Vamos pues a tener una paciencia esperanzada: Carta a los medios de comunicación sobre el nuevo papa. José Ignacio González Faus


(Tomado de ADITAL. http://www.adital.com.br/ )

30.03.13 – Mundo
Vamos pues a tener una paciencia esperanzada: Carta a los medios de comunicación sobre el nuevo papa

José Ignacio González Faus

Adital

Tengo mis quejas contra los medios de comunicación: me han traicionado algunas veces, creo que también ellos son servidores del Capital y que, por tanto, el buen titular o la defensa de la propia ideología pasarán por delante de la verdad; lo que engresca les gustará más que lo que construye; y muchas veces compiten indignamente porque parece que más importante que comunicar una verdad es ser el primero en hacerlo, o darla en exclusiva.

PERO: creo que los medios tienen sus derechos que debo respetar, conozco mucha gente honrada y encantadora que trabaja en ellos y que son también conscientes de lo que digo. Y además, aunque no pretendo compararme con Casillas, suelo decirme que al que no le marcan goles o no se lesiona, es señal de que no juega. Y el juego de construir la historia (el “poema de Dios” que dice la carta a los Efesios) me uno de los más dignos, más apasionantes y más cristianos.

Dicho esto pido perdón porque estos días he procurado rehuir el aluvión mediático. Simplemente necesitaba tiempo para interiorizar, situarme y aclararme yo mismo. Ahora, si alguien quiere saber algo de mi opinión, lo encontrará en estas páginas que van dirigidas a todos sin exclusivas ni derechos de propiedad privada. Y aquel a quien no le interese (que sería lo más lógico) ya puede pasar a otra cosa.

Cuenta uno de los primeros biógrafos de Ignacio de Loyola que cuando, en una sobremesa, se enteró del nombramiento como papa de Pablo IV, se le demudó la cara y se puso pálido (Ignacio y Caraffa habían tenido antes más de dos pequeños encontronazos; y Pablo IV hizo muy difícil la vida a la naciente Compañía de Jesús). Discretamente Ignacio salió de la sala; y al cabo de un cuarto de hora regresó sonriente y con el rostro pacificado. Se supone que había ido a rezar.

Cuento la anécdota tanto para los que ayer se quedaron pálidos como para los que irradiaban alegría: que los hay de las dos clases por lo que ahora diré. Y aprovecho para decir a ambos grupos que ni hay que desengañarse del Espíritu Santo ni hay que buscar en él unas seguridades que son mucho más supersticiosas que creyentes. Dios sólo interviene en la historia respetando nuestra libertad y contando con nuestra respuesta libre. Y esa respuesta sabemos de sobra por dónde ha de ir: por el respeto mutuo dialogante, por el amor fraterno y por negar la primacía al propio interés. Sin el empeño en ir por ahí, no habrá Espíritu que sople (o soplará un espíritu no precisamente santo).

Casi no conozco personalmente a Bergoglio. He oído infinidad de cosas sobre él, positivas y negativas. He esperado a ver qué saben los medios de él, y he visto que prácticamente todo lo que yo pudiera decir ya es conocido. Lo cual me confirma que es muy sabia la frase de Jesús que tanto molesta a muchos eclesiásticos: lo que oís en los oídos predicadlo sobre los tejados” porque, a la larga, “no hay nada tan encubierto que no acabe conociéndose” (Mt, 10,27.26).

Por eso resumiré, un poco simplificadamente, diciendo que los temores vienen de su época de jesuita y las esperanzas de su época de arzobispo. Sus relaciones con el antiguo general Kolvenbach fueron muy tirantes, dividió la provincia argentina en dos bandos aún no del todo reconciliados: dicen que es un hombre con una increíble capacidad de seducción, pero con una pasión de poder que le vuelve terriblemente duro con los que no van por su línea.

El jesuita húngaro-argentino Franz Jalic ha escrito cosas que, precisamente por el enorme respeto con que están escritas sin citar nunca su nombre (habla sólo de ”una persona”) y por el inmenso sufrimiento que comportaron, no pueden ser pasadas por alto. También porque, según me contaron, la única vez que volvieron a verse los dos después de todo aquello, muchos años después y en Alemania, se fundieron en un largo abrazo donde no faltaron lágrimas.

Yo no puedo garantizar como testigo ocular la verdad de todas esas críticas y otras parecidas; pero creo que si el papa Francisco toma en serio lo que tan bien dijo ayer: “antes de bendeciros os pido que me bendigáis vosotros a mí”, aceptará también que “antes de hablaros yo quiero escucharos a vosotros”: porque saber lo que se piensa de uno, puede ser un dato muy útil a la hora de actuar, en vez de pensar que la verdad sobre mí es sólo aquello que yo pienso de mí.

Y así pasamos a lo positivo: han corrido por ahí todos esos datos del arzobispo que viajaba siempre en metro o en autobús, que cuando tenía un cura enfermo iba él a visitarle, le preparaba a veces la comida o le suplía en trabajos parroquiales, que tronó contra la injusticia y la miseria del mundo. Y es cierta la anécdota de que, la misma noche en que fue nombrado arzobispo de Buenos Aires, sonó el teléfono (supongo que de alguien que querría felicitarle) y al descolgar dijo más o menos: “perdone que ahora me estoy haciendo la cena, si fuera tan amable de llamar media hora más tarde”.

Y las positividades continúan en su presentación de ayer: ya he evocado lo de “antes de bendeciros habéis de bendecirme vosotros a mí” que, lógicamente, debe ser extendido más allá de la plegaria. Pequeño detalle, pero indicio de sensibilidad, fue el dirigirse al pueblo como hermanos “y hermanas”, cuando la congregación de liturgia todavía pretende que digamos que Jesús entregó su vida sólo por todos “los hombres”, sin enterarse de cómo ha cambiado el significado de esta palabra. Significativo teológicamente el designarse por dos veces sólo como “obispo de Roma”… Y añadamos el potencial simbólico del nombre: porque Francesco no fue sólo el que, en los albores del capitalismo naciente, se quitó la ropa ante su padre negociante y el arzobispo, para “seguir desnudo al Jesús desnudo”. Fue también el que, en la era en que la Iglesia hacía cruzadas “contra los moros”, se embarcó alocadamente como pudo para ir a dialogar con el sultán. Y fue finalmente el que, ante la visión de una ermita casi en ruinas, siente la llamada de Dios que le dice “repara mi Iglesia que se cae”. Si el nombre de Francisco incluye las tres cosas, no puede estar mejor elegido.

Vamos pues a tener una paciencia esperanzada: dejando para otros momentos nuestra necesidad de aplaudir y aclamar (porque las multitudes, ya se sabe, son idólatras por naturaleza y así se falsifica la comunidad), y dejando para otros momentos nuestras desesperanzas.

Vamos también a ver si, aprovechando estos episodios, los católicos abandonamos la papolatría (o el papa-natismo): Jesús escogió a un Pedro, intuitivo y con innegable madera de líder según parece, pero cargado de defectos que los evangelios nunca ocultaron. Y le mantuvo aunque Jesús tenía más derecho que nosotros a decepcionarse. Porque si la Iglesia necesita (como yo creo) un ministerio de unidad, es precisamente porque todos somos solidariamente responsables de ella y en ella. De lo contrario, si no hubiera más que un responsable, no haría falta ningún ministerio de unidad.

No sé decir más, y perdonen aquellos a quienes he dado carpetazo. Uno también necesita su tiempo.

Jon Sobrino. Entrevista de Concha Lago


(Tomado de http://www.noticiasdegipuzkoa.com/ )

CONCHA LAGO

jon sobrino teólogo y jesuita:

“Bergoglio no fue un Romero, se alejó de los pobres durante el genocidio argentino”
Jon Sobrino, vasco universal y símbolo de la Teología de la Liberación, acostumbra a conmover el corazón. Alejado de boatos y parafernalias vaticanistas, sus opiniones le han valido más de una reprimenda. Hoy habla por primera vez del nuevo Papa, y lo hace alto y claro
concha lago – Sábado, 16 de Marzo de 2013 – Actualizado a las 05:22h
2 comentarios

Jon Sobrino, durante una reciente conferencia. (Javier Bergasa)

donostia. Jon Sobrino (Barcelona, 1938) es el quijote de los desheredados, un teólogo que le quita a la vida el papel de regalo para presentarla descarnada. Pero hablar como Sobrino lo hace, con la espiritualidad de su antiimperialismo, irrita a muchos, sobre todo a los inquisidores romanos. En un discurso tremendamente lúcido pero políticamente incorrecto, arremete contra el espectáculo de la elección del nuevo Papa. “Era chocante el despliegue de suntuosidad, alejada de la sencillez de Jesús”, dice. Y, sin pelos en la lengua, asegura que “Bergoglio, superior de los jesuitas de Argentina en los años de mayor represión del genocidio cívico militar, tuvo un alejamiento de la Iglesia Popular, comprometida con los pobres. “No fue un Romero”, subraya Sobrino.
Usted ha tachado la elección del Papa de “folklore mediático”.
La plaza de San Pedro estaba abarrotada de gente de todas las razas y colores, con banderas variopintas, con rostros expectantes y sonrientes. La fachada del Templo estaba adornada con esmero calculado. Se dejaban ver también personas vestidas con capisayos y acicaladas como no se ven en las calles de la vida real, en campesinos y señoras del mercado. Imperaba el folklore -en inglés, costumbres populares-, aunque en la plaza de San Pedro, las costumbres eran más sofisticadas y acicaladas que las de los pueblos del terruño español y de los cantones de El Salvador, donde yo me encuentro.
¿Eso es malo?
No, nada de esto era malo, pero no decía nada importante de quién iba a ser el nuevo Papa, qué alegrías y problemas iba a tener y con qué cruz iba a cargar… Sí era chocante el despliegue de suntuosidad alejada de la sencillez de Jesús. Y se adivinaba una cierta jactancia en los organizadores como diciendo todo está saliendo bien. Cuando esta perfección expresa, además, poderío, la suelo llamar la pastoral de la apoteosis.
Pero no todo fue folclórico.
No, algo no fue folclórico ya desde el primer día. Hablo de la vestimenta sencilla del Papa, de la pequeña cruz sobre su pecho donde no había oro ni plata ni brillantes, su oración que, inclinándose, pidió al pueblo antes de bendecirles él a ellos. Son signos pequeños pero claros. Ojalá crezcan como signos grandes y que acompañan a su misión. Clara quedó la sencillez y la humildad.
La elección de Bergoglio resultó una sorpresa total.
Sí, para los no iniciados fue una sorpresa y una gran novedad. El Papa es argentino, el primer Papa de ese país. Y es jesuita, el primer Papa de esa orden. Ambas cosas pueden ser trivializadas, como ha ocurrido en algunos medios. Por eso hay que entenderlo bien. Messi es argentino, pero no todos los argentinos son estrellas. Jesuita fue Pedro Arrupe, pero -y aquí hablo de cosas más serias- no todos los jesuitas somos como él. Al folclore pertenecen también titulares sin mucho ingenio y con pereza mental como; argentino y jesuita. ¿No tendrán otra cosa que decir? Además los momentos folclóricos y mediáticos duran poco. Triste es mantenerlos, o seguir añadiendo detalles intranscendentes, sin acabar de entrar en el fondo del asunto como el Papa, la Iglesia, Dios y nosotros. De los amos de los medios -y de los espectadores- dependerá que lo folclórico siga siendo lo más socorrido.
Estos días, ha hablado con gente que conoce a Bergoglio de cerca.
Sí, yo no soy experto en la vida, trabajo, gozos y sufrimientos de Bergoglio. Y para no caer en ninguna irresponsabilidad he procurado conectarme con personas, a las que no citaré, de Argentina, sobre todo, que han tenido contacto directo con él. Espero comprensión por lo limitado de lo que voy a decir, y pido disculpas si cometo algún error. Bergoglio es un jesuita que ha ocupado cargos importantes en la Provincia de Argentina. Ha sido profesor de Teología, superior y provincial. No es difícil hablar de sus tareas externas. Pero de lo más interno solo se puede hablar con delicadeza y, ahora, con respeto y responsabilidad. Muchos compañeros lo han recordado como persona de hondos convencimientos y temperamento, decidido luchador y sin tregua. Si le hacen Papa, limpiará la Curia, se ha dicho con humor.
¿Le han resaltado su austeridad?
También le recuerdan por su interés desmedido de comunicar a otros sus convicciones sobre la Compañía de Jesús, interés que se podía convertir en posesividad, hasta exigir lealtad hacia su persona. Muchos recuerdan su austeridad de vida, como jesuita, arzobispo y cardenal. Muestra de ello es su vivienda y su proverbial viajar en autobús. Ya obispo, muchos de sus sacerdotes recuerdan su cercanía y cómo se les ofrecía a suplirles en su trabajo parroquial, cuando necesitaban dejar la parroquia para salir a descansar. La austeridad de vida iba acompañada de un real interés por los pobres, indigentes, sindicalistas atropellados, lo que le llevó a defenderlos con firmeza ante los sucesivos gobiernos. Los temas morales le han sido cercanos, y ciertamente el del aborto, lo que le llevó a enfrentarse directamente con el presidente del país.
¿Le han recordado por su opción por los pobres?
En todo ello se aprecia una forma suya específica de hacer la opción por los pobres. No así en salir activa y arriesgadamente en su defensa en las épocas de represión de las criminales dictaduras militares. La complicidad de la jerarquía eclesiástica con las dictaduras es conocida. Bergoglio fue superior de los jesuitas de Argentina desde 1973 hasta 1979, en los años de mayor represión del genocidio cívico militar.
¿Habla de complicidad?
No parece justo hablar de complicidad, pero sí parece correcto decir que en aquellas circunstancias Bergoglio tuvo un alejamiento de la Iglesia Popular, comprometida con los pobres. No fue un Romero -célebre por su defensa de los derechos humanos y asesinado en el ejercicio de su ministerio pastoral-. No tengo conocimientos suficientes, y lo digo con temor a equivocarme. Bergoglio no ofrecía la imagen de Monseñor Angelleli, obispo argentino asesinado por los militares en 1976. Muy posiblemente sí ocurría en su corazón, pero no solía aflorar en público el recuerdo vivo de Leónidas Proaño, Monseñor Juan Gerardi, Sergio Méndez…
Sin embargo, tiene también otra marcada faceta solidaria.
Sí, por otra parte, desde 1998, como arzobispo de Buenos Aires acompañó de diferentes maneras a sectores maltratados de la gran ciudad, y con hechos concretos. Un testigo ocular cuenta que en la misa del primer aniversario de la tragedia de Cromagnon -incendio ocurrido durante un concierto de rock que costó la vida a 200 jóvenes-, Bergoglio se hizo presente y con fuerza exigió justicia para las víctimas. A veces usó lenguaje profético. Denunció los males que trituran la carne del pueblo, y les puso nombre concreto: la trata de personas, el trabajo esclavo, la prostitución, el narcotráfico, y muchos otros. Para algunos, quizás la mayor virtud y la mayor fuerza para llevar adelante su actual ministerio papal es que Bergoglio es un hombre abierto al diálogo con los marginados y desde el dolor. Acompañó con decisión procesos eclesiales en los márgenes de la Iglesia católica, y los procesos que ocurren al borde de la legalidad. Dos ejemplos emblemáticos son la vicaría de curas villeros de los barrios marginales y su apoyo a los curas que deambulaban sin un ministerio digno.
¿Qué le espera al papa Francisco?
Solo Dios lo sabe. El nuevo Papa habrá pensado bien lo que le puede esperar y lo que él deberá, podrá y querrá hacer. Ahora enumeramos algunas tareas que a nosotros, desde El Salvador, nos parecen importantes, y que pueden ser importantes para todos en la Iglesia. También nosotros debemos llevarlas a cabo, pero el Papa tiene una mayor responsabilidad y, ojalá tenga más medios. Las tareas coinciden mucho con las que José Ignacio González Faus ha propuesto recientemente.
¿Cuál sería la más urgente?
La primera -yo creo que la mayor de las utopías- es hacer realidad la utopía de Juan XXIII: La iglesia es especialmente la Iglesia de los Pobres. No tuvo éxito en el aula del Vaticano II, de modo que unos 40 obispos se reunieron fuera del aula, y en las Catacumbas de Santa Domitila firmaron el manifiesto que se ha llamado El Pacto de las Catacumbas.
Usted siempre apunta a la falta de sensibilidad de la Iglesia.
Por lo que muchos dicen, Bergoglio tiene sensibilidad hacia los pobres. Ojalá tenga lucidez para hacer real la Iglesia de los pobres, y que esta deje de ser Iglesia de abundancia, de burgueses y ricos. No le faltarán enemigos, como no faltaron después de Medellín a muchos jerarcas que sí pusieron a los pobres en el centro de la Iglesia. Los enemigos estaban dentro de curias eclesiásticas, y muy poderosamente en el mundo del dinero y el poder. Estos asesinaron a miles de cristianos y cristianas.
Imposible olvidar a Monseñor Romero, mártir latinoamericano.
Ojalá el papa Francisco no se asuste de una Iglesia perseguida y mártir, como las de Monseñor Romero y Monseñor Gerardi. Y los canonice o no, ojalá proclame que los mártires, concretándolos también como los mártires por la justicia, es lo mejor que tenemos en la Iglesia. Es lo que la hacen parecida a Jesús de Nazaret. Para ello no es esencial que canonice a Monseñor Romero, aunque sería un buen signo. Y si el Papa cae en alguna debilidad humana, sea esta estar orgulloso de su patria latinoamericana, sufriente y esperanzada, mártir y siempre en trance de resurrección. Y estar orgulloso de toda una generación de obispos: Leónidas Proaño, Helder Camara, Aloysius Lorscheider, Samuel Ruiz… No llegaron a papas, la mayoría de ellos tampoco a cardenales. Pero de ellos vivimos.
¿Y qué me dice de los problemas que sacuden a la Iglesia y que aparecen en los medios de comunicación?
La segunda de las utopías es afrontar la conocida constelación de problemas al interior de la organización de la Iglesia que esperan solución. Por ejemplo, la muy urgente reforma de la Curia romana. También es necesario que los miembros de la Curia sean preferentemente laicos. Asimismo, es importante que Roma deje a las iglesias locales la elección de sus pastores. Que desaparezcan del entorno papal todos los símbolos de poder y de dignidad mundana, y ciertamente que el sucesor de Pedro deje de ser jefe de Estado, porque eso avergonzaría a Jesús. Hace falta que toda la Iglesia sienta como ofensa a Dios la actual separación de las iglesias cristianas. Hay que pedir al Papa que Roma solucione la situación de los católicos que fallaron en su primer matrimonio y han encontrado estabilidad en una segunda unión. Y, por supuesto, que repiense el celibato ministerial.
Usted tampoco abandona otras reivindicaciones ya clásicas.
Sí tengo otras tres cuestiones. Por un lado, que de una vez por todas arreglemos la situación insostenible de la mujer en la Iglesia. También que dejemos de minusvalorar, a veces menospreciar, al mundo indígena, a los mapuches de América del Sur y a todos los que el Papa irá conociendo en sus viajes por África, Asia y América Latina. Y por supuesto que aprendamos a amar a la madre tierra.
Todo ello con un compromiso en firme que tiene que ver mucho con lo sucedido estos días.
Sí, el compromiso debería ser que el nuevo Papa en el balcón de San Pedro y los millones de personas en la plaza no debieran convertirse en un gran actor, el Papa, y en meros espectadores taquilleros, los fieles.

La elección de un nuevo Papa y el Espíritu Santo. Ivone GEBARA


(Tomado de LOGOS)

La elección de un nuevo papa y el Espíritu Santo

Ivone GEBARA


Después de la encomiable actitud del anciano Benedicto XVI renunciando al gobierno de la Iglesia Católica Romana han aparecido entrevistas con algunos obispos y sacerdotes en estaciones de radio y televisión en todo el Brasil. Sin duda, un evento de tanta importancia para la Iglesia Católica Romana es noticia y conduce a predicciones, elucubraciones de todo tipo, principalmente de sospechas, intrigas y conflictos dentro de los muros del Vaticano, que habrían acelerado la decisión del Papa.

En el contexto de las primeras noticias, lo que me llamó la atención fue algo a primera vista pequeño e insignificante para los analistas que tratan asuntos del Vaticano. Se trata de la forma como algunos sacerdotes entrevistados, o sacerdotes conductores de programas de televisión, respondieron cuando se les preguntó sobre quién sería el nuevo Papa, saliendo por la tangente. Se referían a la inspiración del Espíritu Santo, o a su voluntad, como si fuera el elemento del que dependería la elección del nuevo romano pontífice. Nada de pensar en personas específicas para responder a las situaciones mundiales desafiantes, nada para despertar una reflexión en la comunidad, nada de hablar de los problemas actuales de la Iglesia que la han llevado a un significativo marasmo, nada de escuchar los clamores de la comunidad católica por la democratización de las estructuras anacrónicas que sostienen a la iglesia institucional.

La formación teológica de estos sacerdotes comunicadores no les permite salir de un discurso trivial y abstracto, ya bien conocido, que continúa recurriendo, como explicación, a fuerzas ocultas, y así, en cierta forma, confirman su propio poder. La continua referencia al Espíritu Santo a partir de un misterioso modelo jerárquico es una forma de camuflar los verdaderos problemas de la Iglesia y una forma de retórica religiosa para no revelar conflictos internos que ha vivido la institución.

La teología del Espíritu Santo continúa siendo para ellos mágica; expresa explicaciones que ya no pueden hablar a los corazones y a las conciencias de muchas personas que valoran el legado del Movimiento de Jesús de Nazaret. Es una teología que sigue provocando la pasividad del pueblo creyente ante las múltiples dominaciones, incluída la manipulación religiosa. Continúan repitiendo fórmulas… como si éstas satisficiesen a la mayoría de la gente.

Me entristece el hecho de comprobar una vez más que los religiosos y algunos laicos que trabajan en los medios de comunicación no perciben que estamos en un mundo en el que los discursos tienen que ser más asertivos, y que tienen que basrse en referencias filosóficas consistentes, más allá de la tradicional escolástica. Un referencial humanista los haría mucho más comprensibles para el común de las personas, incluidos los no católicos y no religiosos. La responsabilidad de los medios de comunicación religiosos es enorme e incluye la importancia de mostrar cómo la historia de la Iglesia depende de las relaciones e interferencias de todas las historias de los países y de las personas individuales.

Ya es tiempo de abandonar ese lenguaje metafísico y abstracto, como si un Dios fuese a ocuparse especialmente de elegir al nuevo Papa, independientemente de los conflictos, desafíos, iniquidades y cualidades humanas. Ya es hora de afrontar un cristianismo que admita el conflicto de las voluntades humanas. Es hora de reconocer que, al final de un proceso electivo, no siempre la elección realizada puede ser considerada como la mejor para el conjunto. Hay que afrontar la historia de la Iglesia como una historia construida por nosotros, todos y todas, y de testimoniar respeto para nosotros mismos/as mostrando la responsabilidad que tenemos todas/os los que nos consideramos miembros de la comunidad católica.

La elección de un nuevo Papa es algo que tiene que ver con el conjunto de las comunidades católicas esparcidas por todo el mundo y no sólo con una élite de edad avanzada, minoritaria y masculina. Por lo tanto, es necesario ir más allá de un discurso justificativo del poder papal, y enfrentarse a los problemas y desafíos reales que estamos viviendo. Sin duda, para esto las dificultades son muchas, y abordarlas requiere nuevas convicciones y un deseo real de promover cambios que favorezcan la convivencia humana.

Me preocupa, una vez más, que no se discuta más abiertamente el hecho de que el gobierno de la Iglesia institucional sea entregado a personas ancianas que, a pesar de sus cualidades y sabiduría, ya no son capaces de hacer frente con vigor y desenvoltura los desafíos que estas funciones demandan. ¿Hasta cuando la gerontocracia masculina papal será como un doble de la imagen de un Dios, blanco, anciano y de barbas blancas? ¿Habría alguna posibilidad de salir de este esquema, o al menos de iniciar una discusión de cara a una futura organización diferente? ¿Habría alguna posibilidad de abrir esta discusión en las comunidades cristianas populares que tienen derecho a la información y a una formación cristiana más ajustada a nuestros tiempos?

Sabemos en qué medida la fuerza de la religión depende de desafíos y comportamientos que son fruto de convicciones capaces de sostener la vida de muchos grupos. Sin embargo, las convicciones religiosas no pueden reducirse a una visión estática de las tradiciones, ni a una visión deliberadamente ingenua de las relaciones humanas. Las convicciones religiosas, igualmente, no pueden reducirse a la ola de las más variadas devociones que se propagan a través de los medios de comunicación. Es más, no podemos seguir tratando al pueblo como ignorante e incapaz de formular preguntas inteligentes y astutas en relación con la Iglesia. Sin embargo, estos sacerdotes comunicadores creen estar tratando con personas pasivas, entre ellas muchos jóvenes que mantienen un culto romántico alrededor de la figura del papa. Los religiosos mantienen esta situación, a menudo cómoda, por ignorancia o avidez de poder. Probar la interferencia divina en decisiones que la Iglesia Católica Jerárquica, prescindiendo de la voluntad de las comunidades cristianas esparcidas por todo el mundo es un ejemplo flagrante de esta situación. Es como si quisieran reafirmar erróneamente que la Iglesia es, en primer lugar, el clero y las autoridades cardenalicias a las cuales habría conferido el poder de elegir un nuevo papa, y que ésa es la voluntad de Dios. A los millones de fieles les corresponde sólo orar para que el Espíritu Santo escoja al mejor, y esperar a que el humo blanco anuncie una vez más el habemus papam.

De manera hábil, por el recurso a fuerzas superiores que dirigirían la historia y, la Iglesia siempre están tratando de hacer que los fieles ignoren la verdadera historia, y que no puedan plantearse su responsabilidad colectiva. Es una lástima que estos formadores de opinión pública estén viviendo todavía en un mundo que es teológicamente, y tal vez incluso históricamente, pre-moderno, donde lo sagrado parece separarse del mundo real y situarse en una esfera superior de poderes a la que sólo unos pocos tienen acceso directo. Es desolador ver cómo la conciencia crítica en relación a sus propias creencias infantiles no haya sido despertada, para su bien personal y en beneficio de la comunidad cristiana. Parece que hasta rescatamos los muchos obscurantismos religiosos de épocas pasadas, mientras que el Evangelio de Jesús, por el contrario, continuamente convoca a la responsabilidad común de unos con los otros.

Conociendo las muchas dificultades afrentadas por el Papa Benedicto XVI durante su corto ministerio papal, las empresas de comunicación católica sólo destacan sus cualidades, su entrega a la Iglesia, su inteligencia teológica, su pensamiento vigoroso, como si quisieran, una vez más, ocultar los límites de su personalidad y de su postura política, no sólo como Pontífice, sino también, como presidente por muchos años de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el ex Santo Oficio. No permiten que las contradicciones humanas del hombre Joseph Ratzinger aparezcan, y que su intransigencia legalista o el trato castigdor que caracterizaron parcialmente su persona sean recordadas. Hablan desde su elección, principalmente como un papado de transición. No hay duda que es así. Pero, ¿transición hacia dónde?

Me gustaría que la encomiable actitud de renuncia de Benedicto XVI pudiese ser vivida como un momento privilegiado para convidar a las comunidades católicas a repensar sus estructuras de gobierno y los privilegios medievales que esta estructura conlleva. Estos privilegios, tanto del punto de vista económico, como político y socio-cultural, hacen aparecer al papado y al Vaticano como un Estado masculino aparte. Pero un Estado masculino con representación diplomática influyente y servido por miles de mujeres en todo el mundo, en las diferentes instancias de su organización. Este hecho nos invita también a reflexionar sobre el tipo de relaciones sociales de género que este Estado continua manteniendo en la historia social y política actual.

Las estructuras pre-modernas que todavía conserva este poder religioso necesitan ser confrontadas con los anhelos democráticos de nuestros pueblos en la búsqueda de nuevas formas de organización que se correspondan mejor con los tiempos y grupos plurales de hoy. Ess estructuras deben ser confrontadas con las luchas de las mujeres, de las minorías y las mayorías raciales, de personas de diversas orientaciones sexuales y opciones, de pensadores, científicos y trabajadores de las más variadas profesiones. Necesitan ser reelaboradas en la perspectiva de un mayor y más fructífero diálogo con otros credos religiosos y con las sabidurías esparcidas por todo el mundo.

Y, para terminar, quiero volver al Espíritu Santo, a este Viento que sopla en cada una/o de nosotros. Este aliento en nosotros es más grande que nosotros. Nos aproxima y nos hace interdependientes con todos los vivientes. Un soplo de muchas formas, colores, sabores e intensidades. Soplo de compasión y de ternura, soplo de igualdad y de diferencia. Este aliento o soplo no puede ser utilizado para justificar y mantener estructuras privilegiadas de poder y tradiciones antiguas o medievales, como si se tratara de una ley o una norma indiscutible e inmutable.

El viento, el aire, el espíritu sopla donde quiere y nadie debe atreverse a querer ser ni por una sola vez su dueño. El espíritu es la fuerza que nos acerca a unos con otros, es la atracción que permite nos reconozcamos como semejantes y diferentes, como amigas y amigos, y que juntos/as busquemos caminos de convivencia, de paz y de justicia.

Estos caminos del espíritu son los que nos permiten reaccionar ante las fuerzas opresivas que nacen de nuestra propia humanidad, los que nos llevan a denunciar a las fuerzas que impiden la circulación de la savia de la vida, quienes nos llevan a des-cubrir los secretos ocultos de los poderosos. Por tanto, el espíritu se muestra en las acciones de misericordia, en el pan compartido, en el poder compartido, en la cura de las heridas, en la reforma agraria, en el comercio justo, en las armas transformadas en arados, en fin, en la vida en abundancia para todas/os. Éste parece ser el poder del espíritu en nosotros, poder que necesita ser despertado en cada nuevo momento de nuestra historia, y ser despertado en nosotros/as, entre nosotros/as y para nosotros/as.

ANÁLISIS A FONDO, 18-II-013. J. Francisco Gómez Maza


Análisis a Fondo


Guerra sucia y represión en la Facultad de DerechoPosted: 17 Feb 2013 09:39 PM PST

Humanizar el ministerio del PapaPosted: 17 Feb 2013 09:13 PM PST

Benjamín Forcano
Sentido del sacerdocio cristiano
Resulta más que oportuno relacionar la renuncia del Papa Benedicto XVI con un pasaje de los Hechos de los Apóstoles. El apóstol Pedro visitaba en Cesarea a un tal Cornelio, hombre recto, que era capitán de la compañía itálica. Cuando Pedro estaba para entrar en su casa, Cornelio salió a su encuentro y se echó a sus pies a modo de homenaje, pero Pedro lo alzó diciendo: “Levántate que también yo soy un simple hombre”. (Hch 10). Palabras del primer Papa, que conectan con estas otras del concilio Vaticano II: “Se ha de reconocer cada vez más la fundamental igualdad entre todos los hombres” (GS, 29).
Desde este relato, creo entender la decisión tomada por el Benedicto XVI. Sin dejar de ser Papa, él no olvida su condición humana: “Para gobernar la barca de San Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meces, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado”.
Nadie encontrará extraño que la Iglesia católica, en su concilio ecuménico Vaticano II , escogiera como categoría básica para expresar esta igualdad fundamental la de Pueblo de Dios. Este pueblo germinalmente abarca a todos los hombres y la Iglesia católica es como el sacramento visible de su unidad universal. En ella “Todos los fieles de cualquier estado o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristina, con la cual se promueve un modo de vivir más humano” (LG, 40).
El cansancio e incapacidad del Papa apenas si puede sorprender a nadie. Joseph Ratzinger, antes que Papa, era teólogo y es para lo que, debidamente preparado, estaba dispuesto: investigar, enseñar, escribir y publicar; labor que venía cumpliendo con rigor y competencia, sin que se le ocurriera pensar en la tarea de gobernar. Fue elegido para ello, primero como obispo, más tarde como Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y finalmente como Papa.
Ha sido en sus casi ocho años de Papa cuando más ha percibido el acelerado y traumático cambio de la sociedad actual, la gravedad de los problemas eclesiales y, más en torno a él, la peligrosa maraña de colaboradores suyos, algunos muy potentes y avezados en las ambiciones, intrigas y secretos curiales. Esa red le envolvía, iba en contra de su natural tímido y en casos graves de resolución se encontraba con posiciones opuestas, ante las que no se atrevía a proceder con coraje. Se vio abrumado, sobrepasado y con humildad decidió renunciar y no esperar a que, en sus últimos días, otros que sin duda pensaban que tenía que seguir hasta la muerte, pudieran manejarlo contra su voluntad. Benedicto XVI tenía en su memoria el angustioso final de Juan Pablo II, superadmirado y elogiado por los medios. Benedicto XVI decidió renunciar, seguro en su conciencia de que obraba bien. Acaso sea, entre los pocos que dimitieron (Celestino V, 1294; Gregorio XII, 1415;…) el único que lo ha hecho por decisión propia, sin otras razones y presiones exteriores. Ciertamente, era quebrar una tradición sacralizada, que presentaba al Papa como un vicediós. Pero su sabiduría teológica le ayudó a ahuyentar todo temor y duda. Y en nuestro mundo su gesto resulta adecuado y creíble, humana y teológicamente hablando.
Entre los componentes de la Curia Romana, habrá quienes estarán estado en desacuerdo, pero ni antes, y menos ahora, se puede sostener que el ministerio del Papa debe ser vitalicio. Lo afirmaba el mismo Papa cuando como teólogo escribía: “Para la teología católica es imposible considerar la configuración del primado en los siglos XIX y XX como la única posible, necesaria para todos los cristianos”.
En este sentido, para diseñar un futuro más evangélico y moderno de este ministerio, sirve exponer las razones que debieran perfeccionarlo en lo sucesivo. Se trata simplemente de un derecho, el derecho del Papa a jubilarse, como acontece en todo ser humano.
El Papa es un ser humano
El Papa es un ser humano y, como tal, está sujeto a las limitaciones que le impone, sea por debilidad, enfermedad, envejecimiento, etc. La edad suele marcar en todas partes un límite, más allá del cual se considera que para una persona es justo y aconsejable verse liberada de determinadas responsabilidades públicas. Tal liberación se acrecienta ante las responsabilidades de la Iglesia católica, que se extienden a la tierra entera y alcanza a mil millones de miembros.
Los obispos se jubilan a los 75 años
La tendencia actual en la Iglesia, establecida por Pablo VI, es la de jubilar a los obispos a los 75 años, aunque estén en buenas condiciones, como le ocurría al cardenal Tarancón. El Papa es el primero de todos los obispos, pero es también obispo.
El carácter vitalicio del ministerio papal no es ningún dogma
De acuerdo con las leyes de la evolución histórica, hay normas y costumbres del pasado que no conviene mantener en el presente. El carácter vitalicio del ministerio del Papa no se apoya en ningún principio dogmático y contradice la vida democrática, propia de la mentalidad moderna y muy concorde con el mensaje evangélico.
La soberanía democrática es del pueblo de Dios.
Muchos tratan de cuidarse en salud, afirmando que la Iglesia no es una democracia. Se puede admitir, pero replicando que, en cuanto a la estructura y principios que la deben informar, la Iglesia es más que una democracia. Los principios de Jesús: “Sois todos hermanos”, “el que quiera ser superior que se haga inferior” , “los últimos serán los primeros”, etc. marcan un nivel de igualdad y fraternidad que aseguran relaciones más que democráticas .
En el parecer del teólogo José Mª Díez Alegría, “Los cristianos pedirían un Papa capaz de desmontar el monarquismo absolutista con que está funcionando el papado y que, sin negar el primado, lo hiciera compatible con la colegialidad, la subsidariedad”. Es éste el principio invocado por el Vaticano II: las cosas comunes se resuelven mejor entre todos que no por uno, en este caso por todos los obispos y no sólo por el obispo de Roma.
En Carta personal a Juan Pablo II, el obispo Casaldáliga le comenta que ciertas estructuras de la Curia no responden al testimonio de una simplicidad evangélica y de comunión fraterna, son centralizadoras e impositivas y no respetan una corresponsabilidad adulta ni, a veces, los derechos de la persona o de los pueblos diferentes: ”La curia romana reclama a gritos una profunda renovación. Me atrevería a calcular que un 70 % de lo que se adjudica la Curia romana podría resolverse mejor en las iglesias particulares y en las conferencias episcopales”.
El Papa solo no es la Iglesia, ni él solo es todo el colegio episcopal. Lo confirmaba también el cardenal Carlo María Martini: “Determinados puntos de la Iglesia necesitan para su solución de un instrumento colegial universal y autorizado”. El Papa es para la Iglesia, no la Iglesia para el papa. El Papa tiene un ministerio (servicio) que le confiere la misma Iglesia, no como una dignidad, prebenda, poder o premio sino como una misión que debe ejercer en función del bien y del buen gobierno de la misma. La magnitud y variedad de la Iglesia, sus situaciones históricas y socioculturales, políticas y religiosas tan distintas, exigen cercanas y especiales condiciones que no
Con razón, pues, Benedicto XVI ha reiterado que ha renunciado por el bien de la Iglesia. Su renuncia debiera promover el compromiso de una mayor democratización y corresponsabilidad eclesial a todos los niveles: continentales, regionales, diocesanos, parroquiales, etc.
La hegemonía clerical, favorecida por el poder del Papa acumulado en la historia, sobre todo a partir de la reforma gregoriana, no tiene fundamento en el Evangelio y se deslegitima a la luz del sacerdocio de Jesús, fundante de todo otro sacerdocio en la Iglesia.
La soberanía de la Iglesia la tiene el pueblo de Dios quien, en última instancia, la recibe de Dios, quedando en manos del pueblo –en su protagonismo, participación y corresponsabilidad- delegarla en aquellos miembros de la comunidad –local, parroquial, diocesana, etc.- que más idoneidad revistan.
La jerarquía eclesiástica, en cualquiera de sus niveles, es nada sin la comunidad. Jamás la autoridad en la Iglesia puede entenderse y erigirse como una realidad que tiene consistencia en sí y por sí. Tal concepción ha llevado a una hipertrofia de la cabeza y a una atrofia de los demás miembros del cuerpo eclesial. Tal desorden quedaría corregido y eliminado si conociéramos bien la naturaleza del sacerdocio de Jesús, norma y modelo de todo sacerdocio en la Iglesia.
El sacerdocio de Jesús, fuente del sacerdocio cristiano
Estoy convencido de que el sacerdocio de Jesús, comunicado a la Iglesia entera, es clave para poder entender la renuncia del Papa e impulsar una reorientación del mismo en la comunidad cristiana.
Como muy bien dice el Vaticano II: “Todos los bautizados, por la unción y generación del Espíritu Santo, son consagrados como cosa espiritual y sacerdocio santo” (LG. 10).
La Iglesia entera participa del sacerdocio de Jesús. Explicar esto es decisivo para evitar concepciones del sacerdocio que no responden a la novedad del sacerdocio de Jesús: “En Cristo se ha producido un cambio de sacerdocio” (Hb 7,12).
Este cambio comienza por saber que los discípulos de Jesús no lo tenían a él como sacerdote al estilo de entonces, seguramente porque seguramente vieron cómo se enfrentaba con los sacerdotes judíos y el templo.
Por su sacerdocio, Jesús “se hace semejante a sus hermanos”, de modo que se identifica con el pueblo, sin avergonzarse de llamarlos hermanos. Para ejercer su sacerdocio no necesita retirarse al ámbito de lo sagrado, de los ritos, sino que lo vive a través del sufrimiento y del amor llevado al extremo. Desde ese ejercicio, oye y hace suyo el clamor del pueblo y tiene experiencia de lo débil, de lo pobre y de lo excluido. Ejercicio que lo lleva a comprometerse con los más débiles y maltratados y a terminar clavado oprobiosamente en la cruz.
La vida de Jesús fue una vida sacerdotal en el sentido de que se hizo hombre, fue un pobre, luchó por la justicia, fustigó los vicios del poder, se identificó con los más oprimidos, los defendió, entró en conflicto con los que tenían otra imagen de Dios y de la religión y tuvo que aceptar por su fidelidad la persecución y el morir fuera de la ciudad , echado fuera de ella como a un estercolero. Los poderes establecidos, en este caso poderes de la muerte, lo matan ( y matarán a todos aquellos que se identifiquen con los marginados y oprimidos): “Por eso, él asumió la misma carne y sangre que los suyos, para con su muerte aniquilar al señor de la muerte y liberar a todos los que pasaban la vida entera como esclavos” (Hb 2, 14-15)
Este sacerdocio sólo lo conocemos en Jesús y es el que hay que proseguir en la historia y, así, la Iglesia entera , pueblo de Dios, prosigue y ejerce el sacerdocio de Cristo , sin perder la laicidad, en el ámbito de lo profano y de lo inmundo, de los “echados fuera”. No se trata de renegar de un sacerdocio que atiende como se debe al culto y celebraciones litúrgicas sino de ver que transcurre centrado en el mundo real: “Entre quienes viven en un mundo de miseria y opresión, ese modo es el que se ofrece al servicio sacerdotal” (Jon Sobrino).
Este sacerdocio, llamado común (de todos) pertenece al plano sustantivo, mientras que el presbiteral es un ministerio (servicio) y no puede entenderse desentendido del común. El sacerdocio común pertenece y acompaña al presbiteral, procede de él por delegación (de la comunidad sacerdotal) y, en consecuencia, está subordinado al común.
Queda así muy superada la figura del “sacerdote” que se ciñe casi exclusivamente al altar y a la administración de los sacramentos. El menester primero ( Cf. Presbiterorum Ordinis) del presbítero es el ministerio de la palabra , realizado de muchas formas y las más de las veces fuera del templo.
Conviene saber que este ministerio presbiteral, tal como se entendía en el primer milenio, tiene pleno sentido, pero con referencia y en dependencia de la comunidad.
Acaso lo más importante y significativo de la renuncia del Papa está por venir. Su gesto debiera ser un impulso para volver a tomar en serio en la Iglesia el sacerdocio de Jesús y aplicarlo con todas su consecuencias.
Es entonces cuando podemos entender palabras como las de los obispos Cipriano y León Magno: “No se debe ordenar obispo a nadie contra el deseo de los cristianos, y sin haberles consultado expresamente al respecto” , “El que ha de presidir a todos, que sea elegido por todos”, porque “al que es conocido y aprobado se le reclama con paz, mientras que al desconocido, es menester imponerlo por la fuerzas y será constantemente materia de discusión”.

Cinco granjas afectadas con gripe aviar en GuanajuatoPosted: 17 Feb 2013 08:44 PM PST

Guillermo Pimentel Balderas/ Ciudad de México.- SAGARPA informó ayer por la noche que derivado de las acciones contra-epidémicas, entre estas la vigilancia epidemiológica, se han localizado otras cinco granjas afectadas en Guanajuato, con lo cual suman 12 las unidades productivas con presencia del virus, de las cuales diez de estas granjas son de gallinas reproductoras pesadas (ponen huevos para producción de pollo de engorda) y dos de postura comercial (aves que producen huevo para consumo humano).
La dependencia señaló que por lo tanto, hizo la notificación correspondiente a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) e informó que nueve se encuentran en Dolores Hidalgo, una en Juventino Rosas, otra en San Felipe Torres Mochas y una más en San Luis de la Paz, las cuales suman una población de alrededor de un millón de aves, todas ellas propiedad de la empresa Bachoco.
Especificó que de manera coordinada con personal técnico del gobierno del estado, y con el apoyo de las autoridades militares y de seguridad pública federal y estatal, se están habilitando 13 puntos de verificación interna en las principales rutas carreteras, con el propósito de controlar la movilización de aves, productos y subproductos, pues se confirmó que estudios de laboratorio determinaron que el virus en granjas de Guanajuato, es de influenza Aviar AH7N3 de alta patogenicidad, como el que se presento en Jalisco y Aguascalientes.
Destacó, a través de un comunicado de prensa, que de acuerdo con las instrucciones del titular de dependencia, Enrique Martínez y Martínez, se reforzaron las actividades de diagnóstico y se estrecharon los controles de movilización, y en las áreas que no han sido afectadas se ha intensificado la vacunación preventiva, con el propósito de evitar en las aves los efectos del virus.
Asimismo, remarcó que se iniciaron las actividades de lavado, limpieza y desinfección de instalaciones y equipo de cada una de las afectadas, las cuales fueron puestas en cuarentena y como lo establecen los protocolos sanitarios internacionales, se aplica el despoblamiento.
Explicó que el número de aves que podrían ser sacrificadas, será determinado con diagnósticos específicos que revelen la presencia de la influenza AH7N3 y reiteró que este virus es exclusivo de las aves, por lo que no existe ningún riesgo para la salud pública, al tiempo de exhortar a los avicultores de la zona a notificar oportunamente y a reforzar las medidas de bioseguridad en sus granjas.

Tren peninsular, Terminal de Cruceros en Pto Vallarta, Túnel de Manzanillo: promesas de EPNPosted: 17 Feb 2013 08:41 PM PST

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto habrá fomento y promoción para asegurar que los destinos turísticos que se han logrado desarrollar en el país puedan encontrar una mayor consolidación, anunció el propio presidente al inaugurar hoy en Cancún, el centro turístico del Caribe mexicano, el XI Foro Nacional de Turismo.
Detalló Peña Nieto que proyectos a nivel nacional en los que habrá una inversión superior a los 100 mil millones de pesos como el Tren Transpeninsular, la Terminal de Cruceros de Puerto Vallarta, el Túnel para Ferrocarriles de Manzanillo, el aeropuerto de Chetumal, y varias autopistas en el país.
Más que explorar la apertura de nuevos destinos turísticos, Peña Nieto buscará fortalecer los que a últimas décadas se han ido consolidando, para que puedan proyectar todo su potencial.  El Primer Mandatario precisó que México tiene una vocación turística natural, que si bien ha generado progreso y empleo, es mucho más lo que promete hoy.
En este sentido, dijo que se acercarán los instrumentos que posibiliten el impulso transformador en estos destinos turísticos como créditos para lograr más infraestructura, y el rescate de espacios públicos y de imagen urbana.
Señaló que con la consolidación, la promoción, la difusión y la alineación de esfuerzos del Gobierno de la República, en estrecha coordinación con gobiernos locales, al turismo le espera un futuro muy promisorio en los próximos años que se significará en desarrollo, empleo, progreso y bienestar para las familias mexicanas.
Hizo hincapié en que se trata de generar una real y eficaz articulación, no sólo de entidades que están vinculadas al sector turístico, sino de toda la Administración Pública Federal y también de las estatales, con el fin de generar una sinergia que haga posible el desarrollo mayor de este sector; “vamos a alinear los esfuerzos que redunden en logros, en resultados y en mayor eficacia en la actuación que tenga el Gobierno de la República, para que tengamos frutos mayores en la actividad turística del país”.
Agregó que hoy se está en la oportunidad de hacer de esta actividad económica, una que depare para México mayor desarrollo y mayor crecimiento económico; “es un gran vehículo para impulsar un México próspero y un México incluyente”, dos de los cinco ejes prioritarios de su Administración.
ACTUAR EN COORDINACIÓN Y CON UNA SOLA VISIÓN EN EL TURISMO: RUIZ MASSIEU
Al señalar que se tienen amplias expectativas sobre este Foro Nacional, la Secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, señaló que debe trabajarse de manera coordinada y con una sola visión para repuntar y posicionar a México en las preferencias de los turistas internacionales y hacer del país un destino de clase mundial.
“El Foro Nacional es una oportunidad para aprender, para imaginar nuevas vías que hagan la diferencia en el sector turístico. El turismo será una herramienta, sin igual, para crear empleos de calidad y también para mejorar la calidad de vida de millones de familias mexicanas”, sostuvo.
TODOS JUNTOS POR UN MEJOR DESARROLLO TURÍSTICO DE MÉXICO: BORGE ANGULO
El Gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, aseguró que el Foro Nacional de Turismo se ha establecido como el mejor espacio para proponer debates y análisis en torno a los retos y oportunidades que brinda este sector.
Comentó que esta entidad de la Península siempre se ha sumado a los esfuerzos por el bienestar del país, y en materia turística  son el más firme de los aliados con el Gobierno de la República. Dijo que con la conformación del Gabinete Turístico, el cual será presidido por el Presidente Peña Nieto, podrán tratarse temas que a veces son menores, pero que ahora podrán tener una solución expedita para atender el beneficio de la industria turística nacional.
  
LA NUEVA POLÍTICA NACIONAL DE TURISMO ES OPORTUNA Y COMPLETA: MARTÍ BRITO
En este contexto, el Director del Foro Nacional de Turismo, Fernando Martí Brito, expresó que el sector no ha sido prioridad para administraciones y legislaciones anteriores, ya que sus propuestas de repuntar al sector siempre se quedaron en discursos, y México salió de los primeros diez lugares en recepción de turistas.
No obstante, dijo que la nueva Política Nacional de Turismo es una iniciativa muy oportuna y completa que refleja la intención de poner cimientos sólidos para levantar, sobre ellos, “el edificio del turismo”.
“El plan, sin duda, es un paso en la dirección correcta, y revela un trabajo muy meticuloso de parte de las dependencias del sector, en especial, de la Secretaría de Turismo, cuya primera propuesta es poner la casa en orden”, acotó.
EL APOYO DE LA FEDERACIÓN ES TRASCENDENTE PARA CANCÚN: RICALDE MAGAÑA
Por su parte, el Presidente Municipal de Benito Juárez, Julián Javier Ricalde Magaña, pidió al Ejecutivo Federal tener siempre en sus pensamientos a Cancún, debido a que la “fragilidad” de esta noble industria y el crecimiento tan dinámico de este tipo de ciudades hacen un componente difícil de resolver sin el apoyo del Estado y de la Federación.
“Uno de sus cuatro ejes presentados en el Plan Nacional de Turismo, el de Sustentabilidad y de Beneficio Social, es el que nos gustaría que se profundizara ya que a los municipios nos tocan delicados temas, como el de la seguridad pública y los servicios públicos, en los que se tienen que hacer denodados esfuerzos para estar a la altura de lo que a veces es una eventualidad”, subrayó.

La invasión de los zombis benedictólogosPosted: 17 Feb 2013 08:25 PM PST

www.abc.es
Jorge E. Traslosheros | Centro de Investigación Social Avanzada (CISAV)
Estoy sorprendido. Legiones de especialistas en religiones han salido de cualquier lugar para ilustrarnos sobre los auténticos motivos que se encuentran atrás, arriba, abajo, a los lados y dentro de la renuncia de Benedicto XVI. Nada es lo que parece, dicen.
Vivimos la invasión de los zombis benedictólogos. Los encontramos dentro y fuera de la Iglesia. Pueden ser “auténticos católicos” de cualquier tendencia teológica, recalcitrantes comecuras o simples opinadores profesionales de izquierda o derecha. No hay tendencia dominante. Cada uno es poseedor de la única neta posible, entendiendo que la verdad puede ser relativa; pero la neta, lo que es la neta, ésa es absoluta.
Tienen por común denominador adherirse a alguna teoría conspirativa y, por ende, a no tomar en cuenta la molesta realidad. Cualquiera que sea la forma que adquiera “su” teoría, tendrá por consecuencia el divorcio con la razón. El hecho se sustituye por un discurso a modo para justificar posiciones personales o de grupo. Es la derrota de cualquier esfuerzo por comprender. Sus narrativas más parecen la proyección de deseos nada ocultos de que, en efecto, el descarrilamiento eclesiástico suceda o haya sucedido.
Quiero ser muy claro. Se vale disentir, cuestionar, generar hipótesis, manifestarse a favor o en contra, con humor, seriedad, rechazo, admiración o simple indiferencia. El diálogo y el debate siempre ayudan. Lo único que no se vale es falsear hechos y disfrazar mentiras.
En general, las líneas argumentales (es un decir) se pueden sintetizar en dos grandes grupos: el escenario catastrofista y la conspiración política.
El escenario catastrofista parte de suponer, siempre entre líneas, que la renuncia del Papa es el principio de la próxima tragedia eclesiástica. Manifiestan “temores” de que la celebración del próximo cónclave dé pie a un cisma derivado de la “posible” irregularidad de la renuncia del Papa, quien, obvio, fue forzado a dimitir de alguna manera. Para dar fuerza a su argumento echan mano de pretendidas profecías, de preferencia las de San Malaquías, en cuya boca ponen escenarios derivados de la elección de algún antipapa. La sugerencia de la posible ilegitimidad canónica de la sucesión pontificia, adornada con esferitas quesque proféticas, carece de sustento alguno en la realidad y llama a fanatismo.
Quienes se adhieren a la teoría de la conspiración política aducen que la renuncia de Benedicto XVI fue producto de una exitosa campaña intravaticana contra un débil, frágil e incapaz intelectual. Poco importa si la conspiración fue producto de maquinaciones de la ultraderecha, o de una asociación con fines casi criminales encabezada por perversos cardenales. En cualquier hipótesis, Benedicto deviene en un pobre inútil cuya estulticia lo llevó al naufragio. Que se dedique mejor a escribir, a tocar piano y acariciar a su gato, sugieren.
Por cualquier ruta, este conjunto de teorías siempre llega al mismo lugar: descalificar de raíz la obra presente y el futuro legado de Benedicto XVI. Como carecen de razones prefieren agarrarse a patadas con la realidad; sin embargo, ésta siempre será más rica y sorprendente que cualquier oscura conspiración pelijalada. No debe sorprender la alergia que les provoca el teólogo y pastor, auténtico reformador que nos recordó la belleza del diálogo entre la fe y la razón. Es claro. Los zombis benedictólogos son incapaces de sobrevivir a la luz de la razón.

El nuevo papa debería ser “alguien que no viva en la Edad Media”Posted: 17 Feb 2013 08:07 PM PST

Hans Küng teme un “papado en la sombra” del entorno de Ratzinger

El teólogo disidente Hans Küng teme que, tras la renuncia de Benedicto XVI, se genere una especie de “papado en la sombra”, dominado por el entorno de Joseph Ratzinger y especialmente por su secretario, Georg Gänswein.
“Existe la amenaza de que Benedicto XVI sea un papa en la sombra, ya que a pesar de su renuncia seguirá teniendo indirectamente mucha influencia“, apunta el teólogo suizo, en declaraciones al semanario “Der Spiegel”.
Ratzinger mantendrá una posición en el Vaticano, argumenta Küng, y también a su secretario, que seguirá siendo prefecto del nuevo pontífice.
“Esto es una nueva forma de nepotismo”, sostiene Küng, para quien “a ningún párroco le gusta que su antecesor esté junto a la puerta de su parroquia y observe lo que hace”.
Küng considera que el nuevo papa debe ser “alguien que no viva en la Edad Media”, sino que apueste por la reforma y la modernidad.
Küng fue compañero de estudios de Joseph Ratzinger en la Universidad de Tubinga (sur de Alemania), pero luego se convirtió en el principal crítico del oficialismo en el Vaticano y en 1979 la Iglesia católica le inhabilitó para la docencia.
Una gran mayoría de los alemanes espera que, tras la renuncia de Benedicto XVI, se produzca una apertura de la Iglesia católica, según una encuesta difundida hoy por el instituto demoscópico YouGov.
Un 80 % de los encuestados se pronuncian a favor de reformas en la moral sexual y el celibato, frente a un 7 % que lo hace en sentido contrario. (RD/Agencias)

Entresemana: Dónde está el rectorPosted: 17 Feb 2013 07:53 PM PST

Moisés Sánchez Limón
 
Llama la atención y preocupa el desdén con el que la máxima autoridad de la Universidad Nacional Autónoma de México ha tomado el caso del Colegio de Ciencias y Humanidades, violentamente activado desde el plantel Naucalpan por un puñado de delincuentes que se asumen estudiantes.
¿Será que el rector José Narro ha medido el riesgo de entrar en una espiral de crisis que lo lleve a dimitir al cargo que ejerce en un segundo periodo? Sin duda el conflicto tiene aristas que van más allá del rechazo a un nuevo plan y programa de estudios.
Hay estudiantes que dicen que se ha mal informado a la prensa respecto de alguna otra causa del conflicto, como es el tema de la venta de drogas en el plantel y el comercio ambulante dentro del mismo, aunque es un secreto a voces que el narcomenudeo existe en escuelas y facultades de la UNAM, como igual el uso de salones para la venta de alimentos y hasta como dormitorio de supuestos estudiantes.
Pero, sean cuales fueren las causas de este nuevo conflicto que enrarece el clima en la Universidad Nacional Autónoma de México, no parece casual que ocurra al inicio de la nueva administración federal, es decir, del gobierno de la república, ni cuando el rector José Narro no ha aparecido, como es su costumbre, para poner orden.
Y es que, el conflicto surgido en el plantel Naucalpan del Colegio de Ciencias y Humanidades ya se centralizó en la Dirección General de los Colegios de Ciencias y Humanidades, a un costado de la alberca olímpica y a unos metros del edificio de la rectoría.
La postura del rector Narro ha sido de tolerancia, amén de abogar por el diálogo. Sí, pero resulta que cuando la situación se violentó y hubo agresiones de dizque estudiantes contra verdaderos estudiantes, maestros y trabajadores de la UNAM, el doctor Narro simplemente ha hecho mutis.
Bien vale preguntar, frente a este escenario que nada tiene de casualidades, de quién o de quiénes es la mano que mece la cuna en este conflicto. Porque la impunidad con la que se mueven los delincuentes embozados, no más de medio centenar por cierto, preocupa sobre todo en tratándose del campus universitario que ha sido caldo de cultivo para movimientos que trascienden a la UNAM.
Docentes, estudiantes y trabajadores sindicalizados han demandado públicamente la intervención de la autoridad civil y universitaria para frenar la que amenaza con convertirse en una escalada violenta que, a partir de un mártir fabricado, replique en otros centros de educación superior.
¡Qué fácil olvidaron la irrupción del movimiento #YoSoy132 en plena campaña presidencial! Preocupa el desdén con el que desde el gobierno federal y el de la capital del país, pero sobre todo desde la rectoría de la UNAM, se observa este asunto del CCH. Después no se llamen sorprendidos. Conste.

“El gran rechazo”Posted: 17 Feb 2013 07:10 PM PST

Jean Meyer
Dante, en el canto tercero del Inferno, no le perdona al papa Celestino V su renuncia y la condena como il gran rifiuto. Coloca al pobre hombre en el Infierno por lo que califica de cobardía. Benedicto XVI vuelve a ser Joseph Ratzinger y no se le puede acusar de cobardía. Se necesita valor para renunciar al papado por el sencillo hecho de que el peso enorme de la tradición no iba en tal sentido; ahora se ha creado un precedente muy diferente del de 1294, el único caso de renuncia papal, hasta el de hoy.
Se ha dicho y escrito que el Papa Benedicto XVI era “un Papa rodeado por lobos” y que “intrigas y luchas de poder preparan la sucesión de un Benedicto XVI solo y enfermo”. De Celestino V, el historiador puede decir lo mismo. A finales del siglo XIII, el papado había triunfado, después de una larga y devastadora lucha, de los emperadores alemanes. Victoria pírrica, puesto que si escapaba a la tutela imperial, fue para caer entre dos amenazas: el turbulento juego de las facciones nobiliarias romanas, por un lado, la costosa protección del rey francés de Nápoles, por el otro. Consecuencia del caos, la Iglesia quedó sin cabeza, sin Papa, durante varios años, en dos ocasiones. El segundo interregno duró dos años después de la muerte de Nicolás IV, hasta que en julio de 1294 los cardenales, divididos en partidarios del clan Orsini y del clan Colonna, se decidieron a favor de Pietro da Morrone.
¿Quién era ese Papa que tomó el nombre de Celestino? Tenía ochenta y cinco años, como Joseph Ratzinger hoy. Era hijo de campesinos pobres de los Abruzzi y no sabía latín; no lo necesitó durante sesenta años: vivía como monje en la pobreza absoluta y tenía fama de santo. Por eso su elección despertó el entusiasmo popular, estimulado por los franciscanos radicales, llamados “espirituales”. La gente creyó que Celestino era el “Papa angelical”, anunciado por las profecías milenaristas, el Papa que iba a purificar, reformar, renovar la iglesia y el Mundo. Había llegado la hora de la verdad y de la pureza en la Iglesia.
El pobre anciano se dio cuenta que estaba rodeado de lobos, como el francés Carlos II, los cardenales mundanos y sofisticados cuyo latín no entendía, la multitud de los que venían a pedirle plazas y favores. No es sorprendente que, antes de que terminara el quinto mes, abdicara. El cardenal Benedetto Caetano lo “ayudó” a tomar esa decisión, inventando un precedente en la primitiva iglesia. Luego el cónclave, en un solo día, eligió a Caetano quien pasó a la historia como Bonifacio VIII. Pietro da Morrone volvió a su ermita y murió en paz cuatro años después. Dante, que tenía entonces veinte años, no le perdonó “haber hecho por cobardía el gran rechazo”. Pietro no era cobarde. Quería volver a la vida que nunca debió de dejar.
Joseph Ratzinger renuncia a la misma edad que Pietro. Me alegro por él.
Hace tres años lo había anunciado: “Cuando un Papa alcanza la clara conciencia de no estar bien física y espiritualmente para llevar adelante el encargo confiado, entonces tiene el derecho y, en algunas circunstancias, también el deber de dimitir”. Ahora muchos de los que lo criticaron tanto como “el Doberman de la Iglesia” o “el Panzerkardinal”, le van a descubrir méritos, como el de haber intentado transparentar las finanzas de la Iglesia y poner fin a los abusos sexuales cometidos impunemente por eclesiásticos. Van a descubrir y apreciar al intelectual valiente, capaz de romper con la tradición y de sabiamente retirarse a tiempo.
En su mensaje, algo me recordó el testamento espiritual de Juan XXIII, el cual decía, después de expresar su confianza en María la Virgen: “Espero y recibiré en toda sencillez y alegría la llegada de nuestra hermana la muerte en las circunstancias que el Señor escogerá para mandármela”.
Profesor e investigador del CIDE

Utopía: EPN: 11 mil muertes por hambrePosted: 17 Feb 2013 03:37 PM PST

Eduardo Ibarra Aguirre
Al instalar la comisión intersecretarial de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el titular del Ejecutivo federal informó que en 2011 murieron 11 mil personas por causas asociadas a la desnutrición. Reconoció que 7.4 millones de mexicanos subsisten “en pobreza extrema y carencia alimentaria” y que ambos fenómenos socioeconómicos son “verdaderamente lacerantes”, los padecen por igual habitantes de zonas rurales y urbanas, y para su gobierno “atender la pobreza (extrema) no es una opción, es una obligación ética y moral”.
Los juicios de Enrique Peña podrían registrarse con reflejos rutinarios e ignorarlos, acostumbrados como estamos a los más disímbolos discursos, como aquel de Carlos Salinas ante el Congreso de la Unión donde ante la repulsa de los diputados perredistas presumió que con el muy clientelar y asistencialista programa Solidaridad: “Estamos construyendo un segundo piso para la república”, con sus entonces 24 millones de pobres extremos y 24 archimillonarios en la lista de Forbes.
Para respaldar que la pobreza extrema será la prioridad en la agenda del gobierno que concluye el 30 de noviembre de 2018, el mexiquense y su gabinete legal y ampliado lo abordaron desde las ópticas de sus responsabilidades, menos la que pareciera ser central, que la política económica de los últimos 30 años constituye la más formidable fábrica de pobres a secas y extremos.
Para decirlo en términos de Fausto Cantú Peña, el sólido economista del Tecnológico de Monterrey: “No hay mejor política social que una acertada política económica. En contrario al entusiasmo desmedido que en Luis Enrique Mercado, director entonces del periódico El Economista, producían las políticas salinistas de adelgazamiento draconiano del Estado para favorecer en primer lugar a socios y amigos. Y ante la advertencia de que tal rumbo ensancharía las franjas de pobres, juraba que eso se combatiría con una buena política social, porque “Ésa es otra”.
Es ilusorio, por lo menos ahora, esperar que se establezcan convergencias entre dos de los grandes brazos del quehacer público, entre la política económica, concentradora ilimitada de la riqueza, y la social que atiende los estropicios que produce la primera.
Pero se avanza en la dirección correcta con la aprobación de la reforma a la Ley General de Desarrollo Social, propuesta por el Partido del Trabajo, que pretende cambiar el enfoque asistencialista de la política, al obligar al gobierno a incluir programas de capacitación y formación en las comunidades como forma de superación de la pobreza.
Al carácter moral y ético de la obligación gubernamental, Peña Nieto no agregó el de tipo económico, pues como bien apunta el principal dueño de México, Carlos Slim, ensanchar el mercado interno es una necesidad para que el crecimiento tenga sustento propio, nacional. Y la pobreza en todas sus variantes lo obstruye hasta hacerlo mediocre, como en las últimas tres décadas que alcanzó 2 por ciento anual y con un incremento demográfico superior, lo que significa que no existió crecimiento económico.
Se ve difícil pero no imposible si el protagonismo de la sociedad irrumpe. Ya en la reunión de Palacio Nacional, un orador destacó la necesidad de romper los monopolios existentes en el sector agroalimentario por la gran concentración en granos.
El reto es que de los 7.4 millones de pobres, 3 millones presentan carencias en salud, educación y vivienda; hay 4 millones más que suman a las anteriores, la falta de seguridad social y servicios y 430 mil, además de las mencionadas, tampoco tienen acceso a la alimentación. Y aparte la obesidad es un gravísimo problema de salud pública.
Acuse de recibo
La comunicadora Fátima Soto Rodríguez comenta Primer encuentro (15-II-13), testimonio que forma parte de un libro digital autobiográfico: “Me encantó, supongo que sigue siendo parte de lasRemembranzas. Gracias por compartir textos que caen muy bien en jueves a las 7 de la noche, además creo que fue regalo por el Día de la Amistad, ¿verdad?”… Sobre el mismo texto detalla el embajador Eduardo Daniel Jiménez González: “Estimado tocayo, yo fui presidente de la sociedad de alumnos cuando el tío de Bernardo, César Sepúlveda era director y Bernardo era mi delegado a la Federación de Estudiantes. Tuve muchas reuniones con él y su sobrino, los conocí muy bien, César quiso ser secretario de Relaciones (Exteriores), sin embargo, su sobrino fue mano”… El César Sepúlveda de 1967-1968, en Berlín, capital de la República Democrática Alemana, es el hoy autor de Utopía… El sábado sesionó el Encuentro: Hacia un Pacto por el Rescate de la Nación y la Unidad contra el Neoliberalismo, para “profundizar en la caracterización del ‘pacto de los neoliberales’ y para establecer nuestros mecanismos de coordinación, estrechar los lazos de solidaridad, delinear procesos organizativos y definir los temas unitarios de la agenda nacional”… Felicidades a María de la Luz Núñez Ramos, compañera de toda una vida de Arturo Martínez Nateras, por su cumpleaños número 65.

UFIC convoca a SEGOB iniciar diálogo con organizaciones defensoras de pueblos indígenasPosted: 17 Feb 2013 02:40 PM PST

Guillermo Pimentel Balderas/ Ciudad de México.- Rocío Miranda Pérez, Presidenta de la Unidad de la Fuerza Indígena y Campesina, urgió al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, iniciar un acercamiento y diálogo con las organizaciones sociales defensoras de los derechos de los pueblos indígenas de México.
En entrevista, la líder campesina e indígena demandó incluir como tema prioritario, en la recién creada Comisión para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, la situación que priva en estas comunidades de Guerrero, Oaxaca y Estado de México, en los que, por ahora, se han creado policías comunitarias que hacen frente a problemas de seguridad, particularmente contra el crimen organizado.
Asimismo, consideró que esta comisión tendrá que atender conflictos agrarios, conservación de los sitios ceremoniales de los pueblos indígenas, la invasión de empresas mineras, entre otros.
Miranda Pérez, cuestionó sobre cómo será la coordinación con la propia Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y las demás instituciones que deben atender a este sector poblacional, por lo que convocó al titular de SEGOB a iniciar el acercamiento y diálogo con las organizaciones sociales defensoras de los derechos de los pueblos indígenas.
Lo anterior, explicó, con sustento en el decreto de creación de dicha comisión que tiene como tarea ver que se atiendan todos los conflictos sociales, económicos, políticos y culturales en todas las comunidades indígenas.
Confió en que de verdad haya  “irrestricto respeto a los derechos humanos” de los indígenas y  se refuerce su libre determinación y autonomía a través de esta comisión.
.
Cabe recordar que el acuerdo fue publicado el pasado miércoles en el Diario Oficial de la Federación y entró al día siguiente con el objetivo de lograr los acercamientos necesarios con los diversos pueblos indígenas y para atender sus necesidades, además de asegurar la conservación de sus instituciones sociales, económicas, culturales y políticas.
El comisionado para el Diálogo con los Pueblos Indígenas de México, que será el representante de la SEGOB, no sólo debe ser vínculo con los tres Poderes de la Unión, también deberá escuchar a las organizaciones sociales.

ANÁLISIS A FONDO: DETRÁS DE LOS VENEROS DEL DIABLOPosted: 17 Feb 2013 12:59 PM PST

FRANCISCO GÓMEZ MAZA

·        Velan armas las petroleras de los USA
·        “Cooperación tecnológica”, el camuflaje
Es un hecho que Petróleos Mexicanos – arquetipo del nacionalismo revolucionario – dejará de ser La Empresa de México y se convertirá en un campo de cosecha de empresas particularmente estadounidenses por obra y gracia de la “modernización” ordenada por las tendencias neoliberales de las que no escapa ni la Cuba socialista.
Gobierno y petroleras del país meridional esperan ansiosos que México abra de par en par las puertas a capitales extranjeros en la exploración, explotación y comercialización del petróleo y el gas natural así como a la refinación de gasolinas y la petroquímica.
Los estadounidenses están esperanzados en que el presidente Enrique Peña Nieto presente al Congreso, antes de que concluya el primer trimestre, su propuesta de reforma energética, a fin de obtener abultados beneficios con la apertura, una esperanza camuflada de “cooperación tecnológica y técnica.”
Peña Nieto no ha concretado la fecha para iniciar la reforma, pero el  Woodrow Wilson Center, institución de fondos privados  con sede en Washington, DC, acaba de difundir un estudio sobre el potencial de la “cooperación” energética entre Estados Unidos y México (Growing Potential for U.S.-Mexico Energy Cooperation), en el cual revela que “se espera (en Estados Unidos) que Peña Nieto presente la iniciativa a principios de 2013.”
Wilson Center asegura que la política del gobierno mexicano se abrirá también a la inversión privada en el sector de hidrocarburos no convencionales. “Para México, las jugadas más interesantes se encuentran en las aguas profundas del Golfo; en las reservas aún no explotadas de petróleo esquisto bituminoso, en todo el Este del país, y en los campos geológicamente complejos de Chicontepec, donde Pemex no ha podido cumplir con sus metas de producción en los últimos 4 años.
De especial interés para las hermanas petroleras allende el Bravo es “compartir” con México su experiencia en el negocio del fracturamiento hidráulico. La capacidad de extracción de petróleo y gas de esquisto en áreas que sufren de escasez de agua (como Texas) será crucial para el desarrollo de recursos de esquisto en México, particularmente en el norte del país.
De hecho, de acuerdo con Wilson Center, el conocimiento existente de las características geológicas de la formación Eagle Ford será crucial en la explotación de las reservas de petróleo y gas en Coahuila. La empresa mexicana, Alfa, ya ha trabajado extensamente con socios estadounidenses en yacimientos de esquisto en la frontera.
Otro déficit que representa ventajas a las petroleras estadounidenses está en el sector de las refinerías, que el presidente Calderón no pudo concretar. La dependencia de México de la gasolina importada ha aumentado en consonancia con la creciente demanda, por lo que México tiene que encontrar una solución a este problema, y una opción es el ejemplo del complejo de refinería Deer Park, en Texas, donde desde 1993 Pemex y Shell han trabajado juntas para refinar 340,000 barriles diarios de crudo, que son una importante fuente de ingresos para la petrolera mexicana, así como para ayudar a satisfacer la demanda mexicana de refinados.
La petroquímica, por último, está en la necesidad urgente de inversiones. Esta industria ha languidecido debido a la falta de fondos y la falta de dirección del gobierno. A pesar de señales alentadoras de interés de nuevas inversiones en los últimos meses, el gran proyecto petroquímico mexicano de los últimos años, Etileno XXI, ha sufrido repetidos retrasos. Cuando se haya completado en el año 2015, pronostica Wilson Center, el proyecto será un complejo privado que producirá  hasta un millón de toneladas de polietileno, lo que permitirá ahorrar hasta US $ 2 mil millones por importaciones y “generará miles de puestos de trabajo.”

ACTA PÚBLICA: Angélica Rivera cumplePosted: 17 Feb 2013 10:55 AM PST

 
Claudia Rodríguez
En el 2010, la empresa Televisa realizó alianzas comerciales con la empresa Avon México, a través de las cuales se pactaron la comercialización de productos por medio del formato conocido como integración del producto, con el que la marca Avon inició la promoción de sus productos dentro de la trama de la telenovela “Una familia con suerte”.
En realidad fue Avon la que desde años atrás inició este modelo de publicidad con empresas de telecomunicación  de otros países y fue por eso que la alianza con Televisa no tuvo mayor problema.  Más cuando en esos momentos la novela a la que se integró Avon tenía una audiencia de acuerdo al raiting de la televisora de casi nueve millones de televidentes de lunes a viernes.
Avon sigue teniendo contratos con Televisa aún en su programación comercial por lo que no es de extrañarse que sus alianzas comerciales pueden llegar incluso a otros contextos.
Mañana martes 19, en el Hotel Hilton de la Ciudad de México se realizará el evento Mejor Mujer Avon al cual asistirá como invitada especial la señora Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña Nieto.
Es cierto que nuestra vida presente se construye con el pasado.  Más en el caso de la señora Rivera a quien se ha tratado de limpiar su romance y boda con el ahora presidente de México fuera de toda relación comercial, parece que no ayuda en nada el que sea la figura más importante de la nueva campaña de Avon México, misma que sigue teniendo importantes lazos comerciales con Televisa desde donde por una u otra razón, se propició el encuentro con Peña Nieto en los tiempos en que este era gobernador del Estado de México y también se celebraron magnánimos contratos con la televisora para promocionar sus acciones como mandatario estatal y muy fuerte candidato presidencial.
Esta aparición de la señora esposa de Peña Nieto, más que abonar a una causa personal o con la institución que ahora representa su esposo, es en pro de una causa comercial.  La pregunta es si el contrato de exclusividad que Angélica Rivera mantenía con Televisa ya expiró, de otra manera, ella cumple.
Acta Divina…En la última edición del Teletón, el presidente Enrique Peña Nieto acudió a ofrecer su donativo acompañado por su esposa Angélica Rivera y sus hijos.  Por su parte, Rivera compartió el padecimiento de su hermana Carolina denominado síndrome de Turner, en tanto el presidente de México exhortó a todos los mexicanos a colaborar con sus donativos.
Para advertir…  Por un lado, el gobierno federal advierte que su principal objetivo de captura es “El Chapo” y por otro, se cambia el discurso en cuento a la tarea del Ejército mexicano destinado ahora a la seguridad y no al combate en contra de la delincuencia.  Se busca atemperar la percepción mediática, pero: ¿Cómo atemperar el aviso a los poderosos cárteles de la droga?

ÍNDICE POLÍTICO: ¿SIGNO IDEOLÓGICO DE LA GUERRILLA?Posted: 17 Feb 2013 10:42 AM PST

…”No le llamaría guerrilla; yo le llamo gente con la cual
el Estado tiene una deuda histórica’
FRANCISCO RODRÍGUEZ
 
A partir de una amplia entrevista al general Genaro Fausto Lozano Espinoza, comandante de la Novena Región Militar –“casi se puede decir” que en Guerrero hay una cultura de la violencia, que el cultivo de amapola y mariguana en la entidad son un fenómeno cultural y que la historia de la guerrilla en el estado tiene sus raíces en el resentimiento social producto del rezago en que se encuentra la entidad, dijo–, publicada el viernes 15, hace tres días, el investigador Jorge Lofredo comparte con usted y con este escribidor apuntes o “pensamientos en voz alta” sobre el carácter ideológico de la guerrilla mexicana.
“Aceptemos por un momento que frente a un gobierno recién asumido los elementos discursivos ceden paso a los simbólicos:
“Convengamos que la idea del combate al hambre es una idea, aunque todavía idea, por lo menos seductora e innegable a ser aplicada.
“Convengamos también que la lucha contra el crimen organizado no es exclusiva de respuesta militar sino que debe alcanzar la aplicación de medidas culturales, sociales, etcétera.
“Y convengamos además que ‘lo tricolor’ es un elemento cultural que funciona en diversos niveles de adhesión y que además supera lo meramente electoral (aunque no lo político, pero eso sería tema de otra disgregación).
“Y aceptemos, por último, que el nuevo comandante militar de Guerrero, entidad madre de guerrillas de las últimas décadas (admiradas por su bravura y reprimidas por su insolencia a levantarse contra caudillos, tiranos, dictadores y toda otra calaña de autoritarismos e injusticias inimaginables), aspire como así se menciona a entender las causas de la inconformidad pero también ponga en práctica otra forma de política que no recurra al aniquilamiento de lo que lo cuestiona.
“Frente a todas estas cuestiones, ¿cómo visualiza la guerrilla la coyuntura local, regional y nacional?, ¿su marxismo alcanza para explicar la realidad?, ¿varió, o variará, esta visión o adaptará su estrategia a estos otros nuevos tiempos?
“Dejemos de lado, por un momento, la insidiosa y pretendida vinculación de grupos guerrilleros con los movimientos de autodefensa que se registran en Guerrero y Oaxaca (reitero: cuna y madre de la actual generación de guerrilleros) que mezclan sin profundizar guerrillas, movimientos ciudadanos, autodefensa, paramilitarismo, o cualquier otro fenómeno social –la mayoría de los casos ocurre porque los comentaristas que sostienen la existencia de esos ¿vínculos? reportan a corporaciones que necesitan ponerlos de relevancia para justificar represiones, demonizaciones varias o bien porque no alcanzan a considerar las consecuencias de la ausencia estatal fuera de los centros urbanos o bien por simple ignorancia–.
VUELTA AL NACIONALISMO REVOLUCIONARIO
“Todo esto nos lleva a pensar una cuestión que no es menor. La guerrilla: ¿una vuelta al nacionalismo revolucionario?
 “¿Y esto por qué sucedería?:
“1) por orfandad de referencias reales por la implosión de la ex URSS y de los socialismos realmente existentes, tanto que las décadas que han pasado avejentaron los posicionamientos políticos de los grupos de izquierda y también de los clandestinos;
“2) a continuación de lo anterior pero sin abdicar del marxismo-leninismo ortodoxo, esta nueva generación de guerrilleros ha transcurrido, y transcurre, la mayor parte de su tiempo en combate contra el neoliberalismo, lo que los lleva a reivindicar al pueblo, la patria y la soberanía antes que la revolución pero sin renunciar a ella;
“3) sin hacer mayor hincapié en los actuales liderazgos latinoamericanos, no puede obviarse alguna lectura sobre los procesos que se vienen dando en América Latina, con mayor énfasis en los procesos sociales antes que sobre sus líderes (antes que idolatría, necesitan encontrar líderes propios; por lo tanto, antes que ¡Viva Chávez! corearán ¡Viva el Pueblo Venezolano! –el respeto a Chávez parte de la decisión soberana del pueblo venezolano, etcétera–), que hoy alcanzan correspondencia electoral; y
“4) la imposibilidad de llevar adelante en forma exclusiva un proyecto político y social revolucionario que obliga a la necesidad de pensar y buscar establecer alianzas (caída de liderazgos excluyentes, verdades reveladas y vanguardias infalibles) con sectores revolucionarios, con otros sectores populares y también con distintas fuerzas sociales.”
Ahí están los planteamientos de Lofredo, cofundador del Centro de Documentación de los Movimientos Armados (cedema.org). Ahora nos corresponde a nosotros darles seguimiento.
Índice Flamígero: “Al preguntarle si tiene ubicados a los grupos guerrilleros, el comandante Lozano Espinoza insistió en que ‘no le llamaría guerrilla, yo le llamo gente con la cual el Estado tiene una deuda histórica’, y dijo que como el problema de la guerrilla tiene muchos años en la entidad, ‘tenemos varios puntos perfectamente ubicados, caracterizados, pues a lo largo de tantos años en este tema hay mucha información y mucha experiencia’. Agregó que lo que esos grupos buscan son soluciones justas, porque ‘ellos tienen muy claro que la vía de la subversión, de subvertir el orden, la ley, no ha sido un camino adecuado, ha sido estéril a lo largo de los años. Es la vía de la conciliación, la vía del acuerdo, el consenso, de la participación, la que resuelve’.

La reforma educativa, para superar rezagos y afianzar la autoridad del EstadoPosted: 17 Feb 2013 09:56 AM PST

La reforma del sistema educativo debe cambiar una realidad que actualmente excluye a casi 8 millones de jóvenes de la escuela y del mercado laboral, advirtió Manlio Fabio Beltrones Rivera, líder de la mayoría priísta en la Cámara de Diputados.
Igualmente, la reforma debe superar el rezago de una tercera parte de la población que no ha concluido la educación básica, añadió el político sonorense. “Es momento de aprovechar la voluntad política y el consenso social para adoptar normas y políticas públicas que respondan al interés general y afiancen la autoridad del Estado en la gestión y la gobernabilidad del sistema educativo”, apuntó.
En un comunicado enviado por la oficina de prensa del coordinador del Partido Revolucionario Institucional, la mañana de este domingo, se asienta una advertencia que parece dedicada al Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, que comanda la lideresa Elba Esther Gordillo Morales, quien ha amenazado con movilizaciones por no estar de acuerdo con partes fundamentales de la reforma:
“No será en las calles sino en las instituciones de representación popular y con las autoridades educativas, en donde se dirima con responsabilidad y transparencia el presente y futuro del sistema educativo nacional y el porvenir de nuestros niños, jóvenes y docentes.”
En el boletín, Beltrones Rivera declara:
“La educación no debe ser más la principal causa de reproducción de las desigualdades sociales y regionales, sino el instrumento para formar el capital humano con las capacidades, conocimientos y valores que nos permitan recuperar la competitividad y el crecimiento económico sostenido y asegurar las oportunidades de empleo y de calidad que exigen los mexicanos, concluyó el líder parlamentario.
“En la ruta de las reformas y después de haber modernizado nuestra Ley de Amparo, sin perder este derecho pero sí limitando los casos en que por causas de interés público no proceda la suspensión provisional, confiamos en continuar impulsando el diálogo parlamentario y el encuentro con los actores relevantes del sector educativo para traducir la reciente reforma constitucional en modificaciones a la Ley General de Educación que eleven la calidad, cobertura y equidad del sistema educativo nacional.”
Por último, explica Beltrones: “Una vez más, partiremos del amplio consenso que existe a favor de la Reforma Educativa, para dar un paso decisivo en la transformación del sistema de gestión y evaluación y el potencial de crecimiento y empleo de nuestra economía.”