Cassez por el Tonalámatl, pero no en canje. Por J. Antonio Aspiros V.


(Proporcionado por Salvador Flores LLamas)

Textos en libertad

Cassez por el Tonalámatl, pero no en canje

Por J. Antonio Aspiros V.

Diez años después de su llegada a México, la excarcelada francesa Florence Cassez regresa a su país. Absolutamente libre. Con una inmediatez excepcional, fueron puestos a su alcance documentos migratorios y boleto de avión para volar a París, mientras acá queda una sociedad fragmentada entre quienes aplauden y quienes condenan el acuerdo tomado por tres votos contra dos por los ministros de la Suprema Corte de Justicia, ahora que el priismo regresó al poder -a los tres poderes- y salió de la escena el principal enemigo de liberar a la acusada: el panista Felipe Calderón.

Ni qué preguntar sobre quienes deberían responder por las anomalías del caso. Porque si Cassez tuvo culpas (le formularon graves acusaciones), ¿las habrá purgado con los siete años que estuvo en la cárcel? Y si no las tuvo (hay quienes así lo creen), ¿cómo reivindicarse con ella? Y si fue culpable pero los acusadores montaron una farsa -como reconocieron- y exageraron los cargos -como negaron-, ¿a quién castigar? ¿Otra vez el encubrimiento y la impunidad?

Las relaciones entre los gobiernos de México y Francia se empañaron cuando entre 2009 y 2010 el presidente galo Nicolás Sarkozy fracasó en su solicitud para que Cassez purgara su sentencia en su país. Ahora centellean esas relaciones porque finalmente la francesa quedó en absoluta libertad tanto aquí como allá.

El resto de la historia usted lo sabe, pero es oportuno recordar otras desavenencias  entre México y Francia, ya no digamos las históricas del siglo XIX cuando nuestro país fue invadido por tropas francesas que vinieron a desagraviar a un pastelero de Tacubaya, para que a la postre el militar que participó destacadamente en la defensa, Porfirio Díaz, como presidente del país terminara por adoptar los gustos y modas de aquella nación europea.

Para no remontarnos tan al pasado, evoquemos cómo hace tres décadas el mexicano José Luis Castañeda del Valle sustrajo de la Biblioteca Nacional de París el original del códice tlaxcalteca Tonalámatl-Aubin, acá lo entregó a la Procuraduría General de la República y el documento sigue aquí, dicen que en la bóveda de la Biblioteca Nacional de Antropología.

Entonces Francia pidió la devolución de Cassez… perdón, del códice, y esa vez no hubo Suprema Corte alguna que votara a favor o en contra. Simplemente no fue reintegrado a pesar de las protestas del agregado de prensa de la embajada francesa en México, Pierre-Henri Guinard, quien dijo que su gobierno recurriría a los canales diplomáticos y oficiales necesarios para recuperar lo que “es nuestro”.

Ocurrió en 1982, en los últimos meses del gobierno de José López Portillo y registramos el hecho en el libro sobre saqueo arqueológico Los dioses secuestrados, que nos publicó la Secretaría de la Defensa Nacional en 1987.

            En esta historia -como en la de Cassez, pareja de un miembro de la banda de secuestradores Los Zodiaco- también hubo un preso que luego fue liberado: el propio Castañeda del Valle, quien fue acusado de querer vender el códice y perseguido por la Interpol, pero puesto en libertad porque finalmente entregó el documento a las autoridades.

            De acuerdo con el escritor Carlos Tello Díaz y la periodista Adriana Malvido (Milenio, 30-05-2008 y 18-03-2009), como represalia se cancelaron las becas para mexicanos en Francia, fueron cerradas las puertas de la biblioteca gala a investigadores paisanos nuestros y se firmó un convenio diplomático según el cual, nos dejaron el códice en calidad de “préstamo”.

Porque los sucesivos embajadores de México en Francia en esos años, Jorge Castañeda y Manuel Tello, tuvieron que encarar el litigio y debieron reconocer que, aun cuando pudo haber sido robado de aquí siglos atrás, “el documento es de ustedes” (dijo Tello al ministro Jacques Lang y al canciller Roland Dumas), y “hay que encontrar una solución aceptable a las dos partes”.

Así se logró la permanencia del códice en México, “prestado”, y aunque no necesariamente a cambio, mejor ahora se le devuelve a Francia a su ciudadana Florence Cassez, también como una solución satisfactoria para descontaminar las relaciones de los dos gobiernos y avanzar en la agenda bilateral.

            Sólo que sería bueno darles explicaciones satisfactorias también a las víctimas de Los Zodiaco, algunas de ellas exiliadas y con su vida deshecha, aunque el vuelo de Air France ya haya llegado a París con su pasajera a salvo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: