Un mosaico de relatos y aventuras en la novela El pinche. Por Norma. L. Vázquez Alanís


(Proporcionado por Salvador Flores LLamas)

La Biblioteca de Arcadia

Un mosaico de relatos y aventuras en la novela El pinche

Por Norma L. Vázquez Alanís

 

En memoria del profesor Gilberto Vázquez Moreno, mi adorado padre, quien dejó la herencia de su bonhomía y su inquebrantable honradez a sus hijos. “Gracias por todo lo que me diste, además de la vida”.

 

Con una trama que combina suspenso, intriga, mafias, amor, sexo, alta cocina japonesa y el exuberante paisaje de tierras morelenses, el periodista Octavio Raziel presenta las aventuras jamesbondescas de un ayudante de cocina en su novela inédita ‘El pinche’.

Entre historias paralelas y recetas de cocina, el autor desarrolla un argumento cuyos elementos principales son el amor y la muerte, salpimentado con textos sobre leyendas mexicanas como la de la flor de Nochebuena o el Tlapalizquixóchitl y constantes evocaciones de la vida de Alberto, el personaje central.

A través de una voz narrativa, la cual combina con las de los protagonistas, ‘El pinche’ desvela a los ojos del lector lo que sucede entre bambalinas en exclusivo restaurante de una lujosa zona de Cuernavaca, frecuentado por políticos, líderes agrarios, narcos y gente pudiente del estado de Morelos.

Los Flamboyanes es el punto de partida de la novela; ahí se encuentran Alberto y Ryu, los protagonistas del relato y también convergen otros interlocutores importantes para el devenir de la trama, que va desenmascarando a comensales y empleados involucrados en redes delictivas, las cuales incluyen trata de personas.

A lo largo de 191 páginas, el autor va descubriendo los secretos del chef master, un japonés especialista en cocina oriental gourmet, y sus aliados en el restaurante, al tiempo que narra la relación amorosa entre un cuarentón (Alberto) y una muy joven japonesa (Ryu) -quien debe vivir sola en ‘la ciudad de la eterna primavera’ para trabajar en Los Flamboyanes-, cuyo desenlace es totalmente imprevisto.

Escrita con un lenguaje que facilita su lectura, la novela transcurre entre Cuernavaca y Tetecalita, un poblado pequeño donde Alberto vive en un fraccionamiento de clase media, aunque también lleva al lector por un recorrido de varios sitios de interés en Morelos y llega hasta Acapulco, acompañado por su pareja con quien comparte el placer de la comida y el sexo, pero también la ternura, quizá en algunos momentos paternal.

En esta obra, que por cierto está en busca de un editor, Octavio Raziel pone al descubierto el maltrato y las humillaciones que sufren los empleados de la industria restaurantera, tanto por parte de sus patrones que los explotan y reprenden ante la más mínima equivocación, como de los clientes quienes creen tener derecho hasta de obligarlos a probar los alimentos que van a consumir en el establecimiento para cerciorarse de que no están envenenados.

Pero también muestra el lado amable de la profesión de chef, con el disfrute de los olores, colores y sabores de los más elaborados platillos; por ello dedica un capítulo a las especias, de las que asegura “son el punto de unión entre la realidad y lo mágico”.

‘El pinche’ pone de manifiesto el manejo periodístico de la nota policiaca de Octavio Raziel, quien por mucho tiempo cubrió esa ‘fuente’ durante su desempeño como reportero; además comparte con el lector parte de su experiencia en ese campo.

El ingenio del autor le permite incluir en el desarrollo de la trama su conocimiento en la apertura de cajas fuertes y cerraduras, así como en materia náutica -quizá alguna vez fue marino- y su gusto por el séptimo arte.

Se trata de una novela entretenida que mantiene el interés del lector hasta la última página; el final es un círculo que no se cierra, sino que se convierte en espiral y da la posibilidad de comenzar otra historia.

POST SCRIPTUM

Octavio Raziel García Ábrego (Ciudad de México, 1942) se dedicó al periodismo desde 1964 y durante tres años estuvo cubriendo información sobre la guerra centroamericana como enviado especial; en las tres décadas que ejerció esta profesión recibió varios premios nacionales. Es autor de las columnas ‘Reflexiones de fin de semana’ y ‘La vida como es’, que se publican en revistas de circulación nacional e internacional y sitios web.

También ocupó cargos de importancia en la política, así como en el sector de la educación media superior y superior.

Ha publicado varias obras, entre las ellas el libro de cuentos y poesías ‘El sueño de Etzael’, un ensayo sobre legislación universitaria, editado por la Universidad Autónoma Metropolitana, las novelas ‘México 8.5 Richter’ y ‘Los triángulos sexuales’ (policíaca), así como la antología de cuentos ‘La quinta estación’ (volúmenes I y II), en edición de autor, y el ensayo sobre las preparatorias “populares”, editado por la Universidad Nacional Autónoma de México.

Sus novelas ‘Fotografía de una gitana’ y ‘Sopa de lima’ permanecen inéditas.

Octavio Raziel García Ábrego es el único extranjero finalista en el Premio Internacional Cuentamontes que organizan en España, con su relato ‘El alud’. Su trabajo y otros nueve seleccionados por el jurado, todos ellos de autores peninsulares, serán publicados en el libro ‘Cuentamontes 2012’, que se presentará en febrero próximo.

Por su parte, ‘El pinche’ participó en el Premio Playboy & Ediciones B de Novela Latinoamericana 2012

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: