Del L’OSSERVATORE ROMANO, 3-III-013



Sencillamente un peregrino

El pontificado de Benedicto XVI finaliza

A tres horas de que se hiciera efectiva su renuncia y diera inicio el período de la sede apostólica vacante, el jueves 28 de febrero -pasadas las 17 horas- Benedicto XVI dejó el Vaticano. En helicóptero, llegó al palacio apostólico de Castelgandolfo, desde cuyo balcón, unos cuarenta minutos después, saludó a la multitud que le esperaba. Estas fueron las palabras que pronunció espontáneamente en el último momento público de su pontificado.

¡Gracias! ¡Os doy las gracias!
Queridos amigos: estoy feliz de estar con vosotros, rodeado de la belleza de la creación y de vuestra simpatía que me hace mucho bien. Gracias por vuestra amistad, vuestro afecto. Sabéis que este día mío es distinto de los precedentes; ya no soy Sumo Pontífice de la Iglesia católica: hasta las ocho de la tarde lo seré todavía, después ya no más. Soy sencillamente un peregrino que inicia la última etapa de su peregrinación en esta tierra. Pero desearía todavía, con mi corazón, con mi amor, con mi oración, con mi reflexión, con todas mis fuerzas interiores, trabajar por el bien común y el bien de la Iglesia y de la humanidad. Y me siento muy apoyado por vuestra simpatía. Vamos adelante con el Señor por el bien de la Iglesia y del mundo. Gracias; os imparto ahora con todo el corazón mi bendición.
Que nos bendiga Dios omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Gracias, ¡buenas noches! A todos vosotros, ¡gracias!

(©L’Osservatore Romano – 3 de marzo de 2013)

[Index] [Top] [Home]


De modo nuevo


GIOVANNI MARIA VIAN

Una extraordinaria y conmovedora audiencia general y el encuentro con los cardenales han sido los últimos grandes momentos públicos del pontificado de Benedicto XVI. Un pontificado que, por primera vez en la historia, se concluye quietamente, sin el drama de la muerte del obispo de Roma, sin las conmociones que llevaron a las renuncias papales del pasado, tan lejanas en el tiempo y tan distintas que no pueden considerarse precedentes reales. Ahora, de un “modo nuevo”, el Romano Pontífice permanece junto al Señor en la cruz, jamás abandonado en el curso de una vida larga y extraordinariamente fructífera. Que se abre, desde hoy más que antes, al espacio reservado a la oración y a la meditación.
Sí: Benedicto permanece en la Iglesia, cerca del sucesor de Pedro que sea elegido por los cardenales. Un grupo de hombres, cierto, pero que de manera misteriosa es vivificado por el soplo del Espíritu y está motivado por un sentido de responsabilidad único, que el colegio ha demostrado saber honrar, como la historia demuestra, sobre todo desde finales del siglo XVIII. Por esto Joseph Ratzinger volvió de alguna forma a su elección al encontrar, en el último día del pontificado, a ese colegio -jamás tan numeroso hasta entonces- que el 19 de abril de 2005 le votó en pocas horas, aunque él no había buscado el papado en modo alguno. “La Iglesia nunca muere”, escribía en el medioevo el teólogo Egidio Romano, teorizando que “durante la vacancia de la sede la potestad papal permanece” en los cardenales reunidos para elegir al Pontífice.
Del cónclave de hace ocho años habló Benedicto XVI también en una plaza de San Pedro repleta e iluminada por un sol tardoinvernal: “Señor, ¿por qué me pides esto y qué me pides?”, era la pregunta que se agitaba en aquel momento en su corazón y que encontró una primera respuesta en los labios del propio Papa, cuando dijo durante la misa inaugural del pontificado que su programa era escuchar cada día, junto a la Iglesia, la voluntad del Señor. Y durante ocho años Cristo ha guiado al Pontífice, como repitió, añadiendo que nunca se había sentido solo “al llevar la alegría y el peso” de un papel único en el mundo. Y esto porque “el Papa pertenece a todos y muchísimas personas se sienten muy cerca de él”.
Cercanía que, también visiblemente, Benedicto XVI ha experimentado desde el 11 de febrero, cuando anunció su renuncia en plena libertad y públicamente, pero que cada día ha advertido en los ocho años de un pontificado que la historia reconocerá en su grandeza. Una grandeza no buscada, pero que se ha impuesto, y no sólo en una dimensión espiritual. A Peter Seewald el Pontífice, elegido a una edad muy avanzada, dijo que en los siglos a los grandes Papas se habían alternado pequeños Papas, especificando con sencillez y sin ninguna afectación que se sentía un pequeño Papa, instrumento en las manos de Dios. Pero precisamente por esto no sólo los católicos, ni sólo los cristianos, ni únicamente los creyentes, sino en gran número mujeres y hombres de todo el mundo han comprendido cada vez más que tenían delante a un Papa entre los más grandes, un gran hombre de nuestro tiempo.
Y precisamente la renuncia, acto serio y nuevo que algunos no entienden, ha mostrado a todos la valentía apacible pero firmísima y la serenidad gozosa de este hombre: ni una sola vez Benedicto XVI ha retrocedido ante los lobos y jamás se ha dejado aplastar por la turbación frente a suciedad y escándalos, que en cambio ha contrarrestado con determinación. Sostenido por muchos colaboradores, como varias veces ha repetido, pero sobre todo por la oración que por él se elevaba en la Iglesia, como por el apóstol Pedro. Y tal vez la serenidad gozosa -que viene de la confianza en Dios y se trasluce tan visiblemente en su rostro- es el legado más duradero de este Papa, que concluye en la paz y de un modo nuevo un pontificado inolvidable.

(©L’Osservatore Romano – 3 de marzo de 2013)

[Index] [Top] [Home]
Anuncios

Una respuesta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: