ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. NOCHE MALA; ¿FIN A LA IMPUNIDAD?


MAR 25-12-12 FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: ¿FIN A LA IMPUNIDAD?  

  • Zedillo tiene que responder 
  • ¿Pondrá la ley fin a la tortura?

Alentadoras novedades han estado emitiéndose desde el palacio de gobierno de Chiapas, el estado mexicano más suroriental, donde se ha enseñoreado, desde tiempo inmemorial, la más brutal de las brutales disparidades económicas y sociales, y la forma de gobernar ha sido la represión y la violación a los derechos humanos. Alentadoras, pero…

Para empezar, resulta esperanzador que el entrante gobernador propusiera al Congreso local un plan de austeridad, para reducir a la mitad el sueldo asignado para él y el de los secretarios de su gabinete.

Es de destacarse también el anuncio de que fueron liberados cuatro hermanos, dos de ellos bases de apoyo del EZLN, que estaban presos en el municipio serrano de Motozintla. Y se canceló la orden de aprehensión en contra de otro, igualmente base de apoyo zapatista, en Ocosingo.

Cuando rindió protesta como gobernador, el pasado 8 de diciembre, Manuel Velasco Coello saludó a los miembros del movimiento zapatista y a las Juntas de Buen Gobierno de la estructura gubernamental revolucionaria. Les reiteró su “respeto” y su “reconocimiento por sus grandes aportaciones políticas y culturales, que enriquecen los destinos de México y de Chiapas”.

Y un tercer anuncio importantísimo se refiere a la “disposición” del gobierno estatal de buscar una solución “con verdad y justicia” a la masacre de Acteal, perpetrada por paramilitares, el 22 de diciembre de 1997, cuando era presidente de la república Ernesto Zedillo, acusado de la autoría de aquella fatídica represión. Velasco Coello proclamó su “solidaridad” con las víctimas de este asesinato masivo y también su “compromiso” para que no vuelvan a repetirse historias de intolerancia y violencia.

“Es necesario que ese capítulo de nuestra historia reciente se cierre sin impunidad y con justicia”. Ésta es la frase más importante expresada por Velasco Coello.

Otro negro capítulo mexicano es el de la práctica de la tortura por elementos de las Fuerzas Armadas y las corporaciones policiacas. El Congreso de la Unión aprobó, en el pasado periodo legislativo, reformas y adiciones a la Ley Federal para prevenir y sancionar la Tortura.

Las declaraciones de los legisladores no son cuestionables en el papel: La Cámara de Diputados asume una clara convicción por profundizar el contenido esencial de los derechos humanos… Faculta a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para realizar las visitas y supervisiones que considere pertinentes a fin de denunciar y evitar actos de tortura… Deja en claro que comete el delito de tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes, el servidor público que, con motivo de sus atribuciones, inflija a una persona dolores o sufrimientos graves, sean físicos o mentales con el fin de obtener, del torturado o de un tercero, información o una confesión, o castigarla por un acto que haya cometido o se sospeche ha cometido, o coaccionarla para que realice o deje de realizar una conducta determinada…

Los legisladores dicen que dejan en claro que los derechos humanos constituyen la piedra angular en que debe sustentarse el quehacer del aparato estatal…. Dicen propiciar la profesionalización de todos los servidores públicos, materia de derechos humanos….

En fin… Los zapatistas no creen en el gobierno de Velasco Coello. Y tienen toda la razón en desconfiar. Han sido sistemáticamente vapuleados por los gobiernos posteriores a la gran manifestación de descontento del primero de enero de 1994. El gobernador tendría que deslindar responsabilidades. El ex presidente Zedillo tiene que responder como parte fundamental de la autoría intelectual de la masacre perpetrada hace 15 años.

análisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

 

++++++++++

 

DOM 23-12-12 FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: NOCHE MALA

  • Millones de desempleados, o en la economía subterránea 
  • Los empleados, con ingresos que no rebasan los 6,000

Esta Noche Buena, millones de trabajadores mexicanos no la van a pasar nada bien, sobre todo los varios millones de desempleados, los que están censados por el INEGI y los que no. Quizá la pasen menos mal los 30 millones refugiados en la economía subterránea, pero que no gozan de ninguno de los beneficios de la seguridad social.

Millones no podrán admirar árbol de navidad en casa, y sus hijitos no recibirán los regalos de Santaclaus y ni los de los Reyes Mayos. En la mesa no habrá pavo, ni sidra, y mucho menos turrones, vinos, champaña, ni regalos al pie del Nacimiento, si es que pudieron poner algo parecido.

El desempleo que impulsó aquel tristemente famoso “presidente del empleo” está cerrando el año del cambio de era maya como una maldición para muchedumbres, aunque esté disfrazada en la economía informal.

Los números son aterradores: Casi la mitad de la población total – unos 50.000,000 millones subsiste de milagro, en la pobreza; 30 millones de la Población Económicamente Activa (65%) sobreviven en la informalidad (El criterio del INEGI sólo da 15 millones en el mercado informal), y unos 3.000,000 más no tienen trabajo alguno, la mayoría jóvenes, de acuerdo con las cifras de Navarrete Prida-OIT.

Esa organización de la Organización de las Naciones Unidas mide el mercado subterráneo de la economía no en función del empleador, sino del trabajador: aquel empleado que no tenga prestaciones ni seguridad social está en la informalidad. Esta cifra da 30 millones, el doble de lo que se maneja como cifra oficial.

En los últimos doce meses, de acuerdo con cifras del Centro de Economía y Finanzas de la Cámara de Diputados, un millón 85 mil 92 personas no pudieron colocarse en el sector formal. Si se comparan dichos indicadores a lo largo del sexenio anterior, se observa que se acumuló un déficit de 3.0 millones de empleos. Esta insuficiencia de oportunidades laborales ha ocasionado que la mayoría de los indicadores de empleo no hayan regresado a los niveles que tenían previo a la crisis.

En el documento “Criterios Generales de Política Económica 2013. Análisis sobre la situación del mercado laboral en México”, se reporta que al 31 de octubre el número de trabajadores permanentes y eventuales urbanos afiliados al Instituto Mexicano del Seguro Social fue de 16 millones 67 mil 633 personas. O sea que el resto de quienes tienen trabajo formal, por no tener seguridad social, está en la informalidad, de acuerdo con el criterio de medición de la OIT, porque no goza de seguridad social.

De acuerdo con el INEGI, del tercer trimestre de 2011 al mismo periodo de 2012 se incorporaron al mercado laboral un millón 801 mil 227 personas y, en el mismo lapso, el sector formal sólo generó 716 mil 135 empleos.

Otro indicador que no ha regresado a su nivel previo a la crisis es la subocupación. Quienes reportaron al INEGI tener la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le permitía pasó del 7% en el tercer trimestre de 2008 a 9% en el mismo trimestre de 2012, lo que implica que 4.246,814 tienen la necesidad de un segundo empleo ante la insuficiencia de sus ingresos actuales.

Los trabajadores ocupados tuvieron un ingreso nominal de 5,528 pesos mensuales, durante el tercer trimestre de 2012. Al descontarle la inflación se observa que su ingreso cayó 1.2%.

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: