MOSAICO, 7-VI-012


Martínez Campos, 7/VI/012

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 7 de Junio.- NO, NO FUERON las grandes multitudes como en otros tiempos, en caso de los candidatos presidenciales, pero sí, sí, Andrés Manuel López Obrador, el candidato de las izquierdas, fundamentalmente los partidos de la Revolución Democrática y del Trabajo, congregó a una multitud de militantes y simpatizantes de la región, en su visita a La Piedad, aun cuando esta ciudad no sea ya la cabecera del distrito electoral a nivel federal y lo sea por el contrario, en ese nivel, Zamora. Podría decirse que dicho acto estuvo influido por el día entre semana, viernes, y la hora en que se realizó, poco después de la una de la tarde. Aún así, el candidato de las izquierdas cosechó simpatías desde su entrada por el lado del Monumento a Hidalgo, en la plaza principal, la valla que se hizo a su llegada cerca del Teatro del Pueblo y durante el mitin la respuesta de los asistentes a la propuesta de su discurso. Un discurso prolongado, como él mismo lo reconoció, y reiterativo en torno a los temas que maneja en todas sus presentaciones públicas. La orientación social desde luego, con preferencia a sectores populares, la crítica enérgica al estado de cosas, con dedicatoria a quienes considera responsables, como élites, sin nombrar personas. Algunas menciones críticas , a su contrincante Enrique Peña Nieto pero ninguna a su contrincante Josefina Vázquez Mota, del PRI y del PAN, respectivamente; mención al movimiento estudiantil, mención favorable, al movimiento que ha nacido en la ciudad de México, arropado en el nombre de “Yo soy 132”; bajar precios en algunos servicios que presta el gobierno; mayor atención social a los adultos mayores (se detuvo un poco a la hora de mencionar las pensiones, como buscando la palabra adecuada para calificarlas). Referencia a sueldos estratosféricos a funcionarios, que dijo los bajará de monto y en una ocasión, referencia a quien “ostenta” el poder en Los Pinos. Pero es de hacerse notar que anoche, ante el grupo de periodistas del programa  denominado Tercer Grado, según entendí, tuvo una expresión al referirse al mandatario, la de “el presidente Calderón”. No sé si intencional o no. TRAS LÓPEZ OBRADOR, en el Teatro del Pueblo, se veía a dirigentes partidarios de la región. Entre los presentados por el animador, se  mencionó a  Tatiana Ayala, Roberto Solorio, Eduardo Torres,  Ana María Ramírez,  Florencia Rocha, Enrique de Anda.  Juan Luis Contreras,  Alicia Hernández,  Javier Belmonte, Virginia Solorio,  Renato Servín, Osvaldo Sánchez, Rosa María Aviña.A ngeles Cázares, José Luis Madrigal, Miguel Angel Arellano, Cristina Portillo, Jesús Garibay. Candidata a diputada federal Judith Nájera y el candidato al Senado Raúl Morón, lo mismo que la candidata al Senado, Fabiola Alanís. JUDITH NÁJERA DIO la bienvenida al candidato presidencial y dijo que “estamos en una campaña muy especial, tenemos un aumento histórico en México, aprovechémoslo y demos toda la confianza a nuestro candidato que ya es presidente”. Habló también, brevemente, el maestro Raúl Morón y luego el candidato López Obrador. POR LO COMÚN los candidatos, en cualquier nivel, no abordan mucho el tema ambiental. Es que tan peliagudo, tan complejo es, que ese sí, compromete a todos, porque en la práctica no hay manera de eludirlo. Pero el que llegue “a la grande”, no podrá eludirlo, comenzando porque México, en ese tema crucial para todos, también tiene compromisos internacionales. AQUÍ, EL DIA mundial del Medio Ambiente no pasó desapercibido. Un festival en el que participan los ciudadanos del futuro, los niños, que son quienes sufrirán cuando adultos las consecuencias de nuestra irresponsabilidad como generaciones que desde hace más de 200 años, con el inicio de la sociedad industrial, empezamos (claro que sin darnos cuenta, si apenas nos estamos informando) la destrucción sistemática de nuestra casa, La Tierra. Al respecto, el alcalde piedadense Hugo Anaya  Ávila comentó que “existe un compromiso por parte de este gobierno municipal para cuidar los recursos naturales con los que cuenta la ciudad, así mismo aplicar acciones concretas que contrarresten el deterioro del medio ambiente; solicitó también el apoyo y colaboración de toda la ciudadanía para que contribuya desde su hogar y con su familia a evitar se dañe nuestro ecosistema.”  Y EL SECRETARIO general de la Naciones Unidas,  Ban Ki-moon en su mensaje por el  Día Mundial del Medio Ambiente, expresó: “La biodiversidad, la gran variedad de vida en la Tierra que nos sustenta, se encuentra en peligro. Las especies se están extinguiendo al ritmo más rápido jamás reportado. La mayoría de estas extinciones están vinculadas a las actividades humanas que contaminan y agotan los recursos hídricos, cambiando los hábitats y degradando y alterando el clima mundial. De las ranas a los gorilas, de plantas grandes a pequeños insectos, miles de especies están en peligro”.  UN GRAN PENSADOR, de quien leí algo allá por los setenta y para mi fue orientador su  pensamiento, Erich Fromm, dice que es  preferible sufrir por conocer la verdad que sufrir sin conocerla. Debe ser porque el conocer motiva la acción. De su  “La Revolución de la Esperanza, extraigo este parrafito:”Conocer a las personas en el sentido de conocerlas compasiva y empáticamente requiere que nos libremos de los reducidos lazos de una sociedad, raza o cultura dada y que penetremos en lo profundo de esa realidad humana en la que no somos más que humanos”.  Pues sí, estos temas son  peliagudos. Por eso hay qué confiar en los científicos y en los políticos y en nuestras autoridades y en nosotros mismos. No a lo ciego, entregándose a los líderes sin discernimiento, pero sí apoyarlos, con sentido crítico, lúcido, sabiendo que somos bien falibles. Porque donde se cruza el poder, sea en una modesta comunidad o en las colinas vaticanas, a veces hay contaminaciones. (www.lapiedadymiregion.wordpress.com; www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; www.silviano.wordpress.com).

(Foto de

 

MOSAICO, 12-X-011


Martínez Campos, 12/X/011

(Fotos de Silviano)

GUIA

MOSAICO

Silviano Martínez Campos

LA PIEDAD, 12 de Octubre.- CREO QUE MIENTRAS sea con medios pacíficos y hasta pintoresca, “la lucha es permetida”. Más en estos tiempos de contienda política, con tiempos de campaña más recortados, en competencia de contendientes más o menos equilibrados en fuerzas (todos negarían que sea exacto esto del equilibrados). El día 7, fiesta patronal en las colonias Infonavit, por la Virgen del Rosario, estaba por comenzar la misa cuando muy ordenaditros, aun cuando con algo de barullo, pasaron con su atuendo de campaña, los del PRI y los del Verde, aliados, frente al mero templo, obviamente para que los viera la gente y hasta la banda de música guardó silencio. La pasarela tardó pocos minutos, al final se quedó enfrente un grupo de jóvenes, y adentro comenzó la misa. No lo vi, pero me lo dijeron que luego pasarían los del PAN por una calle cercana al templo, ondeando sus banderolas y el domingo, frente al templo central, el candidato panista, frente al pórtico del santuario, saludaría y saludaría a los jóvenes que salían de su misa. Y el día 12, fiesta patronal en El Santurario, y en calles aledañas, estaría muy activa la propaganda partidista. (CAMBIO DE FRECUENCIA, aun cuando esto lo pongo entre paréntesis, porque es un supón, para decir lo siguiente, algo así como de ciencia ficción Mi posible lector (a) podrá situarlo en el lugar y tiempo de su preferencia. Pasa una caravana partidaria, de cualquier partido, conste, frente al templo en hora de celebración. El padrecito se da cuenta del vocerío partidario y aprovecha el viaje para dar él también su mensaje. Sin traspasar el dintel, claro, dice: mis queridos hermanos, ya que ustedes insisten tanto en expresar que quieren servir al pueblo, permítanme leer el siguiente mensaje, ya rancio en el tiempo pero, aun cuando no lo crean, aún vigente. Y como no me arriesgo a que alguien me acuse de “meterme en política”, voy leyendo parte por parte del mensaje, e invito hermanos del público, laicos por su puesto, a que hagan algún comentario desde su competencia. Ay les voy. 1: Dar de comer al hambriento, y que pase un campesino con tierras siniestradas por la falta de lluvia.–Campesino, junto con trabajador que apenas gana el salario mínimo, si es que se lo pagan, dicen: que en lugar de tantas obras para carros, hagan muchas presas, presitas, envalses, para cuando el cambio climático lo permita y llueva, guardar agua para tiempos peores; que se declare una moratoria de congelación de sueldos para regidores, síndicos y alcaldes (también para diputados y senadores), por lo menos durante el próximo trienio y quede algo más para obras sociales. 2. Dar de beber al sediento.. El ciudadano: que hagan el milagro de convertir el agua contaminada, en agua verdaderamente potable. No está mal que la embotellen pero al paso que vamos, también van a embotellar el aire. 3.- Vestir al desnudo.. El ciudadano: en realidad llevo poca ropa, pero soy deportista y por ser domingo ando de caminata. Pero creo que en lugar de pretender vestir al desnudo, hay qué desnudar (es metáfora, conste) un poco a los de estilo consumista y no solamente los de marcas famosas, a fin de que su consumismo no amenace la destrucción del planeta. Y además que también se recicle la ropa del despercidio (si eso es posible, claro), para que no vaya a dar a los baldíos y contamine la tierra. 4. Visitar a los enfermos. El sano dice: creo que en lugar de tantos anuncios de curación en la tele, lo que se requiere son orientaciones para que pueda uno vivir más sano, si es que se puede sin cambiar nuestra sociedad enferma. 5.- Asistir al preso. El ciudadano libre dice: yo no sé si sea libre o no, estoy de acuerdo en visitar a los que están en los centros de “readaptación social”, pero considero que merecemos una felicitación, todos, por haber hecho, a lo largo y ancho de este país, una inmensa cárcel, donde nos tienen encerradas nuestras miserias, injusticia y falta de entendimiento, incluidos en ello los políticos. 6.- Dar posada al caminante. El visitante dice: miren ustedes, va a ser difícil que nos den posada, ni en los días navideños, porque ni es funcional ni es práctico entendiéndola así, sin desconfiar desde luego de la generosidad del prójimo. Mejor que construyan albergues permanentes (donde haya en días decembrinos por lo menos una sopita caliente) y que nos pongan un tianguis para los fuereños, lo que difícil, no es imposible. 7.- Sepultar a los muertos. Ciudadano muerto, pero de hambre: esto me parece más peliagudo, porque ni modos que nos vayan a dejar afuera que nos coman los zopilotes (si es que aún hay); mejor que arreglemos esto para que no haya tantos hambrientos y que se multipliquen los dispensarios, sin que sea esto una limosna. Y si alguien recuerda al Fobaproa, mande dinerito a dichos dispensarios. Pero calladitos, sin publicidad, desde luego. HERMANOS, DICE EL padrecito, estas son las 7 obras de misericordia, son las más fáciles, porque hay otras siete, esas sí más difíciles, como enseñar al que no sabe y dar consejo al que lo ha de menester; corregir al que se equivoca; perdonar las injurias, consolar al afligido, tolerar los defectos del prójimo y hacer oración por los difuntos. Me referiré sólo a la primera de las segundas siete, y es para los periodistas que se meten a predicadores. no encajan, no encajan y no encajan). CAMBIO DE FRECUENCIA para decir que a pesar de que los huracanes de estos días dejan destrucción en ciudades y campos, hay otros huracanes, esos que anuncian tiempos nuevos. Los ciclones de “Los Indignados”, los de Estados Unidos, y los no menos indignados aun cuando no se denominen así, los de Europa (Grecia, España, Italia, etcétera). Quienes protestan de manera pacífica pero enérgica contra un sistema que no los sirve a ellos, sino al “dio$ de e$te mundo”. Porque como dice Erich Fromm, el rechazar o cuestionar a esta sociedad (enferma) es un signo de salud mental.

Erich Fromm

Image via Wikipedia

(www.lapiedadymiregion.wordpress.com; http://www.ziquitaromipueblito.wordpress.com; http://www.silviano.wordpress.com).

La enfermedad llamada ser humano. Leonardo Boff


Professor Leonardo Boff

Image via Wikipedia

(Tomado de Servicios Koinonía. Columna semanal de Leonardo Boff)

La enfermedad llamada ser humano

2011-04-22


Esta frase es de F. Nietzsche y quiere decir que el ser humano es un ser paradójico, sano y enfermo: en él viven el santo y el asesino. Bioantropólogos, cosmólogos y otros afirman: el ser humano es a un mismo tiempo sapiente y demente, ángel y demonio, dia-bólico y sim-bólico. Freud dirá que en él hay dos instintos básicos: uno de vida que ama y enriquece la vida y otro de muerte que busca la destrucción y desea matar. Importa enfatizar que en él coexisten simultáneamente las dos fuerzas. Por eso, nuestra existencia no es simple sino compleja y dramática. En ocasiones predomina la voluntad de vivir y entonces todo irradia y crece. En otros momentos gana la partida la voluntad de matar y entonces se producen violencias y crímenes como el que ocurrió recientemente en Río de Janeiro.

¿Podemos superar este desgarro en el ser humano? Fue la pregunta que A. Einstein planteó a S. Freud en una carta del 30 de julio de 1932: « ¿Existe la posibilidad de dirigir la evolución psíquica al punto de tornar a los seres humanos más capaces de resistir a la psicosis del odio y de la destrucción?» Freud respondió con realismo: «No existe la esperanza de suprimir de modo directo la agresividad humana. Lo que podemos hacer es recurrir a vías indirectas, reforzando el principio de vida (Eros) contra el principio de muerte (Thanatos). Y terminaba con una frase resignada: «hambrientos, pensamos en el molino que muele tan lentamente que podríamos morir de hambre antes de recibir la harina». ¿Será este nuestro destino?

¿Por qué escribo estas cosas? Por causa del demente que el día 5 abril mató a balazos a 12 estudiantes inocentes de entre 13-15 años y dejó 12 heridos en una escuela de un barrio de Río de Janeiro. Ya se han hecho un sinnúmero de análisis, y se han sugerido innumerables medidas como la de restringir la venta de armas, montar esquemas de seguridad policial en cada escuela y otras. Todo eso tiene su sentido. Pero no toca el fondo de la cuestión. La dimensión asesina, seamos concretos y humildes, habita en cada uno de nosotros. Tenemos instintos de agredir y de matar. Está en la condición humana. Poco importan las interpretaciones que le demos. La sublimación y la negación de esta anti-realidad no nos ayudan. Hay que asumirla y buscar formas de mantenerla bajo control e impedir que inunde la conciencia, fortalecer el instinto de vida y asumir las riendas de la situación. Freud lo sugería: todo lo que hace crear lazos emotivos entre los seres humanos, todo lo que civiliza, toda la educación, todo arte y toda competición por lo mejor, trabaja contra la agresión y la muerte.

El crimen perpetrado en la escuela es horripilante. Los cristianos conocemos la matanza de los inocentes ordenada por Herodes. Por miedo a que Jesús, recién nacido, fuera más tarde a arrebatarle el poder, mandó matar a todos los niños de los alrededores de Belén. Los textos sagrados traen las expresiones más conmovedoras: «En Ramá se oyó una voz, mucho llanto y gemidos: es Raquel que llora sus hijos y no quiere ser consolada porque ya no existen» (Mt 2,18). Algo parecido ocurrió con los familiares de las víctimas.

Este hecho criminal no está aislado de nuestra sociedad. Esta no es que tenga violencia, es peor, está montada sobre estructuras permanentes de violencia. Aquí valen más los privilegios que los derechos. Marcio Pochmann en su Atlas Social do Brasil nos trae unos datos estremecedores: El 1 % de la población (cerca de cinco mil familias) controlan el 48% del PIB y el 1% de los grandes propietarios detenta el 46% de todas las tierras. ¿Se puede construir una sociedad de paz sobre semejante violencia social? Estos son aquellos que abominan hablar de reforma agraria y de modificaciones en el Código de la Floresta. Valen más sus privilegios que los derechos de la vida.

El hecho es que en las personas perturbadas psicológicamente, la dimensión de muerte, por mil razones subyacentes, puede aflorar y dominar la personalidad. No pierden la razón. La usan al servicio de una emoción torcida. El hecho más trágico, estudiado minuciosamente por Erich Fromm (Anatomia de la destructividad humana, 1975) fue el de Adolf Hitler. Desde joven fue tomado por el instinto de muerte. Al final de la guerra, al constatar la derrota, pide al pueblo que destruya todo, envenene las aguas, queme los suelos, liquide los animales, derribe los monumentos, se mate como raza y destruya el mundo. Efectivamente él se mató y todos sus seguidores próximos. Era el imperio del principio de muerte.

Corresponde a Dios juzgar la subjetividad del asesino de la escuela de estudiantes. A nosotros condenar lo que es objetivo, el crimen de gravísima perversidad, y saber localizarlo en el ámbito de la condición humana. Y usar todas las estrategias positivas para hacer frente al Trabajo de lo Negativo y comprender los mecanismos que nos pueden subyugar. No conozco otra estrategia mejor que buscar una sociedad justa, en la cual el derecho, el respeto, la cooperación, la educación y la salud estén garantizados para todos. Y el método que nos indica Francisco de Asís en su famosa oración: llevar amor donde reina el odio, perdón donde hubiere ofensa, esperanza donde hay desesperación y luz donde dominan las tinieblas. La vida cura la vida y el amor supera en nosotros el odio que mata.

Leonardo Boff