ANÁLISIS A FONDO. J. Francisco Gómez Maza. IVA Y PEMEX: AGRIA CONFRONTACIÓN; PEÑA NIETO, CON LA BRIDA DEL CABALLO


LUN 04-03-13

FRANCISCO GÓMEZ MAZA
ANÁLISIS A FONDO: IVA Y PEMEX: AGRIA CONFRONTACIÓN
 
 
 
·        Las reformas, después de la elecciones…
 
·        Incongruencia del PRI: Barbosa Huerta
 
 
Impuesto al Valor Agregado a medicinas y alimentos que consumen las mayorías de los trabajadores, y la apertura del sector energético a la inversión privada, nacional y extranjera, están ya en la mesa de un agrio debate público.
La administración del presidente Enrique Peña Nieto tiene previsto presentar al Congreso las iniciativas de reformas en el segundo semestre del año, una vez que haya trascurrido el proceso electoral de julio en 14 estados, que el PRI apuesta a arrasar.
Peña Nieto está decidido a que el Congreso apruebe una reforma hacendaria “integral”, para obtener los recursos que requiere su programa de gobierno, e inclusive logró el pasado fin de semana sacramentar la eliminación, en los documentos básicos del PRI, de los candados que tenía para no discutir el IVA a medicinas y alimentos.
Sólo esa acción levantó una ola de protestas en los sectores de la oposición de izquierda (el PAN no ha dicho esta boca es mía) y con mayor fuerza desde el Movimiento de Regeneración Nacional, que no es nada despreciable por la cantidad de militantes que agremia y por la fuerza que aún demuestra el ex candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador.
Inclusive, al interior del PRI hubo ya voces opositoras a la implantación del impuesto indirecto a productos indispensables para la clase trabajadora. El senador Isaías González Cuevas, dirigente de la CROC (Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos), uno de los apoyos del triunfo priísta en las elecciones de julio, consideró como una medida inadecuada aplicar IVA a alimentos y medicinas”. Primero, matizó el líder priísta, hay que acabar con los privilegios, porque sin estos el erario tendría más dinero. Son 750 mil millones de pesos que dejan de pagar muchas grandes corporaciones empresariales.
Los estrategas del presidente – el senador David Penchyna, presidente de la Comisión de Energía, ofreció conferencia de prensa ayer – están repitiendo las razones para abrir Pemex, con el argumento de que no hay recursos presupuestales suficientes para inyectarle a la empresa los recursos que requiere para su modernización. Hablan de entre 80 mil millones y 100 mil millones de pesos cada año.
Matizan los priístas su apuesta a la privatización alegando que por ley el Estado mexicano conservaría la propiedad de los activos de la empresa y continuaría siendo rector de la política energética.
El grupo parlamentario del PRD, obviamente, desconfía de que nuevamente se proponga una segunda reforma energética – la anterior fue hecha en el 2008, con  base en “incrementar el porcentaje por barril extraído”, o buscar las alianzas estratégicas, en lugar de distribuir mejor el presupuesto, y plantear el cambio del régimen fiscal de Pemex (de 100 pesos que la empresa gana, 70 se los lleva Hacienda), así como  eliminar los precios de transferencia y darle autonomía de gestión.
El régimen fiscal actual en Pemex, de acuerdo con el PRD, ha desdibujado por completo su objeto de abastecedor de energéticos, y ha puesto por encima a la Secretaría de Hacienda para ajustar las finanzas públicas del país.
El líder de perredista en el Senado, Miguel Barbosa Huerta, fue duro: “La posición del PRI, de no abrir la discusión para aumentar el IVA en medicinas y alimentos, y de la apertura de la inversión privada en el sector energético formaba parte del programa, la estrategia y la plataforma electoral de ese partido, con la cual hicieron campañas y se presentaron frente a la ciudadanía como alternativa electoral. La modificación resuelta el fin de semana es una deslealtad a quienes votaron por ellos.”
 

+++++++++

DOM 03-03-13

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

ANÁLISIS A FONDO: PEÑA NIETO, CON LA BRIDA DEL CABALLO

·         Adiós a la “sana distancia”

·         El fin: “trasformar a México”

Este domingo 3 de marzo en la XXI Asamblea Nacional del PRI, el presidente Enrique Peña Nieto tomó la brida del caballo de la “Revolución” olvidada.

Aquella “sana distancia” entre la nomenclatura partidista y la jefatura del poder ejecutivo quedó archivada en el basurero de la historia. Pero se reanimó la marca de la “aplanadora”, del “partidazo”, el que sacó de Los Pinos al PAN, partido que desilusionó a los electores que lo llevaron al poder hace 12 años.

Una historia que puede prolongarse en el tiempo, siempre y cuando los gobernantes y dirigentes priístas hagan realidad la “Revolución y Justicia Social” olvidadas, que por no hacerlo perdieron La Silla hace12 años.

El propio presidente del partido en el gobierno, César Camacho Quiroz, lo puso en claro durante la clausura de la asamblea celebrada en el Centro de convenciones Banamex, en Lomas de Sotelo: “Sirviendo a todos por igual, por mandato de la ley y convicción ética, Enrique Peña Nieto reivindica su derecho político a militar.

“Por eso, su partido le ofrece respeto y respaldo. Respeto no sólo a su investidura, sino al comportamiento vertical de su gobierno; respeto por su determinación; y a su determinación de someterse  permanentemente al escrutinio y ajustarse a los límites del poder.”

Pero los priístas se metieron en un fangoso terreno con el pretexto de darle margen a la administración de Peña Nieto para captar recursos y solventar los gastos de su programa de gobierno.

Con todo, aunque los asambleístas, siguiendo la línea de la dirigencia, eliminaron los candados que los documentos básicos imponían para no establecer el IVA a alimentos y medicamentos, ni el presidente de la república ni las bancadas priístas en el Congreso deberán darle luz verde a esa iniciativa que atentaría contra la economía de amplios sectores de los trabajadores, y chocaría con el espíritu de la Cruzada Nacional contra el Hambre y del programa todo del gobierno inaugurado el primero de diciembre de 2012.

Alimentos y medicamentos son, no necesarios sino indispensables y, si se cargara con esa pesada carga a los trabajadores, se atentaría contra el bienestar que se busca con el resto de los programas para reactivar la economía nacional, generar los empleos suficientes, abatir el hambre, la insalubridad, mejorar la salud, la educación y luchar contra la pobreza de más de 52 millones de personas.

El gobierno de Peña Nieto tendría que fijas los ojos en las grandes corporaciones empresariales que evaden y eluden el pago de multimillonarios impuestos y derechos, en vez de poner sobre el lomo de los trabajadores la carga del IVA a alimentos y medicamentos.

Cuando menos 5,000 fieles partidarios recibieron al mandatario como el jefe nato del partido y presenciaron el ritual con el que los oficiantes dieron vida al “Nuevo PRI”, que retornó al poder presidencial en México, después de 12 años de haberlo perdido ante el cansancio de los electores que ahora, desilusionados de la transición del año 2000, voltearon sus ojos al PRI para reinstalarlo en La Silla. Y darle una nueva oportunidad de crear las condiciones para que millones de mexicanos accedan a satisfactorios niveles de vida.

Alrededor de las 13 horas, los 4.500 delegados a la Asamblea abandonaron el amplísimo salón de la clausura para retornar a sus lugares de origen en todo el país. Y desde ese momento, el gobierno de Peña Nieto quedó en total libertad para hacer y deshacer en su intento de “transformar a México” como reza su lema del momento…

analisisafondo@cablevision.net.mx

Francisco Gómez Maza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: