2013: Coraje para renovarse. Leonardo Boff


Texto de Leonardo para el comienzo del año, 1 de enero.
Em português, conferir 


2013: Coraje para renovarse

2013-01-01

Hace más de quince años publiqué en el Jornal do Brasil, que  hoy existe online, un artículo con el título “Rejuvenecer como águilas”.  Releyendo aquellas reflexiones me di cuenta de lo actuales y adecuadas  que son todavía para los malos tiempos que vivimos y sufrimos. Las  retomo hoy para alimentar nuestra esperanza debilitada por las amenazas  que pesan sobre la Tierra y la Humanidad. Si no nos agarramos a alguna  esperanza, perdemos el horizonte de futuro y corremos el riesgo de  entregarnos al desamparo inmovilizador o a la resignación estéril.

En este contexto recordé un mito de la antigua cultura mediterránea sobre el rejuvenecimiento de las águilas.

De tiempo en tiempo, reza el mito, el águila, como el ave fénix egipcia, se renueva totalmente. Vuela cada vez más alto hasta llegar cerca de  sol. Entonces las plumas se encienden y empieza arder. Cuando llega a  este punto, se precipita desde el cielo y se lanza a las frías aguas del lago. Y el fuego se apaga. A través de esta experiencia de fuego y de  agua, la vieja águila rejuvenece totalmente: vuelve a tener plumas  nuevas, garras afiladas, ojos penetrantes y el vigor de la juventud.  Este mito seguramente es el sustrato cultural del salmo 103 cuando dice:  «El Señor hace que mi juventud se renueve como un águila».

Y aquí tenemos que revisitar a C.G. Jung que entendía mucho de mitos y  de su sentido existencial. Según su interpretación, fuego y agua son  opuestos que cuando se unen se vuelven poderosos símbolos de  transformación.

El fuego simboliza el cielo, la conciencia y las dimensiones masculinas  en el hombre y en la mujer. El agua, por el contrario, simboliza la  tierra, el inconsciente y las dimensiones femeninas en el hombre y en la mujer.

Pasar por el fuego y por el agua significa, por lo tanto, integrar en sí los opuestos y crecer en identidad personal. Nadie que pasa por el  fuego y por el agua permanece igual. O sucumbe o se transfigura, porque  el agua lava y el fuego purifica.

El agua también nos hace pensar en las grandes crecidas como las que  sufrimos en el año 2010 en las ciudades serranas del Estado de Río. Con  su fuerza arrastraron todo, especialmente lo que no tenía consistencia y solidez. Son los infortunios de la vida.

Y el fuego nos hace imaginar el crisol o los altos hornos que queman y  acrisolan todo lo que es ganga y no es esencial. Son las conocidas  crisis existenciales. Al hacer esta travesía por la «noche oscura y  terrible», como dicen los maestros espirituales, dejamos aflorar nuestro yo profundo sin las ilusiones del ego. Entonces maduramos para lo  auténticamente humano y verdadero que hay en nosotros. Quien recibe el  bautismo de fuego y de agua rejuvenece como el águila del mito antiguo.

Pero haciendo abstracción de las metáforas, ¿qué significa concretamente rejuvenecer como un águila? Significa entregar a la muerte todo lo  viejo que existe en nosotros para que lo nuevo pueda irrumpir y hacer su camino. Lo viejo en nosotros son los hábitos y las actitudes que no nos engrandecen: querer tener siempre la razón y la ventaja en todo, el  descuido con uno mismo, con la casa, con nuestro lenguaje, la falta de  respeto con la naturaleza, así como la falta de solidaridad con los  necesitados, próximos y distantes. Todo esto debe morir para que podamos inaugurar una forma de convivencia con los otros que se muestre  generosa y cuidadosa con nuestra Casa Común y con el destino de las  personas. En una palabra, significa morir y resucitar.

Rejuvenecer como un águila significa también desprenderse de cosas que  fueron buenas y de ideas que en su día fueron luminosas pero que  lentamente, con el paso de los años, han sido superadas y son incapaces  de inspirar un camino hacia el futuro. La crisis actual perdura y se  profundiza porque los que controlan el poder tienen conceptos  envejecidos, incapaces de dar respuestas nuevas.

Rejuvenecer como un águila significa tener coraje para volver a empezar y estar siempre abierto a escuchar, a aprender y a revisar. ¿No es esto  lo que nos proponemos cada vez que empezamos un nuevo año?

Que el año 2013 que estamos inaugurando sea la oportunidad de  preguntarnos cuanto de gallina que solo quiere andar escarbando en el  suelo existe en nosotros y cuanto de águila hay todavía en nosotros,  dispuesta a rejuvenecer, al confrontarse valientemente con los tropiezos y las crisis de la vida, y a buscar un nuevo paradigma de convivencia.

Y no podemos olvidar aquella Energía poderosa y amorosa que siempre nos  acompaña y que mueve todo el universo. Ella nos habita, nos anima y  confiere un sentido permanente al vivir y al luchar.

¡Que el Spiritus Creator no nos falte nunca!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: