MOSAICO, 8-XI-012


GUIA

Martínez Campos, 8/XI/012

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 8 de Noviembre.-  PUESTO QUE HA llegado a ser esta columna, más que un repertorio de datos y cifras, un acervo de recuerdos, remembranzas, sueños vinculados más bien con la utopía, todo real, tan real como que aquí estoy, no recuerdo francamente cuándo se establecieron las dos nacionalidades, para los de aquí, y los de allá. Por eso es que muchos de los de aquí, sin renunciar a su lugar de origen, su ombligo del mundo respectivo, pueden con su voto ciudadano determinar de alguna manera la marcha de la gran potencia y de alguna manera también, la marcha del mundo. Pero no están solos, cuentan con nuestro apoyo, porque según datos curiosos volcados en la “red”, en la telaraña planetaria, gran parte del mundo, por lo menos un 80 por ciento, “votó” en la boleta de su simpatía, por Barack Obama como presidente, por otros cuatro años. Y NO ES que el presidente norteamericano sea, como a veces se dice medio en broma, medio en serio, el presidente del mundo. Ni antes ni ahora, eso es posible. El gran gigante, con influencia determinante en todo el mundo, tiene sus pies de barro, como el militarismo, sus pretensiones de destinos manifiestos, su nacionalismo-individualismo acentuado. Y la pretensión entre  muchos (por lo menos los de las películas) de que la técnica lo resuelve todo. Y hasta cuando el planeta es amenazado por los belicosos extraterrestres, su belicoso presidente de ficción se trepa al avión, para él mismo (puesto que los demás no pudieron), salvar a su país y, desde luego, al mundo. PERO Sí, NECESITAMOS a los vecinos. Los millones de los nuestros, ciudadanos o no, viven de ellos. Y nosotros también, con los dólares, en cantidades millonarias que nos mandan cada año, vivimos de ellos. Por eso es que “votamos” por Obama, a ver si ahora sí puede sacudirse las malas influencias de los poderosos del dinero y de las armas y pone en marcha lo que no hizo y se pone las pilas (así se dice aquí) para armar a su sociedad de humanismo, solidaridad, civilidad, en los tratos sociales a favor de los débiles, incluidos niños, ancianos y mujeres desprotegidas, con la seguridad social, donde ésta haga falta. Porque pues sí, nosotros también los necesitamos. Y OJALÁ, LUEGO de resolver su problema interno del dinero, su deuda, les quede algo para apoyar a la ONU (no sé si todavía le deban) a fin de que este organismo, aun cuando sea en el mediano, o largo plazo, se vuelva, el sí, la presidencia del mundo, pero sin vetos de los fósiles de la guerra fría. Pero sin liderazgos personales perpetuos,  porque se volverían dictaduras planetarias.Y con cambios a fondo, algo así como los que han propuesto Leonardo Boff y Miguel D’Escoto, (1) en un documento-propuesta que se considera es única salida, aun cuando hoy se vea totalmente utópico e irrealizable de inmediato, porque no estamos preparados para hacer cambios tan profundos, tan “radicales” que van a las raíces de los males planetarios que nos aquejan. DE PRONTO, ESTAMOS entretenidos con los males que acarrea tanto la carencia de dinero, como la abundancia de él. La carencia de ingresos suficientes, de lo cual dan cuenta estudios, estadísticas, del hambre, la miseria en todas partes del mundo (también en el país de la abundancia). Y los males que esto acarrea, también entre los trabajadores, lo que se ve, estos mismos días, en la desquiciada Grecia, o en España, donde por salvar al “dios” dinero, sus gobiernos le rinden sacrificio recortando pensiones y lo que llamamos aquí prestaciones tan vitales para sobrevivir personas y familias. O la abundancia de dinero, en montones concentrados, dentro del sistema moribundo que por salvarse coletea por todos lados y se lleva clases, países, naciones. PERO HAY SIGNOS de que soplan vientos nuevos. Desafortunadamente, algunos vientos más bien como huracanes. No lo sabíamos, pero se nos dio la encomienda, a los de nuestra generación, de reordenar el mundo que nuestros antepasados desordenaron. Pero nuestros antepasados  también nos dieron la clave (la llave), no para cerrar la caja que abrió Pandora, sino para capturar de ella el tesoro de la Esperanza (activa como dice el pensador Erich Fromm). La clave de volver a lo pequeño y desde él reconstruir lo grande; la clave de la vinculación con bichos, yerbas, arroyos, montes. Y la humildad de reconocer que las minorías nos enseñan algo y que los pueblos originarios utilizados o manipulados por nosotros, tienen la clave para salvarnos: todavía sienten las aromas de jazmines, comulgan con el canto del los pájaros, y trabajan sus jornadas diurnas en armonía con el terruño; y tienen la osadía de todavía pasearse por un cielo estrellado o llamar con toda propiedad y cariño, a la tierra su mamá, la Madre Tierra, pues. Pero no por idealizarlos, podemos olvidar que muchos de sus males, fueron implantados en ellos por el sistema dominador que les cayó allende los mares. PERO TAMBIÉN AQUÍ, donde pisamos la Tierra,  trabajamos. Cuando emprendemos campañas de limpieza en calles y prados para recoger la basura que otros arrojan en ellos; cuando nos hacemos eco de campañas sanitarias que otros diseñan desde  otros rumbos de la organización pública; cuando embellecemos nuestros jardines; cuando exigimos que el individualismo de clase, se diluya para dar lugar a un ambiente solidario y  no olvidar que el gran pueblo, nuestro pueblo, es trabajador y cultiva la tierra, pero también la Esperanza. Porque ve, palpa, visualiza, que nuestra Tierrita, también para nosotros se está convirtiendo en el ombligo del Mundo. (1) La Reorganización de las Naciones Unidas, una organización indispensable. Miguel D’Escoto y  Leonardo Boff. Puede encontrar el texto en www.silviano.wordpress.com).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: