenio Monterrey Chepov, presidente de la Confederación Mexicana de Acceso a la Información Pública (Comaip), la cual aglutina a los 33 órganos garantes del país y se encarga de observar el cumplimiento de la ley en los estados.
En entrevista con este semanario, Monterrey Chepov explica que hay gran cantidad de actitudes en los servidores públicos con respecto a la información que entregan y mucha tiene que ver con la actitud de los servidores públicos. “Unos nos encontramos que son omisos, otros rebasan los plazos legales, algunos no atienden las solicitudes hasta que el particular impugna (…) en algunos análisis no se entrega ni siquiera la información solicitada”.
El primer escudo con el que los gobernadores ocultan la información de la deuda pública es el secreto bancario. Para Armando Guadiana Tijerina, presidente de Claridad y Participación Ciudadana, esta figura jurídica debe desaparecer en cualquier organismo y fideicomisos públicos.
“El movimiento de las cuentas bancarias del gobierno es público y debe, en consecuencia, ponerse a disposición de cualquier ciudadano que requiera dicha información, ya sea que en la justificación alegue un interés legítimo que puede ser colectivo, o jurídico”, puntualiza el empresario.
Con la Ley de Contabilidad Gubernamental, aprobada por el Senado, los ciudadanos tendrán acceso a todos los adeudos que tengan los estados, municipios o la Federación, y a este derecho no se podrán oponer mecanismos como el secreto bancario o fiduciario.
El Índice Estatal de Transparencia Presupuestaria 2011 del Instituto Mexicano para la Competitividad detalla que los estados han mal informado el verdadero estado de sus deudas. Se trata de un maquillaje de cifras con variaciones de casi el 80 por ciento de la cantidad registrada en el gobierno federal.
Por ejemplo, la Secretaría de Hacienda de Coahuila reportó que su deuda era de 8 mil 239 millones de pesos en 2010, sin embargo, a finales del siguiente año tuvo que admitir que en realidad se enfrenta a 35 mil 823 millones de pesos.
En Tabasco, gobernada en su momento por el priísta Andrés Granier Melo, donde se declaró 2 mil millones de pesos de deuda, en realidad aceptaron que era más de 4 mil millones. En Chihuahua, la Auditoria Superior del Estado aseguró que la entidad únicamente adeudaba 4 mil 500 millones de pesos, la realidad llegó de manos de la SHCP, quien mostró que la deuda es superior a 13 mil millones de pesos.
Michoacán, gobernada por el priísta Fausto Vallejo, declaró tener 13 mil millones de pesos de deuda. En este año se develó que en realidad la deuda pública asciende a más de 42 mil millones de pesos.
Nuevo León también ha maquillado su deuda pública. Reportó 34 mil millones de pesos como deuda cuando la SHCP develó que se trata de 36 mil.
La explicación de este encubrimiento de números es que no se reportaron las deudas a corto plazo cuyo registro ante la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas no es obligatorio, tampoco lo es registrar sus deudas a proveedores; estas deudas a corto plazo son las que requieren de un pago perentorio.
Por lo mismo, especialistas aseguran que esto es apenas la punta de un iceberg. Bajo el agua están los saldos reales de las deudas, las cuales duplican las cifras oficiales. No se ha encontrado forma para develar la realidad debido a la opacidad de los gobernadores.
Quintana Roo, Sonora, Coahuila, Guerrero, Tamaulipas, Guanajuato y Tlaxcala son focos rojos en cuanto a la transparencia, de acuerdo al Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de las Entidades Federativas de 2011, realizado por la consultora Aregional. Entre los elementos evaluados están la publicación de documentos de las decisiones presupuestales y la información sobre sus deudas. Sólo 11 estados tuvieron una calificación aceptable en la rendición de cuentas.
A este respecto, René Torres Ruiz, especialista en política y administración pública de la Universidad Iberoamericana, campus Distrito Federal, explica que la opacidad en el gobierno está directamente relacionada con la cultura de la corrupción en el país.
“Desde inicios del siglo XX y la creación del partido hegemónico, se instauró también en el gobierno una cultura sustentada en la corrupción. El sistema priísta necesitaba de la corrupción para engrasar todos los engranajes del aparato gubernamental”, reseña el doctor en ciencia política por la Universidad de Barcelona.
René Torres Ruiz asegura que aun con la reforma de Peña Nieto se necesita un largo camino para cambiar la cultura de la corrupción estructural en el país.
Graco pasó lista a la cofradía del poder
Eduardo Macías Martínez
Cuernavaca, Morelos. El perredista de la tribu de Nueva Izquierda, Graco Ramírez Garrido Abreu, es un viejo lobo de la política. Conoce de sus placeres y cañerías.
Y aquí demuestra que sabe manejar forma y fondo del arte de la grilla en su día de ascenso al poder como nuevo gobernador de Morelos, pues trajo como talismán y pieza de conjuro al ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas, para hacer frente a su paisano El Peje con quien tiene marcadas diferencias.
“Ya llegamos” dice desde la tribuna a Los Chuchos (Jesús Ortega, Zambrano, Navarrete y Raya) que se agazapan en la segunda fila de los invitados especiales acomodados en sillería instalada en la plancha del Zócalo de la capital morelense investida como Congreso local para el ritual de cambio de poder en la tierra de Zapata.
En primera fila, sus variopintos invitados especiales llaman la atención. Aquí está el pasado, el presente y quizá el futuro del poder político de México. Está lo mismo Manlio que Labastida. Igual Miguel Ángel Mancera quien platica con Eruviel Ávila, gobernador del estado de México, sentado a la derecha del próximo jefe de Gobierno del DF.
Mancera y Ávila tienen buena relación y los dos doctores en derecho quizá sean contendientes fuertes en la presidencial del 2018, junto con el tabasqueño López Obrador que hoy está aquí, sin estar, pues estuvo presente el subrayado chuchismo de la izquierda light que se confronta con la Morena izquierda quesque radical.
Junto con ese par de políticos del poder vigente, están Marcelo Ebrard (quien no acaba de irse aunque a los capitalinos les urja) en charla con el troglodita gobernante guerrerense que lleva en contradicción el nombre de Ángel; está también Malova, ese gris gobernador de Sinaloa.
Y estuvo aquí el elbaestercista Rafael Moreno Valle, de Puebla, quien no aguantó el discurso de Graco y puso pies en polvorosa a la mitad de evento; muy serio se mostró Gabino Cué, cuya ineficacia en el gobierno de Oaxaca tiene a ese estado más enredado que un queso típico de la tierra de Juárez. 
Pero también llegaron al ascenso de Graco los exgobernadores morelenses. La cortesía política permite ver al expanista Sergio Estrada Cajigal, quien ya pinta canas, y lejos pareciera de aquél frívolo gobernante que paseaba a la hija del narco conocido como El Azul Esparragoza en el “helicóptero del amor” donde, dice la leyenda urbana, le gustaba hacer en las alturas, las cositas propias de su sexo…
Pero lo que más llama la atención es el duro rostro del gobernador saliente, el panista Marco Antonio Adame, quien entrega un Morelos en estado putrefacto, con el tejido social roto y entregado a los cárteles del narco donde la policía estatal parece, sino cómplice, al menos rehén de los mañosos e incapaz de hacerles frente.
Y Graco dice y dice y dice que estará empeñado todo el tiempo, “todos los días a las ocho y media de la mañana” en reuniones con su equipo de seguridad pública para rescatar a Morelos del flagelo de la violencia.
Le dejaron un tiradero, sí, pero bien que caminó sobre él para poder llegar al poder.
Graco viste traje formal, indumentaria poco usual en el trópico tabasqueño de donde es oriundo y en la selva morelense donde se avecindó para combatir al priísta Jorge Carrillo Olea y desde allí hacer plataforma de lanzamiento para la gubernatura que ganó en buena parte por los pleitos de los priístas que le abrieron la puerta de par en par.
Graco es un viejo lobo de mar que sentencia: “Hoy parte el barco en el mar de Morelos y prometo llevarlo a buen puerto”, metáfora fallida porque se dice que el lago de Tequesquitengo “es el mar de Morelos” y para navegarlo no se necesitan grandes blasones como marinero, pues allí no hay tiburones.
Graco es viejo lobo de la política y en Morelos quiso asestarle un golpe al Peje y también trajo a un muy serio Arturo Núñez, próximo gobernador de Tabasco, pues Graco, el gobernador tabasqueño-morelense, sabe que para que la cuña apriete, debe ser del mismo estado.

 

Primera víctima de la narcopolítica
Miguel Ángel Granados Chapa / Grupo Reforma Servicio Informativo
* Zorrilla conocía al detalle los movimientos de Manuel Buendía, sus hábitos y rutinas. Y decidió ejecutar su plan, al que llamó Operación Noticia para seguir con la retórica propia de su actividad policiaca. En su última Plaza Pública, publicada el viernes 14 de octubre de 2011, Granados Chapa se despidió de sus lectores con una frase: “esta es la última vez en que nos encontramos. Con esa convicción digo adiós”. Pero entonces trabajaba afanosamente en la escritura de un libro sobre el periodista Manuel Buendía, que dejó inconcluso. Gracias al trabajo de su hijo Tomás Granados Salinas, del periodista Tomás Tenorio y sus editores, es posible un encuentro más entre Granados Chapa y los lectores, justo al cumplirse un año de su muerte. Con la autorización de la Editorial Grijalbo, se reproduce a continuación el primer capítulo de la obra.
La noche del 30 de mayo de 1984 José Antonio Zorrilla parecía haber cometido el crimen perfecto. Presidía el funeral de su víctima, Manuel Buendía, y se le había confiado la investigación del asesinato, perpetrado apenas horas antes por agentes a sus órdenes.
Agobiada por la cruenta y súbita desaparición de su esposo, su compañero durante treinta años, doña Dolores Ábalos no tenía ánimo para recibir las condolencias de las decenas, cientos quizá, de personas que desfilaban por la capilla ardiente, en Gayosso de Félix Cuevas, adonde Zorrilla dispuso que se velara el cadáver del periodista de quien se reputaba amigo. Habló primero con José Manuel, el mayor de los hijos de Buendía, quien transmitió a doña Dolores la noticia de que su padre había sufrido un percance. Cuando llegaron al despacho, ya había sido levantado el cuerpo, y Zorrilla les dio la terrible noticia.
Ante el azoro de la viuda, el director federal de Seguridad, jefe de la policía política del gobierno federal, organizó las exequias de Buendía, con gastos a cargo de su oficina. Dispuso que se le velara en la sede sur de la principal agencia funeraria de la ciudad, aunque se hallara a gran distancia del domicilio del finado, pues la escenografía que había montado requería de amplios espacios, donde circulara el gentío que debía verlo presidiendo el sepelio como si fuera el deudo principal. Con aguzado sentido teatral, deambulaba entre los dolientes, recibía el pésame y se gloriaba de su amistad con quien allí era velado. Vestía una gabardina azul, semejante a la que Buendía llevaba puesta horas antes, cuando lo alcanzaron las balas de un agente subordinado suyo. Dispuso también que el entierro ocurriera en Jardines del Recuerdo, en Tlalnepantla, y que fuera único orador al pie de la tumba el periodista León García Soler, ajeno por supuesto a la intriga con que Zorrilla se protegía a sí mismo.
Hacerse tan visible tenía el propósito no sólo de mostrar su pesar, para que nadie imaginara que él mismo lo había causado, sino también de provocar que al recibir en la agencia funeraria al presidente Miguel de la Madrid, su jefe en última instancia, le fuera confiada la indagación del crimen, a pesar de que la Dirección Federal de Seguridad (DFS) careciera de atribuciones legales para hacerlo. Cuando De la Madrid quiso, al dar esa instrucción en público, mostrar su interés por el pronto hallazgo de los homicidas de Buendía, bendijo los hechos que Zorrilla había construido y los que siguieron inmediatamente después. Supliendo al Ministerio Público, atolondrado y miedoso, la policía política se apoderó de la escena del crimen y dio los primeros pasos de una averiguación que correspondía a la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal. Así, la DFS realizó una contrapesquisa, pues eliminó indicios que condujeran a la verdad y erigió obstáculos que sólo al paso de muchos años pudieron ser removidos.
De la Madrid se enredó con el caso, no sabemos si entonces o años después, cuando dictó sus memorias a Alejandra Lajous. La procuradora Victoria Adato de Ibarra era su amiga personal (porque él lo había sido de su extinto marido, Manuel Ibarra), y el presidente escuchaba sus quejas sobre la intervención de Zorrilla y su versión sobre los móviles del crimen. De la Madrid incurría por eso en oscilaciones del ánimo, que dejó traslucir cuando publicó su libro Cambio de rumbo. Por un lado, esquivó abordar el tema en el apartado correspondiente a mayo de 1984. Luego, sin considerar que había encargado la indagación a la policía política, juzgó desdeñosamente que se trataba de un crimen cuyas motivaciones eran personales, no políticas. Escribió, ya avanzado junio, que la “tragedia” de Buendía fue interpretada por todos, sin mayor cuestionamiento, como un hecho político. Los directores y el personal de los periódicos lo calificaron como un atentado al periodismo nacional y a la libertad de expresión. Los periodistas asumieron que su integridad física y moral estaba en peligro e hicieron cundir una sensación de temor e incertidumbre ante el futuro.
Al día siguiente del asesinato, un grupo conocido de periodistas formó un comité para vigilar que se llevara a cabo el esclarecimiento pleno del asunto. El primero de junio, la CTM demandó la expulsión del país de los agentes de la CIA y la aplicación rigurosa de la ley a los terroristas de la ultra-derecha, a los que atribuyó el homicidio de Buendía como parte de una estrategia para desestabilizar al país.
Respecto a Buendía, existe ahora la duda de que haya sido un profesional quien lo asesinó. La forma en que lo mataron, el lugar y la hora llevan a la policía a sostener la hipótesis de que seguramente fue un resentido por una ofensa directa. Sus argumentos suenan lógicos. La policía señala que un asesino profesional siempre tira a la cabeza, en tanto que Buendía recibió tres balazos en el cuerpo; que un profesional tira desde una distancia mayor de la que se le disparó a Buendía, pues ello implica menor riesgo de ser visto o detenido; que busca un lugar más aislado y no un estacionamiento a las seis y media de la tarde o, en todo caso, usa silenciador.
En fin, con esta nueva hipótesis (nueva en junio de 1984, aclaro) parece difícil que pueda hallarse al asesino de Buendía, pues el panorama sobre las posibilidades de quién pudo haberlo asesinado se abre aún más. La ofensa directa que supone la policía pudo haber sido de tipo político, ideológico, religioso o privado. Por ahora, ya se han hecho exámenes exhaustivos de sus columnas para conocer a sus enemigos. Entre ellos se encuentran la CIA, los petroleros, el Opus Dei, los “tecos”; en fin, son tantos grupos y tantas posibilidades, que no veo fácil que la policía pueda encontrar al culpable.1
De la Madrid no tuvo más remedio que admitir, en una nota a pie de página redactada cuando ya no estaba en la presidencia: Éste (el autor intelectual) resultó ser el licenciado José Antonio Pérez Zorrilla (sic), quien fungía, en el momento del crimen, como titular de la Dirección Federal de Seguridad. Al parecer, Pérez Zorrilla (sic) había observado que las investigaciones que realizaba Buendía sobre el narcotráfico lo estaban alcanzando. Pérez Zorrilla (sic) fue sujeto de juicio y, a la fecha de publicación de este libro (marzo de 2004), permanece en la cárcel.2 El ex presidente habla del asunto como algo ajeno, sin tener presente que él mismo encargó a “Pérez Zorrilla”, como le llama, que investigara el homicidio. En función de ese encargo se legitimó el protagonismo que adoptó Zorrilla, quien se apersonó en el lugar del crimen pocos minutos después de que Buendía había sido atacado por uno de sus subalternos, bajo la protección de otros que deambulaban en la escena de los hechos. Zorrilla pudo llegar prontísimo porque sabía del asesinato y sólo esperaba el aviso de su consumación.
Hasta las seis y media de la tarde, cuando fue baleado por la espalda, ese miércoles había sido una jornada normal en la intensa vida del periodista más influyente de México. La inició temprano por la mañana, cuando salió de su casa en la calle Cienfuegos de la colonia Lindavista, en el norte de la ciudad de México. Solía desahogar en el desayuno, la comida y la cena compromisos profesionales que lo proveían de información o elementos para construir su criterio respecto de asuntos sobre los que escribiría, o reunirse con amigos por el solo gusto de cultivar fructíferas relaciones personales.
Yo mismo había compartido el desayuno con él apenas dos días antes de que lo mataran. Nos reunimos en Sanborns, en la esquina de Hamburgo y Niza, no lejos de su oficina. No me atrevería a decir que don Manuel anticipaba lo que le ocurriría, pero advertí en su conducta una suerte de resignación ante lo inevitable. A diferencia de su actitud de alerta permanente, esa vez se sentó de espaldas a la puerta. Hasta ese momento ejercía, como una segunda naturaleza, una sostenida vigilancia de su entorno. Distaba mucho de la paranoia, pero al salir de un espacio cerrado se detenía por instantes en la puerta para cerciorarse de que podía seguir su camino. En los recintos cerrados, invariablemente ocupaba un lugar desde el cual dominaba el panorama. Esta vez desdeñó hacerlo, y no le importó sentarse de espaldas al resto de la concurrencia. No hablamos sobre el asunto, a pesar de que lo percibí de inmediato, y nos despedimos normalmente, en espera de un próximo encuentro, como los muchos que sostuvimos a lo largo de veinte años de amistad y relación profesional.
Ese 30 de mayo, tras su reunión matutina, llegó a su despacho y dio los toques finales al borrador de la columna que enviaría esa mañana a Excélsior, el diario capitalino donde publicaba desde seis años atrás, y a la Agencia Mexicana de Información, que distribuía su trabajo a más de una veintena de diarios de los estados. Se refería a una sociedad anónima creada por los más ricos empresarios de México, que de esa manera se preparaban para adquirir algunas de las empresas más productivas que el gobierno se disponía a vender para cumplir los planes de austeridad dictados por el Fondo Monetario Internacional.
Concluida la tarea cotidiana se dirigió a la cancillería, situada todavía en Tlatelolco. Estaba invitado a comer con el subsecretario Víctor Flores Olea (con quien guardaba cordial relación desde que el diplomático dirigía la escuela universitaria donde Buendía enseñaba). Los acompañaron Jorge Montaño, entonces director de Asuntos Multilaterales en la SRE y años después embajador en Washington, y José Carreño Carlón, que era diputado federal y antes había sido periodista en El Día, del que salió abruptamente por un enfrentamiento con el director Enrique Ramírez y Ramírez.
Buendía volvió a su oficina poco después de las cinco de la tarde, trabajó en la preparación de próximas columnas –solía tener varios borradores en curso, antes de dar forma definitiva al que enviaría para su publicación–. Cerca de las seis y media de la tarde se dispuso a salir. Coincidió en ese propósito con Juan Manuel Bautista Ortiz, uno de sus dos ayudantes, quien debía hacer fotocopias de documentos. Puesto que la oficina se quedaba sola, su joven ex alumno esperó a cerrar, y luego bajó la escalera detrás de Buendía. El elevador estaba descompuesto.
Bautista había estudiado con don Manuel en la universidad en 1982 y 1983. En este último año se incorporó al reducido personal de la “Mexican Intelligence Agency”. A pesar de que ya había concluido sus estudios formales en Ciencias Políticas, empezó desde abajo. Pero el aprendizaje que le estaba permitido por trabajar a la vera de Buendía justificaba su penosa iniciación en el oficio. Años más tarde recordaría la impresión que le causó como maestro:
De trato afable, escrupuloso, lenguaje fino y preciso, Buendía sometía a sus posibles alumnos de séptimo semestre de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, a un examen general de conocimientos. Ya en clases, combinaba la teoría con ejercicios periodísticos: crónicas urbanas, entrevistas a los personajes de la colonia, artículos sobre un tema de interés nacional, la nota de la semana, reportajes, hasta llegar a las prácticas profesionales.3
José Antonio Zorrilla también trabajaba a esa hora, en su oficina del tenebroso edificio de la DFS situado en Plaza de la República, entre Lafragua e Ignacio Ramírez; es decir, en el flanco sur de la plaza en cuyo centro se alza el Monumento a la Revolución. Había confiado a Juventino Prado, uno de sus comandantes más cercanos, jefe de la Brigada Especial, su propósito de quitar de en medio a Buendía. Una cuestión previa era conocer con precisión su rutina. Para el efecto, Zorrilla creó una situación tensa en torno a su amigo periodista, a quien impuso una escolta en la primera quincena de mayo. Buendía sentía de tanto en tanto que crecían sus riesgos por los asuntos que abordaba, por los personajes a los que juzgaba. Por añadidura, al final de ese mayo se le imputaba un acto con el que no tenía que ver. El periodista Jack Anderson publicó en su columna de The Washington Post un informe sobre el presidente De la Madrid. Éste habría depositado en un banco suizo una gruesa suma de dinero. Los malquerientes de Buendía, a quienes De la Madrid prestaba oídos, dijeron que el informe de Anderson le había sido enviado por Buendía, que no encontró la ocasión propicia para ventilarlo él mismo en la Red Privada.
Buendía resistió la imposición de una escolta pero Zorrilla venció su reticencia. No duró mucho la custodia, que era en realidad vigilancia. La presencia de una guardia a las afueras de su casa incomodó a la señora Buendía tanto como al periodista perturbaba “traer cola”, como se decía en la jerga policiaca al hecho de ser observado permanentemente. El ejercicio terminó poco antes del 30 de mayo, pero ya había cumplido su propósito. Zorrilla conocía al detalle los movimientos de Buendía, sus hábitos, sus rutinas. Y decidió ejecutar su plan, al que llamó Operación Noticia para seguir con la retórica propia de su actividad policiaca.
En aplicación del plan, Prado recibió la orden de matar a Buendía. Encargó el asunto a un peculiar agente a sus órdenes. Era Rafael Moro Ávila, nieto del legendario general Maximino Ávila Camacho. A Moro se permitía compartir su labor como agente de la DFS con sus aficiones como actor, en que solía desplegar su habilidad como tripulante de motocicleta. Pero en la Operación Noticia sería el pasajero, no el conductor.
En cumplimiento de sus órdenes, esperó la salida de Buendía y lo siguió hasta casi llegar al ancho portón del estacionamiento donde el periodista guardaba su automóvil. Tenía instrucciones de atacar por la espalda, pues se sabía de la costumbre de la víctima de portar pistola, metida en la parte posterior de la cintura. Se sabía también de sus aptitudes de tirador. Él y Zorrilla se juntaban para practicar tiro en el campo del Estado Mayor Presidencial. Allí convivían con amigos en común, como el capitán retirado Martín Larrañaga, que los acompañaría a comer al día siguiente, pues Zorrilla había preparado esa cita como parte de su coartada.
Moro Ávila se acercó sigiloso a Buendía, y tiró del faldón de la gabardina para dificultar los movimientos del periodista y asegurarse de que no portaba blindaje alguno. Empuñaba una pistola poderosa, una Browning de nueve milímetros, con la que disparó hasta cinco veces. Por instinto defensivo, como si pretendiera usar su propia arma, y por el efecto físico de los disparos, Buendía giró hacia la derecha, por lo que los balazos tuvieron trayectorias diferentes. Lo ultimó uno tan certero como el resto, que le perforó el pulmón. Buendía se desplomó. Moro Ávila caminó un breve trecho, como si nada, y puntual apareció la motocicleta a cuyo asiento trasero subió.
Apenas unos pasos adelante, Bautista quedó pasmado por unos instantes ante el sorprendente ataque. Tomó la pistola de su jefe y corrió en pos del homicida, hacia la esquina de Londres y Havre. Cuando percibió que su gesto era inútil, volvió atrás y comprobó que Buendía estaba muerto. Entró de nuevo al edificio y desde el mezzanine telefoneó a Luis Soto, secretario del periodista. Ante el inminente nacimiento de su primer hijo, Soto había recibido autorización de su jefe para encontrar un segundo empleo. Lo obtuvo en una oficina pública, la Dirección General de Publicaciones de la SEP, cuyo responsable era Miguel López Azuara, que había conocido a Buendía en su etapa inicial de reportero, en Excélsior. Soto pidió a Bautista el número telefónico de Zorrilla, pero tardó en recibirlo porque el ayudante volvió a la oficina para consultar el directorio. Cuando lo tuvo, Soto avisó del suceso al jefe de la policía política, y ambos salieron hacia el lugar de los hechos. López Azuara y Armando López Becerra, su colaborador en la SEP, también acudieron al teatro de los acontecimientos, llevados sobre todo por su infatigable espíritu de reporteros. Miguel, sabedor de mi cercanía con don Manuel, llamó para avisarme. Me enteré de su recado muy tarde. Habíamos tenido una comida y una larga sobremesa con el secretario de Hacienda Jesús Silva Herzog el grupo que planeábamos la salida de La Jornada, en la que nos ocupábamos desde febrero y que consumaríamos en septiembre.
Rafael Barajas, El Fisgón, el gran cartonista que estaba en receso tras nuestra salida de Unomásuno, recibió el recado de Miguel López Azuara y nos lo comunicó apenas llegamos a la oficina de la calle de Durango donde trabajábamos en pos de nuestro objetivo, la publicación de un nuevo diario. Todos los presentes–Carmen Lira, Carlos Payán, Humberto Musacchio y Héctor Aguilar Camín– recibimos con pesar la noticia. Con agobio, yo. Pero todos, aunque los demás lo conocieran menos –salvo Aguilar Camín, que asistía al Ateneo de Angangueo–, teníamos un motivo reciente de agradecimiento a Buendía.
Poco antes de su asesinato me telefoneó para hacerme una entrega que, anunció, me complacería mucho. Así ocurrió, aunque también me dejó perplejo. Era un sobre grande, con un millón de pesos en efectivo. Habíamos convocado al público en general a adquirir acciones para la empresa editora que organizábamos. El dinero no era suyo. Lo enviaba, por su intermedio, un contribuyente que prefería permanecer anónimo. Recibí el dinero pero advertí a don Manuel que no lo aceptaríamos si no podíamos extender sus acciones al generoso aportante. Buendía consultó a su amigo Álvaro González Mariscal, cuya participación en el episodio conocimos por nuestra insistencia. A su nombre fueron tituladas las acciones, llegado el momento, en que también supimos que la remesa provenía de Roberto González Barrera, el próspero industrial del maíz y la tortilla –convertido años después en banquero– y consuegro de Carlos Hank González.
Mucho antes que Luis Soto, y que López Azuara y López Becerra, Zorrilla llegó a Insurgentes y Hamburgo. Puesto que esperaba el aviso de que su orden había sido cumplida, apenas tardó trece o quince minutos. Ya estaban allí algunos de sus hombres, a quienes el director de la Brigada Especial alertó para que se aproximaran a la escena del crimen. Se apoderaron de ella y hasta entraron en conflicto con el agente del Ministerio Público que arribó más tarde. No le permitieron actuar, y aun lo agredieron y amenazaron, como hicieron con los policías judiciales que lo acompañaban. Zorrilla, en cambio, tras comprobar que Buendía estaba muerto (un alma piadosa había cubierto su rostro con una toalla o sábana), ordenó a uno de los hombres esculcar la ropa de la víctima. Obtuvo de su búsqueda algunos papeles que Zorrilla examinó y desechó, por lo que volvieron a la vestimenta del periodista.
Para evitar que atestiguara esos movimientos, Bautista fue urgido por gente de la DFS a recorrer la zona para ver si identificaba al homicida. No lo hizo en ese momento. Sólo contribuyó, con media docena de testigos, al trazo del retrato hablado del asesino. Lo identificaría semanas más tarde cuando lo vio entrar con naturalidad al edificio de la Federal de Seguridad. Es que trabajaba allí. Era el nieto de su abuelo, famoso por la facilidad con que ordenaba matar.
Bautista pudo ver a Moro Ávila porque era forzado a deambular en las inmediaciones de la oficina de Zorrilla. Como testigo principal del asesinato, fue secuestrado durante tres meses a fin de que no pudiera declarar ante el agente del Ministerio Público, que se afanaba en recuperar la averiguación previa que había iniciado la Federal de Seguridad. Sólo una vez en ese lapso habló con Zorrilla, quien a él y a Soto les dio seguridades; que no se preocuparan por asuntos de trabajo, desempleados como quedaron por la pérdida de su jefe. Nada hizo para cumplir esa garantía.
Zorrilla subió al despacho de Buendía como lo habían hecho desde rato atrás varios de sus hombres. Se apoderaron de algunos cartapacios que el periodista había dejado sobre su escritorio, pero a decir de Soto, responsable del abundante y legendario archivo de Buendía, no tocaron una sola pieza de la documentación allí resguardada.
El forcejeo entre la procuraduría y la Federal de Seguridad duró lo necesario para que Zorrilla y su gente, especialmente Juventino Prado, jefe de la Brigada Especial, hicieran desaparecer vestigios que revelaran a quien quisiera indagar de verdad la intervención de la DFS. Finalmente, la procuradora Victoria Adato de Ibarra consiguió que los agentes de la DFS entregaran las piezas –cartuchos, ropa del occiso, el resultado de la necropsia, entre otras, y declaraciones de los testigos presenciales, adobadas conforme a su conveniencia– y pudo formalizar la averiguación previa.
La Policía Judicial, dirigida por un abogado tozudo, José Trinidad Sánchez, empezó entonces un nuevo tramo de la indagación. Habrá tenido instrucciones de no admitir la índole política del asesinato, por lo que orientó sus pesquisas hacia rumbos que no conducirían a ninguna parte. Se concentró en la vida personal de Buendía, para hallar en ella la causa de su asesinato. Interrogó en esa dirección a los amigos y conocidos del periodista. Preguntaba si Buendía tenía amantes, si era homosexual, si tenía deudas pendientes, si habría inferido alguna ofensa que provocara deseos de venganza. Ordenó algunas capturas y en ningún caso pudo consolidar la averiguación como para consignar a los detenidos. Es que mostraba un falso activismo, destinado a no encontrar al culpable, acaso porque sabía quién lo era. La DFS, por su parte, fingía también. Lo hizo igualmente Nazar Haro, contratado por la procuradora Adato para realizar una averiguación paralela. Siguió simulando cuando se le designó sucesor de Trinidad Sánchez. La procuradora simulaba también, presa en su candor por los laberintos de la Policía Judicial y el Ministerio Público. El 19 de septiembre de 1985 el terremoto que fracturó a la ciudad de México hizo que se cayeran, simultánea y estrepitosamente, el edificio donde despachaba y los restos de su prestigio. En el sótano de la procuraduría funcionaban unos peculiares separos, donde agentes judiciales practicaban la extorsión a delincuentes a quienes cobraban cuotas o arrebataban su botín. Los “hospedaban” en cajuelas de patrulla o de coches robados, sobre los cuales cayó el edificio al colapsarse. La procuradora no pudo explicar lo que ocurría, y si bien para no dar satisfacción a la opinión pública que conoció los hechos con asombro e indignación se demoró su despido, al fin se consumó tres meses después, en diciembre, cuando De la Madrid le procuró una salida airosa, al nombrarla ministra de la Suprema Corte.
La sustituyó Renato Sales Gasque, quien anunció que comenzaría desde cero la averiguación previa, que para satisfacción de Zorrilla no había generado ningún resultado. Por esa causa, el director federal de Seguridad se sintió tranquilo y firme en su cargo en los meses posteriores al asesinato de Buendía. Su impunidad lo animó a seguir adelante. Afianzó la relación que había establecido con jefes del narcotráfico como Rafael Caro Quintero, a quien vendió identificaciones de la DFS–charolas, como se les conoce popularmente– firmadas por él mismo y entregadas a cambio de mucho dinero. Dispuso también, asegurado en su cargo porque nada lo amenazaba, el asesinato de su amigo del alma, el abogado José Luis Esqueda, a quien Zorrilla mandó matar en castigo por acercarse a Buendía para confiarle los nexos del director de la policía política con el narcotráfico.
Por decisión espontánea, expresada desde poco después del asesinato, un variopinto grupo de periodistas acicateó inútilmente a las autoridades para hacer que sus investigaciones avanzaran. Formaron un equipo de seguimiento, integrado por Gerardo Arreola, Francisco Cárdenas Cruz, Félix Fuentes, León García Soler, Miguel Ángel Granados Chapa, Rogelio Hernández, Jorge Meléndez y José Reveles, que contó con el impulso del hermano menor de don Manuel, Ángel Buendía, quien voló desde Guadalajara la noche del duelo. Más que lloroso, como suele ocurrir con los deudos cercanos, estaba furioso, indignado. En el sepelio de su hermano, cercano él al féretro en torno del cual hacían guardia la multitud de dolientes, trató de impedir que lo hiciera el presidente De la Madrid. Alzó la mano derecha para detenerlo, pero entre la batahola causada por la presencia presidencial el gesto simbólico se convirtió en un manotazo sobre el pecho del Ejecutivo. A lo largo de los años, a solas o cobijado por los periodistas, con algunos de los cuales estrechó una relación amistosa, se convirtió en una presencia incómoda. Durante ese tiempo, su desesperación ante la falta de resultados lo llevó a concebir varias hipótesis, en que culpaba del crimen a De la Madrid y Bartlett, o a la Central Intelligence Agency (CIA). En su insistencia por obtener resultados, publicó dos libros: Mi testimonio sobre el asesinato de mi hermano Manuel Buendía e Historia de mi vida. Este último fue particularmente útil para conocer cómo transcurrió la infancia y la adolescencia del periodista, cuya vida es contada y explicada a partir del siguiente capítulo, porque hay que comenzar desde el principio.
Notas:1. Miguel de la Madrid H., Cambio de rumbo, testimonio de una Presidencia, 1982-1988 (con la colaboración de Alejandra Lajous), 1a. ed., FCE (col. Vida y pensamiento de México), México, 2004.
2. Ibid.
3. Juan Bautista, Los primeros teclazos con Buendía, en varios autores, Retratos de Manuel Buendía, 1a. ed. Fundación Manuel Buendía/Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo, A.C./La Jornada, México, 2009.

ÍNDICE POLÍTICO: EL MELATE Y CALDERÓN! Posted: 17 Oct 2012 11:52 AM PDT

FRANCISCO RODRÍGUEZ
¿En qué se parecen Felipe Calderón y el Melate? Pues en que ambos resultaron ser todo un fraude, ¿no cree usted? El ocupante de Los Pinos, usted lo sabe y hasta lo padece, fue lo peor que le pudo suceder a México, pues implicó no sólo muerte, desolación y pobreza, incluso retroceso en muchos de los índices con los que se mide el avance y progreso de un país. El sorteo de Pronósticos Deportivos, por su parte, está tan desacreditado, que sus ventas cayeron hasta en un 40%, aunque sus responsables disfracen la cifra con un 24% que, de suyo, resulta alarmante.
Tanto Calderón como el sorteo Melate, pues, requieren de un relanzamiento publicitario. El primero, en busca de que su desastrosa gestión encuentre la benevolencia popular y, tras el relevo sexenal, no sea tan severamente juzgado por quienes –cada vez menos– todavía lo aplauden. El segundo, para aumentar sus ventas.
Girada hace pocos días, la orden fue precisa, tajante: hay que “invertir” en miles, decenas de miles de spots y anuncios publicitarios para dejar sólida, bien sembrada, la imagen de Felipe Calderón y de su dizque gobierno. Cientos de millones de pesos, así las cosas, han empezado a ser canalizados a las televisoras, a tres o cuatro cadenas radiofónicas y a cuando menos un tercio de medios impresos en aras de cantar loas al gran legado (sic) calderonista.
Primero en levantar la mano fue el titular de Pronósticos Deportivos, Jesús Villalobos, quien se sabe centro de investigaciones por corrupción a su paso por el ISSSTE, del que fue director de Finanzas, primero, y director general, hasta diciembre del año anterior.
No sólo eso. Ahí mismo, en Pronósticos –también se indaga–, pudo haber perpetrado más actos corruptos, entre los que se encuentra aquél del sorteo Melate que, a mediados de este 2012 provocó que la venta de este sorteo, le reitero, cayera en un 40%, aunque lo disfracen y minimicen con un 24% nada más.
Desde hoy, entonces, Villalobos se estará gastando en poco más de un mes la enorme cantidad de 200 millones de pesos en “inversión” publicitaria, para “relanzar” al fraudulento Melate… y también la imagen de Felipe Calderón, como ya lo hacen otras dependencias que con sus “ahorritos” ponen al aire anuncios comerciales que resaltan la dizque obra y alcances de este malhadado sexenio y, claro, del “gob
Los próximos días vamos a ver y escuchar, a desayunar, comer y cenar, decenas de miles de anuncios de Melate y, a un tiempo, de Felipe Calderón. Nos van a decir que son muy buenos. Excelentes.
En el fondo, publicidad aparte, todos sabemos que los dos resultaron ser todo un fraude, ¿a poco no?
LOS APUROS DE VILLALOBOS
Jesús Villalobos, por cierto, ya consulta abogados que le ayuden a hacer frente a la investigación que la Secretaría de la (Dis)Función Pública inició en su entorno como director general del ISSSTE. Un quebranto por más de 332 millones de pesos, derivado de la fallida intención de varios directores de área que en 2009 pretendieron implementar un software informático, con el cual buscaban pasar del papel a los llamados expedientes clínicos electrónicos de millones de derechohabientes.
Por la pura consulta a un despacho de penalistas, ya le cobraron 40 mil dólares.
Y por llevarle el caso en contra de la apapachadora dependencia –no en todos los casos, sólo en aquellos donde hay “línea” tirada desde Los Pinos– que encabeza el sinaloense Rafael Morgan Ríos, le anunciaron que podrían cobrarle hasta tres millones de dólares.
No es mal negocio para Villalobos. Sólo sería el 10 por ciento de la cantidad que “quebrantó”, cual ahora le dicen eufemísticamente al robo.
Bonito y redondo negocio, vale insistir.
Mejor que atinarle al Melate, ¿o no?
Índice Flamígero: Sobre la discusión senatorial y, sobremanera, la aprobación de la vilipendiada –con razón– reforma laboral, el excelente epigramista que es don Alfredo Álvarez Barrón, El Poeta del Nopal para los amigos, me envía lo siguiente bajo el título Un Debate de Altura: “Sin descuidar sus labores / este apacible rebaño / tiene prohibido ir al baño, / ¡por órdenes superiores!” + + + Dentro de 43 días termina el sexenio de la publicidad pagada. Y lo peor que le puede pasar a un mal producto, me recuerdan, es tener buena publicidad. Es pero que tirar el dinero de los contibuyentes a la basura: es convertirlo en aire.

Audiosíntesis: Primeras planasPosted: 17 Oct 2012 06:08 AM PDT

UntitleAudioSintesis-PRIMERAS-oct17-12.mp3 UntitleAudioSintesis-PRIMERAS-oct17-12.mp3 2394 kb   Reproducir   Descargar

Audiosíntesis brevePosted: 17 Oct 2012 06:06 AM PDT

AudioSintesis-CORTA-oct.17-12.mp3 AudioSintesis-CORTA-oct.17-12.mp3 698 kb   Reproducir   Descargar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: