UN PAPA SEGUIDOR DE SAN FRANCISCO. Salvador Flores LLamas


A c e n t o

Un Papa seguidor de San Francisco

SALVADOR FLORES LLAMAS

“Cómo quisiera una Iglesia pobre y para los pobres”, dijo el papa Francisco, al saludar a miembros de los medios de comunicación, a quienes reveló que quiso llamarse como San Francisco de Asís, “el hombre de la pobreza y de la paz, el hombre que ama y custodia lo creado”, según lo definió él.

Con la pobreza como forma de vida, a imitación de Cristo y San Francisco, el nuevo inquilino del Vaticano sigue sorprendiendo al mundo por su sencillez y desapego de las cosas materiales y aun del protocolo, para convertirse en el auténtico representante o vicario de Cristo que reclaman la Iglesia y el mundo en esta hora.

Quien como cardenal primado de Argentina viajaba en Metro y transporte público, vivía en departamento anexo a la curia y desechó la limosina y el palacio episcopales, y en Roma se hospedaba en la modesta Casa del Sacerdote, cercana al Vaticano, y no en lujosos hoteles usados por muchos colegas y electores suyos, indica que la pobreza no es pose de él sino hábito y ha sido un imitador del Poverello de Asís de por vida.

En su alocución a los comunicadores reveló que en el cónclave tenía junto al cardenal brasileño Claudio Hummes, quien cuando se completaron las dos terceras partes de los votos, lo abrazó, besó y le dijo: “No te olvides de los pobres”, y “esta palabra entró aquí”, manifestó y señaló su cabeza.

Esas palabras hicieron llegar “a mi corazón el nombre de San Francisco de Asís”, confesó con su sencillez usual e indicó porqué decidió llamarse como uno de los santos más grandes de la Iglesia e imitador de Jesús en hacerse y vivir con y como los pobres, igual que el Mesías desde el pesebre de Belén.

He ahí la madre de todas las reformas de la Iglesia que promoverá el Papa Francisco, quien rechazó llamarse Primero, porque no se siente fundador de dinastías, sólo de una etapa en la vida de la Iglesia, sedienta de pobreza auténtica, como él patentiza al no usar cruz pectoral ni anillo áureos y viajaba por Buenos Aires con sotana negra común, sin arreos episcopales.

Por conocerlo Cristina Fernández, presidenta argentina, le solicitó audiencia inmediata (la recibirá la víspera de su coronación) pues sabe muy bien que el papa Bergoglio llegó al corazón de sus paisanos y podría arrastrarlos hasta políticamente con su ejemplo de vida, más que ella sedicente líder de los peronistas y descamisados.

Es pues, Su Santidad enorme factor político en su terruño latinoamericano, sin siquiera proponérselo.

A la luz de todo ello, qué despropósito monumental (en México tenemos una expresión muy sonora) de Nicolás Maduro, de atreverse a decir que su comandante Chávez, que está frente a Jesucristo, intercedió ante El para que el Papa fuera sudamericano.

Lo que es tratar de hacerse campaña política a costillas de un cristianismo vacuo, que sólo busca la conveniencia electoral.

El Papa Francisco deja tamañitos a los líderes falsos y a los promotores de la teología de la liberación; sin discusiones, con la fuerza de su ejemplo de vida, que sí ayuda a los pobres y es lo que cuenta ante el Divino Maestro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: