FRANCISCO, SUCESOR DE BENEDICTO XVI. Salvador Flores LLamas


Francisco, sucesor de Benedicto XVI

SALVADOR FLORES LLAMAS

El cardenal argentino Jorge Mario Bergoglio fue elegido el miércoles 13 de marzo sucesor de Benedicto XVI; tomó el nombre de Francisco, es persona sencilla, lucha por los desposeídos, la justicia social, la vida y la familia, y su primer mensaje fue un llamado a la fraternidad, el amor y la fe.

Del primer Papa nacido en América, en especial en Latinoamérica, se espera profundice la nueva evangelización, lanzada por el Concilio Vaticano II e impulsado por Juan Pablo II y Benedicto XVI para frenar la secularización y el éxodo de católicos de la Iglesia, y que reforme la Curia Romana.

Sucesor 266 de San Pedro y obispo de Roma, fue electo en el segundo día del cónclave y la quinta votación por 115 cardenales, sin ser considerado papable; aunque trascendió que en el cónclave de abril de 2005, que eligió a Benedicto XVI, él cedió 40 votos que llevaba, al cardenal Joseph Ratzinger.

Que no fuera citado entre los probables reafirmó el aforismo de que quien entra papable al cónclave, sale cardenal.

Al salir el esperado humo blanco por la chimenea de la Capilla Sixtina, señal de que ya había nuevo Papa, empezó a aumentar de inmediato la multitud en la Plaza de San Pedro y la Vía de la Conciliación, que se calculó en 160 mil personas.

Una hora después apareció Su Santidad en la logia central de la Basílica de San Pedro, ataviado con su sotana blanca y al iniciar su muy breve primer mensaje, pidió a los asistentes lo acompañara a rezar por Benedicto XVI.

Antes de impartir su primera bendición urbi et orbi (a la ciudad y al mundo) solicitó, con toda humildad, una oración por él.

Anunció su visita a la Basílica de Santa María la Mayor al día siguiente, por ser la Virgen la patrona de la diócesis de Roma y para encomendarle su papado, y la misa solemne de inicio de pontificado (ya no de coronación, pues la abolió Juan Pablo I en 1978) se programó para el 19 de marzo, festividad de San José.

Rápido empezaron a llegarle felicitaciones de la mayoría de mandatarios de los países; muchos anunciaron su asistencia a la misa de inicio, entre ellos Enrique Peña Nieto, presidente de México.

El nuevo Papa nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de diciembre de 1936, hijo del matrimonio de clase media, emigrado de Italia, de Mario Bergoglio, empleado ferroviario, y Regina Sívori, ama de casa.

De 76 años no es joven, como se cree recomendó Benedicto implícitamente en su dimisión; si bien se ve muy fuerte, pese a que le falta un pulmón.

Miembro de la Compañía de Jesús, fue su provincial en Argentina; hombre sencillo, vivía en un modesto departamento bonaerense, pues nunca quiso ocupar el palacio episcopal.

También renunció a su flamante limusina con chofer, y viajaba en el metro y transporte público de la capital platense.

Primero se tituló como técnico químico y luego ingresó al seminario; en marzo de 1958 pasó al noviciado. Estudió Humanidades en Chile; en 1960 regresó a Buenos Aires y obtuvo la licenciatura en Filosofía.

Fue maestro de Literatura y Psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe de 64-65, dictó las mismas cátedras en el Colegio del Salvador de Buenos Aires en 66. De 67 a 70 cursó Teología en el Colegio Máximo de San Miguel y se tituló licenciado.

Ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969, en abril de 1973 hizo su profesión perpetua de jesuita. Fue maestro de novicios en Villa Barilari, de San Miguel (1972-73) profesor en la Facultad de Teología, consultor de la Provincia de la Compañía de Jesús y Rector del Colegio Máximo.

El 31 de julio de 1973 fue elegido provincial jesuita en Argentina por 6 años. Al volver de Alemania a su país estuvo en el Colegio del Salvador, fue director espiritual y confesor en la iglesia de la Compañía en Córdoba. De 80 a 86 fue rector del Colegio Máximo de San Miguel y de las Facultades de Filosofía y Teología.

Juan Pablo II lo designó obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires el 20 de mayo de 1992; el 27 de junio recibió la ordenación episcopal y el 3 de junio de 1997 lo nombró arzobispo coadjutor de Buenos Aires.

Al suceder al cardenal Antonio Quarracino el 28 de febrero de 1998, se convirtió en el primer jesuita en ser primado de Argentina.

Es cardenal presbítero desde el 21 de febrero de 2001 y miembro de las Congregaciones para el Culto Divino, disciplina de los sacramentos, Clero, los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica.

También del Pontificio Consejo para la Familia, la Comisión para América Latina, el Consejo Ordinario de la Secretaría General para el Sínodo de los Obispos y del consejo post-sinodal de la XI Asamblea General Ordinaria del mismo sínodo.

Fue vicepresidente de la Conferencia Episcopal Argentina (2002-05) y presidente (2005.08).

Como se dijo, participó en la elección de Benedicto XVI en abril de 2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: