¿Es posible una Iglesia católica sin Papa?. Eduardo HOORNAERT


(Tomado de http://www.servicioskoinonia.org/logos/

¿Es posible una Iglesia católica sin papa?

Eduardo HOORNAERT


El anuncio de la renuncia de Benedicto XVI me sorprendió, como a muchas personas. Me impresiona la simplicidad con que expone sus sentimientos, y pienso que de ese modo desbloquea la visión estática que tenemos del papado, y abre un espacio para debates en torno al gobierno de la Iglesia católica. Eso es lo que pretendo hacer en este texto. Mi pregunta es la siguiente: ¿será que la Iglesia católica necesita realmente un papa? Voy por partes.

1. El papado

El papado no está ligado al origen del cristianismo. El término ‘papa’, para empezar, no aparece en el Segundo Testamento. Los versículos del evangelio de Mateo (‘tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia’: 16, 18), solían ser invocados para legitimar el papado, pero hemos de recordar que la exégesis actual es taxativa en afirmar que no se puede aislar un texto de su contexto literario, transformándolo en un oráculo. Pues bien, esos versículos de Mateo funcionan, por lo menos en la institución católica, como un oráculo. Para quien lee los evangelios en su contexto queda claro que no es posible imaginar que Jesús haya planeado una dinastía apostólica de carácter corporativo, basada en una sucesión de poderes. Las palabras ‘tú eres Pedro’ no avalan la institución del papado. Fue el obispo Eusebio de Cesarea, teórico de la política universalista del emperador Constantino, quien en el siglo IV comenzó a escribir listas de sucesivos obispos para las principales ciudades del imperio romano –en muchos casos sin verificar la veracidad de los nombres aportados– con la intención de adaptar el sistema cristiano al modelo romano de la sucesión de los poderes. Este obispo-historiador es el creador de la imagen de Pedro-papa.

Pero la investigación histórica apunta a otro horizonte y muestra que la palabra ‘papa’ (pope), que pertenece al griego popular del siglo III, es un término derivado de la palabra griega ‘pater’ (padre), que expresa el cariño que los cristianos tenían por determinados obispos o sacerdotes. El término penetró en el vocabulario cristiano, tanto de la Iglesia ortodoxa como de la católica. En el interior de Rusia, hasta hoy, el pastor de la comunidad es llamado ‘pope’. La historia cuenta que el primer obispo en ser llamado ‘papa’ fue Cipriano, obispo de Cartago entre 248 y 258, y que el término ‘papa’ sólo apareció tardíamente en Roma: el primer obispo de aquella ciudad que recibió oficialmente ese nombre (según la documentación disponible) fue Juan I, en el siglo VI.

2. El episcopado

En contraste con el papado, la institución episcopal echa raíces sólidas en el origen del cristianismo, pues se refiere a una función ya existente en el sistema sinagogal judío. La palabra ‘obispo’ (‘epi-scopo’, que significa ‘super-visor’) aparece varias veces en los textos del Segundo Testamento (1Tm 3,2; Tito 1,7; 1Pd 2,25 y Hch 20, 29), así como el sustantivo ‘episcopado’ (1Tm 3,1). En las sinagogas judaicas, el ‘episcopos’ era responsable del buen orden en las reuniones, y las primeras comunidades cristianas no hicieron otra cosa que adoptar y adaptar el nombre y la función.

3. La lucha por el poder

A partir del siglo III se desencadenó entre los obispos de las cuatro principales metrópolis del imperio romano (Constantinopla, Alejandría, Antioquía y Roma) una dura lucha por el poder. Fue particularmente dramática en la parte oriental del imperio, donde se hablaba griego. Los obispos en litigio fueron llamados ‘patriarcas’, un término que acopla el ‘pater’ griego con el poder político (‘archè’, en griego, significa ‘poder’). El ‘patriarca’ es al mismo tempo ‘padre’ y ‘líder político’. Al principio Roma participaba poco en esta disputa, por quedar lejos de los grandes centros de poder de la época, y por usar una lengua menos universal (sólo usada en la administración y en el ejército del sistema imperial romano), el latín. Por otra parte, Jerusalén, ciudad ‘matriz’ del movimiento cristiano, quedó fuera de la escena, por ser una ciudad de poca importancia política.

Aun así, Roma se hacía valer en la parte occidental del imperio. El ya citado obispo Cipriano, de Cartago, reaccionó con energía ante las pretensiones hegemónicas del obispo de Roma y insistió: entre obispos ha de reinar una ‘completa igualdad de funciones y poder’. Pero el curso de la historia fue implacable. Los sucesivos patriarcas de Roma consiguieron ampliar su autoridad y elevaron el tono de la voz, principalmente después de su exitosa alianza con el emergente poder germánico en Occidente (Carlomagno, año 800). Las relaciones con los patriarcas orientales (principalmente con el de Constantinopla) se volvieron más y más tensas, hasta que se dio la ruptura de 1052. Ahí comenzó la historia de la Iglesia católica apostólica romana propiamente dita.

4. El papa se pone del lado de los más fuertes

Una vez ‘dueña de la situación’, Roma fue elaborando en una forma sofisticada el ‘arte de la corte’ que había aprendido con Constantinopla. A lo largo de los siglos, prácticamente todos los gobiernos de la Europa occidental aprendieron de Roma el arte diplomático. Se trata de un arte nada edificante, que incluye hipocresía, apariencia, habilidad en manejar al pueblo, impunidad, sigilo, lenguaje codificado (inaccesible a los fieles), palabras piadosas (y engañosas), crueldad encubierta bajo formas de caridad, acumulación financiera (indulgencias, amenaza del infierno, pastoral del miedo, etc.). La imponente ‘Historia criminal del cristianismo’, en 10 volúmenes, que el historiador K. Deschner acaba de concluir, describe ese arte eminentemente papal, con todo detalle.

Fue principalmente por medio del arte de la dipomacia como, a lo largo de la Edad Media, el papado obtuvo éxitos fenomenales. Sin armas, Roma se confrontó con los mayores poderes de Occidente y salió victoriosa (Canossa 1077). Como resultado, la Iglesia se vio afectada, al decir del historiador Toynbee, por la ‘embriaguez de la victoria’. El papa perdió el contacto con la realidad del mundo y pasó a vivir en un universo irreal, repleto de palabras sobrenaturales (que nadie entiende). Como bien observa Ivone Gebara, algunas de esas palabras todavía hoy están en boga, como cuando se dice que el Espíritu Santo elegirá el próximo papa.

Con el advenimiento de la modernidad, el papado pierde paulatinamente espacio público. En el siglo XIX, principalmente durante el largo pontificado de Pío IX, la antigua estrategia de oponerse a los ‘poderes de este mundo’ ya no funciona. Ya no trae nuevas victorias, sino sólo derrotas. Entonces, el papa León XIII resuelve cambiar la estrategia e inicia una política de apoyo a los más fuertes, una estrategia que funciona durante todo el siglo XX. Benedicto XV sale de la primera guerra mundial al lado de los victoriosos; Pío XI apoya a Mussolini, Hitler y Franco, mientras Pío XII practica la política del silencio ante los crímenes contra la humanidad perpetrados durante la segunda guerra mundial, a costa de incontables vidas humanas. Tras una breve interrupción con Juan XXIII, la política de apoyo silencioso a los fuertes (y de palabras genéricas de consuelo a los perdedores) prosigue hasta nuestros días.

5. Hoy, el papado es un problema

Por todo eso, se puede decir hoy que el papado no es una solución: es un problema. No se dice lo mismo del episcopado, pues éste registra, en los últimos tiempos, páginas luminosas. Además de los obispos mártires (como Romero y Angelelli), hemos tenido aquí en América Latina una generación de obispos excepcionales, entre los anos 1960 y los años 1990. Además de eso, el concilio Vaticano II avanzó la idea de la colegialidad episcopal, con el objetivo de fortalecer el poder de los obispos y limitar el poder del papa. Pero todo se estrelló contra un muro intraspasable hecho de una mezcla entre pereza mental (la ley del menor esfuerzo), fascinación por el poder (Walter Benjamin), disponibilidad del flaco ante el poderoso (Machiavelli) y arte cortesano (Norbert Elias). Aún así, vale la pena recordar que el catolicismo es mayor que el papa y que la importancia de los valores vehiculados por el catolicismo es mayor que el actual sistema de su gobierno.

6. ¿Podría la Iglesia católica no tener papa?

¿Puede Francia subsistir sin rey, Inglaterra sin reina, Rusia sin zar, Irán sin ayatolá? La historia misma se encarga de dar la respuesta. Francia no se acabó con la destitución del rey Luis XIV, e Irán ciertamente no se acabará con el fin del reino de los ayatolás. Eso se aplica al cristianismo, como lo muestra el surgimiento del protestantismo en el siglo XVI. Habrá ciertamente resiliencias y nostalgias, intentos de volver al pasado, pero las instituciones no acostumbran a desaparecer por cambios de gobierno. En general, el movimiento de la historia en dirección a una mayor democracia y participación popular es irreversible (a lo que parece). Pronto o tarde, la Iglesia católica tendrá que enfrentar la cuestión de la superación del papado por un sistema de gobierno central más propio de los tiempos que vivimos.

Dentro de esa lógica se puede decir que la actual ansia por hacer pronósticos acerca del futuro papa puede desviar la atención de lo que es realmente importante. Pues no se trata del papa, sino del papado como forma de gobierno. Se comprende que los medios, en estos días, se complacen en enfocar a la figura del papa. Pues, para ellos, el papa es negocio. El éxito del entierro del Juan Pablo II, hace pocos años, mostró a los planificadores de los medios las posibilidades financieras de los grandes acontecimientos papales. Con gusto, los medios se encargan hoy de divulgar los puntos básicos del catecismo papal: el papa es el sucesor de Pedro, el primer papa; la elección de un papa, en última instancia, es obra del Espírito Santo; que nadie pierda la indulgencia plenaria concedida excepcionalmente por Dios con ocasión de la primera bendición del nuevo papa. He aquí lo que veremos en las próximas semanas. Tal vez sea mejor no hablar mucho de la elección del futuro papa en estos días, sino trabajar sobre temas que preparen la Iglesia del futuro.

Termino trayendo aquí dos ejemplos recientes en torno a esa problemática. Pocas personas saben que, en 1980, el cardenal Aloísio Lorscheider llegó a discutir con el papa Juan Pablo II sobre la descentralización del poder en la Iglesia. No existe registro escrito o fotografiado de esa discusión, pero parece que el papa se mostró abierto a las sugerencias del cardenal brasileño, como consta en la encíclica ‘Ut unum sint’. Ese punto fue comentado por José Comblin en uno de sus últimos trabajos: ‘Problemas de gobierno de la Iglesia’ (véase internet). Pienso que el papa solo no avanzó porque no percibía en la Iglesia una real voluntad política en avanzar en la dirección de la descentralización del gobierno. En ese caso, quedó claro que el problema no es el papa, sino el papado.

Un ejemplo bien diferente, pero que apunta en la misma dirección, lo aporta otro obispo brasileño, Helder Câmara. Llegando a Roma para participar en el concilio Vaticano II (no había viajado a Europa antes), el obispo brasileño quedó impresionado con los comportamientos en la corte romana, hasta el punto de tener alucinaciones, como cuenta en sus cartas circulares. Una vez, con ocasión de una sesión en la basílica de San Pedro, tuvo la impresión de ver al emperador Constantino invadir la Iglesia montado en un garboso caballo a pleno galope. Otra vez, soñó que el papa se había vuelto loco, tiró su tiara al Tíber y pegó fuego al Vaticano. En conversaciones informales: el papa Haría bien en vender el Vaticano a la Unesco y alquilar un apartamento en el centro de Roma. Pude verificar personalmente, en diversas ocasiones, que Dom Hélder detestaba el ‘sigilo papal’ (uno de los instrumentos del poder de Roma). Y al mismo tiempo, el obispo brasileiro mantenía amistad con el papa Paulo VI, lo que muestra, una vez más, que el problema no es el papa, sino el papado en cuanto institución.

Anuncios

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: