Papa Francisco. Mensaje Urbi et Orbi, 2013


Papa Francisco. Mensaje Urbi et Orbi, 2013.

Francisco de Asís y Francisco de Roma. Leonardo Boff


Francisco de Asís y Francisco de Roma
2013-03-29

Desde que el obispo de Roma electo, y por eso Papa, asumió el nombre de Francisco, se hace inevitable la comparación entre los dos Franciscos, el de Asís y el de Roma. Además, el Francisco de Roma se remitió explícitamente a Francisco de Asís. Evidentemente no se trata de mimetismo, sino de constatar puntos de inspiración que nos indiquen el estilo que el Francisco de Roma quiere conferir a la dirección de la Iglesia universal.

Hay un punto común innegable: la crisis de la institución eclesiástica. El joven Francisco dice haber oído una voz venida del Crucifijo de San Damián que le decía: “Francisco repara mi Iglesia porque está en ruinas”. Giotto lo representó bien, mostrando a Francisco soportando sobre sus hombros el pesado edificio de la Iglesia.

Nosotros vivimos también una grave crisis por causa de los escándalos internos de la propia institución eclesiástica. Se ha oído el clamor universal («la voz del pueblo es la voz de Dios»): «reparen la Iglesia que se encuentra en ruinas en su moralidad y su credibilidad». Y se ha confiado a un cardenal de la periferia del mundo, a Bergoglio, de Buenos Aires, la misión de restaurar, como Papa, la Iglesia a la luz de Francisco de Asís.

En el tiempo de san Francisco de Asís triunfaba el Papa Inocencio III (1198-1216) que se presentaba como «el representante de Cristo». Con él se alcanzó el grado supremo de secularización de la institución eclesiástica con intereses explícitos de «dominium mundi», de dominación del mundo. Efectivamente, por un momento, prácticamente toda Europa hasta Rusia estaba sometida al Papa. Se vivía en la mayor pompa y gloria. En 1210, con muchas dudas, Inocencio III reconoció el camino de pobreza de Francisco de Asís. La crisis era teológica, pues una Iglesia-imperio temporal y sacral contradecía todo lo que Jesús quería.

Francisco vivió la antítesis del proyecto imperial de Iglesia. Al evangelio del poder, presentó el poder del evangelio: en el despojamiento total, en la pobreza radical y en la extrema sencillez. No se situó en el marco clerical ni monacal, sino que como laico se orientó por el evangelio vivido al pie de la letra en las periferias de las ciudades, donde están los pobres y los leprosos, y en medio de la naturaleza, viviendo una hermandad cósmica con todos los seres. Desde la periferia habló al centro, pidiendo conversión. Sin hacer una crítica explícita, inició una gran reforma a partir de abajo pero sin romper con Roma. Nos encontramos ante un genio cristiano de seductora humanidad y de fascinante ternura y cuidado que puso al descubierto lo mejor de nuestra humanidad.

Estimo que esta estrategia debe haber impresionado a Francisco de Roma. Hay que reformar la Curia y los hábitos clericales de toda la Iglesia. Pero no hay que crear una ruptura que desgarraría el cuerpo de la cristiandad.

Otro punto que seguramente habrá inspirado a Francisco de Roma: la centralidad que Francisco de Asís otorgó a los pobres. No organizó ninguna obra para los pobres, sino que vivió con los pobres y como los pobres. Francisco de Roma, desde que lo conocemos, vive repitiendo que el problema de los pobres no se resuelve sin la participación de los pobres, no por la filantropía sino por la justicia social. Ésta disminuye las desigualdades que castigan a América Latina y, en general, al mundo entero.

El tercer punto de inspiración es de gran actualidad: cómo relacionarnos con la Madre Tierra y con los bienes y servicios escasos. En la alocución inaugural de su entronización, Francisco de Roma usó más de 8 veces la palabra cuidado. Es la ética del cuidado, como yo mismo he insistido fuertemente, la que va a salvar la vida humana y garantizar la vitalidad de los ecosistemas. Francisco de Asís, patrono de la ecología, será el paradigma de una relación respetuosa y fraterna hacia todos los seres, no encima sino al pie de la naturaleza.

Francisco de Asís mantuvo con Clara una relación de gran amistad y de verdadero amor. Exaltó a la mujer y a las virtudes considerándolas «damas». Ojalá inspire a Francisco de Roma una relación con las mujeres, que son la mayoría de la Iglesia, no sólo de respeto, sino también dándoles protagonismo en la toma de decisiones sobre los caminos de la fe y de la espiritualidad en el nuevo milenio.

Por último, Francisco de Asís es, según el filósofo Max Scheler, el prototipo occidental de la razón cordial y emocional. Ella nos hace sensibles a la pasión de los que sufren y a los gritos de la Tierra. Francisco de Roma, a diferencia de Benedicto XVI, expresión de la razón intelectual, es un claro ejemplo de la inteligencia cordial que ama al pueblo, abraza a las personas, besa a los niños y mira amorosamente a las multitudes. Si la razón moderna se amalgama con la sensibilidad del corazón, no será tan difícil cuidar la Casa Común y a los hijos e hijas desheredados, y alimentaremos la convicción muy franciscana de que abrazando cariñosamente al mundo, estamos abrazando a Dios.

Leonardo Boff

Discurso del Papa Francisco, ante el Cuerpo Diplomático acreditado en la Santa Sede


Discurso del Papa Francisco, ante el Cuerpo Diplomático acreditado en la Santa Sede.

El Papa que paga sus cuentas. Leonardo Boff


El Papa que paga sus cuentas. Leonardo Boff.

La Piedad. En el jardín central. Maestro Luis González Chávez y su esposa María Céliz Pérez


Estampas en el jardín central de La Piedad, con los maestros Luis González Chávez, el maestro Luisito, como se le conoce, y su esposa la maestra María Celiz Pérez. En fecha reciente, el maestro publicó una obra colectiva cuyo título es “Breve Antología Poética Navideña”. En dicha obra participaron también, entre otros, Fernando Tejeda Alvarado y Jorge Alvarado Quiróz. El maestro Luisito y compañeros, forman un círculo literario de amantes de la cultura, sin desprenderse de las raíces, de sus raíces regionales, y como buenos piedadenses, amantes del terruño, como los que más. Texto y fotos de Silviano Martínez Campos.

DSCN0992
DSCN1068

DSCN1069
DSCN1067

DSCN0998
DSCN1072

DSCN1004

DSCN1003
DSCN0996
DSCN0993
DSCN1116
DSCN1073
DSCN1074

DSCN1071
DSCN1076
Voladores de Papantla

Inicio del ministerio petrino de Francisco, obispo de Roma y Papa. Homilía


Inicio del ministerio petrino de Francisco, obispo de Roma y Papa. Homilía.

Un esercisio differente del papato é possibile. Leonardo Boff


Home
Sobre o Autor

Un esercizio differente del papato è possibile
16/03/2013

La grave crisi morale che attraversa tutto il corpo istituzionali della Chiesa ha fatto sì che il conclave eleggesse qualcuno che ha autorità e coraggio per fare profonde riforme nella Curia romana e inaugurare una forma di esercizio del potere papale che sia più conforme allo spirito di Gesù e al passo con la coscienza dell’umanità . Francesco è il suo nome.

La figura del papa è forse il più grande simbolo del Sacro nel mondo Occidentale. Le società che attraverso la secolarizzazione hanno esiliato il Sacro, in mancanza di leaders di riferimento e con la nostalgia della figura del padre come colui che orienta, crea fiducia e indica il sentiero, hanno concentrato nella figura del Papa queste ansie ancestrali degli umani che potevano essere lette sulle facce dei fedeli in piazza San Pietro. Per questo è importante analizzare il tipo di esercizio del potere che il Papa Francesco eserciterà. Nella sua prima allocuzione ha detto che lui “presiederà nella carità” e non come quelli del passato che avevano potere giudiziale su tutte le chiese. Per i cristiani è irrinunciabile il ministero di Pietro come colui che deve “confermare i fratelli e le sorelle nella fede” secondo il mandato del Maestro. Roma dove stanno sepolti Pietro e Paolo, è stata fin dai primordi, per le altre chiese, il riferimento per l’unità, per l’ortodossia e per lo zelo.

Questa prospettiva è accolta pure dalle rimanenti chiese non cattoliche. La questione è tutta su come si esercita la tale funzione. Il papa Leone Magno (440-461), nel vuoto del potere imperiale, dovette assumere la governance di Roma. Prese il titolo di Papa e di Sommo Pontefice che erano dell’imperatore, incorporò lo stile imperiale del potere monarchico assoluto e centralizzato, con i suoi simboli, paramenti e stile di palazzo. I testi attinenti a Pietro che in Gesù avevano un senso di servizio e di primato di amore furono interpretati come stretto potere giuridico. Tutto culminò con Gregorio VII che con il suo “Dictatus papae” (la dittatura del Papa) si arrogò i due poteri, quello religioso e quello della società civile. Nacque una grande istituzione Totale ostacolo al cammino della libertà dei cristiani e della società. A partire da qui il Papa emerge come un monarca assoluto con la pienezza di tutti poteri come il canone 331 esprime chiaramente. Solleva la pretesa di subordinare al suo potere tutte le chiese.

Quest’esercizio assolutista è stato sempre messo in questione, specialmente dai Riformatori. Ma non si è mai addolcito. Come riconosceva Giovanni Paolo II, questo stile di esercitare la funzione di Pietro è il maggior ostacolo all’ecumenismo e all’accettazione da parte dei cristiani che vengono dalla cultura moderna dei diritti e della democrazia. Per supplire a questa mancanza, gli ultimi due papi hanno organizzato una spettacolarizzazione della fede, con viaggi e eventi di massa come quello degli giovani da realizzarsi a Rio de Janeiro.

Questa forma monarchica e assolutista rappresenta una deviazione dall’intenzione originaria di Gesù e adesso con Francesco deve essere ripensato alla luce dell’intenzione di Gesù. Sarà un papato pastorale e di servizio alla carità e all’unità e non più un papato del potere giuridico assolutista. Il concilio Vaticano II ha stabilito igli strumenti per una riformulazione nel governo della Chiesa: il sinodo dei vescovi, svuotato e fatto finora strumento consultivo, mentre invece era stato pensato come strumento deliberativo. Nascerebbe un organo esecutivo che con il Papa governerebbe la Chiesa. È stata creata dal concilio la collegialità dei vescovi, vale a dire, le conferenze continentali e nazionali guadagnerebbero più autonomia per permettere un radicamento della fede nelle culture locali sempre in comunione con Roma. Rappresentanti del popolo di Dio, cardinali e vescovi, clero e laici e perfino donne aiuterebbero a eleggere un papa per tutta la cristianità. Si fa urgente una riforma della Curia nella linea del decentramento. Certamente quello che farà Papa Francesco. Perché il Segretariato per le religioni non cristiane non potrebbe funzionare in Asia? il dicastero dell’unità dei cristiani a Ginevra, vicino al Consiglio Mondiale delle chiese? Quello delle missioni, in qualche città dell’Africa? Quello dei diritti umani e della giustizia in America Latina?

La Chiesa cattolica potrebbe trasformarsi in una istanza non autoritaria di valori universali, della cura per la Terra e per la vita sotto grave minaccia, contro la cultura del consumo, in favore di una sobrietà condivisa, enfatizzando la solidarietà e la cooperazione a partire dagli ultimi contro lo stress della concorrenza. La questione centrale non è più la Chiesa ma l’umanità e la civiltà che possono scomparire. In che modo la Chiesa aiuta nella loro preservazione?Tutto questo è possibile e realizzabile senza rinunciare in nulla alla sostanza del fede cristiana. Importa che il Papa Francesco sia un Giovanni XXIII del terzo mondo, un “Papa buono”. Solo così potrà riscattare la credibilità perduta e essere un faro di spiritualità e di speranza per tutti.

Danza en La Piedad. Ballet de Bolivia


Danza en La Piedad. Ballet de Bolivia.

MOSAICO, 7-III-013


HPIM2009

(Familia Oceguera Granados, preparándose para la fiesta. José Carlos Oceguera Madrigal y Aida Granados Magdaleno. Con ellos, Carlos, Alejandra, Justin… Foto de Silviano)

Martínez Campos, 7/III/013

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 7 de Marzo.-  NO SÉ SI haya  familias perfectas, más bien creo que no. Familias ejemplares, sin duda las hay en todas partes y en la historia, así como funciona la sociedad, desde luego que muchas, y cada quien que haga su lista. En cuanto a mi propia familia, desde luego que no la voy a calificar, pero sí mencionaré algunas de sus personitas que dejaron huella en mi vida. Desde luego mis abuelos (Petrita, Chente, Mariquita, Pachito) y mis padres (Benita, Chon). Pero quiero referirme ahora, a las mujeres, y doy nombres sólo de algunas que ya se fueron, o que ya traspasaron la gran barrera, hacia la verdadera vida, según creemos.  Mamá Petrita, a quien yo, niño muy puesto en mi lugar de hijo mayor y nieto, llevaba, campo traviesa, ella en su burrito con silla de señora  (camoa creo que se llamaba), hacia Patámbaro, a visitar a su hija, mi tía María. Mamá María (Mariquita), siempre solícita, siempre servicial, siempre afable, sonriente; Mamá Benita, responsable como la que más de los críos y recuerdo cuando, no sé como, llegó al internado a visitar a su crío (yo) porque no aguantó, luego de seis meses, la ausencia; tía Chepa y tía Lucre (ellas siguen con nosotros), por ser ángeles de la guarda de sus padres ancianos; tía Benita Campos (nombre homónimo del de mi mamá) quien a sus casi cien años estaba tan lúcida y rodeada del amor y cuidado de Eulalia y sus demás familiares; tía Rafaila (Rafaela) tan sonriente, tan afable, que sabía compartir hasta una cabeza de ajo, con su sobrina mi madre, tía Rita y tía María,  y tía Eva, esposas y madres, a quienes nunca venció la adversidad;  Sarita, la enferma, quien tantas lecciones nos dio desde la casa del sufrimiento. Honor a ellas y todas las mujeres de mi familia, las de allá y las de aquí, mis amores, que aún nos acompañan, en el Día Internacional de la Mujer, que mañana se celebra.  SÍ, MAÑANA SE celebra y  honor a todas las mujeres que han logrado escalar peldaños planetarios en su consideración, conquistando resistencias del milenario patriarcado y entre nosotros, del destructor machismo. Pero no olvidamos, y las estadísticas nos lo recuerdan que hay mujeres niñas maltratadas, explotadas, mujeres sobrecargadas de pesos familiares, trabajadoras a cual más discriminadas, tratas de mujeres a quienes se explota, que hay víctimas de las infames guerras que aún nos asolan. ESTE MUNDO NO se enderezará si no valoramos a la mujer, que no es un ente aparte, sino la especie misma (“macho y hembra”, varón y mujer,” los crio”). Porque nos dicen los estudiosos que esta civilización en riesgo de perecer, fue estructurada en torno al intelecto masculino y se requiere recuperar el equilibrio inyectándole  afecto, intuición, amor, porque frente a nosotros está el gran reto: o nos amamos, o nos destruimos (se entiende que reconstruyendo el mundo en justicia, verdad y amor). AQUÍ EN LA Piedad, las autoridades municipales ha diseñado un programa, mediante nueve eventos,  desde hoy, hasta el 20 de marzo, para celebrar a las mujeres. Según informó  Eréndira Ramírez Zaragoza, directora del Instituto Municipal de la Mujer, todo comienza hoy con una clase de zumba, por la tarde, en el Teatro del  Pueblo, abierta a todas las personas que quieran ejercitarse mediante la práctica, combinada, de baile, música y ejercicio. Mañana viernes, habrá en la explanada de la plaza principal, una segunda feria de la salud, educación y empleo. Luego, entre otros eventos, el 15 de marzo, un taller de masculinidad en La Casa de Pastoral y el 20 de marzo, en el mismo sitio, taller de redacción y buen uso de las palabras dirigido a jóvenes y además, una conferencia sobre las reglas de buen uso de las redes sociales. ACONTECIMIENTOS EN CASCADA, en nuestro movidito mundo. Ojalá que, entre nosotros, en una empresa que sugiere los trabajos de Hércules, sigan limpiándose las cloacas de la corrupción en los niveles de dirigencias. Lo merecemos los mexicanos y lo merece la nueva administración, si realmente quiere romper con su no tan ejemplar origen en el sistema político anterior y si realmente quiere recuperar el gran humanismo que a través de ese sistema y de nuestra historia, nos legaron nuestros antepasados que forjaron nuestro México. OJALÁ, LUEGO DE su duelo, el pueblo venezolano sea ejemplar en la construcción de lo que se llama socialismo del Siglo XXI. Pero no se hará, ni allí ni en todas partes, sin la democracia participativa. Y en el nivel planetario, pues aún existe la ONU, y quienes transitan por “la red”, saben que su labor, a veces callada, es efectiva. Y eso de nosotros los pueblos, bien puede hacerse real en ese nivel y en todos, a pesar de las infames guerras que aún azotan al mundo. SEA LATINOAMERICANO, africano, norteamericano, o asiático, el nuevo Papa lo será de nuestra Iglesia católica y del mundo. De la Iglesia, por obvias razones: será nuestro dirigente. Y del mundo (parece exageración decirlo, pero no lo es), en cuanto la influencia respetuosa, ante instituciones y pueblos, iglesias, es algo que está fuera de duda. Y aquí, ni los laicos, ni las mujeres, son cero a la izquierda. (www.silviano.wordpress.com).

Contra el olvido del Espíritu Santo. Leonardo Boff


Contra el olvido del Espíritu Santo

06/03/2013

En un artículo anterior nos esforzábamos por rescatar la dimensión del “espíritu” muy ahogado en la cultura materialista y consumista de la modernidad. Ahora queremos rescatar la figura del Espíritu Santo, siempre al margen u olvidada en la Iglesia latina. Como es una Iglesia de poder, convive mal con el carisma, propio del Espíritu Santo. Él es la fantasía de Dios y el motor del cambio, todo lo que la vieja institución jerárquica no desea. Pero Él está volviendo.

El Concilio Vaticano II afirma enfáticamente: «El Espíritu de Dios dirige el curso de la historia con admirable providencia, renueva la faz de la Tierra y está presente en la evolución» (Gaudium et Spes, 26/281). El Espíritu está siempre en acción. Pero aparece con mayor intensidad cuando se producen rupturas instauradoras de lo nuevo. Cuatro rupturas, cercanas a nosotros, merecen ser mencionadas: la realización del Concilio Ecuménico Vaticano II (1962-1965), la Conferencia Episcopal de obispos latinoamericanos en Medellín (1969), el surgimiento de la Iglesia de la Liberación, y la Renovación Carismática Católica.

Por el Vaticano II (1962-1965), la Iglesia acompasó su paso con el del mundo moderno y sus libertades. Especialmente estableció un diálogo con la tecnociencia, con el mundo del trabajo, con la secularización, con el ecumenismo, con otras religiones y con los derechos humanos fundamentales. El Espíritu rejuveneció con aire nuevo el crepuscular edificio de la Iglesia.

En Medellín (1968) se puso a caminar con el submundo de la pobreza y de la miseria que caracterizaba y sigue caracterizando al continente latinoamericano.  En la fuerza del Espíritu Santo, los pastores latinoamericanos hicieron una opción por los pobres y contra la pobreza y decidieron llevar a cabo una práctica pastoral que fuese de liberación integral: liberación no sólo de nuestros pecados personales y colectivos, sino liberación del pecado de opresión, del empobrecimiento de las masas, de la discriminación de los pueblos indígenas, del desprecio por los afrodescendientes y del pecado de la dominación patriarcal de los hombres sobre las mujeres desde el Neolítico.

De esta práctica nació la Iglesia de la liberación. Ella muestra su cara en la apropiación de la lectura de la Biblia por el pueblo, en la nueva forma de ser Iglesia de las comunidades eclesiales de base, en las diferentes pastorales sociales (de los indígenas, los afrodescendientes, de la tierra, la salud, los niños y otras) y en su reflexión correspondiente que es la Teología de la Liberación.

Esta Iglesia de la liberación creó cristianos comprometidos políticamente del lado de los oprimidos y en contra de las dictaduras militares, que sufrieron persecuciones, encarcelamientos, torturas y asesinatos. Es posiblemente una de las pocas Iglesias que puede contar con tantos mártires, como la hermana Dorothy Stang e incluso obispos como Angelleli en Argentina y Oscar Arnulfo Romero en El Salvador.

La cuarta irrupción fue el surgimiento de la Renovación Carismática Católica en Estados Unidos desde 1967 y en América Latina desde los años 70 del siglo XX. Ella trajo de vuelta la centralidad de la oración, la espiritualidad, la vivencia de los carismas del Espíritu. Se crearon comunidades de oración, de cultivo de los dones del Espíritu Santo y de asistencia a los pobres y enfermos. Esta renovación ayudó a superar la rigidez de la organización eclesial, la frialdad de las doctrinas y rompió el monopolio de la Palabra, en poder del clero, abriendo espacio a la libre expresión de los creyentes.

Estos cuatro eventos sólo se evalúan bien teológicamente cuando se ponen bajo la óptica del Espíritu Santo. Él irrumpe siempre en la historia y de forma innovadora en la Iglesia, que entonces se hace generadora de esperanza y de alegría de vivir la fe.

Hoy en día vivimos en la, tal vez, mayor crisis de la historia humana. Es su mayor crisis, porque puede ser terminal. En efecto, nos hemos dado los instrumentos de auto-destrucción. Hemos construido una máquina de muerte que puede matarnos a todos y liquidar toda nuestra civilización tan costosamente construida a lo largo de miles y miles de años de trabajo creativo. Y con nosotros podrá morir gran parte de la biodiversidad. Si esta tragedia ocurre, la Tierra continuará su camino, cubierta de cadáveres, devastada y empobrecida, pero sin nosotros.

Por esta razón, decimos que nuestra tecnología de muerte ha abierto una nueva era geológica: el Antropoceno. Es decir, el ser humano se está mostrando como el gran meteorito rasante amenazador de la vida. Él puede preferir autodestruirse a sí mismo y dañar perversamente a la Tierra viva, Gaia, a cambiar su estilo de vida y su relación con la naturaleza y con la Madre Tierra. Como una vez en Palestina los judíos prefirieron Barrabás a Jesús, los enemigos actuales de la vida pueden preferir Herodes a los niños inocentes. Se mostrará en realidad como el Satanás de la Tierra en lugar de ser el ángel guardián de la creación.

En ese momento invocamos, suplicamos y gritamos la oración litúrgica de la fiesta de  Pentecostés: Veni, Sancte Spiritus et emite coelitus, Lucis tuae radio: «Ven Espíritu Santo y envía del cielo un rayo de tu luz».

Sin la vuelta del Espíritu, corremos el riesgo de que la crisis deje de ser una oportunidad de acrisolamiento y degenere en una tragedia sin retorno. En las comunidades eclesiales se canta: «Ven Espíritu Santo y renueva la faz de la Tierra».

Traducción de María José Gavito Milano