ANÁLISIS A FONDO, 9-XII-012. J. Francisco Gómez Maza


Análisis a Fondo

Análisis a Fondo


Unamuno, el vencido invictoPosted: 08 Dec 2012 07:52 PM PST

Jon Juaristi bucea en la vida y en la época de uno de los intelectuales más importantes de España en una obra que recoge con brillantez las contradicciones de un tiempo terrible Las mismas que rigieron el destino de Unamuno Félix de Azúa, El País Entre los muchos que proporciona, uno de los mayores placeres de la literatura es el de convertir en literatura a los autores de la literatura. Todos sus lectores hemos imaginado a Garcilaso atacando una fortaleza espada en mano o a Berceo bebiendo un vaso de vino en compañía de otros errabundos con los que coincidía en la posada. Es una tentación irresistible. Seguramente si los estudios literarios severos, en especial los estructuralistas y analíticos, no han alcanzado la difusión de los viejos tratados filológicos de Auerbach, Menéndez Pidal o Spitzer es por esa amputación de la mitad del placer. La obra de arte sin autor, gran fantasía francesa del siglo pasado, es teóricamente irreprochable y debe ser defendida en la Universidad, pero es también inaceptable para un lector educado. Los autores reclaman ser imaginados junto a sus criaturas, es una de las razones por las que escriben. Y un modo agradable de imaginarlos es el de leer sus biografías, algunas más literarias que las obras del biografiado. Pocos leen hoy a Frederick Rolfe (con razón), pero su biografía, The quest for Corvo, de A.J.A. Symons, sigue siendo una de las más perfectas obras literarias del siglo XX. He aquí un escritor que casi puede decirse que sobrevive gracias a su biógrafo. Rolfe era un ser odioso, un mal bicho a quien todos detestaban y su biógrafo no pudo evitar la repugnancia. O quizás fuera mejor decir que solo pudo evitarla mediante los recursos del arte narrativo. Otros escritores, por el contrario, no pueden ser odiados de ninguna manera. Antonio Machado es el caso supremo. Si usted encuentra a alguien que diga odiar a Machado, apártese de él a toda prisa. Lávese luego entero en cuanto pueda. Es muy probable que pertenezca a alguna de las sectas satánicas más peligrosas después de la de Charles Manson. Finalmente hay autores que piden ser alternativamente odiados y amados. Y ese es el caso que ahora nos ocupa, el de Unamuno y la biografía, a mi entender soberbia, que ha escrito sobre él Jon Juaristi. Soberbia biografía porque Unamuno, sin dejar la escena en ningún momento, a veces es solo un  rasunto que le permite a Juaristi hablar sobre las guerras carlistas, la renovación de la panadería en Bilbao, el periodismo caciquil, el puente colgante, la invención del folclore vasco, la mujer de Sabino Arana, en fin sobre todas aquellas cosas que hacen de una biografía una pieza literaria de gran enjundia.
Y como debe ser, Juaristi a veces ama a Unamuno y a veces le odia.  El lector agradece esa ducha escocesa, porque le sucede exactamente lo mismo cada vez que se pone a leer a Unamuno, que suele ser a menudo. Así, por ejemplo, el lector agradece que Juaristi no disimule la conducta canallesca de Unamuno con Valentín Hernández, el editor de La Lucha de Clases que fue a la cárcel en su lugar. O sus grotescos ofrecimientos a los militares sublevados durante el año 1936. Unamuno tenía momentos odiosos porque era un hombre dotado de un enorme Ego, un Yo colosal que muchas veces ocupaba demasiado espacio, como decía Ortega cuando esperaba visita del vasco y había alguien en el despacho: “Salga usted ahora mismo, que viene Unamuno con su Yo, y no vamos a caber”. El Yo es una entidad peligrosa, entre otras cosas porque no contiene nada y debe ser ocupado de inmediato por alguna identidad (nacional, deportiva, religiosa, sexual, da lo mismo) a la que obedecer. Quien desee un planteamiento filosófico riguroso del problema, lea a Carlos Piera y su espléndido La moral del testigo (Machado). Unamuno, por tanto, llenaba constantemente su Yo con lo primero que le cayera en gracia identitaria. A veces era el vasco preterdiluviano, a veces el labriego intrahistórico, o bien el socialismo, aunque también el fascismo, qué le vamos a hacer. Por fortuna, la mayor parte de las veces no era la política lo que llenaba su identidad, sino los paisajes, los tipos, el crucificado, la diversidad de la convivencia, el campo, los campesinos, la literatura, don Quijote, la muerte, en fin todo lo inactual. Y entonces no hay más remedio que amarlo. Juaristi, con una de las mejores prosas que se escriben hoy en España, repasa todos los aspectos de Unamuno, los amables y los odiosos, aunque predominan ampliamente, como era de esperar, los amables. Don Miguel ha dejado miles y miles de páginas (aún sin editar seriamente, a pesar de los esfuerzos magníficos de la Biblioteca Castro) que no son solo el mejor retrato de nuestra vida terrestre y anímica, sino que son nuestra exacta definición. He aquí, en este hombre tan poseído por su Yo, cómo se fue haciendo sitio un Yo trascendente que acabó por abarcarnos a todos sus lectores. Sus terribles días finales, cercado por las hienas de Millán Astray, salvado del linchamiento por gente a la que despreciaba, horrorizado de lo que había dicho sobre los generales y la República, fueron un ejercicio agónico de despellejamiento en el que acabó por perder lo que le quedaba de Yo. Vio abrirse el abismo bajo sus pies y aquel temor y aquel temblor de que había hablado tanto y tan bien en sus ensayos, de repente era ya todo lo que le quedaba, temor y temblor. Es muy posible que entonces se abandonara al sosiego de no ser nadie y acabara sus días en paz.

Presentación del libro Han destruido la vida en este lugarPosted: 08 Dec 2012 04:39 PM PST

Amigas y amigos:
Por este medio les invitamos a la presentación del Libro Han destruido la vida en este lugar este domingo a las 10:30am en el marco de la 11a Feria de los derechos humanos en el zócalo capitalino. Como adjuntos a este correo les enviamos el programa y algunas otras informaciones relacionadas con la Feria.
Esperamos contar con su asistencia
Gracias
Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez

Área de comunicación y análisis
Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez A.C.
Sitio web: http://centroprodh.org.mx
Sistema de información: http://sididh.info

3 archivos adjuntos — Descargar todos los archivos adjuntos
DIPTICO_FeriaWEB.pdf DIPTICO_FeriaWEB.pdf 551 kb   Ver   Descargar
PlanoFeriaFINAL.xls PlanoFeriaFINAL.xls 49 kb   Ver   Abrir como hoja de cálculo de Google   Descargar
Stands.xlsx Stands.xlsx 16 kb   Ver   Abrir como hoja de cálculo de Google   Descargar

Diego Rivera y Frida Kalho,  creación y vidaPosted: 08 Dec 2012 09:49 AM PST

Forum en Línea 255: Educación y laicidad. Una educación para el desarrollo sustentable. “Estamos aquí para negociar otra Colombia para las mayorías”: comandante Pascuas. Revelaciones que amenazan a Obama. GazaPosted: 08 Dec 2012 08:07 AM PST

                              Del 1 al 15 de diciembre de 2012
Remembranzas. Eduardo Ibarra Aguirre. Forum Ediciones. 202 páginas.
Educación y laicidad
Rodolfo Echeverría Ruiz / El Universal
Desde los primeros días de la Colonia, los frailes evangelizaron y alfabetizaron en castellano a las comunidades indígenas. Durante 360 años, la Iglesia católica fue la única educadora en México. Y digo 360 años porque, hasta 1859-60, es decir, hasta la expedición de las diversas Leyes de Reforma, la Iglesia romana tuvo en México el monopolio de la educación. El juarismo (democrático, reivindicador, laicista) otorgó al Estado la primigenia facultad educadora.
Porque durante tres siglos y medio la Iglesia católica fue la única instancia educadora en el país, hoy, su episcopal cúpula política, sostiene, sin pestañear siquiera, que, desde los puntos de vista histórico y antropológico, pedagógico y cultural, esa institución debe recobrar aquella su facultad educadora. Intenta apoderarse, de nuevo, de las conciencias de los mexicanos educándolos en los planteles públicos dentro de los cánones de la Iglesia Católica Apostólica y Romana. Eso pretende. De ahí su obsesiva exigencia permanente de reformar el artículo 3constitucional (también quiere desfigurar  al 5 y al 130. Ya está a punto de lograr la malversación del artículo 24, con la activa complacencia de las derechas).
Va en la naturaleza intrínseca del Estado mexicano el carácter  laico de la educación por él impartida. Es el nuestro un Estado aconfesional cuya estructura jurídica lo obliga a garantizar la plena convivencia entre todas las religiones y el igualitario respeto recíproco –la tolerancia entre unas y otras–, cualquiera que sea la profundidad de su arraigo o la magnitud de su implantación a escala del país entero.
En el seno de toda sociedad democrática y moderna existe un vínculo dialéctico entre la idea de educación y el concepto de laicidad. El conocimiento –sinónimo de liberación de la conciencia– no puede subordinarse a ninguna fórmula dogmática de orden religioso, político o ideológico. La libertad fundada en la razón: eso es la escuela laica.
La educación es un elemento constitutivo de la igualdad social. Su divisa: educar en la libertad y para la libertad. Los valores laicos –tolerancia, respeto, solidaridad, sentido de la convivencia– se defienden y ejercen desde la escuela misma.
Si en el mundo democrático moderno el concepto de laicidad y la idea de la educación son inescindibles, vemos cómo las nociones del desarrollo social y de la tarea educativa tampoco pueden separarse. El indetenible proceso secularizador de la vida humana hace posible el primado de la razón liberadora y el del relativismo científico. Ambos presiden el esfuerzo a cuyo amparo se multiplica la democracia. Vivimos bajo la normativa de un Estado laico por su naturaleza y definición.
Los grados de cultura política y jurídica existentes en el país –y los conquistables en el futuro– pueden calibrarse a través de un análisis del estado en que se encuentra el proceso secularizador de la sociedad. La ética secularizadora es propia del Estado laico. La educación pública, laica y gratuita como es, vive y se desarrolla al margen de los dogmatismos, de las concepciones totalitarias de la vida, de los absolutos indiscutibles. La escuela mexicana es el primer motor de la libertad de conciencia.
Al prohijar la libertad de conciencia, la escuela laica garantiza la tolerancia y el respeto al pluralismo social y religioso enraizado en el país. No cuestiona a la religión, pero tampoco se inspira en ella. Nuestra escuela pública no es ni atea ni agnóstica. Es independiente y discurre al margen de las religiones. Nuestra educación laica no es teocrática. Es libre y abierta.
La educación laica es un derecho fundamental de los niños. En la ética laica se educa para la libertad y la igualdad, la ciudadanía y la racionalidad. La ética laica enseña a convivir y a tolerar a los demás con la mira puesta en el desarrollo de la democracia política y de la democracia social. Las inteligencias infantiles y juveniles merecen y reclaman educación científica y antidogmática. Si en verdad anhelamos un futuro democrático para nuestros hijos debemos blindar a la escuela laica. Todo demócrata se empeña en la defensa y en la difusión de la cultura laica.
La escuela laica está en peligro en México. Frente al discurso secular de la sociedad civil se quiere imponer el dogma eclesiástico hegemónico. Un clericalismo rupestre se ha propuesto destruir el carácter laico de nuestra escuela pública. Pretende recuperar su antiguo poder político y social. Quiere ejercer su añeja manía del control social y manipular las conciencias, apoderándose de nuevo de la enseñanza. Estamos ante una evidente ofensiva clerical contra la educación laica. Una verdadera cruzada en el sentido histórico e integrista del vocablo.
La cúpula episcopal en nuestro país expone en un documento Educar para una nueva sociedad  (6-IX-12), un catálogo de alegatos políticos ocultos bajo el palio de un pretendido orden teológico, antropológico e histórico, destinado a fundar su obsesión de volver a controlar la enseñanza en México.
Los encumbrados clérigos proclaman, sin ambages, la reforma  del artículo 3de la Constitución.  Aspiran a una especie de laicidad “positiva” (así la bautizan) cuya primera misión consistirá en implantar la avasalladora hegemonía del dogma católico en las escuelas públicas de México. Sostienen que, como el Estado no es propietario de las conciencias –y, desde luego, sabemos que no lo es– la Iglesia católica, intérprete autorizada de la voz de Dios, debe hacerse cargo de la educación de la infancia y de la juventud. Exigen una suerte de inmanente derecho a apoderarse de las conciencias mexicanas.
El 28 de septiembre de este año la prensa nacional informaba: “La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) anunciaron la creación de la organización civil Educación y Formación con Valores, AC, la cual tiene como objetivo ‘restablecer el tejido social e incentivar la formación de ciudadanos activos, democráticos, solidarios y responsables’…” Y rematan con solemnidad maniquea: se trata de ‘educar para que el educando prefiera el bien sobre el mal’…”
Los obispos pretenden destruir el carácter laico de nuestra educación pública. Los maestros de México tienen la indeclinable y urgente obligación histórica, política y ética, de decir si están de acuerdo con tan anacrónica exigencia clerical.
Una educación para el desarrollo sustentable
Víctor Manuel Barceló R.
Las circunstancias internacionales y experiencias propias nos sustentan la aseveración de que la educación es de los pilares fundamentales para el desarrollo sustentable de pueblos, naciones y regiones.
Los hechos corroboran que naciones y pueblos, que por diversos rumbos y en distantes momentos de la historia universal llegaron, o están avanzando hacia su bienestar y felicidad generales, cuentan con sistemas educativos que efectivamente forman a sus pobladores para afrontar, con éxito y liderazgo, la ruta de vida personal y la colectivamente determinada.
En base a la adecuada preparación de sus poblaciones, logran desarrollos científicos y tecnológicos, adecuados a los requerimientos de su entorno regional, amenazado de mil modos y, en ocasiones, dan pautas a sus líderes para incursionar en la competencia universal por la hegemonía sobre la economía, la política y la vida toda de otros pueblos.
German Escorcia nos recuerda la ruta evolutiva de las sociedades, en cuanto a su conocimiento: de la transformación de materias primas a la de materia gris. Es el salto de la información al conocimiento, de allí a la sabiduría, diríamos; el vigoroso incremento de la velocidad en todos los órdenes de la vida, que puede llevar a los pueblos a superar su pobreza, mediante la inclusión de todos, en el desarrollo que se vaya obteniendo. Para ello habrá que seguir a las fuerzas directrices que nos llevan a un lenguaje de imagen y a la movilidad del conocimiento.
En ese proceso, se considera que para el 2020, tendremos un sistema con “extraterritorialidad” de oferta, competido entre interesados de todas las regiones, considerando, tanto la singularidad de los contenidos y presentaciones, como las facilidades de ingreso y tolerancia de los objetivos. Pueblos y naciones tendrán la capacidad de acceder, igual al tamaño de su decisión y voluntad soberana, al encuentro de su futuro.
En ese contexto, la enseñanza-aprendizaje será móvil, terminando con los muros de las aulas que separan a éstas de las comunidades cercanas y lejanas (incluidas las científicas, a través de la definitiva conexión con el ciberespacio (concreción de escuela segura y escuela siempre abierta). Saltando las tapias del aula involucraremos a las comunidades en el proceso de educación para la vida, sin más límites que nuestra capacidad de asombro y captación-procesamiento del conocimiento en ruta a la sabiduría que purifica los pasos de la humanidad.
Entre tanto, en educación se avanza en la construcción del conocimiento de manera colaborativa, creando las habilidades cognitivas más allá del simple consumo de la información. La meta es ampliar las vías de acceso al conocimiento para superar inequidades, aprovechar la conectividad en la adquisición y desarrollo del conocimiento para adquirir personal y colectivamente, la competitividad que requiere incursionar en la sociedad del conocimiento e innovar para atender a lo nuestro, como ruta a la apropiación de nuestro presente y participar en la evolución al futuro.
El sojuzgamiento que pueden lograr sobre regiones y pueblos, las apetencias imperiales, también se relaciona con los niveles educativos que esos pueblos muestren para atender necesidades, crecimiento ético, económico, social y espiritual de sus pobladores. Si el analfabetismo, ausentismo escolar en diversos niveles educativos, deserciones y rezagos, preparación precaria del profesorado y otras calamidades, no son atendidas en su interrelación con miseria y pobreza que detienen el crecimiento y bienestar, esos pueblos cuentan con escasas armas para afrontar las penetraciones imperiales, siempre en busca del control y explotación irracional de los recursos de todo tipo, inscritos en suelo y subsuelo de su territorio, como en el alma nacional.
La visión y misión de sus gobernantes para buscar el derecho universal a manejar sus recursos naturales y humanos (de superficie y en las entrañas del territorio en el primer caso y la diversidad cultural, hoy amenazada en el segundo) como les dicte el interés de sus gobernados, cuenta definitivamente y es la base para el bienestar.
En lo interno, para definir políticas que fortalezcan la vida y obra de sus compatriotas, empezando por una ruta educativa –de la inicial a la universitaria– que les dé las competencias (conocimientos, habilidades y herramientas intelectuales y manuales) que les lleven a liderar sus áreas de acción, en todos los ámbitos que, en el proceso de la evolución personal y colectiva vayan haciéndose presente, en la carrera por la evolución vital individual y de grupo, para el crecimiento sustentable.
La posición y acción gubernamental en lo externo, también depende de la formación de sus dirigentes (el nivel educativo logrado y las tendencias o competencias adquiridas en las escuelas y medios en que se formaron). De nada le sirve a una región tener una plantilla de profesionistas del más alto rango, formado en las más prestigiadas universidades y centros de estudio extranjeros, si eso les llevó a perder la noción de tiempo y lugar en que debe impulsarse el crecimiento de la nación propia, sin ungirla a designios externos, que llevan al abismo económico, ambiental y social. J.R. Poinsett señaló a ése como el camino para la conquista de Latinoamérica, por medio de líderes formados en sus universidades, con la conciencia de incorporar ideas y formas de vida ajenas a las de nuestros ciudadanos y pobladores en general.
“Estamos aquí para negociar otra Colombia
 para las mayorías”: comandante Pascuas
Hernando Calvo Ospina / Rebelión
Llegó, me estrechó la mano y se sentó a mi lado. Empezó a tomar un jugo. A veces levantaba los ojos para verme. Cada movimiento lo hacía como en silencio. Yo acababa de entrevistar a Ricardo Téllez, más conocido como Rodrigo Granda, uno de los jefes de la delegación de las FARC en las negociaciones con el gobierno de Colombia en La Habana. Le había propuesto a Téllez que me ayudara a convencerlo para una entrevista. “Yo se lo presento, y que él decida. Nunca ha dado una entrevista en su vida, y creo que nunca le han tomado una foto”, me dice.
Le pregunto cómo se siente. “Bien, aunque me hacen falta mi tierra, mi selva”, me contesta apenas abriendo la boca, y vuelve a saborear el jugo. En verdad que este hombre es un típico campesino: es reservado y parco al hablar ante los extraños.
Miguel Ángel Pascuas nació el 20 de noviembre de 1940 en la ciudad de Neiva, al sur del país. Desde las primeras luces de los años sesenta ingresó a la lucha guerrillera. Estuvo entre los 52 hombres y tres mujeres que enfrentaron la arremetida de 16 mil soldados, asesorados por especialistas estadunidenses, en la región de Marquetalia, al suroccidente del país. El 27 de mayo de 1964, en medio de la embestida militar, hizo parte de los fundadores de las FARC, aunque sólo dos años después tomaría ese nombre. “Se dice que soy el último miembro de los fundadores que sigue en actividad, pero también está Jaime Bustos. Existen otros marquetalianos, pero se han retirado por vejez o enfermedad”.
Desde hace unos 25 años dirige el Sexto Frente de las FARC, uno de los más beligerantes y estratégicos. Tiene en jaque a las poderosas fuerzas armadas oficiales, porque ha logrado llevar la confrontación hasta muy cerca de Cali, la tercera ciudad del país.
Tratando de romper su aparente indiferencia, digo que es la primera vez en mi vida que estoy rodeado de tantos dólares. Los presentes me miran intrigados. “Por la cabeza de Téllez el gobierno colombiano ofrece varios millones. Y por Pascuas el Departamento de Estado de Estados Unidos da 2.5 millones, y el gobierno colombiano un millón”. Noto que Pascuas prefiere mirar el jugo y revolverlo.
Le propongo la entrevista. Con una increíble economía de palabras me dice que él no tiene mucho para contar. Le insisto. Acepta, pero con una sola condición: tiene que ser en un lugar abierto. No quiere encerrarse en un salón. “Aún no logro acostumbrarme a dormir en una habitación, ni en esa cama. Tengo oídos muy sensibles, habituados a los ruidos de la montaña. A la madrugada no escucho el ruido de los animalitos de la selva, solo carros que pasan, y eso me perturba. Cuando estoy en el páramo me acuesto sobre las hojas del frailejón y otras hierbas. Y si es en zona calurosa utilizo una hamaca y un toldillo. Todo a campo abierto. Usted no se puede imaginar la tranquilidad que se siente en la selva, en el campo”. Le digo que no lo puedo imaginar, y que a mí los mosquitos me producen pánico, aunque me crié en un barrio muy pobre plagado de ellos. Con esto le saco una sonrisa, aunque creo que se burla de mí. Sin embargo el resultado es que acepta charlar conmigo unos días después.
“Voy a luchar y luchar por la toma del poder hasta donde la salud y la vida me lo permitan. Quisiéramos que fuera por la vía política, y por eso hemos insistido en los diálogos con el gobierno. Ojalá pudiéramos conformar un partido político sin que nos maten, como hicieron con la Unión Patriótica. Recuerde que nos asesinaron como a cinco mil compañeros y compañeras. Entonces nos tocó que reforzar lo militar. Para las actuales negociaciones no podemos hacer los errores que cometimos durante las realizadas en el Caguan (entre 1998 y 2002, NdA). Antes de ellas estábamos con un gran empuje militar, logrando propinarle grandes derrotas al enemigo. Con lo del Caguan como que nos confiamos, y cuando se rompen el enemigo embiste con mucha fuerza, se había preparado para la guerra. Es cuando llega el llamado Plan Colombia, dirigido y armado por los gringos bajo el pretexto de la guerra al narcotráfico, pero era para acabar con nosotros. Pero uno va acomodándose a las nuevas tácticas y estrategias del enemigo. Después de cada combate o bombardeo nosotros analizamos para decidir cómo responder y avanzar.
“¿Qué siento al ser uno de los hombres más perseguidos? Me siento muy bien. No tengo miedo, porque ya estoy acostumbrado. A veces la salud molesta por culpa de los años, pero para dirigir no tengo problema. Nunca me han herido, por lo cual me considero con mucha suerte pues he participado en muchos combates y toma de poblaciones. He visto morir compañeros y compañeras. Los he tenido que cargar y enterrar para que el enemigo no se apodere de sus cadáveres y haga fiesta y publicidad con ellos. A veces me ha tocado dormir a su lado hasta que el enemigo se aleje. En varias ocasiones me ha tocado estar escondido varios días, teniendo al Ejército muy cerca, buscando cómo salir del cerco con mi tropa.
“Cuando escucho que nos tratan de terroristas no me produce nada, porque uno sabe que estamos luchando por una causa justa. Es cierto que la población civil está sufriendo el desarrollo de esta guerra, aunque nosotros tratamos de protegerla. El Ejército dice que nosotros nos amparamos entre la población civil, pero ojalá dijeran la verdad: cuando los tenemos acosados se esconden en las escuelas, viviendas y hospitales. Son unos cobardes. No somos nosotros lo que construimos los puestos de policía y militares al interior de las poblaciones.
“Desgraciadamente cada día la guerra se acerca más a las zonas pobladas, a las ciudades intermedias. Y el Ejército reprime y mata a los pobladores porque dice que ellos son nuestros colaboradores. La gente ve bien nuestra llegada, pero sí le da temor de la represión del Ejército. La verdad es que si hemos logrado llegar tan cerca de las grandes ciudades, como Cali, es porque no somos terroristas; es porque tenemos una parte importante de la población de nuestro lado, sin ser combatientes. Es imposible avanzar en la guerra revolucionaria sin el trabajo político con la población, sin el dominio del terreno.
“Una semana antes de salir para La Habana, el Ejército me tendió un cerco para tratar de capturarme o matarme. Fue en la zona donde yo debía encontrar a los representantes de Cuba y de la Cruz Roja Internacional que me trasladarían. Cuando el helicóptero fue llegando con ellos tuvimos todas las precauciones, pues el Ejército podía volver a plagiar los signos de la Cruz Roja, como ya lo hizo para rescatar a Ingrid Betancourt, aunque eso está considerado como un crimen de guerra. Es que ese Estado no puede actuar limpiamente, así otros países sean garantes.
“Imagínese que para salir del país hacia Cuba, y después para ir a Oslo a inaugurar las conversaciones el gobierno le pidió a la Interpol de retirar las ordenes de captura internacional que tenemos varios de nosotros. Al volver de Oslo el gobierno volvió a pedir nuestra captura: tan sólo en Cuba y Noruega no son efectivas. ¿Eso es lógico? ¿Eso es honesto ante los países garantes de este proceso? Conozco bien al enemigo y a su amo, Estados Unidos. Ellos sólo quieren nuestra rendición de rodillas, pero no la van a lograr. Estamos aquí para negociar otra Colombia para las mayorías, no para rendirnos ni vendernos. Téngalo por seguro que no lo lograrán. Ojalá que ahora el gobierno sea sincero con sus intenciones y podamos lograr acuerdos que nos pongan en el camino de un diálogo por la paz con justicia social”.
Revelaciones que amenazan a Obama
Roberto García Hernández / Prensa Latina
difusion@cl.prensa-latina.cu
El escándalo en torno a la renuncia del director de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), David Petraeus, sube de tono y amenaza con convertirse en un serio aprieto para el flamante segundo mandato del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. Petraeus, general retirado del Ejército y exjefe de las tropas en Irak y Afganistán, presentó su dimisión el 9 de noviembre ante el jefe de la Casa Blanca luego que trascendió su relación extramatrimonial con su biógrafa Paula Broadwell.
La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) conoció del romance después de monitorear correos electrónicos anónimos que Broadwell envió a Jill Kelley, amiga de Petraeus residente en Tampa, Florida, para exigirle que se alejara de él, y a quien incluso amenazó con hacerla desaparecer si continuaba ese vínculo.
El jefe de las tropas estadunidenses en Afganistán, el general John Allen, recibió un mensaje electrónico que lo conminaba a cesar sus contactos con Kelley.
La FBI localizó la procedencia de esos correos y llegó hasta Broadwell, quien dice ahora que se siente devastada por las consecuencias de esa aventura sentimental, lamenta profundamente cuanto hizo a su familia y a todos los demás, y trata de repararlo y seguir adelante.
Por otra parte los federales hallaron una cantidad significativa de documentos confidenciales en la computadora de Broadwell y en su casa, pero también descubrieron correos electrónicos entre Kelley y Allen que fueron entregados al Departamento de Defensa.
Además de la dimisión de Petraeus, el resultado del acceso policial a estos intercambios electrónicos afectó la carrera militar en ascenso de Allen, quien estaba a punto de ser nominado por el presidente Obama como jefe del Comando Supremo Aliado de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Europa.
Allen estaba en Washington para declarar ante el Senado como parte del proceso de confirmación como el próximo comandante supremo de las fuerzas aliadas en Europa (Saceur, por sus siglas en inglés). Pero el secretario de Defensa, Leon Panetta, anunció el 13 de noviembre que se había iniciado una investigación administrativa sobre la conducta de aquél.
No obstante, Allen regresó el 21 de noviembre a Kabul, y se reincorporó a sus funciones, lo cual indica que por ahora su ascenso se mantendrá pendiente, pero a la vez que tampoco surgieron evidencias concluyentes sobre sus supuestas “relaciones inapropiadas” con Kelley.
Mientras continúa la investigación sobre su relación con Kelley, Allen proseguirá al frente de los 37 mil militares de la OTAN y los 66 mil estadunidenses en Afganistán.
La lista de hechos contradice la versión oficial de la administración sobre la ausencia de filtraciones de información secreta en el caso, factor citado como una razón para que el Departamento de Justicia no notificara a la Casa Blanca y el Congreso de forma inmediata sobre el inicio de la investigación.
Líderes legislativos ratificaron su intención de indagar sobre el papel de los federales en la pesquisa, que pasó del escrutinio de un posible conflicto privado a una revisión de la correspondencia electrónica de dos altos funcionarios vinculados a la seguridad nacional del país.
La senadora demócrata por California, Dianne Feinstein, presidenta del Comité de Inteligencia del Senado, dijo que tiene muchas dudas sobre la naturaleza de la investigación de la FBI y la forma en la cual fue concebida, porque “todos los días hay algo nuevo”.
La CIA se incorporó a toda esta ola de investigaciones sobre Petraeus, detrás de indicios de que el general pudo utilizar los privilegios de su cargo, como los aviones privados y hospedajes en hoteles lujosos, en interés de su relación amorosa con Broadwell.
En el Congreso las cosas también se complican. Líderes legislativos republicanos enfocan ahora sus acusaciones contra el secretario de Justicia y fiscal general, Eric Holder, quien conoció a finales de agosto la investigación, pero sólo informó al mandatario y a los congresistas después de las elecciones del 6 de noviembre.
El director de la FBI, Robert S. Mueller, enfrentó duros cuestionamientos cuando se presentó ante miembros del Senado y la Cámara de Representantes. Su asistencia a la reunión fue interpretada como una señal de que la administración está altamente preocupada con el tema.
Legisladores republicanos se cuestionan el momento de la renuncia de Petraeus y exigen una investigación a fondo. En ese sentido, el senador del partido rojo por Carolina del Sur, Lindsey O. Graham, insiste en que debiera formarse un comité selecto conjunto de la Cámara y el Senado, similar a los que se conformaron tras los escándalos Watergate e Irán-Contras.
El caso Petraeus puso en peligro además la investigación sobre la polémica respuesta de la Casa Blanca tras el ataque en septiembre pasado al consulado en Benghasi, que provocó la muerte al embajador en Trípoli, Christopher Stevens, y otros tres funcionarios. Al respecto, el exjefe del espionaje se presentó en una audiencia a puerta cerrada ante los miembros de los comités de Inteligencia de la Cámara de Representantes y del Senado que investigan el suceso, donde confirmó que desde un inicio supo que se trataba de un ataque terrorista.
Otra “víctima” que aparece en este escándalo es la representante permanente de Estados Unidos ante la ONU, Susan Rice, quien días después del atentado dijo a varias cadenas televisivas que el incidente fue motivado por una protesta espontánea debido a la exhibición de fragmentos de una película ofensiva para el Islam.
Medios de prensa señalan que alguien dentro de la administración cambió los “puntos de conversación” que la comunidad de inteligencia había preparado para enfrentar la situación, pero no se ha podido determinar quién se tomó esa atribución.
Cerca de un centenar de congresistas republicanos enviaron una carta al presidente Obama el 20 de noviembre, en la que le piden se abstenga de nominar a Rice como futura secretaria de Estado. Los legisladores acusan a Rice de realizar declaraciones imprecisas, ya sea a propósito o por incompetencia, que desinformaron al público estadunidense acerca del ataque contra el consulado estadunidense en Benghasi.
En la misiva, 97 miembros republicanos de la Cámara de Representantes dijeron que están profundamente atribulados por la posibilidad de que Rice sea designada para relevar a la actual jefa de la diplomacia estadunidense, Hillary Clinton.
Estos y otros enredos amenazan seriamente a la segunda administración de Obama, en momentos en que el mandatario trata de reestructurar su equipo de seguridad nacional.   El hecho de que se escuche en Washington las palabras Watergate e Irán-Contras y se relacionen con la renuncia de Petraeus, pudiera ser un augurio de que se acerca una tormenta política a la capital estadunidense.
Esta vez no es como en tiempos de Richard Nixon, con grabaciones telefónicas y documentos ocultos, sino en esencia, como resultado de la actividad policiaca que realizan las agencias estadunidenses en el ciberespacio.
Irónicamente en esta ocasión el espionaje contra la privacidad de los estadunidenses alcanzó nada más y nada menos que a dos generales con carreras en ascenso, y uno de ellos el jefe de los espías.
Gaza
Eduardo Galeano / Autor de Las venas abiertas de América Latina
Para justificarse, el terrorismo de Estado fabrica terroristas: siembra odio y cosecha coartadas. Todo indica que esta carnicería de Gaza, que según sus autores quiere acabar con los terroristas, logrará multiplicarlos.
Desde 1948, los palestinos viven condenados a humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Han perdido su patria, sus tierras, su agua, su libertad, su todo. Ni siquiera tienen derecho a elegir sus gobernantes. Cuando votan a quien no deben votar, son castigados. Gaza está siendo castigada. Se convirtió en una ratonera sin salida, desde que Hamas ganó limpiamente las elecciones en el año 2006. Algo parecido había ocurrido en 1932, cuando el Partido Comunista triunfó en las elecciones de El Salvador. Bañados en sangre, los salvadoreños expiaron su mala conducta y desde entonces vivieron sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen.
Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamas, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelí usurpó. Y la desesperación, a la orilla de la locura suicida, es la madre de las bravatas que niegan el derecho a la existencia de Israel, gritos sin ninguna eficacia, mientras la muy eficaz guerra de exterminio está negando, desde hace años, el derecho a la existencia de Palestina. Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa.
Los colonos invaden, y tras ellos los soldados van corrigiendo la frontera. Las balas sacralizan el despojo, en legítima defensa. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva. Hitler invadió Polonia para evitar que Polonia invadiera Alemania. Bush invadió Irak para evitar que Irak invadiera el mundo. En cada una de sus guerras defensivas, Israel se ha tragado otro pedazo de Palestina, y los almuerzos siguen. La devoración se justifica por los títulos de propiedad que La biblia otorgó, por los dos mil años de persecución que el pueblo judío sufrió, y por el pánico que generan los palestinos al acecho.
Israel es el país que jamás cumple las recomendaciones ni las resoluciones de las Naciones Unidas, el que nunca acata las sentencias de los tribunales internacionales, el que se burla de las leyes internacionales, y es también el único país que ha legalizado la tortura de prisioneros. ¿Quién le regaló el derecho de negar todos los derechos? ¿De dónde viene la impunidad con que Israel está ejecutando la matanza de Gaza? El gobierno español no hubiera podido bombardear impunemente al País Vasco para acabar con ETA, ni el gobierno británico hubiera podido arrasar Irlanda para liquidar a IRA. ¿Acaso la tragedia del Holocausto implica una póliza de eterna impunidad? ¿O esa luz verde proviene de la potencia mandamás que tiene en Israel al más incondicional de sus vasallos?
El Ejército israelí, el más moderno y sofisticado del mundo, sabe a quién mata. No mata por error. Mata por horror. Las víctimas civiles se llaman daños colaterales, según el diccionario de otras guerras imperiales. En Gaza, de cada diez daños colaterales, tres son niños. Y suman miles los mutilados, víctimas de la tecnología del descuartizamiento humano, que la industria militar está ensayando exitosamente en esta operación de limpieza étnica.
Y como siempre, siempre lo mismo: en Gaza, cien a uno. Por cada cien palestinos muertos, un israelí.
Gente peligrosa, advierte el otro bombardeo, a cargo de los medios masivos de manipulación, que nos invitan a creer que una vida israelí vale tanto como cien vidas palestinas. Y esos medios también nos invitan a creer que son humanitarias las doscientas bombas atómicas de Israel, y que una potencia nuclear llamada Irán fue la que aniquiló Hiroshima y Nagasaki.
La llamada comunidad internacional, ¿existe? ¿Es algo más que un club de mercaderes, banqueros y guerreros? ¿Es algo más que el nombre artístico que Estados Unidos se pone cuando hace teatro?
Ante la tragedia de Gaza, la hipocresía mundial se luce una vez más. Como siempre, la indiferencia, los discursos vacíos, las declaraciones huecas, las declamaciones altisonantes, las posturas ambiguas, rinden tributo a la sagrada impunidad.
Ante la tragedia de Gaza, los países árabes se lavan las manos. Como siempre. Y como siempre, los países europeos se frotan las manos.
La vieja Europa, tan capaz de belleza y de perversidad, derrama alguna que otra lágrima mientras secretamente celebra esta jugada maestra. Porque la cacería de judíos fue siempre una costumbre europea, pero desde hace medio siglo esa deuda histórica está siendo cobrada a los palestinos, que también son semitas y que nunca fueron, ni son, antisemitas. Ellos están pagando, en sangre contante y sonante, una cuenta ajena.
Foro de la Mesa de Reforma Política y Participación Ciudadana de la Cumbre CiudadanaPosted: 08 Dec 2012 08:05 AM PST

 
La Mesa de Reforma Política y de Participación Ciudadana de la Cumbre CiudadanaConvoca a todos los medios de comunicación el día lunes 10 de diciembre a las 17:00 horas, en la Salas 3 y 4, ubicadas en la planta baja del Hemiciclo de la Sede del Senado de la República, para que asista al Foro de la Mesa de Reforma Política y Participación Ciudadana de la Cumbre Ciudadana, en el cual se presentará su propuesta de legislación; * Libro segundo que reforma el COFIPE en materia de Candidaturas Independientes * Lineamiento para Iniciativa Ciudadana * Lineamiento para Consulta Popular. En aras de la construcción de una democracia robusta incluyente y participativa, es necesario que el dialogo entre sociedad y poder legislativo continúe en un marco de inclusión a la sociedad civil en la discusión de los asuntos públicos. Durante la pasada campaña electoral de 2012, tanto el ahora Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, Lic. Enrique Peña Nieto, como los Presidentes de los partidos políticos PAN, PRI, PRD PANAL, suscribieron las propuestas aprobadas por la Cumbre Ciudadana, entre las cuales destaca el compromiso de hacer operativas las figuras de participación ciudadana, arriba mencionadas, mismas que fueron aprobadas por el Congreso y publicadas por el entonces titular del Ejecutivo Federal. Así mismo la reciente firma del Pacto por México, documento que en su apartado 1.6, localizado en su página 19, dice a la letra: 1.6. Leyes reglamentarias de la reforma política. Se emplazara a los partidos políticos a que incluyan en el proceso legislativo la propuesta de la Sociedad Civil organizada. A este evento asistirán los coordinadores parlamentarios de las bancadas del PRD PAN PRI PANAL así como los miembros de las comisiones de puntos constitucionales, gobernación y anticorrupción y participación ciudadana. Responsable del comunicado;Lic. Paola Migoya (Representante de Evolución Mexicana) Coordinadora de la Mesa de Reforma Política Y Participación Ciudadana Cumbre Ciudadana. 5548882976 Mail: 2012ayogim@gmail.comÚnete a nuestros grupos en Facebook 1. Adopta / Vigila un diputado-Senador https://www.facebook.com/groups/161255925933/
2. No al Reemplacamiento y la tenencia https://www.facebook.com/groups/162260037132485/
www.evolucionmexicana.net (México) www.evolucionmexicana.us (Estados Unidos) www.evolucionmexicana.ca (Canadá)

SOBREAVISO: ¿Cuánto tiempo tenemos? Posted: 08 Dec 2012 08:03 AM PST

SOBREAVISO¿Cuánto tiempo tenemos?

René Delgado 8 Dic. 12 ¿Cuánto tiempo tenemos? Esa pregunta siempre incomoda porque, al reconocer la urgencia y la importancia de tratar o hacer algo, evidencia la finitud de la oportunidad o del encuentro.
Hoy -por impertinente que parezca- es obligado formularla porque, abiertas las cartas del juego y reconocida la tensión social prevaleciente, la operación para instrumentar el Pacto por México así como las medidas anunciadas por el presidente de la República urgen la acción.
La respuesta a esa pregunta obliga a jerarquizar la agenda, el ritmo y la intensidad de la implementación, a elaborar rápidamente la hoja de ruta posible, a convocar aliados y a reconocer resistencias, a no perder de vista las metas y a evitar que el tiempo, como el agua, se escurra entre las manos.
Puede resultar que, al final, el discurso presidencial o los enunciados establecidos en el Pacto queden como un malabarismo de la oratoria y la demagogia para generar un efímero entusiasmo, pero lo cierto es que de no ensayar su realización, la política será presa de los poderes y los intereses que, en la discordia, han encontrado tierra fértil para acrecentar y asegurar sus privilegios y dar rienda suelta a sus ambiciones.
Por eso, vale preguntar al gobierno y los partidos: ¿cuánto tiempo tenemos?
* * *
El discurso del presidente Enrique Peña así como la suscripción del Pacto por México tuvieron por mérito poner en blanco y negro asuntos que, si bien son sabidos y reconocidos, no siempre se abordan clara y manifiestamente.
Vicio del habla del altiplano es el uso de eufemismos para dar a entender lo que se quiere, sin expresarlo de manera directa. Por ejemplo, no es políticamente correcto hablar de hambre -sí, de hambre, tal cual-, la corrección política sugiere referirse a ese problema a través del eufemismo de la pobreza y, si es mucha el hambre, de la pobreza extrema.
Pues bien, de hambre se habló en esos documentos pero, en el fondo y sobre todo, se habló del problema de sobrevivencia de una clase política que, incapaz de replantear los términos de su entendimiento, sucumbe sin decirlo ante el peso, la fuerza y la violencia de los intereses, criminales o no, que han hecho de la falta de reglas la oportunidad para mantener y expandir sus dominios a costa del interés nacional. De una clase política que sucumbe… o se renta.
Es deplorable la clase política con la que el país cuenta, pero es la que hay y un sector de ella constituye la última línea de defensa de la democracia y el Estado de derecho. Si en la realización de ese proyecto anunciado fracasa ese sector político, fracasa el país en su conjunto.
* * *
Abrir el juego, de cara incluso a quienes se verán afectados, tiene por virtud poner en claro la pretensión, pero tiene por vicio alertar a los posibles damnificados que no requieren pasar por instancias parlamentarias, políticas o legislativas sus decisiones. Si, en la intención política, esos intereses ven en peligro sus privilegios, tomarán providencias, cualesquiera que éstas sean para evitarlo. Por eso, el tiempo es clave porque tiempo perdido por la política, es tiempo ganado por esos intereses.
No hay sorpresa. Hoy, las élites del corporativismo sindical, del corporativismo empresarial, del corporativismo en las telecomunicaciones, del corporativismo político y del corporativismo criminal, en cierto modo los dueños del país, están advertidas del nombre del juego en este sexenio y cuentan a su favor, por absurdo que parezca, con una frustración y desesperación social que, en sus sectores más radicales -como se vio, precisamente el sábado pasado-, ha borrado los canales institucionales del campo de su participación activa. Años de frustración no sólo en México, han llevado a los jóvenes a descreer de las instituciones y sus dirigentes.
La mezcla del peligro que los grandes intereses olfatean con la manifiesta desesperación de los nuevos marginados puede terminar siendo caldo de cultivo de desórdenes que frustren la posibilidad de restablecer, con nuevas reglas claras, el campo de juego donde el país reconstruya el tramado de su institucionalidad y civilidad. Por eso, también importa el tiempo.
Nadie en estos días y después de tantos días está pensando en quedarse de brazos cruzados frente a lo que venga.
* * *
Puede resultar ingenua la idea de abrir a firma el Pacto por México, de presionar las definiciones de los más diversos actores políticos y económicos para saber quiénes lo respaldan. No estaría de más saber algo al respecto. Quién dice: permítanme el documento, quiero suscribirlo.
Hasta ahora, ese documento está rubricado por los dirigentes de las tres principales fuerzas políticas y el jefe del Ejecutivo. Eso es bueno, pero no es suficiente: habla de una posibilidad, no de una probabilidad.
Las dirigencias de los partidos no son tales, representan a la fuerza o la corriente hegemónica dentro de él pero no al conjunto de su organización y fuerza. A su vez, el gobierno guarda una frágil situación: no acaba de convencer a quienes no se ven reflejados en él y, con el anuncio del fondo y la forma de su estilo, ha puesto en guardia a quienes se veían asociados a él. Por eso, la importancia de las definiciones, la velocidad y el tiempo.
Falta fuerza y organización para concretar los postulados de ambos documentos, sobre todo, si se toma en cuenta que, por su continente y contenido -el gobierno y los partidos; la afectación de fuertes intereses- su posibilidad tiene por única palanca de apoyo a la sociedad organizada y a algunos sectores económicos privados que, si bien tienen y defienden sus intereses, reconocen la necesidad de replantear las condiciones del desarrollo para, incluso, potenciar su propio crecimiento.
Puede argumentarse que al Pacto y a las medidas presidenciales les faltan o les sobran molduras, pero sustancia tienen. Puede, desde esa perspectiva, negársele el apoyo y apostarle a su fracaso para después salir con la batea de “se los dije” y buscar el pedestal correspondiente al del profeta del desastre.
El punto es que falta organización y fuerza, en el marco de una circunstancia de enorme fragilidad política y social. Hay entusiasmo, pero no basta. ¿Quién dice dónde firmó y pregunta cuánto tiempo tenemos?
* * *
P.D. En esta atmósfera, es clave el esclarecimiento de lo ocurrido el sábado pasado así como una conducta pulcra por parte de las autoridades federales y metropolitanas frente a los detenidos que no tienen por qué estar en la cárcel. Si no hay eso, esa piedra en el zapato puede convertirse en una roca en el camino.
sobreaviso12@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: