Carta de la Tierra. Boletín, Febrero de 2013


FEBRUARY 2013
Para español haga clic aquí.

Dear Friend:

This month’s news is short but sweet. ECI is rolling out a new educational programme on law and governance, there’s a new educational webinar coming up, and a few more good Earth Charter news items.

CONTENT

  • New programme: International Law, Global Governance, and EC principles
  • Dialogue with Mary Evelyn Tucker and John Grim in March
  • Webinar: Values-based Education for Sustainability
  • Leonardo Boff to speak at the Earth Charter Center for ESD
  • Recovery of the Heart book
  • Using the Earth Charter in campus sustainability report
  • Earth Charter Youth Group of the Month: D’ Girls Initiative
New programme: International Law, Global Governance, and EC principlesThe EC Center for ESD announces a programme on International Law and the Earth Charter Principles, in July 2013.READ MORE
Dialogue with Mary Evelyn Tucker and John Grim in MarchThe EC Center on ESD will host an event on The Universe Story and the Interconnections with all life.READ MORE
Webinar: Values-based Education for SustainabilityThe next Earth Charter education webinar will take place on March 18th with three distinguished speakers.READ MORE
Leonardo Boff to speak at the Earth Charter Center for ESDThe Earth Charter Commissioner will speak on April 1st in Costa Rica.READ MORE
Recovery of the Heart book
New book published by Stephanie Tansey, from the Earth Charter Communities Network.READ MORE
Using the Earth Charter in campus sustainability reportThe University of Georgia, Costa Rica campus 2011-2012 Sustainability Report uses EC-Assess.READ MORE
Earth Charter Youth Group of the Month: D’ Girls InitiativeThe Earth Charter Youth Group of the Month recognition in February goes to the Rural Women Development Center (RUWDEC) in Cameroon!READ MORE

 

Earth Charter International Secretariat
And Earth Charter Center of Education for Sustainable Development
Email: info@earthcharter.org / www.earthcharter.org / www.cartadelatierra.org / www.chartedelaterre.orgVisit us on facebook

The Earth Charter Initiative and Earth Charter Dove Design are the trademarks of Earth Charter Associates, Ltd.
and are the subject of Costa Rican Registration Nos. 181895, 181896, 181897 and 181958.
These trademarks of Earth Charter Associates, Ltd. have also been registered in many countries throughout the world

Anuncios

Ricardo Guzmán Romero. Monumento en su memoria


Ricardo Guzmán Romero. Monumento en su memoria.

Morning in the mountains


Morning in the mountains.

ANÁLISIS A FONDO, 8-XI-012. J. Francisco Gómez Maza


English: Overview of the bay Chapala, in the r...

English: Overview of the bay Chapala, in the river from Lake same name in the state of Jalisco, Mexico. Español: Panorámica de la bahía de Chapala, en la rivera del lago de mismo nombre, en el estado de Jalisco, México. (Photo credit: Wikipedia)

Philharmonic Orchestra of Jalisco (Guadalajara...

Análisis a Fondo

Análisis a Fondo


Foro: Democratización de los medios de comunicaciónPosted: 07 Nov 2012 06:34 PM PST

Foro:Democratización de los medios de comunicación: Experiencias, cambios y contexto contemporáneo para los medios en Latinoamérica
Convoca: Grupo Parlamentario del Partido de la Revolución Democrática en el Senado de la República
Fecha: 9 de Noviembre de 2012  de 11:00 a 19:00 hrs.
Lugar sede: Instalaciones del H. Senado de la República
Objetivos del Foro:
•           Ampliar las visones y profundizar el conocimiento de los legisladores acerca del papel, función, ética y repercusiones de las acciones de los medios de comunicación dentro de la construcción, consolidación y perfeccionamiento de los procesos democráticos de la región.
•           Enfatizar la necesidad de conocer y estudiar las novedosas leyes y acciones legislativas aprobadas e implementadas por  diferentes países de la región en este campo.
•           Ayudar, a través de los contactos, relaciones e intercambios que se generen con el encuentro, a un mayor acercamiento, intercambio y coordinación entre las distintas agencias y medios informativos latinoamericanos para un trabajo conjunto especializado y solidaridad profesional entre los mismos.
•           Apoyar en el fomento de una práctica ética, continua y constante, de veracidad e imparcialidad entre los medios de comunicación de América
Latina y el Caribe, que contribuya en calidad y cantidad, al fortalecimiento de las democracias del continente.
•           Contribuir a retomar el papel protagónico tradicional de México como país sede y referencia continua en eventos legislativos de trascendencia para América Latina.
PROGRAMA
10:30 hrs.  Registro Asistentes
Sesión Inaugural
11:00hrs.        Palabras del Senador Luis Miguel Barbosa Huerta
Coordinador del Grupo Parlamentario del PRD
Intervención de la Senadora Alejandra Barrales
            Presidenta de la Comisión de Radio Televisión y Cinematografía
Modera: Senadora Dolores Padierna Luna
Vicecordinadora del Grupo Parlamentario del PRD
11:30-11:50    Ponente  Romel Jurado Vargas
Caso Ecuador
Secretario de la Comisión de Justicia y Estructura del Estado
Ex Asesor de la Comisión Especial de Comunicación
Asamblea Nacional
11:50-12:10    Preguntas y Respuestas
12:10-12:30   Ponente Luis Lazzaro.
Caso Argentina
Especialista en Educación, Lenguajes y Medios.Co-redactor de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual Miembro fundador de la Coalición por una Radiodifusión Democrática Autor de “La Batalla de la Comunicación” (Bs.As. 2010)
12:30-12:50    Preguntas y Respuestas
12:50-13:10    Ponente Diputado Manuel Villalba
Caso: Venezuela
Presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Medios de la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela
13:30-13:50  Ponente Idón Moisés Chivi Vargas
Caso: Bolivia
Director General de Estudios y Proyectos
del Ministerio de Comunicación
Estado Plurinacional de Bolivia
13:50-14:10    Preguntas y Respuestas
15:00 hrs Comida con Senadores del Partido de la Revolución Democrática.
Foro: Caso de México: el duopolio incontenible
17:00-19:00    Jenaro Villamil
Escritor y periodista especializado en medios de comunicación, colaborador en la Revista Proceso, profesor en posgrado de Carlos Septien,
Sanjuana Martínez
Escritora y periodista especializada en derechos humanos y la equidad de género;
colabora con varios medios mexicanos y extranjeros.
Virgilio Caballero
Periodista  especializado en medios de comunicación y libertad de prensa, fundador de varios canales de televisión.
Preguntas y Respuestas

Un fracaso, el mecanismo de protección a periodistas del DF  Posted: 07 Nov 2012 05:58 PM PST

Marcha en repudio a la violencia ejercida contra periodistas. Foto: Cuartoscuro. Read more: http://www.animalpolitico.com/2012/11/un-fracaso-mecanismo-de-proteccion-a-periodistas-en-df-articulo-19/#ixzz2BamVXozb

Miércoles, noviembre 7, 2012.

Ciudad de México, 7 de noviembre, 2012. En contradicción con las declaraciones de altos funcionarios del Gobierno del Distrito Federal, quienes aseguran que la Ciudad de México es un refugio para comunicadores en peligro, el Mecanismo de Protección a Periodistas local ha mostrado en apenas unos meses de existencia su inoperancia, al mismo tiempo que ha exhibido la incapacidad de quienes lo integran para ofrecer ayuda urgente y sustantiva a periodistas en situación de riesgo.
A pesar de que el pasado 29 marzo, fecha de la firma del convenio que creó dicho mecanismo, se garantizó a los periodistas que en el DF estarían seguros, para ARTICLE 19 es evidente el carácter cosmético del mecanismo. También quedan en evidencia laausencia de capacidades técnicas entre quienes tienen a su cargo el trabajo de evaluar el riesgo que corren los y las periodistas, así como sugerir medidas concretas efectivas para proteger su integridad física e inclusive la falta de capacidades para diseñar un catálogo de medidas y/o políticas públicas aplicables a los casos en conocimiento y mucho menos, la posibilidad de sugerir adecuaciones a los mismos para afrontar las necesidades del contexto de riesgo de periodistas. La falta de profesionalismo y voluntad política resultan evidentes.
Tres casos como ejemplo de la ineficacia
En al menos tres casos distintos, ARTICLE 19 ha documentado el abandono y la indefensión en la que son dejados los periodistas y sus familiares que han intentado acercarse como beneficiarios del llamado Mecanismo de Protección a Periodistas en el DF.
El pasado mes de agosto, un periodista fue objeto de amenazas reiteradas, mismas que fueron oportunamente denunciadas y hechas del conocimiento de las autoridades capitalinas, ante quienes se enfatizó la necesidad de adoptar medidas de protección en su beneficio. En los hechos, pasaron al menos diez días sin que la Secretaría de Seguridad Pública o la Procuraduría local tomaran acciones decididas para proteger al informador, cuyo riesgo, de acuerdo con sus estándares de atención fue considerado bajo.
Después de cuatro amenazas en su contra (las cuáles alteraron gravemente su modo de vida), las autoridades del DF continuaban valorando la necesidad de brindar medidas, mientras la víctima consideraba innecesario y engorroso tener más encuentros con altos funcionarios para que alguien tomase una decisión tan simple como ordenar rondines o proximidad policiaca en su casa. Asimismo, la PGJDF notificó al periodista que de no practicarse un peritaje psicológico para medir el daño logrado por las numerosas amenazas no sería posible ejercer acción penal contra los responsables. Evidentemente se negó a ser partícipe de tan denigrante prueba.
En junio de este año, una pareja de reporteros abandonó su casa tras recibir amenazas de integrantes de la delincuencia organizada en un estado del sur del país.  A pesar de haberse acercado a la CDHDF, tuvieron que transcurrir cerca de 45 días de supuestas gestiones ante autoridades para incorporarlos al Mecanismo de Protección. Durante ese periodo, las autoridades fallaron en asistir a la familia con alojamiento o apoyo alimentario, mientras se les planteaban falsas expectativas de vivienda. La familia se encuentra separada y el único ingreso asciende a 1,723.80 pesos, del seguro de desempleo que otorga de la Secretaría del Trabajo local, el cual fue conseguido mediante gestiones especiales, al margen del catálogo de acciones del mecanismo.
Finalmente, en agosto pasado, un periodista y su familia llegaron a la ciudad de México, amenazados de muerte por miembros del crimen organizado. El periodista dejó su casa y abandonó su principal medio de subsistencia como reportero y editor. De nuevo, el caso fue hecho del conocimiento de las autoridades participantes en el mecanismo y se solicitó su intervención urgente.
Sin embargo, la respuesta volvió a ser la misma. No obstante que el subsecretario de Gobierno del DF, Juan José García Ochoa, aseguró públicamente el 23 de agosto que a partir de la tercera semana de septiembre habría una casa refugio para periodistas en riesgo, la Subsecretaría informó a ARTICLE 19, durante una reunión con el periodista desplazado, que no sólo no podrían ayudarlo con alojamiento y apoyo alimentario, sino que descartaron que el mecanismo contemple acciones de ayuda para reincorporar a sus hijos al sistema educativo y otorgar otras medidas necesarias para contrarrestar el desplazamiento forzado del periodista y su familia.
ARTICLE 19 pudo atestiguar, igual que tuvo oportunidad de hacerlo personal de la CDHDF, que ante las pobres alternativas que la autoridad puso sobre la mesa, el periodista se vio orillado a solicitar formalmente un permiso para trabajar en vía pública como payaso. Ejercer el periodismo ya sería un lujo para él, según relata.
Preocupación, sólo en el discurso
Con la evidencia que arroja la respuesta a los casos de periodistas es posible afirmar que el Gobierno del Distrito Federal no es consciente y sensible al problema planteado aquí, aunque en lo público se expresen compromisos con la libertad de expresión de quienes ejercen el periodismo. Lo que da como resultado que el mecanismo tenga un mero carácter decorativo, que sea inoperante, incapaz de responder a criterios de urgencia no sólo para determinar el nivel de riesgo que corre la posible persona beneficiaria, así como diseñar y ejecutar las medidas a adoptar y su duración, sino, también para proveer el necesario resguardo inmediato al periodista mientras se hace una evaluación objetiva, profesional y profunda de su caso.
En los casos mencionados, el GDF no desarrolló ninguna labor sustancial concreta ni hay constancia de que el Comité para la Evaluación y Otorgamiento de Medidas de Prevención y Protección de Riesgos haya intervenido para hacer ninguna evaluación o proponer acciones. Las muy escasas acciones que se logran concretar siguen dependiendo de gestiones al más alto nivel y de la voluntad política de quien las atiende, quedando todo como simples dádivas y no como lo que son, es decir exigencias de respeto a los derechos humanos derivadas de los compromisos internacionales que rigen al Estado en su conjunto incluyendo al Gobierno del Distrito Federal tal como se establece en la Ley del programa de derechos humanos del Distrito Federal.
Se ha jugado con las expectativas de las víctimas y se ha lastimado su confianza prometiendo una ayuda que jamás llega, aspecto que no sólo envía un mensaje contrario al respeto a los derechos humanos sino que inclusive puede derivar en la revictimización de las personas afectadas en sus derechos.
ARTICLE 19 considera inaceptable que el discurso sobre derechos humanos sea utilizado con fines políticos, por lo que exige señales claras de que el Mecanismo de Protección a Periodistas es parte de un auténtico compromiso con la defensa de la libertad de expresión. Es necesario que las autoridades del DF doten de contenido sus declaraciones públicas y trabajen en mecanismo de protección eficaz y eficiente, que contemple un amplio catálogo de acciones (más allá de la intervención meramente policiaca) a fin de dar atención integral a periodistas en riesgo y a sus familias.
En ese sentido, consideramos urgente que el mecanismo cuente con cinco elementos, fundamentales en la construcción de confianza:
  • Lineamientos de operación claros que brinden certeza sobre el funcionamiento del mecanismo, que establezcan criterios para la atención individualizada e integral de casos y garanticen una toma de decisiones expedita.
  • Presupuesto. Las acciones de protección y asistencia en emergencia deben estar respaldadas por recursos suficientes, los cuales deberán estar disponibles en todo momento.
  • Designación de personas confiables, con experiencia y capacidades técnicas probadas en el trabajo de protección y evaluación de los casos.
  • Transparencia. No sólo debe garantizarse que las designaciones de los participantes en este mecanismo se realicen  a través de procesos claros y transparentes; también es necesario que los recursos públicos destinados a acciones de defensa de la libertad de expresión sean empleados en acciones sustantivas y no en financiar a grupos improvisados que aseguran trabajar en protección, pero adquieren experiencia mientras ponen en riesgo a las víctimas. Además una política de comunicación proactiva que facilite el conocimiento del mecanismo y su funcionamiento por la población y que sea acorde a la realidad del alcance de las medidas que puede ofrecer el mecanismo.
  • Verdadera voluntad política. El compromiso con la libertad de expresión del Gobierno del DF debe expresarse de manera permanente, independientemente de tiempos político-electorales, y trascender a las administraciones y las personas que ocupan temporalmente los cargos.
Finalmente se reitera que la necesidad de un mecanismo adecuado que proteja a periodistas es una obligación internacional que deriva de recomendaciones de organismos como el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el Comité de Derechos Humanos de la ONU y de las Relatorías de libertad de expresión (tanto de la ONU como de la CIDH), por lo que el Gobierno del Distrito Federal tiene el deber de ajustar su actuar conforme a los estándares internacionales.

Diario Ejecutivo: BMV: menos clientes, pero más ricos Posted: 07 Nov 2012 05:13 PM PST

Roberto Fuentes Vivar

  • Banorte: todo sigue igual que en 95
  • Júbilo calderoniano por el empleo
Uno de los sectores más dinámicos de la economía nacional durante los tres primeros trimestres del año fue el bursátil. Hubo nuevas marcas históricas en el Índice de Precios y Cotizaciones y los inversionistas ganaron más, mucho más, que en cualquier otro sistema de ahorro… y si pagar impuestos.
De acuerdo con los datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el club de los nabab (club y nabab –hombre inmensamente rico- fueron las dos primeras aprobadas en idioma español terminadas en b- está integrado por 34 casas de bolsa.
En ellas hay 199 mil 980 cuentas al cierre de septiembre, cifra que representa una reducción de cuatro mil 882 con relación al mismo mes del año anterior.
Esto quiere decir en términos generales que en un año abandonaron la bolsa casi cinco mil inversionistas, pro el número creció en 30 cuentas si se toman en cuenta los datos al cierre del segundo semestre.
En síntesis, hay cinco mil ricos menos en México, pero los que se mantuvieron aumentaron su riqueza, pues concentran  nada menos que cuentas por siete billones 635 mil 462 millones de pesos, lo que significó un crecimiento a doce meses de 12.5 por ciento en términos nominales.
Los valores en custodia sumaron, siempre según la CNBV, seis billones 237 mil 160 millones de pesos, es decir un incremento trimestral de 0.7% por ciento. Todo esto ocasionó que las 34 casas de bolsa tuvieran  un resultado por servicios de seis mil 916 millones, cifra superior en 11 por ciento a la de septiembre de hace un año.
Es decir que las casas de bolsa tuvieron un margen financiero por intermediación y un resultado neto, superiores en 29.1  y 66.5`por ciento al del mismo periodo de 2011, respectivamente.
En fin, el reporte de la economía al cierre del tercer trimestre apunta que a los ricos y súper ricos les fue no sólo bien, sino muy bien. Las clases medias apenas sobrevivieron y los más desprotegidos se vieron afectados por el alza de precios en los alimentos que significan hasta 80 por ciento de su gasto. Como dice el filósofo del metro: La economía es una ciencia exacta para una clase social.
Cambiar para que nada cambie
Fuera de todos los discursos –bastante favorables a nuestro país- sustentados por Alan Greenspan, Ricardo Lagos o Felipe González, entre otros, durante el macroevento realizado por Banorte, hay una situación de economía interna que llamó mi atención.
Se trata de la intervención de Alejandro Valenzuela, actual director general del grupo financiero  Banorte-IXE. Su intervención hay que ponerla en el contexto. Valenzuela, fue uno de los personajes claves de la economía nacional en el sexenio de Ernesto Zedillo.
Tras los “errores de diciembre” y el “efecto tequila”, Alejandro se convirtió en el vocero del gobierno para asuntos económicos y cada semana rendía un informe de la situación que guardaba el país a través de programas como el Acuerdo de Unidad para la Superación de la Emergencia Económica (AUSEE) y sus derivaciones como el Parausee.
Este miércoles, en la Primera Sesión Plenaria del Consejo Nacional Banorte-IXE, Valenzuela explicó que en esta sesión “lo primero y lo fundamental es entender de primera mano, a lo largo y a lo ancho de lo que es nuestro país, cómo se van comportando estas mismas, y de qué manera podemos atenderlas mucho mejor como Institución, cómo podemos darle mayor valor agregado a nuestros clientes”.
En la sesión, con el título “Hacia un México Próspero en un Mundo en Transformación”, dijo, en presencia de su exjefe, que “los problemas se han discutido arduamente. El Presidente Zedillo no nos dejará mentir, que desde su propio sexenio muchos de los temas que hoy seguimos dialogando, debatiendo, discutiendo, son muy similares: El tema de la seguridad ciertamente se ha acrecentado; el problema de la pobreza ahí ha estado; la falta de infraestructura, sin duda alguna es un tema; la cobertura de la seguridad social; y a final de cuentas, los temas energéticos que México tiene que resolver”.
Es decir que desde 1995 prácticamente nada ha cambiado, salvo la inseguridad. Por eso, dijo: “el tema ya no es el diagnóstico, es cómo lo vamos a ejecutar”.
Tianguis
Este miércoles el presidente Felipe Calderón estaba eufórico. Informó que la creación de empleos alcanzó del 1 de enero al 31 de octubre de este año su nivel más alto en toda la historia desde que se tiene registro en el IMSS, con 865 mil 267 plazas. Con esta declaración intentó justificar ser “el presidente del empleo”. Lamentablemente la cifra está fuera de contexto y el número de empleos creados en su sexenio dejará un déficit de más de dos millones de plazas. Sin contar con que muchos de los trabajos generados son en la economía informal… Interesante, cómo un evento deportivo puede generar derrama económica. El Torneo Abierto Mexicano de Tenis Telcel, que se efectuará en Acapulco del 25 de febrero al 2 de marzo de 2013, en su Vigésima Edición atraerá a 46 mil 500 visitantes de más de 12 países que dejarán una derrama económica directa superior a los 400 millones de pesos. Este evento, presentado por HSBC y realizado por Grupo Pegaso, ha repartido más de 13 millones dólares en premios y recibido a más de un millón 500 mil aficionados, además de los millones de espectadores que han seguido en casa la transmisión televisiva del torneo más importante de América Latina… Banco Santander México colocó el bono con el plazo más largo y el costo más bajo para un banco mexicano.  Se trata de papeles colocados en los mercados globales por mil millones de dólares a un plazo de 10 años y con un diferencial de 260 puntos base sobre bonos del Tesoro estadounidense a un plazo similar. Con esta operación el banco de Marcos Martínez Gavica debutó como emisor de deuda en los mercados internacionales… Hablando de emisiones, BBVA Bancomer realizó la última colocación del año de Certificados Bursátiles Fiduciarios del Fovissste, por cuatro mil 993 millones de pesos respaldada por créditos hipotecarios. Es la cuarta ocasión que BBVA Bancomer participa como Colocador Líder Conjunto alcanzando el monto total colocado durante el año de aproximadamente 19 mil 200 millones de pesos… Coca-Cola, junto con el músico y productor will.i.am, sumó cuatro nuevas marcas a Exocycle, un esfuerzo hecho para producir artículos con materiales reciclados. Las nuevas marcas son Levi’s, MCM, RVCA y Case-Mate… Acer, el segundo proveedor de notebooks a nivel mundial, presentó en México su nueva generación de computadoras equipadas con Windows 8, a precios muy accesibles.

ANÁLISIS A FONDO: PRESIDENTE DEL EMPLEO SUBTERRÁNEO Posted: 07 Nov 2012 05:02 PM PST

FRANCISCO GÓMEZ MAZA
·        Las cifras del auto engaño
·        Del imaginario de Carstens
Felipe del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa es el nombre del segundo y último presidente del Partido de Acción Nacional, brazo político electoral de la estructura ultra fascista denominada El Yunque. Felipe está a punto de pasar al basurero de la historia (le quedan 22 jornadas) como el autor de los grandes infortunios que padecen los mexicanos, principalmente los millones de trabajadores que medio viven con el salario que les pagan, y los millones que están desocupados porque para ellos no hay oportunidades, y los millones que han tenido que dedicarse a actividades subterráneas para poder obtener un ingreso que les permita sobrevivir.
Las cuentas de la injusticia son las del Banco de México. Mediante ellas, el señorAgustín Carstens, el mayor del sistema usurero mexicano, trata de dorarles la píldora a los economistas del sector privado y a los agentes económicos que necesitan de cifras oficiales para medio normar sus criterios de inversión.
El Banco de México, pues, dio a conocer ayer miércoles su informe sobre la inflación, correspondiente al periodo junio-septiembre de este año. En él presenta sus datos sobre el comportamiento de la inflación (la inflación que ven los economistas con sueldazos y pródigas canonjías), de la evolución económica y de los indicadores, entre ellos los del salario y el empleo. Véalos, analícelos y decida si concuerdan con su experiencia cotidiana, con su propia realidad y con la de sus conocencias.
Pero es difícil lograr el engaño. Para los científicos del señor Carstens es imposible ocultar la realidad. Extrapolemos solamente tres variables referidas en el mentado informe: Salarios, empleo e inflación:
Salarios: Según las cuentas de las calculadoras del banco, los incrementos salariales, en el periodo referido, continuaron siendo, en términos generales, moderados, no obstante que, a pesar de no ser un fenómeno generalizado,  algunas negociaciones salariales  presentaron incrementos “mayores” a los que se habían venido registrando en el pasado. Qué tanto es “mayores”…
Así, la variación anual del ingreso nominal promedio de los trabajadores del total de la economía pasó de 2.3 por ciento en el primer trimestre de 2012 a 2.8 por ciento (una mirruña), durante el segundo trimestre. El salario base de cotización de los trabajadores afiliados  al IMSS (pero qué le gusta. ¿15 millones solamente inscritos en el seguro social de un universo de casi 50 millones?) aumentó 4.5  por ciento (apenas en el mismo nivel de la inflación) durante el tercer trimestre de 2012, mientras que en el previo este porcentaje fue 4.2 por ciento.
El aumento al salario base de cotización al IMSS en la industria manufacturera fue el que más influyó en este resultado, ya que  en el periodo de referencia se elevó 4.55 por ciento respecto a 4.09 por ciento que registró el trimestre anterior, mientras que en el sector servicios este indicador se mantuvo alrededor de 4.2 por ciento.
El incremento al salario contractual negociado por empresas de jurisdicción federal fue 4.7 por ciento, mientras que en el mismo periodo del año previo fue 4.8 por ciento. Sin embargo, durante octubre de 2012 se observó que algunas empresas de jurisdicción federal otorgaron incrementos salariales a sus trabajadores mayores a los del mismo mes del año previo, siendo esto especialmente notorio en empresas del sector público. Es vergonzante que el Banco de México presuma de tales incrementos.
Empleo, o mejor dicho desempleo: En el mercado laboral, las tasas de desocupación, de ocupación en el sector informal y de subocupación, permanecen en niveles superiores a los observados antes de la crisis, si bien  las primeras  han venido mostrando  una gradual disminución.  Esto último, reflejando el  importante  dinamismo que  ha venido  presentando el número de trabajadores asegurados en el IMSS, según la zalamería del señor Carstens.
Teniendo en cuenta el comportamiento dinámico (¿?) que ha presentado recientemente el número de trabajadores asegurados en el IMSS,  el pronóstico de crecimiento de este indicador en 2012 lo revisa al alza el banco para situarlo entre 600 y 700 mil personas (entre 540 y 640 mil personas en el Informe anterior). Por su parte, para 2013 se mantiene la expectativa del Informe previo de un aumento de entre 500 y 600 mil personas en este indicador. Presume el señor Carstens de tales cifras, cuando él mismo sabe que los demandantes de empleo son por lo menos el doble ellas. Y de qué viven esos 700 mil o un millón o dos millones de personas que no tienen empleo.
La Inflación: La inflación general anual – el aumento generalizado y sostenido de los precios en el mercado – durante el tercer trimestre de 2012 (medida por el índice nacional de precios que elaboran los economistas del banco desde su escritorio, muy alejados de la cotidiana realidad de los mercados de las salvajes leyes de la necesidad y del abuso)  presentó un nivel promedio de 4.59 por ciento, lo que superó el dato del trimestre previo, que fue 3.87 por ciento, y rebasó la cota superior del intervalo de variabilidad de más o menos un punto porcentual alrededor de la meta puntual de 3 por ciento.
El escribidor aclara: los datos reportados de salarios, empleo e inflación presentados son producto de la imaginación de los economistas del banco central. No casan, no concuerdan con la experiencia personal de Usted, de su cónyugue (por qué “cónyuge”), de sus hijos, que van semana tras semana en busca de un salario más remunerador, o que andan en busca de un empleo porque tienen un año de no recibir un maldito peso para vivir, o ven cómo día tras día los precios de los productos necesarios para la subsistencia suben y suben y hay cada día menos platos en su mesa. Pero así es esta vida. La historia siempre la escriben los ganadores. Y hasta hoy – ya les queda poco – los ganadores son los paniaguados del señor Calderón.

ÍNDICE POLÍTICO: ¿”VIENE LO MEJOR”? Posted: 07 Nov 2012 04:59 PM PST

FRANCISCO RODRÍGUEZ
WASHINGTON, DC. — En una de esas, Barack Obama debería pagarle regalías al veracruzano Fidel Herrera –quien, en las postrimerías de su mandato sexenal, acuñó aquello de “vamos bien y viene lo mejor”–, por usar la misma frase como anuncio de lo que él espera alcanzar en su segundo cuatrienio como inquilino de la Casa Blanca.
Ahora que, en el caso del estadounidense, la frase en realidad esconde el advenimiento de más y mayores problemas, sobre todo en lo económico y, peor todavía, por tener un Congreso dividido.
Son las Cámaras en el Capitolio, en efecto, las que en Estados Unidos delinean las políticas económicas. Pero es el Ejecutivo el que invariablemente paga las consecuencias de los resultados adversos.
Obama, en efecto, se enfrentará, a partir de ya, a una agenda que en su principal apartado tiene a una economía que sigue siendo mucho menos robusta de lo que él mismo había prometido en el 2008 y que, inminentemente, debe abordar los problemas de la deuda, el déficit y el desproporcionado crecimiento de los programas sociales federales que produjeron una fea batalla durante su primer mandato. Por si fuera poco, el llamado “precipicio fiscal” se cierne sobre este país para ser discutido en diciembre. Y todo ello preconfigura un nuevo escenario de desacuerdo entre el 1600 de la avenida Pennsylvania y la colina del Capitolio.
Existe la impresión, además, de que las secuelas de la crisis de Wall Street iniciada en el 2008 fueron hábilmente contenidas este 2012, hasta en tanto se celebraran las elecciones de este último martes. Y que ahora van a estallar, al tiempo y ritmo que los demócratas descorchan las botellas de champagne.
¿“Viene lo mejor”? Los optimistas responden afirmativamente. Obama, dicen, ahora sí va a ser él mismo, sin la atadura que implica el buscar la reelección, y va a sacar adelante, va a cumplir sus compromisos. Otros, más realistas, no lo ven así de claro, sobre todo porque persiste una gran división, polarización, en todo el país, donde persisten y se agudizan a partir de temas raciales, culturales y económicos. Lograr consensos, construir acuerdos, se le va a dificultar todavía más que en su primer cuatrienio.
Aunque ahora, por lo menos, Obama no va a detenerse en muchas acciones como lo hizo hasta ahora pensando en su propia reelección. Podrá, en efecto, ser más ejecutivo.
MÁS ALLÁ DEL PESIMISMO
No son pocos los que advierten que el 2013 será el año en el que, financieramente, la tormenta perfecta se abatirá sobre el planeta. Aún la ONU suaviza sus perspectivas y habla de que durante el próximo año el crecimiento económico de los países desarrollados será “anémico”.
Y ya sabe usted que, cuando a las grandes economías les da anemia, países como el nuestro se inoculan de tuberculosis.
Los problemas que acosan a la economía mundial son múltiples y están interconectados. Todos, además, tienen su epicentro en los Estados Unidos. Así, los desafíos más urgentes son afrontar la crisis del empleo y evitar el descenso continuo del crecimiento económico, especialmente en países desarrollados como este en el que me encuentro, ya que en éstos la tasa de desempleo sigue siendo alta, bordeando el 9 por ciento, y el crecimiento de los ingresos se ha estancado, la falta de demanda agregada entorpece la recuperación económica en el corto plazo. Aún peor: como cada vez más trabajadores se encuentran desempleados durante un largo período, las perspectivas de crecimiento en el mediano plazo se ven también afectadas por la pérdida paulatina de habilidades y capacitación de los trabajadores.
Este rápido enfriamiento de las economías desarrolladas ha sido tanto causa como efecto de la crisis de deuda soberana en la zona del euro y de los problemas fiscales en otros lugares. Los problemas de deuda pública en varios países de Europa empeoraron en 2012 y han acentuado las debilidades del sector bancario.
Con ello habrá de lidiar Obama. Y el planeta, también.
Índice Flamígero: El mayor error de Mitt Romney fue menospreciar a los votantes latinos y al electorado femenino, mientras que Obama volvió a conformar una coalición de minorías que le dieron el triunfo. Si el Partido Republicano no modifica su acercamiento al electorado, tiende a convertirse permanentemente en minoría. + + + ¡Capicúa! Faltan 22 días para el fin del sexenio de Felipe Calderón.

PBI México ampliará el acompañamiento internacional a estados del norte de MéxicoPosted: 07 Nov 2012 04:56 PM PST

Liga: http://www.pbi-mexico.org/los-proyectos/pbi-mexico/noticias/news/?no_cache=1&L=1&tx_ttnews%5Btt_news%5D=3655&cHash=3129a05f35a1c74b709414e475dc396a

Fuente: PBI México

PBI Mexico: PBI México ampliará el acompañamiento internacional a estados del norte de México

Durante la reunión bianual del Proyecto México (MEP) de Brigadas Internacionales de Paz (PBI, por sus siglas en inglés), celebrada durante el mes de octubre, PBI México tomó la decisión de abrir un nuevo equipo de carácter regional a lo largo de 2013 para atender la situación de las y los defensores en los estados de Chihuahua y Coahuila. Esta decisión es el resultado de una misión exploratoria realizada por el MEP entre los meses de enero y octubre de 2012.
Para responder al contexto que enfrentan los defensores1 y a las peticiones de acompañamiento recibidas, PBI comenzó en 2012 una misión exploratoria que incluyó viajes a los estados de Baja California, Chihuahua, Coahuila, Estado de México, Puebla y Tlaxcala. El objetivo principal de la misión era recopilar información acerca de la situación de las personas defensoras de derechos humanos y conocer las posibilidades de trabajo de PBI en otras regiones del país. Con la apertura de un equipo regional el próximo año, PBI dará seguimiento a la situación de derechos humanos en los estados de Chihuahua y Coahuila y al trabajo de las personas defensoras en la región.
Los datos recopilados durante la misión exploratoria indican que la mayor parte de las problemáticas en el ámbito de derechos humanos de esa región reflejan problemáticas nacionales. PBI publicará el próximo año un diagnóstico sobre la labor y la situación de las y los defensores en el país, basado en la información recogida durante la exploratoria para profundizar sobre la materia.
En 2013, el Proyecto México establecerá un equipo regional para determinar las posibilidades de acompañamiento en los estados de Coahuila y Chihuahua. PBI ha trabajado durante más de diez años en el país con el mandato de abrir espacios de actuación para las y los defensores, y seguirá manteniendo sus actividades de acompañamiento internacional en los estados de Guerrero, Oaxaca y en la Ciudad de México durante el próximo año.
PBI agradece a las organizaciones no-gubernamentales y organismos gubernamentales sus aportaciones a la misión exploratoria, y aprovecha para reconocer la importante labor de las y los defensores de derechos humanos en México. Asimismo, PBI reitera el compromiso de mantener un diálogo constante tanto con la sociedad civil como con las autoridades mexicanas a todos los niveles para contribuir a un mejoramiento de la situación de derechos humanos en el país.
1La Alta Comisionada de las Naciones Unidas Navi Pillay, el Comité de Derechos Humanos de la ONU, el relator para México de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos Rodrigo Escobar Gil y el Parlamento de la Unión Europea, han expresado su preocupación sobre la difícil situación que enfrentan las personas defensoras de derechos humanos en México y el auge de las agresiones en su contra. Según un informe publicado por Acción Urgente para Defensores de Derechos Humanos (ACUDDEH) durante el año 2011, 188 personas defensoras sufrieron violaciones de derechos humanos. Los estados de Chihuahua y Oaxaca son los dos más afectados de acuerdo a este informe. Organizaciones de la sociedad civil mexicana e internacional han reclamado la falta de una respuesta adecuada por parte del Estado mexicano para garantizar la protección e integridad de quienes defienden los derechos humanos.

En Veracruz, funcionarios y periodistas tienen serias dudas sobre asesinato de reportera  Posted: 07 Nov 2012 04:55 PM PST

Mike O’Connor/Representante del CPJ en México

Regina Martínez fue asesinada en uno de los estados más corruptos de México. (AP Photo/Felix Marquez)

Regina Martínez fue asesinada en uno de los estados más corruptos de México. (AP Photo/Felix Marquez)
Veracruz es un hermoso, extenso y estrecho estado en la costa del Golfo de México donde muchos periodistas están aterrados no sólo por los grupos del crimen organizado que asesinan y ejercen control sino también por el gobierno estatal. El miedo a que funcionarios estatales ordenen asesinarlos por lo que investigan o escriben ha obligado a una decena de periodistas a abandonar el estado, mientras afirman que el terror también paraliza la cobertura periodística a quienes permanecen en Veracruz. Numerosos reporteros que aún trabajan en el estado confirmaron al CPJ  que la situación es así.
La información que funcionarios federales proporcionaron al CPJ sobre evidencia clave en el asesinato de más repercusión de un periodista, el caso de Regina Martínez Pérez, una apreciada corresponsal de la respetada revista nacional Proceso, sólo sirve para infundir más temor. Parecería como si el estado de Veracruz estuviera fabricando la investigación de un asesinato buscando un chivo expiatorio para su esclarecimiento, mientras los culpables se salen con la suya. Y éste es un caso donde los periodistas señalan que políticos de alto rango son los que más se favorecerían con la muerte de la reportera.
De acuerdo a los funcionarios federales, el individuo que supuestamente confesó haber matado a Martínez según la procuraduría general del estado aseguró en su primera aparición ante un juez que había sido torturado y su madre amenazada de muerte si no confesaba. El sujeto, Jorge Hernández Silva, retractó su confesión, según los funcionarios federales. Periodistas en Veracruz confirmaron la versión. Su testimonio en los tribunales se produjo el miércoles.
La procuraduría general del estado no respondió los pedidos del CPJ para efectuar comentarios. Si la confesión no fuera válida, entonces quedaría poco en una causa en la que el estado ha sido dura y repetidamente acusado de mentir, ocultar la verdad y esconder evidencia por periodistas locales, la revista Proceso e incluso funcionarios federales.
Cuando se anunció la detención de Hernández el martes en una “conferencia de prensa” donde no se permitieron preguntas, el procurador general se basó principalmente en la confesión como evidencia en su contra. Se indicó que el robo había sido el motivo. No hubo mención de ninguna correspondencia entre las huellas dactilares, muestras de sangre o de ADN tomadas de la escena del crimen con Hernández, o un supuesto cómplice quien no fue detenido. De hecho, las autoridades federales cercanas a la investigación señalaron al CPJ que ninguna de las muestras se corresponde con la base de datos de criminales a nivel nacional. Esto es algo que podría descartar a Hernández y su supuesto cómplice como sospechosos, ya que el estado asegura que tienen vastos antecedentes criminales.
Regina Martínez se mantuvo distante de otros reporteros en Veracruz. Para empezar, distinto de los otros ocho periodistas asesinados en el estado en los últimos dos años, Martínez no cubría la fuente de crimen. Regina era la corresponsal de Proceso en el estado y cubría política y corrupción. Era líder en esa materia, según el reconocimiento de otros colegas. Veracruz es uno de los estados más grandes y más poblados de México y, según el consenso general, uno de los más corruptos a nivel político. Y ese es un logro difícil de conseguir. La fuente de Martínez era por demás complicada en un estado con mala reputación. Sólo un ejemplo para ilustrarlo: el diario Milenio publicó una encuesta reciente sobre el número de personas no identificadas enterradas en fosas comunes por autoridades estatales en los últimos seis años. Veracruz ocupó el primer lugar en el país, con poco más de 5 mil cuerpos sin identificar y sin nadie que pueda reclamar por ellos. Esa es una imagen de Veracruz. Al principio, el estado se rehusó a facilitar el número de muertos enterrados en fosas comunes alegando que era violatorio del derecho a la privacidad de los cuerpos no identificados. Esa es una imagen del gobierno de Veracruz.
Martínez fue asesinada el 28 de abril, estrangulada en el baño de su casa, luego de que investigadores indicaran que fue sorprendida por su atacante o atacantes. Le robaron algunas pertenencias, incluyendo dos teléfonos celulares y un teléfono de pantalla plana. Pero otros elementos de valor no fueron robados, lo que hizo del robo una razón bastante menos clara.
De inmediato, su revista, Proceso, afirmó que no confiaba en ningún funcionario del estado, incluyendo al gobernador, para que iniciaran una investigación honesta. Bajo las cláusulas de la ley mexicana, a la revista se le permite participar por completo en la investigación. Proceso destinó a uno de sus principales reporteros a seguir todos los detalles. También se unió la fiscalía especial de atención de delitos contra la libertad de expresión. Al menos eso debería haber ocurrido. Proceso afirmó que tanto la revista como la fiscal especial fueron impedidos de acceso a importantes pasos en la investigación, se les mintió reiteradamente y se les dieron pistas falsas.
“Lo que está claro”, según indicó al CPJ Jorge Carrasco, el periodista de Procesoasignado al caso, “es que en ningún momento el estado consideró el trabajo de Regina como posible motivo del asesinato”. En otras palabras, si Regina fue asesinada para poner freno a una investigación sobre políticos corruptos, ese aspecto nunca iba a ser analizado por los investigadores.
La línea de investigación que condujo al arresto de Hernández, el individuo detenido, parece haberse manejado en total secreto por las autoridades estatales. Ni Proceso ni el gobierno federal fueron informados, lo que conduce a preguntarse si el estado tenía algo que ocultar.
En los primeros meses tras el asesinato, los funcionarios estatales comenzaron a filtrar a la prensa local que existía evidencia de que Martínez había sido asesinada por su amante. Eso es lo que rumoreaban, pero nunca mostraron alguna evidencia.
Ahora el estado indica que el motivo es robo.
Carrasco, hablando en nombre de la revista, aseguró: “No les creemos”.

ALIANZA ENTRE EL NUEVO MEXICANO Y NUKEAR NOTICIASPosted: 07 Nov 2012 04:51 PM PST

  • Se trata de dos propuestas mediáticas con las mejores estrategias de cobertura, alcance y permanencia, con un solo plan comercial.
Esta mañana, los periodistas, Javier Solórzano y Sergio Uzeta, presentaron la alianza entre el periódico El Nuevo Mexicano y la Agencia Nuklear Noticias, denominada “NN2”.
Los dos medios de comunicación desarrollaron en conjunto un plan comercial que pemitirá a los anunciantes invertir en planes comerciales con la mejor relación: alto impacto y bajo costo.
Ambos medios de comunicación comparten la filosofía de proporcionar información relevante, desarrollada por periodistas de investigación, que fomenten un cambio en la sociedad; motivan la reflexión y el análisis con el mejor diseño y la máxima tecnología.
Se trata de medios de comunicación eficientes que entienden los retos de los anunciantes, la competitividad del mercado, los requerimientos de las agencias de medios, la evolución de las formas de comunicar, la innovación, los intereses de las audiencias-lectores, y la constante renovación.
El objetivo es ser la mejor opción para que los anunciantes tengan un verdadero impacto, en medios de gran credibilidad y vanguardistas, con las mejores estrategias de cobertura, alcance, permanencia y frecuencia.
Ante presidentes y ejecutivos de empresas, representantes de marcas, centrales de medios, directores de comunicación social de dependencias públicas, organizaciones de la sociedad civil y medios de comunicación, la fórmula NN2 fue presentada como la combinación óptima para que los mensajes de campañas publicitarias cumplan sus objetivos.
En la presentación de NN2 se puso de manifiesto que ésta surge en un momento en el que los medios masivos tradicionales ya no garantizan un impacto real en las audiencias. El nombre del juego sigue siendo el contenido y no el rating, sino la credibilidad.
Los estudios de mercado y de audiencias confirman que la sociedad mexicana sigue a los medios en los que confía y no a los que fomentan el golpeteo político, la manipulación, el amarillismo y la nota roja. Las sociedades exigen una nueva generación de profesionales de los medios, que entiendan el valor del respeto al lector y que evolucionen de la mano con los avances tecnológicos.
Ambos medios saben que hoy es momento de sumar, de complementar, de unir fortalezas, sumar oportunidades y su gran experiencia profesional.
El evento se realizó en el marco de un desayuno en el restaurante Syrah del Centro Comercial Antara, al que también asistieron la Presidente del periódico El Nuevo Mexicano, Ileana Arratia Vingardi y Ramsés Ramírez, Presidente de la Central de Negocios Nuklear.

CONTRACOLUMNA: LA MALDITA VECINDADPosted: 07 Nov 2012 04:48 PM PST

Contracolumna
LA MALDITA VECINDAD
José Martínez M. (*)
México, D. F., a 7 de noviembre de 2012
Como suele ocurrir cada cuatro años, las miradas del mundo se centran en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. La explicación puede resultar ociosa, se trata del país más poderoso de la Tierra y de una u otra manera a determinados países les pueden resultar alteradas sus relaciones bilaterales, aunque la política exterior estadounidense es muy pragmática sea republicano o demócrata el presidente en turno. No obstante existe la percepción de que los republicanos son más belicistas que los demócratas, a pesar de que a éstos últimos les ha tocado lidiar con el mayor número de conflictos armados, con excepción de los Bush, quienes encabezaron dos de las más sanguinarias batallas en el Medio Oriente y que llevó a su nación a sufrir el mayor atentado terrorista en la historia.
En el caso de México, la situación ha sido una historia de agravios.
México nunca ha ocupado la más mínima atención en las campañas presidenciales de los Estados Unidos, aunque ahora los candidatos saben que el voto latino –en especial de los mexicanos por representar el mayor número de electores hispanos– es importante y por lo tanto significativo, sin considerar que el voto de los inmigrantes representa entre el 7 y 9 por ciento de los 135 millones de ciudadanos registrados en el padrón electoral.
En mayor proporción durante las campañas los votantes latinos se inclinaron por las propuestas de Barack Obama, por sus medidas en materia de seguridad social, la promesa de una reforma migratoria y la reducción de impuestos, pero más allá de las ofertas populistas –de uno y otro candidato– y de quien ocupe la Casa Blanca la relación con México seguirá igual. Nuestro país no está en la agenda de las prioridades políticas de Estados Unidos. Esa es nuestra realidad y lo ha sido toda la vida, por eso Porfirio Díaz acuñó la famosa frase de “¡Pobre México! Tan lejos de Dios y tan cerca de Estados Unidos”.
La política de buena vecindad ha sido un reclamo constante, lo podemos ver todos los días en el trato a los inmigrantes y en la política del combate a las drogas, México a pagado una alta cuota de sangre, con más de 65 mil muertos y el tráfico de armas y la demanda de drogas continúa.
A pesar de que México es una pieza clave para la seguridad de Estados Unidos el trato ha siempre injusto, no obstante que Estados Unidos y México comparten una frontera de 3,152 kilómetros, –por tanto una de las más grandes del mundo– y las asimetrías entre ambos países son determinantes, pues cada cual tiene una historia y una cultura diferentes. Sin embargo, los intereses geopolíticos de Estados Unidos contrastan con el trato que se dispensa a nuestro país, al considerar al territorio mexicano como su patio trasero.
México desde siempre ha sido tomado como un rico botín, recordemos la separación de Texas en 1836 que representó el antecedente de la invasión y de la guerra contra Estados Unidos en 1847, situación que ocasionaría la pérdida de más de la mitad del territorio nacional. Ya antes el primer embajador de Estados Unidos en México, Joel R. Poinsett, había ofrecido cinco millones de dólares por el territorio de Texas el 25 de agosto de 1829. La propuesta fue rechazada y, al año siguiente, se decretó una ley de colonización que prohibía la entrada de colonos norteamericanos. No obstante, el avance continuó con el apoyo del gobierno norteamericano hasta lograr la independencia de Texas y, posteriormente, su incorporación.
De acuerdo a datos de los historiadores el 1 de marzo de 1836 Texas proclamó su independencia definitiva de México y nombró Presidente a David G. Burnett y vicepresidente a Lorenzo de Zavala.
Tras estos triunfos Santa Anna fue detrás de Samuel Houston; sin embargo, la fatiga que dominaba a los soldados mexicanos precipitó su derrota: las fuerzas estadounidenses los sorprendieron cuando descansaban sobre las márgenes del río San Jacinto. Santa Anna trató de huir, pero fue hecho prisionero.
En Galveston fue obligado a firmar dos tratados, uno de ellos “secreto”, sin validez oficial, ya que Santa Anna no era Presidente en ese momento y, por lo tanto, no tenía facultades para llegar a ningún acuerdo oficial. Según este tratado, el militar mexicano se comprometía a no volver a levantarse en armas contra Texas, mientras que por el otro se obligaba a intentar influir en su gobierno para que se reconociera la independencia texana.
Prisionero durante siete meses, Santa Anna fue llevado a Washington ante el Presidente Jackson. En los compromisos que contrajo con el gobierno norteamericano a cambio de su libertad en este episodio y en sus acciones posteriores durante la propia guerra, se fundamenta la acusación de traición a la Patria, ya que muchos autores concluyen que él fue responsable de la derrota de México al ayudar directamente al triunfo del enemigo.
Texas, fue reconocida como nación independiente por Estados Unidos en 1837. Durante la Presidencia de James Knox Polk, Texas se anexó a Estados Unidos el 29 de diciembre de 1845, cuando el Congreso lo aceptó como estado de la Unión.
Por lo anterior, México rompió las relaciones diplomáticas con el país del norte. Así, en defensa de su soberanía, el 7 de julio de 1846 México declaró la guerra a Estados Unidos.
Tras las derrotas del Ejército Mexicano en Sacramento, Veracruz, Padierna y Churubusco, se solicitó un armisticio. El gobierno mexicano rechazó entonces un proyecto de tratado mediante el cual se hubiera cedido a Estados Unidos no sólo Texas, sino también las Californias, Nuevo México y una franja territorial que correspondía a los estados de Sonora, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas.
Roto el armisticio, se sucedieron nuevas derrotas ante las fuerzas del general Taylor, quien tomó Molino del Rey, donde de acuerdo con José Lino Alcorta, ministro de Guerra y Marina, las fuerzas nacionales se batieron “con toda la decisión que inspira el honor, la justicia de la causa que se sostiene y el deseo de reparar pasadas desgracias”.
Los norteamericanos procedieron entonces a bombardear el Castillo de Chapultepec, el cual era defendido solamente por los generales Nicolás Bravo y Felipe Xicoténcatl, al mando del Batallón de San Blas y de jóvenes alumnos del Colegio Militar. La batalla se llevó a cabo el 13 de septiembre de 1847 con un intenso bombardeo que comenzó desde las cinco de la mañana y concluyó a las siete de la noche.
En un enfrentamiento a todas luces desigual, puesto que Santa Anna se había negado a enviar refuerzos al Castillo, los estragos sobre la construcción fueron cuantiosos. En la batalla murieron los jóvenes estudiantes del Colegio Militar quienes, de acuerdo con los testigos, fueron los últimos soldados que sostuvieron la defensa del Castillo. Ello simboliza la defensa heroica de la Patria.
La mayor humillación en la historia de de México ante Estados Unidos ocurrió el 14 de septiembre de 1847 cuando ondeó en Palacio Nacional la bandera de las barras y las estrellas. Dos días después Santa Anna renunciaba a la Presidencia de la República y su lugar era ocupado por Manuel de la Peña y Peña. La resistencia de los habitantes de la capital fue valiente, pero de hecho la guerra estaba terminada.
Después de tener ocupada la capital de la República diez meses, obligado por la fuerza de las armas, el gobierno nacional firmó el Tratado de Paz, amistad y límites entre México y Estados Unidos en Guadalupe Hidalgo. México perdió Texas, la porción territorial de Tamaulipas situada entre los ríos Nueces y Bravo y los estados de la Alta California y Nuevo México y recibió quince millones de pesos como indemnización de guerra. El Tratado fue firmado por Bernardo Couto, Miguel Atristáin y Luis G. Cuevas, por la parte mexicana, y por Nicholas Philip Trist, por parte del gobierno norteamericano, el 2 de febrero de 1848.
Por el Tratado de Paz, amistad y límites de Guadalupe Hidalgo México se vio desposeído de más de la mitad de su territorio.
Esta es parte de nuestra historia en la maldita vecindad con Estados Unidos. Por eso quien ocupe la Casa Blanca da lo mismo.
Ya lo decía el republicano John Foster Dulles, secretario de Estado durante el mandato del presidente Dwight D. Eisenhower: “Los Estados Unidos no tienen amigos sino intereses”.

Artículo de Sergio Aguayo Quezada: Ismael y ManuelaPosted: 07 Nov 2012 04:45 PM PST

Fuente: Sergio Aguayo

Ismael y Manuela- Columna semanal de Sergio Aguayo – 07 de noviembre 2012

Tengo décadas escribiendo sobre el acoso y asesinato de defensores de derechos humanos. Inaceptable es que sigue dándose como si no hubiésemos tenido alternancia.

El lunes 22 de octubre, por la mañana, Ismael Solorio y su esposa Manuela Solís se subieron a una camioneta Ford Lobo para ir a un hospital del ISSSTE en la capital de Chihuahua. Él era dirigente de El Barzón en un ejido, ella maestra de escuela. Avisaron que eran seguidos cuando circulaban por una brecha; más tarde aparecieron muertos. A él le dieron un balazo en la cabeza, a ella en el abdomen. Una semana antes habían golpeado y amenazado a Ismael; el gobierno de Chihuahua no hizo nada para protegerlo.

Una tradición mexicana es el saqueo de sus abundantes recursos naturales. El método empleado es muy sencillo: aunque no se cumpla con las exigencias de la ley los “desarrolladores” construyen, perforan o desmontan. A partir de ese momento los perpetradores defienden el hecho consumado con determinación y beligerancia. La mayoría de las veces tienen éxito porque cuentan con la complicidad o la anuencia de políticos o funcionarios y con los infinitos recursos que el litigio ofrece. A los cambios ilegales del uso del suelo le han entrado aguerridos perredistas, el frívolo Niño Verde en Cancún, los priistas solemnes o los panistas ceremoniosos. Es un manantial inagotable de dinero fácil.

Son también expertos en doblegar la resistencia de las comunidades (cuando la hay, porque en México la participación social es bastante rala). Lo común es que la protesta se diluya por la lentitud y el costo que tienen las gestiones y los litigios, o por los discretos “arreglos” con líderes venales. Hay casos en los que el conflicto crece porque el agravio es tan profundo como sólido el liderazgo y la organización. Esta dinámica tiene etapas.

Una indispensable es el rompimiento de los inconformes y el funcionario a cargo del asunto. Cuando hay conflicto los afectados visitan al responsable, que solícito ofrece mediar entre empresario y comunidad (¿quién no conoce las mesas de diálogo?). Cuando no hay solución y los agraviados hacen denuncias públicas, el político se “siente” ultrajado y responsabiliza de intransigentes a los afectados (a veces lo son). Entonces inicia la difamación que es la antesala de la eliminación.

Me dicen personas en cuya buena información y juicio confío que Ismael y Manuela eran líderes auténticos, incorruptibles y eficaces en el combate a quienes afectaban a los ejidatarios de Benito Juárez, municipio de Buenaventura: los granjeros menonitas que perforaron pozos para regar sus cultivos quitándole el agua a los oriundos y la minera El Cascabel, filial de la canadiense Mag Silver Corp., que empieza a devastar esa parte de México. Los compañeros de la pareja asesinada señalan como presuntos responsables a granjeros o mineros.

Chihuahua es una entidad polarizada por la violencia. En aquel estado hay un sector de la sociedad organizado que critica desde hace años a la autoridad por su incompetencia. Hay poderosos que ven con rencor a los beligerantes defensores. El gobernador de Chihuahua, César Duarte, declaró ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que los y las defensoras lucraban con el dolor y querían desprestigiar al estado de Chihuahua. En El Heraldo de Chihuahua se acusaba, el 14 de octubre, a Ismael y a El Barzón de “extorsionar” a la minera y comportarse como “gánster[s]”.

El caso de Ismael y Manuela no es aislado. Si tomamos las protestas contra mineras canadienses, Mariano Abarca fue asesinado en Chiapas después de enfrentarse a Blackfire Exploration Ltd., Bernardo Méndez murió en Oaxaca por un conflicto con Fortune Silver Inc. La inversión extranjera es beneficiosa pero no en todos los casos y con ciertas restricciones. Por esos conflictos y por la guerra contra el narcotráfico vivimos una epidemia de acoso contra defensores y periodistas frente a la cual el Estado mexicano muestra su impotencia y desinterés.

¿Cómo frenar una sangría que debilita el funcionamiento de nuestra democracia? La situación mejoraría si funcionaran adecuadamente los organismos públicos de derechos humanos (uno de los sistemas más grandes e ineficaces del mundo). Por ejemplo, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos podría hacer mucho más, lo que depende de que ahora sí funcione la Comisión de Derechos Humanos del Senado, presidida en esta legislatura por la perredista Angélica de la Peña. En otras palabras, ya existen las instituciones que mediarían conflictos y evitarían asesinatos tan absurdos como el de Ismael y Manuela. Depende del Senado que cumplan.

La miscelánea

Después de publicada la columna de la semana pasada (“Patio trasero“) recibí información sobre la firmeza con la cual el embajador Arturo Sarukhán ha enfrentado públicamente el ofensivo contrabando de armas a México. Desafortunadamente es un caso aislado. Su ejemplo no fue seguido ni por la Cancillería ni por Los Pinos.

Colaboró: Paulina Arriaga Carrasco

Forum en Línea 253 Novedad editorial: Remembranzas. La maestra nostra. Dos caminos hacia la igualdad. Chamanismo exaltado. Videgaray transnacional. Operación limpieza de CalderónPosted: 07 Nov 2012 04:42 PM PST

Forum en Línea 253
                             Del 1 al 15 de noviembre de 2012
Novedad editorial: Remembranzas. Eduardo Ibarra Aguirre.
La maestra nostra
José Martínez Mendoza / Contracolumna
Recientemente en España el periódico El País convocó a sus lectores a elegir la mejor película de todos los tiempos. Resultó ganadora la obra de Mario Puzo: El Padrino. Ahora que Elba Esther Gordillo fue reelecta –con todos sus vicios y trampas– por enésima ocasión al frente del sindicato de maestros, recordé al creador del célebre personaje de Don Corleone. El de Elba Esther Gordillo es un caso insólito en el sindicalismo, de aquí y de muchas partes del mundo, es por eso que esta mujer sexagenaria seduce por su siniestra personalidad lo mismo a sus aduladores que a sus más fervientes críticos. En materia de género es la mujer más poderosa de México.
Mi primer contacto con La Maestra se remonta a mediados de la década de los 70 cuando emprendía mis primeros pasos en el periodismo. Supe de ella por sus arrebatos. La Maestra era, entonces, una lideresa de una de las delegaciones sindicales de Nezahualcóyotl que se ganaba la vida como alfabetizadora por las mañanas y por las noches se encargaba del guardarropas en un hotel del Paseo de la Reforma, mientras su madre Estela Morales trabajaba –en ocasiones hasta dobles turnos– como afanadora en el Hospital General.
Llevaban una vida promiscua en una hacinada vecindad de Nezahualcóyotl a donde habían llegado procedentes de Comitán. Elba Esther Gordillo desde entonces figuraba como una aguerrida sindicalista que buscaba hacerse notar ante los principales mandos dirigentes y estaba dispuesta a llegar hasta lo más alto de su gremio, a cualquier precio, incluido, desde luego, la eliminación de sus enemigos, bajo la instrucción a sus achichincles de “encárgate de ellos”, como ocurrió con el asesinato, brutal e impune hasta ahora, del profesor Misael Núñez Acosta, que lideraba uno de los movimientos disidentes en el estado de México.
A comienzos de los 70 Elba Esther Gordillo comenzó a enrolarse con las mafias del magisterio, poco a poco como Don Corleone fue ganando su ascenso mediante una tosca pero eficaz mezcolanza de lo pintoresco, lo documental, lo violento y lo obsceno hasta llegar a la cima del poder en su sindicato al más puro estilo siciliano, aunque La Maestra no lleva en sus venas ni una gota de sangre de emigrantes italianos.
La pobreza en la que se debatió su infancia en un ambiente rural en Chiapas, la llevaron años después en su juventud a sobrevivir en uno de los barrios más pobres en Nezahualcóyotl donde hubo de hacer que conociera de cerca a esos “chicos listos” como los llamara el gran cineasta Martín Scorsese; es decir, los jóvenes fascinados por la mafia que se ya desde entonces se convertían en soldados de las siniestras organizaciones al servicio del crimen organizado. Ante ese mundo La Maestra vio en el magisterio la forma de alcanzar un escalón hacia el paraíso, así se enroló en las filas de la mafia del magisterio y tardaría acaso un poco más de una década para hacerse del control del sindicato para imponerse –con la complicidad del poder político– como la nueva representante de la versión mexicana de la Cosa Nostra.
Elba Esther tuvo dos maestros: Carlos Jonguitud Barrios y el presidente Carlos Salinas de Gortari, es aunque ahora reniegue hechura de ambos personajes.
En abril de 1989 cuando Salinas llevaba seis meses ejerciendo el poder decidió reemplazar a Jonguitud de su cacicazgo al frente del magisterio. Salinas la impuso al frente del SNTE. Desde entonces La Maestra ha logrado mantenerse en la dirigencia del sindicato de maestros. Han corrido ríos de sangre, más de medio millar de asesinatos de maestros y la impunidad sigue siendo el sello de la casa.
Su ambición desmedida de poder la llevó a confrontarse con los principales líderes del PRI, partido en el que militó toda su vida, hasta su expulsión de las filas priístas en el gobierno de Vicente Fox con quien tejió oscuras alianzas, lo mismo que con el presidente Felipe Calderón quien la apoyó políticamente para su formar su partido Nueva Alianza.
La Maestra es una superviviente del viejo régimen, de la mano del PRI comenzó a escribir su historia negra y como la mayoría de los líderes sindicales se hizo inmensamente rica, dejando atrás aquella historia de pobreza para vivir en una atmósfera de un lujo desafiante, como una prueba de cómo el PRI ha garantizado a sus jefes de que practicar las reglas políticas de control representa una guía de superación personal: la casi campesina de Chiapas, la paupérrima pionera de Ciudad Nezahualcóyotl, reina hoy sobre los destinos de la educación, y sobre todo, los destinos del país.
Ha sido reelecta una vez más como la “líder moral” del magisterio, a la cual los políticos saludan con reverencia, gracias a malas maniobras sindicales y a innumerables casos de corrupción.
Son innumerables los expedientes en su contra que se encuentran archivados en los tribunales judiciales, en buena medida por instrucciones presidenciales.
Algunos casos se encuentran bastante documentados, como el asesinato del profesor Misael Núñez Acosta, en el que se le señala como la autora intelectual. La acecha la culpa de ese crimen. Ella muy bien lo sabe. Tal vez si el presidente electo Enrique Peña Nieto se propusiera acabar con su cacicazgo comenzaría por revisar ese expediente y entonces sopesar la posibilidad de reabrir una investigación.
Hay quienes apuestan a que sus días pudieran estar contados, como ocurrió con en su momento con Jonguitud Barrios, su antecesor. Y uno de sus guías.
Mientras tanto en el Congreso del SNTE en Cancún La Maestra ha sido una vez más reelecta, ahora como “presidenta del Consejo General Sindical para el Fortalecimiento de la Educación Pública para el periodo 2012-2018”.
Como un acto de “gratitud” en su primer discurso de reelección les anunció a los maestros que dentro de dos años, es decir en 2014, el gremio contará con el Centro de Innovación y Conocimiento del SNTE en las instalaciones ubicadas en Santa Fe, uno de las zonas de más alta plusvalía en poniente del Distrito Federal, en un lugar conocido como Portal del Sol.
En este lugar, La Maestra piensa abrir una “escuela de líderes magisteriales”. Este proyecto contempla la construcción de una biblioteca, un teatro, un hotel y la cereza en el pastel una “universidad sindical”, pues como dijo Elba Ester “ya es hora” de formar a los docentes para los cuadros del gremio, porque “ser dirigente no sólo es ser carismático, sino que implica ser más profesionales”.
Según La Maestra esta “universidad sindical” va a ser el cerebro del SNTE.
Seguramente Elba Esther Gordillo será la rectora de este “proyecto universitario” donde sus alumnos recibirán lecciones de los sótanos del poder, de donde ella emergió para perpetuarse como la “guía moral” del magisterio.
Dos caminos hacia la igualdad
Héctor Barragán Valencia
Cuando muchas personas escuchan hablar sobre igualdad los pelos se les ponen de punta y hasta se “paran de pestañas”. Para ellos igualdad es sinónimo de gasto público deficitario en seguridad social, y dicen que estas erogaciones son la causa de los males y las desgracias de las democracias occidentales, y no pocos aseguran que es el origen de la crisis financiera que padecemos. Los mitos no resisten el más somero análisis: Japón, por ejemplo, es el país más igualitario de la Tierra y es el que menos gasto público destina a seguridad social entre las naciones desarrolladas; pero desde hace una década lo asuela una debacle financiera, es decir, no hay relación entre crisis y gasto social.
Otro caso es el de los países del norte de Europa, sociedades igualitarias entre las que más, las cuales destinan una importante proporción de su presupuesto a seguridad social, pero a diferencia de Estados Unidos y Gran Bretaña (dos de los países ricos más desiguales), no están en bancarrota y sus cuentas públicas están en orden, todo lo que es posible en medio de esta crisis financiera que puede echar por la borda lo que hoy se encuentra bien. Sus gobiernos gravan fuertemente al ciudadano, en particular al pudiente, recursos que destinan a gasto social. A cambio reciben bienes y servicios públicos de la mayor calidad y sus sociedades se encuentran entre las que mejor viven: la igualdad ha abatido los índices delincuenciales y la salud física y mental de sus ciudadanos presenta elevados estándares.
¿Qué hace Japón para lograr una sociedad igualitaria? El gobierno de ese país no gasta significativamente en seguridad social pero su política salarial antes de impuestos es un instrumento igualador tan eficaz como el otro mecanismo. Así, la diferencia entre el que más gana respecto del que menos ingresos percibe tiene una relación de uno a 12, en oposición de uno a 45 en Gran Bretaña y uno a 50 en Estados Unidos o, si se prefiere, de uno a 22, promedio, entre los países nórdicos. En México la proporción entre lo que gana, por ejemplo, un ministro de la Suprema Corte contra el trabajador que percibe un salario promedio de $3,000.00 en la ciudad de México es de uno a 133. La diferencia es brutal.
Así, para quienes les causa prurito el gasto público como medio igualador, se puede alcanzar la igualdad disminuyendo las diferencias salariales. Además, los altos salarios no favorecen la eficiencia, como lo demuestran los banqueros. Por último, cabe precisar que la igualdad no afecta la creatividad ni la innovación como se aprecia en las distintas sociedades que son tomadas como ejemplos de modelo de igualdad.
Chamanismo exaltado
Jesús Delgado Guerrero / Los sonámbulos / Milenio Estado de México
Como podrá percatarse cualquier aficionado, en la economía y las finanzas existe una propensión por ocuparse de lo que sucederá en el futuro. Dominan el discurso estimaciones, conjeturas, perspectivas, suposiciones, proyecciones, visiones, etcétera.
Cuando se hornean los pasteles fraudulentos desborda en optimismo y se torna pesimista (o realista, que para el caso es lo mismo) una vez que los convidados resienten su banquete pantagruélico. Tal es el ciclo de la economía neoliberal dominante y sus consecuencias miserables.
Es por eso que la chunga de algunos famosos ha sugerido que las cosas económicas tendrían quizás una mejor dirección si fueran manejadas por un departamento de hechicería.
No obstante, se trata sólo de un buen deseo porque desde los grandes organismos internacionales, pasando por casinos casabolseros y hasta las modestas oficialías de partes, todo se asemeja a un clan de nigromantes certeramente fallidos. La irrupción de santo Tomás de Aquino y su teoría del “justo precio” sería más un tema de un real debate legislativo que teológico, con todo y su carga mística y bienintencionada.
Después de cuatro años de crisis, las entidades financieras del mundo se han dado cuenta que las condiciones no mejorarán en cuando menos otros seis años y, para no variar, que sus proyecciones respecto del crecimiento de la economía han resultado equivocadas.
Casi todas las recetas han fallado: las libremente salvajes, tipo Friedman y su terapia de “choque” con recortes al gasto (Europa) así como las intervencionistas (Keynes) con su endeudamiento gubernamental intencional (Estados Unidos), todo con cargo a los ciudadanos a corto y largo plazos.
Es curioso, pero en vez de “historiar el futuro” se ha ignorado a los “profetas al revés” (Ortega y Gasset) para tratar de comprender la dimensión del fenómeno y procurar resolverlo.
Las razones para ello son varias: por natural holgazanería o porque es más rentable y menos peligroso jugarle el oráculo, pero la principal estriba en que ahí se encuentra parte fundamental del veneno que ha hecho y hará inútil cualquier medicamento: el no combate a la especulación, que sigue libre cargando sus alforjas, como en nuestro país, con el grave añadido de las imbricaciones entre el poder público y el poder económico, cada vez más concentrado y sin contrapesos.
Lo demás es hechicería histérica.
Videgaray transnacional
Manuel Bartlett Díaz / El Universal
Videgaray inició la operación para comprometer formalmente el petróleo mexicano integrándolo a la estrategia estadunidense para garantizar la “seguridad energética” de América del Norte.
El coordinador del Equipo de Transición de Peña Nieto, en la primera visita oficial a la Casa Blanca y al Departamento de Estado, declaró al The Wall Street Journal que la legislación “que abrirá Pemex a la necesaria inversión de capital privado y tecnología, está al alcance de la mano”.
El Journal complementa que nuestra producción de crudo ha decrecido pero se incrementaría con la explotación en aguas profundas del Golfo, pero que pese a la reforma energética del 2008 que facilitó contratos con privados, la prohibición constitucional de concesiones, ha impedido que las grandes empresas petroleras entren, aportando su experiencia. Videgaray –dice el diario– responde que, sin privatizar, la próxima legislación permitirá que Pemex se asocie con las grandes petroleras.
Aquí están los compromisos de Peña con los intereses energéticos de Estados Unidos: la entrada de las transnacionales mediante el régimen de concesiones, para incrementar la producción al nivel que garantice el compromiso de exportar millones de barriles a la reserva estadunidense, como proveedor seguro y desde luego las jugosas ganancias que esperan.
No proyecta Peña Nieto convertir a Pemex en pilar de nuestro desarrollo, sino mantenernos como simples proveedores en una economía petrolizada dependiente, integración subordinada, en contra de todo resquicio de soberanía energética y por tanto de posibilidades de auténtico desarrollo.
Videgaray es transparente: fraseología neoliberal, disfraces eufemísticos de sus propósitos; falta de competitividad; atavismos ideológicos; sindicatos culpables, pese a su servilismo. Se descarta verbalmente la privatización, pero se promete integración con trasnacionales, más que privatización desnacionalización.
Avanzan en lo que será la marca del sexenio, la manipulación de la opinión pública para justificar la privatización, argumentando supuestas bondades de la competencia. Niegan pretender cambios constitucionales, pero en diversos foros ya hablan de ellos, sabiendo que las transnacionales no aceptan menos que cambios constitucionales para garantizar derechos sobre las reservas concedidas.
Otro tema en esa dirección son los recientes descubrimientos de reservas en nuestra parte del Golfo de México, el Trident 1 y el Supremus 1, en los que también, ante una pretendida falta de recursos, capital y tecnología, su explotación requiere alianzas estratégicas, aunque su admirado Brasil sí puede solo. Manipulada la sociedad sobre esta “inevitabilidad” para explotar el atractivo “tesorito en el mar”, creen poder justificar los cambios constitucionales que preparan.
Estos descubrimientos están casi en la frontera marítima con Estados Unidos y podrían argumentar una pretendida continuidad de estructuras geológicas y dada la ambigüedad del Tratado de Explotación de Yacimientos Transfronterizos la explotación quede en empresas estadunidenses, así como la distribución del producto y su destino inexorable hacia Estados Unidos. Si añadimos que ellos sólo reconocen el régimen de concesión, tendríamos un desplazamiento de fronteras.
El discurso de Videgaray en Washington es una amenaza para el desarrollo de México con base en nuestra riqueza petrolera.
Pero que no crean Videgaray ni su patrón, que la entrega está “al alcance de la mano”, muchos millones de los mexicanos no votaron por él y cerca de 16 millones lo hicieron en contra de su proyecto neoliberal desnacionalizador y ahí están conscientes de que el petróleo es para el desarrollo nacional.
Operación limpieza de Calderón
Rodolfo Sánchez Mena / Juegos de poder
Calderón ordenó a los titulares de las dependencias federales ejecutar la operación limpieza, para no dejar huella del irregular manejo de los recursos públicos aprobados por el Congreso. La operación limpieza, se lleva a cabo como la entienden los panistas, mediante la quema de expedientes. Tarea asignada a los contralores, con el objeto de reducir, a polvo, el gigantesco saqueo del presupuesto federal.
El presidente electo, Enrique Peña Nieto, se propone revitalizar la política nacional, con información que transparente permanentemente el estado de la administración pública, esto es, el ejercicio del presupuesto, sin dilaciones, en relación con el avance físico, material, de las obras, programas y servicios prometidos a la población durante su campaña y los que emerjan del plan de gobierno.
La propuesta de Enrique Peña Nieto de hacer trasparente las acciones y programas del gobierno, se tropezará al entrar a Palacio Nacional con la basura del gobierno panista, oculta bajo las alfombras. En lugar de proceder a un ordenamiento meticuloso y trasparente, procedieron a limpiar la basura, sólo la echaron bajo las alfombras en espera de que los acuerdos de transición les otorguen protección e impunidad.
Así, la operación limpieza, ordenada por Calderón se llevó a cabo con la sustitución de 56 contralores de las principales dependencias y  principales áreas,  que concentran el grueso del presupuesto y por lo tanto las mayores fugas de recursos, como son la Secretaría de Relaciones Exteriores, Agricultura, Energía, Policía Federal, Pemex, CFE, Instituto Nacional de Migración; los 56 contralores han sido remplazados con militantes panistas que llegaron para permanecer, infiltrados, en la administración peñista para proteger a los altos empleados federales panistas.
La operación limpieza, ocultamiento de información, se inicio con el remplazo del titular de la Secretaría de la Función Pública, Salvador Vega Casillas, postulado como senador plurinominal para darle impunidad, por los servicios prestados con lealtad a su paisano Calderón, quien los elevó a secretario por el mérito del paisanaje. Vega Casillas, a su vez, remplazó al titular Germán Martínez Cazares, designado dirigente del PAN y posteriormente defenestrado por Calderón, para lavarse las manos de las derrotas electorales por el PRI.
En 56 dependencias y áreas estratégicas de la administración pública, la entrega recepción del gobierno saliente de Calderón al entrante de Enrique Peña Nieto, se verá obstaculizada por la desaparición de los expedientes en manos de los 56 contralores que se esfumaron con información confidencial gubernamental.
Calderón, se cubre las espaldas con la designación de 56 nuevos contralores, a minutos de su salida. La demanda de información que hará el nuevo gobierno, será suficiente para que los panistas de declaren victimas de persecución y de una conjura en contra suya. La operación limpieza, ordenada por Calderón, busca impunidad y que el nuevo gobierno se haga cargo de limpiar la basura con los 56 contralores que le hereda el gobierno panista.
Nuevo partido, viejas tretas
Francisco Rodríguez / Índice político
Al decir de los clásicos, en política no existen las casualidades. Fortuito, entonces, no es el anuncio que hicieran personajes tan disímbolos como Manuel Espino, los hermanos Arce-Círigo, Ramón Sosamontes, Patricia Olamendi y Teresa Vale de que ya les ordenaron, perdón, de que ya se les ocurrió crear un nuevo partido político que dizque para combatir, ejem, ejem, la corrupción.
Y no es casual, sino causal. Nacerá el nuevo partido al amparo de las viejas tretas que alguna vez dieran vida artificial a los ya desaparecidos partidos Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) y Popular Socialista (PPS), esto es, será “paraestatal”. Con él se pretendería hacer frente a la formación de otra naciente organización política, la que ahora mismo organiza Andrés Manuel López Obrador, a partir de su Movimiento Regeneración Nacional, popularmente conocido cual Morena.
Así, si el PARM era manejado desde la Secretaría de Gobernación –bien podría decirse que el controversial Manuel Bartlett fue su último real dirigente–, el de Espino, Arce-Círigo bros., Sosamontes, Olamendi y Vale, se adivina, va a ser “coordinado” directamente desde las oficinas que en el próximo gobierno ocupe el todopoderoso Luis Videgaray, indudable alter ego del mexiquense Enrique Peña Nieto.
Y si en su momento el PPS era definido como el de los “poquitos, pero serviles”, el de dulce, chile y manteca en el que forman filas un exdirigente nacional panista que proviene de El Yunque, exlegisladores perredistas que se iniciaron en la guerrilla y, entre otros, un par de señoras que alguna vez se enmarcaran en la democracia social, tiene ya bien precisada la nueva posición que –sumiso IFE mediante– habrán de ocupar en el espectro político en los próximo meses y años: esquirolear al partido que está conformando López Obrador.
Sumados en su momento a la campaña de Peña Nieto bajo el disfraz o bandera de la concertación social, los promotores de este nuevo partido pecan de infantiles cuando anuncian que, entre sus objetivos está el de poner fin a 200 años de confrontaciones políticas por diferencias ideológicas. Todos a portarse bien y a mantener un pensamiento uniforme, please.
Y si tal pensamiento único coincide con el del poderoso en turno, pues más que mejor, pues, como en los cuentos escritos para llevar a dormir a los niños, viviremos felices para siempre.
¿Cuánto va a costarnos a los contribuyentes este nuevo cuento, perdón, este nuevo partido mescolanza de intereses personales y sin seguidores ni militancia?
Ésa es la pregunta en torno a la cual debemos reflexionar.
Otra arruga al terciopelo
Una tras otra aparecen las arrugas en lo que algunos insisten en llamar transición “aterciopelada”. César Camacho, personaje indudablemente cercano al señor Peña Nieto, acaba de publicar su opinión en torno a la guerra de Felipe Calderón, a la que intitula “Sin capos, el narco no luce de capa caída”. Y dice:
“Detrás de la polvareda levantada por la carencia de una estrategia informativa, la ineficacia en la conducción del operativo, la ausencia de inteligencia en la investigación y demás desaciertos evidenciados por el supuesto abatimiento de El Lazca y posterior extravío de su cuerpo que hubiera constituido la evidencia absoluta, persiste un problema mayúsculo sobre el que es preciso detenerse para analizar el combate al narcotráfico que encabeza el gobierno actual que, todo indica, yerra al centrar sus esfuerzos en atacar a los llamados ‘capos del narcotráfico’ pues, asumiendo sin conceder que a la fecha hayan abatido ‘a 22 de los 37 delincuentes más buscados’ como reza la propaganda gubernamental, la violencia en el país no cede, no deja de crecer el número de consumidores de estupefacientes –lamentablemente, de manera subrayada, entre la juventud mexicana– ni disminuyen las cantidades de droga exportada a todo el planeta desde nuestro territorio. Estamos en el peor de los escenarios: ausencia de estrategia, lo que hace imposible verificar sus resultados, cuando se anuncian, y abundancia de evidencias cotidianas de que los narcotraficantes están en jauja.
“Desgraciadamente, aun sin capos, el narcotráfico no luce de capa caída…”
Índice flamígero:Paulatinamente se apaga la estrella mediática de Felipe Calderón. Ya no ocupa las ocho columnas. Ahora las acapara quien será su sucesor ¡dentro de 44 días!

http://www.forumenlinea.com/portal/

Países aprueban instrumento regional sobre acceso a información, participación y justicia ambientales   Posted: 07 Nov 2012 04:39 PM PST


Al término de reunión sobre el Principio 10 en la CEPAL: 

Naciones de América Latina y el Caribe acordaron fortalecer el diálogo y la cooperación regional sobre temas de medio ambiente

(7 de noviembre, 2012) Los delegados de los países signatarios de la Declaración sobre la aplicación del Principio 10 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo finalizaron hoy en la sede de la CEPAL en Santiago, Chile, una reunión en la que acordaron una hoja de ruta para su cabal implementación a nivel regional.  Los representantes de las naciones asistentes saludaron la adhesión de Brasil a la Declaración y consensuaron una hoja de ruta con el fin de contar con un instrumento regional en materia de derechos de acceso a la información, participación y justicia ambientales, ámbitos que consagra el Principio 10, aprobado en la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en América Latina y el Caribe, de 1992. El documento fue aprobado hoy al término de la Primera Reunión de los Puntos Focales Designados por los Gobiernos de los Países Signatarios de la Declaración sobre la aplicación del principio 10 de la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo en América Latina y el Caribe. En el texto los delegados declaran que la información es la piedra angular de todas las sociedades democráticas y que es imprescindible incorporar al dominio público la información ambiental, haciendo todo lo posible por garantizar un acceso fácil, rápido, efectivo y práctico a ella. Asimismo, reconocen que es imprescindible promover la participación de todos los sectores de la sociedad en el desarrollo de los temas que constituyen la agenda ambiental de la región. En la hoja de ruta aprobada los países signatarios señalan que los objetivos principales del instrumento regional deben ser alcanzar una visión común sobre la importancia y los beneficios de los derechos de acceso del Principio 10 y reconocer las condiciones particulares de cada país signatario. También agregan que debe promover el intercambio y la cooperación regional e internacional, considerando los avances y prácticas existentes en la materia, promover la realización de actividades dirigidas a la sociedad civil y al sector público, y organizar un proceso incluyente que permita la contribución de todos los sectores involucrados. Reafirmaron la importancia que tienen la participación y las contribuciones de la sociedad civil en este proceso, que está abierto a todos los países de América Latina y el Caribe, para lo cual se considerarán medidas como la mantención de información actualizada y la realización de consultas electrónicas, entre otras. Para la implementación de la hoja de ruta, los representantes de los países acordaron un plan de acción que contará con el apoyo de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), entidad de las Naciones Unidas que actúa como secretaría técnica del proceso. El avance de este plan de acción se discutirá durante el primer cuatrimestre de 2013 y prevé la realización de encuentros de puntos focales al menos una vez al año, la consideración de propuestas y recomendaciones emanadas de los procesos de consulta nacional, incluidos aquellos llevados a cabo por los organismos de las Naciones Unidas en función de los acuerdos alcanzados en la conferencia Río+20. Además se acordó la elaboración de un informe sobre la situación de los derechos de acceso del Principio 10 en los países signatarios, así como de otro documento en que se compilen prácticas en esta materia tanto a nivel nacional como internacional. Finalmente, el plan de acción aprobado hoy contempla la realización de un proceso de consulta con el objetivo de definir la naturaleza y contenidos del instrumento regional para la implementación del Principio 10.

ACTA PÚBLICA: ECONOMÍA FLACA Posted: 07 Nov 2012 04:27 PM PST

Claudia Rodríguez
¿Que ya viene el Buen fin?  Seguro.  Pero sólo es la contraparte de lo que se nos avecina a los mexicanos en materia económica y financiera.
Si armamos en rompecabezas de los pronósticos desfavorables, las propuestas de nuevos gravámenes e incluso los logros que se presumen en materia laboral y económica, la verdad es que más que sacar el “paraguas” para los “nubarrones ” que pueden convertirse en “huracanes”, yo más bien estaría cuidando hasta el último centavo que llegue a mi cartera, con bolsas anti escape.
El ex presidente Ernesto Zedillo ha comentado que la economía mundial no ha logrado salir de la crisis develada desde el 2008, y que más que nubarrones en el ámbito global, él ve tormentas que pueden convertirse en huracanes.
No hay que olvidar que desde hace dos semanas, primero en un foro de análisis en los Estados Unidos y ya en repetidas ocasiones aquí en el país, el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens ha mencionado y hasta con tono de advertencia incluso, que la desaceleración económica que se vive a nivel mundial, podría desatar un efecto negativo sobre la economía nacional, asimismo señala que el Producto Interno Bruto (PIB) crecerá por debajo de lo estimado en el próximo trimestre. Declaraciones a las que por cierto, muchos han dejado de lado.
Greenspan prevé  también un panorama oscuro para la economía estadounidense.  En los mercados y economías europeas el panorama no es muy alentador y aquí en México, el Revolucionario Institucional, acusa al secretario Ferrari del fracaso de la política económica.
Las piezas anteriores son tan tenebrosas, que no logran iluminarse ni siquiera con la noticia que ha dado el señor Felipe Calderón de que en este 2012, se han creado 865 mil nuevos empleos.
La economía vive épocas de muy difíciles y más cuando los especuladores, los hombres más ricos son los únicos que siguen viendo ensancharse sus arcas y para mayores datos, sin pagar impuestos por esta actividad, pues de acuerdo a la Comisión Bancaria y de Valores,  a las casas de inversión les fue más que bien. En contraparte la llamada clase media apenas sobrevivió y los más pobres aún, se vieron afectados de forma singular por el alza significativa en el precio de los alimentos.
Cuando la economía está flaca, antes que esperar a que engorde, lo mejor es cuidarle los huesitos. Eso creo yo.
Acta Divina… Bruno Ferrari, secretario de Economía, afirma que la economía mexicana es estable y está preparada para el entorno mundial.

Mercados: Buen Fin, ¿es necesario que compres?Posted: 07 Nov 2012 04:23 PM PST

Banxico reduce previsión de crecimiento económico; Buen Fin, ¿es necesario que compres? – México
Miércoles, 7 de Noviembre de 2012

LO MÁS IMPORTANTE DEL DÍA

* Banxico reduce previsión de crecimiento
El Banco de México (Banxico) ajustó su pronóstico de crecimiento para la economía mexicana en 2012 de un rango de 3.25 a 4.25 por ciento a un intervalo entre 3.5 y 4.0 por ciento, pues argumentó que la atonía mundial ya comienza a afectarle
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072124_NMX_81735226

* Buen Fin, ¿es necesario que compres?
Isela Muñoz, autora del libro “De Deudor a Millonario” y terapista financiera, plantea que la mayoría de las recomendaciones para aprovechar el Buen Fin parten del principio de que a la población no le va a quedar otra alternativa que comprar durante esas fechas, por eso sugieren hacer una lista para encontrar ofertas y adquirirlas.

http://economia.terra.com.mx/herramientas/fotos/fotos.aspx?id=1621

* México tiene mejor futuro económico que Brasil
México presenta actualmente un panorama más prometedor que Brasil y otras economías emergentes a nivel global, informa The Economist.
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211071342_REF_81733649

* Sin el euro, globalización llegará a su fin, advierte Zedillo
“El problema es que si se quebranta la unión monetaria europea, también se puede destruir el mercado común europeo, y si eso ocurre vamos a tener una regresión a una época que nadie quiere vivir, que ese podría ser el principio del fin de la globalización moderna como la conocemos hoy”, advirtió.
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072156_REF_81735330

* Bolsa Mexicana pierde 1.70%; Dow Jones se desploma más de 2% tras elecciones de EU
La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) cerró hoy con una pérdida de 1.70 por ciento o 709.64 enteros menos respecto al nivel previo, para ubicar a su principal indicador, el Índice de Precios y Cotizaciones  en 41 mil 010.98 puntos
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072148_NMX_81735303

* Síguenos en Twitter
La información más relevante sobre finanzas, empresas y más en la sección de Economía de Terra Mexico
http://twitter.com/TerraEconomiaMX

MERCADOS

* Dólar al menudeo cuesta 13.20 unidades
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072206_NMX_81735361

* Cae Dow Jones 2.36 por ciento, su mayor retroceso del año
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072212_NMX_81735368

* Spot cierre: finaliza en 13.06 unidades
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072214_INF_81735378

* Mdo. dinero cierre: tasas recuperan terreno
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072222_INF_81735406

* Se desploma crudo WTI 4.27 dólares, su mayor caída en el año
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072146_NMX_81735299

EMPRESAS

* Suprema Corte rechaza intervenir en litigio de Telmex por TV
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072130_REF_81735254

* Suzuki mantiene operaciones en México
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211070123_REF_1003448186

* Walmart duplicará compras especiales para surtirse ante Buen Fin
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072033_NMX_81735069

ECONOMÍA

* Calderón anuncia creación de 865 mil nuevos empleos de enero a octubre
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211071527_NMX_81734166

* México es muy prometedor frente al resto del mundo, señala Greenspan
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211071753_NMX_81734661

* Critican desempeño de FMI y BM
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072139_REF_81735284

MIS FINANZAS

* Viaja en crucero con descuentos del Buen Fin
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211072206_AGE_81735377

* APP del Buen Fin, recibe las ofertas en tu celular

http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201211061507_TRR_81730110

* ¿Qué es la red 4G y para qué sirve?
http://economia.terra.com.mx/herramientas/fotos/fotos.aspx?id=1620

Juego de ojos: Noticias del Imperio Posted: 07 Nov 2012 01:46 PM PST

Miguel Ángel Sánchez de Armas Escribo cuando la emoción del “súper martes” tiene humedecidos a los analistas políticos de la República (mexicana). Las televisoras que nunca han enviado ni enviarán una cámara a una elección por usos y costumbres en Oaxaca trasladaron a la crema y nata de sus comentaristas a Washington, a Chicago, a Nueva York, a Boston y a otros puntos clave de la Unión (americana) para que los tarahumaras, los tojolabales, los seris, los nahuas, los amuzgos, los huicholes, los mames y sí, también los yuppies urbanos, estuvieran al tanto de los pormenores de la contienda imperial. El miércoles las primeras planas de los diarios no hablan de otra cosa. Podría apostar que ni los canadienses ni los europeos desplegaron semejantes recursos ni invirtieron tanto dinero para cubrir una contienda que siendo interesante, ha sido elevada a la categoría de sublime por nuestra mentalidad periférica y dependiente (y quizá ni los gringos: un entrevistado en la zona del desastre se quejó de que ni la CNN ni el canal 7 se hicieron presentes, como sí Televisa). Escucho el entusiasmo de los paisanos lectores de noticias y me viene a la mente la escena de Gandhi, el film de Attenborough basado en el libro de Fischer, en donde Mohandas se recupera de una golpiza propinada por bobbies ingleses y recibe la visita de sus hijos; al verlos tan propios, tan correctos, se vuelve a su esposa y exclama con dulzura: “¡Son unos perfectos caballeros del Imperio!” Así estamos nosotros. Es la fascinación del dominado hacia el dominante; el síndrome de Estocolmo de la dependencia. No importa que para los medios de allá nuestro país no merezca espacios más que para sus desgracias o que haya profesores universitarios que no están muy seguros de dónde queda México. ¿Quién recuerda que Oliver North haya tenido a México en la mira de su campaña desestabilizadora? No es trascendente que la mariguana se esté legalizando allá mientras acá seguimos contabilizando las muertes de los cárteles que exportan sus productos al norte. Las buenas conciencias vernáculas dirán que mi visión es démodée y tercermundista, propia de un resentido social. Quizá. Pero un poco de memoria histórica nos haría mucho bien en nuestra relación con el vecino del norte, un gran país al que no podemos tratar con la naturalidad de iguales… porque nos deslumbra, nos apabulla, nos minimiza. Fue el presidente Teddy Roosevelt, autor de la frase “Habla suavemente y carga un gran garrote”, el prototipo del fundamentalismo sajón que juzga a los hombres por el color de la piel. En libros y documentos, este personaje dejó testimonio de la enraizada certeza en la mentalidad sajona de que el hombre blanco -Kipling dixit- lleva sobre los hombros la carga de velar por los valores más sagrados de la civilización occidental y cristiana. En este mundo, los negros y los prietos están subordinados al hombre de razón y los dones de la tierra fueron puestos a su resguardo para que dieran frutos bajo su dirección… y con el trabajo de las razas inferiores. Y éste es el cristal a través del cual desde el Imperio de las barras y las estrellas nos siguen mirando a los prietos mexicanos, con algunas excepciones notables. La historia es rica en ejemplos. Las relaciones entre México y los Estados Unidos nunca han sido fáciles o tersas. Desde mediados del siglo XIX el expansionismo norteamericano hacia el oeste y el surgimiento de ideologías mesiánicas como la doctrina del “destino manifiesto” fomentaron la inestabilidad política en el vecino del sur. Además de una permanente inclinación a meter la mano en los asuntos internos de México, los EU desataron una sangrienta y desigual guerra -en la que México perdió la tercera parte de su territorio- y las fuerzas armadas estadounidenses invadieron territorio mexicano en dos ocasiones más. Dependiendo de los tiempos políticos, México fue visto desde los EU como dique protector de la frontera sur, como fuente de materias primas, como mercado para los productos norteamericanos o como territorio anexable. Los liberales mexicanos del siglo XIX que admiraron profundamente la gesta fundadora de Estados Unidos, nunca perdieron de vista que el gigante que puso al Juez Supremo como testigo de su convicción de que todos los hombres fueron creados iguales, que denunció abusos y despotismos, injurias y usurpaciones para declarar su independencia, y proclamó como derechos universales la libertad y la búsqueda de la felicidad, podía ser el mayor peligro para México, y que conforme a la teoría de Darwin, México tenía todas las probabilidades de ser devorado por Estados Unidos. Después de la guerra en que México perdió la mitad de su territorio, José María Luis Mora escribió: “Todo tratado de paz que se haga entre México y los Estados Unidos, de parte de esta última nación, no es sino una tregua que prepara para lo sucesivo los avances de una nueva invasión”. Silva Herzog recuerda que “fray Servando fue el primer mexicano que observó el peligro que para nuestro país representaba la vecindad con Estados Unidos”. Una aguda y premonitoria observación sobre la naturaleza de las relaciones entre México y el vecino que ya evidenciaba una hipotrofia en los principios de igualdad y respeto que estuvieron en la semilla de su fundación, fue la de José Manuel Zozaya, enviado extraordinario y plenipotenciario de Iturbide en Estados Unidos. El 26 de diciembre de 1822 reportó desde su misión: “La soberbia de estos republicanos no les permite vernos como iguales sino como inferiores; su envanecimiento se extiende en mi juicio a creer que su Capital lo será de todas las Américas; aman entrañablemente a nuestro dinero, no a nosotros, ni son capaces de entrar en convenio de alianza o comercio sino por su propia conveniencia, desconociendo la recíproca. Con el tiempo han de ser nuestros enemigos jurados, y con tal previsión los debemos tratar desde hoy, que se nos venden amigos, de cuyo modo debemos conducirnos oficial y privadamente…” Durante la guerra de secesión, Jefferson Davis conspiró con los franceses para anexar el territorio de México -aunque nomás hasta el Istmo de Tehuantepecal triunfo de la Confederación. Hay documentos de sus enviados diplomáticos en donde además de describir a los mexicanos como “mandriles degenerados” y “asesinos”, se entra en gentiles detalles de cómo los blancos harían prosperar esta tierra indebidamente en manos de un pueblo menor. Cien años después, el notable historiador Hubert Herring consignó para la posteridad lo que todo gringo sabe de los mexicanos: son bandidos, andan empistolados, hacen el amor a la luz de la luna, comen chile y toman fuerte, son flojos, son comunistas, son ateos, viven en chozas de adobe y tocan la guitarra el día entero. Y algo más que todo gringo sabe: que está por encima de cualquier mexicano. “Aparte de estos detalles, la relación entre México y los Estados Unidos es afable y amistosa”. Herring hace gala del humor que le diera fama en la cátedra y en sus libros, pero otros intelectuales, como Samuel F. Bemis, propusieron sin rodeos ocupar la valiosa bodega de recursos naturales llamada México, país al que Estados Unidos guardaba “una tolerancia galiléica”. ¡Úta! En 1873 se desvió el cauce del Río Bravo y una minúscula porción de nuestro territorio, conocida como El Chamizal, quedó del otro lado. México pidió la devolución de esos 2.4 kms2 y la petición cayó en oídos sordos. En 1910, treinta y siete años después, se estableció una comisión revisora. En 1963, medio siglo más tarde, ya hasta el Tío Sam había aceptado que la brizna era mexicana. Y en 1967, noventa y cuatro años y un nuevo siglo de por medio, el inefable Lyndon B. Johnson entregó El Chamizal al igualmente inefable Gustavo Díaz Ordaz. ¡Eso es buena vecindad, carajo! El embajador de Estados Unidos en México entre 1933 y 1941, Josephus Daniels, reveló que durante la Primera Guerra Mundial el presidente Wilson fue presionado para que su gobierno dictara las políticas petroleras mexicanas. “B.M. Baruch, jefe de la Comisión de la Industria Militar, me dijo que cuando algunos petroleros intentaron convencer a nuestro gobierno de que era necesario ocupar la parte de México en donde estaban localizados los grandes pozos petroleros, Wilson preguntó: ‘¿Quieren decir que a menos que vayamos a México y tomemos por la fuerza los campos petroleros localizados en su territorio no podremos librar la guerra?’ Alguien respondió: ‘Así es’”. Después de la expropiación petrolera de marzo de 1938, la Standard Oil, aliada con poderosos grupos políticos, cabildeó entre el poder legislativo a favor de una intervención armada. Alentado por la gran contribuyente de las campañas políticas, en enero de 1939 el senador Reynolds pidió una investigación sobre las violaciones de México al derecho internacional y a los derechos naturales de los norteamericanos cuyas propiedades fueron confiscadas; el senador Kennedy subió a la tribuna para asegurar que al sur del río Bravo había una peligrosa actividad alemana y repetir, una y otra vez: “¡El basurero mexicano debe limpiarse!”; y, en el colmo, el representante de Arizona, Hamilton Fish, “sugirió que México saldara su deuda petrolera entregando a Norteamérica una porción de territorio que permitiera a su estado [Arizona] contar con una salida al mar”. Los corridos, la expresión musical que recoge el sentir popular, han tenido como tema recurrente esta relación, como uno de autor anónimo que a fines del XIX cantaba: Los yankees malvados / no cesan de hablar / que habrán de acabar / con esta nación. Pero hoy todo es alegría porque Obama se reeligió. El gobernador de izquierda en Morelos felicita al pueblo de Estados Unidos; el ciberespacio mexicano está preñado de buenas vibras y mejores augurios. Por fortuna allá no hay carruseles, ratones locos, monexgates ni impunidad política. Nuestros políticos, nuestros analistas, nuestros yuppies, mesmerizados frente a las pantallas, se preguntan desde el fondo de sus corazones: “¿Por qué nosotros no somos así?; ¿cuándo tendremos elecciones igual de ejemplares?; ¿no podría El Peje tomar nota de cómo debe ser la conducta del perdedor?”, mientras Barack, el primer WASP negro en ocupar la Casa Blanca, les sonríe con un toque de condescendencia. Profesor – investigador en el Departamento de Ciencias Sociales de la UPAEP Puebla. 7/11/12 Tuit: @sanchezdearmas Blog: http://www.sanchezdearmas.mx Si desea recibir Juego de ojos en su correo, envíe un mensaje a: juegodeojos@gmail.com

Protesta del CEJIL por el acoso de autoridades de Chihuahua al CEDEHM Posted: 07 Nov 2012 09:31 AM PST

El Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), organización regional de defensa y promoción de los derechos humanos. Envió una carta al gobernador de Chihuahua, César Duarte, para manifestarle su preocupación por los últimos sucesos relacionados con el trabajo de defensa realizado por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), particularmente respecto de Luz Estela Castro Rodríguez, directora de dicha organización.
Recientemente, altas autoridades del estado de Chihuahua emitieron declaraciones dirigidas a desprestigiar el trabajo de defensa de derechos humanos realizado por Castro Rodríguez y el CEDEHM, en particular en relación con la búsqueda de justicia por el asesinato de Marisela Escobedo Ortíz.
Dichas declaraciones se circunscriben en el marco de la defensa de los derechos humanos que realiza CEDEHM y especialmente Castro, tanto en Chihuahua como en el país, y podrían tener por objeto amedrentarles en su labor social, además de obstaculizar su trabajo de defensa, al constituir una forma de estigmatizar y disminuir la tarea que realizan.
Carta al Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua, México
05-11-12
San José, Costa Rica, 22 de octubre de 2012
Cesar Duarte Jáquez
Gobernador Constitucional del Estado de Chihuahua
P R E S E N T E
Ref.: Incidentes relacionados con el
Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM)
Distinguido señor Gobernador:
Reciba un saludo cordial del Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), organización regional de defensa y promoción de los derechos humanos, cuyo objetivo principal es asegurar la plena implementación de normas internacionales de derechos humanos en los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), mediante el uso efectivo del Sistema Interamericano de protección de los derechos humanos y la asunción de la representación de víctimas de violaciones de derechos humanos ante el Sistema Interamericano de protección de Derechos Humanos (SIDH).
En esta oportunidad me dirijo a Usted para manifestarle nuestra preocupación por los últimos sucesos relacionados con el trabajo de defensa realizado por el Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (CEDEHM), particularmente respecto de la Lic. Luz Estela Castro Rodríguez, directora de dicha organización.
Al respecto, como se desprende de la información publicada por diversos medios de comunicación y de diversa información con la que cuenta CEJIL, recientemente altas autoridades del Estado de Chihuahua emitieron declaraciones dirigidas a desprestigiar el trabajo de defensa de derechos humanos realizado por la Lic. Castro y el CEDEHM, en particular en relación con la búsqueda de justicia por el asesinato de la señora Marisela Escobedo Ortíz.
Dichas declaraciones se circunscriben en el marco de la importante defensa de los derechos humanos que realiza CEDEHM y especialmente la Lic. Castro tanto en el Estado de Chihuahua como en el país, y podrían tener por objeto amedrentarles en su importante labor social, además de obstaculizar su labor de defensa al constituir una forma de estigmatizar y disminuir la tarea que realizan.
Por ello, es propicio recordar lo manifestado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en su más reciente informe sobre la situación de los defensores y defensoras de derechos humanos en las Américas, en el que indicó:
Los gobiernos no deben tolerar ningún intento de parte de las autoridades estatales por poner en duda la legitimidad del trabajo de las defensoras, defensores y sus organizaciones. La CIDH ha indicado que los funcionarios públicos deben de abstenerse de realizar declaraciones que estigmaticen a defensores y defensoras o que sugieran que las organizaciones actúan de manera indebida o ilegal, solo por el hecho de realizar sus labores de promoción y defensa de los derechos humanos.[1]
La CIDH además manifestó que lo anterior:
[…] puede producir cargas psicológicas que lesionan el derecho a la integridad psíquica y moral del defensor o defensora involucrado, y a la vez, puede generar un clima de hostilidad que dificulte el ejercicio legítimo de la libertad de asociación de demás defensoras y defensores[2].
Como es de su conocimiento, desde el año 2008 la CIDH otorgó medidas cautelares MC -147-08, a favor de los defensores y defensoras de derechos humanos miembros de CEDEHM, lo cual hace aún más apremiante la importancia de proteger a las personas integrantes del Centro y garantizar su trabajo sin obstáculo alguno. Cabe mencionar que nuestra organización ha podido constatar el profesionalismo, compromiso y responsabilidad con la que el CEDEHM realiza su trabajo, particularmente en varios procesos ante el SIDH.
Por lo anterior, muy respetuosamente le solicitamos que garantice la integridad física y psicológica de la Lic. Castro y del resto del equipo del CEDEHM, teniendo en cuenta su situación de riesgo; que se asegure que ningún funcionario público estigmatice, con declaraciones públicas o mediante cualquier otra forma, el trabajo de defensa de los derechos humanos realizados por el CEDEHM y la Lic. Castro; y, que se asegure que todas las defensoras y defensores de derechos humanos en Chihuahua pueden realizar su labor sin obstáculos ni temor.
Sin otro particular, aprovecho la oportunidad para reiterarle las muestras de mi consideración y estima.
Atentamente,
Alejandra Nuño
Directora
Programa para Centroamérica y México
CEJIL
c.c.p. Lic. Carlos Manuel Salas. Fiscal General del Estado de Chihuahua. Para su conocimiento.

[1] Cfr. CIDH. Segundo Informe sobre la Situación de los Defensores y Defensoras de Derechos Humanos en las Américas. OEA/Ser.L/V/II. Doc. 66 de 31 diciembre 2011. párr. 124.
[2] Ibídem, párr. 125.
Estrategias:
Tema:
Autor:
Pais:

Productores de Jalisco convocan a defender precio de maízPosted: 07 Nov 2012 08:11 AM PST

Emplazan al coordinador de la Diputación Federal de la entidad a que plantee al Gobierno pronta solución

§  Recurrirán a medidas de presión si en 8 días no resuelven

§  Exigen precio justo para el maíz blanco, que compense los altos costos de producción

En la Unidad Administrativa del Municipio de Zapopan, Jalisco, alrededor de 800 líderes maiceros de las regiones del Estado, pertenecientes a la Liga de Comunidades Agrarias y Sindicatos Campesinos de Jalisco, al Consejo Estatal de Productores De Maíz, A.C. y la Unión Estatal de Productores de Maíz de la CNPAMM, celebraron una reunión con el Diputado Abel Salgado Peña, Coordinador de los Diputados de PRI de la entidad, donde le expusieron que en vísperas de la cosecha del ciclo Primavera- Verano 2012, aún no está claro el precio que pagarán los compradores de este grano, debido a la incertidumbre que ha causado la modificación al esquema de Agricultura por Contrato.

Manifestaron que en los últimos años al maíz blanco para consumo humano se le ha pagado como si fuera maíz amarillo de uso industrial y para consumo animal, que en su mayoría es importado y transgénico, y que el precio que se empieza a ofrecer es equivalente al precio del sorgo a 3 mil 800 pesos, cuando el maíz amarillo al día de hoy esta pagándose a 4 mil 953 la tonelada.

Esto, es causa de la indiscriminada importación de maíz que se ha autorizado por parte de la Secretaria de Economía, pues desde el año pasado las importaciones de maíz blanco-transgénico de Sudáfrica causó enormes daños, pues impidió comercializar cerca de medio millón de toneladas de maíz blanco para consumo humano, de los cuales todavía hay saldo de 40 mil toneladas en el Estado de Jalisco, que ya se empalmaron con la cosecha que está por iniciar la semana entrante.

Ante esta problemática, demandaron los productores de maíz de Jalisco: “Que se aplique arancel  a todo tipo de  maíz proveniente de países con los que no tenemos tratado comercial y se impidan las importaciones de maíz blanco  transgénico para consumo humano.

Que se compensen los daños causados por las importaciones y por la falta de cobertura al precio del maíz. Que el Gobierno compre un 10% del maíz blanco que el país consume para la reserva estratégica, con el fin de lograr la seguridad alimentaria. Que en el Programa de Pro-Masa de la Secretaría de Economía sólo apoye la compra de maíz nacional, no con importado como lo autorizó Bruno Ferrari”. Aseveraron, los maiceros jaliscienses, que es una incongruencia que el MEXDER sacará contratos de futuros de maíz amarillo cuando se importa el 90% de este tipo de grano y, cuando lo que más se produce en México es maíz blanco, pues los contratos de 25 toneladas deben de ser también para este grano y que se determinen bases oficiales por la SAGRAPA, que sean consensadas con los agentes económicos. También, expusieron que es necesario que la Cámara de Diputados autorice  un presupuesto extraordinario para la compra de cobertura y compensación de bases para los ciclos Primavera Verano 2012 y las coberturas de precios del ciclo Otoño-Invierno 2012-2013.

Por lo tanto, exhortaron al Diputado Abel Salgado Peña para que los diputados federales y senadores hagan frente común a esta problemática de comercialización de maíz, pues está provocando un descontento generalizado en el sector rural.

Asimismo, le informaron que este 7 de noviembre habrá otra reunión en Sinaloa y después en  Veracruz, Michoacán, Guanajuato y Tamaulipas, a fin de constituir el Frente Nacional para la Defensa del Precio  Maíz y de la Agricultura por Contrato, donde participan las organizaciones locales y nacionales como la CNPAMM, Consejos Estatales de Maíz, Consejo Agrario Permanente, Ligas de Comunidades Agrarias, CNPR y Uniones Estatales.

Además, sentenciaron que si en ocho días no hay solución acordarán medidas radicales que obliguen a las autoridades a establecer una mesa de negociación. Enviado desde mi oficina móvil BlackBerry® de Telcel

Acento: Holgado triunfo de Obama  Posted: 07 Nov 2012 06:36 AM PST

SALVADOR  FLORES  LLAMAS
Con 303 votos electorales por 206 Barack Obama venció a Mitt Romney tras la presidencia de Estados Unidos, un margen muy superior al esperado, pues el republicano creía tener ya la Casa Blanca en la bolsa.  
Clave del triunfo del demócrata fueron: 1) el voto de los afros, los latinos, las mujeres y jóvenes; 2) exhibir a Mitt como empresario que cierra factorías y enemigo de las clases medias; 3) más que tocar el tema económico, habló de un país con proyección, al que quiere guiar a la victoria como 4) un presidente que ya aprendió a serlo.
El reelecto puede influir, más preparado como presidente,  en una mejor distribución de la riqueza y reforzar las clases medias, base de la vida estadounidense, menospreciadas por los republicanos, partido de los grandes empresarios.
Los datos revelan que el sufragio latino fue decisivo en la relección de Obama, por lo que él tendrá buen cuidado en promover la reprometida reforma migratoria, y sería gran torpeza de los republicanos que la sabotearan de nuevo, pues se cerrarían la posibilidad de ganar el voto hispano, que crece exponencialmente allende el Bravo.
En 2008 representó el 9 por ciento de la votación total; ahora fue el 15%.
Peña Nieto, en su inminente visita, hallará un Obama más sensible a mejorar la relación con México: menos trabas a nuestras exportaciones, revisar y equilibrar la estrategia común de ataque al crimen organizado, y más respeto para los mexicanos.
La reforma migratoria, renovada promesa, beneficiaría a nuestros paisanos allá y a sus familias y comunidades acá por el aumento de las remesas. 
En la victoria influyó que, por el embate del huracán Sandy Obama dejó su papel de candidato y se asumió presidente, fue a visitar a los damnificados de Nueva Jersey y Nueva York y ordenó los auxilios durante tres días, con una gran exposición mediática, mientras Romney fue arrinconado y sin ella.
El ex presidente Clinton y el vicepresidente Joseph Biden tomaron su lugar en la campaña, en estados definitorios: Ohio, Florida, Pensilvania, Michigan, tierra de Romney y donde fue gobernador (que perdió por diferencias con los sindicatos) y finalmente fueron para los demócratas.
Pensilvania, Iowa y New Hampshire empezaron a perfilar la relección de Obama, cuando los votos electorales eran muy peleados y el popular (que no cuenta directamente) favorecía a Romney.
Sin duda el carisma y la oratoria fueron determinantes en la relección de Obama, que ahora ya no enfrentará la crisis financiera que le heredó Bush en toda su crudeza, pero sí sus consecuencias, como la mega deuda y la caída de la economía y el empleo, que serán prioridades  sin duda en los próximos cuatro años.
La economía fue preocupación dominante en el 70 por ciento de los electores.
La victoria demócrata pareció apurada muchas horas del super martes, porque la mayoría de votos electorales caían del lado republicano; pero cuando fueron apareciendo los de la costa este de la Unión Americana fue equilibrándose la contienda. La puntilla la dieron los estados de la costa oeste, con California a la cabeza, pues tiene 45  sufragios, el mayor volumen.
No porque sea normal en EU debe dejar de subrayarse en Romney el reconocer su derrota y felicitar al presidente, a quien deseó éxito en su gestión, por el bien de su país y del mundo.
Gesto de civilidad política, que ya nos hace falta en México de parte de quien quiere que le regalen la Presidencia, sin ganarla.

“Lento pero firme” avanza reforma al sistema de justicia penal Posted: 07 Nov 2012 05:43 AM PST

Dice magistrado Elías Azar…
  • El presidente del TSJDF dictó una ponencia en el congreso La nueva justicia penal en México: avances y retos en la implementación de un sistema acusatorio.
Blas A. Buendía
México, DF.- En el Distrito Federal la reforma al sistema de justicia penal avanza lento, pero firme, afirmó el presidente del Tribunal Superior de Justicia, magistrado Edgar Elías Azar, quien fustigó el hecho de que, aparejado con la reforma legislativa, el legislador no haya calculado los impactos financieros que su implementación implicaría.
“Lo contrario (no haber hecho el cálculo) es invitar a la ineficiencia y a acciones nugatorias de justicia, que no puede estar en condiciones óptimas para brindarse si no es pertrechada con los insumos requeridos para su debida y digna actuación”, enfatizó al dictar una ponencia en el congreso La nueva justicia penal en México: avances y retos en la implementación de un sistema acusatorio.
Al subrayar que este hecho fue un “error mayúsculo”, recordó que en Chile, cuyo tribunal es similar en tamaño al del Distrito Federal, se requirieron unos 10 mil millones de dólares para la implementación de su nuevo modelo de justicia, y aclaró que, aunque aquí la inversión no sería de esa envergadura, los recursos han fluido a cuentagotas.
Asimismo, planteó que la reforma al sistema de justicia penal no es materia sujeta a decisión de mayorías, tampoco que se decida por vía democrática, y menos cuestión de gustos o disgustos, sino que se trata de razón perentoria para la acción, y que debe servir para que la judicatura recupere la confianza de la sociedad.
Se refirió a la reforma en materia de narcomenudeo, en la que se decidió que las entidades asumieran responsabilidades en la investigación, persecución y juzgamiento en esta materia, y planteó si con ello no se cae en la ilegalidad para combatir la ilegalidad, al recordar que el tema de narcóticos se mantiene como materia reservada exclusivamente a al federación.
“Vale decir que la federación no está para autorizar nada en este sentido, ni tampoco, en una federación, el nivel federal cede o delega atribuciones al nivel local, pues la fórmula funciona exactamente al revés”, precisó.
El magistrado también previó que habrá muchos problemas, al no haberse unificado los códigos procesales penales de las entidades, porque consideró que habrá 33 criterios diferentes, incluyendo el federal.
“El tema de la simplificación de la legislación es un tema urgente. Si nosotros camináramos por el tema de la unificación, créanme la reforma va a tener una mejor perspectiva de éxito. Esto es: hubiéramos federalizado el código, hubiéramos hecho un solo código procesal con todos sus tinos y desatinos que pudo haber tenido”, expresó.
El hecho es, abundó, que se tendrán 33 sistemas acusatorios diferentes, pero aclaró que ya no es momento de estar lamentado los problemas, sino buscar las soluciones, como hacer todo lo necesario para hacer avanzar el nuevo modelo de justicia penal.
“Mi anhelo mayúsculo es oír que la población mexicana cree más en nosotros los jueces. Para mí ése es el gran propósito que deben tener todos los poderes judiciales del país. Es decir, recuperar una confianza que, indiscutiblemente, la perdimos hace mucho tiempo”, dijo.

Molinos de viento: JUICIO POLÍTICO Posted: 07 Nov 2012 05:41 AM PST

Roberto Rodríguez Baños
(AMI) La amenaza de extinguir el fondo de pensiones y jubilación  el año entrante* debiera ser causal de juicio político a quinen está al frente del gobierno federal, Felipe Calderón en este caso, porque supone la disposición ilegítima del ahorro de los trabajadores para su retiro, para fines distintos a los que le dieron origen. Es exactamente lo mismo que el robo bancario del dinero de sus ahorradores.
Un texto de Laura Ramírez en el portal del Centro de Estudios de Finanzas Públicas,  http://www.contrasteweb.com/, titulado Pérdidas superiores a 34 mmdp por exenciones fiscales en dos años, estima el CEFP ilustra con elocuencia la naturaleza del problema. Máxime cuando se contrasta con el dato provisto en el informe anual del IMSS rendido el lunes pasado, de acuerdo con el cual, al tenor de la nota de Angélica Enciso en La Jornada, durante el pasado sexenio se redujo en 14% la mortalidad infantil, 13% la de diabetes y 12% la mortalidad materna, además [de qué] se han hecho más trasplantes y que aumentaron los renales y de corazón en 40 y 50%, respectivamente. Estos resultados no son mesurables en dinero porque se refieren al bien y derecho esencial del ser humano: La vida, que no se puede cotizar en la bosa de valores.
Entre 2012 y 2014, las exenciones fiscales en el sector primario implicarán la pérdida de más de 34 mil millones de pesos [ ] urge revisar condonaciones de impuestos a grandes productores [ ] El sector primario comprende las actividades agrícolas, es decir de siembra, cultivo y cosecha; ganaderas, que consisten en la cría y engorda de ganado, aves de corral y animales; y de pesca, que comprenden la cría, cultivo, fomento y cuidado de la reproducción de especies marinas y de agua dulce, acuacultura, y captura y extracción de especies. En 2012 se dejaron de recaudar 16 mil 757 millones de pesos en este sector mientras que en 2013 esa cantidad llegará 17 mil 992 millones, lo cual afecta directamente a las finanzas nacionales.
Los beneficios fiscales implican tratos diferenciados entre los contribuyentes y disminuyen los ingresos públicos, lo que significa distorsiones en la asignación de recursos vía el Presupuesto de Egresos de la Federación. De acuerdo con cifras de la SHyCP, con estimaciones referentes a los montos que el erario deja recaudar por beneficios fiscales para este sector en impuestos como el de la Renta y Empresarial a Tasa Única, así como exenciones, subsidios, créditos fiscales, condonaciones, facilidades administrativas, estímulos, deducciones, tratamientos y regímenes especiales [ ] representan 30% del total y ascienden a 5,032 mdp, que para 2013 se calcula que sean 5,373. En cuanto a los beneficios aplicados al IETU, los gastos fiscales otorgados al sector primario ascienden a 2,0787 millones de pesos en 2012, representando 16% del total de gastos fiscales. Los estímulos fiscales equivalen al 1% por ciento del total de los gastos fiscales identificados con este sector, siendo éstos los que repercuten de menor manera la afectación de los ingresos públicos con sólo 174 millones de pesos. Las deducciones otorgadas como facilidades administrativas equivalen a un 52.3%  del total de los gastos fiscales al sector primario y se prevé que se renuncia a una recaudación de 8,764 mdp 2012, la cual se incrementa en 2013 a 9,415 mdp por este concepto en particular. Hasta aquí el texto de Laura Ramírez.
México es una jurisdicción altamente desgravada en comparación con otros países, principalmente respecto a nuestro mayor socio comercial, ya que en los EU estas ganancias distribuibles sí están gravadas. Esto, en sí, ya constituye un estímulo fiscal a la distribución de utilidades, que implica un sacrificio fiscal importante [ ] las tasas impositivas relativas a este impuesto se han disminuido en los últimos años al pasar del 42 al 30%, lo cual constituye un segundo estímulo fiscal para invertir en nuestro país si consideramos que las tasas impositivas de otras jurisdicciones [ ] En materia de IVA, la base gravable se determina considerando la denominada “base consumo” y no la “base ingreso” […] Esto, en sí mismo, debe ser considerado como otro estímulo fiscal a la inversión la recaudación tributaria es tan sólo del 9.8% del PIB […] el primer objetivo es el de incrementar la recaudación a tasas similares a la de países que tienen economías semejantes a la nuestra como Brasil o Chile, cuya recaudación es mayor del 20% del PIB [ ]  Nexos en línea, 01/07/2012, El consenso de México: Andrés Manuel López Obrador http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2102795
Dicho en buen romance, aquí no se trata de cobrar a los trabajadores la opulencia de los ricos sino, simplemente de que estos paguen los impuestos que les corresponden. Y que quienes comenten el crimen de lesa humanidad de dar hambre, enfermedades, desorden social y  muerte a quienes debieran servir, sean castigados. Juicio político a Calderón. rrb@red-ami.com
* Se agotará en 2013 fondo de pensiones y jubilaciones: IMSS, La Jornada, 6 de noviembre de 2013.

Audiosíntesis: Primeras planasPosted: 07 Nov 2012 05:40 AM PST

audio sintesis-PRIMERAS-nov. 7-2012.mp3 audio sintesis-PRIMERAS-nov. 7-2012.mp3 6375 kb   Reproducir   Descargar

Audiosíntesis cortaPosted: 07 Nov 2012 05:39 AM PST

AudioSíntesis-CORTA-nov.7-12.mp3 AudioSíntesis-CORTA-nov.7-12.mp3 1913 kb   Reproducir   Descargar

EL ANTROPOCENO: LA CRISIS ECOLÓGICA SE HACE MUNDIAL. Ramón Fernández Durán


(Tomado de la red)

EL ANTROPOCENO:

LA CRISIS ECOLÓGICA SE HACE MUNDIAL

La expansión del capitalismo global choca con la Biosfera

Ramón Fernández Durán

Miembro de Ecologistas en Acción

Este texto es parte de un libro en elaboración por el autor sobre la Crisis del Capitalismo Global y el previsible Colapso Civilizatorio, vistos a partir de una amplia perspectiva histórica, en el que se hace una especial reflexión sobre la crisis energética mundial. Este trabajo es una pieza más del análisis del siglo XX, la última, a la que se da una particular relevancia con el fin de resaltar que la crisis ecológica no es un fenómeno reciente, sino que ha estado intensificándose a lo largo de todo el siglo XX, y muy especialmente en su segunda mitad. Esta crisis ecológica está irrumpiendo ya fuertemente en el siglo XXI y es uno de los principales condicionantes de la actual Crisis Global de carácter multidimensional. Pero sobre ello volveremos más adelante. Como este texto tiene contenido en sí mismo, el autor piensa que puede tener interés difundirlo en su actual grado de elaboración. Agradezco a Luis González, Yayo Herrero, Iván Murray, Dough Tompkins, Tom Kucharz, Ana Hernando y Chusa Lamarca sus comentarios, así como el trabajo realizado por esta última de cara al diseño del texto. Doy las gracias también a Ecologistas en Acción y a Virus por la futura edición de este libro, así como a la Fundación Deep Ecology por el apoyo recibido.

Í N D I C E

Introducción (pág. 4) La repercusión global del metabolismo urbano-agro-industrial (pág. 6) El capitalismo global se convierte en el principal agente geomorfológico (pág. 8)

-Residuos y contaminación, el lado oculto del metabolismo urbano-agro-industrial (pág. 13) -El impacto en la Hidrosfera y la conversión del agua en el “oro azul” (pág. 17)

De la incidencia en la atmósfera local, al cambio climático planetario (pág. 22)

-El capitalismo global capaz de alterar el clima mundial (pág. 24)

La perturbación de la Biosfera: Un golpe de Estado biológico (pág. 27)

-Insostenibilidad de la industrialización de la agricultura, explotación de bosques y pesquerías (pág. 27)

-El progresivo colapso de la biodiversidad planetaria (pág. 33)

Desbordamiento de la biocapacidad del planeta y deuda ecológica (pág. 36) Gestión institucional de la crisis ecológica y retórica del poder (pág. 39)

-Hacia el “Desarrollo Sostenible”, giro en los discursos y prácticas del poder (pág. 41) -La Cumbre d ela Tierra de Río, el triunfo del simulacro ambientalista (pág. 43) -El Capital y el FMI, BM y OMC, los verdaderos Masters de la Naturaleza (pág. 45) -Hacer negocio con el deterioro ambiental, y profundizarlo con la tecnología eficiente (pág. 47)

Capitalismo global, Sociedad de la Información y degradación de Gaia (pág. 50)

-La falsa desmaterialización d ela Sociedad de la Imagen y la Información (pág. 52)

“Invisibilidad” de la crisis ecológica mundial al entrar en el siglo XXI (pág. 54)

-Treinta años perdidos, resistencias sociales “ecológicas” y efecto boomerang de Gaia (pág. 57

Bibliografía (pág. 61)

2

“El Homo sapiens es tan solo una de las entre 5 y 30 millones de especies que habitan el planeta, y no obstante controla una parte absolutamente desproporcionada de los recursos”

Vitousek, P.; Ehrlich, P.R; Ehrlich, A.H. y Matson, P., “Human appropriation of the products of photosynthesis”

“Lejos de querer que se pare el crecimiento económico (el desarrollo sostenible) reconoce que la pobreza y el subdesarrollo no pueden ser resueltos si no se instaura una nueva era de crecimiento en la que los países desarrollados jueguen un papel importante y recojan también grandes beneficios”

WCED, “Nuestro Futuro en Común” (Informe Brundtland)

“El mundo puede continuar de hecho sin recursos naturales, de manera que el agotamiento de recursos es una de aquellas cosas que pasan, pero que no es una catástrofe”

Solow, R., “Intergenerational equity and exhaustible resources”

“La pretensión de avanzar hacia un mundo social y ecológicamente más equilibrado y estable sin cuestionar las actuales tendencias expansivas de los activos financieros, los agregados monetarios y la mercantilización de la vida en general es algo tan ingenuo que roza la estupidez”

Naredo, J. M., “Raíces económicas del deterioro ecológico y social. Más allá de los dogmas”

NOTA DEL AUTOR: este texto está dedicado a la población de El Salto, núcleo de la periferia metropolitana de Guadalajara (México), que sufre diariamente la tremenda contaminación del río Santiago que la atraviesa. Antiguamente, El Salto era una localidad paradisíaca con una cascada natural bellísima en torno a la cual se fue desarrollando este pequeño núcleo urbano. Pero en la actualidad los efluentes sin tratar de la gran urbe, y sobre todo de distintos polígonos industriales, lo han convertido en un lugar infecto en donde sus habitantes malviven y sobreviven a duras penas. Pero a pesar de ello, sus vecinos y vecinas están dando un ejemplo de dignidad y de lucha, rebelándose contra esta situación y reclamando que este tormento diario acabe cuanto antes. El Salto es una muestra concreta local de la crisis ecológica mundial. Y desde aquí me solidarizo con su lucha y envío un recuerdo muy entrañable a Graciela y Enrique, dos de los dirigentes de esa rebelión vecinal con los que tuve la gran suerte de compartir su experiencia y visitar la zona en 2008, gracias a la colaboración de Yessica.

3

EL ANTROPOCENO: LA CRISIS ECOLÓGICA SE HACE MUNDIAL

La expansión del capitalismo global choca con la Biosfera

Introducción

En el siglo XX pasamos de un mundo “vacío” a un mundo “lleno”, en palabras de Daly (1999), lo que implica una verdadera mutación histórica, haciendo que se hable ya de la entrada en una nueva era geológica: el Antropoceno. El Antropoceno sería una nueva época de la Tierra, consecuencia del despliegue del sistema urbano-agro-industrial a escala global, que se da junto con un incremento poblacional mundial sin parangón histórico. Todo ello ha actuado como una auténtica fuerza geológica con fuertes implicaciones ambientales. La Sociedad Geológica de Londres, la de mayor historia y quizás la más prestigiosa del planeta, así lo ha definido (Davis, 2008). El Holoceno, la etapa histórica que coincide con el inicio de la agricultura y la expansión y evolución de las distintas civilizaciones humanas, es decir, grosso modo los últimos 12.000 años, ha tocado a su fin. El trecho interglacial que define el Holoceno, inusualmente estable en términos de temperatura global, ha terminado, y habríamos entrado en “un intervalo estratigráfico sin precedentes parecidos en los últimos millones de años”. Estaríamos por tanto en una nueva era histórica marcada por la incidencia de la “especie humana” en el planeta Tierra. Pero indudablemente no es toda la especie humana la que así actúa, sino una parte cada vez más importante de la misma que se ve impulsada y condicionada por un sistema, el actual capitalismo global, fuertemente estratificado y con muy diferentes responsabilidades e impactos de sus distintas sociedades e individuos, que ha logrado alterar por primera vez en la Historia el sistema ecológico y geomorfológico global. No sólo el funcionamiento del clima de la Tierra, o la composición y características de sus ríos, mares y océanos, así como la magnitud, diversidad y complejidad de la biodiversidad planetaria, sino hasta el propio paisaje y territorio, convirtiéndose el sistema urbano-agro-industrial ya en la principal fuerza geomorfológica. Una tremenda fuerza de carácter antropogénico, activada y amplificada por un sistema que se basa en el crecimiento y acumulación (dineraria) “sin fin”. Y sus impactos durarán siglos o milenios, y condicionarán cualquier evolución futura.

Indudablemente, el enorme despliegue del capitalismo urbano-agro-industrial a escala global que ha tenido lugar en el siglo XX, así como el incremento hasta ahora imparable de la población, producción y consumo que ha llevado aparejado, no hubieran sido posibles sin ciertas ayudas decisivas. Es más, indispensables. La energía abundante y barata, sobre todo de origen fósil (petróleo, carbón y gas natural), y la disposición también barata y abundante de recursos asismismo claves para su despliegue: agua, minerales (incluido el uranio), alimentos y biomasa, principalmente, que han estado igualmente disponibles por la misma existencia de energía abundante y barata a lo largo de todo el siglo, salvo quizás en los setenta. Y por supuesto, por la oferta en ascenso imparable de fuerza de trabajo asalariada, y asimismo de trabajo doméstico no remunerado (prioritariamente femenino) que hacía viable su reproducción. Son estos factores los que han hecho posible un crecimiento económico mundial sin parangón, a través de un metabolismo urbano-agro-industrial cada día más consumidor de recursos y crecientemente generador de residuos e impactos ambientales y sociales de todo tipo, que han alcanzado definitivamente una dimensión planetaria. Pero, igualmente, todo ello no hubiera sido factible sin un sistema tecnológico, una Megamáquina global, cada día más sofisticada, que ha hecho viable dicho despliegue, y cuyo desarrollo se basa en las mismas premisas. Y, por supuesto, sin la consolidación y profundización de unas

4

megaestructuras de poder político, económico y financiero que lo impulsaran, que operan con importantes tensiones y conflictos entre sí, que se ven condicionadas igualmente por la conflictividad político-social, como ya hemos apuntado (Fdez Durán, 2010), y que no serían viables sin los mismos presupuestos. Todo ello forma un Todo, interrelacionado, que en el siglo XXI se empieza poco a poco a agrietar y desmoronar, por sus contradicciones internas y especialmente por chocar con los límites geofísicos y biológicos planetarios.

El siglo XX inaugura pues un momento decisivo, e irrepetible, en la historia no solo de la especie humana, sino del planeta Tierra. El hecho de que a finales del pasado siglo el sistema urbano-agro-industrial mundial derrochara casi 100.000 veces la energía consumida por los seres humanos a principios del neolítico ha sido determinante en el advenimiento de esta tremenda singularidad histórica. Es más, en el siglo XX dicho sistema ha utilizado más energía que en toda la historia anterior de la Humanidad (McNeill, 2003). De esta forma, una sola especie, la especie humana, o mejor dicho, como hemos señalado, un sistema de poder que ha estructurado y condicionado a una gran parte de la misma, ha logrado desviar en su propio beneficio una gran parte de los recursos del planeta. El 40% de la llamada Producción Primaria Neta, es decir, de la biomasa global, como luego veremos. Lo cual ha tenido impactos muy perniciosos en sectores claves para el mantenimiento de la vida: el agua potable, la tierra fértil, las pesquerías oceánicas, los bosques, la diversidad biológica y la atmósfera planetaria. Además, la explotación de pesquerías, bosques y tierras fértiles parece que ha llegado a su máximo histórico, y enfrenta un declive progresivo a resultas de su creciente agotamiento y del cambio climático en marcha. “El siglo XX, por tanto, es un fragmento diminuto, pero la escala de las transformaciones que ha presenciado empequeñece toda la historia humana anterior” (Christian, 2005).

En definitiva, en los siglos XIX y XX se pensaba que la Biosfera era un espacio inagotable, pero bruscamente estamos constatando que hemos superado ya su biocapacidad, al tiempo que degradábamos el entorno ecológico y geofísico de manera brutal. Así, en las dos o tres últimas décadas el sistema urbano-agro-industrial ha actuado por encima de la capacidad de regeneración del planeta Tierra, gracias al incremento de la capacidad de carga y a la intensificación de los procesos productivos (destructivos) que posibilitan los combustibles fósiles. Lo cual tocará muy pronto su límite en este siglo por el inicio inexorable del declive energético. Pero el sistema mundo capitalista, así como las sociedades que lo componen, vivieron hasta hace poco de espaldas a este hecho incontrovertible, y todavía lo siguen haciendo en muy gran medida, auspiciados por la tremenda capacidad de enmascaramiento y ocultación que posibilitan la Sociedad de la Imagen y la Aldea Global. Sin embargo, la crudísima realidad les obliga a no poder soslayar ya los límites biofísicos a su despliegue y funcionamiento, pues éstos son como veremos, más tarde, una de las causas principales de la actual Crisis Global, que ha disparado las contradicciones internas del mismo. La guerra silenciosa, mortífera y en acelerado ascenso contra la Naturaleza llevada a cabo por la expansión a escala planetaria del sistema urbano-agro-industrial ya no se puede ocultar, y está actuando actualmente como un auténtico boomerang contra el mismo. Pero veamos con más detalle la verdadera dimensión de los desequilibrios y conflictos ecológicos y geomorfológicos que se desarrollaron a lo largo del siglo XX, para confirmar las aseveraciones tan contundentes de esta breve introducción; aunque luego, más adelante, analicemos cómo este apabullante paisaje se ha agravado aún más en la primera década del siglo XXI, en paralelo con la explosión de la Crisis Global, y se empeora todavía más día a día a causa también de las falsas vías que se proponen para superarla. Y todo ello al mismo tiempo que se agudizan las diferencias sociales y territoriales, que se ven agravadas a su vez por la crisis medioambiental.

5

La repercusión global del metabolismo urbano-agro-industrial mundial

La ideología dominante a lo largo del siglo XX, de fuerte raíz en la llamada economía neoclásica (conformada a finales del siglo XIX), con su fe en el crecimiento continuo y el progreso indefinido, sostiene que la expansión del actual modelo productivo y de acumulación se produce como en una burbuja aislada y autosostenida, desconectada de los procesos históricos, y de la realidad social y ambiental. Pero eso es una tremenda falacia. Y aquí nos centraremos en resaltar las implicaciones ambientales del metabolismo del capitalismo global, el modelo claramente dominante ya a escala mundial, pues las sociales y políticas ya se han comentado en otras partes del análisis del siglo XX; entre ellas, cómo este “mundo ideal” descansa sobre otro “mundo invisible” que es el ámbito de la reproducción doméstica, que opera en general fuera de la lógica del mercado, con una estructura claramente patriarcal, y sin el cual ese “mundo ideal” sería sencillamente inviable (Herrero, 2008). De esta forma, atendiendo al ámbito de lo ambiental, el metabolismo del capitalismo global no se puede entender sin un consumo creciente de recursos de todo tipo (inputs biofísicos), en concreto materiales y energía que son extraídos del medio natural, ocasionando importantes impactos sobre el entorno, para ser posteriormente procesados por un sistema tecnológico y organizativo (por así decir, el capital productivo), con el concurso fundamental del trabajo humano (de índole asalariada o dependiente), generando una producción que en parte es acumulada en forma de stock construido (edificios, infraestructuras, etc.), al tiempo que produce también mercancías de toda índole destinadas al consumo. Pero a su vez, ambos procesos engendran importantes residuos o emisiones de muy diversa naturaleza (los outputs biofísicos) que son vueltos a lanzar al medio natural (Murray, 2005). La economía neoclásica para nada considera la necesidad insoslayable de disponer de dichos inputs biofísicos, pues los da por supuestos, y piensa que estarán ahí disponibles ad eternum para ser utilizados sin freno y sin impacto por parte del carrusel imparable de la producción y el consumo; y por supuesto ni considera, es más desprecia, cualquier repercusión medioambiental de los outputs biofísicos, resultado de los procesos productivos y de consumo. Y lo que es más grave, considera que ninguno de los dos puede afectar a su dinámica de expansión “sin fin”, que se presupone, pues es parte de la fe en el Progreso indefinido. Un Progreso que para nada se puede ver frenado ni condicionado por la Biosfera. La “burbuja”, finita y frágil, en la que opera de forma no inocua el capitalismo global.

Pero el hecho de que la producción industrial mundial se multiplicara por más de 50 a lo largo del siglo XX (Heinberg, 2006), que el grado de urbanización planetaria pasara del 15% de la población a principios de siglo a casi el 50% a finales del mismo, al tiempo que la población mundial se multiplicaba por 4 y el número de metrópolis millonarias por 40, que la agricultura industrializada se globalizara en muy gran medida, partiendo prácticamente de cero en 1900, y que el transporte motorizado se desbocara de forma tremenda a finales del siglo, partiendo también prácticamente de la nada y utilizando una construcción extraordinaria de medios e infraestructuras de transporte, pues todo ello hace que el metabolismo urbanoagro- industrial se disparara de forma descomunal en el pasado siglo. Un metabolismo que fue posible por un flujo energético en constante ascenso, especialmente de carácter no renovable, que se multiplicó casi veinte veces a lo largo del siglo, a pesar de las mejoras alcanzadas en la eficiencia de su uso (McNeill, 2003)(ver figura 1). Y así, los impactos de dicho metabolismo sobre la Biosfera, como resultado de los inputs biofísicos demandados, y los outputs igualmente biofísicos generados, han ido fuertemente in crescendo a lo largo de este periodo histórico, además con efectos acumulativos; pues una de las características principales del metabolismo del sistema urbano-agro-industrial es la apertura de los ciclos de utilización de materiales, separados en “recursos” (los inputs biofísicos) y “residuos” (los outputs

6

biofísicos), que en la Naturaleza se cierran en sí mismos. En la Naturaleza no hay “recursos” ni “residuos”, todo funciona como un sistema interrelacionado, activado por la energía externa solar. Lo que es un residuo para un organismo, como resultado de su metabolismo interno, es un recurso para otro, cerrándose los ciclos biofísicos que mantienen, hacen evolucionar y complejizan los ecosistemas y en definitiva la vida.

Este auge perverso del metabolismo urbano-agro-industrial se aceleró aún más en la segunda mitad del siglo XX, en especial en las dos últimas décadas, tras las crisis energéticas de los setenta, cuando el capitalismo alcanza una dimensión y profundidad verdaderamente globales. Y para nada fue ajeno a ello la utilización masiva del petróleo (ver figura 1). Es más, el oro negro fue la energía clave que lo hizo, y lo hace, viable. Sólo el uso de los combustibles derivados del crudo permite comprender cómo el comercio mundial pudo multiplicarse por 50 en la segunda mitad del siglo pasado, dos veces más que la producción industrial (Norberg- Hodge, 2006). La explosión de la movilidad motorizada que lo hizo factible se debió a que el consumo de petróleo se multiplicó por ocho en los últimos cincuenta años del siglo, y que además su consumo se fue dedicando crecientemente a garantizar dicha movilidad (Fdez Durán, 2008). Lo cual permitió que el metabolismo urbano-agro-industrial operara a una escala cada vez más global, mundializando por consiguiente sus impactos. De esta forma, así como en el siglo XIX los impactos del metabolismo del capitalismo industrial estuvieron confinados en los espacios centrales, y fueron relativamente limitados debido a la menor dimensión de los procesos de industrialización-urbanización y transporte motorizado (el mundo “vacío” que comentábamos antes); en el siglo XX dichos impactos se profundizan y mundializan debido a la globalización del sistema urbano-agro-industrial y a la explosión de la movilidad motorizada a escala planetaria (generando el mundo “lleno” ya mencionado).

Pero, además, los impactos ambientales del actual capitalismo global se recrudecen en los espacios periféricos y semiperiféricos, mientras que se contienen en mayor medida en los espacios centrales, como resultado de las relaciones de poder mundial. De esta forma, las repercusiones del metabolismo urbano-agro-industrial se están exportando cada vez más hacia los espacios periféricos y semiperiféricos. Así, el capitalismo global adopta una configuración geográfica de Estados y regiones metropolitanas “ganadoras”, es decir, acumuladoras de capital y atractoras de población, así como sobreconsumidoras de recursos (directos e indirectos) y sobregeneradoras de residuos; mientras que otros Estados y regiones se configuran como espacios “perdedores”, de donde se extraen cada vez más los recursos (con fuertes impactos medioambientales), los capitales y la población, actuando además crecientemente como sumideros de los residuos del sistema urbano-agro-industrial a escala mundial, junto con los mares, los océanos y la atmósfera planetaria. Y ello es así por una división internacional del trabajo y una especialización funcional de los territorios que ha sido impuesta y está gobernada por lo que se ha venido a llamar la Regla del Notario1 (Naredo y Valero, 1999). Así, los territorios centrales se especializan en las actividades de mayor valor añadido, a través de la terciarización creciente de sus economías, mientras que los territorios semiperiféricos y periféricos lo hacen cada vez más en los procesos industriales, sobre todo en aquellos de menor valor añadido, y principalmente en actividades de carácter extractivo. En los territorios centrales predominan pues las funciones mejor remuneradas, más intensivas en tecnología y de menor intensidad material, y por lo tanto de menor impacto ambiental

1 “En la construcción de una casa el mayor consumo energético y de materiales se lo llevan la remoción de tierras, los materiales de construcción, el cemento, el vidrio, y el acero que, sin embargo tienen un reducido precio unitario. Por el contrario, cuando la operación finaliza en la mesa del notario, éste, el promotor, el registrador y el Fisco, consumen en su actividad muy poca energía y materiales y, sin embargo, reciben una buena fracción del precio final de la venta” (Naredo y Valero, 1999).

7

relativo; mientras que en los territorios semiperiféricos y periféricos se desarrollan en general las actividades industriales más contaminantes, más intensivas en trabajo humano y en recursos materiales. En definitiva, se da una creciente asimetría entre la valoración monetaria y el trabajo humano (en especial aquél de carácter más penoso) y el coste físico, lo que implica unos impactos sociales y medioambientales claramente diferenciales en unos y en otros territorios.

-El capitalismo global se convierte en el principal agente geomorfológico

El actual sistema urbano-agro-industrial pone en movimiento cada año un tonelaje de materias primas muy superior a cualquier fuerza geológica. Es más, el comercio mundial mueve, por sí solo, un tonelaje mayor que los aluviones que arrastran todos los ríos del planeta en su conjunto. Y lo que es más grave ese proceso se aceleró desde los años 50, y, tras el paréntesis de los 70, aún más intensamente desde los 80 y hasta la llegada de la Crisis Global. Al tiempo que desde la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (1992) se nos decía que se iba a iniciar un cambio hacia el “Desarrollo Sostenible”. Así, hemos pasado a tener una utilización de 19 Tn de materiales per capita al año en el capitalismo global actual, pero muy desigualmente repartidas a escala mundial2 y por supuesto dentro de cada sociedad. Lo cual contrasta con las 4 Tn per capita de media de las civilizaciones agrarias y con la Tn per capita de las sociedades cazadoras-recolectoras. Si a ello se añade el hecho de que a finales del siglo XX la población mundial se situaba en torno a los 6000 millones de personas, y que el conjunto de civilizaciones agrarias no llegó a superar los 300 millones, claramente nos podemos hacer una idea del salto descomunal en cuanto a movimiento de materiales que se ha producido desde el advenimiento de la Revolución Industrial, y muy especialmente en el siglo

XX. Y sobre todo sus consecuencias geomorfológicas, pues el grueso del movimiento de materiales que se produce actualmente es de recursos físicos, extracción y transporte de rocas y minerales, no de biomasa, como era el caso en las civilizaciones agrarias3. En definitiva, el movimiento de materiales en el actual capitalismo global es más de 1000 veces superior al que las sociedades humanas impulsaban hace unos 500 años a escala planetaria, habiéndose disparado por más de 70 en el siglo XX. Y todo ello con efectos acumulativos. Es por eso por lo que afirmamos taxativamente que el capitalismo urbano-agro-industrial mundial se ha convertido ya en la principal fuerza geomorfológica planetaria (Naredo y Valero, 1999; Murray, 2008; Christian, 2005; Carpintero, 2005; Naredo y Gutierrez, 2005). ¿Pero a qué se debe toda esta desmesura? ¿Y qué es lo que la ha hecho viable? Indudablemente, la desmesura es consecuencia directa de la expansión global del sistema urbano-agro-industrial, pero muy especialmente de la imparable dimensión metropolitana de su expresión territorial, cada vez más amplia y en mancha de aceite, y de la explosión de transporte motorizado que la ha acompañado; tal y como vimos al analizar la evolución de la Segunda Piel (o espacio mundial construido) en el apartado Un Planeta de Metrópolis (Fdez Durán, 2009). Y lo que la hecho principalmente viable todo ello ha sido la utilización masiva del petróleo como energía clave que impulsa el metabolismo del sistema urbano-agro

2 El uso medio de materiales en EEUU es de unos 80 Tn per capita, mientras que en la UE es de unos 45 Tn, siendo la intensidad de uso de materiales per capita en China de 19 Tn, y de unos 7 Tn en los espacios periféricos no emergentes. Lo cual da una idea de la enorme dispersión de la intensidad de usos de materiales, que sería aún mucho más acusada si consideramos que el consumo de manufacturas en los espacios centrales implica un fuerte uso de recursos en los espacios periféricos (Murray et al, 2005; Murray, 2008).

3 El consumo mundial de materiales per capita se distribuye grosso modo de la siguiente forma: 30% combustibles fósiles, 30% materiales metálicos, 30% materiales no metálicos y 10% biomasa (Murray, 2008; Murray, 2009).

8

industrial, y que especialmente mueve los requerimientos de materiales que lo sustentan; eso sí, ese metabolismo se ve garantizado también por otros combustibles fósiles, carbón y gas, y en menor medida por otras energías (nuclear, hidroeléctrica y otras renovables) (ver figura 1). Pero el transporte motorizado depende en más de un 95% de los derivados del petróleo (Heingerg, 2006). Veamos pues todo esto con algo más de detalle.

Evolución de la “producción/extracción” energética mundial, 1860-2007 (unidad: milón Tep) 0 250 500 750 1.000 1.250 1.500 1.750 2.000 2.250 2.500 2.750 3.000 3.250 3.500 3.750 4.000 4.250 1860 1870 1880 1890 1900 1910 1920 1930 1940 1950 1960 1970 1980 1990 2000 2010 Carbón Petróleo Gas Natural Hidráulica Nuclear Biomasa Figura 1

Fuente: Iván Murray (2009)

En el siglo XX la población urbana mundial ha pasado, como dijimos, de unos 250 millones de personas en áreas urbanas en 1900, con unas diez metrópolis millonarias, a unos 3000 millones de personas en núcleos urbano-metropolitanos a finales de siglo, en donde la primacía de las metrópolis millonarias, bastante más de 400, era incontestable. Además, unas 80 de ellas tienen ya más de 10 millones de habitantes, y unas 5 superan los 20 millones, articulándose algunas de ellas en gigantescas megalópolis. Es decir, verdaderos monstruos urbano-metropolitanos, con una huella directa cada vez más difusa sobre el territorio (urban sprawl). Todo lo cual hace que los llamados “usos destructivos” del territorio ocupen ya una extensión del 2% del territorio emergido mundial (Murray, 2005). Una cifra verdaderamente impresionante para cuya plasmación (construcción de infraestructuras, edificios, etc.) ha sido preciso un movimiento de materiales sin precedentes. No en vano tres cuartas partes en peso de todo el trasiego mundial de materiales se relacionan con la construcción (Carpintero, 2005). Y la edificación del espacio urbanizado conlleva una fuerte demanda de materiales de alto impacto territorial en sus lugares de extracción y elevado consumo energético en su elaboración (acero, aluminio, cemento, vidrio y plásticos) (González, 2008). Además, la creación del sistema urbano-metropolitano implica también otras importantes afecciones territoriales indirectas (canteras, presas, infraestructuras interurbanas y otras servidumbres), que suponen también una alta demanda de cemento. Quizás la evolución del consumo de cemento en el mundo indique mejor que nada la impresionante actividad constructora que se ha llevado a cabo en los últimos cincuenta años del siglo XX (ver figura 2), cuando además la industrialización de la construcción favorece el abandono de otros materiales autóctonos. Por último, el funcionamiento diario del sistema urbano-metropolitano comporta asimismo una

9

bulimia sin freno de recursos energéticos, manufacturados y bióticos (principalmente alimentos), con sus correspondientes huellas ecológicas.

Evolución de la producción de cemento mundial, 1930-1995 (millones Tm) 0 250 500 750 1.000 1.250 1.500 1930 1935 1940 1945 1950 1955 1960 1965 1970 1975 1980 1985 1990 1995 América del Norte América Latina y Caribe África Europa Occidental Europa del Este y es-URSS Oriente Medio Asia Oceanía Figura 2

Fuente: Iván Murray (2009)

Es por todo ello que el transporte motorizado masivo se convierte en un elemento absolutamente central del funcionamiento del sistema urbano-agro-industrial global. Algo que choca frontalmente con el funcionamiento de la Biosfera. Pues Gaia privilegia principalmente el transporte vertical, en vez del horizontal. Dicho transporte vertical es el generado por el intercambio de materia entre el reino vegetal, la atmósfera y el suelo, y por el flujo interno de nutrientes dentro de las propias especies vegetales. El transporte horizontal solo lo realizan los animales, que suponen un porcentaje de biomasa muy reducido en comparación con el reino vegetal (el 1%, aproximadamente). Y, además, los animales en general sólo se desplazan pequeñas distancias, economizando el consumo de energía endosomática. El transporte horizontal a largas distancias, como es el caso de las migraciones de grandes animales terrestres y de aves, es generalmente una rareza en la Naturaleza, y se relaciona también con la búsqueda de la ingesta de biomasa estacional que les proporcione la necesaria energía endosomática para mantener su existencia y reproducción (Estevan y Sanz, 1996; Gonzalez, 2008). Pues bien, el actual sistema urbano-agro-industrial opera de forma absolutamente contraria a este funcionamiento de la Naturaleza. Y para hacer factible ese desplazamiento horizontal masivo de materiales, manufacturas y personas necesita de potentes e impactantes infraestructuras que lo posibiliten (carreteras, autopistas, aparcamientos, áreas logísticas, líneas y estaciones ferroviarias, puertos y aeropuertos; en algunos casos de enormes dimensiones) que invaden, destrozan y trocean el territorio, afectando a la biodiversidad y a su mantenimiento.

Pero, además, ese desplazamiento motorizado exige de una diversidad de vehículos cuya construcción requiere una muy importante demanda de minerales metálicos (de hecho el sector de la automoción es el que más minerales consume), para cuya extracción es preciso

10

una gran remoción de materiales no metálicos, de fuerte impacto territorial y que se efectúa con maquinaria activada por derivados del petróleo. Son los llamados flujos ocultos y las “mochilas ecológicas” correspondientes (Carpintero, 2005; Murray, 2005 y 2009). Por otra parte, la propia operación de los vehículos de transporte motorizado (motos, coches, camiones, autobuses, trenes, barcos y aviones) está basada igualmente, como decíamos, de forma casi exclusiva en los derivados del oro negro. Esa fortísima dependencia del petróleo de la movilidad motorizada a finales del siglo XX es un cambio trascendental en 100 años, pues la movilidad motorizada era muy reducida a principios de siglo XX, y estaba basada casi exclusivamente en el carbón (barcos y ferrocarriles de vapor), siendo el resto tracción animal por carretera, transporte marítimo a vela y sobre todo transporte peatonal, y en bastante menor medida en bicicleta. El transporte de personas por medios eléctricos, metro y tranvías, era muy residual, y sólo estaba presente en las principales ciudades centrales.

Sin embargo, la movilidad motorizada explota a lo largo del siglo XX, sobre todo en su segunda mitad, y muy especialmente en sus dos últimas décadas, tras el parón de los setenta. Es a partir de entonces cuando estalla el comercio internacional de materiales y alimentos. Lo cual implica un crecimiento especialmente intenso en el transporte por carretera, pero también en el marítimo y aéreo, como resultado de la expansión del nuevo capitalismo global; mientras que en el ferrocarril, aunque crece fuertemente en la primera mitad del siglo, se estanca en gran medida desde entonces, tal y como vimos en el apartado Un Planeta de Metrópolis. Y esa explosión de la movilidad motorizada es particularmente aguda en los espacios urbano-metropolitanos, en paralelo a su crecimiento “irrefrenable”. De hecho, tres cuartos de todo el petróleo mundial se consume en dichos territorios (Heinberg, 2006). Y eso que a lo largo del siglo se crearon en muchas metrópolis mundiales importantes, y en algunos casos muy importantes, sistemas de transporte colectivo a tracción eléctrica (trenes, metros y tranvías); al tiempo que se disparaba igualmente en dichos territorios el transporte vertical eléctrico por ascensores. Pero la movilidad motorizada por carretera desbordó con mucho el papel de todos esos medios, incentivada además por la nueva “Ciudad Difusa”, creciendo a un ritmo aproximadamente el doble del PIB (Fdez Durán, 2000).

En definitiva, el transporte motorizado es el que ha permitido el incremento de la capacidad de carga del territorio, junto con una tecnología de extracción de materiales de la corteza y la superficie terrestre cada vez más compleja (Heinberg, 2006). Sin ellas, hubiera sido inviable la tremenda concentración poblacional mundial en los espacios urbanometropolitanos. De hecho, si los espacios urbano-metropolitanos hubiesen tenido que construirse y sobrevivir con los recursos físicos y bióticos (entre ellos los alimentos) de los territorios cercanos, simplemente no lo hubiesen podido hacer, y hubieran visto frenado su crecimiento. Pero el petróleo es el que ha hecho factible este “milagro”, es decir, tanto la capacidad de extracción como el transporte motorizado. Y ha generado islas territoriales de “orden aparente”, mientras que generaba “océanos de desorden” creciente a su alredor, y en territorios cada vez más alejados a escala planetaria. Pues hasta allí llegaban los impactos del crecimiento y funcionamiento de las metrópolis. Los espacio urbano-metropolitanos, en especial en los territorios centrales, no pueden sobrevivir sin el transporte a larga distancia, y es curioso como en éste el peso y volumen principal lo ocupan los combustibles, seguidos de los productos agrícolas, minerales y manufacturas, que ocupan un peso similar (Murray, 2005). Y es preciso recordar que la extracción de minerales (energéticos y no energéticos) implica la remoción de gran cantidad materiales (gangas). De esta forma, el impacto de los espacios urbano-metropolitanos se deja sentir no solo en sus entornos más o menos inmediatos (de donde provienen gran parte de los materiales de construcción), sino en los mundos rurales cercanos, lejanos y muy lejanos (de donde provienen los alimentos), así como

11

en muchos territorios mundiales que actúan de minas para satisfacer la sed insaciable de recursos no bióticos de dichos espacios. Lo cual está convirtiendo el Planeta de Metrópolis en una Gran Mina. En el mundo van proliferando cada vez más las extracciones de materiales en yacimientos a cielo abierto, especialmente en los espacios periféricos, que en algunos casos llegan hasta 1,5 kms de profundidad, aparte de que también se perforan minas hasta 3 kms enel interior de la corteza terrestre. Ésta última de unos 40 kms de grosor. Es decir, hasta casi las mismas entrañas de la Tierra llega pues la insaciable demanda de minerales del sistema urbano-agro-industrial, gracias a la utilización de los combustibles fósiles, y a consecuencia también de los mismos (Young, 1992; Naredo y Valero, 1999).

Indudablemente, la extracción de minerales y energía no se lleva a cabo, en general, sin resistencias sociales. Sobre todo si en los territorios donde se realizan están habitados, y más aún si las poblaciones afectadas dependen de los recursos naturales existentes en los mismos; caso de las poblaciones campesinas e indígenas. De hecho, el siglo XX se abre con importantes levantamientos indígenas en Tampico, México, como contestación al inicio de la explotación de petróleo (McNeill, 2003). Y esa tendencia va a estar presente, en mayor o menor medida, a lo largo de todo el siglo conforme se va expandiendo y configurando la actual Gran Mina Global. Sin embargo, estas resistencias, aunque importantes y hasta muy importantes, en ocasiones, no han logrado frenar el avance imparable de la actividad extractiva. Aunque lo han condicionado a veces. Quizás el principal problema que se han encontrado esas resistencias era la falta de apoyos en las poblaciones urbano-metropolitanas, que son incapaces de vislumbrar que sus formas de producción y consumo, en suma sus formas de vida, determinadas por supuesto por el capitalismo global, son las responsables de la destrucción y desarraigo que ocasiona la extracción de los inputs biofísicos necesarios para mantener y expandir la Sociedad Industrial. Los impactos se perciben tan “remotos”, si es que la Aldea Global se digna a hablar de ellos, aunque sea de forma manipulada, que no suscitan la mínima atención. Y así, la derrota de esas resistencias se ha podido llevar a cabo con importantes dosis de represión en muchas ocasiones, pero también dividiendo a las propias comunidades afectadas, y seduciéndolas con pequeñas concesiones (construcción de escuelas, nuevas viviendas, etc.), cuyo desarrollo siempre ha estado relacionado con la resistencia desplegada. A finales del siglo, esas resistencias se intensifican en muchos de los territorios periféricos mundiales, en paralelo al cada vez mayor despliegue en los mismos de la Gran Mina Global. Las resistencias campesinas e indígenas a la extracción de recursos mineros y energéticos han sido (y están siendo) particularmente intensas en América Latina, donde a veces han derribado gobiernos, provocando cambios muy importantes de régimen político (caso, p.e., de Bolivia), o condicionando fuertemente el ejercicio del poder (caso, p.e., de Perú y Ecuador). En África, las resistencias indígenas a la extracción de petróleo en el Delta del Niger (algunas de ellas de carácter armado) han llegado a tener también un tremendo impacto, condicionando las formas de explotación del crudo.

Así pues, la Primera Piel planetaria, su cubierta natural, la Biosfera, no hace sino mermar y degradarse a pasos agigantados, modificándose además profundamente el paisaje originario; pues éste se ve también crecientemente alterado y artificializado, de forma cada vez más industrializada, para satisfacer la demanda en ascenso de productos bióticos (alimentos, madera, etc.), como veremos más tarde. De esta manera, el diálogo de siglos entre los núcleos urbanos preindustiales y sus entornos naturales inmediatos, que había generado en muchos casos paisajes culturales de enorme belleza, diversidad y complejidad, ha sido reemplazado por el Monólogo Metropolitano, profundamente autista y altamente destructivo de sus entornos inmediatos y del mundo entero. Ese es el proceder actual de la Segunda Piel urbanizada, que se expande fuertemente, pero a un ritmo inferior al que retrocede y se degrada

12

la Primera Piel natural. La razón es que los sistemas urbano-metropolitanos, en concreto aquellos de los espacios centrales, no solo son gigantescos sumideros de energía y recursos, que provocan profundas huellas ecológicas locales y globales, sino que actúan también de efervescentes volcanes de residuos y emisiones de toda índole, que impactan igualmente sobre la Biosfera (en suelos, recursos hídricos y atmósfera), alterando y desbordando su capacidad de absorción y regeneración. Y lo mismo podríamos decir de los sistemas agroindustriales, fuertemente demandantes y consumidores de energía fósil, y muy impactantes sobre el medio natural a causa de su metabolismo contaminante. Al igual que todo el sistema industrial. Es hora pues de resaltarlo.

– Residuos y contaminación, el lado oculto del metabolismo urbano-agro-industrial El impacto territorial y ambiental de las demandas de materiales y energía que requiere el metabolismo urbano-agro-industrial permanece en muy gran medida oculto en el enfoque económico dominante, en las estadísticas oficiales y sobre todo a los ojos de la ciudadanía que habita en las metrópolis, principal “beneficiaria” de su consumo y a la vez subyugada por la Sociedad de la Imagen y la Aldea Global. Y, por supuesto, porque las poblaciones urbanometropolitanas se encuentran alejadas de los impactos de los inputs biofísicos de su propio metabolismo, pues éstos en general se manifiestan en territorios distantes o muy distantes. Pero las secuelas de residuos y contaminación que genera el otro lado del metabolismo urbano-agro-industrial, es decir, una vez realizado éste, sus outputs biofísicos, permanecen aún más recónditas, pues es algo que se menosprecia y que simplemente no se quiere ver. Esto es, se cierran los ojos ante las crecientes consecuencias indeseables de la degradación ambiental que conllevan y que están afectando ya al mantenimiento de la vida. Sobre todo porque en muchas ocasiones tienen menor visibilidad física (por ejemplo gran parte de las emisiones a la atmósfera, ríos, océanos y suelos) y aquejan principalmente a los territorios más periféricos y empobrecidos, mientras que no por casualidad se manifiestan con menor intensidad en los espacios centrales. Por dos razones, porque cada vez más se exportan las actividades más contaminantes y los residuos a la Periferia, y por ciertas regulaciones y medidas correctoras que se tomaron a lo largo del siglo XX en los espacios centrales que, como veremos más tarde, se presentaron como la panacea para hacer frente a sus efectos. Eran las llamadas “medidas de final de tubería”, que permitían reducir los efectos más nocivos en los entornos más inmediatos de los espacios urbano-industriales del Centro Occidental, fundamentalmente, pero que para nada eliminaban o limitaban la acumulación negativa de los outputs biofísicos del metabolismo urbano-agro-industrial a escala global. Principalmente porque la dimensión de éstos no hacía sino expandirse a nivel mundial.

En suma, el tratamiento de este lado oscuro del metabolismo ha consistido prioritariamente en meter la “basura bajo de la alfombra”, o alejarla lo más posible, para no verla; tan solo se ha resaltado (y no sin tensiones) en el caso de las emisiones de CO2, causantes del efecto invernadero, como más tarde comentaremos. Pero dicha “basura” sencillamente se resiste a desaparecer y a hacerse invisible. Es más, crecen de forma exponencial los residuos sólidos, líquidos y gaseosos, y su carácter en muchos casos contaminante. Sobre todo porque en la segunda mitad del siglo XX, y especialmente en sus últimas décadas, hemos entrado de lleno en una civilización consumista basada en el “usar y tirar”, lo que ha dificultado aún más el cierre de los ciclos de materiales, y ha agravado las consecuencias de la contaminación urbano-agro-industrial. De esta forma, la “basura” sale por la ventana del capitalismo global hacia la Naturaleza, y al ser ésta incapaz de asimilarla y metabolizarla, aquélla está entrando ya, otra vez, con todas las de la ley, por su puerta principal, desbaratando cada vez más la fiesta. Y eso que solo ha llegado de forma firme hasta

13

el hall de entrada, y todavía no ha alcanzado plenamente los salones principales donde la fiesta continúa, por ahora, aunque algo más mermada en la actualidad por la llegada de la Crisis Global. O quizás, mejor dicho, porque no ha adquirido la visibilidad necesaria en dichos salones, para hacer conscientes a los que allí todavía disfrutan, de que las consecuencias del metabolismo de su muy desigual jolgorio ya están entre ellos, y no afectan solo a los desheredados o a los territorios lejanos.

La explosión de los residuos sólidos, tanto urbanos (domésticos, industriales y terciarios) como agroindustriales, muchos de ellos de muy difícil reciclaje y de carácter tóxico, se acelera en la segunda mitad del siglo XX. Primero por la intensificación de los procesos de metropolización, pero también por el fuerte incremento de la producción industrial. Los residuos de muchos sectores de la actividad terciaria son indudablemente menores, pero para nada es ésta una actividad inocua a este respecto. De hecho, la importante expansión que experimentó la gran distribución comercial en las últimas décadas del siglo XX, ha contribuido decisivamente a la proliferación de residuos sólidos, debido al sobreembalado y sobreempaquetado de los alimentos preparados industrialmente y transportados a larga distancia. Igualmente, el fuerte crecimiento de la producción y distribución a gran escala, ha hecho inviable (por falta de rentabilidad) la retornabilidad y reutilización de los envases, que anteriormente eran de vidrio, y recorrían distancias cortas, experimentando una evolución espectacular el uso de envases de plástico, no retornables y difícilmente reciclables. Todo lo cual ha comportado ahorros considerables para el productor y el distribuidor, pero ha cargado las cuentas del coste de la recogida de unos residuos urbanos en ascenso imparable sobre los contribuyentes, mientras que grandes actores empresariales hacen negocio con su recolección y tratamiento. Una actividad que antes se realizaba por pequeños actores, que ayudaban al reciclaje y al cierre en gran medida de los ciclos de materiales. Y es más, el hecho de que los kms recorridos por los residuos sean crecientes, debido a la expansión de las metrópolis, es otro factor más que contribuye al encarecimiento de la recogida y tratamiento de los mismos. Los vertederos cercanos se colmatan, o dejan de ser asumibles por la “opinión pública”, mientras que se acometen programas de incineración de residuos con el fin de reducir fuertemente su volumen, y de paso ayudar a su “valorización” energética de los mismos; el nuevo eufemismo que implica además aporte energético fósil para llevarlo a cabo. Lo cual transforma el grueso de esos residuos sólidos en residuos gaseosos, algunos altamente peligrosos (dioxinas, furanos), pero invisibles. En suma, se renuncia en gran medida al reciclaje, al tiempo que se incrementa la contaminación. Incluso la muy “ecológica” UE, que promueve ya descaradamente esta “solución” (González, 2008).

Por otro lado, en los últimos 50 años del siglo XX, asistimos a una expansión verdaderamente impresionante de la industria química, que ha generado, aparte de un estallido de la producción de plásticos (petroquímica), muy difíciles como decimos de tratar y reciclar, una enorme variedad de sustancias sintéticas de carácter tóxico y persistente. En la actualidad podemos decir que circulan libremente por el mundo unas 140.000 sustancias químicas de carácter más o menos nocivo. Sustancias que se han sacado al mercado y se han comercializado sin ninguna, o mínimas, medidas de seguridad. El principio de precaución brilla por su ausencia. De esta forma, se desconoce la peligrosidad de muchas sustancias químicas existentes. Y ello ha provocado que las enfermedades por exposición ambiental a las sustancias químicas se hayan disparado. El cáncer muy especialmente, pero también enfermedades de índole reproductiva (infertilidad, malformaciones, etc.), alteraciones hormonales (diabetes, problemas tiroideos), disfunciones inmunológicas (alergias, dermatitis), y problemas neurológicos (de aprendizaje, autismo, hiperactividad, Alzheimer, Parkinson, etc.). Algunas de ellas han alcanzado ya cifras epidémicas, siendo los niños y las niñas los

14

más especialmente vulnerables a la exposición a dichas sustancias tóxicas, sobre todo a este cóctel de miles de sustancias químicas cuyos efectos nocivos vamos conociendo ya desde hace años (Romano, 2009). La primera voz de alarma la dio Rachel Carson, en su libro La Primavera Silenciosa (1962), alertando de los peligros del DDT. Pero esta primera voz que clamaba en el desierto se producía cuando la industria química, y sobre todo la petroquímica, estaba solo en el principio de su despegue a escala global. Y las consecuencias de su actividad se sufrieron al principio en los territorios centrales, donde empezó, y antes de que se llegara a regular algo su funcionamiento en los mismos (el DDT, p.e., se prohibió). Más tarde su impacto alcanzó al mundo entero, aunque su intensidad sea diferencial, siendo cada vez más manifiesta en los territorios de la Periferia, debido a la ausencia de regulación.

Quizás el primer desastre de la industria química que tuvo una repercusión verdaderamente global fue la explosión de la fábrica de Union Carbide en Bhopal (India), en 1984. La nube de gases tóxicos, y muy tóxicos, así como los metales pesados que se generaron, acabaron con la vida de unas 20.000 personas, sus efectos alcanzaron a otras 600.000, y de ellas gravemente a 150.000 (De Grazia, 1985). Una catástrofe química sin paliativos, la mayor de la historia, de la que todavía sus víctimas no han recibido ni un duro de Union Carbide. El gobierno indio ha sido el que se ha hecho cargo mínimamente de las consecuencias de esta devastación, con una “ayuda” absolutamente testimonial de la transnacional, que abandonó la zona dejando miles de toneladas de productos contaminantes, que todavía hoy afectan a sus acuíferos. La lucha internacional para procesar a Union Carbide ha sido imposible de materializar, pues no existe ninguna corte mundial que permita juzgar estas tragedias humanas y ambientales. Y esta lucha se ha vuelto casi imposible una vez que Union Carbide fue absorbida en 2001 por Dow Chemical, la mayor transnacional química del mundo. Pero aunque no se han producido desde entonces desastres químicos de esa magnitud y repercusión internacional, eso para nada quiere decir que no se produzcan de tanto en tanto “mini-bhopales” con graves repercusiones en las localidades donde acotencen, tanto del Centro como especialmente de la Periferia. Aparte de que la contaminación diaria por metales pesados, consecuencia de toda la industrialización del siglo XX, no hace sino diseminarse por el entorno e introducirse crecientemente en la cadena alimentaria (McNeill, 2003).

Pero una nueva y tremenda sacudida del lado más oculto del metabolismo de la Sociedad Industrial fue la explosión de la central nuclear de Chernobil (Ucrania), en 1986, tan solo dos años después. Una explosión que como vimos precipitó el hundimiento de la URSS. El accidente provocó decenas de muertos en los primeros días, implicó el desplazamiento de más de 200.000 personas de sus hogares, las defunciones posteriores por cáncer han alcanzado a miles de personas, y sus consecuencias afectan en mayor o menor medida a centenares de miles. Además, la radiactividad generada por el accidente llegó a afectar con diferente intensidad a casi todo el territorio europeo (IPPNW, 2006). De esta forma, la existencia del llamado “Telón de Acero” fue incapaz de contener el impacto del accidente en el Este, pues acabó afectando también a una parte muy importante del Oeste europeo. La atmósfera no respeta fronteras geopolíticas. Y este accidente nuclear superó con mucho a otro también muy importante, pero de menores dimensiones, que se produjo en la costa Este de EEUU, como resultado de la catástrofe del reactor de Three Mile Island en 1979. Los dos accidentes frenaron en seco la expansión de la industria nuclear, aquejada de fuertes costes y de una gran contestación ciudadana en Occidente. Estos y otros accidentes y peligros de la llamada Sociedad Industrial llevaron a Ulrich Beck (1994) a caracterizarla, sobre todo en su dimensión más contemporánea, como la Sociedad del Riesgo. Sociedad del Riesgo que a finales del siglo XX se ampliaba al planeta entero, como resultado del comercio internacional de residuos peligrosos del Centro hacia la Periferia, en auge creciente desde los años 70 a pesar de su, en

15

teoría, prohibición a escala internacional. Residuos que muchas veces se vierten en alta mar de los océanos del Sur, para después acabar en las costas africanas o asiáticas, como ocurrió a consecuencia del Tsunami de 2004 en el océano Índico.

Por otra parte, es importante resaltar la contaminación química, biológica y radiactiva provocada a lo largo del siglo XX por la guerra y la industria militar. El armamento químico y biológico se utilizó de forma importante en la Primera Guerra Mundial, con efectos humanos tremendos. Es por eso por lo que los países occidentales deciden en Ginebra en 1923 no recurrir a este tipo de armas, pero se utilizan ampliamente contra los movimientos de liberación nacional en los territorios bajo su dominio colonial en el periodo entreguerras (incluido España en el Rif). En la Segunda Guerra Mundial su uso fue “contenido”, pues cada bando temía que si lo utilizaba masivamente, el bando contrario respondería de la misma forma. Japón fue quizás el que más recurrió a ello. Pero su producción y almacenamiento siguió yendo a más, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial durante la Guerra Fría, y en Vietnam fueron utilizadas por EEUU. Este tipo de armamento fue empleado ampliamente en la Guerra Iraq-Irán en los 80, siendo proporcionado a Saddam Hussein por países occidentales, y no se llegaría a prohibir hasta después de la Caída del Muro de Berlín y el Colapso de la URSS. Es entonces, en 1993, cuando en el marco de NNUU se firma la Convención sobre Armamento Químico y Bacteriológico que prohíbe (en teoría) su producción y almacenamiento, pasando a considerar estas armas como de destrucción masiva. Pero su producción y utilización a lo largo de todo el siglo pasado han tenido importantes impactos ambientales, todavía por determinar con exactitud, pues el secretismo militar lo impide. Lo mismo podemos decir del armamento nuclear y de las múltiples pruebas nucleares realizadas en muchas partes del mundo por las potencias nucleares en las últimas décadas (Nevada, Argelia, Polinesia, Siberia, etc.), tras los bombazos de Hiroshima y Nagasaki que abrieron la carrera nuclear mundial. Pero también conviene subrayar el fuerte impacto radiactivo que las armas con uranio empobrecido han tenido en las actuaciones militares contra Iraq o en la Guerra contra Serbia. Sus impactos humanos cada vez son más conocidos y denunciados, pero sus repercusiones ambientales, reales, permanecen en gran medida ocultas.

Finalmente, decir que las resistencias sociales en relación con los impactos medioambientales y humanos del lado más sombrío e “invisible” del metabolismo urbanoagro- industrial (incluida su dimensión militar), es decir, sus outputs biofísicos, han sido en general menores que las resistencias a los impactos de sus inputs biofísicos, antes mencionados. De todas maneras, las formas de contaminación más intensas no se han producido sin una fuerte contestación social, sobre todo si se producían en el interior o en las cercanías de importantes concentraciones humanas, como apuntaremos más tarde. Y esa contestación propició en muchos casos la toma de medidas para reducir los impactos ambientales y sociales. Sin embargo, el advenimiento a finales del siglo de la llamada Sociedad del Riesgo a escala global, en la que dicho riesgo se intensifica en determinados territorios periféricos, hace que éste pase a ser considerado como una forma más de facilitar la gobernanza política del capitalismo global. La activación del miedo de masas ante presentes o futuros riesgos, y sobre todo el tratamiento mediático de los riesgos que proliferan en la Periferia, hace que la población valore la mayor “normalidad” de los territorios centrales, en donde “esas cosas” que “allí” acontecen “aquí” no pasan, gracias al buen hacer políticoempresarial. Eso sí, para nada se informa y se debate de por qué ocurren “esas cosas”, si “aquí” también se dan, aunque de otras formas, y mucho menos si es posible abordarlas seriamente sin un profundo cambio del sistema urbano-agro-industrial a escala mundial.

16

En definitiva, a finales del siglo XX la contaminación se convierte ya en un problema cada vez más global, como el propio capitalismo, cuando al principio del siglo la contaminación aunque grave y hasta muy grave, en algunos casos, era un problema puramente local. De ubicaciones industriales y ciudades concretas, como veremos a continuación cuando analicemos más en detalle los impactos del sistema urbano-agro-industrial en la Hidrosfera, en la Atmósfera y en general en la Biosfera. En este sentido, la Sociedad Industrial capitalista, claramente ya la única existente y de proyección mundial, tras la crisis y el colapso del Socialismo Real, la otra versión de Sociedad Industrial (en este caso de Estado) que sucumbió provocando un ecocidio, está caminando todavía de la mano de Occidente, aunque cada vez más apoyada por sus nuevos y potentes adláteres emergentes, hacia su forma particular de ecocidio (Los Amigos de Ludd, 2007).

El impacto en la Hidrosfera y la conversión del agua en el “oro azul”

En el siglo XX, la repercusión ambiental del capitalismo global no queda circunscrita a las tierras emergidas, donde éste se desarrolla principalmente, sino que salta definitivamente de éstas a los mares y océanos, que cubren casi tres cuartas partes de la superficie planetaria, afectando a gran parte del ciclo hidrológico. Sobre todo a la circulación de éste como agua dulce en su contacto con la geoesfera: ríos, lagos, acuíferos, humedales, glaciares, etc. El agua dulce sólo supone menos del 3% del total de la hidrosfera, pero por supuesto es la que está sometida a mayor demanda y presión; sobre todo un tercio de la misma, pues dos tercios se encuentra en glaciares y casquetes polares. De hecho, las actividades humanas, y muy en concreto las demandas del sistema urbano-agro-industrial, se apropian de más de un 50% del agua dulce líquida del mundo. Eso sí, el consumo mundial de agua dulce es enormemente desigual, está muy relacionado con los niveles de renta, y hay más de 1000 millones de personas que no tienen acceso directo a este recurso básico para la vida. Y eso que la población mundial se ha asentado históricamente allí donde era factible el acceso al líquido elemento. Es por ello por lo que las zonas desérticas, caracterizadas por la ausencia de agua superficial, se encuentran prácticamente deshabitadas. Es decir, nada menos que un tercio de las tierras emergidas del mundo. Además, el agua dulce de ser en general un bien relativamente abundante y libre, en las zonas no desérticas, aunque muy desigualmente repartido geográficamente, va a pasar a convertirse en un recurso progresivamente escaso, y cada vez más mercantilizado y contaminado. La razón es su sobre-explotación y deterioro. Especialmente, porque esa mitad del agua dulce del mundo, que utiliza el presente sistema urbano-agro-industrial global, es luego devuelta al ciclo hidrológico en general contaminada, provocando una degradación aún mayor de este recurso y una mayor dificultad por tanto de acceso al mismo (McNeill, 2003, Naredo, 2002, Diamond, 2007).

Pero el tremendo salto en el consumo mundial de agua en el siglo XX no ha venido determinado por la cuadriplicación de la población planetaria en este periodo. O no principalmente como resultado del consumo humano directo. Sino que ha estado causado por las demandas en ascenso imparable del sistema urbano-agro-industrial global, y por una distribución de las rentas y los consumos hídricos cada vez más desiguales. El consumo de agua se multiplicó diez veces a escala mundial a lo largo del siglo, pero esta multiplicación exponencial del consumo, dos veces y media mayor que el incremento de la población global, se ha debido a la intensificación de los procesos industriales y especialmente a la agricultura industrializada, así como a consumos crecientemente suntuarios de parte de las poblaciones urbano-metropolitanas. Especialmente de aquellas de mayor renta y que habitan en tejidos residenciales suburbanos de baja densidad, sobre todo en los espacios centrales. O en los

17

complejos turísticos en países periféricos, donde grandes empresas como Club Mediterranee garantizan consumos de 1400 litros por turista, en Marruecos p.e., mientras que la población local a duras penas accede a 15 litros por persona. Aparte de que las poblaciones del Centro “importan” también agua de la Periferia en forma de mercancías, pues su uso y abuso está presente en la producción de todos los productos manufacturados. Sin embargo, es la agricultura industrializada la que se lleva la parte del león mundial del consumo de agua dulce, y la que es cada vez más responsable de su deterioro. En el siglo XX la superficie regada mundial se multiplicó por cinco, siendo la agricultura industrializada la principal responsable de ese incremento. Y ello fue factible por la energía barata que permitió explotar acuíferos a gran escala mediante el bombeo masivo de agua, sobre todo en la segunda mitad del siglo, gracias al petróleo. Lo cual posibilitó que crecieran las ciudades y que llegaran hasta florecer los desiertos, allí donde el oro negro era abundante (McNeill, 2003).

Sin embargo, la época de la explotación industrializada de los acuíferos será probablemente una época pasajera, excepto en aquellos sitios donde se extraen por debajo de su tasa de reposición. En la actualidad, la minoría de las explotaciones del planeta. El caso más extremo sería el de Arabia Saudita, que cultiva hasta trigo en el desierto para autoalimentarse, al tiempo que exporta parte del mismo. Eso sí, consumiendo agua fósil a un ritmo absolutamente depredador, para los recursos hídricos subterráneos existentes, gracias también a la exuberancia de petróleo de su subsuelo. Pero lo mismo ocurre en otras petro-monarquías de Oriente Medio, o en Libia, con consumos de agua absolutamente irracionales y fastuosos, para el entorno en que se hallan enclavadas. En Dubai hasta para alimentar la mayor pista de esquí cubierta del mundo. Un verdadero despropósito ambiental y energético. Y ante el agotamiento creciente de sus escasos recursos subterráneos, pues es agua fósil histórica, todos ellos recurren cada vez más a costosas técnicas de desalación que se sustentan en el consumo imparable de crudo. Pero también se ha hecho aflorar masivamente el riego en otros territorios donde las aguas superficiales escaseaban, pero la energía era barata, como en el Medio Oeste estadounidense. Allí, el descenso del enorme acuífero de Ogalalla ya es dramático y está empezando a poner en cuestión la productividad agraria del llamado granero del mundo. En otros territorios del planeta el progresivo agotamiento de los recursos hídricos subterráneos también está poniendo en solfa la continuidad de un ritmo de producción agraria que se sustenta en un consumo devastador y contaminador del agua (McNeill, 2003).

La agricultura industrializada es uno de los principales responsables de la creciente contaminación de los recursos hídricos, a la que se suman los efluentes urbanos e industriales. El volumen de nutrientes químicos sintéticos de la agricultura industrializada, junto con la toxicidad de herbicidas y pesticidas, están ocasionando un muy serio deterioro de las aguas superficiales y subterráneas. A ello se suma la ausencia de un tratamiento adecuado de las aguas de los complejos metropolitano-industriales, sobre todo en los territorios periféricos, donde es prácticamente inexistente. La depuración de las aguas residuales es una realidad solo en los territorios urbano-metropolitanos de los espacios centrales. Pero solo una realidad incompleta, pues la eliminación de determinados componentes químicos persistentes es muy difícil y costosa de alcanzar. Lo cual provoca la creciente eutrofización y contaminación de muchos lagos y embalses, además de un impacto en ascenso en los mares interiores y en las zonas litorales con presión urbano-industrial y turística. El Adriático, el Báltico, el Mar Negro son ya mares altamente contaminados, pero también en menor medida el Mar Rojo, el Golfo Pérsico, el Mar Amarillo o el Mar de Japón. Y por supuesto el Mediterráneo y el Golfo de México, donde desemboca el Missisipi con toda la carga contaminante de la agricultura industrializada del Mid-West estadounidense. Además, tanto el Mare Nostrum como el Golfo de México son las zonas del mundo de mayor intensidad de tráfico petrolero del mundo, lo

18

que contribuye también a su contaminación. No en vano los petroleros suelen limpiar sus tanques en alta mar después de descargar en los puertos. Además, de tanto en tanto asistimos a accidentes y hundimientos de petroleros o buques cisternas que ocasionan verdaderos desastres ambientales (Exxon Valdez, Erika, Prestige, etc.) (McNeill, 2003).

La agricultura industrializada ha contribuido igualmente a la creciente salinización de muchos de los suelos y acuíferos existentes, debido a la sobreexplotación o a la intrusión marina en zonas costeras. Especialmente reseñable es el caso de la cuenca del Indo entre Pakistán e India, donde se ha desarrollado el plan de regadío más importante del mundo, hoy tocado de muerte gran parte de él por la salinización, sobre todo en su parte paquistaní4. La mayor expansión agraria de la historia está a punto de convertirse en el mayor fracaso de la agricultura industrializada y de la ingeniería de regadío. Quizás como el que aconteció en el Mar de Aral por los planes de regadío para cultivo de algodón de la burocracia soviética, que provocó un enorme descalabro ambiental, ocasionando su práctica desaparición. Hoy cientos de barcos yacen varados en la arena, como testigos mudos de un pasado que se evaporó. Nunca mejor dicho. Fue entonces, cuando millones de trabajadores “gratuitos” del Gulag hicieron tentadores los proyectos gigantes, a base de trabajos forzados, con el resultado conocido en este caso de libro.

Pero los megaproyectos de regadío han abundado a lo largo del siglo XX, como parte de la promesa del Desarrollo en los países del Sur, arrastrando tras de sí fuertes impactos ambientales en la gran mayoría de los casos. Y casi todos ellos estuvieron vinculados a megapresas, que se levantaron también en muchas ocasiones para impulsar el desarrollo industrial, a través de la electrificación. Como ya comentamos al hablar del Planeta de Metrópolis, la construcción de grandes presas se disparó en el siglo XX, especialmente una vez más en su segunda mitad, provocando muy serios daños ecológicos. Uno de los primeros ejemplos más relevantes, que no único, fue el de la enorme presa de Asuan, el emblema del nacionalismo árabe de Nasser. Su construcción que supuso una verdadera fortuna, y que contó con el apoyo de la URSS y el BM, acabó reteniendo el 98% del limo que enriquecía las tierras del Nilo. Y debido a ello, la agricultura egipcia tuvo que recurrir a caros fertilizantes químicos. Además, el Delta del Nilo empezó a hundirse, a causa de la retención de los sedimentos, aparte de que la presa se ha ido aterrando, como la mayoría de las grandes presas del mundo. Se destruyeron entonces los bancos de sardinas y gambas del delta, y 5.000 años de un sistema agrario y de riego viable, de gran alcance, se fueron literalmente al garete. Estos desastres ambientales ligados a los grandes proyectos ingenieriles de regulación de los ríos se multiplicaron por todo el planeta, siendo algunos especialmente desmesurados y descabellados en el llamado “mundo en Desarrollo”: Itaipú, entre Brasil y Paraguay; Narmada, en India; Tres Gargantas, en China5; etc. Pero también ocasionaron enormes daños sociales, provocando el desplazamiento de más de 40 millones de personas, tres cuartas partes de ellas en India y China, y en muchos

4 Gran Bretaña inició esa enorme expansión de regadío antes de la independencia de India y Pakistán con fines también políticos. Su objetivo era socavar el apoyo al Congreso Nacional Indio en la parte paquistaní, y conseguir además la participación de sus jóvenes en la Segunda Guerra Mundial como soldados en el ejército británico. De hecho, dicho territorio fue fiel a Gran Bretaña hasta su independencia, en 1947. Más tarde, sería el Banco Mundial el que continuaría impulsando ese proyecto mastodóntico, con el total beneplácito del nuevo Estado paquistaní (McNeill, 2003). 5 Reproducimos aquí como nota un comentario sobre esta presa que hacíamos en el apartado Un Planeta de Metrópolis: “En la megapresa de Las Tres Gargantas, la mayor del mundo, las cifras son de vértigo, pues su construcción ha implicado la desaparición de casi 20 ciudades y más de 300 pueblos, lo que ha supuesto la reubicación, en un primer momento, de unos dos millones de personas (…) Y su construcción ha generado un verdadero desastre ambiental, activando fortísimos derrumbes debido a la topografía de la zona, que han hecho necesario desplazar a otros 4 millones de personas más” (WRR, 2007).

19

casos fuertes y hasta feroces resistencias, como en el caso de Narmada (McNeill, 2003). Parecería como si cuanto mayor fuese el Estado, mayor debía ser la represa a ejecutar. Un símbolo más de poder de los nuevos Estados emergentes.

Por otra parte, la proliferación de metrópolis millonarias a escala global, más de cuatrocientas al filo del nuevo milenio, acabó demandando una construcción adicional de grandes presas y obras hidráulicas con el fin de garantizar su abastecimiento de agua. Al tiempo que se canalizaban, y en algunos casos desviaban, los ríos que las atravesaban, creando gigantescos proyectos de fontanería regional. Pero el abastecimiento de algunas inmensas metrópolis ya estaba chocando con sus límites naturales a finales del siglo XX, después de haber arramplado y arrasado gran parte de los recursos hídricos en sus territorios cercanos. Entre ellas resaltan el caso de Pekín o México DF, que habiendo agotado ya las aguas superficiales y subterráneas de las que se abastecían, en amplios territorios a la redonda, plantean ahora megaproyectos aún más desmesurados para seguir creciendo. Mientras tanto, sus terrenos también se hunden, pues están construidas sobre zonas húmedas que se desecaron, o se intentaron desecar, para seguir creciendo. Es más, en el caso de Pekín es toda la llanura Norte de China, donde habitan unos 200 millones de personas en varias metrópolis, la que tiene ya serios problemas de abastecimiento. Y es por ello que se plantean nuevos y gigantescos trasvases Sur-Norte, desde el río Yang-Tse, a cientos de kms, para abastecer de agua a toda la región (Wong, 2007).

Pero en este trasiego de aguas por la superficie terrestre, con magnas y costosas obras de ingeniería, se pierde gran parte de ellas evaporada o filtrada antes de llegar a sus usuarios finales, incluidos los campos de cultivo. Todo ello está provocando la regresión de muchos deltas del mundo, al alterar el curso y el flujo normal de los ríos, y además porque sus sedimentos quedan atrapados en las presas que se aterran. Asimismo se asiste a una importante pérdida de biodiversidad al hormigonar y hasta entubar muchos de los cauces fluviales, pues en paralelo se desecan también lagos y tierras pantanosas, para que se desparrame sin freno la lengua de lava urbano-metropolitana. Quizás uno de los ejemplos más espectaculares de ingeniería hidráulica sea el caso de Holanda, donde la mitad de su población vive ahora bajo el nivel del mar, y se encuentra amenazada por el incremento del nivel del mar en el próximo futuro. Un proceso que empezó limitadamente en el siglo XIX, pero que alcanzó un auge espectacular en la segunda mitad del siglo XX, tras la construcción del llamado Plan Delta (1953). Un plan que unió con un enorme dique las desembocaduras del Rin y el Mosa, permitiendo la colonización humana de nuevos terrenos ganados al mar, lo que convirtió a este país en un ejemplo único de tecnología hidráulica en el mundo.

Sin embargo, ninguno de estos megaproyectos hubiera sido factible sin energía barata, en concreto petróleo, y sin agua abundante. Y ambos parecen que están tocando a su fin, como ya hemos apuntado en parte, y como veremos con más detalle más tarde al hablar de la Crisis Global actual. Pero también no hubieran sido posibles sin un contexto de crecimiento continuo, disponibilidad de recursos financieros (de los Estados, organismos internacionales y mercados financieros), y por lo tanto de endeudamiento creciente. Ese periodo parece que también toca a su fin, como veremos más tarde. Pero, además, dichos megaproyectos han consumido ingentes volúmenes de inversión, pues a lo largo de la realización de los mismos los presupuestos iniciales quedaban ampliamente desbordados. Sin embargo, todo ello iba en beneficio de las grandes constructoras y firmas de ingeniería internacionales, e igualmente de la alta burocracia estatal que solía participar de los beneficios vía corrupción. Es por eso por lo que se impulsaron sin freno, aparte de por el valor simbólico que tenían como iconos del

20

poder, y por supuesto porque permitían impulsar el proyecto modernizador urbano-agroindustrial (Naredo, 2009).

Finalmente, deberíamos señalar que a finales del siglo XX el agua se empieza ya a convertir en un recurso enormemente preciado y en un mercado que auguraba importantísimos beneficios futuros, debido a su creciente demanda, escasez y privatización. El Oro Azul, como lo llegó a denominar muy acertadamente Maude Barlow (1999). No en vano los gobiernos de muchos países del mundo estaban procediendo a su mercantilización bajo la presión de las transnacionales del agua, con la ayuda inestimable de la OMC, los Tratados de Libre Comercio (TLCs) y el apoyo del BM. Dichos gigantes empresariales mundiales se crearon en las últimas décadas en Occidente al calor de los procesos de privatización neoliberal. Lo cual pone en cuestión el carácter universal de este hasta ahora servicio público, hecho que castiga duramente a las poblaciones con menor renta, sobre todo en los países periféricos. Pero también las multinacionales como Nestlé, Danone, Coca Cola o Pepsi irrumpen cada vez más en el mundo del agua embotellada, al tiempo que se apropian fraudulentamente de los manantiales y reservas de este preciado recurso. Un mercado en fuerte expansión en muchos territorios del mundo, ante la degradación de la calidad del agua y su creciente escasez. Además, el agua embotellada, un fenómeno reciente (pues empieza a finales de los ochenta), es un muy suculento negocio, pues no en vano su precio suele ser más de 1000 veces el precio de la que sale por el grifo. Y ello hace que el agua embotellada rivalice ya con el petróleo como la mercancía que genera más dinero; no en vano un litro de agua embotellada “vale” más que uno de gasolina. Esta mercantilización del agua embotellada, impulsada fuertemente por la publicidad, provoca un volumen ingente de residuos y un consumo de energía en ascenso, por la elaboración de los envases y el transporte del producto hasta la población (Elorduy, 2010).

En definitiva, a finales del siglo XX el agua dulce mundial empezaba a escasear, y seriamente ya en muchos territorios, agudizando las tensiones socio-políticas en torno a este recurso (caso, p.e., del conflicto israelo-palestino6) (Martín Barajas, 2002), al tiempo que se convertía en un mercado en expansión imparable. Y los costes de esta dinámica lo soportaban cada vez más las poblaciones más empobrecidas del planeta. En paralelo, la contaminación y degradación de este recurso básico para la vida iba en aumento, provocando enfermedades y hasta muertes, y su creciente uso humano lo imposibilitaba para otras especies, agravando su creciente vulnerabilidad. De hecho, la desecación de humedales del planeta, que afectaba ya a un 20% de los mismos en el crepúsculo del siglo, estaba teniendo un fuerte impacto sobre muchas especies, en especial sobre las aves migratorias que los utilizan como estaciones de paso (McNeill, 2003). Por consiguiente, la domesticación de los ríos y el drenado de tierras húmedas, junto con el deterioro de los recursos hídricos, están entre los mayores impactos ambientales acontecidos en el pasado siglo. Pero también lo ha sido el hecho de que el resto de la Hidrosfera, los mares y océanos del mundo, se haya convertido en el perfecto sumidero global del sistema urbano-agro-industrial. Es el sumidero más barato, extenso y de mayor capacidad (aparente) de ocultación. Pero su supuesta inmensidad no esconde que este sumidero se esté convirtiendo en un basurero que empieza a mostrar ya su cara más oscura en muchos de los mares del mundo, pues muchos ecosistemas marinos están al límite de su capacidad de resistencia. Los plásticos empiezan ya a superar en muchos espacios marinos al fitoplancton y a inundar todas las playas del planeta. Lo que hace que paulatinamente se vaya

6 Israel se viene apropiando de las aguas de los territorios palestinos desde al menos 1967 (sin considerar la expropiación por la fuerza que supuso su creación como Estado en 1947-48), cuando invade Gaza, Cisjordania, los Altos del Golán, la Península del Sinaí y Jerusalén Este. Pero la apropiación de este preciado recurso se ha venido profundizando en estas últimas décadas en los territorios ocupados.

21

degradando el conjunto de aquello que define a nuestro planeta a escala intergaláctica. Ya que no por casualidad lo llamamos el Planeta Azul.

De la incidencia en la atmósfera local, al cambio climático planetario

La atmósfera es una delgada y delicada cubierta gaseosa de unos 100 kms en torno a la Tierra, que permite que se desarrolle la vida. Hasta comienzos del siglo XX, su alteración como resultado de los procesos de industrialización y urbanización había tenido un carácter exclusivamente local, pero a finales del pasado siglo la repercusión del metabolismo urbanoagro- industrial va a alcanzar una dimensión mundial. Es más, llegará hasta modificar el clima, entre otros impactos. Ninguna especie ha tenido jamás esa capacidad de alteración, y las propias sociedades humanas no la empiezan a desarrollar hasta el advenimiento de la Sociedad Industrial. Pero va a ser en el siglo XX, sobre todo en su segunda mitad, y muy especialmente en las últimas décadas del mismo, cuando esa convulsión va a quedar más manifiesta. El sistema urbano-agro-industrial no se va a convertir sólo en una fuerza geomorfológica, sino también en el principal responsable de la transformación del clima, como nunca en cientos de millones de años, con consecuencias en todos los órdenes. Este proceso se acentuará por supuesto en el siglo XXI, pero sus bases se establecen definitivamente en el siglo XX, así como el conocimiento de que ese proceso está en marcha. Y la causa fundamental del mismo ha sido la utilización masiva de los combustibles fósiles desde la Revolución Industrial, pero sobre todo en el pasado siglo, llegando hasta el presente (IPCC, 1990 y 2007).

De esta forma, el consumo de carbón empezó a contaminar el aire londinense desde el siglo XVII, como resultado de su creciente uso doméstico. La manufactura industrial también utilizó en gran parte el carbón, pero su impacto se limitaba a los enclaves donde ésta se desarrollaba. Y no es hasta la irrupción de la máquina de vapor, y el inicio del consumo masivo de carbón por la Revolución Industrial y los procesos de urbanización, que se puede hablar de la contaminación de la atmósfera como un grave problema local. Allí donde se desarrollaban los procesos fabriles, o donde se concentraban las poblaciones urbanas, que crecientemente recurrían al mismo para cocinar o para calentarse, y más tarde para desplazarse en ferrocarril y barcos de vapor. De esta forma, la historia de la contaminación va a seguir los pasos de la industrialización, urbanización y motorización. Sin embargo, aunque la contaminación fuera importante y grave en el siglo XIX en torno a las concentraciones industriales, muchas de ellas fuera de las urbes, pues se ubicaban cerca de las minas de carbón, no se va a convertir en general en un serio problema urbano hasta el siglo XX. Además, en el siglo XIX, y hasta bien entrado el siglo XX, la contaminación se va a considerar un símbolo de progreso, al que no hacía falta prestar atención. Sobre todo por que los que la sufrían eran principalmente las poblaciones más pobres de los distritos industriales. Aún así, se produjeron levantamientos populares importantes como el que tuvo lugar en Río Tinto, Huelva, en 1888. Una de las primeras luchas “ecologistas” que se saldó con más de cuarenta muertos, tras una fuerte represión para aplacar la revuelta (McNeill, 2003).

Pero en el siglo XX la contaminación se va a intensificar, democratizar, regionalizar (primero) y globalizar (después). La primera mitad del siglo va a estar muy marcada, todavía, por el predominio del carbón, y además las concentraciones industriales en ascenso se desarrollan cada vez más en torno a las ciudades, por la extensión y reducción de los costes de transporte motorizado, que aún seguía siendo mayoritariamente por ferrocarril. El número de coches todavía era en general bastante limitado, pues suponía menos de un millón a escala mundial en 1900, y “tan sólo” alcanzó los 100 millones en torno a 1950. Además, los atascos

22

urbanos eran incipientes aún, y en todo caso se daban en las ciudades estadounidenses, las más motorizadas entonces; urbes de nueva creación y que se diseñaban, como vimos, para la utilización del automóvil. Los focos de contaminación principal van a ser pues las grandes concentraciones urbano-industriales del “Norte” planetario. Las ciudades industriales de Gran Bretaña, Francia y Alemania, principalmente, y cada vez más las del Este y Centro de EEUU, de la URSS, y de Japón. Una fuerte industrialización muy ligada a la creciente militarización y a las dos guerras mundiales. En la Periferia, tan solo India y China tenía complejos industriales significativos ligados principalmente al textil, controlados desde Europa Occidental, en especial por Gran Bretaña. Eso sí, muy contaminantes (McNeill, 2003).

Por otra parte, el principal combustible doméstico en las ciudades del Norte industrial era el carbón, y eso agudizaba los problemas de contaminación, democratizando su impacto. Londres, la principal ciudad del mundo entonces, se convertiría en el paradigma de la contaminación urbano-industrial, haciéndose famosa por su “smog” (nuevo término acuñado, como resultado de la conjunción del smoke –humo y hollín- con la fog –niebla-). En 1952 se produciría un episodio de fuerte contaminación, que provocaría un gran número de muertos. Estos episodios cada vez más frecuentes, y los conflictos sociales impulsados por las poblaciones más afectadas, sobre todo en Occidente, protagonizados de forma importante por mujeres, propiciaron ciertos cambios considerables. La creciente erradicación del carbón como combustible doméstico, y su sustitución por gas, y en menor medida electricidad, así como la construcción de grandes chimeneas con el fin de lanzar más alto los contaminantes y ayudar a dispersar la contaminación. Este “incentivo” de la lucha social en la reducción de la contaminación no se produjo en la URSS, donde la aguda represión y el control de la información la segaba de cuajo, lo que fue una de las principales causas del tremendo desastre ecológico soviético (McNeill, 2003).

Pero la expansión irrefrenable del tráfico urbano desde la mitad del siglo pasado iba a traer un nuevo tipo de contaminación a unas metrópolis en plena expansión, que se sumaría a la contaminación industrial y doméstica, ligeramente domesticada; sobre todo a partir de los setenta, por las medidas de “final de tubería” y la extensión del gas natural, más limpio, en los países centrales. Los coches y los autobuses empezaron a inundar las metrópolis del Norte, primero, y del mundo entero, después. Hasta llegar a alcanzar los cerca de 800 millones de automóviles a finales de siglo, doblando los existentes en los setenta (Swedetrack, 2008). Uno de los primeros lugares donde irrumpió con fuerza esa nueva contaminación fue en Los Ángeles, en los sesenta. La ciudad del automóvil por excelencia. Ese hecho, y las circunstancias locales (estancamiento atmosférico, sol y calor), hicieron que se provocara un nuevo fenómeno que era el “smog fotoquímico”7. Un tipo de contaminación que en mayor o menor medida se iba a extender por todas las metrópolis del mundo, en paralelo a la propagación de la movilidad motorizada, siendo especialmente intensa en algunas de ellas (México, Santiago de Chile, Atenas, Seúl, Teherán, etc.). La concienciación y denuncia ciudadana propició un cierto cambio en la emisión de contaminantes de los vehículos en los países centrales, mientras que en los países periféricos la ausencia en general de normas ambientales y la edad del parque motorizado, hacía que la emisión de contaminantes fuera (y sea) bastante más aguda, en muchas ocasiones, a pesar de su menor parque automovilístico.

De esta forma, en la segunda mitad del siglo XX, la contaminación acabó con la vida de unos 30 millones de personas (McNeill, 2003). Muchas de ellas en las megaciudades

7 Una concentración de contaminantes y reacción química por combinación entre los mismos: NOx, SO2, Compuestos Orgánicos Volátiles, Ozono troposférico, etc; que se da junto con la presencia de otros contaminantes industriales y partículas en suspensión.

23

periféricas, donde la Fábrica Global se afianza a finales del siglo, sobre todo en el Sudeste Asiático. De esta forma, en la primera mitad del siglo la guerra mató sobre todo a jóvenes, muchos de ellos en el campo de batalla, y en la segunda mitad fue la contaminación la que se cebó en los enfermos, viejos y niños, los más vulnerables, especialmente en las ciudades. La contaminación atmosférica se va a convertir pues en uno de los más graves problemas de las metrópolis, desplazándose en las últimas décadas del siglo la intensidad de su incidencia de las metrópolis centrales a las periféricas, del Sur y del Este. En este sentido, es de destacar la fortísima contaminación de las metrópolis chinas, donde se combina un muy intenso crecimiento urbano, un importante auge de la motorización, y sobre todo una descomunal industrialización. No en vano es la Fábrica del Mundo. China también avanza a todo ritmo hacia su propio desastre ecológico.

Mientras tanto, desde mitad del pasado siglo, la imparable industrialización provocó también graves impactos ambientales cada vez a mayor distancia, a través del aire. En Occidente y en el Este empezó a proliferar el fenómeno de la llamada “lluvia ácida”8, con importantes impactos transfronterizos, lo que repercutió gravemente en bosques, tierras, lagos y ciudades. Entre EEUU y Canadá, en el Norte y Centro de Europa, en Japón, en importantes áreas de la URSS, y en Corea del Sur y China. Al mismo tiempo, desde los sesenta, la proliferación de la utilización de gases CFCs (clorofluorocarbonados) en la industria de la refrigeración y de aerosoles, empezó a alterar la composición del Ozono (O3) de la estratosfera. Los CFC´s tienen la capacidad de destruir la fina capa de Ozono que envuelve la Tierra, al reaccionar con dicho gas, lo que provoca graves impactos sociales y medioambientales. La capa de Ozono tiene como función absorber o filtrar los rayos ultravioletas (UV) que llegan del sol, lo cual hace posible la vida sobre la Tierra. Y, por ello, el agotamiento del Ozono en la estratosfera produce niveles más altos de radiación UV sobre la corteza terrestre, poniendo en peligro el fitoplancton marino y las plantas, animales y seres humanos (los rayos UV son uno de los principales causantes del cáncer de piel). La rapidez e intensidad de este fenómeno, especialmente agudo sobre los casquetes polares, creó un profundo debate político-social a escala mundial en los setenta y ochenta, y los CFC´s fueron finalmente prohibidos en muchos países a partir de la firma del Protocolo de Montreal, en 1987. Sin embargo, el hecho de que esos gases se hayan seguido produciendo hasta ahora en muchos Estados periféricos, junto con la larga vida de los CFC´s (unos 100 años), hace que el deterioro de la capa de Ozono continúe agravándose, aunque a menor ritmo, y así seguirá hasta finales del siglo XXI. De hecho la producción todavía persiste, aunque bastante disminuida. En la actualidad han firmado el Protocolo de Montreal todos los países del mundo, y se ha establecido un Fondo para ayudar a los países periféricos a la transformación de su producción hacia otros gases más “amigables” con el entorno.

– El capitalismo global capaz de alterar el clima mundial Pero el mayor problema ambiental que condicionará el futuro del Planeta y de la Humanidad es muy probablemente el llamado Cambio Climático, producido por el metabolismo del sistema urbano-agro-industrial. A finales del siglo XX estaba ya claro que el capitalismo global estaba siendo capaz de modificar el clima planetario. Un “logro” que parecía difícil de alcanzar hace apenas unas décadas. Es más, una “conquista” arduamente ganada en los últimos doscientos años por los principales actores estatales occidentales, liderados claramente por EEUU en el pasado siglo, y a la que se han incorporado últimamente los grandes Estados emergentes, con China a la cabeza. Eso sí, con fuertes diferencias en

8 Resultado de la combinación de los SO2 y NOx con vapor de agua, provocando ácidos sulfúrico y nítrico, que se precipitan junto con la lluvia, diluidos.

24

cuanto a la responsabilidad como causantes de este fenómeno dentro de sus propias sociedades. Pues la utilización en última instancia del flujo energético no es por supuesto la misma según las estructuras de poder, las clases sociales, los niveles de consumo, los territorios, etc., y es la intensidad energética fósil la que determina principalmente la emisión de gases de efecto invernadero (GEIs). La creciente concentración artificial en la atmósfera de los GEIs es la causa del cambio climático en marcha, pues éstos impiden que el calor recibido del sol vuelva al espacio. Si bien hay una tasa natural de GEIs que permite el equilibrio del clima y el desarrollo de la vida.

Los GEIs serían: Dióxido de Carbono (CO2), Metano (CH4), Oxido Nitroso (NO2), Ozono (O3) y otros de carácter residual. Indudablemente el más importante en cuanto a su contribución al Cambio Climático es el CO2 (en torno al 60%), que proviene de la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural). Es decir, del metabolismo base del sistema urbano-agro-industrial (producción industrial, actividad agropecuaria industrializada, transporte, generación de energía eléctrica, calefacción, etc.). Además, el hecho de la fuerte desaparición de bosques desde mediados del siglo XX, como luego veremos, hace que se reduzca de forma muy sensible uno de los principales sumideros de carbono. Y la expansión de la agricultura industrializada contribuye en el mismo sentido, aparte de que es uno de los principales sectores emisores de CO2. Todo ello acentúa la concentración del CO2 en la atmósfera, al alterarse el ciclo del carbono. Igualmente, el otro gran sumidero de carbono que son los mares y océanos está saturándose cada vez más en esta función, debido también a la elevación de temperatura de los mismos (como resultado del cambio climático en marcha), lo que aumenta al mismo tiempo su grado de acidez, con efectos potenciales negativos en la vida marina. Y eso que la subida de temperatura al filo del nuevo milenio era grosso modo de tan solo medio grado; resultado de haber pasado la concentración CO2 de 280 ppm antes de la Revolución Industrial a 360 en 2000, y 380 en la actualidad (IPCC, 1990 y 2007).

Sin embargo, la importante emisión de otros GEIs contribuye también al agravamiento del Cambio Climático. Es más, su efecto potencial como gases de invernadero es bastante o muy superior al del CO29, si bien la cuantía de los mismos en la atmósfera es mucho menor, y por tanto su impacto global más reducido; aparte de que su responsabilidad histórica es también más limitada, al haberse activado su emisión desde la segunda mitad del siglo XX, principalmente. Así, la participación del Metano y de los CFCs es más o menos similar, sumando ambos un tercio del efecto invernadero total. El incremento del Metano proviene fundamentalmente del fuerte aumento del ganado a nivel mundial a lo largo del siglo XX, y muy en concreto en los últimos cincuenta años, como luego veremos; aunque también contribuye al mismo la expansión de los arrozales y la explosión de vertederos, junto con el uso de combustibles fósiles. La emisión de los CFCs se ha concentrado en las últimas décadas del pasado siglo, si bien su efecto potencial como gas de invernadero es el más nocivo de todos (ver nota 8). Por último, el NO2 es responsable de menos del 10% del efecto total de los GEIs a escala mundial, y su emisión corresponde especialmente a la utilización de abonos químicos en la agricultura industrializada (IPCC, 1990 y 2007).

En cualquier caso, el Cambio Climático era un fenómeno tan sólo incipiente en el siglo XX, aunque ya fuera denunciada su existencia en las últimas décadas del mismo, señalándose su origen antrópico y su rápida evolución, en términos históricos. De hecho, la primera conferencia mundial que alertaba sobre el cambio climático se realiza en 1979, en Ginebra, se

9 La eficacia por molécula para generar efecto invernadero es de más de 20 veces en el caso del Metano, respecto del CO2, más de 200 veces en el NO2, y de 14.000 veces en los CFCs (IPCC, 1990).

25

retoma el tema en el Informe Brundtland (“Nuestro Futuro Común”), en 1987, y el primer informe oficial del IPCC, el organismo de NNUU que se creo para abordar este tema, es de 1990 (Murray, 2009). Por citar tan solo los principales hitos antes de la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro (1992), uno de cuyos resultados fue abrir el proceso que daría lugar, en 1997, al Protocolo de Kioto; que no se conseguiría aprobar hasta 2004, por la oposición de EEUU y otros países “desarrollados”. Un Protocolo que tan sólo obligaba a los países signatarios a “reducir” tímidamente sus emisiones, al tiempo que promocionaba soluciones basadas en la expansión del mercado (comercio de emisiones, “mecanismos de desarrollo limpio”, etc.), como (falsa e injusta) vía para atajar el Cambio Climático en marcha10.

Por otro lado, las tesis negacionistas del Cambio Climático estaban en pleno auge a finales del pasado siglo, impulsadas sobre todo por la industria petrolera, los sectores republicanos de EEUU, y los principales países extractores de recursos petrolíferos (con Arabia Saudí a la cabeza). Pero los problemas ecológicos fundamentales, entonces, se desarrollaban por así decir a ras del suelo, principalmente, y estaban relacionados solo tangencialmente con el Cambio Climático. Esto es, el progresivo agotamiento de recursos (sobre todo no renovables) y la alteración y contaminación de los ecosistemas, como seguiremos viendo a continuación. La atmosfera mundial estaba cambiando lentamente, pero no se “veía” y no se “sentía”. O no de forma palpable, todavía. Si bien, tal y como analizaremos al tratar el siglo XXI, el Cambio Climático promete ser un gravísimo problema, generado por el metabolismo del capitalismo global, que sí incidirá en el futuro de forma muy seria en la propia base de recursos, en los ecosistemas y, por supuesto, en las sociedades humanas. De hecho, lo está haciendo ya (sequías extremas, lluvias torrenciales, regresión de glaciares y casquetes polares, y subida paralela del nivel del mar, incremento de la desertización, afección a los ecosistemas y biodiversidad, etc.), repercutiendo más gravemente en los países del Sur Global, a pesar de que su origen principal está en el Norte del planeta. Pero todo esto lo desarrollaremos más tarde con mayor profundidad, como decimos, al hablar de la Crisis Global actual. Aquí, pues, tan solo apuntar que esta profunda transformación ambiental ya estaba en marcha en el pasado siglo, y que el conocimiento respecto a este proceso ya se empezó a dar en la segunda mitad del mismo.

10 Hemos entrecomillado los objetivos de reducción (de tan solo el 5% en teoría en 2012 respecto a 1990), porque no se establecían medidas obligatorias para lograrlo, y porque los instrumentos que se apuntaban, basados como señalamos en mecanismos de mercado, incentivaban el dar derechos de emisión a los mayores contaminantes, privatizando por así decir la atmósfera. Igualmente se intentaba crear un mercado artificial: el mercado de carbono, sometiéndolo a la lógica financiera, al tiempo que se dejaban importantes sectores fuera de los objetivos de reducción (como el transporte y la agricultura industrializada, entre otros), y se promovía la aplicación de falsas medidas (los “Mecanismos de Desarrollo Limpio” –MDLs-) para intentar compensar en los países periféricos (no signatarios del Protocolo), reducciones que se deberían llevar a cabo dentro de los Estados centrales. Y, además, estos MDLs se inscribían en la lógica de funcionamiento del actual capitalismo global (financiarizado), y posibilitaban a los principales actores empresariales y financieros beneficiarse de esta falsa reducción, propiciando la apropiación de recursos naturales y territorios, y provocando importantes impactos sociales. Todo ello ayudado por la extrema dependencia que manifiestan los Estados periféricos de los capitales exteriores en divisas fuertes, dentro del actual orden mundial y en un contexto de fuerte endeudamiento del Sur. Finalmente, la firma de los países del Este del Protocolo de Kioto, fue la que hizo factible su aprobación en 2004, pues se necesitaba un número mínimo de Estados para que entrara finalmente en funcionamiento. El anzuelo que se les puso fue también de índole económica, una vez que estos pasaron a depender de la lógica del capitalismo global. Al haberse contraído bruscamente su PIB como resultado del colapso de la URSS y de la profunda crisis de toda su área de influencia, dichos Estados disponían del llamado “Aire Caliente” (emisiones que habían dejado de realizar como resultado de su quiebra industrial) que podían vender en el mercado de emisiones, consiguiendo divisas externas en un momento de fuerte dependencia de los capitales externos occidentales.

26

En suma, la historia de la producción industrial y la combustión fósil del siglo XX ha determinado ya en gran parte las condiciones de la atmósfera para los próximos siglos. Es más, en el pasado siglo empieza también, otra vez en su segunda mitad, y especialmente ensus últimas décadas, la progresiva colonización de la propia atmósfera. Ésta se halla cada vez más saturada de satélites circunvalando la Tierra, puestos en órbita por las distintas potencias en su ánimo de dominar el espacio, con fines políticos-económicos y sobre todo militares. Pero esta proliferación de objetos aéreos, y sobre todo el fin de su vida útil, así como la existencia de propulsión nuclear en muchos de ellos, esta generando una basura espacial crecientemente peligrosa y tóxica. Dichos desechos espaciales equivaldrían a unas 100.000 minas antipersonas, lo cual está creando poco a poco una “cárcel” de la que puede llegar a ser difícil salir en un momento determinado (Herrero, 2009).

La perturbación de la Biosfera: Un golpe de Estado biológico

Muchos de los impactos en la Biosfera del sistema urbano-agro-industrial en el siglo XX ya han sido mencionados antes, en especial los de índole físico-química, pero ahora apuntaremos la repercusión más directa de los mismos sobre la vida. Sobre los ecosistemas y las propias especies, en definitiva sobre la Biosfera como suma de todos los hábitats donde se desarrolla la vida. Hasta el siglo XX el desarrollo de la vida estuvo marcado por la evolución genética, con importantes convulsiones históricas en ocasiones, grandes extinciones de especies, como resultado de cambios cósmicos, impactos de meteoritos y causas endógenas de la transformación de la propia Biosfera (supervolcanes, grandes glaciaciones, etc.). Hasta ahora ha habido cinco extinciones masivas, la última la del Cretácico, hace 65 millones de años, cuando desaparecen los dinosaurios, entre otros muchos millones de especies, y ahoraestaríamos entrando en la sexta. Ésta última, la actual, como veremos, ha sido denominada la del Holoceno, o periodo geológico de la evolución hasta el presente. Pero ya hay declaraciones científicas y autores que la relacionan, como decíamos al principio, con la entrada en una nueva era geológica: el Antropoceno. Y en esta nueva era la causa principal de la extinción masiva no es el cosmos, los meteoritos, los volcanes o las grandes glaciaciones, sino simplemente el presente capitalismo global y la Sociedad Industrial. Pero no es el conjunto del Homo sapiens como especie el que la provoca, sino un determinado sistema, eso sí, una construcción humana, que ha ido involucrando a una parte cada vez mayor de la especie en su dinámica infernal, y que tiene ya una repercusión biosférica. Es más, actividades humanas que hasta el siglo XX habían sido en mayor o menor medida sostenibles (agricultura, pesca, gestión de los bosques), es decir, renovables, dejaron de serlo como resultado del triunfo planetario de la presente Megamáquina Global, de origen antrópico.

-Insostenibilidad de la industrialización de la agricultura, explotación de bosques y pesquerías

La intensificación de la utilización de recursos en teoría renovables, mediante la industrialización masiva, va a convertirse en el pasado siglo en una actividad cada vez más insostenible, aunque aún continúe manifestándose. Su funcionamiento bajo la lógica del mercado, basada en el imperativo del crecimiento continuo y la aplicación de tecnologías que serían impensables sin el consumo masivo de combustibles fósiles, han sido la causa de ello. Siendo muy especialmente el petróleo, como veremos, el que lo hace en última instancia factible. Lo cual va a tener una tremenda importancia de cara al funcionamiento de los ecosistemas locales y al devenir de Gaia en su conjunto. A continuación, pues, haremos un rápido repaso de los tremendos cambios producidos en el siglo XX en estos ámbitos claves para el funcionamiento y mantenimiento del sistema urbano-agro-industrial global, antes de

27

pasar a analizar su impacto en la pérdida de biodiversidad. Y, en definitiva, en la capacidad de la Biosfera para poder mantener este ritmo mucho tiempo, pues como veremos se ha desbordado ya hace décadas su biocapacidad.

-La Revolución Verde, un gigante depredador y tóxico con pies de barro

En relación con la globalización de la agricultura industrializada, su evolución e impactos ya fueron abordados anteriormente en el libro, por lo que aquí tan solo realizaremos algunas consideraciones sumarias para el objetivo que buscamos en esta pieza del análisis del siglo

XX: resaltar su impacto ambiental. En primer lugar, cabe destacar que el balance energético de la agricultura industrializada es absolutamente deficitario, es decir, consume bastante más energía que la que produce, en contraste con la agricultura tradicional (Naredo, 1979; Carpintero y Naredo, 2006); y su gran incremento de productividad y “éxito” es causa de un enorme consumo energía fósil, especialmente de oro negro (fertilizantes químicos, mecanización, bombeo de agua, transporte). Es eso lo que ha hecho factible que en el pasado siglo a pesar del fuerte crecimiento poblacional mundial en dicho periodo (cuadriplicación del número de habitantes y ampliación importante de la esperanza de vida), la extensión de la superficie agrícola mundial “tan sólo” se duplicara. Es más, en 1900 la agricultura que se practicaba en el mundo era una agricultura no industrializada, que seguía en general las técnicas de hace mil años11; dedicando del orden de una cuarta parte de la tierra a mantener el ganado, que proporcionaba además gran parte de los nutrientes necesarios. Y a finales de siglo, la agricultura industrializada se extendía ya por gran parte del planeta, haciendo posible la alimentación de una población mundial altamente urbanizada (grosso modo el 50% de la misma), y el mantenimiento de una enorme cabaña ganadera destinada principalmente a abastecer de carne a las clases medias y altas del mundo, en especial en los países centrales. Este Agrobusiness estaba organizado en centros y periferias claramente diferenciados, siendo éstas últimas las que proporcionaban los insumos principales al sistema agropecuario y alimentario de los primeros, comprometiendo a su vez gravemente su soberanía alimentaria. Al tiempo que los grandes agroexportadores centrales erosionaban gravemente la viabilidad de las agriculturas autóctonas periféricas (poco o nada industrializadas) en base a un comercio mundial totalmente asimétrico. Pero esta Revolución Verde, como se la ha denominado, ha estado basada, y ha provocado, crecientes impactos ecológicos. Por un lado, los ocasionados por la extensión de la “frontera agraria”, lo que ha alterado ya más del 10% de la tierras emergidas mundiales (cinco veces la extensión del espacio construido mundial) (Murray et al, 2005), sobre todo aquellas más llanas y, en principio, más fértiles; al tiempo que ha presionado muchas veces para desplazar a la llamada agricultura de subsistencia (y el pastoreo) hacia tierras más marginales y con orografía más accidentada, acentuando el impacto ambiental. Por otro lado, están los impactos derivados del metabolismo agrario sobre los ecosistemas acuáticos y terrestres: la eutrofización de recursos hídricos subterráneos y superficiales (ya mencionada, y a la que contribuye activamente); la degradación de los suelos, como resultado de la intensificación de sus ritmos naturales, al igual que la salinización creciente del mismo; y el fuerte incremento de la tasa de erosión y, en definitiva, la pérdida de suelo fértil en muchas ocasiones. De hecho, la agricultura industrializada ha incrementado entre dos y tres veces los ritmos naturales de erosión, acentuando los problemas de desertificación que afectan, como

11 La mecanización agraria se iniciaría tímidamente antes de mediados del siglo XIX en Gran Bretaña y EEUU, con trilladoras y segadoras tiradas por caballos. Y después de 1850 por máquinas impulsadas por vapor, si bien su coste y peso hicieron muy cara y compleja su extensión. La industrialización mediante tractores no empezaría hasta los años 20 del siglo pasado en EEUU (McNeill, 2003).

28

dijimos, a un tercio de las tierras emergidas del mundo; y, además, ha degradado una cuarta parte de la superficie cultivada mundial. Igualmente, la agricultura industrializada ha fomentado los monocultivos, es más, es impensable sin recurrir a los mismos, lo que ha provocado una importante pérdida de biodiversidad. Todo ello ha generado auténticos “desiertos verdes”, donde no se escuchan los sonidos de la primavera (como nos señala “La Primavera Silenciosa”), y ha agravado la proliferación de plagas, al alterar los equilibrios ecológicos; haciendo necesario un cada vez mayor aporte químico (pesticidas y herbicidas) para mantener la productividad, y ampliando el impacto tóxico sobre los ecosistemas agrarios. Esta deriva se ha agudizado, como apuntamos, por la introducción de la agricultura transgénica, creando la posibilidad de mutaciones incontrolables. Potenciales Frankensteins jugando con la biodiversidad (McNeill, 2003).

En cualquier caso, conviene afirmar que estos impactos globales no son homogéneos, sino que indudablemente se concentran allí donde la agricultura industrializada se ha extendido más y lleva más años de existencia. Sobre todo en EEUU y UE, pero también en los grandes agroexportadores mundiales (Australia, Brasil, Argentina, Paraguay, Indonesia, Colombia, etc.). Además, la producción en gran escala existente en los mismos está dominada por los conglomerados del Agrobusiness, que controlan también la producción de semillas. Sin embargo, todavía casi la mitad de la producción agrícola mundial se realiza al margen de este modelo, y en gran parte al margen del mercado, con muy bajo consumo energético fósil y bajo impacto ambiental, en general, en base a conocimientos locales ancestrales, y trabajo humano y animal. Pero su misma existencia está amenazada por la expansión irrefrenable, hasta ahora, de la agricultura industrializada global. Sin embargo, a finales del siglo XX, la destrucción ambiental promovida por la expansión de la agricultura estaba ya empezando a pasar factura. Los altos rendimientos de productividad alcanzados en los últimos cincuenta años del siglo XX, cuando casi se triplica la producción mundial agraria, excediendo el crecimiento poblacional global, se empiezan a erosionar, haciendo cada vez más necesarios aportes químicos crecientes, y la producción mundial se estanca (Hines et al; 2006; Bermejo, 2007). Al tiempo que se empiezan a percibir los primeros síntomas del impacto del Cambio Climático sobre la productividad agraria.

-La explotación industrializada amenaza los bosques del mundo

Más de la mitad de los bosques originarios del mundo han sido ya talados o han sufrido un deterioro irreversible. Este proceso se ha llevado a cabo desde hace unos 8000 años, pero indudablemente se intensificó y aceleró desde la Revolución Industrial, sobre todo en el Hemisferio Norte12, y explosionó especialmente en el siglo XX. Principalmente por las posibilidades que brindó la explotación mecanizada e industrializada de las masas forestales, en concreto en la segunda mitad del pasado siglo, con la ayuda inestimable e imprescindible del petróleo. Hasta entonces, el enorme requerimiento de mano de obra había frenado la tala rápida y masiva, sobre todo en el Sur del Planeta. Sin embargo, la aparición de la motosierra y la maquinaria pesada eliminó cualquier tipo de traba a la explotación forestal intensiva. De esta forma, desde 1950 la deforestación se plasmó de forma prioritaria en el Hemisferio Sur, en especial en sus selvas tropicales, verdaderos paraísos de biodiversidad. Mientras que, en general, la destrucción arbórea en el Hemisferio Norte remitió en gran medida (salvo en las zonas boreales, donde se intensificó), debido a presiones socio-políticas, a consideraciones estratégicas, y a políticas de reforestación (y explotación) con “ejércitos de árboles”. Así pues, más de un cuarto de la superficie emergida mundial tiene todavía cubierta forestal, si bien tan

12 Debido a la industrialización, el crecimiento urbano, la extensión de la frontera agraria y el desarrollo del ferrocarril. Los ferrocarriles europeos y norteamericanos echaron por tierra bosques enteros.

29

sólo la mitad aproximadamente es bosque originario. Y sobre todo ello planea un creciente deterioro de los bosques en general (McNeill, 2003; Murray et al, 2005; Diamond, 2007).

Las causas de todo este proceso son múltiples. La tala y destrucción de bosques viene determinada sobre todo por: la expansión de la frontera agraria, más intensa en la segunda mitad del siglo XX en el Hemisferio Sur; la paralela explotación industrializada de las selvas tropicales, en América Latina (en especial el Amazonas), África Subsahariana (principalmente en la cuenca del Congo) y Asia Oriental y Pacífico (Indonesia, Filipinas, etc.); la explosión del crecimiento urbano-metropolitano, y la consiguiente construcción de infraestructuras de conexión; la gran expansión de la minería y las graveras; la apertura a la explotación de las bosques boreales en Canadá y Rusia; la creciente presión del Norte sobre los recursos forestales del Sur, con el fin de conservar sus propios bosques; y el consumo humano de leña, sobre todo en el Sur, debido también a la presión poblacional. Todas estas dinámicas se aceleraron en las últimas décadas del pasado siglo, como ya hemos indicado, llegando a alcanzar cifras espectaculares al final del milenio. Más de 200.000 km2 al año de deforestación; es decir, la mitad de la superficie de España. Por otro lado, la reforestación, y en general su posterior explotación, se debe principalmente al fomento de la industria papelera, como resultado del incremento exponencial de la demanda mundial de papel. La reforestación no solo se produce en el Hemisferio Norte, sino que se intensifica también cada vez más en el Hemisferio Sur, como parte de la explotación industrializada de los bosques. Finalmente, el creciente deterioro de las masas arbóreas viene determinado por el incremento de la contaminación (en especial las lluvias ácidas), la expansión de plagas (que se acelera en los monocultivos forestales), las estrategias de lucha militar para “desemboscar” al enemigo (p.e., defoliantes químicos como el agente naranja en Vietnam) y el incipiente cambio climático (auge de incendios, sequías, etc.) (McNeill, 2003; Diamond, 2007).

Las consecuencias de esta pérdida de masa forestal mundial, y del deterioro de la misma, son dramáticas. En primer lugar, por la pérdida de biodiversidad que conlleva (de microorganismos, vegetales y plantas), sobre todo en las selvas tropicales donde se hallan los grandes almacenes de la biodiversidad planetaria. Más de la mitad de la existente en todo el mundo. Pero también esta pérdida de biodiversidad se da en los bosques secos y montes bajos tropicales, los más afectados por la presión agraria, el sobre-pastoreo, la expansión urbanometropolitana y la búsqueda humana de leña. El combustible de prácticamente la mitad de la Humanidad, los pobres del mundo. Igualmente, la pérdida de bosques también conlleva otros procesos que acentúan indirectamente estas dinámicas. La pérdida de pluviosidad y de suelo fértil, así como el incremento de la sequedad del suelo y la erosión. Además, asistimos a un creciente troceamiento del territorio forestado, debido al auge de construcción de infraestructuras, que empobrece adicionalmente la biodiversidad y daña los ecosistemas forestales, al no alcanzar la masa crítica suficiente para su mantenimiento. Por último, la sustitución del bosque originario por “ejércitos de árboles” reforestados, muchas veces no adaptados a la vocación de los suelos (p.e., plantaciones de eucaliptos, una especie no autóctona de crecimiento rápido), conlleva una fuerte degradación de los ecosistemas donde se desarrolla. Degradación que implica una caída abrupta de la biodiversidad previa y una aguda degradación del suelo, sobre todo por el manejo mecanizado que supone la explotación industrializada.

Toda esta destrucción no se ha llevado a cabo sin fuertes resistencias sociales, que en ocasiones han conseguido frenar o revertir, en parte, los procesos. El movimiento Chipko de las mujeres del Himalaya es quizás el más conocido a escala mundial como principal exponente de estas luchas, y testigo también de sus éxitos limitados. Así, las mujeres de la

30

región Uttar Pradesh, en el Norte de India, se abrazaban a los árboles (de ahí el nombre Chipko que significa abrazar en hindi) como forma de defensa no violenta activa de sus recursos comunales y vitales. Otro ejemplo es el movimiento Cinturón Verde en Kenia, también protagonizado por mujeres (entre ellas, la Premio Nobel Wangari Maathai). Estas son muestras del llamado Ecologismo de los Pobres, que se desarrolla en muchas partes del mundo ante la agresión de la Sociedad Industrial sobre los recursos naturales de los que dependen la vida de comunidades enteras (Martínez-Alier, 2005). Pero, por supuesto, no son los únicos ejemplos de defensa de los árboles, o de denuncia de las políticas de reforestación no autóctona, que poco a poco van proliferando por el mundo.

-La pesca industrializada arrasa con las pesquerías mundiales

El pescado es la principal fuente de proteínas para unos 1000 millones de personas, menos de la sexta parte de la población mundial, y para la mitad de la Humanidad es un importante complemento dietético. Pero esta importante fuente de proteínas, y verdadero placer culinario, está gravemente amenazada. Desde principios de la década de los noventa del siglo XX, las capturas mundiales de pesca han iniciado una tendencia a la baja, después de crecer fuertemente en el periodo 1950-73, y sobre todo en los ochenta. Esto es, coincidiendo con los periodos de energía barata, y en concreto petróleo barato. Pero también con la creciente industrialización y capacidad de depredación de las artes pesqueras, como veremos a continuación. El “pico” mundial de capturas de pescado se situó pues en algo más de 90 millones de tns en los primeros años noventa del pasado siglo; cuando en 1950 fueron menos de 20 millones. Y es preciso recordar que cerca de un 30% de las capturas se destinan a uso no humano, convirtiéndolas en pienso para engordar ganado. Sin embargo, desde entonces la tendencia de la pesca marina es declinante, aunque con altibajos. La razón es que grosso modo el 80% de las poblaciones mundiales de peces se encuentran sobreexplotadas (el 50%) o ya plenamente explotadas y colapsadas (el 30% restante, con caídas del 90% de su tasa máxima de extracción). Desde entonces, las capturas están creciendo principalmente en el 20% remanente, todavía sin sobreexplotar, y a costa de ir bajando en la esquilmación de la cadena trófica, pero sin que estas dinámicas logren revertir la tendencia general a la baja, que ya es clara y definitiva al día de hoy; a pesar de las políticas paliativas de restricción de capturas en las aguas de la UE. Y las previsiones son que al ritmo actual de explotación todas las especies marinas de peces estén colapsadas para mediados del siglo XXI. Además, la creciente captura de los niveles tróficos inferiores pueden provocar una brusca fractura en los ecosistemas marinos, de carácter irreversible (McNeill, 2003; FAO, 2008; Pauly et al, 2002).

La próxima generación, pues, puede ser la última que pueda comer peces en estado salvaje. Eso sí, solo una parte muy reducida de ella, porque la oferta será muy limitada y los precios probablemente se pondrán por las nubes. El resto de la población mundial, o los que puedan y quieran de entre ella, se verá obligado a comer peces “cultivados”, una modalidad en fuerte expansión desde los años ochenta del siglo XX. Ya en la actualidad la mitad del pescado que se consume en el mundo proviene de piscifactorías. De esta forma, podemos decir que a finales del siglo XX se estaba produciendo una transición en los mares equivalente a la del Neolítico, con el desarrollo de la acuicultura. ¿Pero cómo se ha llegado a este estado deplorable de las pesquerías mundiales?¿Dónde se encuentran más agotadas las especies capturadas?¿Y quiénes se han beneficiado (y se benefician) principalmente de esta sinrazón? Pues algo así no se había producido nunca en los 200.000 años que lleva el Homo sapiens sobre la corteza terrestre, comiendo peces y crustáceos de sus ríos y costas, y en los miles de años que lleva cruzando los mares y abasteciéndose de ellos. Y todo ello tuvo lugar especialmente en la segunda mitad del siglo XX, es decir, en tan solo 50 años, aunque la

31

“fiesta” (para algunos) continúe a duras penas hasta el presente. Eso sí, con tremendas consecuencias también para los ecosistemas marinos (McNeill, 2003; FAO, 2008).

La razón principal de haber llegado hasta aquí es la intensificación sin precedentes de las capturas que permite la pesca industrializada, impulsada especialmente en la segunda mitad del siglo XX. Nuevas técnicas altamente depredadoras (pesca de arrastre, con mortalidad de otras especies por los descartes) y barcos cada vez más grandes que las aplican, sobre todo en alta mar, una vez agotados los recursos pesqueros de las plataformas costeras. Los nuevos gigantes del mar equivalen a más de 1000 barcos de pesca artesanal. Estos Goliaths pesqueros exigen una compleja tecnología (basada además en la congelación) y consumo energético, que requiere una gran inversión de capital, y necesita funcionar non-stop, 24 horas al día, para rentabilizarse. Los poseedores de estas flotas altamente tecnologizadas son grandes empresas de los países centrales (Japón, UE, EEUU y Canadá), y son ellas las que más están arramplando con los recursos pesqueros mundiales; aunque cada vez más se suman rápidamente grandes actores emergentes. Especialmente China, el principal país pesquero del mundo, hasta hace poco con una flota escasamente tecnologizada, pero desde hace años ya en proceso de fortísima industrialización pesquera, junto con Corea del Sur; aunque también lo hacen Perú, Chile y México en América Latina y Caribe. Las flotas altamente tecnologizadas de los países centrales, y poco a poco de los nuevos actores emergentes, han ido desplazando paulatinamente a la pesca artesanal, primero en los mares y océanos que bordeaban los territorios centrales, y más tarde en los del mundo entero. Aún así, la gran mayoría de la pesca artesanal mundial está todavía en Asia y Pacífico (India, Indonesia, Vietnam, Filipinas, etc.), y en bastante menor medida en America Latina, Caribe y África (FAO, 2008). La destrucción de empleo en este sector está siendo salvaje. Es más, es toda una forma de vida más en consonancia con los límites ambientales y los ritmos naturales la que se viene abajo, afectando a comunidades enteras.

Los caladeros más esquilmados son pues los del Atlántico Norte, parte del Océano Indico y el Pacífico Noroccidental (en torno a Japón, China y Corea del Sur), caminando cada vezmás en la misma dirección los caladeros de América Latina, Caribe y África (FAO, 2008). No en vano el consumo principal de pescado se da en Japón, UE, EEUU-Canadá, China y Corea del Sur, y cada día más estos actores los extraen de los segundos. Chile y Perú son importantes consumidores de pescado también, pero hasta ahora tienen abundantes recursos propios. Y fue Perú el que exigió (y consiguió) la creación a partir de los 70 del pasado siglo de las llamadas Zonas Económicas Excluyentes, de doscientos kms, que asignan el control de las plataformas marinas continentales a los Estados ribereños. En el momento histórico en que las flotas del Norte ampliaban su radio de pesca al mundo entero. Sin embargo, este acto de soberanía es un arma de doble filo, pues hace que los países periféricos, ante su asfixia económica, vendan por un “plato de lentejas” el acceso a sus caladeros. Es una de las maneras de intentar reducir su endeudamiento exterior, al tiempo que sus elites se aprovechan de esta situación. El caso más dramático es el de muchos países africanos que venden por lo que pueda costar un piso amplio en el Barrio de Salamanca en Madrid (en torno al millón de euros), el acceso irrestricto a sus recursos pesqueros (Babiker, 2009). Sin embargo, la tremenda situación creada por la quiebra de sus flotas artesanales, ante la esquilmación creciente de recursos, y el propio colapso inducido de sus Estados, está propiciando la proliferación de la piratería que aborda las flotas occidentales para exigir rescates millonarios. Sobre todo en el Índico. Es su nueva fuente de recursos, una vez desaparecida la pesca para ellos. Y las flotas de la Unión Europea se ven obligadas a armarse hasta los dientes, apoyadas por barcos de guerra de la OTAN y la UE, para ejercer su actividad. En otros países del África

32

Occidental sus antiguas embarcaciones (cayucos y pateras) se utilizan para intentar llegar a las costas de la Unión Europea por una población desesperada.

Así pues, la actividad pesquera mundial se ve obligada a orientarse cada vez más hacia la acuicultura, ante el creciente desfondamiento de las especies marinas salvajes. Lo cual supone un fuerte deterioro de la calidad y salubridad del pescado obtenido. Esta actividad ya se desarrollaba limitadamente en aguas continentales en la primera mitad del pasado siglo, pero es a partir de 1950 cuando se va a intensificar, experimentando un fuerte desarrollo desde los ochenta, sobre todo por el creciente deterioro ambiental de los ríos del planeta. Sin embargo, la pesca en aguas continentales es tan sólo el 10% del total mundial, siendo el 90% marina. Y va a ser sobre todo en aguas marinas, en los bordes costeros, donde se va desarrollar la cría en cautividad de especies cada vez más escasas. El desarrollo de esta modalidad ha sido verdaderamente espectacular en los últimos años, significando en la actualidad la mitad de la oferta mundial de pescado, como decíamos. La acuicultura en el mundo está liderada por los países de Asia y Pacífico (dos terceras partes del total mundial), y muy especialmente cada vez más por China; tanto en sus propias aguas como en aguas de territorios periféricos cercanos (Vietnam, Indonesia, Filipinas, Tailandia) (FAO, 2008). Otros importantes actores en esta actividad son Noruega y Chile, con la cría en cautividad del salmón. Pero la que ha experimentado un crecimiento impresionante en las últimos años ha sido la cría en cautividad de camarones (gambas y langostinos), actividad que se da sustituyendo manglares para establecer estas granjas marinas. Es un fenómeno que afecta a muchos países del mundo, pero que una vez más es especialmente intenso en el Sudeste Asiático y Pacífico. El impacto ecológico de esta actividad es muy alto, pues normalmente estas granjas se abandonan a los pocos años ante el agotamiento nutritivo del medio. Y es preciso recordar que los manglares son espacios de una altísima biodiversidad, con gran capacidad para absorber carbono y con un importante valor como “colchón” protector en la interfaz tierra-mar. De hecho, su desaparición en muchos lugares del sudeste asiático agravó las consecuencias del Tsunami que barrió esta región a finales de 2005.

– El progresivo colapso de la biodiversidad planetaria La creciente insostenibilidad de la agricultura y la pesca industrializada, así como de la gestión asimismo industrializada de los bosques, junto con la expansión física del modelo urbano-industrial, y el impacto negativo de su metabolismo, son las causas de la acelerada pérdida y degradación de la biodiversidad planetaria. Es por eso que decimos que estamos asistiendo a un verdadero Golpe de Estado biológico por parte del sistema urbano-agroindustrial mundial, que se desencadena sobre todo en el siglo XX. Pero, además, a ello se suma que en el pasado siglo el trasiego de especies ha adquirido una dimensión nunca vista hasta ahora a lo largo de la Historia de la Humanidad. Un trasiego en parte activado por la propia expansión y funcionamiento de la Sociedad Industrial, pero también consecuencia (no buscada) de las dinámicas comerciales del capitalismo global. Tras la aceleración de las invasiones biológicas ocasionadas por el imperialismo europeo, a partir de la circunnavegación de África, y sobre todo de la llamada Conquista de América, ya comentados en otra parte del libro, el pasado siglo va a presenciar una verdadera vorágine en términos históricos de las bioinvasiones de especies foráneas. El sistema urbano-agro-industrial ha actuado pues como un verdadero aprendiz de brujo, desatando dinámicas biológicas cuyos impactos en los ecosistemas no puede controlar. Lo cual está generando una creciente homegeneización y simplificación intercontinental e interoceánica de la flora y la fauna, de graves consecuencias sobre la biosfera.

33

Los ejemplos de bioinvasiones son multitud, y aquí tan solo citaremos algunos de los más conocidos. Uno de los más relevantes es el de la introducción británica del conejo en el continente australiano, que ha desencadenado un verdadero desastre ecológico. El conejo procedente de Europa (en concreto de España) se multiplicó como una verdadera plaga, pues no tenía depredadores, generando una fuerte degradación ambiental. Además, el conejo consume la mitad del pasto que podría ir a las ovejas o al vacuno, creando también un muy serio problema socio-económico. Por otro lado, la penetración del conejo en la Patagonia ha tenido también impactos muy negativos. La grafiosis del olmo sería otro de los ejemplos de libro. La grafiosis es una enfermedad fúngica que afecta al olmo, y proviene de Asia, donde las especies de olmos son más resistentes. La enfermedad llegó a Europa durante la Primera Guerra Mundial, generando una alta mortandad de olmos. De Europa saltó luego a EEUU, provocando también un fuerte impacto en las poblaciones de olmo. Y de allí parece que brincó otra vez a la Península Ibérica, donde prácticamente ha arrasado con los olmos existentes. La introducción de la llamada Perca del Nilo en el lago Victoria sería también un ejemplo de desastre biológico, pues implicó la desaparición de más de doscientas especies locales que habían sustentado la pesca tradicional durante miles de años. Además, la Perca orientada a la exportación acabó con la forma de vida de la población local, intensificando la pobreza. Por último, resaltaríamos asimismo el caso del mejillón cebra y su tremenda capacidad invasora. El mejillón cebra procede del Caspio y el Mar Negro, donde habita en equilibrio biológico. A finales del siglo XIX se extendió por Europa oriental a través de la navegación de los ríos en esa región. Pero en el siglo XX empezó a invadir América del Norte y Europa Occidental, debido al transporte marítimo de mercancías. Y en la actualidad se sigue extendiendo por gran parte del mundo, colonizando ríos, lagos y embalses, provocando importantes daños ecológicos y socio-económicos (McNeill, 2003; Sauper, 2004; Diamond 2007).

Además, la propia actividad humana ha hecho progresar un puñado de especies “elegidas” (ratas, cucarachas, palomas, gaviotas, etc.), especialmente en las grandes áreas urbanometropolitanas. Y sobre todo unas 40 especies de animales y unas 100 de plantas que han aumentando de forma exponencial sus poblaciones planetarias, y que han ascendido de rango gracias a la domesticación, ocupando y demandando cada vez más espacio ambiental global. El vacuno se multiplicó por cuatro en el siglo XX, lo mismo que el caprino y el lanar (como la población humana mundial), los cerdos por diez, y las aves de corral nada menos que veinte veces. Es decir, estos últimos mucho más deprisa que los seres humanos. Lo cual está haciendo que la Biosfera esté cada vez más condicionada por el sistema urbano-agroindustrial creado por el Homo sapiens. En definitiva, esta manipulación de biodiversidad por parte de la Sociedad Industrial, junto con las bioinvasiones provocadas por ésta, y el comercio de formas exóticas de vida (monos, primates, loros, tortugas, reptiles, peces ornamentales, corales, cactus, etc.), que se ha convertido en un negocio de primer orden, a pesar de estar en teoría prohibido, están provocando una de las grandes convulsiones históricas de la flora y la fauna mundiales, que corre paralela a la gravísima pérdida de biodiversidad planetaria. Y a todo ello se suma la capacidad de alteración de la biodiversidad que tienen los Organismos Genéticamente Modificados que se están difundiendo por la industria biogenética desde hace unos años en la Naturaleza. Sobre todo en EEUU y en muchos de los grandes agroexportadoras del Sur Global (Argentina, Brasil, etc.), y en bastante menor medida en la UE, hasta ahora, debido a la moratoria de cultivos establecida; España resalta dentro de la Unión por su permisividad respecto a los cultivos transgénicos (McNeill, 2003; Diamond, 2007).

34

– La Sexta Extinción ya está en marcha… y sus posibles consecuencias De vez en cuando se nos alerta desde los medios de comunicación acerca de la posible extinción del tigre siberiano, del oso polar o hasta de las ballenas. Las especies más emblemáticas y con mayor capacidad de interpelación mediática. Pero poco, o nada, se dice de la desaparición continua de cientos y miles de especies de microorganismos, vegetales y animales. Sobre todo en las selvas tropicales, allí donde se alberga más de la mitad biodiversidad mundial remanente, debido a su imparable destrucción. Además, muchas poblaciones de plantas y animales que todavía subsisten han disminuido su número y extensión, lo que las coloca a muchas de ellas al borde del de la desaparición. El ritmo de desaparición de especies está siendo unas 100 veces más rápido que su velocidad natural. Y este ritmo se ha intensificado en las últimas décadas. No en vano se ha constatado que entre 1970 y 2005 la biodiversidad planetaria ha caído en un 30% (WWF, 2008; EeA, 2006). Una cifra espectacular. Aunque si consideramos los millones de especies que todavía existen en el mundo, entre unos 5 y 30 millones (Vitousek et al, 1986), pues no se sabe realmente, pudiéramos llegar a pensar que queda mucho camino para una extinción catastrófica de especies. Sin embargo, es preciso recordar que en las cinco grandes extinciones anteriores, la perdida absoluta de biodiversidad se situó en torno al 50% de las especies existentes en cada periodo, y que además ese proceso duró centenares o miles de años, y condicionó de forma decisiva la evolución biológica. De hecho, la quinta extinción, hace unos 65 millones de años, abrió el camino para los mamíferos. Así pues, podemos decir sin riesgo a equivocarnos que estamos acercándonos a toda máquina al umbral de una gran extinción, de hecho hay científicos que ya la certifican. Y sobre todo resalta la velocidad y la inconsciencia colectiva con la que nos acercamos al colapso biológico. Pues para nada existe un debate político-social de la trascendencia para nuestro futuro, y el de la propia especie, de lo que está ocurriendo, ya que nuestros ojos parece que no lo ven y nuestros corazones y mentes no lo sienten. Por ahora.

Sin embargo, la biodiversidad es la mismísima base de la vida en la Tierra, y el principal sustento de nuestra existencia, pues sin ella nuestra propia vida no sería factible. Y, además, es la clave para el funcionamiento diario, resaltamos diario, del sistema urbano-agroindustrial. En suma, del capitalismo global. Sin ella éste sencillamente no sería viable. Pero esto permanece oculto, invisible, a la lógica del sistema, que funciona ciegamente, pues hasta ahora su contracción y degradación no ha afectado de lleno a la dinámica de crecimiento y acumulación constante. Al igual que permanece también invisible el trabajo de miles de millones de mujeres, oculto fuera del mercado, en el ámbito doméstico, que es el otro pilar clave junto con el de la biodiversidad del sustento y funcionamiento diario del propio sistema (Herrero, 2008). Además, no hay reemplazo posible y a nuestro alcance, para reconstruir artificialmente la biodiversidad, y su pérdida está afectando ya como hemos visto a ciclos vitales clave (del agua, del carbono, etc.), y viceversa. Esta dinámica se acentuará sin duda en el próximo futuro por dos razones. Por la aceleración que está experimentando la pérdida de biodiversidad planetaria debido a la expansión del sistema urbano-agro-industrial, y por los efectos del cambio climático sobre la misma, que induce también esa expansión, y que hasta ahora han sido limitados. Todo lo cual alterará profundamente el funcionamiento de los llamados “servicios ambientales” claves para el funcionamiento de la Sociedad Industrial y la propia vida, de los que hasta ahora se ha podido disponer gratuitamente, sin darles el valor per se que se merecían.

¿Pero qué entendemos por “servicios ambientales”? No nos gusta el nombre, pues tiene un fuerte enfoque antropocéntrico, pero a falta de otro mejor lo utilizaremos (aunque quizás

35

cabría mejor hablar de interacciones en equilibrio ambiental). Los “servicios ambientales” son aquellos procesos ambientales indispensables para la vida y la salud física y mental (fotosíntesis, regulación natural del clima, depuración del agua y del aire, polinización de plantas, edafogénesis –creación de suelo-, control natural de la erosión, belleza y equilibrio del entorno, etc.). Pero también estos “servicios ambientales” son claves, como decimos, para el funcionamiento del propio sistema urbano-agro-industrial: abastecimiento de recursos naturales: madera, agua dulce, alimentos, etc.; y hasta de recursos minerales (escasos), pues son también “servicios ambientales” que la Naturaleza proporciona gratuitamente (Lomas, 2009; Oberhuber, 2009). La pérdida de biodiversidad y la consiguiente degradación de los ecosistemas, así como el progresivo agotamiento de los recursos minerales, pondrá en cuestión este abastecimiento hasta ahora gratuito y que se daba por supuesto, pues la Naturaleza estaba y está ahí para ser explotada sin límite, de acuerdo con el pensamiento dominante. Un ejemplo de ello es el fuerte caída de las poblaciones de abejas en el mundo, debido a la contaminación agroquímica, que puede poner en peligro la polinización de las especies vegetales, un “servicio ambiental” clave de cara a nuestra alimentación, y hasta ahora ofrecido a coste cero por la Madre Naturaleza.

Hasta el presente los sectores sociales con más poder y más favorecidos por el sistema urbano-agro-industrial han podido solucionar la limitada capacidad de carga y degradación de sus territorios recurriendo a la importación de biodiversidad y “servicios ambientales” de otras zonas del mundo poco degradadas y con abundancia de recursos. Pero esto está dejando ya de ser así, sobre todo para las poblaciones más empobrecidas del mundo que llevan ya décadas sufriendo esta guerra ambiental encubierta. Ellos son los verdaderos paganos de esta guerra silenciosa contra la Naturaleza, que hasta ahora no ha afectado abiertamente a la lógica imparable del sistema ni a la minoría humana del mundo que se beneficia en mayor o menor medida del mismo. Pero las propias estructuras de poder son conscientes de ello, es decir, que esto no puede durar así mucho más tiempo, y empiezan a buscar desesperadamente alguna forma de hacer frente a los futuros escenarios de crisis de biodiversidad y degradación ecosistémica, y a su efecto boomerang consiguiente. Eso sí, dentro de la lógica del modelo de crecimiento y acumulación constante, con mecanismos de mercado, como veremos más adelante al hablar sobre la gestión institucional de la crisis ambiental. Algo por supuesto imposible, de forma mínimamente duradera, pero que a pesar de todo se está gestando.

Desbordamiento de la biocapacidad del planeta y deuda ecológica

Todo lo que hemos apuntado parece indicarnos que probablemente estaríamos desbordando ya la capacidad de sustento de la Biosfera. Pero hasta ahora, a pesar de eso, el Business as Usual ha podido funcionar sin grandes sobresaltos. Sobre todo hasta finales del siglo XX, el periodo que estamos analizando. Sin embargo, quizás valga la pena intentar rescatar algunos análisis que nos indiquen si estábamos superando o no la bio-capacidad planetaria a finales del siglo pasado, a pesar de la sensación de bonanza que nos trasmitía la Aldea Global en los noventa, la década de la Globalización Feliz. En pleno auge también de los mercados financieros y de la Sociedad de la Imagen y la Información. Así, al final del siglo XX la especie humana, pero muy especialmente el sistema urbano-agro-industrial mundial, estaba apropiándose ya, grosso modo, del 40% de la biomasa planetaria (la llamada Producción Primaria Neta) (Carpintero, 2005). Es decir, el Homo sapiens de la Sociedad Industrial estaba ocupando y apropiándose de un “espacio ambiental” sin precedentes, lo que suponía una enorme merma para el resto de las especies, cuyo número y territorios vitales se veían influidos por ello, como hemos visto. Pero, indudablemente, este consumo de biomasa

36

planetaria ni es homogéneo entre los diferentes Estados del mundo, ni por supuesto dentro de sus sociedades. Es más, sus consumos son profundamente diferenciados, y quizás un concepto más apropiado para poder captar en su verdadera la magnitud y desigualdad del impacto ambiental de los sistemas urbano-agro-industriales sea el de la “Huella Ecológica” de los mismos (Rees y Wackernagel, 1994). La Huella Ecológica nos indicaría los requerimientos territoriales totales del metabolismo socio-económico de los sistemas urbano-agro-industriales mundiales (esto es, tanto de sus inputs como de sus outputs )13.

Huella Ecológica 1961-2001 (planetas equivalentes) (Loh, 2004) 0 0,2 0,4 0,6 0,8 1 1,2 1,4 19611964196719701973197619791982198519881991199419972000 nº planetas¡Se superan los límites del planeta! Figura 3

Fuente: Murray, 2005

De esta forma, si la Huella Ecológica de un sistema urbano-agro-industrial determinado es superior a la biocapacidad de su territorio, estaríamos en un caso de déficit ecológico, que es preciso solventar de alguna forma con el fin de garantizar su funcionamiento. Lo cual se realiza sobreexplotando sus propios recursos o, principalmente, importando “sostenibilidad” (biocapacidad) del resto del mundo. A escala global, los cálculos que existen permiten afirmar que la Huella Ecológica a finales del siglo XX del sistema urbano-agro-industrial mundial estaba ya claramente por encima de la biocapacidad planetaria: en torno a un 20% por encima de la misma14 (ver figura 3). Esto es, la Sociedad Industrial global estaría en una situación de translimitación (overshoot) de los bienes y servicios que ofrece la Naturaleza. O lo que es lo mismo, a la biosfera le costaría 1,2 años regenerar aquello que la “Humanidad” consume en uno (en la actualidad estaríamos en una cifra superior a 1,3). Una muestra clarísima de la crisis ecológica en la que el capitalismo global está inmerso, aunque intente ocultarlo. Y esta

13 Es decir, la Huella Ecológica analiza por un lado la capacidad ecológica de las diferentes cubiertas de suelo y su capacidad biológicamente productiva; y, por otro lado, intenta medir los flujos de materiales y energía consumidos por una población y actividad económica determinada, así como los residuos que genera, para posteriormente traducirlos también a su expresión territorial. Es decir, en la superficie de tierra y mar necesarios para producir dichos recursos y absorber sus residuos (Murray, 2005).

14 El sistema urbano-agro-industrial global tendría una huella ecológica de unos 2,2 has per cápita, lo que significa que habría un déficit de 0,53 has per cápita, o lo que es lo mismo una translimitación o overshoot de 0,53 has per cápita, al ser la biocapacidad del planeta de 1,67 has de las diferentes coberturas de suelo, de acuerdo con la población mundial existente (Loh, 2004; Murray et al, 2005).

37

superación de la biocapacidad planetaria se da ya desde finales de los 80, cuando se publica “Nuestro Futuro Común” (1987) (Loh, 2004; Murray, 2005 y 2009; Murray et al, 2005; Monfreda, 2004).

Pero ¿cómo es esto posible? La razón es que este déficit ecológico a escala global se compensa mediante la sobreexplotación de los recursos naturales existentes; esto es, consumiéndolos a una velocidad mayor que su capacidad de regeneración, mediante la capacidad de apropiación y metabolización que proporcionan los combustibles fósiles. Ya que no es posible importar biocapacidad del exterior. La biosfera es un ecosistema cerrado en términos de materiales (salvo algún meteorito que nos llega de vez en cuando), aunque abierto en términos energéticos, pues disponemos de la energía del sol que nos llega diariamente. La que permite la vida sobre la Tierra. Es decir, el sistema urbano-agro-industrial global estaría creciendo (temporalmente) por encima de la biocapacidad planetaria, agotando cada vez más intensamente la base de recursos sobre la que sustenta. Dicho en pocas palabras, el capital dinero se estaría expandiendo a costa del llamado “capital natural” (y no nos gusta utilizar este término, pero si recurrimos a él es para demostrar lo absurdo de lo que está ocurriendo). El gran problema, como a nadie se le escapa, es saber durante cuánto tiempo más será esto posible. Recurriendo a una imagen más gráfica, estaríamos ya en una situación parecida a la de los “Hermanos Marx en el Oeste”, cuando cabalgaban alegremente a toda máquina en la locomotora de vapor por las praderas del Mid-West, alimentándola con la madera de los propios vagones, mientras éstos se iban quedando en el chasis.

Pero como decíamos no todos los territorios ni los sectores sociales consumen la misma biocapacidad. Los espacios centrales, en concreto sus núcleos urbano-metropolitanos, y sobre todo sus clases medias y especialmente sus elites, son los que más absorben y derrochan biocapacidad, y normalmente la importan (cada vez más) del resto del mundo. Y utilizan éste cada día más como sumidero de sus residuos. Pero no es algo nuevo, aunque este último e importante aspecto sí. Así, lo primero, lleva sucediendo cientos de años, sobre todo desde el inicio de la expansión del capitalismo a escala global, y especialmente desde el comienzo de la Revolución Industrial. Pero este proceso de importación de sostenibilidad por los espacios centrales se ha intensificado hasta límites increíbles en el siglo XX, por las posibilidades brindadas por la Megamáquina tecnológica (incluido el transporte motorizado) que funciona en base a combustibles fósiles. Ya lo denunció Gandhi a mediados del pasado siglo, planteando que si India consumiera la misma cantidad de recursos per capita que engullía Gran Bretaña se necesitarían del orden de tres planetas. Quizás exageró algo, entonces, con su metáfora, pero acertó de lleno al desvelar el fondo del asunto. Sin embargo, al filo del nuevo milenio, si esa tremenda entelequia que es el “ciudadano(a) medio mundial” consumiera lo mismo que “uno o una” similar de EEUU, se estarían consumiendo del orden de seis planetas. Algo por supuesto absolutamente imposible. Y si fuera como un “habitante medio” de la UE, la cifra superaría algo los 2,5 planetas. Dos veces la media mundial. Parecido al caso de Japón (Murray et al, 2005; González, 2008).

Todo ello nos obliga a resaltar el hecho de que el “Norte” del Planeta ha venido adquiriendo una enorme deuda ecológica con los espacios del “Sur” del mundo, sin la cual es imposible entender el “desarrollo” de los espacios centrales del capitalismo global. Una deuda acumulada a lo largo de siglos de expolio de recursos, daños ambientales no reparados, ocupación gratuita o mal pagada de espacio ambiental para depositar residuos, pérdida de soberanía alimentaria, vertido de contaminantes, y hasta impacto del cambio climático en marcha, cuyos principales responsables están también en el “Norte” (González, 2008). De hecho, se habla ya también de deuda climática. Sin embargo, poco a poco irrumpen también,

38

con fuerza, nuevos actores emergentes que empiezan actuar como subcentros capitalistas, algunos ya con la potencia suficiente para ir reclamando y obteniendo espacio ambiental global, pues han desbordado ya la biocapacidad de sus propios territorios. El caso de China es el más significado, y es por ello que recurre a importar “sostenibilidad” de otros espacios del“Sur Global” (América Latina, África y Asia). Hasta hace no demasiado los herederos del antiguo Imperio del Centro, siempre se abastecieron de la biocapacidad existente dentro de sus fronteras. Pero desde hace ya algunas décadas se ven obligados a traspasar éstas, mediante mecanismos inversores y comerciales, aunque todavía no directamente militares, para obtener

o comprar biocapacidad planetaria. Lo mismo cabría decir de otros subcentros capitalistas emergentes. Todo lo cual permite afirmar que a escala global se crean centros (sobre todo urbano-metropolitanos) de un aparente orden, importando “sostenibilidad”, a costa de generar un creciente desorden o entropía mundial. Islas de orden ficticio, en un océano mundial de desorden ecológico de origen entrópico, que empieza a hacerse cada vez más patente. Pues tan sólo el 10% de las áreas naturales emergidas del planeta quedarían “intocadas”, y un 50% estarían transformadas por las actividades humanas, en especial por el sistema urbano-agroindustrial (Murray, 2005; Murray et al, 2005). Gestión institucional de la crisis ecológica y retórica del poder

En la primera mitad del siglo XX la crisis ecológica mundial, todavía muy incipiente, está fuera del enfoque institucional y más aún de la oratoria de las estructuras de poder. Aún así, surgen las primeras organizaciones en defensa del medio ambiente en los Estados centrales, de carácter elitista, romántico y conservacionista, que impulsan la necesidad de protección de la Naturaleza. El primer espacio protegido mundial se crearía a finales del siglo XIX, el Parque de Yellowstone (1872), en EEUU, y en la primera mitad del siglo se establecerían también otros, tanto allí como en algunos países centrales, preservando áreas de gran valor natural y poco alteradas. Todo ello acontece en un contexto de fuerte industrialización y militarización. Esta dinámica se reactivaría más claramente después de la Segunda Guerra Mundial, con la creación en 1948 de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), impulsada por la UNESCO, tras la fundación de NNUU. Su objetivo era ayudar a preservar los principales espacios naturales, y alertar sobre las especies de la fauna y flora más amenazadas, buscando su protección. Pero serían los Estados miembros (más de 100 ahora) los encargados de establecer las medidas de salvaguarda respectivas, empujados asimismo por las organizaciones medioambientales, igualmente miembros de la UICN, que empiezan a proliferar en los “Treinta Gloriosos” en los países centrales (1945-1975). Todavía no podemos hablar de movimiento ecologista propiamente dicho, que no se desarrollaría con fuerza hasta finales de los sesenta y los años setenta. Además, es entonces cuando los resultados de la guerra silenciosa contra la Naturaleza van a manifestarse más abiertamente, tras tres décadas de fuerte crecimiento y “Desarrollo”.

Pero en esas tres décadas de intenso crecimiento mundial, tanto en el Norte (en el Oeste y en el Este) como en el Sur Global, auspiciado por el petróleo y la energía barata, van a empezar a surgir reflexiones desde la comunidad científica que alertaban de la crisis ecológica en marcha. En 1955, el congreso: “El Papel del ‘Hombre’ en la Transformación de la Superficie Terrestre”, en Princeton, apuntaba claramente esa tremenda capacidad del sistema urbano-agro-industrial de alterar el funcionamiento de la Biosfera. Lo mismo que otras publicaciones, como “La Primavera Silenciosa” de Raquel Carson (1962), que sería una de las más significadas. Sin embargo, el hecho de que se entronizara en esos años el PIB (Producto Interior Bruto) como el indicador estrella al que había que rendir culto universal, hacía que fuera impensable que se pudieran poner en cuestión los “tremendos” logros del crecimiento, a

39

pesar de sus cada día más patentes efectos colaterales ambientales. Todo se quería y se debía medir en términos monetarios, y no cabía para nada tener en cuenta la alteración y deterioro de las variables biofísicas. Además, la degradación ambiental incrementaba las propias cifras del PIB (tala indiscriminada de bosques, sobreexplotación de pesquerías, expansión de la agricultura industrializada, urbanización salvaje, tratamiento de vertidos, etc.), ocultando aún más los aspectos negativos que su expansión implicaba. Así pues, todo el aparato estadístico y conceptual se puso al servicio exclusivo del crecimiento cuantitativo de los agregados monetarios, pues no cabían otras consideraciones sobre cómo su expansión afectaba a la complejidad de la biosfera. En todo caso, desde las esferas del poder occidental se alertaba sobre “La Bomba Poblacional” (Ehrlich, 1968). Es decir, sobre los problemas socio-políticos y ambientales derivados de la explosión de la población en el Sur Global, pero no de las pautas insostenibles de producción y consumo del “Norte” y sus impactos de todo tipo (Murray, 2009).

De cualquier forma, la aparición cada día más evidente de fuertes disfunciones ambientales como resultado de la expansión de la Sociedad Industrial, hizo que empezaran a proliferar también los primeros intentos institucionales de creación de organismos y regulaciones para enfrentarlos, con medidas de “final de tubería”. Sobre todo en los temas de abastecimiento del agua y calidad del aire en los espacios urbano-metropolitanos. Lo que daría lugar a la aprobación entre otras de la Clean Air Act (Ley del Aire Limpio) en EEUU, en 1963, al establecimiento en 1970 de la EPA (Agencia de Protección Ambiental federal, en sus siglas en inglés), y al desarrollo de estudios de impacto ambiental. En Europa Occidental y Japón asistimos también a procesos similares. En los sesenta se empezarían a hacer palpables asimismo los conflictos medioambientales interestatales, debido a la contaminación de ríos y a la lluvia ácida, y se comenzaron a buscar vías institucionales para poder abordarlos. Todo ello, junto con una concienciación ecologista in crescendo, de carácter fundamentalmente juvenil, al calor del 68, y sobre todo de sus efectos posteriores, van a sentar las bases para una creciente preocupación en los espacios centrales occidentales por la crisis ambiental. No en vano era en dichos territorios donde la crisis se manifestaba con más intensidad, aparte de por supuesto en los países del Este, donde el debate en torno a los mismos se yugulaba por la burocracia estatal y la ausencia de libertades. Todo lo cual crearía el caldo de cultivo que daría lugar a la convocatoria de la primera conferencia internacional sobre la problemática ambiental. La conferencia de NNUU en Estocolmo, en 1972, bajo el título “Medio Ambiente Humano”.

La conferencia de Estocolmo tiene lugar en un contexto de importantes tensiones Centro- Periferia, así como en pleno conflicto de la Guerra Fría. Es por eso que el discurso que sale del encuentro está marcado por ambos hechos. La batalla en torno al Desarrollo del Sur Global estaba en pleno apogeo, e Indira Gandhi, primera ministra de India, plantea abiertamente que la pobreza del Sur Global era más negativa que la contaminación (por supuesto, todavía no había ocurrido el desastre de Bhopal). Y así la declaración final de la conferencia establece que el combate contra la pobreza (en el que en teoría estaban “empeñados” tanto Occidente como el Este, y por supuesto las nuevas elites del Sur Global), era imprescindible para proteger el medio ambiente. Y este combate tenía que hacerse con más “Desarrollo”, que no era otra cosa que más crecimiento de las cifras del PIB. De todas formas, la conferencia va a resaltar los problemas de erosión, desertificación, degradación de humedales y gestión de bosques tropicales, entre otros problemas ambientales. Estocolmo daría lugar a la creación del PNUMA (Programa de NNUU sobre el Medio Ambiente) con sede en Nairobi, en 1974, y abriría la vía para el desarrollo de principios como “quien contamina paga”, que pasa a ser defendido “fervientemente” por la OCDE en los setenta.

40

Todo ello iba a dar lugar al desarrollo de una creciente burocracia internacional, así como estatal y privada (ecocracia, se la ha llegado a denominar), dedicada al tratamiento de la problemática ambiental, dentro por supuesto de la lógica del modelo de crecimiento y acumulación constante, afianzándose aún más las medidas y regulaciones de “final de tubería”.

Sin embargo, en los setenta, la crisis ambiental cada vez más manifiesta se va a cruzar de lleno con las crisis energéticas y de materias primas, y las crisis político-sociales en el Centro y la intensificación de la Rebelión del Sur Global, lo cual va a alterar profundamente las reflexiones, discursos y prioridades institucionales. Al menos durante esa década. La publicación de “Los Límites del Crecimiento” (Meadows et al, 1972), por el Club de Roma, va a marcar quizás un antes y un después en las reflexiones. El texto pone sobre la mesa la imposibilidad del crecimiento infinito en un ecosistema finito como la Biosfera, generando un considerable debate. Debate que se intensifica sobre todo por el impacto ulterior que van a ocasionar las fuertes alzas de los precios del petróleo (1973 y 1979-80), así como de las materias primas, lo que va a afectar de lleno al crecimiento mundial, y muy en concreto al de los países centrales. Igualmente, una diversidad de publicaciones abunda en la temática de la finitud de los recursos y el impacto ecológico del modelo urbano-agro-industrial en consolidación, pero también en fuerte crisis15. Todo ello se da junto con un importante auge del movimiento ecologista en los países centrales, que marcaría asimismo el debate y la agenda política en temas ambientales. La retórica para abordar la problemática ambiental se convierte en un campo de batalla internacional, y el secretario de Estado de EEUU, Kissinger, llegaría a vetar p.e. la acuñación del término “ecodesarrollo” por parte del PNUMA. Sin embargo, al final de la década, el Informe Carter: “Global 2000” (1979), enlazando en parte con el del Club de Roma, volvía a apuntar que para finales de siglo eran previsibles fuertes tensiones socio-políticas debido a la sobrepoblación, escasez de recursos e impactos ambientales crecientes (Murray, 2009). Y toda la década va a estar salpicada por la aprobación de convenios y conferencias internacionales de protección ambiental (Ramsar, de humedales, 1971; CITES, contra el comercio de especies protegidas o en peligro de extinción, 1973; “Man and Biosphere”, para preservar las reservas de la biosfera, 1977; de lucha contra la desertificación, 1977).

-Hacia el “Desarrollo Sostenible”, giro en los discursos y prácticas del poder

En plena debacle de los setenta se crean Thinks Tanks conservadores en EEUU que van a cumplir un importante papel en la batalla ideológica, sobre todo de cara al giro hacia al capitalismo (financiero) globalizado y neoliberal a partir de los ochenta. The Heritage Foundation va a ser uno de ellos. Esta fundación va a estar detrás de la publicación “The Resourceful Earth” (“La Tierra repleta de recursos”) (Simon y Kahn, 1984), que pretende ser una respuesta al “Global 2000”, de la administración demócrata. El libro plantea una visión cornucopiana de una Naturaleza desbordante de recursos naturales, con una aproximación tecnooptimista respecto al uso de los mismos, negando la existencia de límites biofísicos a la

15 “Environment, Power and Society” (Odum, 1971); “Blueprint for Survival” (Goldsmith, 1972); “Only One Earth” (Ward y Dubos, 1972); “Closing Circle” (Commoner, 1972); “Lo Pequeño es Hermoso” (Schumacher, 1973), “Energía y Equidad” (Illich, 1974); (1975). “Energy, Ecotechnology, and Ecology.” (Bookchin, 1975); “Ecología Política” (Gorz, 1975). “La Ley de la Entropía y el Proceso Económico” (Georgescu-Roegen, 1976): “Ecodinamics. The New Theory of Societal Evolution” (Boulding, 1978).

41

expansión del crecimiento económico y el progreso. En los mismos años, la administración Reagan va a iniciar una paulatina liberalización de la regulación ambiental desarrollada en los sesenta y setenta, como parte de su agenda privatizadora y des-reguladora en todos los campos, y como forma de auspiciar y no entorpecer el crecimiento. El péndulo del intervencionismo estatal en este terreno se empieza a mover hacia atrás en EEUU, mientras que en Europa occidental todavía sigue reforzándose a escala comunitaria y en los países nórdicos. Al mismo tiempo los precios del petróleo, y de la energía en general, así como de las materias primas, una vez doblegada la OPEP, empiezan a caer abruptamente, como hemos visto (Fdez Durán, 2008). El crecimiento se pone otra vez en marcha, eso sí, generando unas crecientes desigualdades sociales y territoriales, a escala estatal e internacional, e intensificándose los impactos medioambientales. Es la década del estallido del “problema de la deuda externa” del Sur Global. La “década perdida” para el Desarrollo, como se definiría. En 1986 estalla Chernóbil, cerrando el debate nuclear, pues la construcción de centrales se paraliza. Y en esos momentos estaba en gestación el llamado Informe Brundtland: “Nuestro Futuro Común” (CMMAD, 1987), fruto del trabajo de la Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, de NNUU, preparatorio de la Cumbre de Río (1992) y que va a impulsar el término Desarrollo Sostenible. Un concepto que iba a tener un muy importante impacto futuro, pero que como decimos es importante reseñar en qué contexto surge16.

El informe Brundtland no consideraba para nada la previsible escasez de petróleo en el futuro (Bermejo, 2008), y tras resaltar algunos de los principales problemas ecológicos, se centraba en subrayar que “lo que necesitamos es una era de crecimiento, un crecimiento vigoroso y, al mismo tiempo, social y ambientalmente sostenible”. Las preocupaciones como señala Naredo (2006) pasaron pues de la posible escasez de recursos, a la contaminación y los residuos, que afectaban sobre todo a los países centrales, y que ocultaban los problemas relacionados con los inputs del metabolismo urbano-agro-industrial. Sólo el impacto de los outputs parecía estar en el debate institucional. De hecho, en 1987, también, se aprueba el llamado Protocolo de Montreal para prohibir la producción de CFCs que estaban destruyendo la Capa de Ozono. Protocolo que no es firmado ni por China ni India, los grandes del Sur Global. Por otro lado, los recursos se estaban obteniendo cada vez más de los espacios periféricos, y no se veían problemas en el horizonte previsible. El Desarrollo Sostenible, que se apunta como el abracadabra que iba a solucionar todos los problemas, era un término que pretendía tender un puente entre los planteamientos desarrollistas y los conservacionistas, intentando contentar ambos extremos. Pero era un oxímoron; es decir, una contradicción in terminis. Además, el sustantivo, “desarrollo” (o mejor dicho, crecimiento), se imponía claramente sobre el calificativo, “sostenible”. Sin embargo, el término era lo suficientemente ambiguo como para contentar a todo el mundo. De ahí su gran éxito posterior (Murray, 2009).

El Desarrollo Sostenible se definía como “el desarrollo que permitía satisfacer las necesidades de las generaciones presentes, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer las suyas” (CMMAD, 1987). Y, además, ese desarrollo iba a permitir al mismo tiempo combatir la pobreza y la crisis ecológica. Pero una vez más se ocultaba el distinto carácter de las “necesidades” de las generaciones presentes, entre los países centrales y periféricos, y dentro de cada territorio, y se decantaba por responsabilizar sutilmente al Sur Global, y en concreto a la superpoblación del mismo, de la crisis ambiental. Es decir, para nada se planteaba la necesaria solidaridad y justicia social y ambiental entre las gentes de la misma generación a escala global y estatal, sino que éstas se planteaban en unos términos muy difusos de cara a un futuro distante. Y es más, se vinculaba directamente el deterioro

16 La primera que se utiliza ese concepto es en 1980 en el informe de la UICN “World Conservation Strategy”, pero no sería hasta 1987 con “Nuestro Futuro Común” que cobraría relieve (Murray, 2009).

42

ambiental a la pobreza, al tiempo que se resaltaba que el “desarrollo” en el Norte estaba permitiendo resolver mejor los problemas ambientales (la llamada Curva Ambiental de Kuznets)17, animando al Sur Global a seguir por la misma senda. Es por eso por lo que se proponía que no se podía resolver la pobreza y el subdesarrollo sin una “nueva era de crecimiento” en beneficio de todos (el Norte y el Sur), tal y como se recoge en la cita de inicio de esta texto (CMMAD, 1987). Eso sí, “sostenible”, para lograr el equilibrio con la Naturaleza. La cuadratura del círculo (Murray, 2009).

– La Cumbre de la Tierra de Río, el triunfo del simulacro ambientalista En la Cumbre de la Tierra (1992) se corona definitivamente el Desarrollo Sostenible, principal leitmotiv del encuentro mundial. La cita de Río tiene lugar poco después de la primera Guerra del Golfo y la implosión de la URSS, ambas en 1991, y en el momento en que EEUU se afianzaba como la única superpotencia en un mundo ya unipolar. Eran también los años del triunfo de la Sociedad de la Imagen, el Espectáculo y la Información. El momento de auge de las ONGs, que habían irrumpido con fuerza en los 80, y la época en que se afianzaba un capitalismo cada mía más globalizado controlado por grandes corporaciones transnacionales. Todo ello confluye en la Cumbre de la Tierra. La mayor de la historia. Más de ciento-veinte jefes de Estado y de gobierno acuden a Río de Janeiro. Pero George Bush, padre, presidente entonces de EEUU, deja claro desde el primer momento que la superpotencia no está dispuesta a poner en cuestión el American Way of Life. Su estilo de vida era innegociable. En los preparativos de la cumbre participan también activamente muchas de las principales transnacionales del mundo a través del Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible. Entre ellas, algunas de las empresas más contaminantes del mundo. La Industria se presenta como un nuevo Ciudadano Global que pretende ayudar a NNUU en la consecución de sus objetivos medioambientales. Y la cumbre oficial se ve acompañada por un gran Foro paralelo de ONG´s, estableciéndose pasarelas entre ambos, con la ayuda de NNUU. Una nueva era parecía abrirse en la década de la Globalización Feliz. Todo parecía posible, una vez colapsado el Imperio del Mal.

En Río se va a aprobar una Declaración sobre Medio Ambiente y Desarrollo, así como una Agenda 21, en la que el espíritu del Desarrollo Sostenible empapaba toda su retórica, pero en donde se dejaba claro, también, que éste sólo se conseguiría liberalizando y profundizando el comercio mundial, entre otras medidas de corte neoliberal. El Desarrollo Sostenible era la forma de acabar con la pobreza y resolver la crisis ambiental a través del crecimiento. Dos en uno, otra vez. La Agenda 21 era una guía política atractiva (por su carácter “verde”) para gobiernos, y autoridades locales y regionales, pero era de carácter voluntario, sin compromisos obligatorios y se movía en general dentro de la lógica del modelo urbano-agroindustrial. Pero en la Cumbre de la Tierra también se abordan tres nuevas convenciones. Una sobre cambio climático, tras la aparición en 1990 del primer informe del Panel Internacional sobre Cambio Climático (IPCC), tal y como hemos apuntado. De ahí, surgiría más tarde tras arduas negociaciones el Protocolo de Kioto, en 1997, apoyado por la administración demócrata de Clinton, pero rechazado posteriormente por el Congreso de EEUU, dominado por los republicanos, y más tarde sepultado definitivamente por Bush hijo. Protocolo que no sería ratificado internacionalmente hasta 2004, como veremos más tarde. Curiosamente, el

17 La Curva Ambiental de Kuznets propone que el impacto ambiental de una sociedad determinada tiene la forma de una U invertida, siendo aquél más fuerte en las primeras etapas del “desarrollo” para ir descendiendo posteriormente conforme la sociedad va creciendo en renta per capita. La curva en cuestión es un ejercicio de mistificación y cinismo, pues no considera que los impactos ambientales de las “sociedades desarrolladas” se exportan hacia el resto del mundo, tal y como hemos estado analizando.

43

Protocolo de Kioto llevaba la impronta de los EEUU de Clinton (mecanismos de mercado, comercio de emisiones, etc.). Es más, la administración Clinton participó directamente en su diseño (Lohman, 2001 y 2006), trasladando los intereses del mundo de las finanzas, que en gran parte le apoyaba, junto con las empresas de las nuevas tecnologías de la información, comunicación y biogenética. En realidad, era imposible pensar que prosperara una iniciativa internacional sin el visto bueno del gobierno de la superpotencia. Sin embargo, la complejidad de los intereses económicos estadounidenses, en concreto los de las empresas petroleras, del automóvil y otros grandes consumidores de energía, impidieron su ratificación por EEUU.

Pero en Río van a abordarse también otras dos nuevas convenciones, como decimos. Una, la de biodiversidad, que saldrá adelante con enormes tensiones por los intereses en juego. No en vano el Norte occidental tenía la tecnología para explotar la biodiversidad, y la voluntad de apropiársela, pero carecía en muy gran medida de ella. Mientras que el Sur Global era, y es, la principal reserva de la biodiversidad planetaria, pero no disponía la tecnología para explotarla, aparte de que albergaba comunidades indígenas y campesinas que, en principio, se oponen a su aprovechamiento comercial. En 1994 se aprobaría el Convenio de Biodiversidad, ampliamente ratificado, siendo EEUU uno de los pocos países del mundo que al día de hoy no lo ha firmado. La razón es que no consiguió todo lo que pretendía, e intenta conseguir sus objetivos por otras vías, como la OMC, como veremos. El convenio bajo la apariencia de pretender la conservación de la biodiversidad planetaria, lo que hace es abrir la vía al acceso comercial a los recursos de la biodiversidad. Eso sí, estableciendo una participación “equitativa”, no irrestricta, en los beneficios que se deriven de la explotación de los recursos genéticos. Esta fue la zanahoria que se dio a los Estados del Sur para que permitieran el acceso a sus territorios a las empresas occidentales que buscaban la explotación comercial de la biodiversidad (biogenéticas, farmacéuticas, etc.). Eso sí, a las poblaciones locales (indígenas y campesinas), que hasta entonces habían conservado la biodiversidad, se las dejaba de lado; o en todo caso, se las intentaba comprar también mediante su participación residual en los beneficios de su explotación, para desactivar su potencial oposición (Shiva, 2002).

La otra convención fue la de la Lucha contra la Desertificación, cuyos resultados se ratificaron como convenio internacional en 1994. Sin embargo, este convenio ha tenido hasta ahora poco recorrido, pocos medios y pocos resultados concretos, mientras sigue avanzando la erosión y la desertificación. Un fenómeno que afecta a un 40% de la masa terrestre de nuestro planeta, pero que indudablemente incide en las partes más empobrecidas del mundo, y muy especialmente en África, aunque incluya también a ciertas partes del Sur de Europa. Son más de 1000 millones de personas la población afectada, de unos 100 países, en los que la sequía creciente avanza, azuzada también por el cambio climático (Holz, 2003). Pero es quizás por la marginación en general de estos territorios, la pobreza de sus suelos y su escasa biodiversidad, por lo que hasta ahora se les ha prestado tan reducida atención. Hay poca riqueza que repartirse (salvo por supuesto en Oriente Medio), y además a los países centrales del Norte les afecta bastante poco la desertificación. Finalmente, en Río, los bosques del mundo, y muy especialmente los tropicales, los más sometidos a la presión de su explotación industrializada, merecieron tan sólo una Declaración de Principios sobre su Gestión, pues no hubo acuerdo para frenar su aprovechamiento comercial. Grandes intereses tanto del Sur como del Norte lo impidieron. En los países del Sur, porque una de sus principales fuentes de divisas es la explotación de sus masas forestales, para los que las poseen, sobre todo los tropicales. Y en los del Norte, porque las empresas que los explotan tienen ahí su sede, aparte de que de esa forma pueden proteger sus propios bosques, al tiempo que realizan también importantes reforestaciones industrializadas.

44

En definitiva, lo acontecido en Río de Janeiro se puede considerar como un gran simulacro, que trasmitió al mundo que a partir de entonces nos encaminaríamos poco a poco hacia del Desarrollo Sostenible, mediante las medidas adoptadas en la Cumbre de la Tierra. Ese mensaje duró prácticamente toda la década, y hasta más allá de la misma, pues perduró en parte durante los primeros años del nuevo milenio. Mientras que continuaba la bonanza económica en los espacios centrales, antes de la llegada de la Crisis Global actual. La capacidad de persuasión al respecto de la Aldea Global, y de la Ecocracia mundial, era manifiesta. A partir de Río todo se hacía en nombre del Desarrollo Sostenible, o legitimado por su potencia de seducción, en sociedades de consumo adormecidas por los mass media, que les parecía estupendo que se caminara hacia la sostenibilidad sin modificar sus pautas de vida. Es más, ahondando aún más en ellas. Y tanto en el Sur Global como en el Este se aspiraba a caminar en la misma dirección, a pesar de su creciente industrialización, y de que los desmanes del mercado les enseñaran brutalmente, de vez en cuando, cuál era el lugar periférico o superperiférico que en general se les asignaba. Y eso que los nuevos sistemas de información geográfica (SIGs), basados en las nuevas tecnologías de la información y comunicación, permitían conocer casi en tiempo real la tremenda degradación de la cubierta de la biosfera. Pero las preocupaciones institucionales y sociales (mediáticamente inducidas) se habían desplazado ya definitivamente hacia la forma en que, en todo caso, se podían llegar a manejar los impactos de los outputs del metabolismo urbano-agro-industrial a través de mecanismos de mercado. Para que éste siguiera prosperando sin fin. Sobre todo en relación con el cambio climático, un enorme fallo del mercado, como diría el Informe Stern (2006). Pero que se quería tratar con más mercado. El mercado iba a ser el gran triunfador en la sombra de lo acontecido en Río en 1992, no en vano la década de la Globalización Feliz iban a ser los años dorados del capitalismo financiero globalizado, también en el campo ambiental.

– El Capital y el FMI, BM y OMC, los verdaderos Masters de la Naturaleza Mientras que el mundo asistía embelesado a lo que sucedía en la Cumbre de la Tierra, un capitalismo crecientemente globalizado se iba desembarazando de las regulaciones estatales que le habían amordazado desde los años treinta (a partir del New Deal) hasta el final de los setenta. En todos los campos, pero muy especialmente en el dominio de lo financiero, que va a imponer su lógica aún más perversa. Wall Street por así decir se imponía otra vez definitivamente sobre Washington (Arrighi, 1999), y a escala global también el capital financiero y las grandes corporaciones van a reinar cada vez con menos cortapisas políticas, sociales y, por supuesto, ambientales, a pesar del Desarrollo Sostenible que se nos prometió en Río. No podía ser de otro modo en unos años en que las políticas globalizadoras y neoliberales se imponen en el mundo entero, como hemos visto al analizar el siglo XX. De hecho, la dinámica de profundización en la mundialización de los mercados hacía que el Norte occidental tuviera que acometer poco a poco una creciente desregulación ambiental, pues era cada vez más incapaz de competir con un Sur Global que basaba su competitividad en muy bajos costes laborales y sociales, y asimismo en una ausencia prácticamente absoluta de regulación ambiental. Incluso en la muy “ambientalista” UE, y a pesar de que en el preámbulo de su Tratado constitutivo (el de Maastricht) se resaltara su compromiso con el Desarrollo Sostenible. La normativa ambiental de la Unión se empieza a flexibilizar, y los estudios de impacto a agilizar, sobre todo de cara a que las políticas de protección del entorno no entorpecieran la necesaria construcción de infraestructuras, promoción del transporte motorizado y creciente urbanización que un cada vez más amplio y globalizado Mercado Único y el futuro Euro requerían. Sobre todo de cara a la ambiciosa expansión de la UE al Este. De esta forma, hasta la Red Natura 2000, los lugares de máximo valor y protección

45

ambiental, delimitados a partir de la directiva Hábitat de 1992, serán sistemáticamente violados, si es preciso.

Por otro lado, el Fondo Monetario Internacional va a tener un intenso protagonismo en el Sur Global en los 90. Primero porque va a continuar imponiendo los Programas de AjusteEstructural a los países periféricos de América Latina y África, especialmente, promoviendo una creciente orientación de sus economías hacia la exportación, en especial de materias primas, para que pudieran acceder a las divisas necesarias para pagar su abultada deuda externa. Por lo que no cabían protecciones ambientales posibles a unas actividades depredadoras que les proporcionaban cash para enfrentar su endeudamiento. Lo mismo que las políticas de industrialización salvaje de sus territorios, y muy en concreto de sus Zonas Francas. Era preciso promover un crecimiento a ultranza, sin remilgos medioambientales, para satisfacer a los tenedores de deuda. Pero, eso sí, había que hacerlo de forma “sostenible”,

o bajo esa glamurosa etiqueta, si era preciso. O si lo exigían las circunstancias de la “opinión pública” internacional. Y en eso era un maestro su compañero de ubicación en Washington, el Banco Mundial (BM), un verdadero experto en el manejo de la retórica “ambientalista”, junto con la de la “lucha contra la pobreza”. Pero cuyos planes de financiación impulsaban una intensa construcción de infraestructuras en el Sur Global (autopistas, grandes puertos, presas gigantes, oleoductos, etc.), junto con el apoyo a los proyectos más agresivos (mineroextractivos, industriales, de energía fósil –incluso a favor del carbón-, etc.). Y es a este santo defensor del “ambientalismo” al que se le va a asignar en Río la gestión del nuevo Fondo Mundial para el Medio Ambiente. Eso sí, bajo la presión de los países centrales, cuyas empresas serían las grandes beneficiarias del mismo. El BM, un organismo fuertemente contestado a escala mundial, va a desarrollar en los noventa un abanico de iniciativas de “marketing verde” para simular que tenía en cuenta las críticas18, mientras que seguía con su Bussiness as Usual. El “Consenso de Washington” de las instituciones de Bretton Woods llegaría tal vez a su paroxismo con ocasión de las crisis monetario-financieras que afectarían a todo el Sudeste Asiático en 1997-98. El espacio periférico del planeta que hasta entonces había logrado escapar más a su dictado, por estar menos endeudado que los territorios de América Latina y África y tener un fuerte desarrollo industrial. Pero los ataques especulativos que se lanzan desde las principales plazas financieras mundiales (Wall Street y la City de Londres), y que provocan un fuerte colapso de sus monedas y economías, les va a poner en manos del FMI y el BM. Y éstos les van a proporcionar abundantes créditos para hacer frente a la debacle, con el fin de salvar los intereses de los especuladores internacionales, lo cual va a ahondar muy gravemente su endeudamiento. Y es así como les van a imponer unas políticas de ajuste que en el caso del Sudeste Asiático adquirieron una enorme gravedad. Pero centrándonos en su repercusión ambiental, este agudo endeudamiento externo incentivó una mayor “reprimarización” de sus economías, fomentando intensamente las actividades extractivas de todo tipo y la tala de sus bosques con el fin de obtener cash en dólares para pagar una ingente deuda externa. Es a partir de entonces, p.e., cuando Indonesia recrudece la tala de sus bosques tropicales (los más importantes del mundo junto con los de Brasil y Congo), vendiendo su madera en los mercados internacionales, y fomentando la expansión sin freno de plantaciones de palma aceitera, igualmente destinada al mercado mundial. Sobre todo a satisfacer la demanda de los países centrales. El impacto ambiental fue (y está siendo) mayúsculo, con una enorme pérdida de biodiversidad (incluido los orangutanes allí presentes), lo mismo que en otros países de la región.

18 En relación con la construcción de grandes presas, las industrias extractivas, la construcción de oleoductos, etc.

46

En cuanto a la OMC (Organización Mundial del Comercio), ésta se crea en 1995, tras la Ronda Uruguay del GATT (la tercera pata de Bretton Woods, que había quedado poco desarrollada y sin estatus jurídico internacional). A partir de entonces su actividad va a reforzar las dinámicas del capitalismo global mediante la mundialización del comercio y la inversión, a través de la creciente eliminación de trabas estatales a su expansión. Y parte de esas trabas eran las de carácter ambiental. Es por eso por lo que ha sido muy denunciado cómo la OMC torpedea los tratados y convenios medioambientales internacionales, firmados por los Estados, pues sus políticas chocan frontalmente muchas veces con los acuerdos de los tratados. Además, las políticas de la OMC son de obligado cumplimento para sus Estados miembros, y ésta puede establecer sanciones económicas si se incumplen; mientras que los tratados internacionales en el marco de NNUU son mucho más difíciles de instrumentar, debido a la “sacrosanta” soberanía estatal. Aparte de la falta de voluntad de los Estados para cumplirlos, incluso aquellos firmantes de los tratados. De esta forma, muchas de las políticas ambientales proteccionistas en materia de pesca, o de limitación y regulación de explotación de recursos han sido recurridas ante la OMC. Además, la OMC encumbra la Propiedad Intelectual, en su tratado TRIPS de protección de patentes, lo que abre la vía para desarrollar las patentes sobre la vida. Un aspecto ampliamente denunciado por muchos países del Sur Global, así como por organizaciones sociales y ecologistas del mundo entero. La OMC fomenta pues la Biopiratería, aparte del libre comercio de transgénicos. Es por eso por lo que EEUU no firmó el Convenio de Biodiversidad, pues esperaba alcanzar el acceso a los recursos de la vida con menos restricciones, así como satisfacer los intereses de su industria biotecnológica, a través de las normas e instrumentos de la OMC. Además, la industria biogenética rechaza frontalmente el llamado Principio de Precaución, recogido en la Agenda 21 de Río, y que pone en cuestión el marco normativo de la OMC19. Pero lo mismo podríamos decir sobre los Tratados de Libre Comercio, de los países centrales con los espacios periféricos, que fomentan políticas y dinámicas parecidas, y que se están activando especialmente en estos años del siglo XXI (Bertrand y Kalafatides, 2002; Shiva, 2002; Murray, 2009; Kucharz y Vargas, 2010).

-Hacer negocio con el deterioro ambiental, y profundizarlo con la tecnología eficiente

Por otro lado, y ya desde los ochenta, empieza un debate sobre la llamada “Tragedia de los Bienes Comunes”, reactualizando, magnificando y manipulando un debate que había empezado tímidamente en los sesenta (Hardin, 1968)20. En los sesenta el debate no prosperó pues el capitalismo de la época y el marco regulatorio estatal e internacional era renuente a desarrollarlo. Sin embargo, el advenimiento del nuevo capitalismo financiarizado y globalizado, así como las políticas neoliberales que lo acompañan, van a rescatar y replantear este debate, enlazándolo además con aspectos de la crisis ambiental. El nuevo planteamiento es que los bienes comunes globales: el agua, la tierra, las pesquerías, la biodiversidad, etc. (los Global Commons, como se les ha llegado a definir), son sobreexplotados porque no hay una propiedad privada de los mismos que cuide de ellos. Y es el hecho de la inexistencia de una

19 El Principio de Precaución permite establecer restricciones en procesos que se desarrollan en marcos de ignorancia o incertidumbre, cuando estos puedan acarrear daños catastróficos para los seres vivos y los ecosistemas, aunque no haya evidencia científica absoluta. Mientras que la OMC exige la evidencia científica absoluta, muy difícil si no imposible de establecer, para restringir cualquier actividad comercial, aparte de que deberá ser decidida por un tribunal nominado al efecto por la OMC. Más difícil todavía.

20 Hardin (1968), tan sólo planteó que el acceso irrestricto y des-regulado a los bienes comunes conlleva su paulatina destrucción. Pero no abogaba por su privatización.

47

propiedad clara de dichos recursos lo que favorece su esquilmación y deterioro, lo que no ocurriría en caso contrario. Sin embargo, este planteamiento es absolutamente falso y además engañoso, y lo que va buscando es la privatización de los últimos ámbitos de los bienes comunes planetarios. Hacer de ellos un campo más de apropiación, acumulación y hasta especulación del capital. Y todo ello con la excusa de la crisis ambiental. Como ha demostrado la premio Nobel de Economía de 2009, Elinor Ostrom, las comunidades locales han preservado en multitud de casos durante siglos ecosistemas a través de una gestión comunal de una explotación que respetaba los ciclos y las tasas de reposición natural. Y ha sido la explotación industrializada e indiscriminada de los mismos la que está acabando con ellos y degradando su calidad.

Además, como decía Polanyi (1989), hay determinados bienes a los que es muy difícil, y en algunos casos imposible, poner precio de mercado. Son las llamadas mercancías ficticias. Y la Naturaleza y toda la diversidad de la vida son, por supuesto, ámbitos de enorme complejidad que entran de lleno en esa consideración. ¿Cómo se puede asignar derechos de propiedad a las pesquerías del mundo? ¿Cómo se puede privatizar la Capa de Ozono del Planeta?¿Cómo se puede poner precio a una tonelada de carbono?¿Cómo se puede privatizar la biodiversidad del mundo o la Amazonía? Pues sí, se pretende poner precio a gran parte de ello, sobre todo a partir de su creciente escasez y progresivo deterioro, o mediante su progresiva apropiación. La degradación de los llamados “servicios ambientales” de la Naturaleza, hasta ahora gratuitos, hace que se abra un campo enorme de potencial mercantilización de éstos, con el fin de permitir su acceso y disfrute sólo a aquella población

o actividades industriales y de servicios decididas a pagar por ellos. Es decir, con el suficiente poder adquisitivo para poder abonarlos y disponer de los mismos, o directamente comprarlos. Y, en paralelo, aquellas poblaciones o actividades que no tengan la renta monetaria suficiente se verán inexorablemente excluidas de su aprovechamiento y goce. El caso del agua, como hemos visto, es el ejemplo más claro de ello. Y la OMC pretende ampliarlo en ese ámbito ambiental y en muchos otros más (dentro del acuerdo del AGCS21), lo mismo que los TLCs. Y todo ello se hace bajo la excusa de que es la forma más eficiente de conservar lo que queda de Naturaleza, pues se evitará su destrucción cuando conservar sea más rentable que destruir (Murray, 2009; TNI, 2009; Lomas, 2009; Kucharz y Vargas, 2010). Pero al capital privado no le gusta ir solo en este terreno tan resbaladizo, pues la crisis de legitimidad ante una actividad en este campo abiertamente privatizadora puede ser grave. Es por eso por lo que busca la compañía de los Estados y de las ONGs, y hasta de la UICN, para hacer más vendibles ante la “opinión pública” su práctica depredadora. De esta forma, desde los noventa empiezan a proliferar los partenariados publico-privados, en muchos campos como ya vimos, pero muy en particular en este. Además, se intenta cada vez más incorporar a grandes ONGs ambientalistas (WWF, especialmente) a las nuevas estrategias de privatización, gestión y apropiación de los recursos naturales. Esa estrategia va a quedar consagrada en el décimo aniversario de Río, la Cumbre del Desarrollo Sostenible de Johanesburgo (2002). En ella se pone el acento en este tipo de tratados, llamados tipo “Dos”, de carácter voluntario, es decir, sin compromisos de ningún tipo y sin supervisión internacional. Los tratados tipo “Uno” serían aquellos en los que sólo se involucran los Estados, los únicos actores, y que tienen carácter en teoría vinculante, de acuerdo con el marco de NNUU. Y todo ello con una propaganda mediática que refuerza la imagen de Responsabilidad Social y Ambiental corporativa. Además, esta era una vía más de sustraer al control de los Estados los acuerdos de protección ambiental, y debilitar aún más lo aprobado

21 Acuerdo General sobre Comercio de Servicios, donde se quieren incluir los “servicios ambientales”.

48

en Río. Eso sí, la Cumbre de Johanesburgo se llama abiertamente del Desarrollo Sostenible, aunque abría un gran boquete hacia una mucho mayor insosteniblidad. Esta Cumbre cabe situarla también en el mundo post-11-S, y en un contexto en que la administración Bush estaba quebrando el marco multilateral de NNUU y promoviendo un capitalismo global cada día más salvaje. Y todo ello mientras que se preparaba para lanzar conjuntamente con Gran Bretaña, y el apoyo de la Coalition of the Willing, una guerra contra Irak con el fin de intentar apropiarse directamente de sus recursos petrolíferos. Pero sobre ello volveremos más adelante al hablar de la Crisis Global. Aquí tan solo apuntar este cambio profundo de “gobernanza medioambiental” (Murray, 2009).

En consonancia con todo ello, se da una tendencia creciente a medir todo monetariamente, incluidos los recursos y los servicios ambientales, en un intento de proyectar el simulacro de que lo ambiental forma parte del aparato estadístico, cuando lo que abre es la perspectiva de una mayor penetración de la lógica de mercado en este ámbito hasta hace poco ajeno a ella. Y es curioso que ello ocurre cuando por otro lado se empiezan a medir las transformaciones biogeofísicas a través de determinados indicadores, como ya hemos visto. Pero esta visión de los impactos biogeofísicos permanece convenientemente alejada de las políticas estatales y privadas de gestión ambiental, y sin práctica incidencia en las mismas. Prima pues un enfoque de la “sostenibilidad débil”, de monetarización de las externalidades ambientales, en consonancia con la lógica del mercado, como ha sido denunciado. Mientras que permanecen marginados del enfoque ambiental institucional los planteamientos de “sostenibilidad fuerte”, relacionados muchos de ellos con la llamada Economía Ecológica, que se niegan a aceptar la reducción de los impactos a una única variable cuantitativa, la monetaria, y que plantean la necesidad de recurrir a una multiplicidad de valoraciones biogeofísicas y cualitativas para hacer frente a la gestión ambiental (Naredo, 2006; Murray, 2009). Sobre todo cuando muchos flujos biogeofísicos permanecen totalmente ocultos al aparato estadístico convencional pues no experimentan ninguna “valoración” real en el mercado realmente existente. Valga la redundancia.

Finalmente, en estos últimos treinta años, tras la crisis de los setenta, hemos asistido a un muy importante desarrollo tecnológico, de la mano principalmente de las nuevas tecnologías de la información y comunicación. Lo cual ha permitido el desarrollo de tecnologías más eficientes, por un lado, pero por otra parte este avance en la eficacia ha provocado un mayor uso de los recursos, de acuerdo a la famosa Paradoja de Jevons (1865)22. En concreto, en el caso de la energía la paradoja implica que la introducción de tecnologías con mayor eficiencia energética puede, a la postre, aumentar el consumo total de energía. En la actualidad se conoce también como el “efecto rebote”, pues el logro de un menor consumo por unidad producida, o km recorrido, no implica que no se incremente el consumo energético como resultado del incremento de la producción y consumo total, o en el caso del transporte del número de coches circulando y la distancia recorrida por los mismos, así como del aumento de su potencia o cilindrada. Con lo que el pretendido incremento de la eficiencia se ve absolutamente rebasado por el auge imparable del consumo. Sobre todo en un sistema basado en la necesidad del crecimiento y acumulación constante, y en el que las desigualdades sociales y la capacidad de consumo de una parte importante de la Humanidad ha aumentado de manera manifiesta. Y muy especialmente la de las elites. Eso es lo que ha sucedido desde los años ochenta hasta la llegada de la Crisis Global. Y, además, la expansión de las energías renovables no ha contribuido a reducir el consumo energético fósil, sino que al contrario ha

22 En 1865, Jevons llegó a plantear en un informe al Parlamento Británico que la mejora en la eficiencia de las máquinas de vapor no conllevaba un menor consumo de carbón, sino que al contrario propiciaba una mayor expansión de la industrialización y del consumo del mismo.

49

ayudado a incrementar aún más el consumo energético total, pues su progresión se ha sumado a un importante avance del consumo fósil (y nuclear), en lugar de sustituirlo (Murray, 2009; Fdez Durán, 2008).

Capitalismo global, Sociedad de la Información y degradación de Gaia

El nuevo capitalismo global tiene una renovada y cada vez más desmesurada dimensión monetario-financiera, con implicaciones medioambientales cada día más evidentes y graves, que se añaden a los impactos del sistema urbano-agro-industrial que lo sustenta. El sistema financiero de los países centrales contribuye a ampliar su capacidad de compra sobre el resto del mundo, mucho más allá de lo que les permitiría su propio balance comercial. Esta capacidad de compra se ve aún más reforzada por la posesión de divisas fuertes de alcance mundial (dólar, euro, libra esterlina, yen, etc.). Este hecho ha sido por supuesto claramente manifiesto en el caso del billete verde, por ser la moneda hegemónica mundial, pero también en el caso de la libra esterlina, y ha permitido tanto a EEUU como a Gran Bretaña solventar sus crecientes déficits exteriores, en el plano de lo financiero; al igual que en el caso de España, en esta ocasión debido a su pertenencia al euro. Esa dinámica se ha ido acentuando progresivamente desde los años ochenta del pasado siglo hasta la llegada de la actual Crisis Global, y aún hoy en día sigue estando plenamente vigente, condicionando la evolución y la propia “salida” de la crisis. Pero aquí queremos resaltar cómo dicha dinámica ha sido una fuente adicional de deterioro ecológico, aparte de haber sido la causa principal de la concentración de la riqueza y la polarización social a escala planetaria.

Muchos de los procesos de degradación ambiental auspiciados por el nuevo capitalismo global ya han sido analizados, pero hasta ahora no hemos mencionado directamente los derivados de la explosión del turismo internacional, sobre todo de carácter intercontinental. En el estallido de ese turismo intercontinental de larga distancia cumple un papel clave el importante incremento de la capacidad de compra de las clases medias y altas de los países centrales, provocado por la revalorización de sus divisas respecto de las de los países periféricos desde los años ochenta, como resultado de los planes de ajuste estructural del FMI y el BM. Hecho que se acentúa aún más en los noventa, como consecuencia de las crisis monetario-financieras de los países periféricos, causadas por ataques especulativos. Esta revalorización, junto con la paralela caída del precio de la energía, y sobre todo el abaratamiento del transporte aéreo, creó las condiciones para la expansión del turismo de larga distancia. De esta forma, se pasó de una primera mitad del siglo XX, en la que el turismo internacional fue un fenómeno exclusivamente de elites, con una dimensión limitada; a los Treinta Gloriosos, cuando el turismo de masas despega con fuerza en los países centrales, con una dimensión estatal y como mucho continental (Europa Occidental y Mediterráneo, Norteamérica y Caribe, Japón y Lejano Oriente), pero muy poca proyección intercontinental. Y el volumen de turistas internacionales pasa de 30 millones anuales en 1950 a unos 300 millones en 1980. Pero no es hasta los años ochenta que se dispara el turismo de intercontinental de masas, como resultado de la participación en el mismo de las clases medias de los países centrales. Las cifras de turismo internacional saltan de los 300 millones en 1980 a unos 700 millones en el 2000, alcanzando su máximo histórico cercano a 900 millones en el 2007. Todo ello auspiciado por la expansión de los vuelos Low Cost y la irrupción asimismo del turismo continental desde países emergentes. Desde entonces, el volumen mundial de turismo se ha contraído como resultado de la Crisis Global (WTO, 2010), y muy probablemente ese máximo mundial, como veremos, no será rebasado ya nunca

50

más. Permanecerá pues como loco testigo de una época excepcional en la historia de la Humanidad.

Una gran parte de este turismo internacional tiene un carácter de Sol y Playa (Mediterráneo, Caribe, Canarias, Sudeste Asiático, etc.), pero también de visita a espacios de gran valor natural y exotismo cultural (Riviera Maya, Amazonía, Indonesia -Bali-, Polinesia, etc.). Todo ello supone una presión adicional, en algunos casos muy considerable, sobre muchos territorios frágiles y de alto valor ecológico. Es más, la propaganda resalta en sus reclamos la belleza y el carácter idílico de los destinos turísticos, como forma de atraer un mayor volumen de visitantes. Por otro lado, la llegada masiva de turistas no solo tiene un impacto directo sobre el territorio y sus hábitats, que quedan bruscamente alterados, sino asimismo sobre las poblaciones y culturas que habitan dichos espacios, que hasta entonces vivían en mayor equilibrio con el entorno. A menudo, los Parques Naturales periféricos se reservan para el turismo de elite (Sudáfrica, Kenia, etc.), llegando hasta expulsar a las poblaciones autóctonas. La mercantilización de los destinos turísticos y la monetarización de las formas de vida de sus poblaciones, así como su dependencia de la actividad turística, supone supeditar la gestión de sus ecosistemas a esta actividad en general depredadora de los mismos. Igualmente, la brusca modernización subordinada de los patrones de vida de las comunidades locales implica una pérdida de autonomía y autoestima de las mismas. Todo lo cual provoca una mayor dependencia del mercado y de la economía monetaria, así como un incremento de los flujos de energía y materiales y de la generación de residuos. Sobre todo por parte de la población turística que acude a esos destinos, como ya hemos apuntado en el caso del agua.

De esta forma, el metabolismo turístico tiene un fuerte impacto directo en los hábitats donde se desarrolla, aparte de una creciente repercusión global, como resultado de la explosión del transporte aéreo internacional. Así, los espacios sacrificados a escala mundial a la “producción turística” ocupaban a finales del siglo XX una superficie similar a la del Estado español (medio millón de km2), y los requerimientos energéticos de la industria turística se elevaban a un consumo energético fósil equivalente al de Alemania y España juntos. Y si a ello se suma que una parte notable de las emisiones de CO2 del transporte relacionadas con el turismo tiene lugar en las capas altas de la atmósfera, a consecuencia de la aviación, y que tienen carácter muy perjudicial para el efecto invernadero, el turismo global lejos de ser una actividad que alimenta la “Alianza de Culturas”, se acaba convirtiendo en una de las actividades más letales para la Biosfera (Gössling, 2002; Buades, 2009)

Por otro lado, la tremenda concentración de riqueza que auspicia este capitalismo crecientemente globalizado y financiarizado, en especial por parte de sus principales actores empresariales y financieros, así como grandes fortunas de los espacios centrales, pero también por las elites de la periferia, hace que estos actores hayan adquirido en estos últimos treinta años una tremenda capacidad de compra sobre el suelo y los recursos naturales del mundo entero. Todo ello se ha visto asimismo facilitado por la progresiva mercantilización de la tierra y sus recursos, incluso en los países del Este, hasta hace poco al margen de esta vorágine. Así pues, en estos años hemos asistido a la compra de inmensas extensiones de terreno en muchos lugares del planeta, incentivadas además por la depreciación de las divisas periféricas, lo que ha devaluado sus bienes y recursos propiciando su adquisición. Esta progresiva concentración de la riqueza natural mundial, aparte de incentivar la expulsión de las poblaciones que ocupaban dichos espacios, para nada está derivando en una mejor conservación de las áreas de gran valor natural. Es más, dicha dinámica está intensificando en general los procesos de apropiación y explotación de recursos naturales progresivamente

51

escasos (agua, biodiversidad, recursos energéticos y minerales, etc.). Por otro lado, las poblaciones expulsadas y privadas de los recursos básicos para su subsistencia están presionando en ocasiones sobre nuevos hábitats de valor más marginal sobre los que se asientan, lo que ahonda el deterioro ecológico; o acaban engrosando los barrios marginales de la Megaciudades Miseria del Sur Global. En el siglo XXI esta dinámica se ha intensificado aún más, al intervenir en los procesos de adquisición de tierra grandes actores estatales para garantizar el abastecimiento alimentario de sus poblaciones, o el acceso a nuevos combustibles (agrocarburantes, p.e.). Pero sobre ello volveremos más adelante al hablar de la presente Crisis Global.

– La falsa desmaterialización de la Sociedad de la Imagen y la Información En las últimas décadas del siglo XX, en paralelo con la imparable expansión de la Sociedad de la Imagen y la Información, proliferó el mensaje de la progresiva desmaterialización de la nueva Sociedad Postindustrial que acompañaba a estos procesos. Sobre todo en los países centrales. Pero como ya hemos ido viendo a lo largo de este texto nada más lejos de la realidad acontecía. Sin embargo, nos centraremos ahora en resaltar brevemente el impacto medioambiental de la propia Sociedad de la Imagen y la Información, que se nos han presentado casi como inocuas. Como ya alertamos al hablar del espectacular desarrollo de la Infoesfera, cada ordenador que utilizamos supone extraer y procesar unas 1000 veces su peso en materiales, con el transporte de productos que ello implica y los impactos ecológicos que su producción supone (Carpintero 2003 y 2005). Hace tan solo 30 años, a principios de los 80, apenas existían ordenadores en el mundo, pues estaba surgiendo entonces el PC, y hoy su número ronda casi los dos mil millones. Algo similar podríamos decir respecto a los televisores que pueblan el planeta, cuya cifra supone varios miles de millones, pues alcanzan a más del 80% de la población mundial. En cuanto a los teléfonos móviles su número supera los cuatro mil millones en el mundo.

No debería ser difícil imaginar la cantidad de materiales, sobre todo de carácter estratégico, que estos artefactos y toda la cacharrería electrónica demanda (ipods, MP3, cámaras electrónicas, playstations, ipads, kindles, etc.), aunque normalmente se oculte este lado oscuro de dichas tecnologías. Además, la cacharrería electrónica es sistemáticamente infrautilizada y cada día más obsolescente, requiriendo en general de pilas altamente contaminantes para su funcionamiento, cuya producción y reciclaje genera también serios problemas ambientales. Y todos ellos conllevan un importante consumo de agua en su fabricación, aparte de una compleja división del trabajo internacional que requiere un considerable transporte de materiales, dispositivos electrónicos y productos manufacturados. Algo en principio tan “simple” como un teléfono móvil, precisa de una enorme sofisticación de redes de diseño, extracción de minerales estratégicos (el preciado y disputado Coltán, causante de sangrientos conflictos en Congo), producción descentralizada de componentes y comercialización del producto final (Fdez Durán, 2010).

Además, el funcionamiento del ciberespacio y la Sociedad de la Información demanda una muy considerable cantidad de energía eléctrica. Del orden del 15% de la energía eléctrica que se consume en EEUU corresponde al funcionamiento directo del mundo informático (Carpintero, 2003 y 2005). Actividades que consideramos “amigables con el medio ambiente”: la lectura de un periódico on line, el envío de gran cantidad de información vía email, o colgar vídeos en Youtube, tienen también su coste energético y medioambiental,

52

aparte de económico23. Algunas de estas actividades se suponían que iban a ahorrar por ejemplo consumo de papel, pero el derroche de papel a escala global no ha hecho sino aumentar de forma imparable en la era de la Sociedad de la Información. En suma, los impactos ambientales de Internet y de la llamada Nueva Economía se dan tanto en la fabricación de las infraestructuras (cables, satélites, antenas, etc.) y productos de las NTIC, como en los “efectos rebotes” generados por los mismos, que transforman la eficiencia y el ahorro, que en teoría promueven algunos de ellos, en un mayor consumo posterior de recursos, autocancelando la llamada eficiencia y generando huellas ecológicas para nada despreciables (Murray, 2009). Este hecho choca con la cultura del “gratis total” que promueve Internet, y que muchos manipulan y magnifican, pues no hay ninguna actividad humana que sea “gratis” en términos energéticos y ambientales.

De esta forma, la Sociedad de la Imagen y la Información ayuda a ocultar aún más la gravísima crisis ecológica que enfrentamos. Sobre todo porque incentiva el desplazamiento de la atención de la Bioesfera a la Infoesfera (ciberespacio, realidad virtual), invisibilizando todavía más el deterioro de la Primera Piel, de la Madre Naturaleza. Así pues, no es sólo la expansión de la Segunda Piel, es decir, el espacio construido o alterado por el sistema urbanoagro- industrial, el que supone una agresión directa a la Biosfera; sino que la Tercera Piel, o Infoesfera, contribuye también de forma importante al deterioro ecológico del Planeta, y especialmente a su enmascaramiento, por la tremenda capacidad de seducción y atontamiento de la Sociedad de la Imagen. Además, la Sociedad de la Información parece que puede procesar una enorme cantidad de información, pero este es un volumen bastante limitado si lo comparamos con el que puede procesar Gaia, capaz de retener la energía del sol, impulsar la vida sobre el Planeta y regular los ciclos de materiales de forma sostenible. Y por lo tanto generar orden en contraposición a la tremenda capacidad de generar desorden ecológico (entropía) del sistema urbano-agro-industrial. “La invisibilización de la información que se pierde, tanto genética como cultural, ayuda a mantener la idea de mejora. Y mientras se degrada la información en la biosfera, aumenta el conocimiento (artificial) centralizado y esto ha llevado a pensar que aumenta la información (…) Pero los mejores almacenes de información de la sostenibilidad que residen en los códigos genéticos de las especies en interacción (…) están desapareciendo bajo el asfalto, la urbanización y el monocultivo de la Sociedad Industrial” (Cembranos, 2009).

El sistema urbano-agro-industrial sabe extraer materiales, es más no sabe vivir sin hacerlo, pero no sabe ni puede cerrar los ciclos vitales convirtiendo en recursos los residuos, como Gaia. Tiene capacidad para alterar los factores de equilibrio de la Biosfera, pero no tiene ni el talento ni la facultad para reequilibrarla (véase el Cambio Climático). Además, la fuerte concentración de poder reduce aún más la capacidad de regular y cerrar los ciclos de materiales y energía. Por otro lado, cuando se alejan en el espacio (y en el tiempo) las consecuencias de las decisiones aumentan las conductas irresponsables y antiecológicas, ya que es más que probable que no se reciba la retroinformación adecuada. La distancia de las estructuras de poder de los problemas locales, y la lógica del mercado mundial, suelen proporcionar una pérdida de la información sistémica y compleja. “Si se decide en Bruselas lo que se siembra en Galicia, aumentan las posibilidades de producir desorden biológico y social” (Cembranos, 2009). Además, la mayoría de las decisiones con mayores impactos

23 Se ha llegado a valorar, p.e., que la lectura de un periódico on-line utiliza 10 veces más energía fósil y dos veces más residuos que un periódico tradicional, si bien estas evaluaciones siempre dependen de cómo se defina el llamado Análisis de Ciclo de Vida y de los elementos que lo componen (Carpintero, 2003, 2005). Por otro lado, para poder enviar información digitalizada (texto, audio, video), es preciso que toda una complejísima y costosa infraestructura esté en funcionamiento, si no, no sería factible.

53

ambientales se toman en base a consideraciones puramente monetarias. Y así, al reducirse toda la complejidad a una única dimensión, difícilmente pueden tenerse en consideración las dimensiones biofísicas relevantes para el sustento de la Biosfera.

“Invisibilidad” de la crisis ecológica mundial al entrar en el siglo XXI

A pesar de que en el siglo XX los problemas ambientales pasaron de ser limitados y locales a tener un alcance planetario, la percepción de que estábamos entrando desde hace ya algunas décadas en una crisis ecológica mundial era absolutamente residual a finales del siglo pasado. Y eso que los desequilibrios biológicos y los impactos geofísicos habían llegado a ser más profundos que en toda la Historia de la Humanidad, alcanzando una magnitud tal que ha hecho que se denomine ya a este nuevo periodo el Antropoceno. Diversas razones explican esta paradójica situación. En primer lugar, la sensación de “bonanza”, sobre todo en los espacios centrales, por el crecimiento sin freno (aparente) de la Economía Mundo capitalista en el tránsito al nuevo milenio; crecimiento impulsado en muy gran medida en base a la expansión indiscriminada del crédito, la globalización industrial y la irrupción de las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación, pero sobre todo garantizado por los bajos precios de los combustibles fósiles y materias primas en general. Los más bajos en términos relativos en más de doscientos años de Revolución Industrial (Fdez Durán, 2008). Este escenario fue favorecido asimismo por la existencia de “servicios ambientales” gratuitos, especialmente en cuanto al acceso al agua dulce, y la utilización sin coste económico alguno de la Biosfera como sumidero de los desechos del metabolismo urbano-agro-industrial. Pero sobre todo fue la tremenda capacidad de ocultación de la Aldea Global, y el hecho de que el mensaje institucional y corporativo fuera que a pesar de todo caminábamos hacia la “sostenibilidad ambiental”, lo que instaló al nuevo capitalismo global en una complacencia inusitada, lubricada además por la capacidad de consumo de las clases medias, en especial de los países centrales, y sobre todo de las elites planetarias. Es más, los patrones de vida y consumo de las mismas eran los que servían de reclamo a la población mundial, activados por la industria publicitaria que los proyectaba al mundo entero. En este contexto, ¿quién era capaz de decir que todo esto era un puro espejismo que no podía continuar mucho tiempo? ¿desde dónde lo podría afirmar y quién le iba a atender? Pero, aún así, diversas voces minoritarias lo anunciaban, aunque estas Casandras “aguafiestas” fueron mantenidas a raya y marginadas por la Espiral del Silencio de la Aldea Global.

De esta forma, la capacidad de crear una realidad virtual separada de su sustrato material, ocultaba el carácter cada día más extractivista del actual sistema urbano-agro-industrial, sus crecientes impactos, y la absoluta imposibilidad del crecimiento económico ilimitado en un planeta finito. La Sociedad de la Imagen encubría que el actual capitalismo global se separaba cada vez más del funcionamiento de la Biosfera, pues abandonaba el menor uso de materiales y los mecanismos de recuperación y reciclaje que habían caracterizado a otras sociedades humanas en el pasado, disparando la producción de residuos, al tiempo que hacía estallar como nunca en la Historia el transporte (motorizado) mundial. Los bajos precios de los combustibles fósiles y materias primas, así como la libre disponibilidad de “servicios ambientales” esenciales y de los sumideros planetarios, como decimos, lo permitían. Pero sobre todo fue la disponibilidad de energía abundante y barata la que hizo todo esto posible en última instancia. En suma, fue la energía fósil, y muy en concreto el petróleo, lo que permitió que funcionara todo este espejismo. Incluida la expansión “imparable” de la dimensión financiera del capitalismo global, que no hubiera sido posible sin dicha base material. Además, la propia “economía real” crecía también en base al tratamiento de los crecientes

54

desequilibrios sociales y medioambientales. Y todo ello mientras se conmemoraba el Fin de la Historia (Fukuyama, 1992), y el progresivo triunfo planetario del mercado y la democracia liberal, al tiempo que el Estado parecía que pasaba a un segundo plano y se le despojaba de su dimensión social. Lo que posibilitaba un mayor crecimiento y concentración de la riqueza, mientras que aumentaba la precarización, la pobreza y la exclusión planetaria. Un círculo virtuoso “perfecto”, pues no aparecía ninguna fuerza social o natural con capacidad suficiente para frenarlo.

Figura 4

Fuente: ASPO (Association for the Study of Peak Oil)

Pero todo ello era un puro espejismo, enormemente embaucador, pues el sustrato material biofísico sobre el que se asentaba todo este castillo de naipes se estaba en realidad agotando, aunque “nadie” lo percibiera. Al igual que la conflictividad político-social iba en ascenso, al menos en el tránsito hacia el nuevo milenio (Fdez Durán, 2010). Pero centrémonos por el momento en la problemática de los inputs y los outputs del imparable metabolismo urbanoagro- industrial. La creciente disponibilidad de combustibles fósiles abundantes y baratos se acercaba a su fin a finales del siglo XX, y muy en concreto el petróleo (Heinberg, 2006), sin que los mecanismos de mercado, los precios, lo avisaran; un fallo tremendo de todo el andamiaje teórico de la economía neoclásica que declaraba justo lo contrario. El llamado petróleo convencional alcanzaba su pico a principios del siglo XXI (ver figura 4), si bien el creciente flujo de petróleo no convencional pudo mantener el consumo en aumento, eso sí, con un precio al alza. Sobre ello volveremos al analizar más adelante la actual Crisis Global. Pero igual podríamos decir de algunos de los minerales claves de cara a una mayor expansión del actual sistema urbano-agro-industrial (cobre, fosfatos, etc.), que empezaban a mostrar ya los primeros signos de futura escasez, sin que los mecanismos de mercado lo anunciaran, al menos en esos años. Y la razón era una vez más los bajos precios de la energía, que permitían seguir extrayéndolos “sin problemas”. En cualquier caso, se estaban agotando los mejores yacimientos y minas. Y lo mismo podríamos afirmar acerca de los “servicios ambientales” y

55

de los sumideros planetarios, pues su creciente uso y abuso los deterioraba sin freno, pero la factura económica de todo ello era todavía muy residual. Y en cualquier caso, el capital dinero seguía expandiéndose “sin fin”, mientras el “capital natural” mermaba y se deterioraba. ¿Por qué preocuparse pues? ¿A quién le importaba? A la Ley de Hierro del crecimiento y la acumulación dineraria constante y “sin fin”, para nada

Es más, hasta los mismos que habían apuntado los “Límites del Crecimiento” en los setenta (Meadows et al, 1972), nos señalaban en los noventa que quizás se podría entrar en una nueva etapa “Más Allá de los Límites del Crecimiento” (Meadows et al, 1992), en base al desarrollo tecnológico y a un mejor aprovechamiento de los recursos, así como a partir de una progresiva “desmaterialización” de la economía (Murray, 2009). Sin embargo, en su último informe, realizado treinta años después del primero, volverían a incidir sobre sus tesis iniciales, en torno a las distintas translimitaciones (overshoots) que está alcanzando ya la Sociedad Industrial (Meadows et al, 2002). Pero, en fin, desde la Nueva Derecha los negacionistas de todo tipo y hasta los nuevos conversos, como Bjorn Lomborg autor de “El Ecologista Escéptico” (1998)24, nos animaban, con fuerte apoyo mediático, a olvidarnos absolutamente de los límites biofísicos y los problemas derivados de los outputs del metabolismo urbano-agro-industrial, señalando su falsedad e irrelevancia, y que su “innecesario” abordaje iba a generar más pobreza que la que se pudiera derivar en todo caso de los mismos. Y que, además, el crecimiento económico posibilitaría, de acuerdo con la Curva de Kuznets, y con la tecnología adecuada, ir caminando de forma lenta pero segura hacia una mayor sostenibilidad medioambiental, al tiempo que se acabaría con la pobreza en el mundo. Otra vez se nos señalaba el crecimiento económico no como una amenaza, sino como la verdadera solución a todos los problemas. Sobre todo a los dos centrales: pobreza y medio ambiente. Y se seguía cargando en la sobrepoblación mundial, en especial del Sur Global, gran parte de la problemática medioambiental, en una especie de nuevo maltusianismo. Al tiempo que se magnificaba, una vez más, la fe en la tecnología como salvadora del Planeta y la Humanidad

Pero a esta “invisibilidad” de la problemática ambiental ha contribuido también decisivamente la expansión del Planeta de Metrópolis, debido a la aguda y creciente concentración de la población mundial en “ciudades” (en torno al 50%), y al predominio global de los valores urbano-metropolitanos y su proyección sobre los mundos rurales del planeta a través de la Aldea Global. No en vano la población urbana se multiplicó por 12, y el número de metrópolis millonarias por 40, a lo largo del siglo XX. Las metrópolis postmodernas, las Ciudades Globales centrales, en pleno auge y con sus edificaciones grandiosas y deslumbrantes, ayudaban también a ocultar el océano de desorden ecológico mundial que la creación de estas islas de orden aparente estaba impulsando. Pero también la explosión de las Megaciudades Miseria periféricas contribuye a la profundización del desorden ecológico global, aunque en este caso las islas de orden aparente, y su imagen fulgurante, sean tan solo una parte escueta de las mismas, pues el propio desorden social y ambiental las inunda. Y así, la expansión sin freno de la lengua de lava urbano-metropolitana de la Segunda Piel antrópica ha permitido enmascarar en gran medida el encogimiento, deterioro, desgarro y envenenamiento de la Naturaleza, o Primera Piel, pues los problemas medioambientales no se perciben desde los espacios urbanos, y menos todavía desde las metrópolis. Sobre todo cuando en unos y en otros, y en muchos de los mundos rurales, en

24 Este individuo se presenta como antiguo socio de Greenpeace Dinamarca, y se ha convertido en uno de los máximos exponentes del discurso de la Nueva Derecha en materia ambiental. Pero sus controvertidas tesis negacionistas y cornucopianas han sido denunciadas como verdaderos fraudes científicos en revistas como Scientific American y Nature, generando una enorme polémica (Valdivielso, 2006).

56

especial en los más modernizados, el contacto con la realidad es a través de la Tercera Piel, dominada por el simulacro y el espectáculo a través de la fuerza diabólica de la imagen electrónica. Además, el “Progreso” tiene forzosamente este carácter urbano-metropolitano, y a él hay que sacrificar cuanto demande su expansión obligada e ineludible. De esta forma, la Segunda y la Tercera Piel se han conjugado para luchar sin descanso contra la Primera, la Madre Naturaleza, mercantilizándola y artificializándola.

Finalmente, un aspecto muy importante que explica esta invisibilidad de la crisis ecológica es la propia aproximación a la Naturaleza por parte del pensamiento occidental dominante, un pensamiento que como hemos visto se globaliza en el siglo XX, aunque adoptando la forma de múltiples modernidades al final del mismo (Fdez Durán, 2009). Un pensamiento basado en la idea de Progreso constante, y en los mitos de la producción y crecimiento, que finalmente se acaban imponiendo en el mundo entero. Pero este pensamiento está basado también en fuertes dualismos jerarquizados: Cultura-Naturaleza, Mente-Cuerpo, Razón-Emoción, Conocimiento Científico-Saber Tradicional, Público-Privado, Hombre- Mujer, etc. Y en estas dicotomías el predominio es claramente del primer polo de la relación, y el segundo queda claramente supeditado al mismo (Herrero, 2008; Novo, 2006). Es por eso por lo que el pensamiento moderno occidental está absolutamente incapacitado para ver, comprender y sentir el deterioro de la Pacha Mama, sobre todo cuando desde sus inicios, como ya vimos, se construye y se desarrolla para dominarla. Si a ello le sumamos el enfoque analítico-parcelario que domina el saber científico moderno, y la ausencia y minusvaloración de las reflexiones más holísticas y cualitativas, fácilmente podremos constatar que a pesar de disponer de un conocimiento técnico cada día más sofisticado para medir lo que acontece en la realidad, ésta no haga sino deteriorarse a velocidad de vértigo, debido a los fortísimos intereses económico-financieros que conducen la lógica ciega del capital. Que no ve lo que no quiere ni puede ver, pues iría contra su propia esencia.

-Treinta años perdidos, resistencias sociales “ecológicas” y efecto boomerang de Gaia

Las tres décadas pasadas desde las crisis energéticas de los setenta han sido un tiempo precioso perdido para llevar a cabo una transición hacia un mundo más justo y sustentable, en paz con el planeta. Además, hoy en día es mucho más difícil hacer dicha transición, pues el sistema urbano-agro-industrial es mucho más injusto, rígido e insostenible que entonces, y tenemos por tanto una menor capacidad de reacción. En este periodo, el carrusel de la producción y el consumo industrializados se activó y mundializó como nunca en la Historia, pareciendo que entrábamos en la dinámica del mito del movimiento perpetuo y el crecimiento ilimitado. De hecho, el PIB mundial casi se cuadriplicó en esos años, y el mundo financiero creció a un ritmo doble que el PIB mundial (sin incluir los productos “derivados”, que crecieron todavía mucho más) (Naredo, 2009). Pero este crecimiento capitalista se estaba sustentando en el progresivo saqueo e integración de las sociedades humanas no capitalistas, la intensificación y globalización de la explotación de las ya existentes, la mercantilización de más ámbitos de nuestra existencia, y la profundización de la guerra silenciosa contra la Biosfera. De esta forma, el metabolismo del sistema urbano-agro-industrial mundial no ha hecho sino ocupar y demandar un mayor espacio ambiental, en detrimento cada vez más de la vida misma sobre el planeta.

La demanda creciente de inputs del metabolismo urbano-agro-industrial pudo ser satisfecha a costa del progresivo colapso y deterioro de los recursos renovables, trascendiendo su capacidad de regeneración, y el agotamiento progresivo de los recursos no renovables.

57

Tanto los de carácter reciclable, los minerales, que nunca se podrán reciclar en su totalidad, como los que se agotan irreversiblemente una vez utilizados: los combustibles fósiles (Murray, 2009). Aún así, se pudo mantener siempre un flujo en ascenso de unos y otros hasta ahora, eso sí, gracias a un flujo energético en constante ascenso y al deterioro imparable de la Madre Tierra. Y hasta las principales potencias empezaron a explorar secretamente las profundidades marinas, los fondos abismales (a más de 6000 metros bajo el nivel del mar), con un optimismo tecnológico y energético desbordante, para intentar “continuar” en el siglo XXI con una nueva “fiebre del oro” de los minerales; pues ya se preveía que empezaran a escasear en la corteza terrestre, aunque este hecho no trascendiera públicamente. Pero también los outputs de dicho metabolismo no hicieron sino alcanzar una dimensión cada vez más descontrolada y amenazante, que empezaba a poner en cuestión el normal funcionamiento de la propia Biosfera, y su capacidad para desempeñar sin traumas el papel de sumidero planetario del capitalismo global. Las consecuencias implacables del metabolismo urbanoagro- industrial ya afectan a unas dos terceras partes de los ecosistemas planetarios (Reid, 2005) y están alterando gravemente el clima planetario. A pesar de todo, el Business as Usual continuó imparable, aunque con altibajos locales y globales, hasta la llegada de la Crisis Global.

El capitalismo global no es como un ecosistema que crece hasta alcanzar la madurez y después evoluciona y se complejiza en un proceso de equilibrio inestable (Bermejo, 2008). O como el ser humano que crece desde su niñez hasta la juventud, para desarrollarse luego cualitativamente en su edad adulta. El sistema urbano-agro-industrial mundial es incapaz de alcanzar la madurez, pues no puede dejar de crecer, ya que si no colapsa. De las dos fuerzas que operan en la Biosfera: cooperación y competencia, en la Naturaleza predomina la primera sobre la segunda. Pues si en la Naturaleza imperara la competición se produciría una fuerte dinámica de reducción de especies y se evolucionaría hacia ecosistemas cada vez más simples y especializados, degradándose progresivamente la complejidad de la vida. Pero en la expansión del capitalismo global es la competencia la que se impone de forma cada vez más decisiva para garantizar su crecimiento “sin fin”. El modelo predador-presa dentro de la propia especie. Sin embargo, es imprescindible recordar que no puede funcionar sin la cooperación, aunque ésta permanezca en un ámbito invisible, en el espacio doméstico, y la propia expansión y competencia degraden cada vez más también este espacio vital de la reproducción humana, que se mantiene en base al trabajo no remunerado realizado muy mayoritariamente por las mujeres. De esta forma, la expansión capitalista depende de dos ámbitos imprescindibles para seguir creciendo: la Naturaleza y el espacio doméstico, ambos hasta ahora gratuitos y ambos en gran medida al límite de su capacidad de sustentación al filo del nuevo milenio. Uno, por la crisis ecológica en marcha y, el otro, por la crisis imparable de las tareas de cuidado y reproducción. Y los dos imprescindibles para el mantenimiento de la vida humana y no humana. Además, todos los seres humanos son interdependientes y ecodependientes, pues el Homo economicus competitivo e independiente es una absoluta ficción (Herrero, 2008; Charkiewicz, 2009).

Pero, igualmente, en esa loca huida hacia adelante las diferencias sociales y territoriales planetarias no hicieron sino acentuarse, profundizándose aún más como resultado de la crisis ecológica mundial. Es más, las estructuras de poder empresarial, financiero y estatal se han reforzado enormemente en estos treinta años, sobre todo las centrales, y recientemente también las emergentes, pues son las que se han beneficiado y benefician del nuevo capitalismo global. Además, el poder, desde el punto de vista ecológico, como lo define Sachs (2001), es la capacidad de internalizar las ventajas ambientales y externalizar los costes ambientales. Y es la población más empobrecida y los más débiles los que más sufren los

58

impactos ecológicos. De esta forma, los espacios centrales, y ahora en parte los emergentes, han podido, y pueden, aumentar su “nivel de vida” en base a incrementar la capacidad de carga de sus territorios, importando sostenibilidad, o biocapacidad, del resto del mundo. Pero esta lucha despiadada por la apropiación de la biocapacidad planetaria está llegando ya a sus límites, como veremos posteriormente al hablar de la Crisis Global actual. Límites no solo ecológicos sino asimismo socio-políticos. Sobre todo porque todavía subsisten mundos campesinos e indígenas, que mantienen una relación más equilibrada con el entorno, y un menor consumo de energía, y que se resisten a sucumbir a la lógica de expansión (y destrucción) del capital. Mundos para nada despreciables, es más muy considerables todavía: unos 2000 millones de personas en los mundos campesinos autóctonos o poco modernizados, y unos 400 millones en los mundos indígenas (Mander, 2007). Muchos de ellos en las franjas intertropicales, donde existe también una mayor diversidad de lenguas y de culturas comunitarias. Las fronteras principales a la expansión del actual sistema urbano-agroindustrial están pues allí donde hay mundos campesinos e indígenas que tienen unas formas de vida que defender. Y es curioso que sea allí precisamente donde están las principales reservas de la biodiversidad planetaria y los últimos recursos no renovables (minerales y combustibles) por explotar.

En definitiva, tanto los recursos como los amortiguadores sociales y ecológicos planetarios a la expansión del capitalismo global están desapareciendo, y ya sabemos lo que sucedió en otras civilizaciones cuando agotaron las bases materiales y tensionaron las estructuras socio-políticas en las que basaban su funcionamiento: sucumbieron o colapsaron, aunque fueron procesos que implicaron décadas y hasta siglos. En el caso que ahora nos ocupa, el análisis de los aspectos biofísicos, estamos empezando a asistir a la venganza de Gaia. A finales del siglo XX, el periodo analizado, esta venganza era todavía incipiente, pero estaba ya en marcha, pues el sistema urbano-agro-industrial mundial estaba empezando a chocar ya con los límites biofísicos, y la crisis ecológica global era ya un hecho para quien que quisiera verla, aunque permaneciera en gran medida “invisible”. Pero en el siglo XXI lo “invisible” se hará claramente visible, con una luminosidad que nos deslumbrará. Lo está siendo ya, pues los límites biofísicos fueron determinantes para entender el estallido de la actual Crisis Global, después de un breve pero intenso periodo de expansión del capitalismo mundial como resultado de la explosión del endeudamiento a todos los niveles, lo que profundizó aún más la crisis ecológica planetaria. Sobre todo por la expansión inusitada que experimentó el desarrollo urbano-metropolitano como resultado de una burbuja inmobiliaria en gran medida mundial. Además, las vías que se están adoptando para “salir” de la Crisis Global van a agudizar aún más la crisis de recursos y ecológica. Y como ha demandado el nuevo movimiento por la justicia ambiental y climática en la reciente cumbre fallida de Copenhague (diciembre, 2009) no hay Planeta B para continuar con el Business as Usual. Además, la crisis financiera se ha podido “arreglar” temporalmente con una inyección descomunal de dinero público, que ha endeudado hasta las cejas a los Estados, lo que está implicando ahora recortes sociales de todo tipo, pero el colapso de la Biosfera es irreversible, al menos a escala del tiempo humano.

La expansión del capitalismo global está chocando ya con la Biosfera, aparte de con todo un conjunto de límites sociopolíticos, lo que le conducirá a un profundo colapso en el siglo XXI que tendrá repercusiones civilizatorias. Pero el análisis de esos procesos y probables teatros futuros serán tareas del trabajo aún por desarrollar al abordar la actual Crisis Global, y los escenarios posibles que se abren en el corto, medio y largo plazo. Escenarios que dependerán de múltiples factores, entre ellos de la capacidad de resistencia y transformación social de las distintas sociedades humanas, frente a unas estructuras de poder que sucumbirán

59

muy probablemente también en el medio y largo plazo como parte de una civilización que se agota. Procesos que pueden adoptar múltiples variantes, incluidos quizás escenarios de barbarie y regresión social sin precedentes. Pero, a la postre, deberán alumbrar nuevas construcciones sociopolíticas y culturales, que deberán establecer forzosamente nuevas relaciones con el entorno, y en el interior de sí mismas, si es que pretenden subsistir. Y en esos procesos de forzosa transformación, los mundos que están mejor preparados para transitar por los escenarios de profunda crisis que nos esperan serán los mundos menos modernizados y urbanizados. Las fronteras ante las que hoy en día choca la expansión del capitalismo global y su sistema urbano-agro-industrial. Y los “dinosaurios” peor adaptados para subsistir serán las metrópolis mundiales, que hoy nos deslumbran con su poderío y fulgor.

Madrid-Pelegrina, abril, 2010

60

Bibliografía ARRIGHI, Giovanni: “El Largo Siglo XX”. Akal (Cuestiones de Antagonismo). Madrid, 1999. BABIKER, Sarah: “Quiénes Son en Realidad los Piratas”. En Diagonal, 9-11-2009. BARLOW, Maude: “Blue Gold”. International Forum on Globalization (special report). San Francisco, 1999. BECK, Ulrich: “La Sociedad del Riesgo. Hacia una nueva modernidad”, Paidós, Barcelona. 1994. BERMEJO, Isabel: “Las Reservas Mundiales de Alimentos se Reducen Año a Año”. En Revista Ecologista, otoño, 2007. BERMEJO, Roberto: “Un Futuro sin Petróleo. Colapsos y Transformaciones Socioeconómicas”. La Catarata. Madrid, 2008. BERTRAND, Agnés y KALAFATIDES, Laurence: “L’OMC, Le Pouvoir Invisible”. Ed. Fayard. París, 2002. BOOKCHIN, Murray: “Energy, Ecotechnology, and Ecology” Liberation. 1975. BOULDING, Kenneth: “Ecodinamics. The New Theory of Societal Evolution”. Sage. 1978. BUADES, J.: “Copenhague y Después. El Turismo y la Justicia Climática”. En Alba Sud. Opiniones en Desarrollo nº4 (www.albasud.org/publ/docs/23.pdf), 2009.

CARPINTERO, “Los Costes Ambientales del Sector Servicios y la Nueva Economía”. En Revista de Economía Industrial, nº 352. 2003. CARPINTERO, Óscar: “El Metabolismo de la Economía Española”. Fundación César

Manrique, colección Economía vs Naturleza. Madrid, 2005.

CARPINTERO, Oscar y NAREDO, José Manuel: “Sobre la evolución de los balances energéticos de la agricultura española, 1950-2000”. En Historia Agraria nº40, 2006 CARSON, Raquel (1962): “La Primavera Silenciosa”. Editorial Crítica. Barcelona, 2001. CEMBRANOS, Fernando (2009): “La Denominada ‘Sociedad de la Información’”. Texto

del libro “Cambiar las Gafas para Mirar el Mundo” en elaboración por la Comisión de

Educación Ecológica de Ecologistas en Acción. CHARKIEWICZ, Ewa: “A Feminist Critique of Climate Change. From Biopolitics to Necropolitics”. En Critical Currents, nº 6, octubre, 2009.

CHRISTIAN, David: “Mapas del Tiempo. Introducción a la Gran Historia”. Ed. Crítica. Barcelona, 2005.

61

CMMAD (Comisión Mundial para el Medio Ambiente y Desarrollo) (1987): “Nuestro

Futuro en Común”. Alianza Editorial. Madrid, 1992. DALY, Herman: “Steady-state Economics: Avoiding Uneconomic Growth“. En J.C.J.M. Van der Bergh (ed.): “Handbook of Environmental and Resource Economics”. Edward Elgar, Chelktenham, Reino Unido, 1999.

DAVIS, Mike: “Bienvenidos al Antropoceno”. 2008. www.sinpermiso.info

DE GRAZIA, Alfred: “Cloud Over Bhopal: Causes, Consequences, and Constructive Solutions”. Kalos Foundation. Princeton, 1985. DIAMOND, Jared: “Colapso. Por qué unas sociedades perduran y otras desaparecen”.

DeBolsillo, Barcelona, 2007. EHRLICH, Paul: “The Population Bomb”. Ballantine Books, 1968. ELORDUY, Pablo: “Oro Azul, el Mercado del Agua”. En Diagonal, enero, 2010. ESTEVAN, Antonio y SANZ, Alfonso: “Hacia la Reconversión Ecológica del Transporte

en España”. La Catarata. Madrid, 1996. FAO: “Estado Mundial de la Pesca y Acuicultura”. www.fao.org 2008. FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón (1993): “La Explosión del Desorden. La Metrópoli como

Espacio de la Crisis Global” (Tercera Edición). Fundamentos. Madrid, 1996. FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón: “El Futuro de las Comunicaciones: Transporte versus

Sostenibilidad”. En García Barreno (director): “La Ciencia en tus Manos”. Espasa. Madrid, 2000. FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón: “El Crepúsculo de la Era Trágica del Petróleo”. Ed.

Virus-Ecologistas en Acción. Barcelona, 2008. www.ecologistasenaccion.org 2008.

FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón: “Un Planeta de Metrópolis (en Crisis)”. Baladre-Zambra- Ecologistas en Acción-CGT. www.ecologistasenaccion.org 2009. FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón (2009): “Tercera Piel, Sociedad de la Imagen y

Conquista del Alma”. Virus y Ecologistas en Acción. Barcelona, 2010.

www.ecologistasenaccion.org

FERNÁNDEZ DURÁN, Ramón: “La Conflictividad Político-Social Mundial en el Siglo XX”. www.rebelion.org 2010.

FUKUYAMA, Francis: “El Fin de la Historia y el Último Hombre”. Editorial Planeta. 1992.

GONZÁLEZ, Luis: “Política Ambiental de la Unión Europea: Insostenibilidad Estructural”. Cuadernos de Ecologistas en Acción. Madrid, 2008.

62

GORZ, André: “Ecologie Politique”. Galilée. Paris, 1975.

GÖSSLING, S.: “Global environmental consequences of tourism”. En Global environmental change 12, 2002.

HARDIN, Garret: “The Tragedy of the Commons”. En Science, nº 162. 1968.

HEINBERG, Richard: “Se Acabó la Fiesta. Guerra y Colapso Económico en el Umbral del Fin de la Era del Petróleo”. Barrabes Editorial. Benasque (Huesca), 2006.

HERRERO, Yayo: “Tejer la Vida en Verde y Violeta. Vínculos entre Ecologismo y Feminismo”. Cuadernos de Ecologistas en Acción, nº 13. Madrid, 2008.

HERRERO, Yayo: “Una Mirada Crítica al Concepto de Progreso”. En VVAA: “Claves del Ecologismo Social”. Libros en Acción (editorial de Ecologistas en Acción). Madrid, 2009.

HINES, Colin; LUCAS, Carolina y JONES, Andy: “Fuelling a Food Crisis. The Impact of Peak Oil on Food Security”. The Greens and The European Free Alliance. Brussels, 2006.

HOLZ, Uwe: “La Convención de las NNUU de Lucha contra la Desertificación y su Dimensión Política”. Bonn, 2003. www.unccd.int/parliament

ILLICH, Iván: “Energia y Equidad”. Barral editores. Barcelona, 1974.

IPCC (International Panel on Climate Change): “Climate Change: The IPCC Scientific Assessment”. Cambridge University Press. Cambridge, 1990.

IPCC (International Panel on Climate Change): “Fourth Assessment Report”. IPCC- Working Group I. París, 2007.

IPPNW (International Phisicians for the Prevention of Nuclear War): “Health Effects of Chernobyl. 20 Years After the Nuclear Reactor Catastrophe”. www.ippnw-students.org 2006.

JEVONS, William: “The Coal Question: An Inquiry Concerning the Progress of the Nation, and the Probable Exhaustion of Our Coal Mines”. McMillan. London, 1865.

KUCHARZ, Tom y VARGAS, Mónica: “Tratados de Libre Comercio entre la Unión Europea y America Latina: Una integración por y para el Capital”. En Revista Soberanía Alimentaria, Biodiversidad y Culturas. Abril, 2010.

LOH, J. (ed) (2004) “Living Planet Report 2004”. WWF, UNEP World Conservation Monitoring Centre, Redefining Progress, Centre for Sustainability Studies. Gland, Suiza, 2004.

LOHMANN, L. (2001): “Democracy or carbocracy. Intellectual corruption and the future of the climate debate”. En The Corner House Briefing nº24 (www.thecornerhouse.org.uk/pdf/briefing/24carboc.pdf, octubre 2006).

63

LOHMANN, L. (2006) “Carbon trading. A critical conversation on climate change, privatization and power”. En Development Dialogue nº48, setembre 2006.

LOMAS, Pedro: “Intervención ante la Asamblea Estatal de Ecologistas en Acción”. Madrid, diciembre, 2009.

LOMBORG, Bjørn (1998). “El Ecologista Escéptico”. Espasa-Calpe. Madrid, 2005.

LOS AMIGOS DE LUDD: “Las Ilusiones Renovables. La Cuestión de la Energía y la Dominación Social”. Muturreko Burutazioak. Bilbo, 2007.

MANDER, Jerry (editor): “Manifesto on Global Economic Transitions. Powering-Down for the Future”. IFG-IPS-GPET. San Francisco, 2007.

MARTÍN BARAJAS, Santiago: “El Agua en el Conflicto Árabe-Israelí”. Revista Ecologista, abril, 2002.

MARTÍNEZ ALIER, Juan y NAREDO, José Manuel: “La Noción de las Fuerzas Productivas y la Cuestión de la Energía”. En Cuadernos del Ruedo Ibérico 63-66. París, 1979.

MARTÍNEZ ALIER, Joan: “El Ecologismo de los Pobres”. Icaria. Barcelona, 2005.

MARX, Carlos: “El Capital. Crítica de la Economía Política”. Fondo de Cultura Económica. México, 1974.

MCNEILL, John. “Algo nuevo bajo el sol. Historia Medioambiental del Mundo en el Siglo XX”. Alianza-ensayo. 2003.

MEADOWS, D., et al: “Los Límites del Crecimiento”. Fondo de Cultura Económica. México, 1972.

MEADOWS, d. et al: “Más Allá de los Límites del Crecimiento”. Aguilar. Madrid, 1993.

MEADOWS el al (2002): “Los Límites del Crecimiento: Treinta Años Después”. Chelsea Green Publishing Company. 2004.

MONFREDA, C. et al. “Establishing National Natural Capital Accounts Based on Detailed Ecological Footprint and Biological Capacity Accounts”. Land Use Policy, nº 21. 2004.

MURRAY, Iván: “Huellas en la playa de s’Arenal. La huella del impacto humano sobre la T(t)ierra y en las Islas Baleares”. II Jornadas “Sociedad y Medio Ambiente” Salamanca, noviembre, 2005.

MURRAY, Iván, RULLÁN, Onofre y BLÁZQUEZ, Maciá: “Los Cambios en la Cobertura de la Tierra”, Geocrítica, Vol. X, nº 571, marzo, 2005.

64

MURRAY, Iván, RULLÁN, Onofre y BLÁZQUEZ, Maciá: “Las Huellas Territoriales del Deterioro Ecológico. El Trasfondo de la Explosión Turística en Baleares”. En Geocrítica, nº 199, octubre, 2005.

MURRAY, Iván: “Intervención en la Asamblea Estatal de Ecologistas en Acción”. Valencia, diciembre, 2008.

MURRAY, Iván: “De l’Era del Desenvolupament a l’Era del Desenvolupamente Sostenible” (capítulo 4 de la tesis doctoral en elaboración). Inédito. 2009.

NAREDO, José Manuel: “Energía y Crisis de Civilización”. En Cuadernos del Ruedo Ibérico 63-66. París, 1979.

NAREDO, José Manuel y VALERO, Antonio (dirs.): “Desarrollo Económico y Deterioro Ecológico”. Visor-Argentaria, colección Economía y Naturaleza. Madrid, 1999.

NAREDO, José Manuel: “Las Raíces Económico-Financieras de la Crisis Ambiental. Un Tabú en Nuestros Tiempos”. En Beneyto Vidal, José (editor): “Hacia una Sociedad Civil Global”. Taurus. Madrid, 2002.

NAREDO, J.M. y GUTIERREZ, L. (eds): “La incidencia de la especia humana sobre la faz de la Tierra (1955-2005)”. Universidad de Granada-Fundación César Manrique, Granada, 2005.

NAREDO, José Manuel: “Raíces Económicas del Deterioro Ecológico y Social. Más Allá de los Dogmas”. Siglo XXI. Madrid, 2006.

NAREDO, José Manuel: “Megaproyectos: Recalificaciones y Contratas”. En Aguilera, Federico y Naredo, José Manuel: “Economía Poder y Megaproyectos”. Economía y Naturaleza, Fundación César Manrique. Lanzarote, 2009.

NAREDO, José Manuel: “Luces en el Laberinto. Alternativas a la Crisis” (reflexiones conÓscar Carpintero y Jorge Riechmann). Catarata. Madrid, 2009.

NORBERG HODGE, Helena: “De la Dependencia Mundial a la Interdependencia Local”. En Colectivo Revista Silence “Objetivo Decrecimiento”. Lector. Barcelona, 2006.

NOVO, María: “El Desarrollo Sostenible”. Pearson Educación. Madrid, 2006.

OBERHUBER, Teo: “Intervención en la Asamblea Estatal de Ecologistas en Acción”. Madrid, diciembre, 2009.

PAULY, D. et al.: “Towards Sustainability in World Fisheries”. En Nature 418, 2002.

POLANYI, Karl (1944): “La Gran Transformación. Crítica del liberalismo económico”. La Piqueta. Madrid, 1989.

REES, W. y WACKERNAGEL, W.: “Ecological Footprints and Appropiated Carrying Capacity: Measuring the Natural Capital Requirement of the Human Economy”. En

65

Janson, A.M. et al: “Investing in Natural Capital: the Ecological Approach to Sustainability”. Island Press. Washington, 1994.

REID, W. director: “Informe sobre Evaluación Ecosistemas del Milenio”

www.milleniumassessment.org

ROMANO, Dolores: “Riesgo Químico”. En VVAA: “Claves del Ecologismo Social”. Libros

en Acción (editorial de Ecologistas en Acción). Madrid, 2009. SACHS, Wolfgang: “Globalización y Sustentabilidad”. World Summit Papers of the Heinrich Böll Foundation, nº 6. Berlín, 2001.

SCHUMACHER, E.F.: “Lo Pequeño es Hermoso” (1973). Blume Ediciones. 2001. SAUPER, Hubert: “La Pesadilla de Darwin”. www.darwinsnightmare.com 2004. SHIVA, Vandana: “Biopiratería”. Ed. Icaria. Barcelona, 2002. SOLOW, R.: “Intergenerational Equity and Exhaustible Resources” en Review of

economic studies. Symposium on the economics of exhaustible resources, 1974.

STERN, Todd: “Review on the Economics of Climate Change”. www.sternreview.org.uk 2006. SWEDETRACK: “Motor Vehicle Explosion”. www.swedetrack.com 2008. TNI (Transnational Institute): “El Comercio de Servicios Ambientales entre la Unión

Europea y América Latina: la Naturaleza como Mercancía”. TNI. Amsterdam, 2009.

VALDIVIELSO, Joaquín: “La Última Andanada de la Mitología Productivista”. www.rebelion.org 2006. VITOUSEK, P. EHRLICH, P.R. EHRLICH, A.H. y MATSON, P. (1986) “Human

appropriation of the products of photosynthesis”. En BioScience, vol.36, nº6.

WONG, Susanne: “Running on Empty. China Gambles on Massive Water Transfers to Solve Crisis”. World Rivers Review. Vol. 22. number 4. December 2007. WTO (World Tourism Organization): “World Tourism Facts and Figures”.

www.unwto.org WWF: “Planeta Vivo”. www.wwf.es 2008

WWR: “No Future without Addressing the Past”. World Rivers Review. Vol. 22. number

4. December 2007. YOUNG, J.E.: “La Tierra Convertida en una Gran Mina”. En Brown, Lester (ed.): “La Situación del Mundo en 1992”. WWI-Apóstrofe. Barcelona, 1992.

66

ANÁLISIS A FONDO. 26-X-012. J. Francisco Gómez Maza


Congreso Nuevo Periodismo

Congreso Nuevo Periodismo (Photo credit: Oscar Espiritusanto)

Congreso Nuevo Periodismo

Diputados federales electos del Grupo Parlamen...

Diputados federales electos del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional a la LXI Legislatura (27-08-09) (Photo credit: Gobierno Federal)

Convivencia / Mexicanos en paralímpicos

Convivencia / Mexicanos en paralímpicos (Photo credit: Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte)

Marcelo representa a una izquierda unida

Marcelo representa a una izquierda unida (Photo credit: Victor Romo)

Diputados federales electos del Grupo Parlamen...

Diputados federales electos del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional a la LXI Legislatura (27-08-09) (Photo credit: Gobierno Federal)

Human Rights Watch in Houston

Human Rights Watch in Houston (Photo credit: eschipul)

Huasteca Canyon, Nuevo Leon

Huasteca Canyon, Nuevo Leon (Photo credit: amantedar)

English: "Huasteca" Mountains in the...

English: “Huasteca” Mountains in the municipality of Santa Catarina, Nuevo Leon State, México. Near Monterrey. Español: Montañas de la Huasteca en el Municipio de Santa Catarina, Nuevo León, México. (Photo credit: Wikipedia)

The original Government Palace (State House) o...

The original Government Palace (State House) of Nuevo León (Photo credit: Wikipedia)

Church, Montemorelos, Nuevo León

Church, Montemorelos, Nuevo León (Photo credit: Wikipedia)

Análisis a Fondo

Análisis a Fondo


Podrá el Congreso de NL tipificar el delito de desaparición de personas, antes de que concluya el añoPosted: 26 Oct 2012 08:41 PM PDT

Defensores de Derechos Humanos tienen la impresión fundada de que hay un  ambiente propicio para que el Congreso de Nuevo León tipifique, antes de terminar el año, el delito de desaparición de personas. El fundamento está en una carta que la organización Human Rights Watch envió a los diputado locales con el fin que esta tipificación pueda ser eficaz, al estar armonizada con instrumentos internacionales de derechos humanos.
Human Rights Watch les plantea recomendaciones vinculadas con la posible reforma del Código Penal de Nuevo León, al que se incorporaría el delito de desaparición forzada. El Congreso neoleonés, cuya composición se renovó recientemente, prevé concretar esta reforma antes de fin de año.
De: Jose Miguel Vivanco <vivancj@hrw.org>
Fecha: 26 de octubre de 2012 13:51:14 CDT
Asunto: Carta de Human Rights Watch sobre tipificación de desaparición forzada
Washington, D.C., 26 de octubre de 2012
Diputado Luis David Ortíz Salinas, Presidente del Congreso del Estado de Nuevo León
Diputado Juan Carlos Ruiz García, Coordinador Diputados PAN
Diputado Edgar Romo García, Coordinador Diputados PRI
Diputado Francisco Reynaldo Cienfuegos Martínez, Presidente, Comisión de Justicia y Seguridad Pública
Diputado José Juan Guajardo Martínez, Presidente, Comisión Desarrollo Social y Derechos Humanos
Diputada Celina Del Carmen Hernández Garza, Vice Presidenta, Comisión Desarrollo Social y Derechos Humanos
Diputados Ortíz Salinas, Ruiz García, Romo García, Cienfuegos Martínez, Guajardo Martínez, y Hernández Garza:
Tengo el agrado de dirigirme a ustedes en representación de Human Rights Watch para acercarles una serie de recomendaciones vinculadas con la posible reforma del Código Penal de Nuevo León, que incorporaría el delito de desaparición forzada. Entendemos que el Congreso de Nuevo León, cuya composición se renovó recientemente, prevé concretar esta reforma antes de fin de año, y deseamos manifestar que apoyamos los esfuerzos para abordar este grave problema.
La legislatura emprende esta iniciativa en un momento sumamente oportuno, en vista de la situación actual de seguridad y derechos humanos en Nuevo León. Human Rights Watch ha documentado decenas de casos de desapariciones en Nuevo León —varios de ellos presentados en nuestro informe publicado en noviembre de 2011, Ni Seguridad, Ni Derechos— en los cuales las pruebas indican de manera vehemente que miembros de las fuerzas de seguridad tuvieron participación en los hechos, incluidos policías del estado y municipales. La Procuraduría General de Justicia del Estado de Nuevo León, organizaciones de derechos humanos locales y el Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas han documentado un aumento en la cantidad de desapariciones forzadas registradas en el estado desde 2008.
La incorporación efectiva y adecuada del delito de desaparición forzada al derecho penal interno es un paso clave para llevar a juicio a los responsables, determinar el destino de las víctimas y ayudar a prevenir futuras desapariciones.
Una condición fundamental para la efectividad del proyecto legislativo es que todas sus disposiciones sean coherentes con las normas internacionales de derechos humanos. Como saben, México fue uno de los primeros países en ratificar la Convención Internacional de la ONU para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, y es parte en la Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas. Estos tratados brindan un modelo exhaustivo para la adopción de leyes sobre desaparición forzada —desde la definición del tipo penal hasta la reparación de las víctimas— y deberían estar cabalmente reflejados en cualquier reforma que se implemente.
Quisiéramos referirnos específicamente a varios principios que son cruciales para la efectividad de la reforma y se encuentran consagrados en el derecho internacional:
  1. El delito de desaparición forzada tiene naturaleza permanente mientras se desconozca el destino de la víctima. Por consiguiente, cualquier plazo de prescripción que se imponga al juzgamiento de casos de desaparición solamente podrá computarse desde el momento en que cese la desaparición forzada (es decir, cuando se sepa cuál fue el destino de la persona desaparecida), y deberá tener una duración proporcional a la gravedad extrema del delito.
  1. La definición de desaparición forzada debería ser tomada directamente de los tratados internacionales de derechos humanos. La responsabilidad de quienes participen en un delito de desaparición forzada debería alcanzar no sólo a agentes del Estado que sean los autores materiales de la privación de la libertad, sino además a quienes autorizan o facilitan las desapariciones mediante su complicidad o aquiescencia.
  1. Las víctimas de desaparición forzada tienen derecho a una reparación integral que compense tanto el daño material como moral.
  1. Se deberán contemplar medidas, incluidas penas, para prevenir y sancionar la negativa a brindar información sobre una persona que fue privada de su libertad o la aportación de datos falsos. La ley podría también considerar como un factor atenuante la decisión de una persona implicada en una desaparición forzada de brindar información que ayude a esclarecer el caso.
Por último, es importante que el actual Congreso de Nuevo León, al igual que el anterior, consulte a organizaciones de la sociedad civil y expertos internacionales como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México al redactar la norma, ya que esto no sólo contribuirá a mejorar la calidad de la reforma sino que ayudará a conseguir apoyo local e internacional para su sanción. De excepcional relevancia es el informe “Mejores prácticas de la legislación penal nacional en materia de desapariciones forzadas,” preparado por el Grupo de Trabajo de la ONU.
Esperamos que las recomendaciones anteriores sean tenidas en cuenta en el marco de esta oportuna iniciativa para penalizar las desapariciones forzadas.
Atentamente,
José Miguel Vivanco
Human Rights Watch
CC: Rodrigo Medina de la Cruz, Gobernador del Estado de Nuevo León
CC: Adrián Emilio de la Garza Santos, Procurador General de Justicia del Estado de Nuevo León

Mercados: Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta Posted: 26 Oct 2012 04:37 PM PDT

Periodista de Terra Economía obtiene premio; Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta – México
Viernes, 26 de Octubre de 2012
LO MÁS IMPORTANTE DEL DÍA
* Periodista de Terra Economía obtiene premio
        Beatriz Adriana Pérez Izquierdo, Coeditora de Terra Economía México, obtuvo el premio de periodismo especializado AgroBio 2012 en su décima edición
* Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta
        Lucía debe 2 mil 750 pesos en su tarjeta de crédito Banamex y confiada pensó en pagar solamente el mínimo, de aproximadamente 275 pesos; para su sorpresa, el banco ahora le exige 875 pesos como mínimo.
* México, plataforma para acceder a más de dos terceras partes de PIB
        El secretario de Economía, Bruno Ferrari, indicó que México se ha convertido en una plataforma de comercio ideal para tener acceso a más de dos terceras partes del PIB mundial.
* Horario de Verano causa más afecciones en el ánimo que en el cuerpo
        Los cambios de horario, ya sea de verano o de invierno, generan más afecciones en el ánimo que en el cuerpo, aseguró el especialista de la Clínica de Trastornos del Sueño de la UNAM, Humberto Medina Chávez.
* Potencial inversionista de Mexicana denuncia acoso
        El inversionista potencial para el rescate de Mexicana de Aviación denunció que es víctima “de acoso fiscal y moral” por parte del Gobierno federal, luego que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) solicitó a la jueza, encargada del concurso mercantil de la aerolínea, copia de varios documentos que aportó.
* Síguenos en Twitter
        La información más relevante sobre finanzas, empresas y más en la sección de Economía de Terra Mexico
MERCADOS
* Dólar al menudeo cierra en 13.16 pesos
* WS cierre: Dow Jones con ganancias al cierre
* Finaliza BMV con ligera baja de 0.10%
* Spot cierre: finaliza en 13.01 unidades
* Petróleo termina en alza en Nueva York a 86.28 dólares el barril
* Tasas de bonos México suben tras comentarios banco central
EMPRESAS
* América Móvil critica regulación asimétrica
* Bimbo tiene luz verde para adquirir Sara Lee
* Multas para empresas tras reforma laboral pueden ser desmedidas, alerta especialista
ECONOMÍA
* Riesgos inflacionarios crecen en el país, alerta Banxico
* Aeropuerto de la Ciudad de México se atrasa por horario de invierno
* Calderón inaugura planta de cogeneración en el sureste de México
MIS FINANZAS
* Descubre cómo contribuyes a agrandar la riqueza de Carlos Slim

La política (antidrogas) tiene que cambiar pero tiene que empezar con un debate y una discusión”: Kofi AnnanhPosted: 26 Oct 2012 04:29 PM PDT

El estudiante de la maestría en Leyes en la Universidad de Georgetown, Eduardo Márquez, hijo de uno de los socios de la Canacero, fue quien le preguntó al ex Secretario General de Naciones Unidas sobre la estrategia de combate a las drogas seguida por México, por considerar que puede ser de su interés, anexamos la liga del video en You Tube  que fija el momento de la pregunta y el de la respuesta.
La pregunta se da en el marco de una conferencia del señor Annan intitulada “Intervenciones: Una vida en la Guerra y la Paz”, conducida por el presidente de la Institución Brookings, Strobe Talbott.
En su respuesta el señor Kofi Annan señaló: “Cuando uno mira los resultados de los esfuerzos de Calderón, la mayoría de gente te dice que no funcionó. Ha habido un montón de gente asesinada. La política (antidrogas) tiene que cambiar pero tiene que empezar con un debate y una discusión” y agregó “Tenemos que enfrentar el asunto a través de la educación, de la salud, en lugar de una reacción brutal”.

Contracolumna: FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN Posted: 26 Oct 2012 12:04 PM PDT

FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN (Segunda y última parte)
Por José Martínez M. (*)
Durante su estancia en México Fidel Castro le pidió a Carlos Hank González un lugar para preparar a sus combatientes para la Revolución cubana.
Fidel le pidió a Hank un lugar que se asemejara a la cadena montañosa en la región suroriental de Cuba, en las provincias de Granma y Santiago. Días después Hank recibió un reporte confidencial de sus allegados. De acuerdo a las necesidades de Fidel y sus huestes sugerían un paraje en las faldas del Nevado de Toluca; como segunda opción se le ofreció a Fidel unos terrenos cercanos a Ixtapan de la Sal. Ninguno de estos parajes convenció al mítico comandante, hasta que por fin se decidió por un lugar cercano a Chalco, la Hacienda de Santa Rosa, a la que vio como el lugar ideal, pues en ese entonces la zona se encontraba alejada de la mancha urbana y estaba rodeada de cerros.
Mientras tanto, informes de la CIA reportaban a Washington y La Habana sobre los movimientos de Fidel Castro y sus hombres en territorio mexicano. Incluso el dictador Fulgencio Batista envió esbirros para asesinarlo.
Durante un buen tiempo los guerrilleros pasaron inadvertidos.
El profesor Carlos Hank mantenía una estrecha relación con Fidel y con Camilo Cienfuegos. De vez en cuando comían o cenaban en casa de Hank.
Según una anécdota (ratificada en Cuba, por el propio Jorge Hank Rhon), la noche del 27 de enero de 1956, durante una cena en la casa del Profesor, en Toluca, su esposa la señora Guadalupe Rhon comenzó a sentir los primeros dolores de parto. En casa de los Hank estaban como invitados Fidel Castro y Camilo Cienfuegos.
Jorge Hank Rhon lo contó así: “El 27 de enero de 1956 estaban cenando en la casa mi papá, Fidel Castro, creo que el Che Guevara, mi tío y dos o tres personas más. En ese momento mi mamá se fue al hospital para tenerme; ¡nací el 28 a la una de la tarde!”.
Meses después, por un hecho circunstancial, los disidentes cubanos fueron detenidos por policías preventivos de la ciudad de México, pero jamás delataron al Profesor, aun cuando fueron torturados. Algunos detalles de su detención constan en documentos provenientes del Archivo General de la Nación.
De acuerdo con los expedientes policiacos, Fidel Castro y el Che Guevara fueron detenidos cinco meses antes de que partieran en el Granma hacia la isla para iniciar su lucha armada.
Los documentos contienen la declaración inicial y una ampliación de la misma, ambas realizadas en algún lugar del Distrito Federal. Estaban en la sección Investigaciones Políticas y Sociales de la Secretaría de Gobernación, que se encuentra en el Archivo General de la Nación bajo resguardo y clasificación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.
Según uno de los expedientes, Fidel Castro fue aprehendido accidentalmente por policías preventivos el 20 de junio de 1956, y fue entregado para su custodia a la Dirección Federal de Seguridad, donde se mantuvo literalmente secuestrado. Luego se supo que para dejarlo en libertad debieron intervenir varios personajes de la política mexicana, entre otros el ex presidente Lázaro Cárdenas y el propio presidente Adolfo Ruiz Cortines, así como Fernando Gutiérrez Barrios.
Casi una semana después de su detención, Fidel Castro fue presentado ante el Ministerio Público para que rindiera su declaración.
El 24 de junio fue aprehendido Ernesto Guevara, junto con otras doce personas, tras un operativo de la Federal de Seguridad en la Hacienda de Santa Rosa, en Chalco, que el profesor Hank les había facilitado a través de intermediarios.
En los expedientes del Ministerio Público Federal no aparece ningún número de folio, ni el nombre del agente ministerial, sólo una firma ilegible; tampoco se registra la ubicación de la oficina. Lo único que aparece al calce es el logotipo que identifica a la Procuraduría General de la República.
Ernesto Guevara manifestó en sus declaraciones tener más o menos año y medio de vivir en México, procedente de Guatemala, con pasaporte argentino y visa de turista.
Dijo contar con 28 años de edad y ser originario de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, y que realizó sus estudios de médico en la Universidad de Buenos Aires, mismos que concluyó en 1953.
Aseguró haber salido de su país en ese año y haber residido en Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y nueve meses después haber partido a Guatemala.
En ese país se dio de alta en el ejército, bajo el mando del coronel De León, jefe de operaciones del presidente Jacobo Arbenz, quien fue derrocado un día antes de que Guevara fuera mandado al frente.
En su declaración niega ser comunista militante, pero reconoce la inquietud que le había despertado la teoría marxista, la cual consideraba que no se interpretaba exactamente en la URSS.
Acerca del Movimiento 26 de Julio en México, expuso en su declaración que a su llegada a la capital del país ingresó a la Agencia Latina de Noticias, que era mantenida extraoficialmente por el gobierno argentino, y que al mismo tiempo prestaba sus servicios en el Hospital General y en la Facultad de Medicina de la UNAM.
El Che afirmó que, un año antes, un amigo, cuyo nombre no identifica, lo llevó a la calle de José Amparán 49, donde conoció a Fidel Alejandro Castro Ruz, quien preparaba un movimiento revolucionario contra el gobierno de Fulgencio Batista, y que después le pidió de favor arrendar el rancho Santa Rosa, a 10 o 12 kilómetros al sureste de Chalco, Estado de México.
Por su parte, Fidel Castro declaró haber salido de una reunión donde se ingirió ron, y cuando caminaba tranquilamente con otros dos cubanos, unos policías preventivos capitalinos les marcaron el alto y, al darse cuenta de que estaban armados sin poder explicar las causas, fueron remitidos a la autoridad superior, que los entregó a la Dirección Federal de Seguridad.
Relató, además, que el 7 u 8 de julio de 1955 llegó como turista a la ciudad de Mérida por vía aérea y de inmediato voló al puerto de Veracruz. De allí viajó en camión al Distrito Federal, donde permaneció hasta octubre para salir a Estados Unidos a organizar clubes patrióticos de cubanos, y que regresó a México en diciembre para viajar luego a Costa Rica, cuando se le vencía la visa, y que retornó a los cuatro días con sus documentos en regla.
Manifestó que las casas de residencia de los cubanos exiliados, con 8 a 10 habitantes, estaban en Insurgentes Norte 5, en Kepler y Copérnico, en Avenida México 33, y que en el Rancho Santa Rosa había entre 15 y 20 personas.
Durante su declaración, Fidel hizo constar varias cosas: que la Revolución cubana no la estaban organizando desde México, sino que se planeaba en Cuba por miles de ciudadanos.
Insistió que él era el dirigente del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en Cuba, Estados Unidos y México y que en ningún momento había incluido en sus planes revolucionarios atentar contra el dictador Batista. E hizo constar que Ernesto Guevara no era miembro activo de su organización, sino que únicamente actuaba en calidad de médico.
Al ampliar su declaración, Fidel Castro contó sus orígenes políticos, su formación en la que obtuvo los títulos de doctor en derecho civil, licenciado en derecho diplomático, licenciado en derecho administrativo y doctor en ciencias sociales, así como su afiliación al Partido del Pueblo Cubano, denominado allá como ortodoxo, al que perteneció desde el 22 de marzo de 1952. Precisó no tener ningún nexo con el Partido Comunista (de Cuba) ni participar de la ideología comunista.
Días después de ser liberados, los guerrilleros se dieron a la tarea de organizar su partida rumbo a Cuba. No obstante, faltaba un medio de transporte que los llevara a la isla. Por fortuna, Fidel conoció a Antonio del Conde, quien se dedicaba a la venta de armas, un negocio legal entonces en México.
Del Conde le habló de una barcaza de su propiedad, la cual Fidel no conocía físicamente. Se trataba de un viejo yate destartalado, con el motor y la quilla descompuestos. A pesar de ello, Fidel Castro le dijo: “Si usted me arregla ese barco, en ese barco me voy a Cuba”.
Así se escribió el inicio de la Revolución cubana.

Ventajas de la Reforma LaboralPosted: 26 Oct 2012 11:49 AM PDT

La subcontratación combate el desempleo

En el principio está la comunión, no la soledad; comensalidad: paso de lo animal a lo humano. Leonardo Boff Posted: 26 Oct 2012 11:46 AM PDT

En el principio está la comunión, no la soledad

Leo Boff

Escribíamos anteriormente que Dios es misterio en sí mismo y para sí mismo. Para los cristianos se trata de un misterio de comunión, no de soledad. Es la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La ortodoxia afirma: hay tres Personas y un solo Dios. ¿Es eso posible? ¿No sería un absurdo 3=1? Aquí tocamos en lo que los cristianos sobrentienden cuando dicen “Dios”. Es diferente al monoteísmo absoluto judío y musulmán. Sin abandonar el monoteísmo, es necesaria una aclaración de esta Trinidad.
El tres es con seguridad un número. Pero no como resultado de 1+1+1=3. Si pensamos así, matemáticamente, entonces Dios no es tres sino uno y único. El número tres funciona como un símbolo para indicar que bajo el nombre Dios hay comunión y no soledad, distinciones que no se excluyen sino que se incluyen, que no se oponen sino que se componen. El número tres sería como la aureola que colocamos simbólicamente alrededor de la cabeza de las personas santas. No es que ellas anden por ahí con esa aureola, sino que para nosotros es el símbolo que indica que estamos delante de figuras santas. Lo mismo ocurre con el número tres.
Con el tres decimos que en Dios hay distinciones. Si no hubiese distinciones reinaría la soledad del uno. La palabra Trinidad (número tres) está en lugar de amor, comunión e inter-retro-relaciones. Trinidad significa exactamente esto: distinciones en Dios que permiten el intercambio y la mutua entrega de Padre, Hijo y Espíritu.
En rigor, como ya lo vio el genio de san Agustín, no se debería hablar de tres personas. Cada Persona divina es única y los únicos no se suman porque el único no es un número. Si digo uno en términos de número, entonces no hay como parar: siguen el dos, el tres, el cuatro y así indefinidamente. Kant erróneamente lo entendió así y por eso rechazaba la idea de Trinidad. Por lo tanto,  el número tres tiene valor simbólico y no matemático. ¿Qué es lo que simboliza?
C. G. Jung viene en nuestra ayuda. Él escribió un amplio ensayo sobre el sentido arquetípico-simbólico de la Trinidad cristiana. El tres expresa la relación tan íntima e infinita entre las distintas Personas que se unifican, es decir, se hacen uno, un solo Dios.
Pero si son tres Únicos ¿no resultaría el triteísmo, es decir, tres Dioses en vez de uno, el monoteísmo? Así sería si funcionase la lógica matemática de los números. Si sumo una manga + una manga + una manga, resultan tres mangas. Pero con la Trinidad no es así, pues estamos delante de otra lógica, la de las relaciones interpersonales. Según esta lógica, las relaciones no se suman; ellas se entrelazan y se incluyen, formando una unidad. Así, padre, madre e hijos constituyen un único juego de relaciones, formando una única familia. La familia resulta de las relaciones inclusivas entre los miembros que la componen. No hay padre y madre sin hijo, ni hay hijo sin padre y madre. Los tres se unifican, se hacen uno, una única familia. Tres distintos pero una sola familia, la trinidad humana.
Cuando hablamos de Dios-Trinidad entra en acción esta lógica de las relaciones interpersonales y no la de los números. En otras palabras: la naturaleza íntima de Dios no es soledad sino comunión.
Si hubiese un solo Dios, reinaría verdaderamente la soledad absoluta. Si hubiese dos, uno frente a otro, habría distinción y al mismo tiempo separación y exclusión (uno no es el otro) y una mutua contemplación. ¿No sería egoísmo a dos? Con el tres, el uno y el dos se vuelven hacia el tres, superan la separación y se encuentran en el tres. Irrumpe la comunión circular y la inclusión de los unos en los otros, por los otros y con los otros, en una palabra: la Trinidad.
Lo que primero existe es la simultaneidad de tres Únicos. Nadie es antes o después. Surgen juntos comunicándose siempre de manera recíproca y sin fin. Por eso decíamos: en el principio está la comunión. Como consecuencia de esta comunión infinita resulta la unión y la unidad en Dios. Entonces: tres Personas y un solo Dios-comunión.
¿No nos dicen exactamente eso los modernos cosmólogos? El universo está hecho de relaciones y no existe nada fuera de ellas. El universo es la gran metáfora de la Trinidad, todo es relación de todo con todo: un uni-verso. Y nosotros dentro de él.

Comensalidad: paso de lo animal a lo humano

2012-10-23

La especificidad del ser humano surgió de una forma misteriosa y es  de difícil reconstrucción histórica. Pero hay indicios de que hace siete millones de años a partir de un antepasado común habría comenzado la  separación lenta y progresiva entre los simios superiores y los  humanos.
Etnobiólogos y arqueólogos nos señalan un hecho singular. Cuando  nuestros antepasados antropoides salían a cosechar frutos, semillas,  cazas y pesca, no comían individualmente. Recogían los alimentos y los  llevaban al grupo. Y ahí practicaban la comensalidad, esto es:  distribuían los alimentos entre ellos y los comían comunitariamente.  Esta comensalidad permitió el salto de la animalidad hacia la humanidad. Esa pequeña diferencia hace toda una diferencia.
Lo que ayer nos hizo humanos, todavía hoy sigue haciéndonos de nuevo  humanos. Y si no está presente, nos deshumanizamos, crueles y sin  piedad. ¿No es esta, lamentablemente, la situación de la humanidad  actual?
Un elemento productor de humanidad, estrechamente ligado a la  comensalidad, es la culinaria, la cocina, es decir, la preparación de  los alimentos. Bien escribió Claude Lévi-Strauss, eminente antropólogo  que trabajó muchos años en Brasil: «el dominio de la cocina constituye  una forma de actividad humana verdaderamente universal. Así como no  existe sociedad sin lenguaje, así tampoco hay ninguna sociedad que no  cocine algunos de sus alimentos».
Hace 500 mil años el ser humano aprendió a hacer fuego y a domesticarlo. Con el fuego empezó a  cocinar los alimentos. El «fuego culinario» es  lo que diferencia al ser humano de otros mamíferos complejos. El paso de lo crudo a lo cocido se considera uno de los pasos del animal al ser  humano civilizado. Con el fuego surgió la cocina propia de cada pueblo,  de cada cultura y de cada región.
No se trata nunca de cocinar solamente los alimentos sino de darles  sabor. Las distintas cocinas crean hábitos culturales, entre nosotros  frecuentemente vinculados a ciertas fiestas como Navidad (pavo asado),  Pascua (huevos de chocolate), año nuevo (carne de cerdo) san Juan (maíz  asado) y otras.
Nutrirse nunca es un acto biológico individual mecánico. Consumir  comensalmente es comulgar con los que comen con nosotros, comulgar con  las energías cósmicas que subyacen a los alimentos, especialmente la  fertilidad de la tierra, el sol, los bosques, las aguas y los vientos.
Debido a este carácter numinoso del comer/consumir/comulgar, toda  comensalidad es en cierta forma sacramental. Adornamos los alimentos,  porque no comemos sólo con la boca sino también con los ojos. El momento de comer es uno de los más esperados del día y de la noche. Tenemos la  conciencia instintiva y refleja de que sin el comer no hay vida ni  supervivencia, ni alegría de existir y de coexistir.
Durante millones de años los seres humanos fueron tributarios de la  naturaleza, sacaban de ella lo que necesitaban para sobrevivir. De la  apropiación de los frutos de la naturaleza evolucionaron hacia su  producción mediante la creación de la agricultura que supone la  domesticación y el cultivo de semillas y plantas.
Hace unos 10 a 12 mil años ocurrió tal vez la mayor revolución de la  historia humana: de nómadas, los seres humanos se hicieron sedentarios.  Fundaron los primeros pueblos (12.000 a.C.), inventaron la agricultura  (9.000 a.C.) y empezaron a domesticar y a criar animales (8.500 a.C.).  Se creó un proceso civilizatorio extremadamente complejo con  revoluciones sucesivas: la industrial, la nuclear, la cibernética, la de la nanotecnología, la de la información hasta llegar a nuestro tiempo.
Primero, fueron cultivados vegetales y cereales salvajes, probablemente  por obra las mujeres, más observadoras de los ritmos de la naturaleza.  Todo parece haberse iniciado en Oriente Medio entre los ríos Tigris y  Éufrates y en el valle del Indo de la India. Ahí se cultivó el trigo, la cebada, la lenteja, las habas y el guisante. En América Latina fue el  maíz, el aguacate, el tomate, la yuca y los fríjoles. En Oriente fue el  arroz y el mijo. En África, el maíz y el sorgo.
Después, hacia 8.500 a.C. se domesticaron especies animales, comenzando  por cabras, carneros, y luego el buey y el cerdo. Entre las galináceas  la primera fue la gallina. Todo fue por la invención de la rueda, la  azada, el arado y otros utensilios de metal hacia el año 4.000 a.C.
Estos pocos datos son hoy día avalados científicamente por arqueólogos y etnobiólogos usando las más modernas tecnologías del carbono  radioactivo, el microscopio electrónico y el análisis químico de  sedimentos, de cenizas, de pólenes, de huesos y carbones de maderas. Los resultados permiten reconstruir cómo era la ecología local y cómo se  efectuaba su utilización económica por parte de las poblaciones humanas.
Al plantar y recoger el trigo o el arroz se podían crear reservas,  organizar la alimentación de los grupos, hacer crecer la familia y así  la población. El ser humano tuvo que ganar la vida con el sudor de su  frente. Y lo hizo con furor. El avance de la agricultura y de cría de  animales hizo desaparecer lentamente la décima parte de toda la  vegetación salvaje y de todos los animales. Todavía no había  preocupación por la gestión responsable del medio ambiente. También  sería difícil imaginarla, dada la riqueza de los recursos naturales y la capacidad de regeneración de los ecosistemas.
De todas formas, el neolítico puso en marcha un proceso que nos ha  llegado hasta el día de hoy.  La seguridad alimentaria y el gran  banquete que la revolución agrícola podría haber preparado para toda la  humanidad, en el cual todos serían igualmente comensales, todavía no  puede ser celebrado todavía. Más de mil millones de seres humanos están a los pies de la mesa, esperando alguna migaja para poder matar el  hambre.
La Cúpula Mundial de la Alimentación celebrada en Roma en 1996, que se  propuso erradicar el hambre para el 2015, dijo que «la seguridad  alimentaria existe cuando todos los seres humanos tienen, en todo  momento, acceso físico y económico a una alimentación suficiente, sana y nutritiva, que les permite satisfacer sus necesidades energéticas y sus preferencias alimentarias a fin de llevar una vida san y activa». Ese  propósito fue asumido por las Metas del Milenio de la ONU.  Lamentablemente la propia FAO en 1998 y ahora la ONU comunicaron que  estos propósitos no serán alcanzados a menos que se supere el foso  demasiado grande de las desigualdades sociales.
Mientras no demos este salto no completaremos todavía nuestra humanidad. Este es el gran desafío del siglo XXI, el de ser plenamente humanos.

Audiosíntesis: Columnas políticasPosted: 26 Oct 2012 11:42 AM PDT

POLITICAS -Audio Sintesis 26 octubre.mp3 POLITICAS -Audio Sintesis 26 octubre.mp3 24629 kb   Reproducir   Descargar
columnas politicas.mp3 columnas politicas.mp3 17246 kb   Reproducir   Descargar

Forum en Línea 252: Libro: Escenarios de la seguridad hemisférica: Gallardo Rodríguez. Abiertos los portones para Hugo… Chávez. Triunfo estratégico de Hugo… Chávez y Peña: La diferencia. El factor Naranjo y Enrique PeñaPosted: 26 Oct 2012 09:37 AM PDT

Forum en Línea 252
                              Del 16 al 31 de octubre de 2012
Libro: Escenarios de la seguridad hemisférica. José Francisco Gallardo Rodríguez.http://forumenlinea.com/tesis/Tesis3.pdf
Abiertos los portones para Hugo Chávez
* Capriles puede “ser un representante fresco de una derecha racional”: Chaderton * Podría “eventualmente deslindarse de la ultraderecha golpista” * Ésta no ha hecho “más que desestabilizar”
Alfredo G. Pierrat / Prensa Latina
Caracas. Con la clara victoria de Hugo Chávez en las elecciones presidenciales del 7 de octubre en Venezuela, queda abierto el camino hacia la consolidación de la independencia y la continuación de la construcción de una sociedad socialista adaptada a las características de esta nación suramericana. Esos fueron, al menos, los propósitos principales formulados por el actual mandatario durante los tres meses de la campaña electoral para su reelección, y son, en ese mismo orden, los dos primeros Grandes Objetivos Históricos de su programa de gobierno para el sexenio 2013-2019.
De manera sostenida, Chávez insistió a todo lo largo de la campaña en que en esta cita electoral estaba en juego el futuro de la nación y de las familias venezolanas, pues más que a un presidente, la población debía escoger entre dos modelos de sociedad diametralmente opuestos. Frente a su programa, el cual en síntesis propone la continuación y profundización de una gestión gubernamental inclusiva que ha hecho énfasis en la faceta social y ha beneficiado a amplios sectores de la sociedad antes excluidos, la otra opción era volver al pasado con un modelo neoliberal que hace aguas en otras latitudes.
Los venezolanos, evidentemente, comprendieron el mensaje, acudieron masivamente a las urnas y plasmaron en las estadísticas la más alta tasa de participación de la historia democrática del país, que redujo la abstención a apenas el 19 por ciento de los inscritos en el padrón electoral, un verdadero record para un país en el que el voto no es obligatorio.
Las elecciones en cifras
Según cifras parciales divulgadas por el Consejo Nacional Electoral (CNE) con el 97.99 por ciento de las actas electorales escrutadas, 8 millones 133 mil 952 electores, el 55.25 por ciento del total, votaron a favor del presidente, mientras que otros 6 millones 498 mil 527 votos (44.14 por ciento) lo hicieron por su principal contrincante, Henrique Capriles Radonski, candidato de la llamada Mesa de la Unidad Democrática (MUD).
Otros cuatro candidatos participaron en la contienda electoral, pero en un escenario político polarizado al extremo, sus posibilidades de alcanzar el triunfo eran nulas, lo que terminó reflejado en los resultados.
Reina Sequera, una dirigente sindical que fue postulada por el minúsculo Partido Laboral, fue quien mejores resultados obtuvo de los cuatro, con 69 mil 493 votos, para un 0.47 por ciento del total, seguida de Luis Reyes, un cristiano evangélico que concurrió a nombre del partido Organización Renovadora Auténtica, favorecido por 8 mil 164 electores (0.05 por ciento). María Bolívar, abogada y propietaria de una panadería en Maracaibo, estado Zulia, logró 7 mil 339 sufragios (0.04 por ciento) y, finalmente, Orlando Chirinos, dirigente sindical y representante del Frente Autónomo en Defensa del Empleo, Salario y el Sindicato, quien consiguió 4 mil 103 votos (0.02 por ciento).
De acuerdo con el reporte parcial del CNE, sufragaron 15 millones 6 mil 400 electores, el 80.67 por ciento del padrón electoral, con un saldo de 14 millones 721 mil 578 votos válidos y 284 mil 822 nulos, muchos de ellos por errores cometidos por electores al momento de utilizar el sistema automatizado de votación.
Además de los resultados individuales, la votación a favor del presidente Chávez fue mayoritaria, no sólo a nivel nacional, sino también en el Distrito Capital y en 21 de los 23 estados del país, con las únicas excepciones de Táchira y Mérida.
Una de las consecuencias de este proceso electoral fue la consolidación del propio CNE como una institución seria, responsable e imparcial, que puso en práctica un moderno sistema automatizado de votación, considerado uno de los mejores del mundo.
Entro otros, Germán Campos director de la empresa consultora 30.11, destacó sus virtudes y consideró que estas elecciones marcaron el cierre del ciclo de descalificaciones hacia el sistema electoral venezolano, una de las armas utilizadas por la oposición durante la campaña para explicar una eventual derrota y justificar denuncias de fraude.
“Ojalá y por fin todos asumamos algo que nos debería hacer sentir orgullosos. Que tenemos el sistema más seguro y garante esencial de un sistema en el que el ciudadano vota y su voto es contado efectivamente”, señaló Campos en declaraciones a Venezolana de Televisión.
La oposición
Contra muchos pronósticos preelectorales, los comicios transcurrieron con normalidad y sin incidentes significativos y poco después del anuncio de los resultados, Capriles reconoció la victoria de Chávez, algo a lo que había rehusado comprometerse públicamente a hacer en caso de ser derrotado. La actitud asumida por el principal aspirante opositor en sus primeras declaraciones, tras la jornada electoral y en las siguientes, sorprendió a algunos por su moderación y la ausencia del triunfalismo que le caracterizó durante la campaña.
A juicio de Roy Chaderton, un experimentado diplomático y actual embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Capriles “evidentemente está madurado, inclusive su discurso está tomando tonalidades de cierta calidad, y aparentemente está afincando los pies sobre la tierra. Eso le puede permitir ser un representante fresco de una derecha racional que pueda eventualmente deslindarse de la ultraderecha golpista, que no ha hecho más que esfuerzos por desestabilizar”.
Chaderton añadió en declaraciones a la televisora multinacional Telesur: “¡Ojalá que así sea! Que adquiera respetabilidad, que dé señales de nobleza, que le permitan asumir algún tipo de liderazgo, al cual tiene derecho por el papel que ha jugado en este proceso electoral”.
Por otra parte, en opinión de Óscar Schémel, presidente de la consultora Hinterlaces, los más de 6 millones de votos conseguidos por Capriles no fueron en respaldo a la oposición, sino contra el mandatario, porque los líderes que adversan a Chávez no han logrado sintonizar con las nuevas realidades del país.
No fue un voto a favor del modelo propuesto por la oposición ni por un nuevo liderazgo, sostuvo, y añadió que muchos líderes opositores siguen reduciendo el chavismo a un fenómeno clientelar y no han entendido los cambios políticos, sociales y culturales promovidos por la revolución bolivariana.
Pese a todo, Venezuela necesita una oposición seria y responsable, según ha repetido durante las últimas semanas el propio Chávez, y en esa concepción se inscribe la conversación telefónica que sostuvo al día siguiente de las elecciones con Capriles Radonski.
“El diálogo es nuestro espíritu”, sostuvo posteriormente el presidente, durante una rueda de prensa que ofreció en el Palacio de Miraflores a periodistas nacionales y foráneos.
Recordó que tras el golpe de Estado de abril de 2002, convocó a los sectores de la oposición al diálogo, sin embargo, “interpretaron aquel llamado como un signo de debilidad”, y luego promovieron, entre otros hechos, el paro petrolero.
No obstante aquella experiencia, Chávez ratificó en esta oportunidad su llamado a los dirigentes de la oposición “a que le hablen claro al país y que demuestren una voluntad de convivencia”.
En diálogo con los sectores opositores o a pesar de ellos, el reelegido mandatario se dispone a presentar a la Asamblea Nacional el 10 de enero del próximo año, en ocasión de la ceremonia de investidura presidencial, el segundo Plan Socialista de la Nación, correspondiente al período 2013-2019. Un nuevo ciclo comenzará entonces, destinado a consolidar la independencia, acelerar la construcción del socialismo del siglo XXI y convertir al país en una potencia, para proporcionar a los venezolanos, como lo soñó Simón Bolívar, la mayor suma de felicidad posible.
Chávez
Raúl Moreno Wonchee / La nave va / El Nuevo Mexicano
Sometida por el pensamiento único y la pereza mental concomitante, la opinión pública mexicana, con sus excepciones reglamentarias, adoptó el dictado de Washington: Chávez es un demagogo que ha usado la democracia para hacerse del poder y mantenerse en él con intenciones dictatoriales.
En efecto, Chávez ganó la Presidencia en las elecciones de 1998 pero desde entonces se desarrolla en Venezuela, por la vía pacífica, un proceso revolucionario democrático, popular y antimperialista. Entre los cambios impulsados por Chávez, los de la institucionalidad electoral han hecho posible que la afluencia a las urnas, que hasta mediar la década pasada apenas superaba la mitad de los electores, haya rebasado el 80% en los comicios del domingo 7; la noche de ese día se publicaron los resultados oficiales que fueron reconocidos de inmediato por el candidato opositor no obstante el encono de la contienda. Las elecciones presidenciales demostraron la alta calidad de la vida democrática alcanzada por la sociedad venezolana en la gestión de Chávez.        
El eje de la política revolucionaria ha sido, por supuesto, el petróleo cuya renacionalización parcial le ha permitido recuperar 30 mil millones de dólares anuales y defender los precios del crudo en el mercado internacional. La educación ha recibido gran impulso y el analfabetismo ha sido prácticamente desterrado; la atención a la salud, con el apoyo de Cuba, ha mejorado sensiblemente y expandido su cobertura; se ha puesto en marcha la reforma agraria. El pueblo venezolano ratificó en las urnas su decisión de seguir adelante.
Por cierto, en su momento Chávez saludó la victoria electoral de Enrique Peña, quien no ha hecho lo propio. Si lo hiciera (podría incluir un reconocimiento a la conducta de  Capriles  pa’que lo entienda López), no sería sólo un acto de reciprocidad sino de congruencia con el anunciado viraje de México hacia América Latina. Porque fue Chávez quien inició la gran ola nacionalista que ha puesto a Nuestra América en el camino de su integración.
Triunfo estratégico de Hugo Chávez
Rodolfo Sánchez Mena / Juegos de poder
Hugo Chávez Frías logró un triunfo estratégico en las elecciones de Venezuela, el 7 de octubre de  2012, con el 54%, o sean 10 puntos de diferencia de su opositor Henrique Capriles, que obtuvo el 44%; la participación de los votantes fue del 84%, un record histórico en las elecciones venezolanas.
El triunfo de Chávez es de carácter estratégico, consolida la base social y política que da sustento al proyecto socialista bolivariano y logra contener el avance de la derecha y su proyecto regresivo a favor de la oligarquía y del imperio representado por el empresario Capriles.
A su vez, el triunfo estratégico de Chávez fortalece al bloque de ocho países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra  (Alba). Lo que significa, la defensa, el aprovechamiento de sus recursos estratégicos energéticos, mineros, materias primas valiosas y, sobre todo, la estrategia de poder que ha forjado una nueva élite popular, con hondas raíces indígenas y afroamericanas que ha desplazado a las viejas oligarquías, aliadas del imperio.
El arribo de una nueva elite popular se manifiesta con toda magnitud en Venezuela, con el triunfo popular de Chávez y la derrota del abanderado de la vieja oligarquía, Capriles. La campaña desplegada por Capriles, tenía como estrategia enlazar a la clase media con los pobres con un discurso manipulador, alejado de la confrontación.
El avance logrado por Capriles es significativo, medido en términos de las condiciones de reflujo de los movimientos populares, desgaste de los liderazgos e inclusive de problemas de resultados y de corrupción que tendrán que resolverse para evitar el desencanto social y la frustración del triunfo.
De manera especial, el triunfo estratégico de Chávez, viene a fortalecer el proceso de integración del Mercosur y del ingreso de los miembros de Alianza Bolivariana a una nueva alternativa de integración y desarrollo regional. Fortalece el acuerdo Venezuela-Brasil para desarrollar cuadros y proyectos para lograr la transformación de Venezuela en una potencia global.
La naturaleza estratégica del triunfo de Chávez favorece el diálogo, el pronto acuerdo para alcanzar la paz, que se ha propuesto el presidente de Colombia Juan Manuel Santos. Con ello se finiquitará el Plan Colombia y las fuerzas paramilitares dejarán de traficar y medrar con la muerte de los colombianos.
La contención a la militarización estadunidense de América Central, sustentada en la Iniciativa para la Seguridad Centroamericana, CARSI, junto con el Plan Mérida, acotará el proyecto de reposicionamiento militar y de las corporaciones de Obama en Suramérica.
El triunfo estratégico de Chávez en la democracia de Venezuela produce frutos de alcance global. Apuntala la consolidación de la alianza geopolítica y geofinanciera de los integrantes de Unasur con el grupo BRICS. La derrota de Capriles como aliado estadunidense significa, entonces, la permanencia y la alianza con la primera potencia en ascenso, China. El arribo de Irán a la región cobrará raíces, en un despliegue de su diplomacia, como ejemplo de la apertura de las nuevas fronteras.
El triunfo de Chávez acrecentará los vínculos con la Unión Europea que se encuentra en proceso de remodelación geopolítica estratégica, con el liderazgo franco-alemán en marcha. El fracaso de la globalización financiera abre perspectivas al mundo multipolar y de regiones plurales con alianzas inéditas.
Hugo Chávez gobernará a Venezuela del 2013 al 2019, un plazo que permitirá a Venezuela incorporarse al lado de las potencias emergentes globales, como lo ha hecho ya Brasil que se encamina a estar dentro de las cinco primeras potencias.
Chávez y Peña: La diferencia
Patricia Barba Ávila
Hoy por la mañana (8-X-12), en la mesa que preside cada lunes Carmen Aristegui, tuve oportunidad de escuchar los comentarios de Lorenzo Meyer y Sergio Aguayo sobre la elección en Venezuela de la que resultó ganador el presidente Hugo Chávez Frías.
Ustedes mencionaron el problema de la perpetuación, de que “20 años sí son mucho”, del uso de recursos del Estado para la campaña, como las principales objeciones del proceso electoral en el que fue ratificada la política del mandatario venezolano por parte de una sustancial mayoría de ciudadanos. En este respecto, me permito hacerles llegar mis respetuosos comentarios:
a) Parto de la raíz etimológica de la palabra democracia, demos=pueblo; kratos: poder, no porque ustedes no sepan esto sino porque quiero armar el contexto de mi argumentación. Si nos atenemos a que la democracia es el régimen menos imperfecto y en el que las mayorías ejercen su poder, podríamos inferir que en Venezuela se impuso la voluntad de la gran mayoría del pueblo venezolano, con base en lo reiterado por el Centro Carter en cuanto a la transparencia de la elección en la nación suramericana.
En este tenor, argumentaría adicionalmente que si las políticas económicas y sociales de un régimen –en este caso el de Hugo Chávez– se han dirigido esencialmente a mejorar la calidad de vida de sectores populares otrora ignorados por los mandatarios anteriores a Chávez –por cierto, apoyados por el gobierno estadunidense– ¿basta el argumento de la no reelección para contravenir el deseo y el bienestar de un gran porcentaje de venezolanos que por primera vez en su vida reciben la atención gubernamental debida a ellos como mandantes?
Yo creo, Lorenzo y Sergio, que si bien es cierto que en el caso de México, Francisco I. Madero se vio en la urgente e imperativa necesidad de proclamar el “sufragio efectivo” y la, “no reelección”, se debió más que nada al hecho incontrovertible de que Porfirio Díaz gobernó al país de manera selectiva y, yo agregaría, cruel al favorecer a los potentados de su tiempo a costa del sufrimiento de las clases populares, especialmente el sector campesino e indígena que eran tratados como esclavos. En el caso venezolano la situación es completamente distinta: en las anteriores “democracias” apoyadas por los intereses de las transnacionales, existían en el país suramericano extensas masas de seres humanos viviendo en pobreza extrema hasta la llegada del chavismo.
Llama la atención no solamente que el presidente Chávez provenga del sector militar, sino su formación política tendiente al socialismo y, me permito aventurar también, que a la teología de la liberación, lo cual contrasta con el papel lamentable que en México ha tenido el Ejército, el cual ha sido utilizado por los distintos presidentes de nuestra “democracia” multipartidista caracterizada por la dictadura ya no del PRI, sino de la oligarquía de la cual la clase política prianista es servidora.  Es decir, tanto la “alternancia gatopardiana” como el rejuego simulador de los mini-partidos han servido solamente para aparentar que existe competencia política entre dos visiones distintas: la izquierda o, si ustedes quieren, el nacionalismo revolucionario, por una parte, y la derecha representada históricamente por el sector conservador del mega-empresariado. Nada más alejado de la verdad y, estoy segura, que ustedes lo saben en su calidad de espléndidos historiadores y analistas.
Como también es de su conocimiento, el que hayan (des)gobernado México Salinas y Zedillo por parte del PRI, y Fox y Calderón, por parte del PAN, no ha significado nada distinto del continuismo del régimen neoliberal que ha depredado naciones enteras no sólo en América (el continente) sino en Europa, Asia y África. Este mismo fenómeno de “alternancia” simulada ocurre en España, Italia, Estados Unidos, Grecia, etcétera, donde los supuestos partidos de izquierda han sido penetrados por lo que su servidora llama el cartel financiero internacional, encabezado por el funesto Fondo Monetario Internacional (bautizado también como el Fondo Más Infame por razones obvias).
b) Tanto Venezuela como Ecuador, Bolivia, Cuba y otros países de América del Sur y el Caribe, se han liberado del yugo opresivo y destructor del cartel financiero fondomonetarista y han establecido otra forma de ejercer el poder, tendiente a la utilización de sus recursos debidamente nacionalizados, para invertirlos en el bienestar de sus naciones. Tan es así, que de acuerdo con la UNESCO, Venezuela registra un nivel de bienestar que ni por asomo tenemos en nuestro México, un país con mayor potencial de riqueza en todos los rubros. Ciertamente, como ciudadana mexicana, aspiro y lo seguiré haciendo, a contar con verdaderos servidores públicos que en lugar de enajenar nuestras riquezas, las conserve para el beneficio de nuestra nación.
Reprochan ustedes que Hugo Chávez utilizó recursos del Estado venezolano para su campaña y atribuyen su victoria sobre Capriles a este sólo hecho, como si sus políticas sociales nada hubieran tenido que ver con la alta preferencia ciudadana de la que ha gozado el cuatro veces electo mandatario suramericano. Además de lo anterior, ustedes lo equiparan a lo ocurrido con Peña en México y, con todo el respeto que les profeso, que en verdad es mucho, disiento de su apreciación, ya que ni por asomo se podría acusar a Hugo Chávez de haber desviado recursos para convencer a un pueblo de votar por él, cuando ha sido su propia gestión a favor de sus ciudadanos la que los impulsó a sufragar por él.
Por otra parte, nadie, ni siquiera la oposición se atrevería a decir que Hugo Chávez malversó, utilizó dinero del crimen organizado, amagó a posibles votantes, compró con despensas y otros artículos a los sufragantes, o engañó a empresario alguno para hacerse de millones de dólares tal como lo hizo Peña Nieto. Tampoco se podría siquiera afirmar que el poder fáctico televisivo en Venezuela estuvo detrás de su campaña, puesto que Globovisión y otras empresas mediáticas apoyaron ampliamente a Henrique Capriles Radonski. 
c) Por último, pero no menos importante, no se podría decir que el presidente Chávez es una especie de dictador o autócrata, pese a su estilo muy personal de hablar y su lenguaje corporal, ya que en mi opinión, su gobierno ha sido sumamente tolerante tanto de estas empresas de medios como del mismísimo Capriles quien participó en el fallido golpe de Estado incitado desde el gobierno estadunidense contra el gobierno chavista en abril de 2002. No quiero ni imaginar qué hubiese hecho Porfirio Díaz o, en el presente, qué hubiese hecho Calderón si alguien se hubiese coludido con un gobierno extranjero para destituirlo, con la enorme diferencia que el presidente venezolano fue elegido sin que mediara ningún fraude, mientras que todos conocemos lo que ocurrió en la elección de 2006, cuyos paquetes electorales estamos demandando que se pongan a nuestra disposición para limpiar ese proceso tan vergonzoso como el que acaba de ocurrir el pasado 1º de julio.
No, Sergio y Lorenzo, no encuentro paralelismo o parecido alguno entre lo ocurrido en Venezuela y lo sucedido en México desde 1988 hasta la fecha. La diferencia es de forma y de fondo también.
Los saludo con respeto.
El factor Naranjo y Enrique Peña
Carlos Fazio / La Jornada
El expolicía colombiano Óscar Naranjo está nervioso. Formó parte del círculo íntimo del expresidente Álvaro Uribe y se sabe vulnerable. Como tantas veces antes en la historia de América Latina, el imperio deslastra. Usa a sus hijos de puta (Delano Roosevelt dixit) y cuando ya no les sirven los arroja a los leones. La telaraña mafiosa-delincuencial que construyó Uribe para catapultarse a la Presidencia de Colombia, y manejar el gobierno con mano de hierro durante dos mandatos, hace agua. Las confesiones de capos del narcoparamilitarismo salpican a Uribe y a Naranjo. Y lo que es peor: las declaraciones en una Corte estadunidense de un exfuncionario público de la misma entraña presidencial, el exgeneral de policía Mauricio Santoyo, jefe de seguridad de Uribe entre 2002 y 2006, enloda a ambos, y si enciende el ventilador podría terminar con la fábula de Naranjo como el mejor policía del mundo.
Con el paso del tiempo surgen nuevos datos que apuntalan los nexos non sanctos del consultor externo de Enrique Peña Nieto en materia de seguridad. En particular, aquellos que señalan a Óscar Naranjo como protector del cártel del Norte del Valle –a través de un subordinado, el coronel de la policía Danilo González, convenientemente asesinado–, y de éstos con los jefes paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entre ellos Salvatore Mancuso, Carlos Castaño, Rodrigo Tovar Pupo, alias Jorge 40, y Hernando Gómez Bustamante,Rasguño, quien inició su relación con el James Bond criollo a comienzos de los años 90, cuando ambos estaban afiliados a Los Pepes, el grupo paramilitar creado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el Bloque de Búsqueda de la Policía Nacional para exterminar a los socios y familiares de Pablo Escobar Gaviria. Según el exagente de la DEA Baruch Vega, Naranjo y su exjefe en la Policía Nacional, Rosso José Serrano, formaban parte de la cúpula del cártel de los Diablos (Norte del Valle), junto con González, Castaño, Gómez Bustamante, Wilmer Varela, Diego Montoya y el exjefe policial Leonardo Gallego.
En abril pasado, llamó la atención la renuncia de Óscar Naranjo a la dirección de la Policía Nacional, cuando se hallaba en la cúspide de su carrera. No dio mayores explicaciones. La razón podría estar en el juicio que se le seguía en la Corte del Distrito Sur de Florida, en Miami, al extraditado Diego Montoya, donde salió a relucir una presunta reunión de Naranjo con miembros del cártel del Norte del Valle en el hotel Capital de Bogotá, y una supuesta alianza del entonces coronel de la Policía Nacional con Wilmer Varela en la guerra contra los Montoya (caso 99-804-CR-Altonaga).
Otra explicación sobre la dimisión de Naranjo podría estar en el juicio por delitos relacionados con el narcotráfico que se sigue al exgeneral retirado de la Policía Nacional Mauricio Santoyo en una Corte de Alexandria, en el estado de Virginia, Estados Unidos. El exoficial fue acusado por paramilitares extraditados, como Juan Carlos Sierra, alias El Tuso, y por un expolicía de alto rango que colabora con la justicia de EU, identificado como Nico. El caso tiene que ver con posibles actos criminales de Santoyo en alianza con la Oficina de Cobro de Envigado (estructura criminal que sobrevivió a Pablo Escobar y a la desmovilización de paramilitares en 2003), cuando era comandada por Diego Fernando Murillo, Don Berna.
El 24 de mayo, el jurado investigador acusó a Santoyo de haber recibido sobornos a cambio de dar información de inteligencia a las principales bandas delincuenciales de Colombia sobre las indagaciones de autoridades estadunidenses, británicas y colombianas. También fue acusado de conspirar para exportar cocaína a Estados Unidos en unión con jefes de las AUC. El caso quedó en manos del fiscal del estado de Virginia Neil MacBride, seleccionado por el gobierno de Barack Obama para llevar los procesos más delicados. Pero cuando el fiscal se aprestaba a acudir ante la Corte para formular cargos por narcotráfico contra Santoyo, se le ordenó sellar el caso como secreto para no afectar las relaciones diplomáticas entre Washington y Bogotá. MacBride habría negociado con la defensa de Santoyo quitar los cargos de narcotráfico a cambio de que el exoficial delatara, entre otros, a tres generales de la Policía Nacional.
Santoyo fue elevado a general brigadier en 2007 por una comisión del Senado. Los congresistas que le dieron la bendición dicen ahora que el ascenso fue responsabilidad del presidente Uribe, de su ministro de Defensa Juan Manuel Santos y del exdirector de la Policía, Óscar Naranjo. El asunto se complicó porque Santoyo fue promovido al generalato no obstante tener una investigación disciplinaria de la Procuraduría, que lo había destituido en 2003 por estar implicado en una operación clandestina de mil 499 escuchas ilegales (chuzadas) a miembros de la ONG Asfades, en Medellín, entre 1996 y 1999.
En agosto pasado, el presidente de la red de Veedurías Ciudadanas, Pablo Bustos, radicó ante la Fiscalía General y la Corte Suprema de Justicia de Colombia una denuncia penal por los delitos de falsedad ideológica en documento público, prevaricato por omisión y concierto para delinquir contra el exdirector de la Policía Nacional, Óscar Naranjo, y la exministra de Defensa, Martha Lucía Ramírez, por su participación en el ascenso de Santoyo. Según Bustos, Naranjo estaba preparando a Santoyo para que lo sucediera y por eso lo promovió a general.
Santoyo, Don Berna y la DEA conocen el oscuro historial de Naranjo. Para Baruch Vega, al mejor policía del mundo no le quedó más alternativa que cooperar con Washington y convertirse en informante de la comunidad de inteligencia, además de encubrir la falsa guerra a las drogas administrada por Estados Unidos y supervisar las negociaciones del próximo gobierno de Enrique Peña con las bandas criminales. Según Vega, en México, Óscar Naranjo “será una posición del cártel de Sinaloa, no del gobierno”.

GABINO VIOLA DERECHOS HUMANOS POR PROTEGER A MINERA CANADIENSE Posted: 26 Oct 2012 09:03 AM PDT

  • Riesgo de confrontación e incremento de violaciones a los Derechos Humanos en San José del Progreso
  • Misión de Observación verificará el clima de hostilidades en la región
A punta de escudos y toletes un grupo antimotines de la Policía Estatal y Policía  Auxiliar Bancaria, Industrial y Comercial (PABIC), bajo las órdenes de Juan Martínez Cruz Rocha, inspector de la Dirección de Seguridad Regional, agredió a manifestantes antimineras de San José del Progreso y Magdalena Ocotlán.
Estos hechos sucedieron el pasado 22 de Octubre del 2012, cuando la empresa minera Cuzcatlán, filial de la canadiense Fortuna Silver Mines inició trabajos para conducir agua tratada desde el municipio de Ocotlán de Morelos hasta las instalaciones de la empresa minera ubicada en San José del Progreso.
En respuesta a esta acción, alrededor de 140 ciudadanos de San José del Progreso, así como el Presidente Municipal  y ciudadanos de Magdalena Ocotlán, recurrieron al lugar para exigir la salida inmediata de la policía estatal y detener los trabajos. Los manifestantes exigieron les mostraran las autorizaciones y permisos correspondientes ya que a la fecha, ni el gobierno estatal y federal, lo han hecho.
Ante la exigencia de la gente, la policía detuvo a Efraín Dionisio Cruz y su hijo Carlos Efraín Dionisio Pérez, trabajadores de la empresa minera, quienes traían un arma de fuego (pistola) y un cuchillo tipo rambo, con los cuales amenazaron de muerte a Ángel Vásquez y Leovigildo Vásquez Sánchez de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán (CPUVO).
Además, el señor Ignacio Jesús Pérez fue lesionado en el tabique nasal y en el ojo izquierdo, por un puñetazo propinado por Juan Martínez Cruz Rocha, quien se identifica como Inspector de la Dirección de Seguridad Regional de la Policía Estatal, cuando le preguntaba por el responsable de los trabajos realizados en el municipio de Magdalena Ocotlán. Así lo señaló en su queja presentada ante el C. Adolfo Chagoya, visitador adjunto de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca.
A raíz de estos últimos acontecimientos y con el propósito de documentar las violaciones a los Derechos Humanos en San José del Progreso cometidas por la empresa minera Cuzcatlán, Flilial de la Canadiense Fortuna Silver Mines desde 2006, las organizaciones que integran el Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los territorios, organizan la Misión de Observación Civil “Justicia para San José del Progreso” con la presencia de observadores Nacionales e Internacionales. Esta Misión se realizará del 19 al 22 de noviembre en el mencionado municipio del valle de Ocotlán.
Oaxaca de Juárez, 26 de Octubre del 2012
Colectivo Oaxaqueño en Defensa de los Territorios: Servicios del Pueblo Mixe A.C.; Servicios para una Educación Alternativa EDUCA A.C.; Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca UNOSJO S.C.; Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto A.C.; Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, Centro Prodh.

A propósito de la irracionalidad del gobernador de Puebla,  Rafael Moreno VallePosted: 26 Oct 2012 08:01 AM PDT

Discriminación y libertad de expresión, ¿dónde está el límite?

No existe discriminación cuando se insulta o se ofende, a menos que al hacerlo se obstaculice la realización del acceso a la igualdad, educación, salud, o cualquier otro derecho de la persona a la cual la discriminación está dirigida.
Por: Gisela Pérez de Acha
Discriminar no es elegir. Si entendemos a la discriminación de esta manera, discriminamos día a día en función de nuestros gustos, preferencias y opciones. Es parte de la libertad que tenemos para configurar nuestras opciones de vida. La pregunta es, ¿cuándo se vuelven jurídicamente relevantes estas discriminaciones y elecciones? La máxima más sencilla de la libertad es que ésta termina donde la libertad de los demás empieza. ¿Hasta dónde se puede discriminar? ¿Hasta dónde se puede emitir una idea u opinión por más chocante que parezca? ¿Cuándo amerita que una manifestación de ideas o hechos sea sancionada?
Los acontecimientos pasados sobre Alfredo Jalife reviven la discusión acerca de los límites de la libertad de expresión en función a los conceptos de discriminación, discurso de odio y derechos de terceros, mismos que en el imaginario social constituyen un límite incuestionable a dicho derecho. Sin embargo, existen varias cosas que ameritan cuestionarse y el caso de Jalife es un excelente pretexto para ello.
Recientemente el Consejo Nacional Para Prevenir y Eliminar la Discriminación [en adelante CONAPRED] admitió una queja en virtud de ciertos comentarios del señor Jalife en su cuenta de twitter, los cuales se consideran presuntamente discriminatorios en contra de la comunidad judía.
Para que el CONAPRED pueda admitir una queja, tiene que existir un acto discriminatorio de por medio. ¿Qué significa discriminación? Parecería que la palabra sirve para describir agresiones y sentimientos de indignación, pero, en realidad, hay que distinguir las elecciones personales y los insultos de la discriminación jurídicamente relevante. El artículo 4° de la Ley Federal para Prevenir y Castigar la Discriminación define la misma como una distinción, exclusión o restricción que basada en ciertas características (origen étnico o nacional, sexo, opiniones, preferencias sexuales, etc.) tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas.
Y aquí entra un aspecto muy importante: la discriminación tiene como consecuencia el impedimento o anulación de derechos de alguien más. Es decir, discriminar es dar un beneficio o imponer una carga injustificada a una persona en virtud de alguna de sus características personales. No existe discriminación cuando se insulta o se ofende –por más chocante que pueda ser esa manifestación de expresión- a menos que al hacer esto se obstaculice la realización del acceso a la igualdad, educación, salud, o cualquier otro derecho de la persona a la cual la discriminación está dirigida.
El mismo artículo 4° continúa, “se entenderá como discriminación la xenofobia y el antisemitismo en cualquiera de sus manifestaciones.” La ley no explica en qué consiste el antisemitismo o la xenofobia y esto es contrario al “test tripartito”, un mecanismo que se utiliza en el derecho internacional para medir si una restricción a la libertad de expresión es o no válida. Según dicho test es necesario que una restricción a la libertad de expresión se encuentre en una ley previa y formulada con precisión suficiente para que una persona pueda regular su comportamiento de conformidad con ella, situación que en la especie no acontece. La ley no define qué se entiende por estos conceptos, lo cual en términos de libertad de expresión es complicado. ¿Califica como antisemitismo cualquier expresión en contra de la comunidad judía? ¿Cada que se mencione a la misma, de cualquier forma, se está discriminando? Socialmente son conceptos sensibles, lo que acontece entonces es que los ciudadanos prefieren no tocar el tema. Para no fallarle.
El señor Jalife, en el ejercicio legítimo de su libertad de expresión, decide opinar sobre los judíos y tuitearlo. La pregunta central es: ¿impide el ejercicio de un derecho de la comunidad judía al hacerlo? Para responderla, y a falta de claridad en la legislación nacional, tenemos que remitirnos al Sistema Interamericano.
La Convención Americana sobre Derechos Humanos establece en su artículo 13(2) la posibilidad de establecer responsabilidades ulteriores al ejercicio de la libertad de expresión siempre y cuando se busque asegurar a) el respeto a los derechos o a la reputación de los demás y b) la protección de la seguridad nacional, el orden público, la salud o la moral pública.
Para el caso en cuestión, es relevante el primer supuesto. Se podría discutir que el derecho a la igualdad o al honor de los judíos se ven afectados por los tuits del señor Jalife, sin embargo aquí hay dos precisiones que vale la pena hacer.
La primera, que los derechos humanos se llaman como tal porque sus titulares son los humanos, es decir, las personas en su calidad de entes morales y volitivos. Las instituciones, los objetos y los colectivos no son titulares de derechos humanos, lo son sus integrantes. Atendiendo entonces a esta precisión, y relacionado con el concepto de discriminación, para que la misma existiera sería necesario comprobar un nexo causal entre las afirmaciones y la disminución de los derechos de los integrantes de la comunidad en cuestión, más no del colectivo entendido de manera etérea.
En segundo lugar, es importante resaltar el ejercicio de ponderación. Ponderar derechos es como ponerlos en una balanza: prevalece el que más importancia tiene dentro del contexto en que se busca la proporcionalidad de una medida. En la jurisprudencia interamericana el derecho a la libertad de expresión tiende a tener un peso muy importante, ya que constituye un pilar esencial para el ejercicio de los demás derechos dentro de una sociedad democrática. Sin libertad de expresión, derechos como el de asociación, reunión, petición o inclusive los derechos de votar y ser votado no tendrían sentido. A su vez, la libertad de expresión es un elemento determinante de la calidad de la vida democrática en un país: la libre expresión y publicación de ideas y hechos permite fiscalizar las actuaciones de los funcionarios de gobierno, y de esta manera, ejercer un control crítico sobre ellos.
Por dichas razones, la balanza se inclina a favor de la libertad de expresión en la mayoría de los casos, por lo que si llegara a existir un daño a la reputación de algún individuo particular miembro de la comunidad judía, dicho daño tendría que ser un daño directo a la dignidad de la persona para que pudiera obtener el mismo peso (o uno mayor) que el derecho a la libertad de expresión y de esta manera justificar su restricción.
En la misma línea, la propia Convención Americana establece un límite claro a la libertad de expresión en su artículo 13(5) al prohibir “toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas”. Dicha prohibición está constituida por tres partes que necesariamente deben existir juntas: 1) propaganda a favor de la guerra y apología del odio nacional, racial o religioso; 2) que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar; 3) contra cualquier persona o grupo de personas. Esto quiere decir que se puede odiar, detestar y además expresar dicho odio a los cuatro vientos; pero si no se incita a la violencia no califica como una restricción valida a la libertad que tenemos de expresarnos y, en todo caso, bajo el estándar de “responsabilidad ulterior” se debería proceder por la vía civil correspondiente. El peso adicional que haría que la balanza se inclinara a favor de restringir la libertad de expresión sería aquel discurso con la intención manifiesta de mover a los demás, no sólo a que odien, sino a que tomen acción violenta sobre ese odio.Hatespeech es provocar y buscar una guerra con lo que se dice.
Libertad de opinión y libertad de expresión son cosas distintas, a pesar de que la segunda presupone necesariamente la primera. La libertad de opinión se inscribe en un marco privado de libertad de conciencia y creencia que al exteriorizarse constituye una expresión. Las opiniones se inscriben dentro de la libertad de pensamiento; la libertad de expresión justamente abarca sólo expresiones. El Estado puede regular la segunda solamente en los supuestos excepcionales que ya se describieron, pero bajo ningún motivo puede intervenir en la libertad para pensar y opinar lo que queramos, porque éstas forman parte del ámbito privado de nuestras vidas. En este contexto, la intervención del CONAPRED en el caso del señor Jalife cruza la línea. Vamos a suponer por un momento que en el caso en cuestión, sí existe discriminación hacia miembros individuales de la comunidad judía.  Al ser “discriminación” entre particulares, dicha intervención se trata de un procedimiento conciliatorio sin facultades de sanción. El CONAPRED, entonces, lo único que puede hacer es llamar al señor Jalife a conciliar. ¿Esto significa que lo “invitarían” a pedir una disculpa? ¿Lo regañarían simplemente por su manera de pensar? ¿Por su manera de expresarse? ¿Tendría derecho el señor Jalife a oponerse a lo que decida el CONAPRED? El procedimiento entonces parecería querer regular la libertad de pensamiento y opinión de Jalife y consecuentemente sus expresiones, lo cual es un poco más grave si tomamos en cuenta que las mismas fueron vertidas vía Twitter, un ámbito privado por excelencia.
El discurso de fondo entonces es que nunca se puede discriminar, ni siquiera en el ámbito de la vida privada. Ello se debe al mal entendimiento del concepto de discriminación, mismo que se ha construido en el imaginario social a partir de definiciones no jurídicas. La realidad es que, entendiendo la discriminación como una diferenciación o elección, discriminamos diario entre lo que nos agrada y lo que no. Pero para que esta discriminación sea jurídicamente relevante debe salir de la esfera privada e incidir en la libertad de otra persona. En el caso en cuestión, para que la discriminación justifique una restricción a la libertad de expresión –como lo pretende el CONAPRED—debe consistir en una afectación grave capaz de inclinar la balanza. De otra manera la restricción sería contraria a la Convención Americana y por lo tanto, sería una restricción inválida.
El señor Jalife tiene derecho a discriminar –e inclusive a odiar— en el ámbito de su vida privada desde el marco de su libertad de pensamiento y opinión. Además tiene derecho a expresar dichos sentimientos en su cuenta de twitter, dentro del cual siempre existirá la posibilidad del “bloqueo” y del “unfollow”. En esto consiste el peso de la libertad de expresión y su importante rol en el juego democrático, tomando en cuenta las precisiones previamente hechas que justifiquen restringirla.
Si seguimos la lógica del CONAPRED, llegaríamos al extremo de permitir la intervención estatal en todo tipo de expresiones: desde aquellas donde hombres o mujeres se sientan agredidos por las personas homosexuales que los discriminan en sus preferencias, hasta chistes y bromas hechos en espacios privados. A la larga todas las expresiones serían homogéneas y se pierde el sentido mismo de la pluralidad de personalidades e ideas que fomentan el intercambio diario.
La libertad de expresión es el arma por excelencia para la defensa de la democracia. La intervención estatal debe reducirse al mínimo: sólo el discurso de odio que incite a la violencia, y no la discriminación en virtud de expresiones privadas, pueden limitarla.
*Gisela Pérez de Acha, integrante del equipo de análisis legal de ARTICLE 19 Oficina para México y Centroamérica.

La difamación en los tiempos de Rafael Moreno VallePosted: 26 Oct 2012 07:39 AM PDT

Pasado y Presente
F. Humberto Sotelo M. | Poblanerías
La demanda contra varios comunicadores emprendida por el gobernador Rafael Moreno Valle ha suscitado –como es del conocimiento público— una enérgica reacción de rechazo a nivel estatal y nacional, no sólo por parte del gremio periodístico, sino también por parte de las más prestigiosas instancias defensoras de la libertad de expresión, y en general de los derechos humanos.
En este lugar no comentaremos los pormenores del caso, dado que éste ya ha sido ampliamente difundido por los medios locales y nacionales.
A estas alturas, a nuestro parecer, ya queda claro que la demanda citada es una expresión inequívoca de soberbia y de prepotencia por parte del ejecutivo estatal, y la vez que la misma no afecta solamente a los compañeros de la prensa: es un hecho que vulnera la libertad política en nuestro estado.
¿Qué hacer, en ese sentido, para frenar los excesos y atropellos del gobernador?
En primer término se requiere que las fuerzas democráticas y progresistas de Puebla  le abran pasan a un sólido bloque que se trace el objetivo de defender el Estado de Derecho, dejando de lado sus diferencias ideológicas y políticas. Descartamos, de antemano, la posibilidad de que en dicho bloque participen los dueños de la franquicia del Partido de la Revolución Democrática en nuestro estado ( o sea el senador Miguel Barbosa y el diputado Erick Cotoñete), debido a que son unos de los principales –si es que nos los principales—pilares que sostienen el despotismo de Moreno Valle. Empero seguramente la mayoría de las fuerzas de izquierda estarían de acuerdo en participar en dicho bloque, de consuno con organizaciones sociales como #Yosoy132.
En contrapunto a lo anterior, se torna preciso enarbolar un paquete de iniciativas jurídicasencaminado –valga la redundancia— a reformar las reformas introducidas por el gobernador Rafael Moreno Valle en el ámbito de la libertad de expresión, sobre todo en lo que corresponde aldelito de “daño moral”. Es de recordar al respecto que una de las primeras iniciativas que impulsó Moreno Valle al arribar al gobierno estatal fue  promover una reforma encaminada a sujetar a la prensa, misma que fue denominada por los periodistas como “Ley Rafa mordaza”; ésta derogaba los delitos de calumnia y difamación, pero instituía el delito de “daño moral” en el Código Civil. “Por daño moral –se establecía en el decreto correspondiente- se entiende laafectación que una persona sufre en sus afectos, creencias, decoro, honor, reputación, vida privada, configuración y aspecto físicos, o bien en la consideración que de sí misma tienen los demás. Se presumirá (sic) que hubo daño moral cuando se vulnere o menoscabe ilegítimamente la libertad o la integridad física o psíquica de las personas”. Y se trasladaron los llamados “delitos de prensa”, del orden penal, que se sancionaban con prisión, al orden civil, mismos que se castigarían con una indemnización económica a favor del demandante no mayor a 3 mil días de salario mínimo.
Frente a dicho ordenamiento, habría que tomar en cuenta algunas propuestas avanzadas que han surgido a nivel internacional para resolver lo relativo a la difamación o al daño moral, sin que vulneren la libertad de expresión. Así, por ejemplo, el Secretario General del Consejo de Europa ha llamado a todos los Estados Miembros a que deroguen disposiciones criminales en el área de la difamación (declaración del 3 de mayo de 2006, Día mundial de la Libertad de Prensa), exhortando a los gobiernos a “suprimir sanciones excesivas, tal como las condenas, penas de libertad condicional, multas grandes y la suspensión del derecho de practicar el periodismo”, o “prohibir a los funcionarios públicos, a las entidades públicas que inicien demandas de difamación criminal”.  Se parte de la premisa de que, a fin de cuentas, es preferible salvaguardar la libertad de expresión, que sacrificarla en aras de defender el prestigio de determinados actores sociales poderosos. Por esta razón el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha declarado en muchas ocasiones que “la posición dominante que ocupa el Gobierno hace necesario que éste demuestre moderación al recurrir a procesos penales en casos de difamación”.
Mediante dichos ordenamientos de ningún modo se extiende una “patente de corso” a la difamación,  sino simple y sencillamente se intenta evitar que los gobiernos sofoquen la libertad de expresión, so pretexto –como sucede en Puebla—de “daño Moral”.
En el opúsculo “El ABC de la difamación”, la organización internacional conocida como “Artículo 19” (en referencia al artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la que se aborda el derecho a la libertad de expresión), se recogen diversas propuestas y sugerencias muy valiosas sobre la problemática a que hacemos referencia.  Valdría la pena analizarlas para tomarlas en cuenta a la hora de presentar un proyecto o proyectos alternativos a la reforma promovida por el gobernador Rafael Moreno Valle la cual, ciertamente, se ha convertido en una verdadera “ley mordaza”.

Podría Banxico elevar la Tasa InterbancariaPosted: 26 Oct 2012 07:09 AM PDT

El banco central informó que, si persisten los choques a la inflación, ajustará al alza la tasa de interes interbancaria (TII) para consolidar el anclaje de las expectativas de inflación, prevenir la contaminación al resto de los procesos de formación de precios en la economía nacional y no comprometer la convergencia de la inflación al objetivo permanente del 3 por ciento.
Ver más:

Periodismo en las AméricasPosted: 26 Oct 2012 06:50 AM PDT

Últimas noticias del blog Periodismo en las Américas
Boicot a Google Noticias da como resultado una disminución de sólo el 5% del tráfico en la red, según diarios brasileños
5 razones para incluir infografías animadas en sus historias
Tribunal en Bolivia declaró inconstitucional el delito de desacato
“Es temor, es pánico”: mini-documental sobre el día a día de un reportero en Veracruz, México
Informe de IPI señala crisis de “libertad de prensa” en Ecuador
Postulaciones abiertas para Becas Nieman en Harvard para desarrollar proyectos en periodismo
Por informe sobre drogas en colegios, una periodista ecuatoriana fue amenazada de muerte
Alcalde en Honduras ordena cierre de canal de televisión e impide circulación de periódico
Empleados del New York Times amenazan con “huelga de firmas” debido a disputa laboral
Nuevo libro destaca potencial de las tabletas en el periodismo
Gobierno estatal en México demanda a dos periodistas por daño moral pero gremio teme 19 demandas en total
Policía Nacional se disculpa por agresión contra reportera gráfica en Colombia
Integran consejo en México para supervisar ley de protección a periodistas
Periodistas bolivianos se refugian en Brasil tras acoso, comunidad internacional lo rechaza

Prisma empresarial: Turismo, un sector dinámico  Posted: 26 Oct 2012 06:43 AM PDT

  • Todo listo para “El Buen fin”
  • SCT, puras cifras de desastre
  • Una Maruchan para Calderón
Gerardo Flores Ledesma
OTRA VEZ, el tema del turismo vuelve a ser destacado, pues es de los pocos sectores que en esta administración arrojaron cifras positivas y concretas.
El hecho de reunir en Campeche a ministros de Turismo y representantes de más de 50 países es importante para cualquier nación del mundo, pero el que reconozcan el liderazgo de un país, en el cual su gobierno en turno que está por terminar su gestión, quería desaparecer la secretaría encargada de promover y alentar ese actividad de la economía, es doblemente meritorio.
La 94 Reunión del Consejo Ejecutivo de la Organización Mundial del Turismo, que se celebró en la  ciudad de Campeche, dejó mucha vibra positiva en quienes trabajan diariamente por atraer paseantes del todo el planeta. La noticia positiva fue el reconocimiento que el Secretario General de la OMT, Taleb Rifai, otorgó a México a través de la titular de Sectur, Gloria Guevara Manzo.
El reconocimiento es por las acciones que hizo el gobierno federal en favor de esta industria y sobre todo por los avances que hay en el diseño de estrategias globales para incrementar el flujo de turistas, a través de facilidades migratorias, la eliminación de visas y la creación de visados regionales.
El máximo órgano rector de Naciones Unidas para la actividad turística a nivel internacional admitió con admiración la cifra récord de 191.5 millones de visitantes nacionales y extranjeros que México alcanzó en 2011, y que en este año, según las proyecciones, cerrará con más de 200 millones de viajeros.
YA TODO ESTA listo para que del 16 al 19 de noviembre se lleve a cabo el programa “El Buen fin”, que ofrecerá descuentos de hasta 80% en casi 300 mil establecimientos en todo el país. El programa ha salido tan bien que el presidente Calderón lo oficializará a partir del 5 de noviembre, y a partir de entonces comenzará la promoción por todos los medios de comunicación. Van a adelantar 50% de aguinaldo en miles de empresas y en los gobiernos federal y estatal, específicamente en Sinaloa, Veracruz, Morelos, Nayarit y Estado de México.
Es importante resaltar lo que dijo al respecto la directora general de Iniciativa México, Tania Esparza Oteo, quien resaltó que en sólo tres semanas en 2011, la marca “El Buen fin” se posicionó como un concepto de gran calado para fomentar el consumo gracias a las redes sociales. Los dicho las promociones ya no serán en medios impresos sino a través de los multimedia, os sitios web y la redes sociales.
LA REUNION QUE tuvo el presidente electo Enrique Peña Nieto con el presidente saliente Felipe Calderón, en donde estuvo el secretario de Comunicaciones y Transportes, Dionisio Pérez-Jácome, sólo deja  un argumento seguro: Hay mucho pendientes en esa cartera del gobierno federal, pues no hay avances en infraestructura carretera, ni en el aeropuerto de la Riviera Maya, ni en el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, ni en el proyecto de Punta Colonet, ni en el caso de Mexicana, ni en el asunto de las concesiones de radio y televisión, ni el asunto de la banda 2.5 Ghz, ni el caso Telmex que quiere invertir en más nichos de mercado, como la TV abierta, y muchos más que me agotan la paciencia. Sólo en este gobierno han desaparecido unas 6 líneas aéreas.
PENSE QUE FELIPE Calderón ya se quedaría callado en los últimos dos meses de su gobierno, pero me equivoqué. Sigue habla que habla, promete y lanza peroratas y monólogos sobre los asertos de su administración, pero en los temas importantes no aparece. Ojalá alguien le ofrezca una sopa Maruchan. ¡Lo bueno es que ya se va!
Sígueme en Twitter @GerardoFloresL
Escúchame en ABC Radio con Carlos Ramos Padilla todos los días de 7:20 a 7:30 am (760 de am)
Escúchame en Don Dinero con Alberto Aguilar todos los días de 20:00 a 21:00 horas (88.1 de fm)

Nueva planta de PemexPosted: 26 Oct 2012 06:35 AM PDT

Audiosíntesis: Primeras planasPosted: 26 Oct 2012 06:25 AM PDT

164 días desaparecido, Federico Manuel García Contreras, Reportero Gráfico de EL PUNTO Crítico
audio sintesis - Primeras-26-octubre 12.pk audio sintesis – Primeras-26-octubre 12.pk 778 kb   Descargar

Audiosíntesis cortaPosted: 26 Oct 2012 06:24 AM PDT

AudioSíntesis-CORTA-viernes 26 oct.pcm AudioSíntesis-CORTA-viernes 26 oct.pcm 20439 kb   Descargar

ANÁLISIS A FONDO. Magazine, 27-X-012. J. Francisco Gómez Maza


  • Español: Hospital Regional de Pemex

    Español: Hospital Regional de Pemex (Photo credit: Wikipedia)

    Spectacular San Francisco Famous Downtown Land...

    Spectacular San Francisco Famous Downtown Landmarks Cityscape (Photo credit: davidyuweb)

    San Francisco sky

    San Francisco sky (Photo credit: davidyuweb)

    Português: Alfredo Sirkis, Marina Silva, Cássi...

    Português: Alfredo Sirkis, Marina Silva, Cássia Kiss e Leonardo Boff ao redor de Fernando Gabeira em almoço na Glória. (Photo credit: Wikipedia)

    Español: Torre Pemex de Noche.

    Español: Torre Pemex de Noche. (Photo credit: Wikipedia)

    En el principio está la comunión, no la soledad; comensalidad: paso de lo animal a lo humano. Leonardo Boff | Mercados: Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta | La política (antidrogas) tiene que cambiar pero tiene que empezar con un debate y‏

Nueva planta de Pemex


OCT
26

Podrá el Congreso de NL tipificar el delito de desaparición de personas, antes de que concluya el año

Defensores de Derechos Humanos tienen la impresión fundada de que hay un  ambiente propicio para que el Congreso de Nuevo León tipifique, antes de terminar el año, el delito de desaparición de personas. El fundamento está en una carta que la organización Human Rights Watch envió a los diputado locales con el fin que esta tipificación pueda ser eficaz, al estar armonizada con instrumentos internacionales de derechos humanos.
Human Rights Watch les plantea recomendaciones vinculadas con la posible reforma del Código Penal de Nuevo León, al que se incorporaría el delito de desaparición forzada. El Congreso neoleonés, cuya composición se renovó recientemente, prevé concretar esta reforma antes de fin de año.
OCT
26

Mercados: Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta

Periodista de Terra Economía obtiene premio; Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta – México
Viernes, 26 de Octubre de 2012
LO MÁS IMPORTANTE DEL DÍA
* Periodista de Terra Economía obtiene premio
Beatriz Adriana Pérez Izquierdo, Coeditora de Terra Economía México, obtuvo el premio de periodismo especializado AgroBio 2012 en su décima edición
http://economia.terra.com.mx/noticias/noticia.aspx?idNoticia=201210261555_TRR_81702338
* Bancos suben a deudores pago mínimo de tarjeta
Lucía
OCT
26

La política (antidrogas) tiene que cambiar pero tiene que empezar con un debate y una discusión”: Kofi Annanh

El estudiante de la maestría en Leyes en la Universidad de Georgetown, Eduardo Márquez, hijo de uno de los socios de la Canacero, fue quien le preguntó al ex Secretario General de Naciones Unidas sobre la estrategia de combate a las drogas seguida por México, por considerar que puede ser de su interés, anexamos la liga del video en You Tube  que fija el momento de la pregunt
OCT
26

Contracolumna: FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN

FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN
(Segunda y última parte)
Por José Martínez M. (*)
Durante su estancia en México Fidel Castro le pidió a Carlos Hank González un lugar para preparar a sus combatientes para la Revolución cubana.
Fidel le pidió a Hank un lugar que se asemejara a la cadena montañosa en la región suroriental de Cuba, en las provincias de Granma y Santiago. Días después Hank recibió un reporte confidencial de sus allegados.
OCT
26

Ventajas de la Reforma Laboral

La subcontratación combate el desempleo
Apagar las luces
OCT
26

En el principio está la comunión, no la soledad; comensalidad: paso de lo animal a lo humano. Leonardo Boff

En el principio está la comunión, no la soledad
Leo Boff
Escribíamos anteriormente que Dios es misterio en sí mismo y para sí mismo. Para los cristianos se trata de un misterio de comunión, no de soledad. Es la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. La ortodoxia afirma: hay tres Personas y un solo Dios. ¿Es eso posible? ¿No sería un absurdo 3=1? Aquí tocamos en lo que los cristianos sobrentienden cuando dicen “Dios”. Es diferente al monoteísmo absoluto judío y musulmán.
OCT
26

Forum en Línea 252: Libro: Escenarios de la seguridad hemisférica: Gallardo Rodríguez. Abiertos los portones para Hugo… Chávez. Triunfo estratégico de Hugo… Chávez y Peña: La diferencia. El factor Naranjo y Enrique Peña

Forum en Línea 252
Del 16 al 31 de octubre de 2012
Libro: Escenarios de la seguridad hemisférica. José Francisco Gallardo Rodríguez.http://forumenlinea.com/tesis/Tesis3.pdf
Abiertos los portones para Hugo Chávez
* Capriles puede “ser un representante fresco de una derecha racional”: Chaderton * Podría “eventualmente deslindarse de la ultraderecha golpista” * Ésta no ha hecho “más que desestabilizar”
Alfredo G. Pierrat / Prensa Latina
difusion@cl.prensa-latina.cu
Caracas.
OCT
26

GABINO VIOLA DERECHOS HUMANOS POR PROTEGER A MINERA CANADIENSE

Riesgo de confrontación e incremento de violaciones a los Derechos Humanos en San José del Progreso Misión de Observación verificará el clima de hostilidades en la región
A punta de escudos y toletes un grupo antimotines de la Policía Estatal y Policía  Auxiliar Bancaria, Industrial y Comercial (PABIC), bajo las órdenes de Juan Martínez Cruz Rocha, inspector de la Dirección de Seguridad Regional, agredió a manifestantes antimineras de San José del Progreso y Magdalena Ocotlán.
OCT
26

A propósito de la irracionalidad del gobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle

Discriminación y libertad de expresión, ¿dónde está el límite?
No existe discriminación cuando se insulta o se ofende, a menos que al hacerlo se obstaculice la realización del acceso a la igualdad, educación, salud, o cualquier otro derecho de la persona a la cual la discriminación está dirigida.
inShare
Email to a friend
Print this page
+-Text Size
Por: Gisela Pérez de Acha
Discriminar no es elegir.
OCT
26

La difamación en los tiempos de Rafael Moreno Valle

Pasado y Presente
F. Humberto Sotelo M. | Poblanerías
La demanda contra varios comunicadores emprendida por el gobernador Rafael Moreno Valle ha suscitado –como es del conocimiento público— una enérgica reacción de rechazo a nivel estatal y nacional, no sólo por parte del gremio periodístico, sino también por parte de las más prestigiosas instancias defensoras de la libertad de expresión, y en general de los derechos humanos.
OCT
26

Podría Banxico elevar la Tasa Interbancaria

El banco central informó que, si persisten los choques a la inflación, ajustará al alza la tasa de interes interbancaria (TII) para consolidar el anclaje de las expectativas de inflación, prevenir la contaminación al resto de los procesos de formación de precios en la economía nacional y no comprometer la convergencia de la inflación al objetivo permanente del 3 por ciento.
OCT
26

Prisma empresarial: Turismo, un sector dinámico

Todo listo para “El Buen fin”  SCT, puras cifras de desastre  Una Maruchan para Calderón
Gerardo Flores Ledesma
OTRA VEZ, el tema del turismo vuelve a ser destacado, pues es de los pocos sectores que en esta administración arrojaron cifras positivas y concretas.
OCT
26

Nueva planta de Pemex

Imprimir

Francisco Gómez Maza